Por la Repú­bli­ca ¡No al refe­rén­dum!- Mai­té Campillo

El hijo polí­ti­co de Fran­co se va, su nie­to queda…

¡Y noso­tros miran­do las mariposas!

¡POR LA REPÚBLICA!, lati­do del mar en mi garganta…

No somos los here­de­ros de la coro­na, ni vie­ja ni nue­va; no hemos vuel­to para com­par­tir la mise­ria que repor­ta el hedor mar­gi­nal de la his­to­ria de la coro­na, odio que des­te­rró a los nues­tros. Peda­zo de las “almas” dis­per­sa­das, la ilu­sión de sus vidas, años la raíz atra­ve­san­do fron­te­ras, mares y gui­ta­rras; nues­tras vidas repre­sen­tan un pasa­do, olvi­dar nun­ca! Somos par­te del vien­to de fron­da, el bos­que­jo de su silue­ta alti­va. Una vez más vien­to a favor, colec­ti­vo, uni­dad anti­fas­cis­ta que tran­si­ta entre trin­che­ras: cul­tu­ra, crea­ti­vi­dad, ilu­sión avi­van­do espe­ran­za, lega­do indis­cu­ti­ble gana­do pul­so a pul­so a tra­vés de la historia.

Años oscu­ros de terror monár­qui­co, demo­cra­cia? Ase­si­na­tos en cade­na ata­ja­ron la vida de obre­ros y estu­dian­tes, los gue­rri­lle­ros (ase­si­nos) de cris­to rey acam­pa­ron a sus anchas en la estre­na­da “demo­cra­cia”, jun­to a un corrup­to ejér­ci­to y una igle­sia impli­ca­da, has­ta la sota­na, en el cri­men. Se tor­tu­ra en las uni­ver­si­da­des tatuan­do a estu­dian­tes a cuchi­lla emble­mas nazis, tras ellos se crea­ron los GAL. Lle­gó la recon­ver­sión indus­trial, la corrup­ción más amplia en todo tipo de ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­lis­tas y auto­nó­mi­cas; sis­te­ma coor­di­na­do incon­di­cio­nal fir­me­men­te ins­ta­la­do en torno a la figu­ra del rey, les reafir­ma como sis­te­ma, asien­tan nue­vas inves­ti­das. Paso des­co­mu­nal a una nue­va recon­ver­sión, pero ya no que­dan indus­trias en cade­na don­de miles de tra­ba­ja­do­res lucha­ban codo a codo por mejo­ras socia­les y eco­nó­mi­cas. Se cla­si­fi­can por gre­mios los peque­ños cona­tos (la soli­da­ri­dad de cla­se deja de tener sen­ti­do), reafir­man­do el carác­ter gre­mia­lis­ta, y el con­cep­to indi­vi­dua­lis­ta se impo­ne; la bur­gue­sía apun­ta­la nue­vos intere­ses, el capi­ta­lis­mo vuel­ve a triun­far sobre los nadie. El aco­so se amplia, cabal­gan sus jine­tes a for­ma de cri­sis, la caren­cia de dere­chos se ceba con­tra el que menos tie­ne. Téc­ni­cos y licen­cia­dos asien­tan sus bases rami­fi­ca­das den­tro de la peque­ña bur­gue­sía pro-sis­te­ma, sus miras se amplían den­tro de las cla­ses pri­vi­le­gia­das; sin­di­ca­tos, par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas les apun­ta­lan. Se tra­ta de doble­gar­se, el sis­te­ma “demo­crá­ti­co es gene­ro­so”, les favo­re­ce, les aca­ri­cia. La gran ban­ca pro­vo­ca ense­ñan­do mas visi­bles sus col­mi­llos, la lla­man cri­sis a su nue­va recon­ver­sión eco­nó­mi­ca que les per­pe­túa como sis­te­ma capi­ta­lis­ta; se ave­ci­na un des­man­te­la­mien­to en cade­na de intere­ses y los desahu­cios fomen­tan su pro­pie­dad e iden­ti­dad como poder abso­lu­to. La mar­gi­na­ción se amplía, los pobres cada vez más pobres; impo­ne­nen como dilu­vio el decli­ve de dere­chos his­tó­ri­cos con­quis­ta­dos en un com­ba­te a muer­te con­tra la dic­ta­du­ra. Han vuel­to a cer­car­nos, el terror de otros tiem­pos se impo­ne, se pal­pa, se visualiza…

Lle­gan del mar de fon­do; la muer­te y exi­lio polí­ti­co de repu­bli­ca­nos, su lucha, sigue sien­do nues­tra lucha. La raíz se estre­cha con­tra la monar­quía que no cesa de paten­ti­zar sello ideo­ló­gi­co. El mar alcan­za mayo­res nive­les, es su olea­je, las cru­das con­se­cuen­cias de los años de terror y per­se­cu­ción sufri­dos; sus ban­de­ras de uni­dad popu­lar vuel­ven a tomar las calles una vez más. Toma vigen­cia el dra­ma polé­mi­co en todos los cam­pos a nivel de Esta­do e inter­na­cio­nal. La lucha de la raíz su heroi­ci­dad, lo mejor de su des­cen­den­cia des­de todos los pun­tos del exi­lio don­de sufrie­ron el gol­pe de Esta­do más ruin de la his­to­ria, com­ba­te dan­do paso a la his­to­ria, la memo­ria colec­ti­va pre­va­le­ce. Su his­to­ria con­tem­po­rá­nea de inde­pen­den­cia aflo­ra ante la actual corrup­ción, sinó­ni­mo del fran­quis­mo más puro:

«. . . un día vol­ve­re­mos, más veloces/​sobre la den­sa y pode­ro­sa espada/​de este mar, con los bra­zos ondeantes/​y el lati­do del mar en la garganta…»

Ver­sos de Pedro Garfias…

Su viven­cia, la de miles por el mun­do des­te­rra­dos, impu­so mes­ti­za­je, mez­cla de impo­ten­cia, amar­gu­ra y espe­ran­za, die­ron paso a las gran­des obras desa­rro­lla­das en los paí­ses don­de fue­ron aco­gi­dos, paí­ses her­ma­nos de Amé­ri­ca y Unión Sovié­ti­ca… paí­ses como Méxi­co aco­gien­do a “los tras­te­rra­dos”, pala­bra en la que Lola Gaos sin­te­ti­za­ra la hos­pi­ta­li­dad de todo un pue­blo de for­ma magis­tral; mili­tan­te por lo humano, reco­no­cer su valía, su apor­ta­ción a la cien­cia, a las letras, a la filo­so­fía de la vida, a la Liber­tad. Lo mos­tra­ron en Fran­cia (pese al tra­to anta­gó­ni­co a Méxi­co), com­ba­tien­do con­tra el fas­cis­mo, la ocu­pa­ción nazi en ese país en la II Gue­rra Mun­dial; des­pués de com­ba­tir en cam­po pro­pio, des­pués de sufrir la “aco­gi­da” del gobierno fran­cés, aje­na al dere­cho a exi­lio, inte­grán­do­los en cam­pos de tra­ba­jo y exter­mi­nio haci­na­dos entre alam­bra­das, ham­brien­tos de ham­bre y amor, aban­do­na­dos de todo, tor­tu­ra­dos has­ta la exte­nua­ción mar­gi­na­do su amor inelu­di­ble. Nun­ca la abver­sis­dad pudo con­tra su volun­tad, per­fil de hie­rro su mili­tan­cia ante el ideal, apa­sio­na­da con­cien­cia. Fuer­tes lazos en lo cul­tu­ral, pue­blos entre­la­za­dos de todo el Esta­do con­tra el fas­cis­mo más cru­do, pre­ten­dió doble­gar la fron­do­sa cas­ca­da, efer­ves­cen­cia de lo más diver­sa que otros pue­blos del mun­do pudie­ron com­par­tir. El exi­lio unió cul­tu­ral y huma­na­men­te, a los super­vi­vien­tes, con los sue­ños a flo­te y gran­des obras por todo el mun­do. Cla­ve de nues­tra his­to­ria más con­tem­po­rá­nea. A los que el fas­cis­mo inter­na­cio­nal obli­gó a cru­zar fron­te­ras; man­tu­vie­ron intac­ta su iden­ti­dad cul­tu­ral, sus ideas, su tra­ba­jo, sus obras gra­cias a liber­ta­do­res como el pre­si­den­te de Méxi­co Láza­ro Cár­de­nas, que el poe­ta Pablo Neru­da, reco­gió de esta manera:

«Méxi­co, has abier­to tus puer­tas y tus/​manos al erran­te, al herido/​al des­te­rra­do, al héroe»

¿Podría­mos alcan­zar mayo­res nive­les de olea­je entre mareas?

El hijo polí­ti­co de Fran­co se va, su nie­to que­da… ¡Y noso­tros miran­do las mari­po­sas!… El régi­men lava una vez más la cara monár­qui­ca, los obis­pos airean la sába­na del “sal­va­dor”, la ban­ca amor­ti­za; la trans­fu­sión en honor al sis­te­ma cum­ple nue­vo ciclo, y en las ven­ta­nas de las cor­tes se aso­ma la pezu­ña mugrienta…

Presi­den­te de las cortes:

«En nom­bre de dios y sobre los san­tos evan­ge­lios, ¿juráis leal­tad a su exce­len­cia el jefe del esta­do, fide­li­dad a los prin­ci­pios del movi­mien­to nacio­nal y demás leyes fun­da­men­ta­les del reino?»

Prín­ci­pe don Juan Carlos:

«Sí, juro leal­tad a su exce­len­cia el jefe del esta­do y fide­li­dad a los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les del movi­mien­to y demás leyes fun­da­men­ta­les del reino»

Pre­si­den­te de las cortes:

«Si así lo hicie­rais que dios os lo pre­mie y si no que os lo demande»

Vuel­ve a tomar la pala­bra el prín­ci­pe y lee un dis­cur­so para la historia:

«Mi gene­ral, seño­res minis­tros, seño­res pro­cu­ra­do­res: ple­na­men­te cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad que asu­mo, aca­bo de jurar, como suce­sor a títu­lo de rey, leal­tad a su exce­len­cia el jefe del esta­do y fide­li­dad a los prin­ci­pios del movi­mien­to nacio­nal y demás leyes fun­da­men­ta­les del rei­no. Quie­ro expre­sar, en pri­mer lugar, que reci­bo de su exce­len­cia el jefe del esta­do y gene­ra­lí­si­mo Fran­co, la legi­ti­mi­dad polí­ti­ca sur­gi­da el 18 de julio de 1936, en medio de tan­tos sacri­fi­cios, de tan­tos sufri­mien­tos, tris­tes pero nece­sa­rios, para que nues­tra patria encau­za­se de nue­vo su des­tino… Mi gene­ral: des­de que comen­cé el apren­di­za­je de ser­vi­cio a la patria me he com­pro­me­ti­do a hacer del cum­pli­mien­to del deber una exi­gen­cia impe­ra­ti­va de con­cien­cia. A pesar de los gran­des sacri­fi­cios que esta tarea pue­da pro­por­cio­nar­me, estoy segu­ro que mi pul­so no tem­bla­ra para hacer cuan­to fue­re pre­ci­so en defen­sa de los prin­ci­pios y leyes que aca­bo de jurar»

Murió el dictador

Y el prín­ci­pe vol­vió a jurar para poder ser rey, tam­po­co dudó…

El pre­si­den­te de las cor­tes, Ale­jan­dro Rodrí­guez de Val­cár­cel, ante el pleno de las cor­tes, puso el evan­ge­lio delan­te y diri­gién­do­se a él, le dijo:

«Señor, juráis por dios y sobre los san­tos evan­ge­lios cum­plir las leyes fun­da­men­ta­les del rei­no y guar­dar leal­tad a los prin­ci­pios que infor­man el movi­mien­to nacional?»

Juan Car­los respondió:

«Juro por dios y sobre los san­tos evan­ge­lios cum­plir y hacer cum­plir las leyes fun­da­men­ta­les del rei­no y guar­dar leal­tad a los prin­ci­pios del movi­mien­to nacional»

El pre­si­den­te de las cor­tes vol­vió a repe­tir can­tar evangélico:

«Si así lo hicie­rais que dios os lo pre­mie y si no que os lo demande»

Y aña­dió más:

«En nom­bre de las cor­tes espa­ño­las y del con­se­jo del rei­no mani­fes­ta­mos a la nación espa­ño­la que que­da pro­cla­ma­do rey de Espa­ña don Juan Car­los de Bor­bón y Bor­bón, que rei­na­rá con el nom­bre de Juan Car­los I. Seño­res pro­cu­ra­do­res, seño­res con­se­je­ros, des­de la emo­ción en el recuer­do a Fran­co… ¡Viva el rey¡… ¡Viva España¡»

Ala, ahí que­da eso, la his­to­ria es la his­to­ria… 40 años de dic­ta­du­ra, y otros 40 de dictamierda-democrático-franquista.

NO AL REFERÉNDUM

¿Por qué se pide un refe­rén­dum para ele­gir entre monar­quía y república?

Nos plan­tea­mos legi­ti­mar la ins­ti­tu­ción monár­qui­ca?, pre­ten­de­mos dar­la el sta­tus de demó­cra­ta? Pre­gun­to, ¿des­de cuan­do las monar­quías son par­te de la demo­cra­cia? Por esa regla de tres, y si así es, pedir pode­mos pedir un refe­rén­dum sobre la for­ma de esta­do u orga­ni­za­ción en que que­re­mos vivir, por ejem­plo: ¿capi­ta­lis­ta o comu­nis­ta?, ¿capi­ta­lis­ta o anar­quis­ta? Pedir pode­mos. Por poder, se pue­de pedir un sis­te­ma comu­ne­ro o un sis­te­ma feu­dal con inqui­si­ción inclui­da. Pero, en 1931… ¿No se hizo ya un refe­rén­dum dón­de se legi­ti­mó la Repú­bli­ca? ¿Por qué pedir la 3ª Repú­bli­ca, si la 2ª sigue vigen­te de hecho, quién la ava­la el dere­cho?, el sufra­gio uni­ver­sal!… ile­gi­ti­ma­do por un gol­pe de esta­do del impe­rio fas­cis­ta inter­na­cio­nal. Por lo tan­to, al pedir la 3ª… No esta­mos legi­ti­man­do el gol­pe de esta­do, los 40 años de dic­ta­du­ra, y otros 40 de monar­quía impues­ta? Y, a quién se la pedi­mos, ¿a los monár­qui­cos-fas­cis­tas del PPSOE? Como des­cen­dien­te de repre­sa­lia­dos me uno a los que luchan, para for­zar la balan­za del abor­da­je hacia la con­quis­ta de los dere­chos roba­dos ade­más de vio­la­dos. Me reafir­mo en su his­to­ria, en sus fren­tes de defen­sa y pro­cla­mo su anhe­lo colec­ti­vo, en el que inclu­yo sus sue­ños e idea­les que son los míos en esen­cia: La Repú­bli­ca no se pide se exi­ge, se con­quis­ta en los fren­tes de bata­lla como en el 31, y en el 36.

Por otro lado…

¿No deben de ser los pue­blos, que con­for­man el Esta­do Espa­ñol, los que pidan sus res­pec­ti­vas repú­bli­cas, su dere­cho a ser, su for­ma de orga­ni­zar­se como socie­da­des inde­pen­dien­tes, con dere­cho a ser libres en sus deci­sio­nes sin que ello impli­que nues­tro res­pe­to, si con el sis­te­ma de explo­ta­ción y mar­gi­na­ción social quie­ren seguir gober­nan­do, o sea, sin que ten­gan que deci­dir otros pue­blos por ellos? Esto es bási­co, deter­mi­nan­te, pien­so, lo demás, sigue sien­do la Espa­ña una gran­de y libre, con monar­quía o sin ella, y ahí pue­da que estén impli­ca­dos los nue­ve­ci­tos y vie­ji­tos de una “izquier­da” pro- sis­te­ma antagónico.

Se ave­ci­nan cam­bios que…

Sólo nos corres­pon­den a los de aba­jo por ser y en tan­to seamos…

Una amnis­tía gene­ral; ins­ti­tu­cio­nes para la vida (su inte­gra­ción), y no para morir en ella de asco. Pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te con repre­sen­tan­tes de todos los ciu­da­da­nos del Esta­do para que los pue­blos pue­dan deci­dir por ellos. Dero­ga­cion de la cons­ti­tu­ción. Anu­la­ción de las actua­les cor­tes y de todos los esta­men­tos judi­cia­les, mili­ta­res, poli­cia­les, ecle­siás­ti­cos… Que cada cual deci­da lo que mejor se ajus­te a sus intere­ses territoriales.

Por cier­to, que des­ilu­sión, la abdi­ca­ción del Bor­bón con­lle­va el que se aca­bó la “diver­sión”?, que no ten­dre­mos bufón de quién reír? El nue­vo es más joven, oh!, más sibi­lino, qui­zá menos “cam­pe­chano”?, ay, ay, ay!!! Ade­más, es ami­go de Sabi­na y de acto­res polí­ti­ca­men­te correc­tos, ay, ay! De escri­to­res, tec­nó­cra­tas… ay, ay, ay… “el gra­cio­si­llo”, eh, o sea, más cam­pe­chano que el rey del cuen­to de Poe!!! Y, ese peda­zo de rei­na­bar­bi, oiga, más lis­ta que el ham­bre, ni tiem­po pier­de la ple­be­ya entre risas guia­das por los mejo­res dise­ña­do­res de alta cas­ta, tra­je­ci­tos entre ejér­ci­to, den­ta­du­ras nue­vas entre pre­mios Casa Blan­ca, den­ta­blan­das y zapa­ti­tos file­te coco­dri­lo visi­tan­do pobla­dos de los hijos del vien­tre hin­cha­do por el dolor del ham­bre que mata, ay, ay, ay, cara nos ha sali­do la asa­la­ria­da de tele­vi­sión!!! Y, las ton­te­rías que están escri­bien­do unos y otros de la lla­ma­da “nue­va izquierda”?…

¡¡¡Pue­blo dón­de estás, aso­ma­te al bal­cón y vomi­ta sobre el sistema!!!

¿Dón­de los millo­nes, de millo­nes de para­dos, desahu­cia­dos, rejo­di­dos [email protected], juven­tu­des comu­nis­tas, anar­quis­tas, [email protected], inde­pen­den­tis­tas, estu­dian­tes [email protected]… ay, ay, ay!!! Y, Susa­ni­ta, la de la vir­gen y la legión, que va para jefa del PSOE, dijo:

«Defien­do el impe­rio de la ley ante refe­ren­dus sobre la monarquía»

Ala, se aca­bó, ya no quie­ro escri­bir mas de bor­bo­nes ni bobo­nes *Dejo este cuen­to de Poe, para el que quie­ra seguir leyen­do, no vie­ne mal recor­dar, cuan­do el régi­men de los malos gobier­nos, bom­bar­dean sobre las cua­li­da­des y bonan­zas de la monar­quía. A leer pues, siem­pre se apren­de algo.

Hop-Frog”
[Cuen­to. Tex­to completo]

Edgar Allan Poe

Jamás he cono­ci­do a nadie tan dis­pues­to a cele­brar una bro­ma como el rey. Pare­cía vivir tan sólo para las bro­mas. La mane­ra más segu­ra de ganar sus favo­res con­sis­tía en narrar­le un cuen­to don­de abun­da­ran las chus­ca­das, y narrár­se­lo bien. Ocu­rría así que sus sie­te minis­tros des­co­lla­ban por su exce­len­cia como bro­mis­tas. Todos ellos se pare­cían al rey por ser cor­pu­len­tos, robus­tos y sudo­ro­sos, así como bro­mis­tas inimi­ta­bles. Nun­ca he podi­do deter­mi­nar si la gen­te engor­da cuan­do se dedi­ca a hacer bro­mas, o si hay algo en la gra­sa que pre­dis­po­ne a las chan­zas; pero la ver­dad es que un bro­mis­ta fla­co resul­ta una rara avis in terris.

Por lo que se refie­re a los refi­na­mien­tos ‑o, como él los deno­mi­na­ba, los «espí­ri­tus» del ingenio‑, el rey se preo­cu­pa­ba muy poco. Sen­tía espe­cial admi­ra­ción por el volu­men de una chan­za, y con fre­cuen­cia era capaz de agre­gar­le gran ampli­tud para com­ple­tar­la. Las deli­ca­de­zas lo fas­ti­dia­ban. Hubie­ra pre­fe­ri­do el Gar­gan­túa de Rabe­lais al Zadig de Vol­tai­re; de mane­ra gene­ral, las bro­mas de hecho se adap­ta­ban mejor a sus gus­tos que las verbales.

En los tiem­pos de mi rela­to los bufo­nes goza­ban toda­vía del favor de las cor­tes. Varias «poten­cias» con­ti­nen­ta­les con­ser­va­ban aún sus «locos» pro­fe­sio­na­les, que ves­tían tra­je abi­ga­rra­do y gorro de cas­ca­be­les, y que, a cam­bio de las miga­jas de la mesa real, debían man­te­ner­se aler­ta para pro­di­gar su agu­do ingenio.

Nues­tro rey tenía tam­bién su bufón. Le hacía fal­ta una cier­ta dosis de locu­ra, aun­que más no fue­ra, para con­tra­ba­lan­cear la pesa­da sabi­du­ría de los sie­te sabios que for­ma­ban su minis­te­rio… y la suya propia.

Su «loco», o bufón pro­fe­sio­nal, no era tan sólo un loco.

Su valor se tri­pli­ca­ba a ojos del rey por el hecho de que ade­más era enano y cojo. En aque­lla épo­ca los enanos abun­da­ban en las cor­tes tan­to como los bufo­nes, y muchos monar­cas no hubie­ran sabi­do cómo pasar los días (los días son más lar­gos en la cor­te que en cual­quier otra par­te) sin un bufón con el cual reír­se y un enano de quien reír­se. Pero, como ya lo he hecho notar, en el noven­ta y nue­ve por cien­to de los casos los bufo­nes son gor­dos, redon­dea­dos y de movi­mien­tos tor­pes, por lo cual nues­tro rey se con­gra­tu­la­ba de tener en Hop-Frog (que así se lla­ma­ba su bufón) un tri­ple teso­ro en una sola persona.

Creo que el nom­bre de Hop-Frog no le fue dado al enano por sus padri­nos en el momen­to del bau­tis­mo, sino que reca­yó en su per­so­na por con­cur­so gene­ral de los sie­te minis­tros, dado que le era impo­si­ble cami­nar como el res­to de los mor­ta­les. En efec­to, Hop-Frog sólo podía avan­zar median­te un movi­mien­to con­vul­si­vo ‑algo entre un brin­co y un culebreo‑, movi­mien­to que diver­tía inter­mi­na­ble­men­te al rey y a la vez, cla­ro está, le ser­vía de con­sue­lo, aun­que la cor­te, a pesar del vien­tre pro­tu­be­ran­te y el enor­me tama­ño de la cabe­za del rey, lo con­si­de­ra­ba un decha­do de perfección.

Pero si la defor­ma­ción de las pier­nas sólo per­mi­tía a Hop-Frog mover­se con gran dolor y difi­cul­tad en un camino o un salón, la natu­ra­le­za pare­cía haber que­ri­do com­pen­sar aque­lla defi­cien­cia de sus miem­bros infe­rio­res con­ce­dién­do­le una pro­di­gio­sa fuer­za en los bra­zos, que le per­mi­tía efec­tuar diver­sas haza­ñas de mara­vi­llo­sa des­tre­za, siem­pre que se tra­ta­ra de tre­par por cuer­das o árbo­les. Y mien­tras cum­plía tales ejer­ci­cios se pare­cía mucho más a una ardi­lla o a un mono que a una rana.

No pue­do afir­mar con pre­ci­sión de qué país había veni­do Hop-frog. Se tra­ta­ba, sin embar­go, de una región bár­ba­ra de la que nadie había oído hablar, situa­da a mucha dis­tan­cia de la cor­te de nues­tro rey. Tan­to Hop-Frog como una joven­ci­ta ape­nas menos enana que él (pero de exqui­si­tas pro­por­cio­nes y admi­ra­ble bai­la­ri­na) habían sido arran­ca­dos por la fuer­za de sus res­pec­ti­vos hoga­res, situa­dos en pro­vin­cias adya­cen­tes, y envia­dos como rega­lo al rey por uno de sus siem­pre vic­to­rio­sos generales.

No hay que sor­pren­der­se, pues, de que en tales cir­cuns­tan­cias se crea­ra una gran inti­mi­dad entre los dos peque­ños cau­ti­vos. Muy pron­to lle­ga­ron a ser ami­gos entra­ña­bles. Hop-Frog, a pesar de sus con­ti­nuas exhi­bi­cio­nes, no era nada popu­lar, y no podía, por tan­to, pres­tar mayo­res ser­vi­cios a Trip­pet­ta; pero ésta, con su gra­cia y exqui­si­ta belle­za ‑pese a ser una enana‑, era admi­ra­da y mima­da por todos, lo cual le daba mucha influen­cia y le per­mi­tía ejer­cer­la en favor de Hop-Frog, cosa que jamás deja­ba de hacer.

En oca­sión de una gran solem­ni­dad ofi­cial (no recuer­do cuál) el rey resol­vió cele­brar un bai­le de más­ca­ras. Aho­ra bien, toda vez que en la cor­te se tra­ta­ba de mas­ca­ra­das o fies­tas seme­jan­tes, se acu­día sin fal­ta a Hop-Frog y a Trip­pet­ta, para que des­ple­ga­ran sus habi­li­da­des. Hop-Frog, sobre todo, tenía tan­ta inven­ti­va para mon­tar espec­tácu­los, suge­rir nue­vos per­so­na­jes y pre­pa­rar más­ca­ras para los bai­les de dis­fraz, que se hubie­ra dicho que nada podía hacer­se sin su asistencia.

Lle­gó la noche de la gran fies­ta. Bajo la direc­ción de Trip­pet­ta había­se pre­pa­ra­do un res­plan­de­cien­te salón, ornán­do­lo con todo aque­llo que pudie­ra agre­gar éclat a una mas­ca­ra­da. La cor­te ardía con la fie­bre de la expec­ta­ti­va. Por lo que res­pec­ta a los tra­jes y los per­so­na­jes a repre­sen­tar, es de ima­gi­nar­se que cada uno se había apron­ta­do con­ve­nien­te­men­te. Los había que des­de sema­nas antes pre­pa­ra­ban sus rôles, y nadie mos­tra­ba la menor señal de inde­ci­sión… sal­vo el rey y sus sie­te minis­tros. Me es impo­si­ble expli­car por qué pre­ci­sa­men­te ellos vaci­la­ban, sal­vo que lo hicie­ran con áni­mo de bro­ma. Lo más pro­ba­ble es que, dada su gor­du­ra, les resul­ta­ra difí­cil deci­dir­se. A todo esto el tiem­po trans­cu­rría; enton­ces, como pos­trer recur­so, man­da­ron lla­mar a Trip­pet­ta y a Hop-Frog.

Cuan­do los dos peque­ños ami­gos obe­de­cie­ron al lla­ma­do del rey, lo encon­tra­ron bebien­do vino con los sie­te miem­bros de su Con­se­jo; el monar­ca, sin embar­go, pare­cía de muy mal humor. No igno­ra­ba que a Hop-Frog le des­agra­da­ba el vino, pues pro­du­cía en el pobre lisia­do una espe­cie de locu­ra, y la locu­ra no es una sen­sa­ción agra­da­ble. Pero el rey ama­ba sus bro­mas y le pare­ció diver­ti­do obli­gar a Hop-Frog a beber y (como él decía) «a estar alegre».

-Ven aquí, Hop-Frog ‑man­dó, cuan­do el bufón y su ami­ga entra­ron en la sala-. Bébe­te esta copa a la salud de tus ami­gos ausen­tes… (Hop-Frog sus­pi­ró)… y vea­mos si eres capaz de inven­tar algo.

Nece­si­ta­mos per­so­na­jes… per­so­na­jes, ¿entien­des? Algo fue­ra de lo común, algo raro. Esta­mos can­sa­dos de hacer siem­pre lo mis­mo. ¡Ven, bebe! El vino te avi­va­rá el ingenio.

Como de cos­tum­bre, Hop-Frog tra­tó de con­tes­tar con una chan­za a las pala­bras del rey, pero sus esfuer­zos fue­ron inú­ti­les. Suce­dió que aquel día era el cum­plea­ños del pobre enano, y la orden de beber a la salud de «sus ami­gos ausen­tes» hizo acu­dir las lágri­mas a sus ojos. Gran­des y amar­gas gotas caye­ron en la copa mien­tras la toma­ba, humil­de­men­te, de manos del tirano.

-¡Ja, ja, ja! ‑rió éste con todas sus fuer­zas-. ¡Ved lo que pue­de un vaso de buen vino! ¡Si ya le bri­llan los ojos!

¡Pobre infe­liz! Sus gran­des ojos ful­gu­ra­ban en vez de bri­llar, pues el efec­to del vino en su exci­ta­ble cere­bro era tan poten­te como ins­tan­tá­neo. Dejan­do la copa en la mesa con un movi­mien­to ner­vio­so, Hop-Frog con­tem­pló a sus amos con una mira­da casi insa­na. Todos ellos pare­cían diver­tir­se muchí­si­mo con la «bro­ma» del rey.

-Y aho­ra, ocu­pé­mo­nos de cosas serias ‑dijo el pri­mer minis­tro, que era un hom­bre muy gordo.

-Sí ‑apro­bó el rey-. Ven aquí, Hop-Frog, y ayú­da­nos. Per­so­na­jes, que­ri­do mucha­cho. Per­so­na­jes es lo que nece­si­ta­mos… ¡Ja, ja, ja!

Y como sus pala­bras pre­ten­dían ser una nue­va chan­za, los sie­te las cele­bra­ron a coro.

Tam­bién rió Hop-Frog, aun­que débil­men­te y como si estu­vie­ra distraído.

-Vamos, vamos ‑dijo impa­cien­te el rey-. ¿No tie­nes nada que sugerirnos?

-Estoy tra­tan­do de pen­sar algo nue­vo ‑repu­so vaga­men­te el enano, a quien el vino había con­fun­di­do por completo.

-¡Tra­tan­do! ‑gri­tó furio­so el tirano-. ¿Qué quie­res decir con eso? ¡Ah, ya entien­do! Estás melan­có­li­co y te hace fal­ta más vino. ¡Toma, bebe esto! ‑y lle­nan­do otra copa la alcan­zó al lisia­do, que no hizo más que mirar­la, tra­tan­do de reco­brar el alien­to-. ¡Bebe, te digo ‑aulló el monstruo‑, o por todos los dia­blos que…!

El enano vaci­ló, mien­tras el rey se ponía púr­pu­ra de rabia. Los cor­te­sa­nos son­reían boba­men­te. Páli­da como un cadá­ver, Trip­pet­ta avan­zó has­ta el sitial del monar­ca y, cayen­do de rodi­llas, le implo­ró que deja­ra en paz a su amigo.

Duran­te unos ins­tan­tes el tirano la miró lleno de asom­bro ante tal auda­cia. Pare­cía inca­paz de decir o de hacer algo… de expre­sar ade­cua­da­men­te su indig­na­ción. Por fin, sin pro­nun­ciar una síla­ba, la recha­zó con vio­len­cia y le tiró a la cara el con­te­ni­do de la copa.

La pobre niña se levan­tó como pudo y, sin atre­ver­se a sus­pi­rar siquie­ra, vol­vió a su sitio a los pies de la mesa.

Duran­te casi un minu­to reinó un silen­cio tan mor­tal que se hubie­ra escu­cha­do caer una hoja o una plu­ma. Aquel silen­cio fue inte­rrum­pi­do por un áspe­ro y pro­lon­ga­do rechi­nar, que pare­cía venir de todos los ángu­los de la sala al mis­mo tiempo.

-¿Qué… qué es ese rui­do que estás hacien­do? ‑pre­gun­tó el rey, vol­vién­do­se furio­so hacia el enano.

Este últi­mo pare­cía haber­se reco­bra­do en gran medi­da de su embria­guez y, mien­tras mira­ba fija y tran­qui­la­men­te al tirano en los ojos, respondió:

-¿Yo? Yo no hago nin­gún ruido.

-Pare­cía como si el soni­do vinie­ra de afue­ra ‑obser­vó uno de los cor­te­sa­nos-. Se me ocu­rre que es el loro de la ven­ta­na, que se fro­ta­ba el pico con­tra los barro­tes de la jaula.

-Eso ha de ser ‑afir­mó el monar­ca, como si la suges­tión lo ali­via­ra gran­de­men­te-. Pero hubie­ra jura­do por el honor de un caba­lle­ro que el rui­do lo hacía este imbé­cil con los dientes.

Al oír tales pala­bras el enano se echó a reír (y el rey era un bro­mis­ta dema­sia­do empe­der­ni­do para opo­ner­se a la risa aje­na), mien­tras deja­ba ver unos enor­mes, pode­ro­sos y repul­si­vos dien­tes. Lo que es más, decla­ró que esta­ba dis­pues­to a beber todo el vino que qui­sie­ra su majes­tad, con lo cual éste se cal­mó en segui­da. Y lue­go de apu­rar otra copa sin efec­tos dema­sia­do per­cep­ti­bles, Hop-Frog comen­zó a expo­ner viva­men­te sus pla­nes para la mascarada.

-No pue­do expli­car­me la aso­cia­ción de ideas ‑dijo tran­qui­la­men­te y como si jamás en su vida hubie­se bebi­do vino‑, pero ape­nas vues­tra majes­tad empu­jó a esa niña y le arro­jó el vino a la cara, ape­nas hubo hecho eso, y en momen­tos en que el loro pro­du­cía ese extra­ño rui­do en la ven­ta­na, se me ocu­rrió una diver­sión extra­or­di­na­ria… una de las extra­va­gan­cias que se hacen en mi país, y que con fre­cuen­cia se lle­van a cabo en nues­tras mas­ca­ra­das. Aquí será com­ple­ta­men­te nue­vo. Lo malo es que hace fal­ta un gru­po de ocho per­so­nas, y…

-¡Pues aquí esta­mos! ‑excla­mó el rey, rien­do ante su agu­do des­cu­bri­mien­to de la coin­ci­den­cia-. ¡Jus­ta­men­te ocho: yo y mis minis­tros! ¡Vea­mos! ¿En qué con­sis­te esa diversión?

-La lla­ma­mos ‑repu­so el enano- los Ocho Oran­gu­ta­nes Enca­de­na­dos, y si se la repre­sen­ta bien, resul­ta extraordinaria.

-Noso­tros la repre­sen­ta­re­mos bien ‑obser­vó el rey, ende­re­zán­do­se y alzan­do las cejas.

-Lo diver­ti­do de la cosa ‑con­ti­nuó Hop-Frog- está en el espan­to que pro­du­ce entre las mujeres.

-¡Mag­ní­fi­co! ‑gri­ta­ron a coro el monar­ca y su Consejo.

-Yo os dis­fra­za­ré de oran­gu­ta­nes ‑con­ti­nuó el enano-. Dejad­lo todo por mi cuen­ta. El pare­ci­do será tan gran­de, que los asis­ten­tes a la mas­ca­ra­da os toma­rán por bes­tias de ver­dad… y, como es natu­ral, sen­ti­rán tan­to terror como asombro.

-¡Exqui­si­to! ‑excla­mó el rey-. ¡Hop-Frog, yo haré un hom­bre de ti!

-Usa­re­mos cade­nas para que su rui­do aumen­te la con­fu­sión. Hare­mos correr el rumor de que os habéis esca­pa­do en mas­se de vues­tras jau­las. Vues­tra majes­tad no pue­de ima­gi­nar el efec­to que en un bai­le de más­ca­ras cau­san ocho oran­gu­ta­nes enca­de­na­dos, los que todos toman por ver­da­de­ros, y que se lan­zan con gri­tos sal­va­jes entre damas y caba­lle­ros deli­ca­da y lujo­sa­men­te ata­via­dos. El con­tras­te es inimitable.

-¡Así debe ser! ‑decla­ró el rey, mien­tras el Con­se­jo se levan­ta­ba pre­ci­pi­ta­da­men­te (se hacía tar­de) para poner en eje­cu­ción el plan de Hop-Frog.

La for­ma en que pro­ce­dió éste a fin de con­ver­tir a sus amos en oran­gu­ta­nes era muy sen­ci­lla, pero sufi­cien­te­men­te efi­caz para lo que se pro­po­nía. En la épo­ca en que se desa­rro­lla mi rela­to los oran­gu­ta­nes eran poco cono­ci­dos en el mun­do civi­li­za­do, y como las imi­ta­cio­nes pre­pa­ra­das por el enano resul­ta­ban sufi­cien­te­men­te bes­tia­les y más que sufi­cien­te­men­te horro­ro­sas, nadie pon­dría en duda que se tra­ta­ba de una exac­ta repro­duc­ción de la naturaleza.

Ante todo, el rey y sus minis­tros vis­tie­ron ropa inte­rior de teji­do elás­ti­co y suma­men­te ajus­ta­do. Se pro­ce­dió inme­dia­ta­men­te a untar­los con brea. Alguien del gru­po sugi­rió cubrir­se de plu­mas, pero esta idea fue recha­za­da al pun­to por el enano, quien no tar­dó en con­ven­cer a los ocho bro­mis­tas, median­te demos­tra­ción prác­ti­ca, que el pelo de oran­gu­tán pue­de imi­tar­se mucho mejor con lino. Una espe­sa capa de este últi­mo fue por tan­to apli­ca­da sobre la brea.

Bus­có­se lue­go una lar­ga cadena…

Hop-Frog la pasó por la cin­tu­ra del rey y la ase­gu­ró; en segui­da hizo lo pro­pio con otro del gru­po, y lue­go con el res­to. Com­ple­ta­dos los pre­pa­ra­ti­vos, los inte­gran­tes se apar­ta­ron lo más posi­ble unos de otros, has­ta for­mar un círcu­lo, y, para dar a la cosa su apa­rien­cia más natu­ral, Hop-Frog ten­dió el sobran­te de la cade­na for­man­do dos diá­me­tros en el círcu­lo, cru­za­dos en ángu­lo rec­to, tal como lo hacen en la actua­li­dad los caza­do­res de chim­pan­cés y otros gran­des monos en Borneo.

El vas­to salón don­de iba a cele­brar­se el bai­le de más­ca­ras era una estan­cia cir­cu­lar, de techo muy ele­va­do y que sólo reci­bía luz del sol a tra­vés de una cla­ra­bo­ya situa­da en su pun­to más alto. De noche (momen­to para el cual había sido espe­cial­men­te con­ce­bi­do dicho salón) se lo ilu­mi­na­ba por medio de un gran lus­tro que col­ga­ba de una cade­na pro­ce­den­te del cen­tro del tra­ga­luz, y que se hacía subir y bajar por medio de un con­tra­pe­so, según el sis­te­ma corrien­te; sólo que, para que dicho con­tra­pe­so no se vie­ra, hallá­ba­se ins­ta­la­do del otro lado de la cúpu­la, sobre el techo.

El arre­glo del salón había sido con­fia­do a la direc­ción de Trip­pet­ta; pero, por lo vis­to, ésta se había deja­do guiar en cier­tos deta­lles por el más sereno dis­cer­ni­mien­to de su ami­go el enano. De acuer­do con sus indi­ca­cio­nes, el lus­tro fue reti­ra­do. Las gotas de cera de las bujías (que en esos días calu­ro­sos resul­ta­ba impo­si­ble evi­tar) hubie­ra estro­pea­do las ricas ves­ti­du­ras de los invi­ta­dos, quie­nes, debi­do a la mul­ti­tud que lle­na­ría el salón, no podrían man­te­ner­se ale­ja­dos del cen­tro, o sea deba­jo del lus­tro. En su reem­pla­zo se ins­ta­la­ron can­de­la­bros adi­cio­na­les en diver­sas par­tes del salón, de modo que no moles­ta­ran, a la vez que se fija­ban antor­chas que des­pe­dían agra­da­ble per­fu­me en la mano dere­cha de cada una de las cariá­ti­des que se erguían con­tra las pare­des, y que suma­ban entre cin­cuen­ta y sesenta.

Siguien­do el con­se­jo de Hop-Frog…

Los ocho oran­gu­ta­nes espe­ra­ron pacien­te­men­te has­ta media­no­che, hora en que el salón esta­ba reple­to de más­ca­ras, para hacer su entra­da. Tan pron­to se hubo apa­ga­do la últi­ma cam­pa­na­da del reloj, pre­ci­pi­tá­ron­se ‑o, mejor, roda­ron jun­tos, ya que la cade­na que tra­ba­ba sus movi­mien­tos hacía caer a la mayo­ría y tras­tra­bi­llar a todos mien­tras entra­ban en el salón.

El revue­lo pro­du­ci­do en la asis­ten­cia fue pro­di­gio­so y lle­nó de júbi­lo el cora­zón del rey… Tal como se había anti­ci­pa­do, no pocos invi­ta­dos cre­ye­ron que aque­llas cria­tu­ras de feroz aspec­to eran, si no oran­gu­ta­nes, por lo menos ver­da­de­ras bes­tias de algu­na otra espe­cie. Muchas damas se des­ma­ya­ron de terror, y si el rey no hubie­ra teni­do la pre­cau­ción de prohi­bir toda por­ta­ción de armas en la sala, la ale­gre ban­da no habría tar­da­do en expiar san­grien­ta­men­te su extra­va­gan­cia. A fal­ta de medios de defen­sa, pro­du­je­se una carre­ra gene­ral hacia las puer­tas; pero el rey había orde­na­do que fue­ran cerra­das inme­dia­ta­men­te des­pués de su entra­da, y, siguien­do una suges­tión del enano, las lla­ves le habían sido con­fia­das a él.

Mien­tras el tumul­to lle­ga­ba a su apo­geo y cada más­ca­ra se ocu­pa­ba tan sólo de su segu­ri­dad per­so­nal (pues aho­ra había ver­da­de­ro peli­gro a cau­sa del apre­tu­ja­mien­to de la exci­ta­da mul­ti­tud), hubie­ra podi­do adver­tir­se que la cade­na de la cual col­ga­ba habi­tual­men­te el lus­tro, y que había sido remon­ta­da al pres­cin­dir­se de aquél, des­cen­día gra­dual­men­te has­ta que el gan­cho de su extre­mi­dad que­dó a unos tres pies del suelo.

Poco des­pués el rey y sus sie­te ami­gos, que habían reco­rri­do hacien­do eses todo el salón, ter­mi­na­ron por encon­trar­se en su cen­tro y, como es natu­ral, en con­tac­to con la cade­na. Mien­tras se halla­ban allí, el enano, que no se apar­ta­ba de ellos y los inci­ta­ba a con­ti­nuar la bro­ma, se apo­de­ró de la cade­na de los oran­gu­ta­nes en el pun­to de inter­sec­ción de los dos diá­me­tros que cru­za­ban el círcu­lo en ángu­lo rec­to. Con la rapi­dez del rayo inser­tó allí el gan­cho del cual col­ga­ba antes el lus­tro; en un ins­tan­te, y por obra de una inter­ven­ción des­co­no­ci­da, la cade­na del lus­tro subió lo bas­tan­te para dejar el gan­cho fue­ra del alcan­ce de toda mano y, como con­se­cuen­cia inevi­ta­ble, arras­tró a los oran­gu­ta­nes unos con­tra otros y cara a cara.

A esta altu­ra, los invi­ta­dos iban reco­brán­do­se en par­te de su alar­ma y comen­za­ban a con­si­de­rar todo aque­llo como una estu­pen­da bro­ma, por lo cual esta­lla­ron risas esten­tó­reas al ver la des­gar­ba­da situa­ción en que se encon­tra­ban los monos.

-¡Dejád­me­los a mi! ‑gri­tó enton­ces Hop-Frog, cuya voz pene­tran­te se hacía escu­char fácil­men­te en medio del estrépito‑, ¡Dejád­me­los a mí! ¡Me pare­ce que los conoz­co! ¡Si sola­men­te pudie­ra mirar­los más de cer­ca, pron­to podría deci­ros quié­nes son!

Tre­pan­do por sobre las cabe­zas de la mul­ti­tud, con­si­guió lle­gar has­ta la pared, don­de se apo­de­ró de una de las antor­chas que empu­ña­ban las cariá­ti­des. En un ins­tan­te estu­vo de vuel­ta en el cen­tro del salón y, sal­tan­do con agi­li­dad de simio sobre la cabe­za del rey, enca­ra­mó­se unos cuan­tos pies por la cade­na, mien­tras baja­ba la antor­cha para exa­mi­nar el gru­po de oran­gu­ta­nes y gri­ta­ba una vez más:

-¡Pron­to podré deci­ros quié­nes son!

Y enton­ces, mien­tras todos los pre­sen­tes (inclui­dos los monos) se retor­cían de risa, el bufón lan­zó un agu­do sil­bi­do; ins­tan­tá­nea­men­te, la cade­na remon­tó con vio­len­cia a una altu­ra de trein­ta pies, arras­tran­do con­si­go a los ate­rra­dos oran­gu­ta­nes, que lucha­ban por sol­tar­se, y los dejó sus­pen­di­dos en el aire, a media altu­ra entre la cla­ra­bo­ya y el sue­lo. Afe­rra­do a la cade­na, Hop-Frog seguía en la mis­ma posi­ción, por enci­ma de los ocho dis­fra­za­dos, y, como si nada hubie­se ocu­rri­do, con­ti­nua­ba acer­can­do su antor­cha fin­gien­do ave­ri­guar de quié­nes se trataba.

Tan estu­pe­fac­ta que­dó la asam­blea ante esta ascen­sión, que se pro­du­jo un pro­fun­do silen­cio. Dura­ba ya un minu­to, cuan­do fue roto por un áspe­ro y pro­fun­do rechi­nar, seme­jan­te al que había lla­ma­do la aten­ción del rey y sus con­se­je­ros des­pués que aquél hubo arro­ja­do el vino a la cara de Trip­pet­ta. Pero en esta oca­sión no cabía dudar de dón­de pro­ce­día el soni­do. Venía de los dien­tes del enano, seme­jan­tes a col­mi­llos de fie­ra; rechi­na­ban, mien­tras de su boca bro­ta­ba la espu­ma, y sus ojos, como los de un loco furio­so, se cla­va­ban en los ros­tros del rey y sus sie­te compañeros.

-¡Ah, ya veo! ‑gri­tó, por fin, el enfu­re­ci­do bufón-. ¡Ya veo quié­nes son!

Y enton­ces, fin­gien­do mirar más de cer­ca al rey, apli­có la antor­cha a la capa de lino que lo envol­vía y que ins­tan­tá­nea­men­te se lle­nó de lívi­das lla­ma­ra­das. En menos de medio minu­to los ocho oran­gu­ta­nes ardían horri­ble­men­te entre los ala­ri­dos de la mul­ti­tud, que los mira­ba des­de aba­jo, ate­rra­da, y que nada podía hacer para pres­tar­les ayuda.

Por fin, cre­cien­do en su vio­len­cia, las lla­mas obli­ga­ron al bufón a enca­ra­mar­se por la cade­na para esca­par a su alcan­ce; al ver sus movi­mien­tos, la mul­ti­tud vol­vió a guar­dar silen­cio. El enano apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para hablar una vez más:

-Aho­ra veo cla­ra­men­te quié­nes son esos hom­bres ‑dijo-. Son un gran rey y sus sie­te con­se­je­ros pri­va­dos. Un rey que no tie­ne escrú­pu­los en gol­pear a una niña inde­fen­sa, y sus sie­te con­se­je­ros, que con­sien­ten ese ultra­je. En cuan­to a mí, no soy nada más que Hop-Frog, el bufón… y ésta es mi últi­ma bufonada.

A cau­sa de la alta com­bus­ti­bi­li­dad del lino y la brea, la obra de ven­gan­za que­dó cum­pli­da ape­nas el enano hubo ter­mi­na­do de pro­nun­ciar estas pala­bras. Los ocho cadá­ve­res col­ga­ban de sus cade­nas en una masa irre­co­no­ci­ble, féti­da, negruz­ca, repug­nan­te. El bufón arro­jó su antor­cha sobre ellos y lue­go, tre­pan­do tran­qui­la­men­te has­ta el techo, des­apa­re­ció a tra­vés de la claraboya.

Se supo­ne que Trip­pet­ta, ins­ta­la­da en el teja­do del salón, fue cóm­pli­ce de su ami­go en su ígnea ven­gan­za, y que ambos esca­pa­ron jun­ta­men­te a su país, ya que jamás se los vol­vió a ver.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.