La CIA coor­di­na una alian­za de nazis y yihadistas

El mun­do está cam­bian­do. Antes había una dere­cha capi­ta­lis­ta y una izquier­da socia­lis­ta. Aho­ra, Esta­dos Uni­dos domi­na el mun­do y la pri­me­ra dis­yun­ti­va que todo el mun­do se plan­tea es entre poner­se al ser­vi­cio de ese país o resis­tir. Como ya suce­dió duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, pode­mos encon­trar todas las ideo­lo­gías en cada ban­do. Por el momen­to, Washing­ton está coor­di­nan­do en Euro­pa la alian­za entre nazis y yiha­dis­tas, con la ben­di­ción de los rusos anti-Putin.

JPEG - 18.2 KB
El 8 de mayo de 2007, en Ter­no­pol (oes­te de Ucra­nia), gru­púscu­los nazis e isla­mis­tas crean un supues­to «Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta» para luchar con­tra Rusia. Orga­ni­za­cio­nes de Litua­nia, Polo­nia, Ucra­nia y Rusia par­ti­ci­pan en el encuen­tro, al igual que los isla­mis­tas sepa­ra­tis­tas de Cri­mea, de Adi­gue­sia, Dagues­tán, Ingu­che­tia, Kabar­dia-Bal­ka­ria, Kara­cha­ye­vo-Cher­ke­sia, Ose­tia y Che­che­nia. Al no poder via­jar a Ter­no­pol, debi­do a las san­cio­nes inter­na­cio­na­les, el terro­ris­ta che­cheno Doku Uma­rov envía un tex­to escri­to. El pre­si­den­te del «Fren­te» es Dimi­tro Yarosh, quien se con­ver­ti­rá en febre­ro de 2014 –con el gol­pe de Esta­do de Kiev– en secre­ta­rio adjun­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Ucrania.

El enfren­ta­mien­to entre los gol­pis­tas de Kiev, res­pal­da­dos por la OTAN y la Unión Euro­pea, y los fede­ra­lis­tas ucra­nia­nos, que cuen­tan con el apo­yo de Rusia, ha lle­ga­do a un pun­to en que es impo­si­ble vol­ver al sta­tu quo ante. El 2 de mayo de 2014, el pre­si­den­te gol­pis­ta Ole­xan­der Tur­chi­nov y el oli­gar­ca israe­lo-ucra­niano Igor Kolo­moisky orga­ni­za­ron una masa­cre en la Casa de los Sin­di­ca­tos de Ode­sa, hecho al que la pren­sa occi­den­tal ha res­ta­do impor­tan­cia des­de el pri­mer momen­to y que aho­ra escon­de, a pesar de los tes­ti­mo­nios y prue­bas que siguen acu­mu­lán­do­se [1]. Des­pués de los horro­res regis­tra­dos en Ode­sa el 2 de mayo, no pare­ce posi­ble que las dos pobla­cio­nes pue­dan seguir vivien­do juntas.

Que­da­rían 3 posi­bles escenarios:
- Esta­dos Uni­dos deci­de trans­for­mar Ucra­nia en una nue­va Yugos­la­via don­de pro­vo­car una gue­rra, con la espe­ran­za de impli­car en ella a Rusia y la Unión Euro­pea para que se des­gas­ten entre sí;
- Esta­dos Uni­dos tra­ta de mul­ti­pli­car los tea­tros de enfren­ta­mien­to alre­de­dor de Rusia, empe­zan­do por Georgia;
- Esta­dos Uni­dos empu­ja com­ba­tien­tes no esta­ta­les a des­es­ta­bi­li­zar a Rusia en Cri­mea o en Daguestán.

Inde­pen­dien­te­men­te de la opción que se esco­ja al final, el hecho es que Washing­ton ya está crean­do des­de aho­ra un ejér­ci­to de mercenarios.

El Con­se­jo de Defen­sa del nue­vo régi­men de Kiev ha envia­do emi­sa­rios a Euro­pa occi­den­tal para con­tra­tar mili­tan­tes de extre­ma dere­cha dis­pues­tos a ir a Ucra­nia a luchar con­tra los fede­ra­lis­tas –cali­fi­ca­dos de «pro-rusos». Y ya se creó una célu­la «Pravy Sek­tor Fran­cia» cuyos miem­bros serán incor­po­ra­dos pró­xi­ma­men­te a la Guar­dia Nacio­nal ucra­nia­na. Por otro lado, el Con­se­jo de Defen­sa de Kiev tie­ne tam­bién la inten­ción de engro­sar las filas de sus defen­so­res agre­gan­do a estos neo­na­zis de Euro­pa occi­den­tal nume­ro­sos yiha­dis­tas, posee­do­res de ver­da­de­ra expe­rien­cia en el plano militar.

Si pasa­mos por alto cier­ta mez­co­lan­za de sím­bo­los, lo cier­to es que nazis y yiha­dis­tas tie­nen cosas en común: el cul­to de la vio­len­cia y el sue­ño sio­nis­ta de domi­na­ción mun­dial. Y son por lo tan­to com­pa­ti­bles con todas las demás orga­ni­za­cio­nes que Washing­ton apo­ya, has­ta con el Fren­te de Izquier­da Ruso de Ser­guei Udal­tsov y con su ami­go Ale­xei Navalny. De hecho ya exis­ten nume­ro­sos con­tac­tos entre ellos.

Más que apli­car la clá­si­ca cate­go­ri­za­ción derecha/​izquierda de los tiem­pos de la gue­rra fría, la úni­ca línea defi­ni­to­ria per­ti­nen­te en estos tiem­pos es imperialismo/​resistencia. En Ucra­nia, el régi­men de Kiev y sus par­ti­da­rios usan como refe­ren­cia la lucha de la Wehr­macht con­tra los judíos, los comu­nis­tas y los rusos mien­tras que en Donetsk se cele­bra la vic­to­ria de la Patria sobre el fas­cis­mo duran­te la «Gran Gue­rra Patria», o sea la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Los de Kiev defi­nen su iden­ti­dad en fun­ción de su pro­pia His­to­ria, ya sea esta real o míti­ca. Los de Donetsk se defi­nen como per­so­nas pro­ve­nien­tes de comu­ni­da­des con his­to­rias dife­ren­tes pero uni­das por su lucha con­tra la opresión.

La prue­ba vivien­te de que esta fron­te­ra es la úni­ca real­men­te per­ti­nen­te es el oli­gar­ca judío Igor Kolo­moisky, quien finan­cia indi­vi­duos que gri­tan «¡Muer­te a los judíos!». Kolo­moisky es un mafio­so que ha aca­pa­ra­do una de las mayo­res for­tu­nas de Euro­pa apo­de­rán­do­se –a pun­ta de pis­to­la– de gran­des empre­sas de la meta­lur­gia, la finan­za y la ener­gía. Goza del res­pal­do de Esta­dos Uni­dos y ha posi­cio­na­do varias per­so­na­li­da­des esta­dou­ni­den­ses –como el hijo del vice­pre­si­den­te Joe Biden– en el con­se­jo de admi­nis­tra­ción de su hol­ding ucra­niano del gas [2]. Kolo­moisky no sólo no tie­ne nin­gún repa­ro en finan­ciar gru­pos neo­na­zis sino que ade­más se ale­gró cuan­do estos ase­si­na­ron –por orden suya– varios judíos anti­sio­nis­tas en Odesa.

No es nue­va la cola­bo­ra­ción entre nazis y yiha­dis­tas. Tie­ne su ori­gen en las 3 divi­sio­nes musul­ma­nas de la Waf­fen SS. La 13ª Divi­sión SS «Hands­char» se com­po­nía de bos­nios, en la 21ª Divi­sión SS «Skan­der­beg» eran koso­va­res y los com­ba­tien­tes de la 23ª Divi­sión SS «Kama» eran croa­tas. Todos eran musul­ma­nes y prac­ti­ca­ban un islam influen­cia­do por Tur­quía. A fin de cuen­tas, la mayo­ría de aque­llos com­ba­tien­tes deser­ta­ron duran­te la gue­rra con­tra el Ejér­ci­to Rojo.

Más recien­te­men­te, nazis y tak­fi­ris­tas lucha­ron jun­tos nue­va­men­te con­tra los rusos a raíz de la pro­cla­ma­ción del Emi­ra­to Islá­mi­co de Ich­ke­ria (Segun­da gue­rra de Che­che­nia, 1999 – 2000).

El 8 de mayo de 2007, en Ter­no­pol –loca­li­dad del oes­te de Ucra­nia– nazis de los paí­ses bál­ti­cos, de Polo­nia, Ucra­nia y Rusia y yiha­dis­tas ucra­nia­nos y rusos crea­ron un lla­ma­do «Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta», con apo­yo de la CIA. Su pre­si­den­te es Dimi­tro Yarosh, con­ver­ti­do por obra y gra­cia del gol­pe de Esta­do de Kiev –en febre­ro de 2014– en secre­ta­rio adjun­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Ucra­nia y pos­te­rior­men­te en can­di­da­to de Pravy Sek­tor a la elec­ción pre­si­den­cial del 25 de mayo.

En julio de 2013, el emir del Cáu­ca­so y res­pon­sa­ble local de al-Qae­da Doku Uma­rov exhor­tó a los miem­bros del «Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta» a irse a luchar a Siria. No exis­te, sin embar­go, docu­men­ta­ción cla­ra sobre la par­ti­ci­pa­ción de nazis en las ope­ra­cio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción que actual­men­te se desa­rro­llan en el Levante.

Lo que sí se sabe es que varias dece­nas de yiha­dis­tas tár­ta­ros de Cri­mea estu­vie­ron luchan­do en Siria y fue­ron pos­te­rior­men­te tras­la­da­dos a Kiev por el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia de Tur­quía (MIT) para par­ti­ci­par en los des­ór­de­nes de Euro­Mai­dan y en el gol­pe de Esta­do del 22 de febre­ro, jun­to a Dimi­tro Yarosh [3].

Las medi­das adop­ta­das en Euro­pa, a pedi­do del secre­ta­rio esta­dou­ni­den­se de Segu­ri­dad de la Patria Jeh John­son, para impe­dir el regre­so de los yiha­dis­tas a sus paí­ses de ori­gen mues­tran que la CIA tie­ne inten­cio­nes de uti­li­zar­los en un nue­vo fren­te [4]. La dimi­sión for­zo­sa del prín­ci­pe sau­di­ta Ban­dar Ben Sul­tan, el 15 de abril y a pedi­do del secre­ta­rio de Esta­do John Kerry [5], y la de su her­mano el prín­ci­pe Sal­man Ben Sul­tan, el 14 de mayo y bajo la pre­sión del secre­ta­rio de Defen­sa Chuck Hagel [6], demues­tran la volun­tad esta­dou­ni­den­se de avan­zar hacia una refun­da­ción del dis­po­si­ti­vo yihadista.

¿Sabrán los euro­peos y ára­bes que han opta­do por la resis­ten­cia aliar­se también?

Fuen­te
Al-Watan (Siria)

[1] «Cri­men en Ode­sa», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 7 de mayo de 2014. «Las masa­cres de Ode­sa dan el tiro de gra­cia a la uni­dad de Ucra­nia», Orien­tal Review /​Red Vol­tai­re, 13 de mayo de 2014; «La masa­cre de Ode­sa fue orga­ni­za­da en la cúpu­la del régi­men ucra­niano», антифашист /​Red Vol­tai­re, 17 de mayo de 2014.

[2] «En Ucra­nia, el hijo de Joe Biden con­ju­ga uti­li­dad e intere­ses per­so­na­les», Red Vol­tai­re, 14 de mayo de 2014.

[3] «Yiha­dis­tas dan ser­vi­cio de segu­ri­dad a los mani­fes­tan­tes de Kiev», Red Vol­tai­re, 4 de diciem­bre de 2013.

[4] «Siria se con­vier­te en «tema de segu­ri­dad inter­na» para Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea», Red Vol­tai­re, 8 de febre­ro de 2014.

[5] «Dimi­sión del prín­ci­pe Ban­dar ben Sul­tan», Red Vol­tai­re, 17 de abril de 2014.

[6] «Redis­tri­bu­ción de pape­les en Ara­bia Sau­di­ta», Red Vol­tai­re, 15 de mayo de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.