La CIA coor­di­na una alian­za de nazis y yihadistas

El mun­do está cam­bian­do. Antes había una dere­cha capi­ta­lis­ta y una izquier­da socia­lis­ta. Aho­ra, Esta­dos Uni­dos domi­na el mun­do y la pri­me­ra dis­yun­ti­va que todo el mun­do se plan­tea es entre poner­se al ser­vi­cio de ese país o resis­tir. Como ya suce­dió duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, pode­mos encon­trar todas las ideo­lo­gías en cada ban­do. Por el momen­to, Washing­ton está coor­di­nan­do en Euro­pa la alian­za entre nazis y yiha­dis­tas, con la ben­di­ción de los rusos anti-Putin.

JPEG - 18.2 KB
El 8 de mayo de 2007, en Ter­no­pol (oes­te de Ucra­nia), gru­púscu­los nazis e isla­mis­tas crean un supues­to «Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta» para luchar con­tra Rusia. Orga­ni­za­cio­nes de Litua­nia, Polo­nia, Ucra­nia y Rusia par­ti­ci­pan en el encuen­tro, al igual que los isla­mis­tas sepa­ra­tis­tas de Cri­mea, de Adi­gue­sia, Dagues­tán, Ingu­che­tia, Kabar­dia-Bal­ka­ria, Kara­cha­ye­vo-Cher­ke­sia, Ose­tia y Che­che­nia. Al no poder via­jar a Ter­no­pol, debi­do a las san­cio­nes inter­na­cio­na­les, el terro­ris­ta che­cheno Doku Uma­rov envía un tex­to escri­to. El pre­si­den­te del «Fren­te» es Dimi­tro Yarosh, quien se con­ver­ti­rá en febre­ro de 2014 –con el gol­pe de Esta­do de Kiev– en secre­ta­rio adjun­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Ucrania.

El enfren­ta­mien­to entre los gol­pis­tas de Kiev, res­pal­da­dos por la OTAN y la Unión Euro­pea, y los fede­ra­lis­tas ucra­nia­nos, que cuen­tan con el apo­yo de Rusia, ha lle­ga­do a un pun­to en que es impo­si­ble vol­ver al sta­tu quo ante. El 2 de mayo de 2014, el pre­si­den­te gol­pis­ta Ole­xan­der Tur­chi­nov y el oli­gar­ca israe­lo-ucra­niano Igor Kolo­moisky orga­ni­za­ron una masa­cre en la Casa de los Sin­di­ca­tos de Ode­sa, hecho al que la pren­sa occi­den­tal ha res­ta­do impor­tan­cia des­de el pri­mer momen­to y que aho­ra escon­de, a pesar de los tes­ti­mo­nios y prue­bas que siguen acu­mu­lán­do­se [1]. Des­pués de los horro­res regis­tra­dos en Ode­sa el 2 de mayo, no pare­ce posi­ble que las dos pobla­cio­nes pue­dan seguir vivien­do juntas.

Que­da­rían 3 posi­bles escenarios:
- Esta­dos Uni­dos deci­de trans­for­mar Ucra­nia en una nue­va Yugos­la­via don­de pro­vo­car una gue­rra, con la espe­ran­za de impli­car en ella a Rusia y la Unión Euro­pea para que se des­gas­ten entre sí;
- Esta­dos Uni­dos tra­ta de mul­ti­pli­car los tea­tros de enfren­ta­mien­to alre­de­dor de Rusia, empe­zan­do por Georgia;
- Esta­dos Uni­dos empu­ja com­ba­tien­tes no esta­ta­les a des­es­ta­bi­li­zar a Rusia en Cri­mea o en Daguestán.

Inde­pen­dien­te­men­te de la opción que se esco­ja al final, el hecho es que Washing­ton ya está crean­do des­de aho­ra un ejér­ci­to de mercenarios.

El Con­se­jo de Defen­sa del nue­vo régi­men de Kiev ha envia­do emi­sa­rios a Euro­pa occi­den­tal para con­tra­tar mili­tan­tes de extre­ma dere­cha dis­pues­tos a ir a Ucra­nia a luchar con­tra los fede­ra­lis­tas –cali­fi­ca­dos de «pro-rusos». Y ya se creó una célu­la «Pravy Sek­tor Fran­cia» cuyos miem­bros serán incor­po­ra­dos pró­xi­ma­men­te a la Guar­dia Nacio­nal ucra­nia­na. Por otro lado, el Con­se­jo de Defen­sa de Kiev tie­ne tam­bién la inten­ción de engro­sar las filas de sus defen­so­res agre­gan­do a estos neo­na­zis de Euro­pa occi­den­tal nume­ro­sos yiha­dis­tas, posee­do­res de ver­da­de­ra expe­rien­cia en el plano militar.

Si pasa­mos por alto cier­ta mez­co­lan­za de sím­bo­los, lo cier­to es que nazis y yiha­dis­tas tie­nen cosas en común: el cul­to de la vio­len­cia y el sue­ño sio­nis­ta de domi­na­ción mun­dial. Y son por lo tan­to com­pa­ti­bles con todas las demás orga­ni­za­cio­nes que Washing­ton apo­ya, has­ta con el Fren­te de Izquier­da Ruso de Ser­guei Udal­tsov y con su ami­go Ale­xei Navalny. De hecho ya exis­ten nume­ro­sos con­tac­tos entre ellos.

Más que apli­car la clá­si­ca cate­go­ri­za­ción derecha/​izquierda de los tiem­pos de la gue­rra fría, la úni­ca línea defi­ni­to­ria per­ti­nen­te en estos tiem­pos es imperialismo/​resistencia. En Ucra­nia, el régi­men de Kiev y sus par­ti­da­rios usan como refe­ren­cia la lucha de la Wehr­macht con­tra los judíos, los comu­nis­tas y los rusos mien­tras que en Donetsk se cele­bra la vic­to­ria de la Patria sobre el fas­cis­mo duran­te la «Gran Gue­rra Patria», o sea la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Los de Kiev defi­nen su iden­ti­dad en fun­ción de su pro­pia His­to­ria, ya sea esta real o míti­ca. Los de Donetsk se defi­nen como per­so­nas pro­ve­nien­tes de comu­ni­da­des con his­to­rias dife­ren­tes pero uni­das por su lucha con­tra la opresión.

La prue­ba vivien­te de que esta fron­te­ra es la úni­ca real­men­te per­ti­nen­te es el oli­gar­ca judío Igor Kolo­moisky, quien finan­cia indi­vi­duos que gri­tan «¡Muer­te a los judíos!». Kolo­moisky es un mafio­so que ha aca­pa­ra­do una de las mayo­res for­tu­nas de Euro­pa apo­de­rán­do­se –a pun­ta de pis­to­la– de gran­des empre­sas de la meta­lur­gia, la finan­za y la ener­gía. Goza del res­pal­do de Esta­dos Uni­dos y ha posi­cio­na­do varias per­so­na­li­da­des esta­dou­ni­den­ses –como el hijo del vice­pre­si­den­te Joe Biden– en el con­se­jo de admi­nis­tra­ción de su hol­ding ucra­niano del gas [2]. Kolo­moisky no sólo no tie­ne nin­gún repa­ro en finan­ciar gru­pos neo­na­zis sino que ade­más se ale­gró cuan­do estos ase­si­na­ron –por orden suya– varios judíos anti­sio­nis­tas en Odesa.

No es nue­va la cola­bo­ra­ción entre nazis y yiha­dis­tas. Tie­ne su ori­gen en las 3 divi­sio­nes musul­ma­nas de la Waf­fen SS. La 13ª Divi­sión SS «Hands­char» se com­po­nía de bos­nios, en la 21ª Divi­sión SS «Skan­der­beg» eran koso­va­res y los com­ba­tien­tes de la 23ª Divi­sión SS «Kama» eran croa­tas. Todos eran musul­ma­nes y prac­ti­ca­ban un islam influen­cia­do por Tur­quía. A fin de cuen­tas, la mayo­ría de aque­llos com­ba­tien­tes deser­ta­ron duran­te la gue­rra con­tra el Ejér­ci­to Rojo.

Más recien­te­men­te, nazis y tak­fi­ris­tas lucha­ron jun­tos nue­va­men­te con­tra los rusos a raíz de la pro­cla­ma­ción del Emi­ra­to Islá­mi­co de Ich­ke­ria (Segun­da gue­rra de Che­che­nia, 1999 – 2000).

El 8 de mayo de 2007, en Ter­no­pol –loca­li­dad del oes­te de Ucra­nia– nazis de los paí­ses bál­ti­cos, de Polo­nia, Ucra­nia y Rusia y yiha­dis­tas ucra­nia­nos y rusos crea­ron un lla­ma­do «Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta», con apo­yo de la CIA. Su pre­si­den­te es Dimi­tro Yarosh, con­ver­ti­do por obra y gra­cia del gol­pe de Esta­do de Kiev –en febre­ro de 2014– en secre­ta­rio adjun­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Ucra­nia y pos­te­rior­men­te en can­di­da­to de Pravy Sek­tor a la elec­ción pre­si­den­cial del 25 de mayo.

En julio de 2013, el emir del Cáu­ca­so y res­pon­sa­ble local de al-Qae­da Doku Uma­rov exhor­tó a los miem­bros del «Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta» a irse a luchar a Siria. No exis­te, sin embar­go, docu­men­ta­ción cla­ra sobre la par­ti­ci­pa­ción de nazis en las ope­ra­cio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción que actual­men­te se desa­rro­llan en el Levante.

Lo que sí se sabe es que varias dece­nas de yiha­dis­tas tár­ta­ros de Cri­mea estu­vie­ron luchan­do en Siria y fue­ron pos­te­rior­men­te tras­la­da­dos a Kiev por el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia de Tur­quía (MIT) para par­ti­ci­par en los des­ór­de­nes de Euro­Mai­dan y en el gol­pe de Esta­do del 22 de febre­ro, jun­to a Dimi­tro Yarosh [3].

Las medi­das adop­ta­das en Euro­pa, a pedi­do del secre­ta­rio esta­dou­ni­den­se de Segu­ri­dad de la Patria Jeh John­son, para impe­dir el regre­so de los yiha­dis­tas a sus paí­ses de ori­gen mues­tran que la CIA tie­ne inten­cio­nes de uti­li­zar­los en un nue­vo fren­te [4]. La dimi­sión for­zo­sa del prín­ci­pe sau­di­ta Ban­dar Ben Sul­tan, el 15 de abril y a pedi­do del secre­ta­rio de Esta­do John Kerry [5], y la de su her­mano el prín­ci­pe Sal­man Ben Sul­tan, el 14 de mayo y bajo la pre­sión del secre­ta­rio de Defen­sa Chuck Hagel [6], demues­tran la volun­tad esta­dou­ni­den­se de avan­zar hacia una refun­da­ción del dis­po­si­ti­vo yihadista.

¿Sabrán los euro­peos y ára­bes que han opta­do por la resis­ten­cia aliar­se también?

Fuen­te
Al-Watan (Siria)

[1] «Cri­men en Ode­sa», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 7 de mayo de 2014. «Las masa­cres de Ode­sa dan el tiro de gra­cia a la uni­dad de Ucra­nia», Orien­tal Review /​Red Vol­tai­re, 13 de mayo de 2014; «La masa­cre de Ode­sa fue orga­ni­za­da en la cúpu­la del régi­men ucra­niano», антифашист /​Red Vol­tai­re, 17 de mayo de 2014.

[2] «En Ucra­nia, el hijo de Joe Biden con­ju­ga uti­li­dad e intere­ses per­so­na­les», Red Vol­tai­re, 14 de mayo de 2014.

[3] «Yiha­dis­tas dan ser­vi­cio de segu­ri­dad a los mani­fes­tan­tes de Kiev», Red Vol­tai­re, 4 de diciem­bre de 2013.

[4] «Siria se con­vier­te en «tema de segu­ri­dad inter­na» para Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea», Red Vol­tai­re, 8 de febre­ro de 2014.

[5] «Dimi­sión del prín­ci­pe Ban­dar ben Sul­tan», Red Vol­tai­re, 17 de abril de 2014.

[6] «Redis­tri­bu­ción de pape­les en Ara­bia Sau­di­ta», Red Vol­tai­re, 15 de mayo de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *