Por la Repú­bli­ca ¡No al refe­rén­dum!- Mai­té Campillo

El hijo polí­ti­co de Fran­co se va, su nie­to queda…

¡Y noso­tros miran­do las mariposas!

¡POR LA REPÚBLICA!, lati­do del mar en mi garganta…

No somos los here­de­ros de la coro­na, ni vie­ja ni nue­va; no hemos vuel­to para com­par­tir la mise­ria que repor­ta el hedor mar­gi­nal de la his­to­ria de la coro­na, odio que des­te­rró a los nues­tros. Peda­zo de las “almas” dis­per­sa­das, la ilu­sión de sus vidas, años la raíz atra­ve­san­do fron­te­ras, mares y gui­ta­rras; nues­tras vidas repre­sen­tan un pasa­do, olvi­dar nun­ca! Somos par­te del vien­to de fron­da, el bos­que­jo de su silue­ta alti­va. Una vez más vien­to a favor, colec­ti­vo, uni­dad anti­fas­cis­ta que tran­si­ta entre trin­che­ras: cul­tu­ra, crea­ti­vi­dad, ilu­sión avi­van­do espe­ran­za, lega­do indis­cu­ti­ble gana­do pul­so a pul­so a tra­vés de la historia.

Años oscu­ros de terror monár­qui­co, demo­cra­cia? Ase­si­na­tos en cade­na ata­ja­ron la vida de obre­ros y estu­dian­tes, los gue­rri­lle­ros (ase­si­nos) de cris­to rey acam­pa­ron a sus anchas en la estre­na­da “demo­cra­cia”, jun­to a un corrup­to ejér­ci­to y una igle­sia impli­ca­da, has­ta la sota­na, en el cri­men. Se tor­tu­ra en las uni­ver­si­da­des tatuan­do a estu­dian­tes a cuchi­lla emble­mas nazis, tras ellos se crea­ron los GAL. Lle­gó la recon­ver­sión indus­trial, la corrup­ción más amplia en todo tipo de ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­lis­tas y auto­nó­mi­cas; sis­te­ma coor­di­na­do incon­di­cio­nal fir­me­men­te ins­ta­la­do en torno a la figu­ra del rey, les reafir­ma como sis­te­ma, asien­tan nue­vas inves­ti­das. Paso des­co­mu­nal a una nue­va recon­ver­sión, pero ya no que­dan indus­trias en cade­na don­de miles de tra­ba­ja­do­res lucha­ban codo a codo por mejo­ras socia­les y eco­nó­mi­cas. Se cla­si­fi­can por gre­mios los peque­ños cona­tos (la soli­da­ri­dad de cla­se deja de tener sen­ti­do), reafir­man­do el carác­ter gre­mia­lis­ta, y el con­cep­to indi­vi­dua­lis­ta se impo­ne; la bur­gue­sía apun­ta­la nue­vos intere­ses, el capi­ta­lis­mo vuel­ve a triun­far sobre los nadie. El aco­so se amplia, cabal­gan sus jine­tes a for­ma de cri­sis, la caren­cia de dere­chos se ceba con­tra el que menos tie­ne. Téc­ni­cos y licen­cia­dos asien­tan sus bases rami­fi­ca­das den­tro de la peque­ña bur­gue­sía pro-sis­te­ma, sus miras se amplían den­tro de las cla­ses pri­vi­le­gia­das; sin­di­ca­tos, par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas les apun­ta­lan. Se tra­ta de doble­gar­se, el sis­te­ma “demo­crá­ti­co es gene­ro­so”, les favo­re­ce, les aca­ri­cia. La gran ban­ca pro­vo­ca ense­ñan­do mas visi­bles sus col­mi­llos, la lla­man cri­sis a su nue­va recon­ver­sión eco­nó­mi­ca que les per­pe­túa como sis­te­ma capi­ta­lis­ta; se ave­ci­na un des­man­te­la­mien­to en cade­na de intere­ses y los desahu­cios fomen­tan su pro­pie­dad e iden­ti­dad como poder abso­lu­to. La mar­gi­na­ción se amplía, los pobres cada vez más pobres; impo­ne­nen como dilu­vio el decli­ve de dere­chos his­tó­ri­cos con­quis­ta­dos en un com­ba­te a muer­te con­tra la dic­ta­du­ra. Han vuel­to a cer­car­nos, el terror de otros tiem­pos se impo­ne, se pal­pa, se visualiza…

Lle­gan del mar de fon­do; la muer­te y exi­lio polí­ti­co de repu­bli­ca­nos, su lucha, sigue sien­do nues­tra lucha. La raíz se estre­cha con­tra la monar­quía que no cesa de paten­ti­zar sello ideo­ló­gi­co. El mar alcan­za mayo­res nive­les, es su olea­je, las cru­das con­se­cuen­cias de los años de terror y per­se­cu­ción sufri­dos; sus ban­de­ras de uni­dad popu­lar vuel­ven a tomar las calles una vez más. Toma vigen­cia el dra­ma polé­mi­co en todos los cam­pos a nivel de Esta­do e inter­na­cio­nal. La lucha de la raíz su heroi­ci­dad, lo mejor de su des­cen­den­cia des­de todos los pun­tos del exi­lio don­de sufrie­ron el gol­pe de Esta­do más ruin de la his­to­ria, com­ba­te dan­do paso a la his­to­ria, la memo­ria colec­ti­va pre­va­le­ce. Su his­to­ria con­tem­po­rá­nea de inde­pen­den­cia aflo­ra ante la actual corrup­ción, sinó­ni­mo del fran­quis­mo más puro:

«. . . un día vol­ve­re­mos, más veloces/​sobre la den­sa y pode­ro­sa espada/​de este mar, con los bra­zos ondeantes/​y el lati­do del mar en la garganta…»

Ver­sos de Pedro Garfias…

Su viven­cia, la de miles por el mun­do des­te­rra­dos, impu­so mes­ti­za­je, mez­cla de impo­ten­cia, amar­gu­ra y espe­ran­za, die­ron paso a las gran­des obras desa­rro­lla­das en los paí­ses don­de fue­ron aco­gi­dos, paí­ses her­ma­nos de Amé­ri­ca y Unión Sovié­ti­ca… paí­ses como Méxi­co aco­gien­do a “los tras­te­rra­dos”, pala­bra en la que Lola Gaos sin­te­ti­za­ra la hos­pi­ta­li­dad de todo un pue­blo de for­ma magis­tral; mili­tan­te por lo humano, reco­no­cer su valía, su apor­ta­ción a la cien­cia, a las letras, a la filo­so­fía de la vida, a la Liber­tad. Lo mos­tra­ron en Fran­cia (pese al tra­to anta­gó­ni­co a Méxi­co), com­ba­tien­do con­tra el fas­cis­mo, la ocu­pa­ción nazi en ese país en la II Gue­rra Mun­dial; des­pués de com­ba­tir en cam­po pro­pio, des­pués de sufrir la “aco­gi­da” del gobierno fran­cés, aje­na al dere­cho a exi­lio, inte­grán­do­los en cam­pos de tra­ba­jo y exter­mi­nio haci­na­dos entre alam­bra­das, ham­brien­tos de ham­bre y amor, aban­do­na­dos de todo, tor­tu­ra­dos has­ta la exte­nua­ción mar­gi­na­do su amor inelu­di­ble. Nun­ca la abver­sis­dad pudo con­tra su volun­tad, per­fil de hie­rro su mili­tan­cia ante el ideal, apa­sio­na­da con­cien­cia. Fuer­tes lazos en lo cul­tu­ral, pue­blos entre­la­za­dos de todo el Esta­do con­tra el fas­cis­mo más cru­do, pre­ten­dió doble­gar la fron­do­sa cas­ca­da, efer­ves­cen­cia de lo más diver­sa que otros pue­blos del mun­do pudie­ron com­par­tir. El exi­lio unió cul­tu­ral y huma­na­men­te, a los super­vi­vien­tes, con los sue­ños a flo­te y gran­des obras por todo el mun­do. Cla­ve de nues­tra his­to­ria más con­tem­po­rá­nea. A los que el fas­cis­mo inter­na­cio­nal obli­gó a cru­zar fron­te­ras; man­tu­vie­ron intac­ta su iden­ti­dad cul­tu­ral, sus ideas, su tra­ba­jo, sus obras gra­cias a liber­ta­do­res como el pre­si­den­te de Méxi­co Láza­ro Cár­de­nas, que el poe­ta Pablo Neru­da, reco­gió de esta manera:

«Méxi­co, has abier­to tus puer­tas y tus/​manos al erran­te, al herido/​al des­te­rra­do, al héroe»

¿Podría­mos alcan­zar mayo­res nive­les de olea­je entre mareas?

El hijo polí­ti­co de Fran­co se va, su nie­to que­da… ¡Y noso­tros miran­do las mari­po­sas!… El régi­men lava una vez más la cara monár­qui­ca, los obis­pos airean la sába­na del “sal­va­dor”, la ban­ca amor­ti­za; la trans­fu­sión en honor al sis­te­ma cum­ple nue­vo ciclo, y en las ven­ta­nas de las cor­tes se aso­ma la pezu­ña mugrienta…

Presi­den­te de las cortes:

«En nom­bre de dios y sobre los san­tos evan­ge­lios, ¿juráis leal­tad a su exce­len­cia el jefe del esta­do, fide­li­dad a los prin­ci­pios del movi­mien­to nacio­nal y demás leyes fun­da­men­ta­les del reino?»

Prín­ci­pe don Juan Carlos:

«Sí, juro leal­tad a su exce­len­cia el jefe del esta­do y fide­li­dad a los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les del movi­mien­to y demás leyes fun­da­men­ta­les del reino»

Pre­si­den­te de las cortes:

«Si así lo hicie­rais que dios os lo pre­mie y si no que os lo demande»

Vuel­ve a tomar la pala­bra el prín­ci­pe y lee un dis­cur­so para la historia:

«Mi gene­ral, seño­res minis­tros, seño­res pro­cu­ra­do­res: ple­na­men­te cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad que asu­mo, aca­bo de jurar, como suce­sor a títu­lo de rey, leal­tad a su exce­len­cia el jefe del esta­do y fide­li­dad a los prin­ci­pios del movi­mien­to nacio­nal y demás leyes fun­da­men­ta­les del rei­no. Quie­ro expre­sar, en pri­mer lugar, que reci­bo de su exce­len­cia el jefe del esta­do y gene­ra­lí­si­mo Fran­co, la legi­ti­mi­dad polí­ti­ca sur­gi­da el 18 de julio de 1936, en medio de tan­tos sacri­fi­cios, de tan­tos sufri­mien­tos, tris­tes pero nece­sa­rios, para que nues­tra patria encau­za­se de nue­vo su des­tino… Mi gene­ral: des­de que comen­cé el apren­di­za­je de ser­vi­cio a la patria me he com­pro­me­ti­do a hacer del cum­pli­mien­to del deber una exi­gen­cia impe­ra­ti­va de con­cien­cia. A pesar de los gran­des sacri­fi­cios que esta tarea pue­da pro­por­cio­nar­me, estoy segu­ro que mi pul­so no tem­bla­ra para hacer cuan­to fue­re pre­ci­so en defen­sa de los prin­ci­pios y leyes que aca­bo de jurar»

Murió el dictador

Y el prín­ci­pe vol­vió a jurar para poder ser rey, tam­po­co dudó…

El pre­si­den­te de las cor­tes, Ale­jan­dro Rodrí­guez de Val­cár­cel, ante el pleno de las cor­tes, puso el evan­ge­lio delan­te y diri­gién­do­se a él, le dijo:

«Señor, juráis por dios y sobre los san­tos evan­ge­lios cum­plir las leyes fun­da­men­ta­les del rei­no y guar­dar leal­tad a los prin­ci­pios que infor­man el movi­mien­to nacional?»

Juan Car­los respondió:

«Juro por dios y sobre los san­tos evan­ge­lios cum­plir y hacer cum­plir las leyes fun­da­men­ta­les del rei­no y guar­dar leal­tad a los prin­ci­pios del movi­mien­to nacional»

El pre­si­den­te de las cor­tes vol­vió a repe­tir can­tar evangélico:

«Si así lo hicie­rais que dios os lo pre­mie y si no que os lo demande»

Y aña­dió más:

«En nom­bre de las cor­tes espa­ño­las y del con­se­jo del rei­no mani­fes­ta­mos a la nación espa­ño­la que que­da pro­cla­ma­do rey de Espa­ña don Juan Car­los de Bor­bón y Bor­bón, que rei­na­rá con el nom­bre de Juan Car­los I. Seño­res pro­cu­ra­do­res, seño­res con­se­je­ros, des­de la emo­ción en el recuer­do a Fran­co… ¡Viva el rey¡… ¡Viva España¡»

Ala, ahí que­da eso, la his­to­ria es la his­to­ria… 40 años de dic­ta­du­ra, y otros 40 de dictamierda-democrático-franquista.

NO AL REFERÉNDUM

¿Por qué se pide un refe­rén­dum para ele­gir entre monar­quía y república?

Nos plan­tea­mos legi­ti­mar la ins­ti­tu­ción monár­qui­ca?, pre­ten­de­mos dar­la el sta­tus de demó­cra­ta? Pre­gun­to, ¿des­de cuan­do las monar­quías son par­te de la demo­cra­cia? Por esa regla de tres, y si así es, pedir pode­mos pedir un refe­rén­dum sobre la for­ma de esta­do u orga­ni­za­ción en que que­re­mos vivir, por ejem­plo: ¿capi­ta­lis­ta o comu­nis­ta?, ¿capi­ta­lis­ta o anar­quis­ta? Pedir pode­mos. Por poder, se pue­de pedir un sis­te­ma comu­ne­ro o un sis­te­ma feu­dal con inqui­si­ción inclui­da. Pero, en 1931… ¿No se hizo ya un refe­rén­dum dón­de se legi­ti­mó la Repú­bli­ca? ¿Por qué pedir la 3ª Repú­bli­ca, si la 2ª sigue vigen­te de hecho, quién la ava­la el dere­cho?, el sufra­gio uni­ver­sal!… ile­gi­ti­ma­do por un gol­pe de esta­do del impe­rio fas­cis­ta inter­na­cio­nal. Por lo tan­to, al pedir la 3ª… No esta­mos legi­ti­man­do el gol­pe de esta­do, los 40 años de dic­ta­du­ra, y otros 40 de monar­quía impues­ta? Y, a quién se la pedi­mos, ¿a los monár­qui­cos-fas­cis­tas del PPSOE? Como des­cen­dien­te de repre­sa­lia­dos me uno a los que luchan, para for­zar la balan­za del abor­da­je hacia la con­quis­ta de los dere­chos roba­dos ade­más de vio­la­dos. Me reafir­mo en su his­to­ria, en sus fren­tes de defen­sa y pro­cla­mo su anhe­lo colec­ti­vo, en el que inclu­yo sus sue­ños e idea­les que son los míos en esen­cia: La Repú­bli­ca no se pide se exi­ge, se con­quis­ta en los fren­tes de bata­lla como en el 31, y en el 36.

Por otro lado…

¿No deben de ser los pue­blos, que con­for­man el Esta­do Espa­ñol, los que pidan sus res­pec­ti­vas repú­bli­cas, su dere­cho a ser, su for­ma de orga­ni­zar­se como socie­da­des inde­pen­dien­tes, con dere­cho a ser libres en sus deci­sio­nes sin que ello impli­que nues­tro res­pe­to, si con el sis­te­ma de explo­ta­ción y mar­gi­na­ción social quie­ren seguir gober­nan­do, o sea, sin que ten­gan que deci­dir otros pue­blos por ellos? Esto es bási­co, deter­mi­nan­te, pien­so, lo demás, sigue sien­do la Espa­ña una gran­de y libre, con monar­quía o sin ella, y ahí pue­da que estén impli­ca­dos los nue­ve­ci­tos y vie­ji­tos de una “izquier­da” pro- sis­te­ma antagónico.

Se ave­ci­nan cam­bios que…

Sólo nos corres­pon­den a los de aba­jo por ser y en tan­to seamos…

Una amnis­tía gene­ral; ins­ti­tu­cio­nes para la vida (su inte­gra­ción), y no para morir en ella de asco. Pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te con repre­sen­tan­tes de todos los ciu­da­da­nos del Esta­do para que los pue­blos pue­dan deci­dir por ellos. Dero­ga­cion de la cons­ti­tu­ción. Anu­la­ción de las actua­les cor­tes y de todos los esta­men­tos judi­cia­les, mili­ta­res, poli­cia­les, ecle­siás­ti­cos… Que cada cual deci­da lo que mejor se ajus­te a sus intere­ses territoriales.

Por cier­to, que des­ilu­sión, la abdi­ca­ción del Bor­bón con­lle­va el que se aca­bó la “diver­sión”?, que no ten­dre­mos bufón de quién reír? El nue­vo es más joven, oh!, más sibi­lino, qui­zá menos “cam­pe­chano”?, ay, ay, ay!!! Ade­más, es ami­go de Sabi­na y de acto­res polí­ti­ca­men­te correc­tos, ay, ay! De escri­to­res, tec­nó­cra­tas… ay, ay, ay… “el gra­cio­si­llo”, eh, o sea, más cam­pe­chano que el rey del cuen­to de Poe!!! Y, ese peda­zo de rei­na­bar­bi, oiga, más lis­ta que el ham­bre, ni tiem­po pier­de la ple­be­ya entre risas guia­das por los mejo­res dise­ña­do­res de alta cas­ta, tra­je­ci­tos entre ejér­ci­to, den­ta­du­ras nue­vas entre pre­mios Casa Blan­ca, den­ta­blan­das y zapa­ti­tos file­te coco­dri­lo visi­tan­do pobla­dos de los hijos del vien­tre hin­cha­do por el dolor del ham­bre que mata, ay, ay, ay, cara nos ha sali­do la asa­la­ria­da de tele­vi­sión!!! Y, las ton­te­rías que están escri­bien­do unos y otros de la lla­ma­da “nue­va izquierda”?…

¡¡¡Pue­blo dón­de estás, aso­ma­te al bal­cón y vomi­ta sobre el sistema!!!

