Resu­men Lati­no­ame­ri­cano entre­vis­tó al coman­dan­te his­tó­ri­co de las FARC, Miguel Pascuas

lopez

Resu­men Latinoamericano/​Tony López, espe­cial des­de La Haba­na - Nues­tro cola­bo­ra­dor Tony López, que habi­tual­men­te escri­be des­de La Haba­na sobre temas que abor­dan la lucha del pue­blo colom­biano, ha entre­vis­ta­do a un legen­da­rio lucha­dor fariano, Miguel Pas­cuas, que actual­men­te inte­gra en Cuba la Dele­ga­ción de las FARC-EP que man­tie­ne con­ver­sa­cio­nes con el gobierno de Juan Manuel San­tos, en el mar­co de los Diá­lo­gos de Paz.

-En estos días del año 2014, se cum­ple el 50 ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción de las FARC. Usted ha vivi­do toda esa his­to­ria por­que ingre­só a la orga­ni­za­ción en los años 60, enton­ces mi idea es que se pue­da cul­mi­nar un rela­to que sobre su vida ini­ció el año pasa­do a ins­tan­cia de una entre­vis­ta que le hizo Jesús San­trich. Él me ha cedi­do la posi­bi­li­dad de pre­gun­tar­le. A usted le agra­dez­co que lo haya per­mi­ti­do. Enton­ces, con­cre­ta­men­te qui­sie­ra que hable­mos un poco sobre aque­lla eta­pa de ori­gen que cir­cuns­cri­be a la ope­ra­ción Mar­que­ta­lia. La segun­da repre­sa­lia con­tra Mar­que­ta­lia se da en 1964. ¿Podría dar­nos algu­nos deta­lles sobre cómo se pro­du­jo aquel suceso?

-Fue duran­te el gobierno de Gui­ller­mo León Valen­cia que se eje­cu­ta la ope­ra­ción con­tra Mar­que­ta­lia. Ésta comien­za con la ayu­da y la ase­so­ría téc­ni­ca de Esta­dos Uni­dos. Para la arre­me­ti­da emplea­ron 16 mil sol­da­dos sobre un área mon­ta­ño­sa don­de está­ba­mos 48 com­pa­ñe­ros. Allí tenía­mos nues­tras fin­cas; la mayo­ría tra­ba­já­ba­mos cul­ti­van­do la tie­rra y otros en peque­ñas ganaderías.

De la ope­ra­ción se cono­ció con tiem­po a tra­vés de dife­ren­tes con­tac­tos y por eso hubo opor­tu­ni­dad de hacer una inten­sa acti­vi­dad polí­ti­ca, bus­can­do que el ata­que no se pro­du­je­ra. Fue mucho lo que habla­mos para que no se agre­die­ra a Mar­que­ta­lia que, por enton­ces, era una zona muy orga­ni­za­da en el tra­ba­jo y en la con­vi­ven­cia. Allí se pro­du­cía mucha comi­da que salía para Gai­ta­nia, Pla­na­das y has­ta para Nei­va. Gen­te que qui­zás antes había toma­do las armas, en ese momen­to la dedi­ca­ción que tenía era la de arar la tie­rra y criar ani­ma­les, peque­ñas ganaderías.

Recuer­do que en una oca­sión un sacer­do­te visi­tó Mar­que­ta­lia con el fin de bau­ti­zar a los niños y a un com­pa­ñe­ro nues­tro, el sar­gen­to Tula; tam­bién lo bau­ti­zó el sacer­do­te allá en el mon­te por­que la repre­sión no lo había deja­do bajar a Gai­ta­nia. Noso­tros está­ba­mos en paz, pero había mucha repre­sión del ejér­ci­to. El gobierno, al con­tra­rio de ayu­dar a los cam­pe­si­nos al desa­rro­llo de la región, con vías de comu­ni­ca­ción, con inver­sión social que resol­vie­ra los pro­ble­mas de salud, edu­ca­ción, vivien­da, etc., que han azo­ta­do a las zonas rura­les des­de siem­pre, lo que deter­mi­nó fue des­atar un ata­que masi­vo reves­ti­do de into­le­ran­cia. No sola­men­te eso, sino que su ata­que aten­día a órde­nes extran­je­ras, a órde­nes de los Esta­dos Unidos.

Cuan­do ya vimos que la situa­ción se com­pli­ca­ba, que el ata­que era inmi­nen­te, nos jun­ta­mos lo que podía ser como la reser­va de la vie­ja auto­de­fen­sa, gen­te que tenía su expe­rien­cia en la gue­rra y todo el que estu­vie­ra en con­di­cio­nes de pelear. Era un asun­to de vida o muer­te y había que defen­der­se. En Mar­que­ta­lia nos reuni­mos 48 cam­pe­si­nos para resis­tir la agre­sión que venía arra­sar con todo y matar­nos; se resis­tió más de tres meses, tiem­po en el que en lo pri­me­ro que nos ocu­pa­mos fue en eva­cuar a las fami­lias y sus bie­nes más pre­cia­dos, al menos lo que se podía mover den­tro del mon­te, por­que la ver­dad es que a todos les tocó meter­se sel­va aden­tro para sobrevivir.

Lo que arro­ja­ron los balan­ces y las infor­ma­cio­nes es que el núme­ro de efec­ti­vos que usa­ron para toda la ope­ra­ción fue de 16 mil sol­da­dos, que incluían fuer­zas com­bi­na­das de infan­te­ría, arti­lle­ría y avia­ción ya fue­ra para bom­bar­dear o para lle­var la tro­pa y sumi­nis­tros. Con esa fuer­za ini­cia­ron un cer­co para blo­quear­nos y ani­qui­lar­nos. Esa ope­ra­ción, si mal no estoy, así ya para el terreno, la diri­gió el coro­nel Correa Cubi­des que coman­da­ba la Sex­ta Bri­ga­da, y todo lo coor­di­na­ban des­de Iba­gué y Neiva.

De par­te nues­tra, pues la resis­ten­cia la coman­da­ba el cama­ra­da Manuel Maru­lan­da, pero cuan­do comien­za la agre­sión con noso­tros esta­ban por ahí des­de mitad de abril, los dos cama­ra­das que envió el Par­ti­do con toda la infor­ma­ción que había y con la misión de per­ma­ne­cer jun­to a noso­tros ayu­dan­do a con­du­cir la acti­vi­dad polí­ti­ca y mili­tar. Esos com­pa­ñe­ros son Jaco­bo Are­nas, que era de la direc­ción del Par­ti­do, y Her­nan­do Gon­zá­lez, que era de la Direc­ción de la Juven­tud Comu­nis­ta. Has­ta Gai­ta­nia lle­ga­ron, me refie­ro a la par­te rural de mon­ta­ña y a par­tir de ahí se mul­ti­pli­có la acti­vi­dad polí­ti­ca en defen­sa de Mar­que­ta­lia, por­que de lo que se habla­ba era de una ope­ra­ción de exter­mi­nio don­de iban a meter entre 10 mil y 16 mil gen­tes de bata­llo­nes diver­sos como el bata­llón Colom­bia, la Escue­la de Lan­ce­ros, el Juam­bú y otros cuan­tos, que eso era como decir la ter­ce­ra par­te del Ejér­ci­to, y de rema­te con la ase­so­ría la Misión Mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na y los lla­ma­dos “Cuer­pos de Paz”.

