[Fotos] Reco­rren el cen­tro de Onda­rroa para exi­gir la liber­tad de [email protected] [email protected] [email protected]

Alre­de­dor de 4.000 per­so­nas han reco­rri­do las calles de Onda­rru, exi­gien­do la liber­tad de todos los pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos, hacien­do espe­cial men­ción a Ibon Ipa­rra­gi­rre, vecino de Ondarroa.

COMUNICADO LEÍDO:

«Una vez más que­re­mos traer a la pales­tra, la situa­ción de los y las pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves. Una vez más deci­mos, por­que cada día que pasa las reali­da­des que se viven en pri­sión se hacen cada vez más alar­man­tes. Pare­ce que mien­tras en nues­tro pue­blo la inmen­sa mayo­ría de la socie­dad se mues­tra dis­pues­ta para dar una solu­ción al con­flic­to, por par­te de los esta­dos el ansia de ven­gan­za no cono­ce lími­tes. Son ya 3 pre­sos polí­ti­cos vas­cos los que han muer­to en pri­sión en un solo año. La dis­per­sión, el ais­la­mien­to o man­te­ner encar­ce­la­das a las per­so­nas gra­ve­men­te enfer­mas, posi­bi­li­tan situa­cio­nes extre­mas que desem­bo­can en tragedia.

Y cono­cien­do las dife­ren­tes cir­cuns­tan­cias no es de extra­ñar. Son 11 los y las pre­sas que man­tie­nen en pri­sión aún estan­do gra­ve­men­te enfer­mas. La per­ma­nen­cia en pri­sión supo­ne, negar la posi­bi­li­dad de un tra­ta­mien­to en con­di­cio­nes dig­nas, vul­ne­rar el dere­cho a la salud, incum­plir los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les y la pro­pia legis­la­ción peni­ten­cia­ria. El caso de Iosu Uri­betxe­be­rria es real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, per­ma­ne­ce en casa encar­ce­la­do, aún sien­do una situa­ción ter­mi­nal. La cam­pa­ña mediá­ti­ca y judi­cial con­tra su per­so­na es la mues­tra de una ansia de ven­gan­za sin límite.

No pode­mos sacar nin­gu­na otra con­clu­sión. Habla­mos de situa­cio­nes extre­mas: Ven­tu­ra Tomé, Aitzol Gogor­za, Ibon Fern­dan­dez Ira­gi, Txus Mar­tín… de diag­nós­ti­cos de cán­cer, tras­tor­nos com­pul­si­vos, escle­ro­sis, pro­ble­mas car­día­cos… diag­nós­ti­cos con los que nos juga­mos la vida. Más aún pri­va­dos de libertad.

La situa­ción de Ibon Ipa­rra­gi­rre, es otra mues­tra más de esta total fal­ta de huma­ni­dad. Ibon, se encon­tra­ba en situa­ción de pri­sión ate­nua­da por la gra­ve enfer­me­dad que pade­ce. Ha día de hoy su situa­ción no hace más que agra­var­se, ya que ha sido nue­va­men­te encar­ce­la­do. Su tra­ta­mien­to se ve con­di­cio­na­do por no poder con­ti­nuar­lo en el hos­pi­tal de Basur­to, ya que lo han dis­per­sa­do y ale­ja­do a Naval­car­ne­ro. Todas las alar­mas están encen­di­das en el caso de Ibon, has­ta con­ver­tir­se en la cara de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria más cruel.

La socie­dad vas­ca, anhe­la cerrar las puer­tas al sufri­mien­to. Anhe­la abrir la puer­ta a una reso­lu­ción defi­ni­ti­va y los gobier­nos espa­ñol y fran­cés se empe­ñan en dar pasos en la direc­ción con­tra­ria. No lo enten­de­mos, pero sobre todo no lo vamos a per­mi­tir. Somos par­te de un pue­blo que quie­re mirar al futu­ro y para ello somos cons­cien­tes de que es urgen­te dar una solu­ción a la situa­ción de los y las pre­sas polí­ti­cas vascas.

Exi­gi­mos la pues­ta en liber­tad de todos los y las pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves o incu­ra­bles. Man­te­ner­las en pri­sión es actuar en con­tra del dere­cho a la dig­ni­dad huma­na, con­tra su inte­gri­dad físi­ca y moral, y con­lle­va un tra­to inhu­mano. Por todo ello, por­que es de urgen­cia y cada minu­to cuen­ta. ¡Por­que las que­re­mos vivas y en casa!

Dere­chos huma­nos. Reso­lu­ción. Paz
¡Por la liber­tad de las y los pre­sos enfermos!»



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.