¿Dón­de los millo­nes, de millo­nes de para­dos, desahu­cia­dos, rejo­di­dos [email protected], juven­tu­des comu­nis­tas, anar­quis­tas, [email protected], inde­pen­den­tis­tas, estu­dian­tes [email protected]… ay, ay, ay!!! Y, Susa­ni­ta, la de la vir­gen y la legión, que va para jefa del PSOE, dijo:

«Defien­do el impe­rio de la ley ante refe­ren­dus sobre la monarquía»

Ala, se aca­bó, ya no quie­ro escri­bir mas de bor­bo­nes ni bobo­nes *Dejo este cuen­to de Poe, para el que quie­ra seguir leyen­do, no vie­ne mal recor­dar, cuan­do el régi­men de los malos gobier­nos, bom­bar­dean sobre las cua­li­da­des y bonan­zas de la monar­quía. A leer pues, siem­pre se apren­de algo.

Hop-Frog”
[Cuen­to. Tex­to completo]

Edgar Allan Poe

Jamás he cono­ci­do a nadie tan dis­pues­to a cele­brar una bro­ma como el rey. Pare­cía vivir tan sólo para las bro­mas. La mane­ra más segu­ra de ganar sus favo­res con­sis­tía en narrar­le un cuen­to don­de abun­da­ran las chus­ca­das, y narrár­se­lo bien. Ocu­rría así que sus sie­te minis­tros des­co­lla­ban por su exce­len­cia como bro­mis­tas. Todos ellos se pare­cían al rey por ser cor­pu­len­tos, robus­tos y sudo­ro­sos, así como bro­mis­tas inimi­ta­bles. Nun­ca he podi­do deter­mi­nar si la gen­te engor­da cuan­do se dedi­ca a hacer bro­mas, o si hay algo en la gra­sa que pre­dis­po­ne a las chan­zas; pero la ver­dad es que un bro­mis­ta fla­co resul­ta una rara avis in terris.

Por lo que se refie­re a los refi­na­mien­tos ‑o, como él los deno­mi­na­ba, los «espí­ri­tus» del ingenio‑, el rey se preo­cu­pa­ba muy poco. Sen­tía espe­cial admi­ra­ción por el volu­men de una chan­za, y con fre­cuen­cia era capaz de agre­gar­le gran ampli­tud para com­ple­tar­la. Las deli­ca­de­zas lo fas­ti­dia­ban. Hubie­ra pre­fe­ri­do el Gar­gan­túa de Rabe­lais al Zadig de Vol­tai­re; de mane­ra gene­ral, las bro­mas de hecho se adap­ta­ban mejor a sus gus­tos que las verbales.

En los tiem­pos de mi rela­to los bufo­nes goza­ban toda­vía del favor de las cor­tes. Varias «poten­cias» con­ti­nen­ta­les con­ser­va­ban aún sus «locos» pro­fe­sio­na­les, que ves­tían tra­je abi­ga­rra­do y gorro de cas­ca­be­les, y que, a cam­bio de las miga­jas de la mesa real, debían man­te­ner­se aler­ta para pro­di­gar su agu­do ingenio.

Nues­tro rey tenía tam­bién su bufón. Le hacía fal­ta una cier­ta dosis de locu­ra, aun­que más no fue­ra, para con­tra­ba­lan­cear la pesa­da sabi­du­ría de los sie­te sabios que for­ma­ban su minis­te­rio… y la suya propia.

Su «loco», o bufón pro­fe­sio­nal, no era tan sólo un loco.

Su valor se tri­pli­ca­ba a ojos del rey por el hecho de que ade­más era enano y cojo. En aque­lla épo­ca los enanos abun­da­ban en las cor­tes tan­to como los bufo­nes, y muchos monar­cas no hubie­ran sabi­do cómo pasar los días (los días son más lar­gos en la cor­te que en cual­quier otra par­te) sin un bufón con el cual reír­se y un enano de quien reír­se. Pero, como ya lo he hecho notar, en el noven­ta y nue­ve por cien­to de los casos los bufo­nes son gor­dos, redon­dea­dos y de movi­mien­tos tor­pes, por lo cual nues­tro rey se con­gra­tu­la­ba de tener en Hop-Frog (que así se lla­ma­ba su bufón) un tri­ple teso­ro en una sola persona.

Creo que el nom­bre de Hop-Frog no le fue dado al enano por sus padri­nos en el momen­to del bau­tis­mo, sino que reca­yó en su per­so­na por con­cur­so gene­ral de los sie­te minis­tros, dado que le era impo­si­ble cami­nar como el res­to de los mor­ta­les. En efec­to, Hop-Frog sólo podía avan­zar median­te un movi­mien­to con­vul­si­vo ‑algo entre un brin­co y un culebreo‑, movi­mien­to que diver­tía inter­mi­na­ble­men­te al rey y a la vez, cla­ro está, le ser­vía de con­sue­lo, aun­que la cor­te, a pesar del vien­tre pro­tu­be­ran­te y el enor­me tama­ño de la cabe­za del rey, lo con­si­de­ra­ba un decha­do de perfección.

Pero si la defor­ma­ción de las pier­nas sólo per­mi­tía a Hop-Frog mover­se con gran dolor y difi­cul­tad en un camino o un salón, la natu­ra­le­za pare­cía haber que­ri­do com­pen­sar aque­lla defi­cien­cia de sus miem­bros infe­rio­res con­ce­dién­do­le una pro­di­gio­sa fuer­za en los bra­zos, que le per­mi­tía efec­tuar diver­sas haza­ñas de mara­vi­llo­sa des­tre­za, siem­pre que se tra­ta­ra de tre­par por cuer­das o árbo­les. Y mien­tras cum­plía tales ejer­ci­cios se pare­cía mucho más a una ardi­lla o a un mono que a una rana.

No pue­do afir­mar con pre­ci­sión de qué país había veni­do Hop-frog. Se tra­ta­ba, sin embar­go, de una región bár­ba­ra de la que nadie había oído hablar, situa­da a mucha dis­tan­cia de la cor­te de nues­tro rey. Tan­to Hop-Frog como una joven­ci­ta ape­nas menos enana que él (pero de exqui­si­tas pro­por­cio­nes y admi­ra­ble bai­la­ri­na) habían sido arran­ca­dos por la fuer­za de sus res­pec­ti­vos hoga­res, situa­dos en pro­vin­cias adya­cen­tes, y envia­dos como rega­lo al rey por uno de sus siem­pre vic­to­rio­sos generales.

No hay que sor­pren­der­se, pues, de que en tales cir­cuns­tan­cias se crea­ra una gran inti­mi­dad entre los dos peque­ños cau­ti­vos. Muy pron­to lle­ga­ron a ser ami­gos entra­ña­bles. Hop-Frog, a pesar de sus con­ti­nuas exhi­bi­cio­nes, no era nada popu­lar, y no podía, por tan­to, pres­tar mayo­res ser­vi­cios a Trip­pet­ta; pero ésta, con su gra­cia y exqui­si­ta belle­za ‑pese a ser una enana‑, era admi­ra­da y mima­da por todos, lo cual le daba mucha influen­cia y le per­mi­tía ejer­cer­la en favor de Hop-Frog, cosa que jamás deja­ba de hacer.

En oca­sión de una gran solem­ni­dad ofi­cial (no recuer­do cuál) el rey resol­vió cele­brar un bai­le de más­ca­ras. Aho­ra bien, toda vez que en la cor­te se tra­ta­ba de mas­ca­ra­das o fies­tas seme­jan­tes, se acu­día sin fal­ta a Hop-Frog y a Trip­pet­ta, para que des­ple­ga­ran sus habi­li­da­des. Hop-Frog, sobre todo, tenía tan­ta inven­ti­va para mon­tar espec­tácu­los, suge­rir nue­vos per­so­na­jes y pre­pa­rar más­ca­ras para los bai­les de dis­fraz, que se hubie­ra dicho que nada podía hacer­se sin su asistencia.

Lle­gó la noche de la gran fies­ta. Bajo la direc­ción de Trip­pet­ta había­se pre­pa­ra­do un res­plan­de­cien­te salón, ornán­do­lo con todo aque­llo que pudie­ra agre­gar éclat a una mas­ca­ra­da. La cor­te ardía con la fie­bre de la expec­ta­ti­va. Por lo que res­pec­ta a los tra­jes y los per­so­na­jes a repre­sen­tar, es de ima­gi­nar­se que cada uno se había apron­ta­do con­ve­nien­te­men­te. Los había que des­de sema­nas antes pre­pa­ra­ban sus rôles, y nadie mos­tra­ba la menor señal de inde­ci­sión… sal­vo el rey y sus sie­te minis­tros. Me es impo­si­ble expli­car por qué pre­ci­sa­men­te ellos vaci­la­ban, sal­vo que lo hicie­ran con áni­mo de bro­ma. Lo más pro­ba­ble es que, dada su gor­du­ra, les resul­ta­ra difí­cil deci­dir­se. A todo esto el tiem­po trans­cu­rría; enton­ces, como pos­trer recur­so, man­da­ron lla­mar a Trip­pet­ta y a Hop-Frog.

Cuan­do los dos peque­ños ami­gos obe­de­cie­ron al lla­ma­do del rey, lo encon­tra­ron bebien­do vino con los sie­te miem­bros de su Con­se­jo; el monar­ca, sin embar­go, pare­cía de muy mal humor. No igno­ra­ba que a Hop-Frog le des­agra­da­ba el vino, pues pro­du­cía en el pobre lisia­do una espe­cie de locu­ra, y la locu­ra no es una sen­sa­ción agra­da­ble. Pero el rey ama­ba sus bro­mas y le pare­ció diver­ti­do obli­gar a Hop-Frog a beber y (como él decía) «a estar alegre».

-Ven aquí, Hop-Frog ‑man­dó, cuan­do el bufón y su ami­ga entra­ron en la sala-. Bébe­te esta copa a la salud de tus ami­gos ausen­tes… (Hop-Frog sus­pi­ró)… y vea­mos si eres capaz de inven­tar algo.

Nece­si­ta­mos per­so­na­jes… per­so­na­jes, ¿entien­des? Algo fue­ra de lo común, algo raro. Esta­mos can­sa­dos de hacer siem­pre lo mis­mo. ¡Ven, bebe! El vino te avi­va­rá el ingenio.

Como de cos­tum­bre, Hop-Frog tra­tó de con­tes­tar con una chan­za a las pala­bras del rey, pero sus esfuer­zos fue­ron inú­ti­les. Suce­dió que aquel día era el cum­plea­ños del pobre enano, y la orden de beber a la salud de «sus ami­gos ausen­tes» hizo acu­dir las lágri­mas a sus ojos. Gran­des y amar­gas gotas caye­ron en la copa mien­tras la toma­ba, humil­de­men­te, de manos del tirano.

-¡Ja, ja, ja! ‑rió éste con todas sus fuer­zas-. ¡Ved lo que pue­de un vaso de buen vino! ¡Si ya le bri­llan los ojos!

¡Pobre infe­liz! Sus gran­des ojos ful­gu­ra­ban en vez de bri­llar, pues el efec­to del vino en su exci­ta­ble cere­bro era tan poten­te como ins­tan­tá­neo. Dejan­do la copa en la mesa con un movi­mien­to ner­vio­so, Hop-Frog con­tem­pló a sus amos con una mira­da casi insa­na. Todos ellos pare­cían diver­tir­se muchí­si­mo con la «bro­ma» del rey.

-Y aho­ra, ocu­pé­mo­nos de cosas serias ‑dijo el pri­mer minis­tro, que era un hom­bre muy gordo.

-Sí ‑apro­bó el rey-. Ven aquí, Hop-Frog, y ayú­da­nos. Per­so­na­jes, que­ri­do mucha­cho. Per­so­na­jes es lo que nece­si­ta­mos… ¡Ja, ja, ja!

Y como sus pala­bras pre­ten­dían ser una nue­va chan­za, los sie­te las cele­bra­ron a coro.

Tam­bién rió Hop-Frog, aun­que débil­men­te y como si estu­vie­ra distraído.

-Vamos, vamos ‑dijo impa­cien­te el rey-. ¿No tie­nes nada que sugerirnos?

-Estoy tra­tan­do de pen­sar algo nue­vo ‑repu­so vaga­men­te el enano, a quien el vino había con­fun­di­do por completo.

-¡Tra­tan­do! ‑gri­tó furio­so el tirano-. ¿Qué quie­res decir con eso? ¡Ah, ya entien­do! Estás melan­có­li­co y te hace fal­ta más vino. ¡Toma, bebe esto! ‑y lle­nan­do otra copa la alcan­zó al lisia­do, que no hizo más que mirar­la, tra­tan­do de reco­brar el alien­to-. ¡Bebe, te digo ‑aulló el monstruo‑, o por todos los dia­blos que…!

El enano vaci­ló, mien­tras el rey se ponía púr­pu­ra de rabia. Los cor­te­sa­nos son­reían boba­men­te. Páli­da como un cadá­ver, Trip­pet­ta avan­zó has­ta el sitial del monar­ca y, cayen­do de rodi­llas, le implo­ró que deja­ra en paz a su amigo.

Duran­te unos ins­tan­tes el tirano la miró lleno de asom­bro ante tal auda­cia. Pare­cía inca­paz de decir o de hacer algo… de expre­sar ade­cua­da­men­te su indig­na­ción. Por fin, sin pro­nun­ciar una síla­ba, la recha­zó con vio­len­cia y le tiró a la cara el con­te­ni­do de la copa.

La pobre niña se levan­tó como pudo y, sin atre­ver­se a sus­pi­rar siquie­ra, vol­vió a su sitio a los pies de la mesa.

Duran­te casi un minu­to reinó un silen­cio tan mor­tal que se hubie­ra escu­cha­do caer una hoja o una plu­ma. Aquel silen­cio fue inte­rrum­pi­do por un áspe­ro y pro­lon­ga­do rechi­nar, que pare­cía venir de todos los ángu­los de la sala al mis­mo tiempo.

-¿Qué… qué es ese rui­do que estás hacien­do? ‑pre­gun­tó el rey, vol­vién­do­se furio­so hacia el enano.

Este últi­mo pare­cía haber­se reco­bra­do en gran medi­da de su embria­guez y, mien­tras mira­ba fija y tran­qui­la­men­te al tirano en los ojos, respondió:

-¿Yo? Yo no hago nin­gún ruido.

-Pare­cía como si el soni­do vinie­ra de afue­ra ‑obser­vó uno de los cor­te­sa­nos-. Se me ocu­rre que es el loro de la ven­ta­na, que se fro­ta­ba el pico con­tra los barro­tes de la jaula.

-Eso ha de ser ‑afir­mó el monar­ca, como si la suges­tión lo ali­via­ra gran­de­men­te-. Pero hubie­ra jura­do por el honor de un caba­lle­ro que el rui­do lo hacía este imbé­cil con los dientes.

Al oír tales pala­bras el enano se echó a reír (y el rey era un bro­mis­ta dema­sia­do empe­der­ni­do para opo­ner­se a la risa aje­na), mien­tras deja­ba ver unos enor­mes, pode­ro­sos y repul­si­vos dien­tes. Lo que es más, decla­ró que esta­ba dis­pues­to a beber todo el vino que qui­sie­ra su majes­tad, con lo cual éste se cal­mó en segui­da. Y lue­go de apu­rar otra copa sin efec­tos dema­sia­do per­cep­ti­bles, Hop-Frog comen­zó a expo­ner viva­men­te sus pla­nes para la mascarada.

-No pue­do expli­car­me la aso­cia­ción de ideas ‑dijo tran­qui­la­men­te y como si jamás en su vida hubie­se bebi­do vino‑, pero ape­nas vues­tra majes­tad empu­jó a esa niña y le arro­jó el vino a la cara, ape­nas hubo hecho eso, y en momen­tos en que el loro pro­du­cía ese extra­ño rui­do en la ven­ta­na, se me ocu­rrió una diver­sión extra­or­di­na­ria… una de las extra­va­gan­cias que se hacen en mi país, y que con fre­cuen­cia se lle­van a cabo en nues­tras mas­ca­ra­das. Aquí será com­ple­ta­men­te nue­vo. Lo malo es que hace fal­ta un gru­po de ocho per­so­nas, y…

-¡Pues aquí esta­mos! ‑excla­mó el rey, rien­do ante su agu­do des­cu­bri­mien­to de la coin­ci­den­cia-. ¡Jus­ta­men­te ocho: yo y mis minis­tros! ¡Vea­mos! ¿En qué con­sis­te esa diversión?

-La lla­ma­mos ‑repu­so el enano- los Ocho Oran­gu­ta­nes Enca­de­na­dos, y si se la repre­sen­ta bien, resul­ta extraordinaria.

-Noso­tros la repre­sen­ta­re­mos bien ‑obser­vó el rey, ende­re­zán­do­se y alzan­do las cejas.

-Lo diver­ti­do de la cosa ‑con­ti­nuó Hop-Frog- está en el espan­to que pro­du­ce entre las mujeres.

-¡Mag­ní­fi­co! ‑gri­ta­ron a coro el monar­ca y su Consejo.

-Yo os dis­fra­za­ré de oran­gu­ta­nes ‑con­ti­nuó el enano-. Dejad­lo todo por mi cuen­ta. El pare­ci­do será tan gran­de, que los asis­ten­tes a la mas­ca­ra­da os toma­rán por bes­tias de ver­dad… y, como es natu­ral, sen­ti­rán tan­to terror como asombro.

-¡Exqui­si­to! ‑excla­mó el rey-. ¡Hop-Frog, yo haré un hom­bre de ti!

-Usa­re­mos cade­nas para que su rui­do aumen­te la con­fu­sión. Hare­mos correr el rumor de que os habéis esca­pa­do en mas­se de vues­tras jau­las. Vues­tra majes­tad no pue­de ima­gi­nar el efec­to que en un bai­le de más­ca­ras cau­san ocho oran­gu­ta­nes enca­de­na­dos, los que todos toman por ver­da­de­ros, y que se lan­zan con gri­tos sal­va­jes entre damas y caba­lle­ros deli­ca­da y lujo­sa­men­te ata­via­dos. El con­tras­te es inimitable.

-¡Así debe ser! ‑decla­ró el rey, mien­tras el Con­se­jo se levan­ta­ba pre­ci­pi­ta­da­men­te (se hacía tar­de) para poner en eje­cu­ción el plan de Hop-Frog.

La for­ma en que pro­ce­dió éste a fin de con­ver­tir a sus amos en oran­gu­ta­nes era muy sen­ci­lla, pero sufi­cien­te­men­te efi­caz para lo que se pro­po­nía. En la épo­ca en que se desa­rro­lla mi rela­to los oran­gu­ta­nes eran poco cono­ci­dos en el mun­do civi­li­za­do, y como las imi­ta­cio­nes pre­pa­ra­das por el enano resul­ta­ban sufi­cien­te­men­te bes­tia­les y más que sufi­cien­te­men­te horro­ro­sas, nadie pon­dría en duda que se tra­ta­ba de una exac­ta repro­duc­ción de la naturaleza.

Ante todo, el rey y sus minis­tros vis­tie­ron ropa inte­rior de teji­do elás­ti­co y suma­men­te ajus­ta­do. Se pro­ce­dió inme­dia­ta­men­te a untar­los con brea. Alguien del gru­po sugi­rió cubrir­se de plu­mas, pero esta idea fue recha­za­da al pun­to por el enano, quien no tar­dó en con­ven­cer a los ocho bro­mis­tas, median­te demos­tra­ción prác­ti­ca, que el pelo de oran­gu­tán pue­de imi­tar­se mucho mejor con lino. Una espe­sa capa de este últi­mo fue por tan­to apli­ca­da sobre la brea.

Bus­có­se lue­go una lar­ga cadena…

Hop-Frog la pasó por la cin­tu­ra del rey y la ase­gu­ró; en segui­da hizo lo pro­pio con otro del gru­po, y lue­go con el res­to. Com­ple­ta­dos los pre­pa­ra­ti­vos, los inte­gran­tes se apar­ta­ron lo más posi­ble unos de otros, has­ta for­mar un círcu­lo, y, para dar a la cosa su apa­rien­cia más natu­ral, Hop-Frog ten­dió el sobran­te de la cade­na for­man­do dos diá­me­tros en el círcu­lo, cru­za­dos en ángu­lo rec­to, tal como lo hacen en la actua­li­dad los caza­do­res de chim­pan­cés y otros gran­des monos en Borneo.

El vas­to salón don­de iba a cele­brar­se el bai­le de más­ca­ras era una estan­cia cir­cu­lar, de techo muy ele­va­do y que sólo reci­bía luz del sol a tra­vés de una cla­ra­bo­ya situa­da en su pun­to más alto. De noche (momen­to para el cual había sido espe­cial­men­te con­ce­bi­do dicho salón) se lo ilu­mi­na­ba por medio de un gran lus­tro que col­ga­ba de una cade­na pro­ce­den­te del cen­tro del tra­ga­luz, y que se hacía subir y bajar por medio de un con­tra­pe­so, según el sis­te­ma corrien­te; sólo que, para que dicho con­tra­pe­so no se vie­ra, hallá­ba­se ins­ta­la­do del otro lado de la cúpu­la, sobre el techo.

El arre­glo del salón había sido con­fia­do a la direc­ción de Trip­pet­ta; pero, por lo vis­to, ésta se había deja­do guiar en cier­tos deta­lles por el más sereno dis­cer­ni­mien­to de su ami­go el enano. De acuer­do con sus indi­ca­cio­nes, el lus­tro fue reti­ra­do. Las gotas de cera de las bujías (que en esos días calu­ro­sos resul­ta­ba impo­si­ble evi­tar) hubie­ra estro­pea­do las ricas ves­ti­du­ras de los invi­ta­dos, quie­nes, debi­do a la mul­ti­tud que lle­na­ría el salón, no podrían man­te­ner­se ale­ja­dos del cen­tro, o sea deba­jo del lus­tro. En su reem­pla­zo se ins­ta­la­ron can­de­la­bros adi­cio­na­les en diver­sas par­tes del salón, de modo que no moles­ta­ran, a la vez que se fija­ban antor­chas que des­pe­dían agra­da­ble per­fu­me en la mano dere­cha de cada una de las cariá­ti­des que se erguían con­tra las pare­des, y que suma­ban entre cin­cuen­ta y sesenta.

Siguien­do el con­se­jo de Hop-Frog…

Los ocho oran­gu­ta­nes espe­ra­ron pacien­te­men­te has­ta media­no­che, hora en que el salón esta­ba reple­to de más­ca­ras, para hacer su entra­da. Tan pron­to se hubo apa­ga­do la últi­ma cam­pa­na­da del reloj, pre­ci­pi­tá­ron­se ‑o, mejor, roda­ron jun­tos, ya que la cade­na que tra­ba­ba sus movi­mien­tos hacía caer a la mayo­ría y tras­tra­bi­llar a todos mien­tras entra­ban en el salón.

El revue­lo pro­du­ci­do en la asis­ten­cia fue pro­di­gio­so y lle­nó de júbi­lo el cora­zón del rey… Tal como se había anti­ci­pa­do, no pocos invi­ta­dos cre­ye­ron que aque­llas cria­tu­ras de feroz aspec­to eran, si no oran­gu­ta­nes, por lo menos ver­da­de­ras bes­tias de algu­na otra espe­cie. Muchas damas se des­ma­ya­ron de terror, y si el rey no hubie­ra teni­do la pre­cau­ción de prohi­bir toda por­ta­ción de armas en la sala, la ale­gre ban­da no habría tar­da­do en expiar san­grien­ta­men­te su extra­va­gan­cia. A fal­ta de medios de defen­sa, pro­du­je­se una carre­ra gene­ral hacia las puer­tas; pero el rey había orde­na­do que fue­ran cerra­das inme­dia­ta­men­te des­pués de su entra­da, y, siguien­do una suges­tión del enano, las lla­ves le habían sido con­fia­das a él.

Mien­tras el tumul­to lle­ga­ba a su apo­geo y cada más­ca­ra se ocu­pa­ba tan sólo de su segu­ri­dad per­so­nal (pues aho­ra había ver­da­de­ro peli­gro a cau­sa del apre­tu­ja­mien­to de la exci­ta­da mul­ti­tud), hubie­ra podi­do adver­tir­se que la cade­na de la cual col­ga­ba habi­tual­men­te el lus­tro, y que había sido remon­ta­da al pres­cin­dir­se de aquél, des­cen­día gra­dual­men­te has­ta que el gan­cho de su extre­mi­dad que­dó a unos tres pies del suelo.

