La izquier­da de la izquier­da aber­tza­le- Mol­diz­gin Gorria

Obser­van­do hacia don­de se enca­mi­na el pano­ra­ma inter­na­cio­nal sólo nos que­da cons­ta­tar que se ave­ci­nan tiem­pos difí­ci­les para la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los pue­blos. Lo que está emer­gien­do en el hori­zon­te es un mun­do que vive una deci­si­va redis­tri­bu­ción de poder, el sur­gi­mien­to de un régi­men inter­na­cio­nal dife­ren­te que reco­noz­ca las nue­vas reali­da­des eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y polí­ti­co-mili­ta­res. Retor­na la geo­po­lí­ti­ca, los intere­ses estra­té­gi­cos de los Esta­dos y las trans­na­cio­na­les, el domi­nio finan­cie­ro, la com­pe­ten­cia entre ellos y los durí­si­mos con­flic­tos para ganar influen­cia y ocu­par espa­cios. La ver­dad es que no será fácil situar­se bien ante lo que vie­ne, sobre todo, para los que esta­mos del lado de las cla­ses subal­ter­nas y de la libe­ra­ción de los pueblos.

En tér­mi­nos de corre­la­ción de fuer­zas, el capi­tal aven­ta­ja sin duda a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y esto va a seguir así duran­te bas­tan­te tiem­po. Esta supre­ma­cía del capi­tal duran­te tan­tos años ha faci­li­ta­do la inte­gra­ción del movi­mien­to obre­ro y los sec­to­res popu­la­res en el sis­te­ma con su apo­yo a par­ti­dos polí­ti­cos y sin­di­ca­tos liga­dos estruc­tu­ral­men­te a los mar­cos de domi­na­ción de los pro­pios esta­dos cada vez más depen­dien­tes de las deu­das acu­mu­la­das. La sumi­sión, el des­gas­te y debi­li­ta­mien­to ideo­ló­gi­co de la izquier­da ade­más ha agu­di­za­do los pro­ce­sos de frag­men­ta­ción, alie­na­ción y pér­di­da de con­cien­cia de cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res, de mane­ra cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­ta a situa­cio­nes pasadas.

Por lo tan­to, la reali­dad obje­ti­va demues­tra que la actual cri­sis eco­nó­mi­ca no va a gene­rar, por sí mis­ma, movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio aun­que pue­den ser un con­tex­to ade­cua­do para el desa­rro­llo de la lucha de cla­ses, por­que cier­ta­men­te ten­sio­nan las con­tra­dic­cio­nes de socia­les. Pero ese mis­mo ten­sio­na­mien­to sos­tie­ne y ali­men­ta tam­bién a la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca más extre­mis­ta del capi­ta­lis­mo, el fas­cis­mo, aho­ra camu­fla­do bajo pará­me­tros “más acep­ta­bles”. Resul­ta más razo­na­ble actual­men­te, aten­dien­do a la corre­la­ción de fuer­zas men­cio­na­da, con­ce­bir una suer­te de popu­lis­mo de dere­chas, sobre todo en Euro­pa, que ya anun­cia un nue­vo tota­li­ta­ris­mo polí­ti­co como suce­die­ra a par­tir de 1929.

En Eus­kal Herria

Al calor de los acon­te­ci­mien­tos inter­na­cio­na­les y bajo la pers­pec­ti­va de nues­tro pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio, si habla­mos de corre­la­ción de fuer­zas entre cla­ses en nues­tro País y de cara a afron­tar lo que se ave­ci­na, inevi­ta­ble­men­te tene­mos que hablar de cómo se ha re-estruc­tu­ra­do en estos últi­mos tiem­pos nues­tra Izquier­da Aber­tza­le y el cam­bio en su estrategia.

La can­ce­la­ción defi­ni­ti­va del MLNV es un hecho incon­tes­ta­ble. Pero no sólo por­que así lo ha deci­di­do quien pro­ta­go­ni­za­ra la direc­ción del Movi­mien­to de Libe­ra­ción, sino que la mis­ma reali­dad obje­ti­va mar­ca un antes y un des­pués. Los acon­te­ci­mien­tos man­dan. El MLNV fue la res­pues­ta de resis­ten­cia a un momen­to con­cre­to de una reali­dad con­cre­ta. La pre­gun­ta es si lo que ha sus­ti­tuí­do al MLNV no sólo res­pon­de al aquí y al aho­ra sinó tam­bién al futuro.

Diga­mos que, a gran­des ras­gos, la vuel­ta a la lega­li­dad de la Izquier­da Aber­tza­le ha sido acom­pa­ña­da por un nue­vo lide­raz­go encua­dra­do en una estruc­tu­ra par­ti­dis­ta clá­si­ca, Sor­tu, y que dese­cha de momen­to la estra­te­gia ter­cer­mun­dis­ta de “doble poder” sus­ti­tu­yén­do­la por otra que inten­ta la con­quis­ta de la hege­mo­nía, apa­ren­te­men­te gram­chia­na, pero que evi­ta la con­fron­ta­ción con los esta­dos espa­ñol y fran­cés y cami­na por la sole­dad de la uni­la­te­ra­li­dad en base a pro­mo­ver hechos con­su­ma­dos irre­ver­si­bles con el fin de alcan­zar las pre­mi­sas que com­po­nen la deno­mi­na­da “Revo­lu­ción Democrática”.

Para hacer exi­to­sa la estra­te­gia hege­mo­nis­ta de la Izquier­da Aber­tza­le lide­ra­da por Sor­tu, se ha nece­si­ta­do abra­zar a com­pa­ñe­ros de via­je que cami­na­ban por su dere­cha, algo lógi­co si se obser­va­ba que a la izquier­da del vie­jo MLNV no había ape­nas refe­ren­cias sóli­das. Una deci­sión tác­ti­ca acer­ta­da (aun­que Sor­tu lo defi­na como estra­té­gi­ca y aquí está el pro­ble­ma) que con­so­li­da una polí­ti­ca de alian­zas pre­pa­ra­da para arre­ba­tar al tam­den PNV-UPN, el domi­nio de la polí­tia local.

Los pila­res bási­cos sobre los que se asien­ta la estra­te­gia hege­mo­nis­ta de la Izquier­da Aber­tza­le y sus alia­dos se sos­tie­ne en dos pun­tos bási­cos como son el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y la defen­sa del esta­do del bien­es­tar, este últi­mo gol­pea­do fuer­te­men­te por el neo­li­be­ra­lis­mo pero que a su vez, pone en jake al pro­pio entra­ma­do jurí­di­co-polí­ti­co here­da­do de los Pac­tos de la Moncloa.

Y en esta coyun­tu­ra.. ¿has­ta dón­de pue­de cami­nar Sor­tu asu­mien­do la uni­la­te­ra­li­dad?, ¿aca­so cuan­do com­ple­te el ciclo de con­quis­ta hege­mó­ni­ca? o ¿intro­duz­ca al PNV en una diná­mi­ca sobe­ra­nis­ta pre­sio­na­do por la Izquier­da Abertzale?.

Nin­gún esta­do va a ceder a la pre­sión de las mayo­rías demo­crá­ti­cas. Mayo­rías por otra par­te que se cen­tran en la inme­dia­tez de los acon­te­ci­mien­tos y que son un Poder blan­do fren­te a un enemi­go nacio­nal y de cla­se bra­ga­do en la nega­ción demo­crá­ti­ca. La uni­la­te­ra­li­dad por tan­to toca­rá los lími­tes cuan­do el sis­te­ma lo con­si­de­re opor­tuno y no es posi­ble, tras años de com­ba­te con­tra los esta­dos espa­ñol y fran­ces, que en la filo­so­fía polí­ti­ca de la Izquier­da Aber­tza­le domi­ne una espe­cie de corrien­te que pre­ten­da sacar pro­ve­cho de la post­mo­der­ni­dad en un sen­ti­do opues­to al fin de la his­to­ria de Fuku­ya­ma y del neo­li­be­ra­lis­mo mun­dia­li­za­do seña­lan­do que el mag­ma social inde­ter­mi­na­do de inquie­tu­des y sen­si­bi­li­da­des (¿la mul­ti­tud de Toni Negri en un enva­se actua­li­za­do?) acu­mu­la­das alre­de­dor de Bil­du, se hagan auto­má­ti­ca­men­te acto­res polí­ti­cos y suje­tos acti­vos en la pro­pia acción social, paran­do una inci­ne­ra­do­ra o exten­dien­do el puer­ta a puer­ta. El pre­cio de esta lec­tu­ra polí­ti­ca es la exclu­sión de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias socia­lis­tas que for­ma­ban par­te del anti­guo Blo­que dirigente.

La auto­di­so­lu­ción del MLNV, ha lle­va­do con­si­go un peli­gro­so desar­me ideo­ló­gi­co de los fac­to­res estra­té­gi­cos de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo lide­ra­dos por la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res pues en ellos se encuen­tra el Poder duro, la Masa Crí­ti­ca que empu­ja a la can­ti­dad acu­mu­la­da, al Poder blan­do, o aca­so la direc­ción de Sor­tu pien­sa que ¿sólo con volun­tad éti­ca y prin­ci­pios mora­les pue­de hacer­se una trans­for­ma­ción radi­cal de la socie­dad capitalista?

La Izquier­da Aber­tza­le no es aje­na a la lucha de cla­ses. Se da den­tro de ella tam­bién. La lucha por los espa­cios ideo­ló­gi­cos y polí­ti­cos es par­te del mis­mo pro­ce­so que se mue­ve por el con­tex­to de una cri­sis eco­nó­mi­ca y rees­truc­tu­ra­ción polí­ti­ca gene­ral y particular.

Por nece­si­da­des del pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio es inevi­ta­ble la cons­ti­tu­ción de orga­ni­za­cio­nes que recla­men un espa­cio por la izquier­da de Sor­tu, for­ma­ción domi­nan­te en la Izquier­da Aber­tza­le que no pue­de o no debe cubrir el amplio espec­tro de sen­si­bi­li­da­des inter­nas tra­di­cio­na­les, debi­do a los lími­tes que le impo­ne su pro­pia estra­te­gia sin que ello supon­ga que lo nue­vo que apa­rez­ca deba encon­trar­se al mar­gen del pro­ce­so hege­mo­nis­ta o estar fue­ra de la Izquier­da Aber­tza­le. Es el ala izquier­da, revo­lu­cio­na­ria, de la pro­pia Izquier­da Aber­tza­le, la que va a ir recla­man­do su lugar bajo el sol en una Eus­kal Herria aún pen­dien­te por con­quis­tar su liber­tad nacio­nal y social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.