Sobre perros y colla­res- Gui­ller­mo Paniagua

En nume­ro­sas oca­sio­nes, la pro­pia sin­ce­ri­dad arro­gan­te del amo todo­po­de­ro­so es la encar­ga­da de bajar­nos a tie­rra para recor­dar­nos las reglas del jue­go en las que esta­mos inmer­sas. La cíni­ca for­mu­la­ción del pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt a la hora de carac­te­ri­zar a Somo­za (“Es un hijo de puta, pero es nues­tro hijo de puta”) o la más actual, pro­fe­sa­da por el mul­ti­mi­llo­na­rio Warren Buf­fet (“Hay una gue­rra de cla­ses, sí, y noso­tros los ricos la esta­mos ganan­do”), son algu­nas de las muchas anéc­do­tas a tra­vés de las cua­les aflo­ra sin tapu­jos la ver­da­de­ra cara del sis­te­ma domi­nan­te. En esta línea tum­ba­bier­tis­ta se inte­gran las des­ca­ra­das decla­ra­cio­nes de sen­dos altos car­gos de las agen­cias esta­dou­ni­den­se Nacio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y de la Free­dom Hou­se, supues­ta­men­te vol­ca­das en la defen­sa de los dere­chos huma­nos y de la demo­cra­cia en el mun­do, en las que tan­to uno como otro decla­ra­ban abier­ta­men­te que el tra­ba­jo que rea­li­zan es “el que desa­rro­lla­ba encu­bier­ta­men­te la CIA hace algu­nas décadas”

Una gue­rra de cla­ses, con el impe­ria­lis­mo yan­qui y sus tras­na­cio­na­les a la cabe­za, en la que todos los fren­tes están abier­tos con tal de ganar­la ya sea apo­yan­do dic­ta­du­ras o fomen­tan­do gol­pes de Esta­do median­te pro­ce­di­mien­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­cos, para­po­lí­ti­cos y para­mi­li­ta­res: ésta bien podría ser la sín­te­sis de esta cla­se ace­le­ra­da de mar­xis­mo apli­ca­do dic­ta­da, des­de el pro­pio cora­zón de la bes­tia, por emi­nen­cias en la mate­ria. Unas con­clu­sio­nes cuya vali­dez no sería defi­ni­ti­va si no fue­ra por­que tan­to la lar­ga expe­rien­cia de los pue­blos en la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo como la pro­pia can­den­te y preo­cu­pan­te actua­li­dad nos lo con­fir­ma­ran a gri­tos. Y es que lo que ha ocu­rri­do en Ucra­nia o lo que se bus­ca en Vene­zue­la (aun­que en cada caso por razo­nes y con inten­si­da­des dife­ren­tes) se ins­cri­be inne­ga­ble­men­te en una ofen­si­va impe­ria­lis­ta mun­dial que no hace más que reac­tua­li­zar y en algu­nos pun­tos per­fec­cio­nar su lar­ga tra­di­ción intervencionista.

Los obje­ti­vos siguen sien­do los mis­mos: des­truir cual­quier gobierno que no res­pon­da direc­ta­men­te a sus dic­ta­dos. Por un lado tene­mos a un gobierno ucra­niano que, a pesar de no cues­tio­nar al sis­te­ma como tal, tie­ne la des­gra­cia de ocu­par un espa­cio geo­po­lí­ti­co cla­ve para el impe­ria­lis­mo yan­qui en su pelea hege­mó­ni­ca con­tra Rusia, ade­más de ofre­cer un ape­ti­to­so mer­ca­do para una ham­brien­ta Unión Euro­pea. Por otro lado, un gobierno como el de Vene­zue­la que, en su caso, cues­tio­na de raíz al sis­te­ma capi­ta­lis­ta a nivel nacio­nal y con­ti­nen­tal, con la osa­día aña­di­da de desa­rro­llar su crí­ti­ca des­de tie­rras de ingen­te rique­za petro­le­ra. Estas razo­nes, y no otras, son las que des­atan la ira del impe­rio. No impor­ta que Ucra­nia tuvie­se un gobierno tan “demo­crá­ti­co” como cual­quier sis­te­ma par­la­men­ta­rio bur­gués o que Vene­zue­la supere todo los indi­ca­do­res ofi­cia­les en cuan­to a par­ti­ci­pa­ción y legi­ti­mi­dad popu­lar: son obs­tácu­los a des­truir a toda cos­ta en nom­bre de la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos. Por­que cla­ro, aun­que deter­mi­na­dos per­so­na­ji­llos de la éli­te pue­dan per­mi­tir­se el lujo de sin­ce­rar­se, el Sis­te­ma como tal tie­ne que pre­sen­tar­se como el gran bene­fac­tor que no es.

Para ello, tie­ne que con­tar con un rela­to y un cas­ting de ensue­ño. En cuan­to al rela­to, corre por cuen­ta de las gran­des tras­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción que se ofre­cen gus­to­sa­men­te para ser­vir­nos dia­ria­men­te un pla­to reca­len­ta­do de pro­pa­gan­da en el que des­ta­can tres ele­men­tos: demo­ni­zar al gobierno de turno; real­zar la impo­lu­ta con­di­ción socio­ló­gi­ca y rei­vin­di­ca­ti­va de algu­nos de los sec­to­res movi­li­za­dos (ciu­da­da­nos de a pie, estu­dian­tes, demo­cra­cia, fin de la corrup­ción, etc.) y final­men­te escon­der o rela­ti­vi­zar la prác­ti­ca sub­ver­si­va de acto­res inter­nos y exter­nos. ¿O aca­so no vie­ron en la tele­vi­sión estos entra­ña­bles estu­dian­tes vene­zo­la­nos y estos heroi­cos ciu­da­da­nos ucra­nia­nos arries­gan­do sus vidas en aras del bien­es­tar gene­ral, esqui­van­do balas y vién­do­se obli­ga­dos, oca­sio­nal­men­te, des­de una con­ten­ción paci­fis­ta ejem­pla­ri­zan­te, a devol­ver­las? En cuan­to al cas­ting, se encar­gan de rea­li­zar­lo las bené­vo­las agen­cias men­cio­na­das al ini­cio de este tex­to, bus­can­do, finan­cia­do y entre­nan­do en la tan ala­ba­da e ino­fen­si­va socie­dad civil jóve­nes aco­mo­da­dos y des­ideo­lo­gi­za­dos, nue­vos ricos frus­tra­dos, lúm­pe­nes deses­pe­ra­dos y fas­cis­tas decla­ra­dos. En caso de éxi­to, ven­drá la hora de los pre­mios y de la ver­dad: en Ucra­nia la extre­ma dere­cha orga­ni­za­da y no el ciu­da­dano de a pie se lle­va nada más y nada menos que seis car­te­ras, inclui­do el Comi­té de Segu­ri­dad Nacio­nal y de Defen­sa Nacional…

En pocas pala­bras, el modus ope­ran­di del impe­ria­lis­mo pare­ce apos­tar cada vez más por esta com­bi­na­ción don­de lo civil y lo mili­tar se con­fun­den y al mis­mo tiem­po nos con­fun­den, movi­li­zan­do una plan­ta de acto­res que, tras su paso por el cui­da­do­so rela­to mass­me­diá­ti­co, con­si­gue dar­le legi­ti­mi­dad polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca sin per­der efi­ca­cia polí­ti­co-mili­tar al desa­rro­llo de lo que quie­ren ven­der como una colo­ri­da revo­lu­ción cuan­do de lo que se tra­ta es de un oscu­ro gol­pe de Estado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.