Derro­tar las manio­bras del terro­ris­mo mediá­ti­co con­tra Vene­zue­la- Car­los Aznarez

Vene­zue­la está sien­do hoy uti­li­za­da a mane­ra de labo­ra­to­rio de todo tipo de agre­sio­nes, que van des­de la gue­rra eco­nó­mi­ca has­ta el terro­ris­mo prac­ti­ca­do por un peque­ño pero peli­gro­so gru­po mer­ce­na­rio, que aten­ta con­tra su sobe­ra­nía ple­na y bus­ca des­es­ta­bi­li­zar al actual y legí­ti­mo gobierno del Pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

Esta situa­ción anó­ma­la por don­de se la mire, pone a los lati­no­ame­ri­ca­nos en aler­ta, y eso se evi­den­cia que cada día que trans­cu­rre no pode­mos decir otra cosa que “Vene­zue­la somos todos y todas”, por­que nece­si­ta­mos de esta Revo­lu­ción así como ella nece­si­ta del con­cur­so y la soli­da­ri­dad pue­blo a pueblo.

El ejem­plo de Cuba

Si hace­mos un poco de his­to­ria vere­mos que esto que le ocu­rre a Vene­zue­la Boli­va­ria­na, tie­ne su repe­ti­ción, des­de hace 55 años en el aco­so de todo tipo que sufre la Revo­lu­ción Socia­lis­ta cubana.

Hay que recor­dar que en ple­na ofen­si­va gue­rri­lle­ra en Sie­rra Maes­tra, ya el Coman­dan­te Ernes­to Che Gue­va­ra le había expre­sa­do a Fidel Cas­tro, que había que pre­pa­rar­se para “las con­se­cuen­cias que trae­rá nues­tra inde­fec­ti­ble vic­to­ria”. Y se refe­ría espe­cial­men­te, a lo que sobre­ven­dría por par­te de la hos­ti­li­dad esta­dou­ni­den­se con­tra Cuba, pero tam­bién hacía cuen­ta el Che, de qué nivel ten­dría la des­car­ga de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas moni­to­rea­das des­de Washington.

Por eso no es casua­li­dad, que en enero de 1959, a los pocos días de que los “bar­bu­dos” con­quis­ta­ran el gobierno, y se esta­ble­cie­ran en La Haba­na, es crea­da la Agen­cia Pren­sa Lati­na (PRELA). Esta ini­cia­ti­va, sur­gi­da al calor y el impul­so del Che, pero tam­bién del perio­dis­ta argen­tino Jor­ge Ricar­do Maset­ti (quien hace 50 años caye­ra en com­ba­te en la pro­vin­cia argen­ti­na de Sal­ta luchan­do por eman­ci­par Argen­ti­na), se con­vir­tió rápi­da­men­te en una nue­va arma uti­li­za­da para la auto­de­fen­sa del pro­ce­so revolucionario.

No se equi­vo­ca­ron en la pre­dic­ción ni el Che, ni Fidel ni Maset­ti. Al igual que ocu­rrie­ra en Vene­zue­la, ape­nas gana­ra las elec­cio­nes de diciem­bre 1998 el Coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías, Cuba comen­zó a sen­tir el ase­dio ter­gi­ver­sa­dor del terro­ris­mo mediático.

Es por eso tam­bién, que en ese mis­mo año 1959, en el mar­co de lo que se deno­mi­na­ra “Ope­ra­ción Ver­dad”, don­de se juz­ga­ra a los ele­men­tos más san­grien­tos de la tira­nía del dic­ta­dor Ful­gen­cio Batis­ta, Fidel hace con­vo­car a cien­tos de perio­dis­tas de todo el mun­do, para que pre­sen­cien los jui­cios y sean par­tí­ci­pes de la trans­pa­ren­cia de los mismos.

Al poco tiem­po, una enti­dad muy cono­ci­da en el con­ti­nen­te, por sus cons­tan­tes cam­pa­ñas des­es­ta­bi­li­za­do­ras con­tra las fuer­zas pro­gre­sis­tas, la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa (SIP), empe­zó a des­ple­gar sus ten­tácu­los para embes­tir a la Revolución.

En ese momen­to esta­ba pre­si­di­da por un coro­nel hai­tiano, Jules Dubois, quien lle­vó ade­lan­te un ata­que furio­so con­tra Pren­sa Lati­na, que a esa altu­ra se había con­ver­ti­do en la voz de los que no tenían voz. El pro­pio Maset­ti lle­gó a enfren­tar­se cara a cara con Dubois en una reu­nión de can­ci­lle­res lati­no­ame­ri­ca­nos en Cos­ta Rica, y éste huyó de la reu­nión mien­tras algu­nos perio­dis­tas vene­zo­la­nos que habían con­cu­rri­do a cubrir el encuen­tro, lo acu­sa­ban de agen­te de la CIA.

En ven­gan­za, Dubois, hizo que la Guar­dia Nacio­nal cos­ta­rri­cen­se, detu­vie­ra horas des­pués a Maset­ti, acu­sán­do­le de sub­ver­sión. Gra­cias a la rápi­da movi­li­za­ción inter­na­cio­nal, el perio­dis­ta argen­tino recu­pe­ró su liber­tad a las 24 horas.

Pero Dubois ni la SIP aho­rra­ron esfuer­zos en la bús­que­da de la des­truc­ción de la Agen­cia, y meses des­pués, con­tan­do con la com­pli­ci­dad de algu­nos pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos anti­co­mu­nis­tas, varias filia­les de PRELA fue­ron clau­su­ra­das, algu­nas sufrie­ron aten­ta­dos dina­mi­te­ros y no fal­ta­ron perio­dis­tas dete­ni­dos y has­ta un par de casos, ase­si­na­dos por ban­das parapoliciales.

Esta mis­ma cam­pa­ña de aco­so mediá­ti­co con­tra Cuba, vol­vió a repe­tir­se en oca­sión de la muer­te de un dete­ni­do en cár­ce­les cuba­nas, al que los gru­pos de dere­cha afin­ca­dos en Mia­mi, cali­fi­ca­ron de pre­so polí­ti­co cuan­do en reali­dad se tra­ta­ba de un delin­cuen­te común y falle­ció de muer­te natu­ral. Se lla­ma­ba Orlan­do Zapa­ta, y el terro­ris­mo mediá­ti­co lo con­vir­tió en un “héroe”, y a par­tir de allí se inten­tó cri­mi­na­li­zar al gobierno cubano. La cam­pa­ña fue de tal enver­ga­du­ra que se lle­gó a demo­ni­zar al actor espa­ñol Willy Tole­do, por el sólo hecho de haber­se expe­di­do en defen­sa de Cuba y su pueblo.

Lue­go, vinie­ron nue­vas cam­pa­ñas, como la ocu­rri­da con el caso de la médi­ca cuba­na Hil­da Moli­na, quien se pasó a las filas de los gru­pos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, o la des­ca­ra­da inje­ren­cia mediá­ti­ca para ata­car a Cuba por el caso del niño Elián. Ni qué decir, de lo que ha sig­ni­fi­ca­do y sig­ni­fi­ca, el cúmu­lo de men­ti­ras e infa­mias mon­ta­das por las gran­des cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas en el caso de los 5 héroes cubanos.

Ese y no otro es el poder cor­po­ra­ti­vo mediá­ti­co que hoy en este Foro esta­mos denun­cian­do, y que en el mar­co de la agu­di­za­ción de las dis­tin­tas accio­nes cri­mi­na­les que vie­nen ocu­rrien­do en Vene­zue­la des­de febre­ro de este año 2014, han lle­ga­do a gene­rar una “uni­dad de acción” que va des­de El Nacio­nal y El Uni­ver­sal de Vene­zue­la, pasan­do por Cla­rin y La Nación de Argen­ti­na, o El Mer­cu­rio de Chi­le, El Tiem­po y el Espec­ta­dor de Colom­bia. Nada menos que 80 medios de la bur­gue­sía y la oli­gar­quía lati­no­ame­ri­ca­na, coali­ga­dos para men­tir sobre Vene­zue­la, lle­gan­do inclu­so a edi­tar una pági­na dia­ria con el mis­mo con­te­ni­do e idén­ti­ca redacción.