Eso, diga­mos, que tuvo efec­to posi­ti­vo por­que has­ta una comi­sión de par­la­men­ta­rios y de sacer­do­tes cató­li­cos plan­tea­ron visi­tar la región para ir a eva­luar lo que esta­ba ocu­rrien­do, si el gobierno tenía razón para pro­ce­der como pre­ten­día, pero la jerar­quía mili­tar y la mis­ma igle­sia cató­li­ca no deja­ron, no per­mi­tie­ron que la dele­ga­ción se arri­ma­ra a Mar­que­ta­lia, pues esta­ba de por medio y toman­do las deci­sio­nes la emba­ja­da gringa.

De todas mane­ras, al menos las mani­fes­ta­cio­nes públi­cas en soli­da­ri­dad con la gen­te de Mar­que­ta­lia eran muy cla­ras y coti­dia­nas, y noso­tros seguía­mos toman­do pues­to para enfren­tar lo que lle­ga­ra. La pre­pa­ra­ción inclu­yó la pues­ta en mar­cha de nues­tra pro­pia pro­pa­gan­da que se hacía, y de eso esta­ba a car­go el cama­ra­da Jaco­bo Are­nas, con un mimeó­gra­fo que le decían “La Rotativa”.

En lo que tie­ne que ver con la par­te mili­tar, la direc­ción del movi­mien­to agra­rio se con­vir­tió en Esta­do Mayor Gue­rri­lle­ro y se crea­ron unos gru­pos peque­ños de gen­te arma­da y des­ar­ma­da, defi­nién­do­se áreas con­cre­tas don­de debían actuar, o embos­car­se, o aler­tar, etc.

Des­pués de estar pen­dien­tes, un poco en ten­sión des­de abril, al fin el 27 de mayo comen­zó la acción en un pun­to lla­ma­do en La Flo­res­ta. Ahí, en el cañón del río Atá se da el pri­mer tiro­teo con el gru­po del cama­ra­da Jose­lo; eso fue un miér­co­les. Tres días des­pués, un sába­do, se da otro com­ba­te fuer­te con el gru­po del cama­ra­da Isaías Par­do. Estos com­pa­ñe­ros son dos de los héroes inol­vi­da­bles de la resis­ten­cia. Isaías murió en el mar­co de la ope­ra­ción, pelean­do a ori­llas del San Miguel y Jose­lo fue ase­si­na­do en Bogo­tá, a don­de se había tras­la­da­do para que le resol­vie­ran un pro­ble­ma de salud.

Eso, de ahí para delan­te, fue com­ba­tes y más com­ba­tes que sola­men­te para­ban cuan­do se ago­ta­ba la comi­da. Esto yo le pue­do comen­tar, en gene­ral, sin saber que decir­le más de lo ya has­ta aho­ra dicho, por­que sobre este asun­to de la resis­ten­cia de Mar­que­ta­lia el cama­ra­da Manuel expli­có muy bien, con deta­lle lo ocu­rri­do, se lo con­tó a Artu­ro Ala­pe y éste sacó un libro muy bueno: “Las Vidas de Pedro Anto­nio Marín, Manuel Maru­lan­da Vélez, Tiro­fi­jo”, y uno de sus capí­tu­los se titu­la “La Ope­ra­ción Mar­que­ta­lia, la gue­rra que aun no ha ter­mi­na­do”, como efec­ti­va­men­te usted ve que no ha ter­mi­na­do. Y tam­bién el cama­ra­da Jaco­bo Are­nas hizo un mag­ní­fi­co tra­ba­jo que expli­ca cómo fue la resis­ten­cia. Lo hace en un libro que se lla­ma “Dia­rio de la Resis­ten­cia”, enton­ces ima­gí­ne­se, qué más le pue­do agre­gar a un tema que está expli­ca­do de mane­ra muy cla­ra por los dos cama­ra­das que esta­ban a la cabe­za del movimiento.

-De todas mane­ras, siem­pre es bueno refres­car la memo­ria, sobre todo si con­si­de­ra­mos que usted, con Jai­me Gua­ra­cas, son los dos últi­mos sobre­vi­vien­tes de aque­lla épo­ca tan impor­tan­te para la his­to­ria de Colom­bia. Por­que bien sabi­do es que allí tie­ne sus orí­ge­nes esta gue­rri­lla, la más anti­gua del con­ti­nen­te, que hoy está en diá­lo­gos con el gobierno, y que pre­ci­sa­men­te aho­ra cum­plen 50 años de su fun­da­ción. De esos 50 años usted es un tes­ti­go de pri­mer orden, des­de la géne­sis has­ta el pre­sen­te. Por favor comén­te­nos sus pro­pias percepciones.

-Es cier­to que estoy en las FARC des­de su fun­da­ción, un poco antes inclu­si­ve por­que ya había dicho en una entre­vis­ta ante­rior que mi ingre­so lo hice con el cama­ra­da Maru­lan­da. Él fue el que me habló y me dijo que me metie­ra en la resis­ten­cia. Esto se da en enero de 1960, inme­dia­ta­men­te des­pués que el gobierno man­dó a ase­si­nar al cama­ra­da Jaco­bo Prías, (“Cha­rro Negro”), que era el jefe del movi­mien­to agra­rio de Mar­que­ta­lia. Enton­ces, si quie­re per­cep­cio­nes, esto es muy impor­tan­te decir­lo, por­que fíje­se que esta­mos hablan­do de un cri­men que se come­te con­tra un diri­gen­te popu­lar que había con­fia­do en la pala­bra del gobierno y esta­ba en paz, se supo­ne que no había gue­rra, que se había lle­ga­do a un acuer­do y la gen­te esta­ba tra­ba­jan­do, la lucha que se hacía era sin las armas.

Si recuer­da, en la entre­vis­ta que le men­ciono, expli­qué que el cama­ra­da Manuel Maru­lan­da anda­ba nor­mal­men­te, de civil, como ins­pec­tor de carre­te­ras, y yo era un mucha­cho, tra­ba­ja­dor. De repen­te, y direc­ta­men­te des­pués que matan a “Cha­rro Negro” es que lo veo arma­do, y es cuan­do él me habla y dice sin muchas vuel­tas que era hora de ingre­sar. La razón que me da es que habían mata­do a “Cha­rro Negro”, que no había jus­ti­cia y que en eso tenía las manos meti­das el gobierno. Se le oía muy dis­pues­to, sin duda algu­na, cuan­do expre­só que se iba a enfren­tar al gobierno, que a él tam­bién lo esta­ban bus­can­do para matar­lo y que no se iba a dejar matar sin pelear. Y eso fue así pues como lo más fuer­te, por­que natu­ral­men­te el cama­ra­da me dio unas razo­nes polí­ti­cas muy enten­di­bles, ahí mis­mo don­de yo esta­ba tiran­do pico y pala, por­que eso era así, tra­ba­jan­do y hablan­do. Yo esta­ba hacien­do una alcan­ta­ri­lla para el des­agüe de la carretera.

-¿Enton­ces pode­mos decir que en 1960 se reac­ti­va la acti­vi­dad gue­rri­lle­ra a raíz del ase­si­na­to de Jaco­bo Prías?

-Es que las cosas no se dan tan así como de la noche a la maña­na. Yo pien­so, y así lo decía el cama­ra­da Maru­lan­da, que ese cri­men es una de las razo­nes prin­ci­pa­les para reini­ciar la pelea, como decía él, fue como el comien­zo y el chis­pa­zo en serio de esa lucha, por­que se venían acu­mu­lan­do razo­nes y ese ase­si­na­to col­ma la pacien­cia y la bue­na volun­tad de la gen­te que esta­ba en paz. Pero de todas mane­ras, lo que hace el cama­ra­da Manuel es aler­tar, expli­car que eso de la paz que habían pro­me­ti­do era una men­ti­ra, que había una inten­ción de ani­qui­lar al movi­mien­to agra­rio y que allí esta­ba la paz del gobierno balea­da en el cuer­po del prin­ci­pal diri­gen­te agra­rio de Mar­que­ta­lia y de la región, por­que en ver­dad eso era el cama­ra­da Jaco­bo Prías

Enton­ces yo debo recor­dar que en toda esa zona había un tra­ba­jo polí­ti­co muy orga­ni­za­do de par­te de los com­pa­ñe­ros. Eso no era así como que cada quien anda­ba por ahí en des­or­den, no. Había orga­ni­za­ción polí­ti­ca y la influen­cia del Par­ti­do Comu­nis­ta era más o menos noto­ria, y esa era la línea que seguía el cama­ra­da Maru­lan­da. Él, por ahí como des­de el 53, des­de los días de la crea­ción del Coman­do del Davis, anda­ba en lo del comu­nis­mo y el “Cha­rro Negro” tam­bién, pues ellos eran muy uni­dos y su tra­ba­jo polí­ti­co muy coor­di­na­do. Jun­tos, y al lado de otros diri­gen­tes, tenían como el tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo con carac­te­rís­ti­cas simi­la­res por el Gua­ya­be­ro y en Rio­chi­qui­to, que eran las par­tes don­de antes había flo­re­ci­do la resis­ten­cia arma­da comu­nis­ta, has­ta cuan­do por ahí en los fina­les de 1957 hubo el acuer­do de paz con el gobierno; y que era la paz en la que anda­ban los cama­ra­das Prías y Maru­lan­da, que duró más o menos des­de fina­les del 57 has­ta cuan­do ase­si­nan a trai­ción al cama­ra­da Jaco­bo Prías.

Pero, ¿qué paso? Resul­ta que se des­ata­ron las pro­vo­ca­cio­nes del gobierno, sobre todo dicien­do que esas zonas agra­rias eran “repú­bli­cas inde­pen­dien­tes”, y vinie­ron los ase­si­na­tos y la per­se­cu­ción que obli­gó a orga­ni­zar la autodefensa.

Has­ta don­de yo recuer­do, por lo que viví y entien­do, es que esa per­se­cu­ción es lo que obli­gó nue­va­men­te a tomar las armas, por­que todas las áreas don­de exis­tía el movi­mien­to agra­rio que tenía ten­den­cia comu­nis­ta, como Río Chi­qui­to, El Pato, Gua­ya­be­ro, el Suma­paz o Mar­que­ta­lia sufrían la mal­que­ren­cia del gobierno.

Hablan­do con el cama­ra­da Efrén Gon­zá­les, que él venía de Villa­rri­ca, con­ta­ba que duran­te toda la épo­ca de la dic­ta­du­ra de Rojas Pini­lla, entre 1954 y 1957, esa zona siem­pre vivió como en ase­dio sola­men­te por­que eran comu­nis­tas y tra­ba­ja­ban orga­ni­za­da­men­te, has­ta que les hicie­ron la gue­rra en fir­me y los hicie­ron salir de sus sitios de vivien­da. Des­pués de eso, y como con­se­cuen­cia de todo ese des­pla­za­mien­to for­za­do de la gen­te, es que se orga­ni­zan estas zonas de Río Chi­qui­to, El Pato y las otras que men­cio­né, como zonas de movi­mien­to agra­rio que tam­bién incluían a Mar­que­ta­lia. Pues usted debe saber que ese nom­bre se lo puso “Cha­rro Negro” por el año 55, por­que antes se lla­ma­ba El Táma­ro. Enton­ces, cuan­do ya cae la dic­ta­du­ra de Rojas Pini­lla en el 57, los des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros en reali­dad esta­ban como auto­de­fen­sa total­men­te vuel­tos movi­mien­to campesino.

Esto fue así, y es muy impor­tan­te saber que la gen­te seguía polí­ti­ca­men­te al Par­ti­do Comu­nis­ta, y esto lo agre­go para que se entien­da. Es lo que dice la his­to­ria que siem­pre hemos apren­di­do de nues­tros orí­ge­nes, que en el 58, la direc­ción del Par­ti­do había hecho el Con­gre­so, creo que era el octa­vo, y allí se había decla­ra­do como orien­ta­ción que se habían abier­to algu­nos espa­cios o posi­bi­li­da­des para hacer la lucha por la vía pací­fi­ca, sin negar cla­ro, que había que pelear duro en el camino de la demo­cra­ti­za­ción del país.

Eso de pron­to no era más que un deseo, pero fue lo que se pen­só y lo que se siguió como línea polí­ti­ca. Pero de todas mane­ras, la reali­dad puso en su sitio cada cosa, vién­do­se que para eso no había pers­pec­ti­vas cier­tas. La sola impo­si­ción del sis­te­ma polí­ti­co bipar­ti­dis­ta pari­ta­rio lo demos­tra­ba. Pero bueno, con todo y eso, lo que se indi­có para actuar fue la “línea de auto­de­fen­sa de masas con­tra la vio­len­cia ofi­cial y reaccionaria”.

Lo con­cre­to fue que el gobierno, con una fal­sa excu­sa de aca­bar con el ban­do­le­ris­mo, uti­li­zan­do agen­tes encu­bier­tos y des­mo­vi­li­za­dos libe­ra­les con­ver­ti­dos en para­mi­li­ta­res, siguió matan­do gen­te, pero sobre todo comu­nis­tas. El gobierno dice que esta­ba hacien­do la “gue­rra pre­ven­ti­va”, pero en reali­dad era pura gue­rra sucia. Con esa situa­ción, el Par­ti­do Comu­nis­ta man­tu­vo la línea de la “auto­de­fen­sa de masas”.

Eso se rati­fi­có en el noveno Con­gre­so, y des­pués lo hizo el 29 Pleno del Comi­té Cen­tral. Y ya cuan­do ese Pleno se esta­ba cele­bran­do, Esta­dos Uni­dos jun­to al ejér­ci­to colom­biano esta­ban eje­cu­tan­do el deno­mi­na­do Latin Ame­ri­can Secu­rity Ope­ra­tion, cono­ci­do como Plan Laso.

Enton­ces, fíje­se bien, con la paci­fi­ca­ción empren­di­da por el Fren­te Nacio­nal cons­ti­tui­do por la unión de los Par­ti­dos Libe­ral y Con­ser­va­dor, el per­so­nal arma­do comu­nis­ta que había se des­mo­vi­li­zó, entró a una supues­ta paz pro­me­ti­da por el gobierno, y esa deci­sión polí­ti­ca se apli­có prin­ci­pal­men­te en Mar­que­ta­lia, y des­de ahí mis­mo se man­tu­vo la gen­te orga­ni­za­da como movi­mien­to agrario.

Por la fin­ca de Mar­que­ta­lia se le pagó a la due­ña con unas cabe­zas de gana­do, unas mulas, y 50 mil pesos en efec­ti­vo. Con todo eso, hablan­do en pla­ta blan­ca, Mar­que­ta­lia dejó de ser zona gue­rri­lle­ra para con­ver­tir­se en zona cam­pe­si­na de acti­vi­dad agraria.

En ese momen­to en que se está fue­ra de la acti­vi­dad mili­tar, es que ase­si­nan al cama­ra­da Jaco­bo Prías, y eso no es sola­men­te deci­sión del gobierno colom­biano, por­que ya esta­ban andan­do los des­mo­vi­li­za­dos como para­mi­li­ta­res al ser­vi­cio del gobierno, como era el caso de José María Ovie­do (“Maria­chi”), que fue quien mate­rial­men­te lo asesinó.

El caso es que esta­ba en Colom­bia la misión yan­qui con el total bene­plá­ci­to de la oli­gar­quía. Esa misión esta­ba enca­be­za­da por William Yar­bo­rough y su equi­po (misión Yar­bo­rough), y son ellos los que dise­ñan e impo­nen el Plan Laso con­tra la resis­ten­cia cam­pe­si­na de la región de Mar­que­ta­lia, con un paque­te de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y pro­pa­gan­dís­ti­ca que tenía una visión ideo­ló­gi­ca anti­co­mu­nis­ta, saca­da de los manua­les con los que for­ma­ban a los “cua­dros mili­ta­res” del con­ti­nen­te en las escue­las de ins­truc­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se de los años 40 y 50.

Estas son las cosas impor­tan­tes que creo que se podrían resal­tar de lo que fue­ron las cir­cuns­tan­cias que rodea­ron la Ope­ra­ción Mar­que­ta­lia. Como le dije antes, el deta­lle de las accio­nes y el día a día de los hechos está bien rela­ta­do en los libros de los cama­ra­das Maru­lan­da y Jaco­bo Arenas.

-Entien­do que usted ve un hilo con­duc­tor entre lo que es la resis­ten­cia arma­da comu­nis­ta ante­rior a 1964 y el sur­gi­mien­to de las FARC. ¿Se podría afir­mar que este naci­mien­to es una deter­mi­na­ción más de orden ideo­ló­gi­co-polí­ti­co, o corres­pon­de más a una nece­si­dad de sobre­vi­ven­cia? ¿Real­men­te los cam­pe­si­nos no tuvie­ron otra alter­na­ti­va que la de rearmarse?

-Es que esos asun­tos no se pue­den sepa­rar como quien pone cosas dife­ren­tes en cos­ta­les dis­tin­tos. Una cosa va gene­ran­do la otra, va influ­yen­do. Si a usted lo per­si­guen para matar­lo para qui­tar­le la tie­rra, usted se defien­de como sea. Pero si usted logra la for­ma­ción que le ense­ña que es que hay unas razo­nes por las que le quie­ren qui­tar esa tie­rra, si usted toma con­cien­cia de eso, con segu­ri­dad su resis­ten­cia, su lucha ya no será por la mera tie­rra suya, lo cual es muy impor­tan­tes pero no ya lo fun­da­men­tal. Sino que usted pelea por la tie­rra, por los intere­ses del colec­ti­vo, y eso le va mar­can­do un tipo de pen­sa­mien­to dife­ren­te, si se quie­re llá­me­la ideo­ló­gi­ca y pón­ga­le que apa­re­cen razo­nes ideo­ló­gi­cas. Pero le repi­to que eso no se pue­de sepa­rar tajan­te­men­te. Yo le digo esto para mayor expli­ca­ción, y es que en el caso de la resis­ten­cia arma­da comu­nis­ta, es obvio que ella sur­ge como con­se­cuen­cia de un desa­rro­llo polí­ti­co de las estruc­tu­ras de un Par­ti­do, que cre­ce, se cua­li­fi­ca. Pero eso ocu­rre por­que encuen­tra una situa­ción obje­ti­va don­de dar­se, ocu­rre por­que ese Par­ti­do logra un influ­jo en las zonas rura­les que pade­cen abu­sos, latro­ci­nio, injus­ti­cias. Y ese Par­ti­do brin­da las expli­ca­cio­nes y las sali­das jus­tas para los afectados.

A fina­les de los años 40, en Colom­bia había una inten­sa repre­sión con­ser­va­do­ra. Eso fue duran­te los gobier­nos de Mariano Ospi­na Pérez, Lau­reano Gómez y Rober­to Urda­ne­ta. Para enton­ces, ya había un tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo y polí­ti­co del Par­ti­do Comu­nis­ta en el cam­po, allí don­de la gen­te tenía las mayo­res nece­si­da­des. Y la nece­si­dad prin­ci­pal era la de la tie­rra, y para ade­lan­tar esa lucha se orga­ni­za­ron las Ligas Cam­pe­si­nas. Pero ahí mis­mo se inten­si­fi­ca la repre­sión de los mis­mo que por déca­das le han arre­ba­ta­do la tie­rra a la gen­te del cam­po. Ahí mis­mo se inten­si­fi­ca la repre­sión de los terra­te­nien­tes que des­pués se pone más gra­ve con las per­se­cu­ción terri­ble que agre­gan a par­tir del ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán. Por esa per­se­cu­ción, por la nece­si­dad de sobre­vi­ven­cia, por­que ya había algo de con­cien­cia polí­ti­ca, la gen­te asu­me la orga­ni­za­ción de la auto­de­fen­sa de masas como auto­de­fen­sa arma­da. Este fenó­meno tie­ne espe­cial des­en­vol­vi­mien­to en el sur del Tolima.

Esa no es una eta­pa fácil, son tiem­pos de vida o muer­te, sobre todo en esas áreas estig­ma­ti­za­das por los pode­ro­sos. Una de ellas era el Toli­ma, ahí espe­cial­men­te usted pue­de poner a Cha­pa­rral, pero toman­do en cuen­ta que la per­se­cu­ción guber­na­men­tal con su poli­cía chu­la­vi­ta era con­tra cam­pe­si­nos libe­ra­les y comu­nis­tas. En eso, las manos de Mariano Ospi­na Pérez, Lau­reano Gómez y Rober­to Urda­ne­ta, como pre­si­den­tes, estu­vie­ron meti­das total­men­te. Bien pode­mos decir que ellos obli­ga­ron a las ligas cam­pe­si­nas a pasar de la resis­ten­cia de masas a la toma de las armas. Ese paso no fue sola­men­te de los comu­nis­tas, por­que a los libe­ra­les tam­bién les tocó y eso tocó hacer­lo car­gan­do con las fami­lias y todo para don­de quie­ra que toca­ba irse por la persecución.

En esto que estoy rela­tan­do se pue­de ver que de la auto­de­fen­sa se va pasan­do a la idea de cons­ti­tuir una gue­rri­lla, lo cual ya impli­ca­ba no sola­men­te un con­cep­to de defen­der la vida, sino que ade­más ya había un pro­pó­si­to polí­ti­co. Este paso es poco a poco, y lo obli­gan las cir­cuns­tan­cias, pero con el agre­ga­do de que se le va metien­do con­cien­cia política.

Sin temo­res pode­mos decir que has­ta antes del ata­que a Mar­que­ta­lia, había resis­ten­cia más que todo liga­da a la idea de la auto­de­fen­sa, pero que ya a esas altu­ras de los hechos, como pro­duc­to de un pro­ce­so, de unas cau­sas, de un agra­va­mien­to de los pro­ble­mas de orden mate­rial, pero ade­más por la cua­li­fi­ca­ción de la con­cien­cia polí­ti­ca, la orga­ni­za­ción que se con­ci­be es con una nue­va visión y una nue­va men­ta­li­dad, que es la de la guerrilla.

En este momen­to del pro­ce­so, ya no está sola­men­te la idea de la defen­sa de la par­ce­la, de la región. En este momen­to ha apa­re­ci­do una idea: que la resis­ten­cia arma­da fren­te a las agre­sio­nes com­pren­de una visión terri­to­rial, de influen­cia polí­ti­ca de gru­pos con mucha movi­li­dad y deci­sión de poder, con una con­duc­ción polí­ti­ca y mili­tar. De tal mane­ra que todos esos momen­tos impor­tan­tes de lucha de resis­ten­cia arma­da en Irco, en Chi­ca­lá, el Davis, en Villa­rri­ca, cada uno con sus cua­li­da­des y pro­ce­sos par­ti­cu­la­res, se con­vier­ten en un solo gran pro­ce­so ante­ce­den­te para lle­gar a lo que fue la expe­rien­cia de Mar­que­ta­lia como ini­cio de la gue­rri­lla en serio, a par­tir del que sur­gi­rán nue­vas expe­rien­cias que lue­go darán la madu­rez para pro­yec­tar la ocu­pa­ción de las tres cor­di­lle­ras. O dar el paso hacia la rea­li­za­ción de la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia del Blo­que Sur que es don­de con mejor refle­xión, con mayor orden y enten­di­mien­to, se hace el aná­li­sis de este pro­ce­so que se ha ido vivien­do, pero tam­bién pen­san­do y orde­nan­do en la men­te como para decir­nos a noso­tros mis­mos: bueno, ya hemos atra­ve­sa­do esta y esta otra situa­ción, ya hemos dado este y este otro paso, enton­ces hemos teni­do una evo­lu­ción, ya no somos sola­men­te una auto­de­fen­sa sino que aho­ra somos una gue­rri­lla. Por eso, aun­que toda­vía no nos lla­ma­mos FARC, esa Con­fe­ren­cia, la del Blo­que Sur, la con­si­de­ra­mos como la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia de las FARC-EP.

Esto tam­bién tie­ne su impor­tan­cia por­que se tra­ta de ver que hay momen­tos muy espe­cia­les en que en la lucha hay que hacer un alto para medi­tar, para hacer con­cien­cia del rum­bo que se le da a un pro­ce­so. Y en la Con­fe­ren­cia del Blo­que Sur hubo eso, la refle­xión sobre la expe­rien­cia orga­ni­za­ti­va, el aná­li­sis de la expe­rien­cia polí­ti­ca y mili­tar de la resis­ten­cia has­ta lle­gar, espe­cial­men­te, a la de Mar­que­ta­lia. Aquí deci­mos: bueno esto tie­ne otro carác­ter, el movi­mien­to arma­do ya no está sola­men­te por defen­der la vida de cada quien y de las fami­lias, sino que está por una lucha en que el pro­pó­si­to es la toma del poder. Y eso resul­ta que es un sal­to inmen­so, tan gran­de que mar­ca el ini­cio de la his­to­ria de las FARC como tal. A los pocos meses, creo que seis, se dará la Con­fe­ren­cia Cons­ti­tu­ti­va de nues­tra organización.

Con esta expli­ca­ción, vuel­vo un poco atrás para decir que el sur­gi­mien­to de las FARC obe­de­ce a un pro­ce­so, y que la fecha de fun­da­ción, que es la del 27 de mayo, es una sim­bo­lo­gía. Quie­ro decir que una orga­ni­za­ción como la nues­tra, no nace un día X por­que alguien lo deci­dió y ya, sino que su sur­gi­mien­to tie­ne unas cau­sas, hay una ges­ta­ción. La fecha reme­mo­ra un día heroi­co de esa resis­ten­cia, que es el com­ba­te pri­me­ro que se da cuan­do el avan­ce de la ope­ra­ción enemi­ga cho­ca con nues­tra gen­te y logra­mos recu­pe­rar los pri­me­ros fusi­les. Y has­ta aquí, en el pro­ce­so del que hablo, se han pro­du­ci­dos una can­ti­dad enor­me de hechos con un tras­fon­do de orden social, polí­ti­co y eco­nó­mi­co en el que la lucha por la tie­rra tie­ne un papel muy pero muy especial.

Enton­ces, sin duda, el ase­si­na­to del cama­ra­da Jaco­bo Prías, que era con el cama­ra­da Manuel Maru­lan­da, el fun­da­dor de Mar­que­ta­lia, y jefe del movi­mien­to agra­rio de la región por aquel enton­ces, y por otro lado el ata­que mili­tar con­tra la zona son, podría­mos decir, dos deto­nan­tes prin­ci­pa­les del sur­gi­mien­to de las FARC.

En varias oca­sio­nes se ha recor­da­do de nues­tra par­te un cri­te­rio muy pre­ci­so del cama­ra­da Manuel sobre estos hechos, y es que fue­ron los direc­to­rios de los par­ti­dos polí­ti­cos y los mili­ta­res los que movie­ron a los delin­cuen­tes como Maria­chi, para que se pro­du­je­ra el ase­si­na­to de Jaco­bo Prías, quien ya era cono­ci­do como un diri­gen­te muy que­ri­do, que esta­ba de lleno en la polí­ti­ca abier­ta, pací­fi­ca, des­ar­ma­da, como inte­gran­te ade­más del Par­ti­do Comu­nis­ta. Él hacía par­te del Comi­té Cen­tral de este Par­ti­do. Maru­lan­da sobre esto tie­ne una fra­se muy cono­ci­da en la que dice que “con el correr del tiem­po, la muer­te de ‘Cha­rro Negro’ nos ha lle­va­do a una con­fron­ta­ción nacio­nal con gran­des pers­pec­ti­vas para pro­du­cir cam­bios. Y si ello nos per­mi­te crear todas las con­di­cio­nes para tomar­nos el poder”. A eso, él le agre­ga­ba la opi­nión de que no todas las veces se pro­du­cen levan­ta­mien­tos arma­dos por la muer­te de un coman­dan­te. Y decía que a su modo de ver, prác­ti­ca­men­te era un caso muy particular.

Y sobre esos pen­sa­mien­tos es que el cama­ra­da Manuel Maru­lan­da afir­ma­ba que “en Mar­que­ta­lia ha comen­za­do el chis­pa­zo y el comien­zo de la revo­lu­ción en serio, de acuer­do a lo que esta­mos vien­do”. A “Cha­rro” lo ase­si­na­ron por la espal­da el 11 de enero de 1960. Yo ingre­sé a la gue­rri­lla el mis­mo mes del mis­mo año, unos días des­pués de ese cri­men de Esta­do, en ple­na ini­cia­ción del sis­te­ma polí­ti­co exclu­yen­te libe­ral-con­ser­va­dor que las oli­gar­quías bau­ti­za­ron con el nom­bre pom­po­so de Fren­te Nacio­nal, y en pleno desa­rro­llo de la “gue­rra pre­ven­ti­va” y bajo el peso de la lla­ma­da “Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal” que implan­ta­ron los Esta­dos Uni­dos en nues­tro país con el bene­plá­ci­to de quie­nes nos gobernaban.

Des­de 1958, quien había asu­mi­do la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca cómo pri­mer man­da­ta­rio del Fren­te Nacio­nal, era el libe­ral Alber­to Lle­ras Camar­go. Ya des­de el par­la­men­to colom­biano, el señor Álva­ro Gómez Hur­ta­do, el hijo de otro nefas­to pre­si­den­te que se lla­mó Lau­reano Gómez, había ini­cia­do una cam­pa­ña feroz con­tra Mar­que­ta­lia dicien­do que era una “Repú­bli­ca Inde­pen­dien­te”. Así que aún estan­do Lle­ras Camar­go en la Pre­si­den­cia, se pro­du­jo el pri­mer ata­que a Mar­que­ta­lia; eso fue el 8 de enero de 1962. El segun­do ata­que, que es del que esta­mos hablan­do, se da en 1964 bajo la pre­si­den­cia de Gui­ller­mo León Valen­cia. Esta es la que se lla­ma pro­pia­men­te “Ope­ra­ción Mar­que­ta­lia” y la rea­li­zan como par­te del Plan Laso.

-Miguel, hoy en día, y lue­go de sus 52 años de gue­rra, lo cual sig­ni­fi­ca su pre­sen­cia en pri­me­ra línea de com­ba­te; a lo lar­go de los 50 años de lucha que cum­plen las FARC en este mes de mayo de 2014, ¿qué sig­ni­fi­ca para usted el nom­bre Marquetalia?

-Mar­que­ta­lia, apar­te de todo lo que he expli­ca­do, tie­ne un sen­ti­do muy espe­cial, que es el sen­ti­do que le dan todos los gue­rri­lle­ros de las FARC, inclu­yen­do a los más nue­vos. Por­que es que a los más nue­vos se les ense­ña la his­to­ria para que ten­gan cla­ro de dón­de es que veni­mos y para dón­de es que vamos. Enton­ces Mar­que­ta­lia es el sím­bo­lo de la resis­ten­cia popu­lar arma­da en nues­tro país. Pero tam­bién es el sím­bo­lo del sur­gi­mien­to de la gue­rri­lla como tal, ya toman­do el rum­bo no de la auto­de­fen­sa cam­pe­si­na, sino el de la gue­rra de gue­rri­llas móvi­les. Ade­más, con un heroís­mo que gene­ra mucho orgu­llo en el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio fariano. De ese sím­bo­lo vie­ne un com­pro­mi­so inque­bran­ta­ble de lle­var la lucha por las trans­for­ma­cio­nes socia­les has­ta don­de nos tra­za­mos, que es hacer una revo­lu­ción socia­lis­ta en Colom­bia. Eso no es para que se nos que­de por ahí enre­da­do. Ese es el com­pro­mi­so que sig­ni­fi­ca Mar­que­ta­lia, por­que ade­más es el com­pro­mi­so que tie­ne otro nom­bre inclau­di­ca­ble, que es el nom­bre de nues­tro eterno coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez.

-¿A usted le tocó pelear en Marquetalia?

-Pues ahí empe­cé y toda­vía no he ter­mi­na­do. Lo que no le podría decir es en cuán­tos com­ba­tes par­ti­ci­pé, por­que es como difí­cil poner­se a lle­var cuen­tas de ese tipo. Lo que sí le diría es que noso­tros no nos reple­gá­ba­mos has­ta cuan­do se nos aca­ba­ba la comi­da, y eso impli­ca que hubo muchos com­ba­tes, y muchos sol­da­dos del gobierno muer­tos y heri­dos. Noso­tros recu­pe­ra­mos buen arma­men­to. Tam­bién hubo una com­pa­ñe­ra muer­ta, no recuer­do aho­ra su nom­bre de gue­rra, la ame­tra­lló un avión. Tam­bién hubo un gue­rri­lle­ro muer­to en com­ba­te, él se lla­ma­ba Luis Sal­ga­do y otro gue­rri­lle­ro se des­nu­có cuan­do se cayó con cua­tro arro­bas de maíz enci­ma. Otra gen­te nues­tra se enfer­mó de virue­la negra y otros con un mal en los pies que lla­ma­ban “espue­la de gallo”. No es fácil, en la gue­rra mue­re gen­te de lado y lado, y todos tie­nen sus dolientes.

Des­pués de muchos com­ba­tes, sali­mos hacia el coman­do de Ciro Tru­ji­llo en Río Chi­qui­to. Eso sig­ni­fi­ca­ba ocho días por tro­cha para lle­gar has­ta allá, pasan­do por el Sim­bo­la. Ya asen­ta­dos por esos lados, venía­mos inter­mi­ten­te­men­te a Mar­que­ta­lia a pelear unos días y otra vez regre­sá­ba­mos a Río Chi­qui­to. Ahí gene­ral­men­te, pro­me­dian­do, entre ida y vuel­ta y los ratos de pelea, nos gas­tá­ba­mos 20 días. Pero cuan­do mon­tá­ba­mos embos­ca­das y la tro­pa enemi­ga demo­ra­ba en pasar por el lugar pre­pa­ra­do, el tiem­po de espe­ra se nos alar­ga­ba has­ta por un mes, pero no nos regre­sá­ba­mos sin pelear, había que pelear.

-¿Cree usted que aún se siguen man­te­nien­do las mis­mas moti­va­cio­nes de antes para la lucha en las FARC?

-Por supues­to, las cir­cuns­tan­cias que moti­van la lucha arma­da siguen sien­do las mis­mas, solo que en un con­tex­to con­tem­po­rá­neo y con los pro­ble­mas agra­va­dos. Sigue el mis­mo inter­ven­cio­nis­mo esta­dou­ni­den­se por el domi­nio de nues­tras tie­rras que se las quie­ren dis­tri­buir a peda­zos; eso en comu­nión con el gobierno que cada día se des­le­gi­ti­ma. Este gobierno no pone freno a la extran­je­ri­za­ción de la tie­rra y de nues­tros recur­sos. En el plano de la demo­cra­cia lo que hay cada día son nue­vas res­tric­cio­nes, nue­vas nor­mas “liber­ti­ci­das” de “segu­ri­dad ciu­da­da­na”. Los diver­sos gobier­nos de dere­cha siem­pre le han dado la espal­da al genuino sobe­rano, y sin impor­tar­le la suer­te de los nacio­na­les arre­me­te con­tra los bos­ques y reser­vas natu­ra­les, que no solo deben ser pre­ser­va­das por con­di­cio­nes obvias de cui­da­do ambien­tal, tam­bién por­que son par­te inalie­na­ble y sagra­da de nues­tros pue­blos abo­rí­ge­nes, cuya cos­mo­vi­sión le da un valor pre­cia­do y entra­ña­ble a la tie­rra. Y esto no es tra­di­ción sola­men­te de ellos sino de todos los colom­bia­nos, sobre todo de los cam­pe­si­nos y comu­ni­da­des rura­les en gene­ral, que en vir­tud del mes­ti­za­je tie­nen una gran influen­cia indí­ge­na en su idiosincrasia.

Aho­ra nos que­dan miles de muer­tos, tan­to sol­da­dos como gue­rri­lle­ros, cam­pe­si­nos, y pue­blo que sigue sufrien­do la vio­len­cia des­ata­da por estos gobier­nos, que cada día entre­gan nues­tra rique­za colom­bia­na a unas mul­ti­na­cio­na­les. Uti­li­zan las mis­mas arti­ma­ñas para lograr el exter­mi­nio, aun­que aho­ra empeo­ra­ron, por­que no les bas­ta con que­rer aca­bar con su encar­ni­za­do plan gue­rre­ris­ta a la gue­rri­lla sino que, ade­más, se valen de la mani­pu­la­ción de los medios de infor­ma­ción para lle­nar con ilu­sio­nes y fala­cias las expec­ta­ti­vas de paz de la nación.

A mí, mucho de lo que hoy se dice des­de la pro­pa­gan­da ofi­cial me recuer­da a lo que el gobierno tam­bién decía antes; pare­cie­ra que eso el gobierno no cam­bia. Recuer­do, por ejem­plo, que estan­do en Río Chi­qui­to, en el coman­do de Ciro Tru­ji­llo, el gobierno hacía la pro­pa­gan­da sobre que ya había aca­ba­do con los mar­que­ta­lia­nos. Igual que aho­ra, cuan­do el gobierno ven­de la ima­gen, con base en men­ti­ras, de una gue­rri­lla doble­ga­da cuya úni­ca opción es entre­gar las armas sin dere­cho a exi­gir nada, y pare­cie­ra que un diá­lo­go para el enten­di­mien­to lo qui­sie­ran con­ver­tir en un pro­ce­so de some­ti­mien­to lleno de mez­quin­da­des, de tal for­ma que a estas altu­ras de la vida toda­vía el gobierno no se deci­de a aca­bar con el latifundio.

De todas mane­ras y fren­te a la pro­pa­gan­da enemi­ga que sugie­re nues­tro decli­ve, des­pués de acor­dar­me de tan­ta odi­sea en esta lucha, me da risa ver al enemi­go tra­tan­do de pre­sio­nar­nos como si nos fué­ra­mos a asus­tar. No, eso no va con noso­tros. Por lo menos yo estoy aquí toda­vía lidian­do y con ganas de seguir lue­go de medio siglo de estar bata­llan­do. Le apues­to a la paz, la desea­mos, pero resol­vien­do los pro­ble­mas que gene­ra­ron el alza­mien­to. En eso, las ganas para seguir luchan­do nos sobran.

-Bien coman­dan­te Miguel, le agra­dez­co mucho su aten­ción y su dis­po­si­ción para res­pon­der a esta entre­vis­ta. Algún men­sa­je final.

-Pues sí, yo me había com­pro­me­ti­do a narrar algu­nas anéc­do­tas sobre aque­llos días de Río Chi­qui­to, mis expe­rien­cias con Lís­ter, con el cama­ra­da Jai­me Gua­ra­cas, con el cama­ra­da Manuel, con el cama­ra­da Jaco­bo. Y la ver­dad es que que­do debien­do esa par­te, pero no me bajo del com­pro­mi­so. Aho­ra pen­sé que era mejor hablar del sen­ti­do gene­ral que tie­ne ese sím­bo­lo que es Mar­que­ta­lia, sobre todo en este mes en que cum­pli­mos 50 años de resis­ten­cia como FARC-EP. Pen­sé así por­que Colom­bia debe tener bien cla­ro que esta lucha tie­ne un ori­gen, unas razo­nes lle­nas de jus­te­za, que no es un capri­cho o el pro­duc­to de la insen­sa­tez. Diga­mos que dejo dos men­sa­jes. Uno, muy sen­ci­llo, y es el de la reite­ra­ción de mi com­pro­mi­so de narrar algu­nas anéc­do­tas de esta his­to­ria hecha por gen­te humil­de que quie­re la paz con jus­ti­cia social para el país y que está dis­pues­ta a entre­gar la vida por ello. Un segun­do men­sa­je tie­ne que ver con la paz, y es que esta­mos en La Haba­na por­que tene­mos con­ven­ci­mien­to de lograr ese pro­pó­si­to. Hay una nece­si­dad nacio­nal de paz y las FARC quie­ren ayu­dar a for­jar los esce­na­rios que la per­mi­tan. Pero eso no depen­de sola­men­te de noso­tros. En este momen­to ya cum­pli­mos el año y medio de diá­lo­gos y hemos con­cre­ta­do dos acuer­dos par­cia­les. Uno sobre Refor­ma Rural Inte­gral y otro sobre Par­ti­ción Polí­ti­ca. En el pri­me­ro, se con­sig­nan logros y de eso ya hablé en algún momen­to, resal­tan­do que la pro­me­sa de for­ma­li­zar­le la tie­rra a todos los cam­pe­si­nos es muy impor­tan­te, como lo es la pro­me­sa de lle­var salud, vivien­da, educación,etc. Pero eso ape­nas está en pro­me­sas y con el incon­ve­nien­te de que toda­vía el gobierno no se com­pro­me­te con la deli­mi­ta­ción del lati­fun­dio, con una redis­tri­bu­ción en serio de la tie­rra y con fre­nar su extran­je­ri­za­ción. Estos son ele­men­tos fun­da­men­ta­les de una refor­ma agra­ria, lo que quie­re decir que lo fun­da­men­tal no está resuelto.

Y en el plano de la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, que es el asun­to de la demo­cra­cia, tam­bién todo está como un paque­te de pro­me­sas en el que lo más resal­tan­te podría ser la crea­ción de cir­cuns­crip­cio­nes lec­to­ra­les espe­cia­les para la gen­te que vive en las zonas más apar­ta­das. Estas per­so­nas podrían ele­gir en las elec­cio­nes nor­ma­les y lue­go hacer­lo nue­va­men­te para una repre­sen­ta­ción espe­cial de sus zonas. Pero asun­tos como el de la refor­ma elec­to­ral y polí­ti­ca que recom­pon­ga este corrom­pi­do sis­te­ma elec­to­ral, no están resuel­tos ni siquie­ra como pro­me­sa. Como tam­po­co están resuel­tos temas cru­cia­les como el de la exis­ten­cia del para­mi­li­ta­ris­mo o de la exis­ten­cia de la cri­mi­nal Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal, la mis­ma del enemi­go interno que es la que ha des­ata­do la gue­rra sucia y el terror ofi­cial en Colombia.

Enton­ces, asun­tos esen­cia­les de la demo­cra­cia toda­vía están en vere­mos. Y sobre el ter­cer pun­to refe­ri­do al tema del nar­co­trá­fi­co, hay avan­ces pero debe haber una defi­ni­ción más cla­ra del Esta­do en cuan­to a su com­pro­mi­so de cam­biar la polí­ti­ca de gue­rra con­tra las dro­gas, que ha fra­ca­sa­do mun­dial­men­te y en Colom­bia ha lle­na­do el país de san­gre, con­ta­mi­na­ción ambien­tal y muer­te. El gobierno ni siquie­ra se ha com­pro­me­ti­do aún con aca­bar con las desas­tro­sas fumi­ga­cio­nes que le lle­nan el bol­si­llo a Mon­san­to mien­tras des­tru­ye nues­tro medio ambien­te. Y por otro lado, mien­tras gol­pea con todo a los esla­bo­nes más débi­les de la cade­na, que son los cul­ti­va­do­res y los con­su­mi­do­res, no des­plie­ga accio­nes visi­bles con­tra los duros del nar­co­trá­fi­co que están incrus­ta­dos en el sec­tor finan­cie­ro. De todas mane­ras hay avan­ces, pero aún hay mucha cosa meti­da en el con­ge­la­dor y se tra­ta de asun­tos fun­da­men­ta­les que hay que comen­zar a abor­dar sin más demoras.

En todo caso, como se tra­ta de asun­tos deli­ca­dos, de inte­rés nacio­nal, segu­ra­men­te lo más con­ve­nien­te será que se con­vo­que la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te que le per­mi­ta al sobe­rano actuar con sabi­du­ría en la defi­ni­ción de estas difi­cul­ta­des y en la con­cre­ción de la refren­da­ción. Esa Asam­blea es una nece­si­dad, como lo es tam­bién la crea­ción de una Comi­sión que escla­rez­ca la ver­dad sobre la his­to­ria del con­flic­to, esta­ble­cien­do las res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas del caso. Sin esa Comi­sión es impo­si­ble abor­dar el impor­tan­te tema de las víc­ti­mas del con­flic­to. Ya sabe­mos que si se requie­re jus­ti­cia, obli­ga­da­men­te se debe esta­ble­cer la ver­dad, por eso la urgen­cia de la Comisión.

Bueno, no me extien­do más. Tam­bién agra­dez­co la pacien­cia suya para reci­bir mis res­pues­tas y dejo mi deseo por­que el pue­blo colom­biano se empe­ñe con su vigor y su crea­ti­vi­dad en esta loa­ble tarea que es la de alcan­zar la paz con jus­ti­cia social para todos.

-Gra­cias a usted coman­dan­te Pas­cua, ha sido impor­tan­te su rela­to, que se cono­ce poco en nues­tra Amé­ri­ca lati­na y cari­be­ña. Espe­re­mos que este nue­vo inten­to de solu­ción al con­flic­to social y arma­do ter­mi­ne con un acuer­do de paz jus­to y dura­de­ro, lo cual sería un gran triun­fo para su pue­blo y para nues­tros pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños. Pero antes, díga­me cómo le ha pare­ci­do nues­tro país.

-Cuba es real­men­te un país muy her­mo­so, de per­so­nas muy ins­trui­das y cul­tas, con una extra­or­di­na­ria voca­ción soli­da­ria, gen­tes muy espon­tá­neas. Siem­pre he admi­ra­do la lucha del pue­blo cubano, que fue un ejem­plo para noso­tros. El cama­ra­da Fidel Cas­tro, el Che Gue­va­ra, son sím­bo­los muy gran­des para todos los revo­lu­cio­na­rios. La obra de la revo­lu­ción cuba­na reper­cu­te en toda nues­tra región, sobre todo lle­van­do salud y edu­ca­ción a muchos pue­blos her­ma­nos. Real­men­te Cuba y su Revo­lu­ción son un para­dig­ma de resis­ten­cia y lo demues­tran en su lucha con­tra ese bru­tal blo­queo de Esta­dos Uni­dos, cad

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *