El paté­ti­co neo­li­be­ra­lis­mo de la Comi­sión Euro­pea- Vice­nç Navarro

Uno de los per­so­na­jes más paté­ti­cos (y no hay otra mane­ra de defi­nir­lo) en el esce­na­rio polí­ti­co euro­peo es Olli Rehn (a par­tir de aho­ra, OR), el Comi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mone­ta­rios de la Unión Euro­pea, y máxi­mo por­ta­voz del neo­li­be­ra­lis­mo en la Comi­sión Euro­pea. Repro­du­ce acrí­ti­ca­men­te sus rece­tas, que han lle­va­do Espa­ña al desas­tre, y toda­vía hoy con­ti­núa insis­tien­do en la nece­si­dad de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad, seña­lan­do que están dan­do fru­to pues Espa­ña está salien­do de la cri­sis. Esta pos­tu­ra es amplia­men­te com­par­ti­da por la Troi­ka (el FMI, la Comi­sión Euro­pea y el Ban­co Cen­tral Euro­peo), aun cuan­do el FMI pare­ce que se está dis­tan­cian­do de dicha pos­tu­ra. Pero OR es de los dog­má­ti­cos de la fe neo­li­be­ral, total­men­te impermea­ble a la evi­den­cia pre­sen­te en los datos, que no con­fir­man su creencia.

Tres han sido las polí­ti­cas públi­cas que OR más ha pro­mo­vi­do para Espa­ña. Una es la reduc­ción y eli­mi­na­ción del défi­cit públi­co, pues Espa­ña, según él, debe com­por­tar­se como una fami­lia que no pue­de gas­tar­se más de lo que tie­ne, pre­sen­tan­do el défi­cit públi­co como la cau­sa de la cri­sis. Lo que es extra­or­di­na­rio es que este per­so­na­je (así como muchos de los ana­lis­tas eco­nó­mi­cos per­te­ne­cien­tes a este dog­ma, amplia­men­te pro­mo­vi­do en los medios, tan­to en Cata­lun­ya como en el res­to de Espa­ña) esté cons­tan­te­men­te acen­tuan­do que el ele­va­do défi­cit públi­co espa­ñol es la cau­sa de la cri­sis eco­nó­mi­ca actual en Espa­ña. A no ser que el défi­cit públi­co baje y se eli­mi­ne, Espa­ña –según OR– no sal­drá de la gran depre­sión (en Espa­ña hablar de rece­sión es cla­ra­men­te insu­fi­cien­te para defi­nir la situa­ción de la eco­no­mía). Y los perio­dis­tas que le entre­vis­tan toman nota y publi­can esta expli­ca­ción de la cri­sis sin nun­ca hacer­le al señor OR la pre­gun­ta obvia: ¿pues­to que Espa­ña esta­ba en supe­rá­vit y no en défi­cit cuan­do se ini­ció la cri­sis, cómo pue­de usted seña­lar que la cau­sa de la cri­sis es el défi­cit públi­co cuan­do Espa­ña esta­ba en supe­rá­vit? El que los perio­dis­tas no le hicie­ran tan obvia pre­gun­ta es señal de que los perio­dis­tas de este país no pare­cen enten­der los indi­ca­do­res económicos.

En reali­dad, todos los datos mues­tran que fue la cri­sis la que creó el défi­cit públi­co y no al revés. El enor­me des­em­pleo, crea­do, en par­te, por las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad y recor­tes del gas­to públi­co, fue lo que creó una ralen­ti­za­ción de la deman­da y del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, cau­sa de la dra­má­ti­ca reduc­ción de los ingre­sos del Esta­do (con­se­cuen­cia de que la gran mayo­ría de los impues­tos en Espa­ña se basan en las ren­tas del tra­ba­jo y muy poco en las ren­tas del capi­tal). Eso fue lo que dis­pa­ró el défi­cit públi­co. La com­bi­na­ción de recor­tes del gas­to públi­co jun­to con la reduc­ción de los ingre­sos al Esta­do, resul­ta­do, entre otros fac­to­res, del des­em­pleo (26% de la pobla­ción acti­va), fue lo que cau­só que el défi­cit públi­co se dis­pa­ra­ra. Los datos que apo­yan esta inter­pre­ta­ción están ahí para todo el que quie­ra ver­lo. Decir, como OR con­ti­núa dicien­do, que el ele­va­do défi­cit públi­co es el que cau­só la cri­sis es más que una fri­vo­li­dad. Es una fal­se­dad que no pue­de atri­buir­se a la igno­ran­cia. Pero lo que es igual­men­te cen­su­ra­ble es el silen­cio de los medios, resul­ta­do de su enor­me doci­li­dad hacia el poder.

El após­tol del aus­te­ri­ci­dio: el comi­sa­rio Olli Rehn 

El otro error (que, de nue­vo, podría defi­nir­se como fal­se­dad) es la ase­ve­ra­ción de que el Esta­do es como una fami­lia, que todo el mun­do sabe que no pue­de gas­tar­se más de lo que ingre­sa. OR con­ti­nua­men­te sub­ra­ya esto y se que­da tan pan­cho. El dia­rio digi­tal “Nada es gra­tis” de Fedea, la pla­ta­for­ma del gran capi­tal cuya ideo­lo­gía es el neo­li­be­ra­lis­mo, tam­bién repi­te esta fra­se cons­tan­te­men­te. Por lo vis­to, la fami­lia Rehn debe ser mul­ti­mi­llo­na­ria y com­prar­lo todo en metá­li­co (sea una casa o un coche). Pero la mayo­ría de las fami­lias se endeu­dan, es decir, la eco­no­mía fami­liar fun­cio­na a base de cré­di­to. Y lo mis­mo pasa con los Esta­dos, que tie­nen que pedir dine­ro pres­ta­do para edu­car a nues­tros hijos y nie­tos, para inver­tir en infra­es­truc­tu­ras que les bene­fi­cia­rán tam­bién a ellos, y un lar­go etcétera.

Pero hay otro pro­ble­ma con la homo­lo­ga­ción de las fami­lias con los Esta­dos, que por lo vis­to OR des­co­no­ce. El Esta­do pue­de tener lo que una fami­lia no pue­de tener. Es decir, pue­de tener un ban­co cen­tral que impri­ma dine­ro y le ayu­de a que los intere­ses que tie­ne que pagar por sus bonos públi­cos no sean más ele­va­dos de lo que el Esta­do pue­da pagar. Los ban­cos cen­tra­les pue­den com­prar deu­da públi­ca y con ello for­zar a que los intere­ses bajen. Las fami­lias no tie­nen esta posi­bi­li­dad. Pero lo que OR pare­ce des­co­no­cer es que en la UE tam­po­co los Esta­dos tie­nen ban­cos cen­tra­les que pue­dan ayu­dar­les. Y ahí está el pro­ble­ma, que los Esta­dos son muy vul­ne­ra­bles a la espe­cu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros, pues no están pro­te­gi­dos por el Ban­co Cen­tral Euro­peo, que como he dicho muchas veces no es un ban­co cen­tral sino un lobby de la ban­ca. De ahí que Espa­ña haya teni­do que pagar una can­ti­dad ele­va­dí­si­ma de intere­ses para poder con­se­guir dine­ro de la ban­ca pri­va­da. Y el Sr. OR fue uno de los que apo­ya­ron este sis­te­ma. Y aho­ra tie­ne la osa­día de decir que el Esta­do tie­ne una deu­da públi­ca dema­sia­do ele­va­da y un défi­cit públi­co dema­sia­do ele­va­do, y de ahí que sur­ja el pro­ble­ma de no poder con­se­guir prés­ta­mos a unos intere­ses razo­na­bles, pues los famo­sos mer­ca­dos finan­cie­ros no con­fían en los Estados.

La nula cre­di­bi­li­dad de esta pos­tu­ra apa­re­ció cla­ra­men­te cuan­do el Sr. Draghi, con solo una fra­se (indi­can­do que com­pra­ría deu­da públi­ca), pro­vo­có que baja­ran los intere­ses que paga­ba el Esta­do espa­ñol de una mane­ra auto­má­ti­ca y acu­sa­da. Si el BCE hubie­ra dicho y hecho esto, la rece­sión no habría ocu­rri­do como ocu­rrió. Esto, de nue­vo, es obvio. Pero los perio­dis­tas nun­ca le hicie­ron esta observación.

La com­pli­ci­dad de los medios en el austericidio 

Otra fri­vo­li­dad de este per­so­na­je es su otra pro­pues­ta para salir de la cri­sis: la reduc­ción de los sala­rios para hacer la eco­no­mía más com­pe­ti­ti­va. Otro dog­ma neo­li­be­ral. Es intere­san­te que el Sr. OR nun­ca (repi­to, nun­ca) ha suge­ri­do que bajen los bene­fi­cios empre­sa­ria­les (pues, según los libros de eco­no­mía, los bene­fi­cios son tam­bién par­te de los cos­tes de pro­duc­ción y, por lo tan­to, los pre­cios podrían tam­bién bajar­se median­te la reduc­ción de los bene­fi­cios). En reali­dad, a medi­da que lo sala­rios han ido bajan­do, los bene­fi­cios han ido aumen­tan­do. ¿Por qué no redu­cir los bene­fi­cios? Pero esto no está en el esce­na­rio del Sr. OR. Cuan­do habla de sacri­fi­cios, se supo­ne que solo los tra­ba­ja­do­res tie­nen que hacer­los. Lo que OR desea es ir bajan­do los sala­rios, para que los paí­ses de la UE com­pi­tan entre sí para ver quién los baja más, en una diná­mi­ca que nos lle­va­rá a Ban­gla­desh. Esta baja­da de sala­rios, jun­to con los recor­tes, nos está crean­do un pro­ble­ma enor­me de fal­ta de deman­da. Pero esto es dema­sia­do com­pli­ca­do para que OR lo entienda.

Estas polí­ti­cas que está impo­nien­do OR han sido defi­ni­das, con razón, como el aus­te­ri­ci­dio. La úni­ca inter­pre­ta­ción de su insis­ten­cia es su dog­ma­tis­mo, impermea­ble a la evi­den­cia empí­ri­ca, o una extra­or­di­na­ria incom­pe­ten­cia, lo cual no exclu­yo. Conoz­co bien cómo fun­cio­nan cada una de las ins­ti­tu­cio­nes de la Troi­ka (ten­go per­so­nas cono­ci­das que tra­ba­jan en ellas y por mi pro­fe­sión ten­go que leer­me sus docu­men­tos), y es sor­pren­den­te la insu­fi­cien­cia de cono­ci­mien­tos, cuan­do no mera incom­pe­ten­cia. Un caso muy cla­ro de esta incom­pe­ten­cia es la ase­ve­ra­ción que hizo ya en diciem­bre de 2013, indi­can­do que Espa­ña esta­ba salien­do ya de la cri­sis. Tres sema­nas más tar­de, el 23 de enero de 2014, se anun­cia­ba que el des­em­pleo había subi­do, lle­gan­do al máxi­mo nivel alcan­za­do has­ta enton­ces. Un tan­to idén­ti­co está ocu­rrien­do aho­ra. Y el Sr. OR tan tran­qui­lo, dan­do entre­vis­tas sin que nin­gún perio­dis­ta le pre­sen­te con datos que cues­tio­nen sus dog­mas. En reali­dad, tal per­so­na­je no podría man­te­ner nin­gu­na cre­di­bi­li­dad si no fue­ra por la doci­li­dad de los gran­des medios, con­tro­la­dos por el gran capi­tal. Así de claro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.