Varios de estos medios, es nece­sa­rio hacer memo­ria, han sido cóm­pli­ces de las dife­ren­tes dic­ta­du­ras mili­ta­res en sus paí­ses. Sólo bas­ta men­cio­nar a Cla­rín y La Nación, ofre­cién­do­se como voce­ros obse­cuen­tes de Vide­la y sus sica­rios, o El Mer­cu­rio, jugan­do un papel esen­cial en el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te már­tir Sal­va­dor Allende.

Por ello, no sor­pren­de a nadie, que sean estos mis­mos medios los que tra­ten por todas las vías posi­bles de des­es­ta­bi­li­zar a un gobierno como el boli­va­riano, que ha sido ven­ce­dor en diez y ocho opor­tu­ni­da­des, por la vía demo­crá­ti­ca de los comi­cios. Sen­ci­lla­men­te, estos enemi­gos del pue­blo vene­zo­lano, no sólo se han con­ver­ti­do en cons­pi­ra­do­res, sino que tar­de o tem­prano debe­rán ser juz­ga­dos por accio­nes de alta cons­pi­ra­ción con­tra las ins­ti­tu­cio­nes y la Cons­ti­tu­ción venezolana.

No sólo agre­den a Venezuela

Estas cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas son las pri­me­ras en hos­ti­li­zar tam­bién a otros sec­to­res de la vida polí­ti­ca, social y cul­tu­ral del con­ti­nen­te. Allí están las fero­ces cam­pa­ñas des­car­ga­das con­tra los pue­blos ori­gi­na­rios. Des­pre­cian a tra­vés de infun­dios racis­tas y xenó­fo­bos a ayma­ras, mapu­ches, wichis, mayas y otras etnias, y pro­vo­can que sus ama­nuen­ses del poder los per­si­gan con los mis­mos méto­dos ya uti­li­za­dos hace más de 500 años por los con­quis­ta­do­res espa­ño­les, que gene­ra­ron uno de los mayo­res holo­caus­tos de la his­to­ria mundial.

Si no hubie­ra sido por ese gri­to de inde­pen­den­cia dado en Boli­via hace muy pocos años, cuan­do un pre­si­den­te indí­ge­na lle­ga­ra al Pala­cio del Que­ma­do y agi­ta­ra para siem­pre y con orgu­llo, la wilpha­la mul­ti­co­lor y plu­ri­cul­tu­ral, la situa­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios hubie­ra esta­do mar­ca­da por más dolor y muer­te. Evo Mora­les empo­de­ró a esos millo­nes de her­ma­nos repar­ti­dos por el con­ti­nen­te, y se sumó así a esa otra expre­sión eman­ci­pa­to­ria que sig­ni­fi­có el 1º de enero de 1994, cuan­do el Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal, se levan­tó en armas en Méxi­co para decir: “Bas­ta ya”. Y ade­más, demo­ler las teo­rías fal­sas del filó­so­fo esta­dou­ni­den­se Fuku­ya­ma, que pro­cla­ma­ba “el fin de la his­to­ria”. Esos levan­ta­mien­tos popu­la­res mar­can un hito, que hoy sigue vivo en las dis­tin­tas expre­sio­nes revo­lu­cio­na­rias que se mani­fies­tan a lo lar­go y ancho del con­ti­nen­te, enfren­tan­do al impe­ria­lis­mo y luchan­do por el socialismo.

Actual­men­te atra­ve­sa­mos un momen­to muy difí­cil para nues­tros pue­blos, y espe­cial­men­te en lo que hace al aco­so que sufre Vene­zue­la. No hay que mini­mi­zar lo que está suce­dien­do, van a pro­du­cir­se nue­vos epi­so­dios des­es­ta­bi­li­za­do­res segu­ra­men­te, pero una y otra vez han de cho­car con­tra un muro for­ja­do por el pue­blo vene­zo­lano. Este es un fac­tor de suma impor­tan­cia ya que sin pue­blo no hay nin­gu­na posi­bi­li­dad de ven­cer al Impe­rio. Nos pode­mos que­dar muchas horas dan­do la bata­lla des­de el twi­ter o des­de el Face­book, pero se hace nece­sa­rio ganar la calle todos los días, por­que estas Revo­lu­cio­nes que cues­tan san­gre, sudor y lágri­mas, que car­gan sobre sus espal­das el dolor por los már­ti­res de Puen­te Lla­guno o los recien­te­men­te caí­dos bajo las balas mer­ce­na­rias de los escuá­li­dos, nos obli­gan a com­pro­me­ter­nos a una movi­li­za­ción per­ma­nen­te. Este es un desa­fío tam­bién a tener en cuen­ta en toda Lati­noa­mé­ri­ca, para que Vene­zue­la no se que­de sola en la bata­lla que enfrenta.

Esta­mos fren­te a una ofen­si­va que abar­ca todos los terre­nos y que mues­tra muy cla­ra­men­te que el Impe­rio ace­le­ra su ofen­si­va. Vene­zue­la es un ejem­plo, pero no es el úni­co. Allí está lo que recien­te­men­te ha ocu­rri­do con las elec­cio­nes en Siria, don­de el pue­blo le ha otor­ga­do un reso­nan­te triun­fo al pre­si­den­te Bachar Al Assad, y sin embar­go, ni Esta­dos Uni­dos ni los prin­ci­pa­les paí­ses de la Unión Euro­pea, acep­tan la legi­ti­mi­dad de esa vic­to­ria. Son pre­ci­sa­men­te esos sec­to­res los que aplau­die­ron la inva­sión a Libia y arro­pan el accio­nar cri­mi­nal de los mer­ce­na­rios en Siria.

Lo mis­mo vale decir para lo que ocu­rre en Ucra­nia. Recien­te­men­te via­jó a Kiew el direc­tor de la CIA, John Bre­nan, quien se entre­vis­tó con las auto­ri­da­des neo­na­zis de ese país, los mis­mo que derro­ca­ron al pre­si­den­te legí­ti­mo Yanu­co­vich. Pocos días des­pués, varios de los gran­des medios esta­dou­ni­den­ses, léa­se Fox News, The Washing­ton Post y The New York Times, publi­ca­ron una infor­ma­ción prác­ti­ca­men­te cal­ca­da don­de se atri­bu­ye al pre­si­den­te ruso Vla­di­mir Putin, la inten­ción de inva­dir mili­tar­men­te Ucra­nia y de pre­sio­nar para que los habi­tan­tes de las Repú­bli­cas recien­te­men­te des­li­ga­das de las auto­ri­da­des de Kiew, se plie­guen a una “gue­rra cri­mi­nal” (SIC).

Es evi­den­te que a Washing­ton y sus alia­dos euro­peos les preo­cu­pa el poder que vie­ne adqui­rien­do en los últi­mos años el gobierno ruso, y el papel que está jugan­do en la defen­sa de Siria o en inter­fe­rir con­tra la agre­sión a Ucra­nia. No le agra­da al señor Oba­ma, que tan­to los sirios como los habi­tan­tes de las Repú­bli­ca de Donetsk y Lugansk se rebe­len con­tra su pre­po­ten­cia, y se auto­de­ter­mi­nen de mane­ra demo­crá­ti­ca, derro­tan­do a las cam­pa­ñas de terro­ris­mo media­ti­co y tam­bién a las inter­ven­cio­nes mili­ta­res direc­tas o encubiertas.

Vol­vien­do a la situa­ción vene­zo­la­na y al des­ca­ra­do ata­que que se vie­ne pro­du­cien­do, por medio de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca, com­bi­na­da con el terro­ris­mo cri­mi­nal, lo que cabe pre­gun­tar­se es qué rédi­to inme­dia­to pre­ten­de obte­ner el Impe­rio. La res­pues­ta en todos los casos, pasa por gene­rar des­áni­mo en la pobla­ción, bus­car que ese muro de con­ten­ción cha­vis­ta que nació al calor de la direc­ción del Coman­dan­te Hugo Chá­vez y que hoy se asien­ta en la direc­ción revo­lu­cio­na­ria del Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, baje los bra­zos, se des­alien­te, se desmovilice.

De eso se tra­ta el terro­ris­mo mediá­ti­co. Un pro­to­co­lo o acción que uti­li­za cada uno de los medios de comu­ni­ca­ción tan­to loca­les como inter­na­cio­na­les para sem­brar micro­cli­mas de mie­do, fal­ta de con­fian­za en las pro­pias fuer­zas, y has­ta odio entre habi­tan­tes de un mis­mo sue­lo. Todo ello para des­es­ta­bi­li­zar y final­men­te derro­car gobier­nos por vía de gol­pes pala­cie­gos o levan­ta­mien­tos vio­len­tos a car­go de gru­pos arma­dos liga­dos al paramilitarismo.

Esto es pre­ci­sa­men­te lo que no se pue­de per­mi­tir. Es impres­cin­di­ble tener la sufi­cien­te con­cien­cia para no bajar la guar­dia, e inclu­si­ve pre­pa­rar las con­di­cio­nes para pasar a la ofen­si­va con­tra quie­nes agre­den la sobe­ra­nía y la dig­ni­dad de nues­tros pueblos.

Fren­te a todas estas manio­bras inje­ren­cis­tas de los medios pro-impe­ria­lis­tas, es nece­sa­rio ela­bo­rar algu­nas pro­pues­tas de auto­de­fen­sa. Algu­nas sir­ven para Vene­zue­la y otras para cada uno de los paí­ses de Latinoamérica.

Es fun­da­men­tal la crea­ción de una Escue­la de Cua­dros a nivel de los cole­gas de los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos. Sen­ci­lla­men­te por­que los perio­dis­tas vete­ra­nos aún tie­nen mucho que apren­der (a pesar de su lar­ga expe­rien­cia en las bata­llas con­tra­in­for­ma­ti­vas) y por­que los jóve­nes cole­gas tie­nen la obli­ga­ción de for­mar­se y adqui­rir una ideo­lo­gía de com­ba­te que les per­mi­ta no sucum­bir a las con­ti­nuas tram­pas plan­tea­das des­de el poder. Una Escue­la que pudie­ra lle­var el nom­bre de Rodol­fo Walsh o de Roque Dal­ton, pero que indis­cu­ti­ble­men­te debe ser­vir para que las nue­vas gene­ra­cio­nes pue­dan ani­mar­se a dar la pelea con­tra las gran­des cor­po­ra­cio­nes sin nin­gún tipo de complejos.

Es evi­den­te que “se aca­bó nues­tro recreo”, pero eso no quie­re decir nues­tros enemi­gos se que­da­ron con el cole­gio. Sí, se aca­bó el recreo, pero los pue­blos deben estar dis­pues­tos a dar resis­ten­cia y lucha, y final­men­te pasar a la ofen­si­va. Como perio­dis­tas y como mili­tan­tes, debe­mos exi­gir­nos cons­ti­tuir un Fren­te Inter­na­cio­nal de Auto­de­fen­sa Mediá­ti­ca, que no es otra cosa que una Pla­ta­for­ma per­ma­nen­te de res­pal­do a Vene­zue­la y a todos los paí­ses agre­di­dos por el impe­ria­lis­mo, y de denun­cia a las patra­ñas urdi­das por el Terro­ris­mo de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Esa será una for­ma de ser­le fiel al lega­do de ese gran comu­ni­ca­dor boli­va­riano que fue el Coman­dan­te Hugo Chá­vez, que al igual que ese otro gran­de que es Fidel Cas­tro, no nece­si­ta­ron ir a una escue­la de perio­dis­tas para saber conec­tar con las ver­da­des que anhe­lan sus pueblos.

Otra pro­pues­ta, ya no diri­gi­da a Vene­zue­la, sino a los paí­ses con gobier­nos pro­gre­sis­tas. Es nece­sa­rio dejar de finan­ciar a los medios cor­po­ra­ti­vos que aten­tan día a día con­tra esos gobier­nos. Ni una pau­ta publi­ci­ta­ria más para los voce­ros mediá­ti­cos de los ricos y los gol­pis­tas. Sumar­le a eso tam­bién el boi­cot popu­lar a dichos perió­di­cos, radios, agen­cias y cade­nas tele­vi­si­vas. Sim­ple­men­te para que no se bur­len más de los anhe­los liber­ta­rios de nues­tra gen­te, y sobre todo para que gran par­te de esos millo­nes anua­les que se invier­ten en quie­nes no lo mere­cen, pue­dan pasar a fomen­tar la exis­ten­cia de más medios comu­ni­ta­rios. No es difí­cil hacer esto, sólo hace fal­ta tener volun­tad polí­ti­ca. La dere­cha mediá­ti­ca no tie­ne nin­gún tipo de códi­gos cuan­do se deci­de des­es­ta­bi­li­zar o como en el caso de Hon­du­ras y otros paí­ses, crear el cli­ma para que muchos de nues­tros cole­gas sean ase­si­na­dos. Enton­ces, en fun­ción de qué tác­ti­ca sui­ci­da, los gobier­nos pro­gre­sis­tas tie­nen que finan­ciar a aque­llos que sólo bus­can la des­truc­ción de nues­tros pro­ce­sos de cambio.

Por últi­mo, un tema cru­cial para este pro­ce­so de defen­sa irres­tric­ta de Vene­zue­la Boli­va­ria­na: debe­mos redo­blar los esfuer­zos para con­so­li­dar más y más uni­dad entre las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, entre los perio­dis­tas y tra­ba­ja­do­res de pren­sa que nos sen­ti­mos soli­da­rios con el lega­do del Coman­dan­te Hugo Chá­vez. Tene­mos que unir­nos más, rom­per las fron­te­ras e islas que nos sepa­ran, dejar de lado las mez­quin­da­des. Es esa uni­dad cons­trui­da en la pelea, la que nos pue­da brin­dar acer­car­nos a algo que enun­cia­ra el Coman­dan­te Fidel Cas­tro en su últi­mo via­je a Argen­ti­na. Allí, en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, Fidel dijo, y a su lado esta­ba Chá­vez reafir­mán­do­lo, que el impe­ria­lis­mo no es inven­ci­ble y que si tra­ba­ja­mos con fir­me­za, en este siglo podrá ser derrotado.

No se tra­ta de una ilu­sión, sino que en este siglo se están pro­du­cien­do hechos impen­sa­bles tiem­po atrás. Y fren­te a ese avan­ce de los pue­blos, ni el Impe­rio ni las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas que lo res­pal­dan tie­nen la vic­to­ria ase­gu­ra­da ni mucho menos. Sólo se tra­ta de con­fiar en la for­ta­le­za de quie­nes, como el bra­vo pue­blo vene­zo­lano, ha deci­di­do poner­se en mar­cha y no aflo­jar ni un tan­ti­to así en su caminata.

* Ponen­cia pre­sen­ta­da en el Foro Con­ju­ra Mediá­ti­ca con­tra Vene­zue­la, cele­bra­do en Cara­cas el 5 y 6 de junio 2014

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.