Vene­zue­la: para que haya paz, poder al pue­blo- Fer­nan­do Vicen­te Prieto

Des­de hace un año, dife­ren­tes accio­nes impul­sa­das por amplios sec­to­res del pue­blo de a pie y acom­pa­ña­das por Madu­ro vie­nen a con­fir­mar el rum­bo estra­té­gi­co asu­mi­do por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. En el mar­co de una coyun­tu­ra com­ple­ja ‑mar­ca­da por el inten­to gol­pis­ta de la ultraderecha‑, millo­nes de per­so­nas se pro­po­nen con­ti­nuar el lega­do de Chá­vez, en un momen­to cla­ve para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Es Comu­na o nada.

No sólo Vene­zue­la está pen­dien­te de las cir­cuns­tan­cias que enfren­tan abier­ta­men­te a los dos pro­yec­tos en dispu­ta: el de cons­truc­ción del socia­lis­mo boli­va­riano, basa­do en la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca; o el de res­tau­ra­ción de un capi­ta­lis­mo com­ple­ta­men­te subor­di­na­do a las tras­na­cio­na­les, que impli­ca al mis­mo tiem­po la vuel­ta al poder de los sec­to­res domi­nan­tes duran­te el Pac­to de Pun­to Fijo. Es que el resul­ta­do de este par­ti­do ten­drá impac­to en todo el continente.

Un triun­fo del cha­vis­mo empu­ja­rá con más fuer­za la inte­gra­ción entre los pue­blos. Esta­dos Uni­dos, por el con­tra­rio, inten­ta garan­ti­zar­se las mayo­res reser­vas de petró­leo del mun­do, pero ade­más ter­mi­nar con el mal ejem­plo que supo­ne un pue­blo que se orga­ni­za y per­ci­be que tie­ne cre­cien­tes cuo­tas de poder polí­ti­co en la socie­dad. Para­dó­ji­ca­men­te, este es uno de los ele­men­tos más des­co­no­ci­dos fue­ra del país, aun­que le apor­ta la mayor radi­ca­li­dad al pro­ce­so venezolano.

Un oído en el pue­blo, para enten­der el proceso

Acos­tum­bra­dos a mirar exclu­si­va­men­te hacia arri­ba, a dere­cha o izquier­da se hacen aná­li­sis de la situa­ción de Vene­zue­la don­de el gran ausen­te es el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal, aquel que “se acre­ce en las difi­cul­ta­des”, como lo mues­tra la his­to­ria recien­te del país, al menos des­de el con­tra­gol­pe popu­lar de abril de 2002.

A pesar de este nin­gu­neo inter­na­cio­nal, es allí don­de se encuen­tra la cau­sa de la resis­ten­cia pro­lon­ga­da, ante una ofen­si­va que inclu­ye ata­ques de todo tipo, des­de la uti­li­za­ción de fran­co­ti­ra­do­res como “apo­yo” de mani­fes­tan­tes iden­ti­fi­ca­dos con la eti­que­ta de estu­dian­tes pací­fi­cos –que sin embar­go ase­si­nan per­so­nas con alam­bres e incen­dian auto­bu­ses y uni­ver­si­da­des- has­ta la agre­si­va diplo­ma­cia del Depar­ta­men­to de Esta­do. Todo sufi­cien­te­men­te cubier­to por las matri­ces de los medios hege­mó­ni­cos, capa­ces de pene­trar a esca­la pla­ne­ta­ria en la mayo­ría de las con­cien­cias, inclu­so de las gen­tes que creen estar infor­ma­das por leer las tapas de los gran­des perió­di­cos. No es casual, en este con­tex­to, que la cons­truc­ción de las Comu­nas no ingre­se en “la agen­da”, que con­di­cio­na lo deci­ble sobre la Revo­lu­ción Bolivariana.

Por eso el tema tam­po­co es asu­mi­do por medios pro­gre­sis­tas o de izquier­da, que en la mayo­ría de los casos redu­cen el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio a lo que suce­de a nivel de gobierno, sin obser­var la pro­fun­di­dad de algu­nas pro­pues­tas que invo­lu­cran al Esta­do ‑des­de ya- pero en inter­ac­ción dia­léc­ti­ca con las orga­ni­za­cio­nes de base.

Este pro­ce­so hun­de sus raí­ces en el pro­gra­ma de gobierno vigen­te (el Plan de la Patria 2013 – 2019) y en el Gol­pe de Timón de Chá­vez, que plan­tea la nece­si­dad de avan­zar hacia el Esta­do comu­nal, con el obje­ti­vo de supe­rar el Esta­do libe­ral burgués.

En los últi­mos doce meses, más de 630 comu­nas han sido regis­tra­das por el Esta­do en tran­si­ción. Muchas otras se encuen­tran en cons­truc­ción, con el hori­zon­te de con­so­li­dar 3 mil en los pró­xi­mos seis años. Esta nove­do­sa for­ma jurí­di­co polí­ti­ca de nue­vo tipo reco­ge la tozu­da aspi­ra­ción del pue­blo de avan­zar en el auto­go­bierno, en víncu­lo con orga­nis­mos del gobierno cen­tral y no pocas veces con indi­fe­ren­cia ‑o con la sor­da opo­si­ción- de los nive­les inter­me­dios, gober­na­cio­nes o alcal­días, inclu­so las chavistas.

Así es que en medio de las gua­rim­bas, que tan­ta pren­sa han reco­gi­do a nivel mun­dial, dis­tin­tos acon­te­ci­mien­tos indi­can que por aba­jo cre­ce el poder popu­lar. Por lo dicho, este es un dato insos­la­ya­ble para com­pren­der qué está pasan­do. Y tam­bién para pro­yec­tar de qué le sir­ve al res­to de los pue­blos que la hete­ro­do­xa expe­rien­cia boli­va­ria­na con­ti­núe resistiendo.

Orga­ni­zar­se para ser libres

En mar­zo, mien­tras el gobierno impul­sa­ba Con­fe­ren­cias de Paz con dis­tin­tos sec­to­res, unos 300 dele­ga­das y dele­ga­dos comu­ne­ros se reu­nie­ron en Las Casi­tas, Esta­do Zulia, a deba­tir un plan de acción para pro­fun­di­zar la orga­ni­za­ción popular.

Dos meses des­pués, el 17 de mayo, cer­ca de 20 mil per­so­nas col­ma­ron el Polie­dro de Cara­cas para encon­trar­se con el minis­tro de Comu­nas, Rei­nal­do Itu­rri­za y con el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro. Allí pre­sen­ta­ron los acuer­dos de Las Casi­tas, que inclu­ye­ron pro­pues­tas en temas polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y comu­ni­ca­cio­na­les hacia la paz y la convivencia.

La jor­na­da lle­vó el nom­bre de “Comu­nas pro­duc­ti­vas hacia la ofen­si­va eco­nó­mi­ca por la paz y por la vida” e hizo hin­ca­pié en el apor­te que la orga­ni­za­ción comu­nal pue­de hacer a la supera­ción del mode­lo ren­tis­ta petro­le­ro. Un mode­lo carac­te­ri­za­do por impor­tar la mayo­ría de los bie­nes bási­cos ‑entre ellos, los ali­men­tos- y por lo tan­to débil ante la gue­rra eco­nó­mi­ca, el arma más impor­tan­te de los sec­to­res intere­sa­dos en derro­car al gobierno.

Los comu­ne­ros y las comu­ne­ras des­ta­ca­ron el tra­ba­jo rea­li­za­do por el minis­tro Itu­rri­za y pro­pu­sie­ron “avan­zar en el enca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo, median­te la cons­truc­ción de redes socio­pro­duc­ti­vas a par­tir de la uni­dad nacio­nal de las comunas”.

Tam­bién pidie­ron a Madu­ro que con­ti­núe “res­tea­do” con las comu­nas y cele­bra­ron la resis­ten­cia ante las pro­tes­tas vio­len­tas, inexis­ten­tes en los barrios popu­la­res. “Este pue­blo comu­ne­ro se hace res­pe­tar con orga­ni­za­ción, éti­ca y ale­gría”, dije­ron, para seña­lar la ofen­si­va mediá­ti­ca con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. “Las empre­sas pri­va­das de comu­ni­ca­ción se han encar­ga­do de poten­ciar una matriz ale­ja­da de nues­tra reali­dad. (…) Medios de comu­ni­ca­ción: ven­gan a nues­tras comu­ni­da­des y digan la verdad”.

Siguien­do a Chá­vez, recor­da­ron que “para que haya paz, debe dar­se poder al pue­blo. Ni en esta Patria ni en nin­gu­na otra habrá paz si se man­tie­ne el sis­te­ma capitalista”.

Poten­ciar la uni­dad comunal

Ade­más de anun­ciar la trans­fe­ren­cia de recur­sos para la eco­no­mía comu­ni­ta­ria, Madu­ro levan­tó la apues­ta y pro­pu­so crear un Con­se­jo de Gobierno Comu­nal, que agru­pe a los orga­nis­mos de auto­go­bierno a nivel nacio­nal y ten­ga inter­lo­cu­ción direc­ta con Presidencia.

“Uste­des me hacen las pro­pues­tas, yo las articu­lo con las polí­ti­cas y me hacen lle­gar las crí­ti­cas de las fallas que tie­ne el Gobierno Boli­va­riano. ¡Que viva la crí­ti­ca popu­lar! Apren­da­mos a ali­men­tar­nos de la crí­ti­ca. No le ten­ga­mos mie­do a la ver­dad, ese es el méto­do de Hugo Chá­vez”, dijo el pre­si­den­te entre muchos aplausos.

En este mes que comien­za ‑y que se anun­cia como de suma impor­tan­cia, ante otros esce­na­rios de desestabilización‑, se rea­li­za­rán nue­vos encuen­tros. Uno de ellos será “La fies­ta de los sabe­res comu­na­les”, que se está desa­rro­llan­do estos días en Cara­cas, para inter­cam­biar y mos­trar el cono­ci­mien­to pre­sen­te en la orga­ni­za­ción social. De acuer­do a lo expre­sa­do por el minis­tro Itu­rri­za, el desa­fío es “crear las con­di­cio­nes para que no depen­da­mos en nin­guno de los momen­tos del ciclo pro­duc­ti­vo del capi­ta­lis­mo”. Tama­ño desa­fío. Por ahí andan los deba­tes del pue­blo vene­zo­lano, bajo ace­cho, pero insis­tien­do en la cons­truc­ción del socialismo.

Notas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *