Los lla­man pro­rru­sos, son anti­fas­cis­tas- Red Roja

Se vie­nen suce­dien­do en Ucra­nia acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­ca­men­te cru­cia­les. Ucra­nia entró en la tra­ge­dia tras un gol­pe de Esta­do orques­ta­do y arma­do por el impe­ria­lis­mo euro­peo, en su inte­rés por con­quis­tar el país para la UE. Inme­dia­ta­men­te, el nue­vo gobierno títe­re fir­ma­ba un plan de ajus­te estruc­tu­ral con el FMI. Para lle­var ade­lan­te su gol­pe de Esta­do el “occi­den­te demo­crá­ti­co” no ha duda­do en apo­yar­se en los neo­na­zis ucra­nia­nos, dejan­do a su paso innu­me­ra­bles víc­ti­mas civi­les. Mien­tras tan­to, sus mul­ti­na­cio­na­les de la “comu­ni­ca­ción” recu­pe­ra­ban ese vie­jo lema fran­quis­ta de “Rusia es cul­pa­ble”… aun­que dicho país se hubie­ra limi­ta­do, sin dis­pa­rar un solo tiro, a res­pon­der a una peti­ción de auxi­lio por par­te de Cri­mea; peti­ción que cada día que pasa se com­pren­de más.

En reali­dad, estos acon­te­ci­mien­tos tie­nen raí­ces mucho más pro­fun­das y un alcan­ce mucho mayor. Des­de nues­tra orga­ni­za­ción se vie­ne defen­dien­do la idea de que, en su ciclo actual, el capi­ta­lis­mo, en tan­to que sis­te­ma en fran­ca deca­den­cia, no tie­ne más reme­dio que com­ple­men­tar la gue­rra social en el inte­rior con la gue­rra impe­ria­lis­ta en el exte­rior. Par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, den­tro de este pano­ra­ma, es el debi­li­ta­mien­to de un impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano arma­do has­ta los dien­tes, que bus­ca pro­lon­gar como sea una hege­mo­nía que ya no tie­ne base eco­nó­mi­ca real

Los recien­tes acon­te­ci­mien­tos en Ucra­nia deben tam­bién con­tex­tua­li­zar­se en este esce­na­rio. Es cla­ro que des­de la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca asis­ti­mos a una olea­da impu­ne de inter­ven­cio­nes cri­mi­na­les impe­ria­lis­tas des­de Irak a Siria pasan­do por Yugos­la­via y Libia. Y que al final del camino está el pro­pio debi­li­ta­mien­to y des­pe­da­za­mien­to de Rusia e inclu­so Chi­na. Esto es com­par­ti­do por todas las poten­cias capi­ta­lis­tas del “lado occi­den­tal” de la Gue­rra Fría. Si bien, deba­jo de la diplo­ma­cia y de los titu­la­res mediá­ti­cos, pue­de ras­trear­se una inevi­ta­ble con­tra­dic­ción entre la agen­da ale­ma­na (que aspi­ra a un con­trol gra­dual de la peri­fe­ria euro­pea) y la esta­dou­ni­den­se (a la que, de momen­to, le bas­ta con des­es­ta­bi­li­zar sem­bran­do el caos y difi­cul­tan­do que otros paí­ses, ya sean orien­ta­les u occi­den­ta­les, sigan ganan­do posiciones).

Pero hay algo nue­vo que ha des­es­ta­bi­li­za­do a su vez ese lar­go ciclo infer­nal impe­ria­lis­ta. Y que ya se había refle­ja­do a modo de pro­le­gó­meno en Siria. La nove­dad es que Rusia, por pri­me­ra vez des­de la caí­da de la URSS, ha vuel­to a mar­car al fin sus líneas rojas. Así, fue su des­plie­gue de buques mili­ta­res en el Mar Negro el que efec­ti­va­men­te fre­nó una even­tual agre­sión impe­ria­lis­ta más direc­ta con­tra Siria, que podía haber redu­ci­do el país a ceni­zas al com­ple­to. De este modo, y por pri­me­ra vez des­de el final de la “Gue­rra Fría”, la OTAN se encon­tró con un actor dis­pues­to a parar­le los pies. Y aho­ra en Ucra­nia hemos vivi­do un segun­do capí­tu­lo que con­fir­ma el cam­bio de tendencia.

En cohe­ren­cia con este aná­li­sis, Red Roja se reafir­ma más que nun­ca en la defen­sa de un anti­im­pe­ria­lis­mo que, de mane­ra cons­cien­te y cal­cu­la­da, pon­ga el foco en los crí­me­nes del impe­ria­lis­mo… y nun­ca en los lími­tes del agre­di­do. Que ali­vie la pre­sión enfren­tán­do­se a los ver­da­de­ros agre­so­res, en lugar de refor­zar dicha pre­sión con crí­ti­cas a las imper­fec­cio­nes, defec­tos y lími­tes de quie­nes resis­ten; crí­ti­cas que, no por casua­li­dad, siem­pre olvi­dan la nece­si­dad de auto­cri­ti­car la esca­sez de movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta aquí en una zona “pri­vi­le­gia­da” del pla­ne­ta como es la nues­tra. Más nos val­dría impe­dir que uti­li­cen nues­tro terri­to­rio como base de lan­za­de­ra para sus inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas, tal como se está ensa­yan­do aho­ra mis­mo en Baleares.

Otro de nues­tros roles prin­ci­pa­les en el “cen­tro” del sis­te­ma es des­mon­tar la agre­sión mediá­ti­ca (otro bra­zo más, como el arma­do) median­te la cual el impe­ria­lis­mo inten­ta dete­ner la pro­tes­ta aquí en la reta­guar­dia, con una cola­bo­ra­ción espe­cial de los lla­ma­dos “ni-nis”. En este sen­ti­do, no deja de resul­tar des­pre­cia­ble que las mis­mas orga­ni­za­cio­nes pre­ten­di­da­men­te “anti­ca­pi­ta­lis­tas” ‑esas que no duda­ron en enca­de­nar decla­ra­cio­nes de apo­yo a un “Euro­mai­dán” en el que al pare­cer veían “la revo­lu­ción”- guar­den aho­ra silen­cio ante la exis­ten­cia níti­da y admi­ra­ble de un pode­ro­so movi­mien­to anti­fas­cis­ta, del que habla­re­mos más adelante.

Lamen­ta­ble­men­te vemos cómo no son esos sec­to­res los úni­cos equi­vo­ca­dos. No pode­mos estar de acuer­do con la decla­ra­ción de dis­tin­tos “par­ti­dos comu­nis­tas y obre­ros” enca­be­za­dos por el KKE grie­go que incu­rren en equi­pa­rar los impe­ria­lis­mos yan­qui y euro­peo al impe­ria­lis­mo… de Rusia. La reali­dad es que Rusia, cer­ca­da por EE UU median­te el escu­do anti­mi­si­les, rodea­da de bases mili­ta­res, no es “uno de los dos impe­rios en dispu­ta colo­nial”, sino pre­ci­sa­men­te la víc­ti­ma de una colo­ni­za­ción que, en línea con lo ya apun­ta­do, pre­ten­de des­pe­da­zar­la y sitiar­la des­de hace un siglo.

Pero a nues­tra orga­ni­za­ción nada de esto la coge de nue­va. Ya en la decla­ra­ción de Red Roja “Desino­cu­lán­do­nos la pará­li­sis anti­im­pe­ria­lis­ta” (01÷03÷2012) decla­rá­ba­mos abier­ta­men­te lo siguien­te: “Cla­ro que pue­den encon­trar­se acti­tu­des y actua­cio­nes impe­ria­lis­tas en muchos paí­ses de todos los tama­ños, sin duda más creí­bles en Rusia y en Chi­na por su poten­cia. Cla­ro tam­bién que sobran por aque­llos lares casos de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta con los que no vamos a comul­gar. Pero, para los mar­xis­tas, lo impor­tan­te no es el impe­ria­lis­mo que se quie­ra, sino el que se ejer­za, o se pue­da ejer­cer. Segui­mos ligan­do el impe­ria­lis­mo más cri­mi­nal y cau­san­te prin­ci­pal de agre­sión de los pue­blos a los paí­ses capi­ta­lis­tas “vie­jos y avan­za­dos” (…). Por eso, con Cuba, Vene­zue­la y res­to de paí­ses del cam­po boli­va­riano, muchos nos nega­mos a expli­car los con­flic­tos deri­va­dos de la pre­ten­sión de some­ter a Chi­na y a Rusia como con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas de mis­mo nivel. Ni mucho menos con­si­de­ra­mos a esos paí­ses como fac­to­res res­pon­sa­bles de la per­ma­nen­te y siem­pre cre­cien­te des­es­ta­bi­li­za­ción de la situa­ción inter­na­cio­nal. De ahí que ni para estos asun­tos sere­mos ninis”.

*

Lo que suce­de en Ucra­nia no es una sim­ple cues­tión étni­ca o nacio­nal. Asis­ti­mos fun­da­men­tal­men­te a la rebe­lión ‑aho­ra sí- de un pue­blo que, sobre todo en el sur­es­te y cada vez más en todo el país, se nie­ga a reco­no­cer a los fas­cis­tas ins­ta­la­dos en Kiev median­te un gol­pe de Esta­do tra­ma­do por occi­den­te. Y de un pue­blo que se nie­ga a des­apa­re­cer como país con­vir­tién­do­se en otra colo­nia ale­ma­na bajo el señue­lo de la inte­gra­ción en la UE. En este sen­ti­do, para­dó­ji­ca­men­te, los lla­ma­dos “sepa­ra­tis­tas pro­rru­sos” son más ucra­nia­nos que los “nacio­na­lis­tas”. Los lla­man pro­rru­sos cuan­do son, sim­ple­men­te, anti­im­pe­ria­lis­tas y antifascistas.

Por eso que­re­mos hon­rar a los que se baten en las calles ucra­nia­nas luchan­do con­tra el fas­cis­mo. A todos esos héroes des­co­no­ci­dos que dan la vida para poner un dique de con­ten­ción fren­te a la bar­ba­rie de los nazis. Los mis­mos nazis que han expul­sa­do de la Rada ucra­nia­na a todos los dipu­tados comu­nis­tas. Que han mata­do a muchos otros rojos y anti­fas­cis­tas. Que incen­dia­ron el Local de los Sin­di­ca­tos de Odes­sa, que­man­do vivas a dece­nas de gen­tes tra­ba­ja­do­ras. ¡Si Dimi­trov levan­ta­ra cabe­za y vie­ra cómo aque­llos mis­mos que que­ma­ron el Reichs­tag, y lo acu­sa­ron a él, son hoy cubier­tos mediá­ti­ca­men­te por Falsimedia!

Vemos con orgu­llo cómo esa resis­ten­cia anti­fas­cis­ta se ins­pi­ra en el inmen­so sacri­fi­co de la Gran Gue­rra Patria sovié­ti­ca. Y esta­mos con­ven­ci­dos de que en la suer­te que sigan las Repú­bli­cas Popu­la­res de Donetsk, Lugansk y Jár­kov nos juga­mos más de lo que pare­ce: que la gue­rra social que ya sufri­mos no nos trai­ga la impe­ria­lis­ta a nues­tras puer­tas mis­mas. Por eso, nues­tra deu­da no es con el capi­tal euro-finan­cie­ro que nos macha­ca a gol­pes de recor­tes socia­les: nues­tro enemi­go común. Nues­tra deu­da está con la san­gre anti­fas­cis­ta que allí se derra­ma. Esa es la úni­ca deu­da que tene­mos pen­dien­te. Y debe­mos honrarla.

Para ello, Red Roja es cons­cien­te de que un solo acto públi­co en la calle vale más que mil decla­ra­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas cir­cu­lan­do por inter­net. Por eso con­vo­ca y lla­ma a todos sus sim­pa­ti­zan­tes a acu­dir a la con­cen­tra­ción del saba­do 10 de mayo, a las 19:00h, en la Emba­ja­da Ucra­nia­na de Madrid.

¡No a la OTAN, bases fuera!

¡Con­tra los impe­ria­lis­mos yan­qui y europeo!

¡Por el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pueblos!

¡Los lla­man pro­rru­sos, son antifascistas!

¡No pasa­rán!

www​.redro​ja​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *