El impe­rio y los bár­ba­ros en tiem­pos de Inter­net- Iroel Sanchez

Vinien­do hacia este foro, en el aero­puer­to de Tocu­men, en Pana­má, vi una esce­na que me lla­mó pode­ro­sa­men­te la aten­ción. Un gru­po de pasa­je­ros esta­ban cer­ca­dos por las mis­mas cin­tas que se uti­li­zan para orga­ni­zar las colas en las ter­mi­na­les aéreas, varias guar­dias de segu­ri­dad los vigi­la­ban y quie­nes entra­ban al espa­cio ais­la­do debían vol­ver a atra­ve­sar el con­trol de rayos X por el que ya habían pasa­do todos los pasa­je­ros al ter­mi­nar de che­quear su bole­to o al abor­dar un vue­lo anterior.

Preo­cu­pa­do por el des­tino de los habi­tan­tes tem­po­ra­les de aquel esta­bu­la­mien­to, vi las cin­co letras que hicie­ron para mi cla­ro y diver­ti­do a la vez aquel per­for­man­ce. “Mia­mi”, decía en el moni­tor colo­ca­do jun­to a la puer­ta cua­si celes­tial que debían atra­ve­sar los ele­gi­dos. Para con­fir­mar mis sos­pe­chas pre­gun­té a una de las per­so­nas que vigi­la­ba, si como yo pen­sa­ba esos pasa­je­ros eran tra­ta­dos así por­que via­ja­ban a Esta­dos Uni­dos y ante la res­pues­ta afir­ma­ti­va, yo reí, reí sono­ra y reta­do­ra­men­te, con una risa tal vez com­pren­si­ble sólo para un cubano.

Es que es des­de Mia­mi de don­de pro­ce­dían cua­tro per­so­nas que hace ape­nas dos sema­nas fue­ron dete­ni­dos en Cuba mien­tras pre­pa­ra­ban actos terro­ris­tas, en la con­ti­nua­ción de una saga que ha cos­ta­do miles de vidas pero que los medios sue­len igno­rar cuan­do anun­cian que es el gobierno de Esta­dos Uni­dos el que decla­ra al de La Haba­na patro­ci­na­dor del terrorismo.

Pero eso no exis­te ni como infor­ma­ción ni como fic­ción. Cuan­do, ya en vue­lo, el esta­bu­la­mien­to sea con­ver­ti­do en adoc­tri­na­mien­to, las pelí­cu­las serán como Jack Ryan: Ope­ra­ción som­bra que nos cuen­ta cómo la CIA sal­va al mun­do de una cons­pi­ra­ción terro­ris­ta para des­truir el dólar, orques­ta­da por rusos tan tor­pes y alcohó­li­cos que has­ta se dejan robar la bille­te­ra, u Ope­ra­ción monu­men­to, don­de el ejér­ci­to que hace pocos años des­tru­yó el Museo de Bag­dad pro­ta­go­ni­za el res­ca­te de joyas del arte uni­ver­sal en manos de los nazis.

Con pro­pa­gan­da, vigi­lan­cia redo­bla­da y gue­rras de cuar­ta gene­ra­ción el impe­rio quie­re tener a los bár­ba­ros con­tro­la­dos y lejos de sus fron­te­ras. Lo que hemos vis­to suce­der en Ucra­nia, lo que es bus­ca­do insis­ten­te­men­te en Vene­zue­la, ha sido y es inten­ta­do en Cuba por el gobierno de Esta­dos Uni­dos, con el des­pli­fa­rro de miles de millo­nes de dóla­res, des­de hace más de cin­cuen­ta y cin­co años. El entre­na­mien­to y finan­cia­mien­to de terro­ris­tas, las trans­mi­sio­nes ile­ga­les de radio y tele­vi­sión, y la cons­truc­ción con dine­ro de una “opo­si­ción” inter­na ha ante­ce­di­do al uso de Inter­net con el mis­mo obje­ti­vo y a recien­tes ope­ra­cio­nes ‑dadas a cono­cer por la pren­sa esta­dou­ni­den­se- que uti­li­zan las Tec­no­lo­gías de la Infor­ma­ción y las Comu­ni­ca­cio­nes en su estra­te­gia de “cam­bio de régi­men” para Cuba.

Para un cubano pudie­ra pare­cer dema­sia­do insis­tir en ello pero el des­co­no­ci­mien­to y asom­bro que he encon­tra­do aquí sobre el tema me obli­gan a narrar las últi­mas noti­cias de una gue­rra apa­ren­te­men­te interminable.

Jus­to cuan­do las reve­la­cio­nes del ex ana­lis­ta de inte­li­gen­cia Edward Snow­den siguen des­en­mas­ca­ran­do el uso que hace Esta­dos Uni­dos de las comu­ni­ca­cio­nes glo­ba­les con fines de espio­na­je y con­trol, la agen­cia de noti­cias Asso­cia­ted Press (AP) sacó a la luz un pro­gra­ma cono­ci­do como Zun­Zu­neo y finan­cia­do por la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para la Ayu­da al Desa­rro­llo (USAID), que creó una red de usua­rios en Cuba a tra­vés de tele­fo­nía móvil con el obje­ti­vo de pro­vo­car una situa­ción simi­lar a las lla­ma­das “pri­ma­ve­ras ára­bes” Aun­que tan­to los por­ta­vo­ces de la Casa Blan­ca como del Depar­ta­men­to de Esta­do y el direc­tor de la USAID han nega­do el carác­ter ile­gal, secre­to y polí­ti­co de Zun­Zu­neo, suce­si­vas reve­la­cio­nes de AP han dado a cono­cer la crea­ción de empre­sas pan­ta­llas en ter­ce­ros paí­ses para ges­tio­nar Zun­Zu­neo, el robo de la base de datos de usua­rios de la ope­ra­do­ra de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes cuba­na ETECSA, la cla­si­fi­ca­ción de los usua­rios por sus acti­tu­des polí­ti­cas y una reu­nión del Vice Pre­si­den­te Joe Biden con varias per­so­nas vin­cu­la­das al programa.

A raíz de estas reve­la­cio­nes, salie­ron a la luz otros pro­gra­mas simi­la­res con­tra Cuba como Pira­mi­deo y Com­mo­tion –este últi­mo reve­la­do por The New York Times- que la USAID ensa­yó en Túnez. El escán­da­lo ha sido gran­de, pero con la excep­ción de Tele­SUR, el dia­rio mexi­cano La Jor­na­da y el argen­tino Pági­na 12, pocos medios de pren­sa lati­no­ame­ri­ca­nos han pro­fun­di­za­do o publi­ca­do aná­li­sis sobre el tema.

Lo que sí abun­da en los gran­des medios del con­ti­nen­te son tex­tos ata­can­do a Cuba, en con­so­nan­cia con otra reve­la­ción del perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se Tra­cey Eaton, pro­ban­do que entre el 2012 y el 2014 EE.UU. des­ti­nó más de medio millón de dóla­res a pagar perio­dis­tas en Amé­ri­ca Lati­na y Espa­ña con ese fin.

Un dine­ro que se suma al que la gran pren­sa dedi­ca a pagar colum­nis­tas o blo­gue­ros que, des­de den­tro de Cuba, sean cohe­ren­tes con la cam­pa­ña que intere­sa a Washing­ton. Estos tie­nen la misión de dar color, con su tes­ti­mo­nio intere­sa­do, a la reali­dad que el blo­queo eco­nó­mi­co, la per­se­cu­ción y mul­tas a los ban­cos y empre­sas que nego­cian con la Isla bus­can crear, siem­pre pre­sen­ta­da en sus efec­tos pero jamás en sus causas.

Así, nin­guno de los infor­ma­do­res ase­si­na­dos en el últi­mo medio siglo en Amé­ri­ca Lati­na es cubano pero es a muy selec­tos naci­dos en la Isla, a quie­nes medios del con­ti­nen­te dan el pri­vi­le­gio ‑muy bien paga­do- de expli­car lo que ocu­rre a su alre­de­dor. Y para que no haya casua­li­dad un ex ofi­cial de la CIA, nom­bra­do Dan Gabriel, con expe­rien­cia en Iraq y Afga­nis­tán, fue con­tra­ta­do para orga­ni­zar perio­dis­tas en Cuba que le deben sumi­nis­trar cin­co noti­cias sema­na­les que coin­ci­dan con la visión que Washing­ton nece­si­ta imponer.

Gleen Gree­wald ‑posee­dor de los mate­ria­les obte­ni­dos por Snow­den- denun­ció, a raíz de cono­cer­se Zun­Zu­neo cómo Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos están uti­li­zan­do Inter­net para la “ela­bo­ra­ción de cam­pa­ñas de men­sa­jes para con­ver­tir­los en vira­les”. Green­wald reve­ló ‑a raíz del escán­da­lo des­ata­do por lo que los medios han deno­mi­na­do “Twit­ter cubano”- docu­men­tos top secret del Cuar­tel Gene­ral de Comu­ni­ca­cio­nes del Gobierno bri­tá­ni­co que mues­tran su tra­ba­jo con­jun­to con otros gobier­nos del Nor­te que “ame­na­zan la inte­gri­dad de la pro­pia Inter­net, uti­li­za­da como espa­cio para la pro­pa­gan­da difun­di­da por Esta­dos que dis­fra­zan su voz en línea, y la pre­sen­tan como libre expre­sión y orga­ni­za­ción”. Aun cono­cien­do esto, o tal vez por eso mis­mo, la cor­po­ra­ción bri­tá­ni­ca BBC no ha vaci­la­do en sacar ade­lan­te un blog des­ti­na­do exclu­si­va­men­te a Cuba.

Una mira­da a nues­tro con­ti­nen­te mues­tra una con­tra­ofen­si­va con­tra los pro­ce­sos de cam­bio en el con­ti­nen­te, la gran pren­sa con­cer­ta accio­nes ya no solo para impo­ner sus can­di­da­tos, como hizo O Glo­bo con Collor de Melo en Bra­sil, o Tele­vi­sa con Enri­que Peña Nie­to en Méxi­co, sino para derro­car a aque­llos que han logra­do sos­te­ner­se e impul­sar bene­fi­cios para la mayorías.

Cuan­do por pri­me­ra vez se legis­la en el con­ti­nen­te para modi­fi­car el con­trol oli­gár­qui­co sobre la pren­sa, y espe­cial­men­te la tele­vi­sión, la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa, Repor­te­ros Sin Fron­te­ras y Free­dom Hou­se, se ras­gan las ves­ti­du­ras por­que se abren grie­tas en el cum­pli­mien­to de la misión que a estas orga­ni­za­cio­nes le han asig­na­do los pode­ro­sos intere­ses que las crea­ron déca­das atrás. Los preo­cu­pa­dos por­que exis­tan medios pro­gu­ber­na­men­ta­les, no ocul­tan su deseo de tener gobier­nos pro­me­diá­ti­cos, aspi­ra­ción ya rea­li­za­da en algu­nos de nues­tros paí­ses y que encuen­tra su non plus ultra en un per­so­na­je como Sil­vio Ber­lus­co­ni. El ciclo ter­mo­di­ná­mi­co cerra­do con que fun­cio­na la polí­ti­ca en la lla­ma­da demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va (cor­po­ra­ción – dine­ro – cam­pa­ña mediá­ti­ca – gobierno para los ricos) empie­za a ser que­bra­do en algu­nos esce­na­rios y la alar­ma cun­de entre los que has­ta hace poco deci­dían quién debe gobernar.

“…yo voy a ter­mi­nar mi man­da­to sin haber comi­do con el due­ño de un dia­rio, el due­ño de una tele­vi­so­ra, el due­ño de una revis­ta”, decía el pre­si­den­te Lula en una entre­vis­ta. ¿Cuán­tos pue­den decir lo mis­mo cuan­do hay no solo pre­si­den­tes, sino has­ta blo­gue­ros y escri­to­res, “alter­na­ti­vos” e “inde­pen­dien­tes”, deve­ni­dos voce­ros de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mediáticas?

Sólo la infor­ma­ción sobre terre­mo­tos y hura­ca­nes es espon­tá­nea, todo lo demás nace de una agen­da. Como en el corral del aero­puer­to, unos ponen las reglas y otros las cum­plen. En los medios, unos pocos colo­can la agen­da, algu­nos son con­tra­ta­dos para repro­du­cir­la y muchos la con­su­men o inclu­so la cri­ti­can sin ver lo esen­cial: el orde­na­mien­to eco­nó­mi­co que deci­de quién pue­de ser due­ño e invi­tar a comer y quién debe dor­mir en la calle sin saber leer ni escri­bir la pala­bra Internet.

El pro­ble­ma no son los medios ni Inter­net sino la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social que estos pue­den con­tri­buir a ampli­fi­car o a redu­cir como par­te de un sis­te­ma don­de sólo la acción colec­ti­va orga­ni­za­da de los que has­ta aho­ra han sido exclui­dos ‑los “bár­ba­ros” de siem­pre– hará que se avan­ce en el sen­ti­do de la jus­ti­cia y la liber­tad, y en eso es un ejem­plo el empe­ño de los blo­gue­ros bra­si­le­ños y sus Encuen­tros Blog­Pro, de su gobierno que ha aco­gi­do un foro mun­dial sobre la nece­si­dad de demo­cra­ti­zar la gober­nan­za de Inter­net y ha denun­cia­do ante las Nacio­nes Uni­das el uso de la tec­no­lo­gía como ins­tru­men­to de espio­na­je e injerencia.

Denun­ciar siem­pre es más fácil que cons­truir. Como en el poe­ma de Cava­fis y la nove­la de Coetzee el impe­rio está espe­ran­do a los bár­ba­ros y quie­re mover sus fron­te­ras. Inter­net ‑don­de las fron­te­ras pare­cen des­apa­re­cer- pue­de ser un ins­tru­men­to de libe­ra­ción o de domes­ti­ca­ción, pudie­ra ser­vir para avan­zar hacia más jus­ti­cia o como amplia­ción de las des­igual­da­des y domi­na­cio­nes preexistentes.

Con­ver­tir la red de redes en una vía para la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas, es sólo posi­ble con la acción colec­ti­va orga­ni­za­da y la inclu­sión de los exclui­dos, como par­ti­ci­pan­tes acti­vos, no como con­su­mi­do­res, en el mun­do real que es el que, en defi­ni­ti­va, debe ser transformado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.