Poco des­pués el rey y sus sie­te ami­gos, que habían reco­rri­do hacien­do eses todo el salón, ter­mi­na­ron por encon­trar­se en su cen­tro y, como es natu­ral, en con­tac­to con la cade­na. Mien­tras se halla­ban allí, el enano, que no se apar­ta­ba de ellos y los inci­ta­ba a con­ti­nuar la bro­ma, se apo­de­ró de la cade­na de los oran­gu­ta­nes en el pun­to de inter­sec­ción de los dos diá­me­tros que cru­za­ban el círcu­lo en ángu­lo rec­to. Con la rapi­dez del rayo inser­tó allí el gan­cho del cual col­ga­ba antes el lus­tro; en un ins­tan­te, y por obra de una inter­ven­ción des­co­no­ci­da, la cade­na del lus­tro subió lo bas­tan­te para dejar el gan­cho fue­ra del alcan­ce de toda mano y, como con­se­cuen­cia inevi­ta­ble, arras­tró a los oran­gu­ta­nes unos con­tra otros y cara a cara.

A esta altu­ra, los invi­ta­dos iban reco­brán­do­se en par­te de su alar­ma y comen­za­ban a con­si­de­rar todo aque­llo como una estu­pen­da bro­ma, por lo cual esta­lla­ron risas esten­tó­reas al ver la des­gar­ba­da situa­ción en que se encon­tra­ban los monos.

-¡Dejád­me­los a mi! ‑gri­tó enton­ces Hop-Frog, cuya voz pene­tran­te se hacía escu­char fácil­men­te en medio del estrépito‑, ¡Dejád­me­los a mí! ¡Me pare­ce que los conoz­co! ¡Si sola­men­te pudie­ra mirar­los más de cer­ca, pron­to podría deci­ros quié­nes son!

Tre­pan­do por sobre las cabe­zas de la mul­ti­tud, con­si­guió lle­gar has­ta la pared, don­de se apo­de­ró de una de las antor­chas que empu­ña­ban las cariá­ti­des. En un ins­tan­te estu­vo de vuel­ta en el cen­tro del salón y, sal­tan­do con agi­li­dad de simio sobre la cabe­za del rey, enca­ra­mó­se unos cuan­tos pies por la cade­na, mien­tras baja­ba la antor­cha para exa­mi­nar el gru­po de oran­gu­ta­nes y gri­ta­ba una vez más:

-¡Pron­to podré deci­ros quié­nes son!

Y enton­ces, mien­tras todos los pre­sen­tes (inclui­dos los monos) se retor­cían de risa, el bufón lan­zó un agu­do sil­bi­do; ins­tan­tá­nea­men­te, la cade­na remon­tó con vio­len­cia a una altu­ra de trein­ta pies, arras­tran­do con­si­go a los ate­rra­dos oran­gu­ta­nes, que lucha­ban por sol­tar­se, y los dejó sus­pen­di­dos en el aire, a media altu­ra entre la cla­ra­bo­ya y el sue­lo. Afe­rra­do a la cade­na, Hop-Frog seguía en la mis­ma posi­ción, por enci­ma de los ocho dis­fra­za­dos, y, como si nada hubie­se ocu­rri­do, con­ti­nua­ba acer­can­do su antor­cha fin­gien­do ave­ri­guar de quié­nes se trataba.

Tan estu­pe­fac­ta que­dó la asam­blea ante esta ascen­sión, que se pro­du­jo un pro­fun­do silen­cio. Dura­ba ya un minu­to, cuan­do fue roto por un áspe­ro y pro­fun­do rechi­nar, seme­jan­te al que había lla­ma­do la aten­ción del rey y sus con­se­je­ros des­pués que aquél hubo arro­ja­do el vino a la cara de Trip­pet­ta. Pero en esta oca­sión no cabía dudar de dón­de pro­ce­día el soni­do. Venía de los dien­tes del enano, seme­jan­tes a col­mi­llos de fie­ra; rechi­na­ban, mien­tras de su boca bro­ta­ba la espu­ma, y sus ojos, como los de un loco furio­so, se cla­va­ban en los ros­tros del rey y sus sie­te compañeros.

-¡Ah, ya veo! ‑gri­tó, por fin, el enfu­re­ci­do bufón-. ¡Ya veo quié­nes son!

Y enton­ces, fin­gien­do mirar más de cer­ca al rey, apli­có la antor­cha a la capa de lino que lo envol­vía y que ins­tan­tá­nea­men­te se lle­nó de lívi­das lla­ma­ra­das. En menos de medio minu­to los ocho oran­gu­ta­nes ardían horri­ble­men­te entre los ala­ri­dos de la mul­ti­tud, que los mira­ba des­de aba­jo, ate­rra­da, y que nada podía hacer para pres­tar­les ayuda.

Por fin, cre­cien­do en su vio­len­cia, las lla­mas obli­ga­ron al bufón a enca­ra­mar­se por la cade­na para esca­par a su alcan­ce; al ver sus movi­mien­tos, la mul­ti­tud vol­vió a guar­dar silen­cio. El enano apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para hablar una vez más:

-Aho­ra veo cla­ra­men­te quié­nes son esos hom­bres ‑dijo-. Son un gran rey y sus sie­te con­se­je­ros pri­va­dos. Un rey que no tie­ne escrú­pu­los en gol­pear a una niña inde­fen­sa, y sus sie­te con­se­je­ros, que con­sien­ten ese ultra­je. En cuan­to a mí, no soy nada más que Hop-Frog, el bufón… y ésta es mi últi­ma bufonada.

A cau­sa de la alta com­bus­ti­bi­li­dad del lino y la brea, la obra de ven­gan­za que­dó cum­pli­da ape­nas el enano hubo ter­mi­na­do de pro­nun­ciar estas pala­bras. Los ocho cadá­ve­res col­ga­ban de sus cade­nas en una masa irre­co­no­ci­ble, féti­da, negruz­ca, repug­nan­te. El bufón arro­jó su antor­cha sobre ellos y lue­go, tre­pan­do tran­qui­la­men­te has­ta el techo, des­apa­re­ció a tra­vés de la claraboya.

Se supo­ne que Trip­pet­ta, ins­ta­la­da en el teja­do del salón, fue cóm­pli­ce de su ami­go en su ígnea ven­gan­za, y que ambos esca­pa­ron jun­ta­men­te a su país, ya que jamás se los vol­vió a ver.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *