“El dis­cre­to encan­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca”: Entre­vis­ta a Joseph Halevi

Aun­que la cri­sis ha pues­to en cues­tión el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co domi­nan­te en los últi­mos 30 años, pare­ce que ha fal­ta­do en la izquier­da un deba­te ade­cua­do que se con­cen­trar­se en los fac­to­res deter­mi­nan­tes de la cri­sis y las pers­pec­ti­vas futuras.En ello ha juga­do un cier­to papel, como ha seña­la­do il Mani­fies­to, el eli­mi­nar algu­nas de las cla­ves de cier­tas inter­pre­ta­cio­nes del pre­sen­te, ter­mi­nan­do por cen­trar­se sólo en cier­tos aspec­tos de la cri­sis (el tema del medio ambien­te, los bie­nes comunes).Intentamos remo­ver las cosas, titu­lan­do la ini­cia­ti­va “El dis­cre­to encan­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca”, ins­pi­rán­do­nos en un artícu­lo de Fer­nan­do Via­ne­llo y Andrea Ginz­burg, publi­ca­do en Rinas­ci­ta, en 1973. Aun­que el entre­vis­ta­do tie­ne una pers­pec­ti­va teó­ri­ca dife­ren­te a la de los auto­res de dicho artícu­lo, la inten­ción es ren­dir home­na­je a la tra­di­ción hete­ro­do­xa ita­lia­na (quién escri­be esto se gra­duó en Móde­na, don­de ense­ñan Via­ne­llo y Ginz­burg), hoy marginada.Halevi es pro­fe­sor de eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Syd­ney y ha sido duran­te años un cola­bo­ra­dor del Mani­fies­to.Sus inves­ti­ga­cio­nes abar­can la eco­no­mía polí­ti­ca, las teo­rías del cre­ci­mien­to y el comer­cio, Asia y el pen­sa­mien­to post-key­ne­siano y mar​xis​ta​.Su libro más recien­te es Modern Poli­ti­cal Eco­no­mics. Making Sen­se of the Post-2008 World (con Y. Varou­fa­kis e N. Theo­ca­ra­kis). Entre sus artícu­los aca­dé­mi­cos mas recien­tes hay que des­ta­car “Could be Rai­ning: The Euro­pean Cri­sis After the Great Reces­sion”, co-escri­to con Richard Bello­fio­re.

El sur­gi­mien­to de la cri­sis ha con­fir­ma­do la opi­nión de algu­nos eco­no­mis­tas hete­ro­do­xos, según la cual el capi­ta­lis­mo tien­de estruc­tu­ral­men­te a entrar en cri­sis. Sin embar­go, las opi­nio­nes diver­gen sobre las cau­sas del desas­tre actual. Una posi­ción difu­sa (apo­ya­da por ejem­plo por los teó­ri­cos de la revis­ta Monthly Review) es la que atri­bu­ye a la cri­sis el siguien­te meca­nis­mo: la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral ha con­du­ci­do a una dis­mi­nu­ción de la par­ti­ci­pa­ción de los sala­rios;para apo­yar la deman­da pri­va­da fue, por tan­to, nece­sa­ria una enor­me expan­sión del cré­di­to y el esta­lli­do de la bur­bu­ja en 2007 inte­rrum­pió el meca­nis­mo. Otros pen­sa­do­res, como el mar­xis­ta esta­dou­ni­den­se Andrew Kli­man, creen que las cau­sas de la cri­sis no se pue­den encon­trar en la dis­tri­bu­ción del ingre­so y que la depre­sión pue­de ser expli­ca­da por la caí­da ten­den­cial de la tasa de bene­fi­cio.Una visión com­ple­ta­men­te orien­ta­da a la pro­duc­ción. ¿Qué pien­sa usted?

Tra­ba­jé muchos años direc­ta­men­te con Sweezy y Mag­doff (teó­ri­cos per­te­ne­cien­tes a la escue­la de Monthly Review, nde), y creo que esta visión es un poco “ten­den­cio­sa”. Para estos auto­res el sub­con­su­mo no es como tal el pro­ble­ma. El pro­ble­ma es más bien que duran­te un cier­to perío­do, la expan­sión finan­cie­ra ‑que teo­ri­za­ron des­de los años 80, y hay una serie de ensa­yos sobre ella en la Monthly Review – fue la fuer­za impul­so­ra de diver­sos sec­to­res, por ejem­plo el sec­tor tec­no­ló­gi­co. La idea de sub­con­su­mo ha sido desa­rro­lla­da más que por la Monthly Review por otras per­so­nas, por ejem­plo Pivet­ti, en el Cam­brid­ge Jour­nal of Eco­no­mics.

Yo no estoy de acuer­do con la visión del sub­con­su­mo: con Ric­car­do Bello­fio­re hemos publi­ca­mos una serie de ensa­yos en los que desa­rro­lla­mos la idea del “key­ne­sia­nis­mo pri­va­ti­za­do”. ¿Qué quie­re decir esto? Sig­ni­fi­ca que no se matan dos pája­ros de un tiro: el capi­tal se ale­gra de que haya una defla­ción de los sala­rios (por ejem­plo, en los EE.UU. a par­tir de fina­les de los 70 en ade­lan­te) y, por otro lado, que aumen­te el crédito.

Sin embar­go, este no es el ele­men­to esen­cial de la cri­sis, que es, a saber, el aumen­to de la deu­da como tal, sino que es la for­ma en que esta deu­da se ade­lan­tó, el hecho de que a menu­do estos títu­los de deu­da no valían nada. Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te este pro­ble­ma esta­ba den­tro de los ban­cos. El sis­te­ma de titu­li­za­ción, que es crear dine­ro median­te la deu­da (y los pro­duc­tos deri­va­dos son una gran herra­mien­ta para ello), ha crea­do la vorá­gi­ne. Esto final­men­te ha hecho emer­ger esta acu­mu­la­ción de capi­tal fic­ti­cio, por usar un tér­mino mar­xis­ta, que se eva­po­ra a continuación.

No exis­te un meca­nis­mo cau­sal cla­ro. ¿Qué quie­re decir Bello­fio­re al afir­mar que el sub­con­su­mo es la cau­sa “últi­ma” de la cri­sis, y por lo tan­to no expli­ca nada?

El pun­to es que no se pue­de expli­car la cau­sa de la cri­sis a tra­vés del sub­con­su­mo. De hecho, el sub­con­su­mo no expli­ca las cau­sas de la cri­sis, aun­que se mani­fies­ta duran­te la cri­sis. No es que el capi­tal haya incre­men­ta­do el cré­di­to por­que los sala­rios caían.

Los tres com­po­nen­tes de la cri­sis son la crea­ción de liqui­dez por par­te de la Reser­va Fede­ral, la des­lo­ca­li­za­ción (el mode­lo Wal-Mart, pero des­pués inclu­so Apple, etc.) y la expan­sión del cré­di­to, y en par­ti­cu­lar la expan­sión de la posi­bi­li­dad de uti­li­zar el valor del capi­tal ( es., el valor de las casas) para obte­ner más dinero.

Pero enton­ces, ¿qué hubie­ra ocu­rri­do sin la titulización?

Que lo que ocu­rrió hubie­ra suce­di­do antes.

En nues­tro inter­cam­bio ante­rior, ha argu­men­ta­do que la visión de mar­xis­tas cómo Kli­man, que atri­bu­ye la cri­sis a la caí­da ten­den­cial de la tasa de bene­fi­cio, es en últi­ma ins­tan­cia reac­cio­na­ria por­que no inte­gra la dis­mi­nu­ción de los sala­rios en los EE.UU., tal y como se ha pro­du­ci­do. ¿Qué dice al respecto?

No me gus­ta real­men­te el enfo­que de Kli­man de la teo­ría del valor de Marx y la caí­da ten­den­cial de la tasa de bene­fi­cio, un enfo­que que ha sido cri­ti­ca­do por muchos otros, por ejem­plo, por Simon Mohun y Rober­to Vene­zia­ni. Gugliel­mo Car­che­di, que para mí es más serio que Kli­man, en un artícu­lo apa­re­ci­do en sinis​train​re​te​.info, dice que en reali­dad la caí­da ten­den­cial de la tasa de bene­fi­cio no se ve, pero si se tie­ne en cuen­ta los sec­to­res pro­duc­ti­vos enton­ces si se ve.

Así que empie­za a ser una cosa com­pli­ca­da, por­que ¿qué sig­ni­fi­ca “sec­tor pro­duc­ti­vo” en un sis­te­ma como el de hoy? Es cier­to que actual­men­te los bene­fi­cios caen, pero caen por­que dis­mi­nu­ye la deman­da y, por lo tan­to, la tasa de uti­li­za­ción de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va. La capa­ci­dad pro­duc­ti­va que no se uti­li­za debe tener­se en cuen­ta en el cos­te de uti­li­za­ción del capi­tal y por lo tan­to los bene­fi­cios caen, pero no por las razo­nes seña­la­das por Kli­man. Así que creo que la visión de que la dis­tri­bu­ción del ingre­so no cuen­ta es pro­fun­da­men­te reac­cio­na­ria, de dere­chas diría yo.

Al ana­li­zar la evo­lu­ción de la eco­no­mía mun­dial, se pue­de seña­lar que la eco­no­mía de EE.UU., aun­que toda­vía débil, pare­ce en alza, mien­tras que la mayo­ría de las eco­no­mías euro­peas están más reza­ga­das. Por tan­to, es sen­sa­to pen­sar que hay ele­men­tos par­ti­cu­la­res de la Unión Euro­pea y la zona euro que han con­tri­bui­do a agra­var la cri­sis. ¿Cuá­les son estos fac­to­res y qué papel han juga­do? De mane­ra más gene­ral, para algu­nos, la UE es una estruc­tu­ra neu­tral, con un poten­cial de mayor demo­cra­ti­za­ción, pero para otros es una ins­ti­tu­ción de cla­se y una herra­mien­ta para la impo­si­ción de las polí­ti­cas con­ser­va­do­ras. ¿Cuál es el papel de cla­se desem­pe­ña­do por la Unión Europea?

Mien­tras tan­to, hay que decir que Esta­dos Uni­dos es un país prin­ci­pal­men­te impor­ta­dor, al con­tra­rio que Euro­pa, o más bien la zona euro, que tien­de a ser un expor­ta­dor neto. Ello es sus­tan­cial para la diná­mi­ca de la recu­pe­ra­ción euro­pea ‑sobre todo aho­ra que se ha ins­ta­la­do la defla­ción tan­to des­de el pun­to de vis­ta de los balan­ces finan­cie­ros como de los sala­rios- y que depen­de de las expor­ta­cio­nes: de hecho, no hay herra­mien­tas para esti­mu­lar la deman­da inter­na, ya que no hay datos de cre­ci­mien­to ni por lo que con res­pec­ta a la inver­sión ni des­de el pun­to de vis­ta de los pre­su­pues­tos públi­cos, y la recu­pe­ra­ción sólo pue­de depen­der de las exportaciones.

En con­tras­te, en los Esta­dos Uni­dos se están pro­du­cien­do meca­nis­mos que han per­mi­ti­do cier­tas arti­cu­la­cio­nes. En pri­mer lugar, los EE.UU. ha cam­bia­do radi­cal­men­te su posi­ción a nivel inter­na­cio­nal, han redu­ci­do drás­ti­ca­men­te su défi­cit externo. Y ¿cómo ha suce­di­do? No por­que las com­pa­ñías ame­ri­ca­nas haya deci­di­do revi­sar sus estra­te­gias de outsour­cing, por lo menos no sus­tan­cial­men­te. Es decir, en algu­nos casos ha ocu­rri­do, se die­ron cuen­ta de que era dis­fun­cio­nal y que el ori­gen de esta dis­fun­ción era Chi­na, ya que es adon­de la mayo­ría de las des­lo­ca­li­za­cio­nes van, pero los chi­nos están más que dis­pues­tos a hacer lo que pue­den para reme­diar este pro­ble­ma, ya que su inte­rés prio­ri­ta­rio es seguir expor­tan­do, y enton­ces nece­si­tan que las empre­sas esta­dou­ni­den­ses y sus aso­cia­dos chi­nos sean capa­ces de producir.

Uno de los fac­to­res más impor­tan­tes en este cam­bio en la posi­ción inter­na­cio­nal de los EE.UU. ha sido la pro­pia Chi­na, que, en par­ti­cu­lar des­de 2009, se ha con­ver­ti­do en un gran impor­ta­dor, un “devo­ra­dor” de mate­rias pri­mas y ali­men­tos, lo que ha pues­to en mar­cha todo el meca­nis­mo de la mine­ra esta­dou­ni­den­se, y esto está conec­ta­do con las zonas indus­tria­les de Michi­gan que han comen­za­do a pro­du­cir máqui­nas. En resu­men, esto ha redu­ci­do las impor­ta­cio­nes de Esta­dos Uni­dos, ha esti­mu­la­do la inver­sión inter­na en los esta­dos por lo que se refie­re a la mine­ría, pero tam­bién, por ejem­plo, a la made­ra de Min­ne­so­ta, o pro­duc­tos alimenticios.

Chi­na ha incre­men­ta­do sus impor­ta­cio­nes tan­to por­que bus­ca la tras­fe­ren­cia de capa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas, aun­que en este aspec­to vuel­ve su aten­ción más hacia Japón y Euro­pa, en par­ti­cu­lar Ale­ma­nia. Chi­na ha pues­to en mar­cha toda la zona de la Ama­zo­nía, quie­re con­ver­tir la sel­va ama­zó­ni­ca en un cam­po de soja, quie­re crear a lo lar­go del rio Ama­zo­nas un eje equi­pa­do con puer­tos y ferro­ca­rri­les para faci­li­tar el trans­por­te, y esto está rela­cio­na­do, de una for­ma u otra, con la indus­tria estadounidense.

En resu­men, todo ello ha ayu­da­do al cre­ci­mien­to en EE. UU., inclu­so a nivel esta­dís­ti­co, por­que esta­dís­ti­ca­men­te las impor­ta­cio­nes res­tan en el cálcu­lo del PIB. Ade­más no se pue­de olvi­dar, sin embar­go, que los Esta­dos Uni­dos han man­te­ni­do, al menos has­ta el año 2010, un gas­to públi­co real mucho más impor­tan­te que en otros lugares.

Dicho esto, sin embar­go, no debe­mos olvi­dar que hay cri­sis en los esta­dos, en las ciu­da­des (como Detroit, por ejem­plo) en suma yo no con­ta­ría con que la recu­pe­ra­ción de EE.UU. va mucho más allá. Por no hablar de que Larry Sum­mers (eco­no­mis­ta y ex secre­ta­rio del Teso­ro con Clin­ton), ha decla­ra­do que, para ase­gu­rar la esta­bi­li­dad de la recu­pe­ra­ción nece­si­ta­mos una nue­va bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va, una bur­bu­ja que sea capaz de sopor­tar todo este gasto.

En resu­men, el mode­lo no ha cam­bia­do, toda­vía se basa úni­ca­men­te en el con­su­mo, el meca­nis­mo finan­cie­ro que des­en­ca­de­nó la cri­sis no ha cam­bia­do: antes los ban­cos ope­ra­ban con las empre­sas, pres­ta­ban a las empre­sas en pri­mer lugar y sólo en segun­do lugar a los con­su­mi­do­res, mien­tras que hoy ope­ra direc­ta­men­te a tra­vés de los cré­di­tos al con­su­mo, los prés­ta­mos se hacen con la inten­ción de ser titu­li­za­dos, y reven­di­dos (el lla­ma­do mode­lo “ori­gi­nar para dis­tri­buir”) y este patrón no ha cam­bia­do con la cri­sis, sino más bien se ha fortalecido.

Euro­pa, por su par­te, se cen­tra más en las expor­ta­cio­nes, que se ven, sobre todo por par­te de algu­nos paí­ses de la euro­zo­na, como una solu­ción para el pro­ble­ma de la deman­da inter­na, y esto es muy gra­ve, es bási­ca­men­te un sis­te­ma neo­mer­can­ti­lis­ta. Aho­ra bien, no todos los paí­ses euro­peos com­par­ten este enfo­que neo­mer­can­ti­lis­ta: el Rei­no Uni­do por ejem­plo, es com­ple­ta­men­te aje­na, y com­pen­sa, al menos en par­te, el défi­cit del comer­cio exte­rior con las impor­ta­cio­nes de capi­tal a tra­vés de la fun­ción de la City.

Inclu­so Fran­cia, que ha per­di­do total­men­te la capa­ci­dad de apo­yar las expor­ta­cio­nes netas, se encuen­tra fue­ra de esta lógi­ca. Fran­cia está mucho más cer­ca de la situa­ción bri­tá­ni­ca que de la ale­ma­na o la ita­liano, por así decir­lo. El pro­ble­ma es que Euro­pa no pue­de ser con­si­de­ra­da como una enti­dad úni­ca, una con­fe­de­ra­ción, sino que debe ana­li­zar­se país a país y la Comi­sión Euro­pea debe ser vis­ta como la are­na en la que los dis­tin­tos paí­ses luchan entre si.

La Comi­sión actúa como árbi­tro, sobre todo con los paí­ses más peque­ños, mien­tras que con los paí­ses más gran­des, una vez se pone del lado de uno y otra vez de otro, unas veces con Fran­cia (pocas, en reali­dad), y otras con Ale­ma­nia. Con res­pec­to al capi­tal fran­cés hay que tener en cuen­ta que actual­men­te es sobre todo capi­tal finan­cie­ro, inclui­dos los indus­tria­les, las indus­trias fran­ce­sas están lle­nas de acti­vos finan­cie­ros has­ta la médu­la. Ya no está intere­sa­da en las expor­ta­cio­nes des­de hace bas­tan­te tiem­po, mien­tras que has­ta hace poco las apo­ya­ban, pro­ba­ble­men­te para con­ten­tar a los sin­di­ca­tos. Los fran­ce­ses están en un terreno más bri­tá­ni­co, jugan­do a la hege­mo­nía finan­cie­ra, que quie­re for­ta­le­cer a tra­vés de una rela­ción más estre­cha con Ale­ma­nia, un jue­go que no está tenien­do dema­sia­do éxito.

Los paí­ses mer­can­ti­lis­tas son en defi­ni­ti­va cua­tro o cin­co, sin duda Ale­ma­nia, pero inclu­so más que Ale­ma­nia, en rela­ción con la pobla­ción y el ingre­so per cápi­ta, los Paí­ses Bajos. Des­pués, en un nivel infe­rior, Bél­gi­ca y Luxem­bur­go (a pesar de que no cuen­ta Luxem­bur­go, que tie­ne un exce­den­te natu­ral por ser un paraí­so fis­cal), y lue­go Aus­tria, pero prin­ci­pal­men­te debi­do a su estre­cha víncu­los con Ale­ma­nia, y final­men­te Ita­lia. Estos paí­ses son los neo-mer­can­ti­lis­tas, y todos ellos están estre­cha­men­te uni­dos a Ale­ma­nia. Lue­go están los paí­ses escan­di­na­vos, que siem­pre han teni­do la mis­ma estra­te­gia basa­da en las expor­ta­cio­nes, en par­ti­cu­lar a los paí­ses no euro­peos, y que aho­ra se encuen­tran en una pro­fun­da cri­sis, que tie­ne su cen­tro en Finlandia.

La estra­te­gia ale­ma­na es, en esen­cia, que Euro­pa se mue­va. Los otros paí­ses euro­peos van bien en el sen­ti­do de que pro­du­cen expor­ta­cio­nes netas al res­to del mun­do, pero no deben inter­po­ner­se por lo que se refie­re a la gran estra­te­gia, que inclu­ye Chi­na, Rusia, Tur­quía, Irán.

Ale­ma­nia se está cen­tran­do en una gran expan­sión en esas áreas. Por ejem­plo, los ale­ma­nes son muy favo­ra­bles a una rees­truc­tu­ra­ción de la eco­no­mía rusa, lo que sería una gran fuen­te de impor­ta­cio­nes de mer­can­cías ale­ma­nas, y les gus­ta­ría la crea­ción de una cone­xión ruso-chi­na. Este es su obje­ti­vo: está con­ven­ci­da de que Euro­pa es algo vie­jo, tra­di­cio­nal, que se pue­de mane­jar si crea un supe­rá­vit, pero que la estra­te­gia prin­ci­pal tie­ne que estar en otra parte.

Este es el con­flic­to real, con Fran­cia que apun­ta a una solu­ción más a la “ingle­sa”, con un cre­ci­mien­to finan­cie­ro; el úni­co país que por sus dimen­sio­nes podría enfren­tar­se a Ale­ma­nia sería Ita­lia. Pero Ita­lia ni siquie­ra pien­sa en ello. En Ita­lia rei­na la visión que la sali­da de la cri­sis sólo pue­de venir a tra­vés de las expor­ta­cio­nes, lo cual es evi­den­te­men­te fal­so, pues­to que ya hay tres casos en Euro­pa que mues­tran lo con­tra­rio: el pri­me­ro son los Paí­ses Bajos, que en este momen­to ha alcan­za­do una cuo­ta de expor­ta­cio­nes netas en el PIB del 10% (en com­pa­ra­ción, Ale­ma­nia cuen­ta con sólo el 6%) y sin embar­go está en rece­sión, con un cre­ci­mien­to nega­ti­vo del 1% y una tasa de des­em­pleo del 8%; en segun­do lugar, Fin­lan­dia, tam­bién en gra­ve rece­sión cau­sa­da por una pro­fun­da cri­sis tec­no­ló­gi­ca (Nokia, mucho antes de ser adqui­ri­da por Micro­soft, ya había tras­la­da­do su cen­tro de inves­ti­ga­ción a Chi­na en bus­ca de eco­no­mías de esca­la que la dimi­nu­ta Fin­lan­dia no pudo ofre­cer); y final­men­te tene­mos Sue­cia, que des­de los años 40 tie­ne una tra­di­ción de expor­ta­dor neto y aho­ra tie­ne un supe­rá­vit del 6.7% con los paí­ses extran­je­ros y, sin embar­go, una tasa de des­em­pleo del 8%. Así que si estos paí­ses no pue­den apo­yar la recu­pe­ra­ción median­te las expor­ta­cio­nes ¿cómo pue­de Ita­lia, un país con 59 millo­nes de habi­tan­tes, com­pen­sar la fal­ta de la deman­da inter­na a tra­vés de las exportaciones?

Aho­ra, la cues­tión de cla­se. Sólo hay una cosa que man­tie­ne uni­dos a todos los dife­ren­tes com­po­nen­tes de la Euro­pa capi­ta­lis­ta, y es la defla­ción de los sala­rios que garan­ti­za el euro, y aquí no hay san­tos, todos están de acuer­do. El con­sen­so tie­ne por obje­to man­te­ner la defla­ción de los sala­rios, un pro­ce­so alen­ta­do a tra­vés de la defla­ción del gas­to públi­co y la reduc­ción glo­bal de todos los aspec­tos de los sala­rios, inclui­das las pen­sio­nes. Obvia­men­te, este pro­ce­so fun­cio­na de mane­ra dife­ren­te, y hay paí­ses que tie­nen más éxi­to que otros: Ale­ma­nia fue el país más efi­cien­te en lo que res­pec­ta a la rela­ción sala­rio-pro­duc­ti­vi­dad, mien­tras que Fran­cia ha teni­do mucho menos éxi­to, y es iró­ni­co ya que la idea de la “defla­ción com­pe­ti­ti­va”, es decir, la reduc­ción de los sala­rios para ayu­dar a las expor­ta­cio­nes, es una idea fran­ce­sa, pro­pues­ta en los años 80 por Delors y toda esa gen­te terrible.

En resu­men, no creo que las dis­tin­tas cla­ses capi­ta­lis­tas euro­peas ten­gan inte­rés en el euro como tal, inde­pen­dien­te­men­te de su fun­ción en la regu­la­ción de las rela­cio­nes inter­nas de cla­se. Si no cum­ple con este com­po­nen­te uni­fi­ca­dor, sal­ta todo.

En Occi­den­te, la doc­tri­na eco­nó­mi­ca neo­clá­si­ca es com­ple­ta­men­te domi­nan­te des­de hace más de 30 años a nivel aca­dé­mi­co. De mane­ra simi­lar, tam­bién las opi­nio­nes sobre la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y la cri­sis tie­nen una base ideo­ló­gi­ca común. ¿Cómo debe posi­cio­nar­se una teo­ría hete­ro­do­xa hoy? ¿Tie­ne sen­ti­do una gue­rra de posi­cio­nes den­tro de la aca­de­mia, tie­ne sen­ti­do inter­ve­nir sobre los méto­dos de ges­tión de la cri­sis? ¿Tie­ne sen­ti­do par­ti­ci­par en el deba­te ins­ti­tu­cio­nal sobre que debe hacer­se, o es mejor tra­ba­jar en otros luga­res y espa­cios? En esen­cia, ¿el capi­ta­lis­mo es refor­ma­ble es nece­sa­rio par­ti­ci­par en su ges­tión, tal vez en una direc­ción más “igua­li­ta­ria” o no?

Debe­mos ser cons­cien­tes del deba­te, hacer pro­pues­tas de eco­no­mía polí­ti­ca y de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Hay que cono­cer, no para deba­tir, sino para enten­der lo que quie­ren (la corrien­te teó­ri­co mayo­ri­ta­ria, ed.), no sólo lo que está escon­di­do, sino tam­bién qué pien­san estas per­so­nas, cómo razo­nan, que cri­te­rios tie­nen, que hori­zon­tes hay. Por lo tan­to, uno debe cono­cer el deba­te de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Pero creo que no es nece­sa­rio entrar en con­tac­to con nin­guno de ellos. Mi idea es que es nece­sa­rio crear un gru­po grams­ciano, el Grams­ci del “nue­vo orden”.

Estu­diar­lo todo, pero no hablar con ellos. Estu­diar­lo todo para hablar cuan­do haya la fuer­za de movi­li­zar, pero no hablar con ellos: ir a las con­fe­ren­cias para reco­ger los docu­men­tos (que aho­ra se pue­de obte­ner en inter­net). Ver cómo pien­san, no inter­ac­tuar, por­que no es sólo inú­til, sino que tam­bién hay que acep­tar una gran par­te de sus pun­tos de par­ti­da, para inte­grar­se en el deba­te hay que acep­tar un terreno común, y ellos no acep­ta­rán nun­ca el tuyo, al menos la par­te tuya que te per­mi­ta inter­ve­nir. No es nece­sa­rio hablar de ello. De hecho, cuan­do de vez en cuan­do, me invi­tan a dar una con­fe­ren­cia, voy a hablar pero a deba­tir, no, no voy.

No lo hago. De hecho, estoy en des­acuer­do en este aspec­to con Yanis Varou­fa­kis (eco­no­mis­ta grie­go y co-autor de Hale­vi, ed.), por­que se fue a hablar con la OCDE, pero que vas a dis­cu­tir con ellos allí, en París. No, en abso­lu­to. Hay que ser como Grams­ci, en el perío­do del Nue­vo Orden, antes de ir a la cár­cel, pobre hom­bre. A lo lar­go de la pri­me­ra fase de la cár­cel Grams­ci leía y estu­dia­ba todo, pero al mis­mo tiem­po pen­sa­ba una for­ma autó­no­ma de ela­bo­ra­ción del movi­mien­to comunista.

Se debe hacer lo mis­mo. Y des­pués deci­dir autó­no­ma­men­te, como en el caso del suce­so del Aven­tino, la polí­ti­ca. Él deci­dió no hacer­lo, los comu­nis­tas deci­die­ron no par­ti­ci­par, e hicie­ron bien en dar la bata­lla en el par­la­men­to. Pero tam­bién hizo una pro­pues­ta a los socia­lis­tas, de orga­ni­zar mili­cias arma­das. El pun­to fun­da­men­tal de la dife­ren­cia entre los comu­nis­tas y los socia­lis­tas antes del adve­ni­mien­to del fas­cis­mo, es decir, en la eta­pa que va sus­tan­cial­men­te des­de 1920, de hecho des­de 1919, has­ta el ase­si­na­to de Mat­teot­ti, es que Grams­ci, los comu­nis­tas entien­den que la dimen­sión polí­ti­ca pura­men­te par­la­men­ta­ria de opo­si­ción al fas­cis­mo que tenían los socia­lis­tas no iba a fun­cio­nar. Como ellos, los fas­cis­tas, no uti­li­za­ban un sis­te­ma par­la­men­ta­rio, sino sis­te­mas mili­ta­res, vio­len­tos, por lo que eran impres­cin­di­bles para resis­tir las mili­cias armadas.

Los comu­nis­tas habían enten­di­do que la lucha con­tra el fas­cis­mo tenía que hacer­se mili­tar­men­te, y creo que eso tam­bién se apli­ca, muta­tis mutan­dis, hoy, no en el sen­ti­do mili­tar, sino en el sen­ti­do de que no se pue­de hablar con la corrien­te orto­do­xa, no se pue­de com­par­tir nada con ellos. Esto tam­bién plan­tea otro pun­to de vis­ta con res­pec­to a la cues­tión de la orto­do­xia-hete­ro­do­xia. De hecho, no estoy muy con­ven­ci­do de la vali­dez de la decla­ra­ción “hace­mos heterodoxia”.

A menu­do suce­de que los hete­ro­do­xos lo que quie­ren es lle­gar a ser con­se­je­ro del prín­ci­pe, dicien­do: “Ten­go un grá­fi­co, una ecua­ción mejor que la tuya, pue­des hacer esto y lo otro”. Eso hacen los post-key­ne­sia­nos, y yo pue­do sopor­tar­les más. El ejem­plo más cla­ro para mí es Giu­sep­pe Fon­ta­na (eco­no­mis­ta ita­liano que ense­ña en Leeds, nde), que solo bus­ca ser el nue­vo con­se­je­ro del príncipe.

Creo que si le pre­gun­tas a par­tir de este pun­to de vis­ta, se cie­rra. Tie­nes que ser grams­ciano, orga­ni­za­ción cul­tu­ral y autó­no­ma del movi­mien­to obre­ro, y por lo tan­to movi­mien­to de cla­se. Esto es, creo, lo que debe hacer­se, esta es mi visión. Creo que inclu­so Ric­car­do Bello­fio­re esta de acuer­do, aun­que tal vez lo expre­sa de una for­ma menos amar­ga que la mía.

Des­de su pun­to de vis­ta, ¿dón­de se encuen­tran en este momen­to tan­to en Ita­lia como en el res­to del mun­do los movi­mien­tos y /​o con­tra­dic­cio­nes más intere­san­tes, con un poten­cial de rup­tu­ra? Un ejem­plo es el papel de la logís­ti­ca en Italia.

Creo que la línea de frac­tu­ra se encuen­tra en Chi­na. Es ahí, es la situa­ción de Chi­na: tie­nen un pro­ce­so de acu­mu­la­ción y desa­rro­llo de tipo japo­nés-ame­ri­cano, que lle­va al paro­xis­mo, que está desa­rro­llan­do unos cos­tes socia­les que están cayen­do sobre la gen­te de mane­ra durí­si­ma, tan­to en tér­mi­nos de la inten­si­dad del tra­ba­jo como en tér­mi­nos medio ambien­ta­les. Por ejem­plo, en el nores­te de Chi­na, don­de limi­ta con Rusia y Corea, en esa zona hiper-indus­tria­li­za­da está empe­zan­do a caer la espe­ran­za media de vida, y está dis­mi­nu­yen­do debi­do a la situa­ción del medio ambien­te (enfi­se­mas, la con­ta­mi­na­ción del agua, etc.) Creo que hay una mara­ña de contradicciones.

En el pasa­do pen­sé que el pun­to de rup­tu­ra del capi­ta­lis­mo mun­dial sería Amé­ri­ca Lati­na .. pero no. E inclu­so allí, en cier­to sen­ti­do cuen­ta Chi­na, que los puso de nue­vo en mar­cha con sus impor­ta­cio­nes de mate­rias pri­mas. Chi­na tam­bién ha con­tri­bui­do a la finan­cia­ri­za­ción de Bra­sil, gran expor­ta­dor de mate­rias primas.

La polí­ti­ca de Lula, y lue­go de Rus­sef ha sido aco­mo­da­ti­cia con las rela­cio­nes inter­nas de cla­se bra­si­le­ñas, que nun­ca han sido muy favo­ra­bles para la mayo­ría de la pobla­ción. Aña­do una con­si­de­ra­ción sobre la fun­ción del FMI. Antes de esta cri­sis euro­pea, el FMI, que era un ins­tru­men­to de dis­ci­pli­na inter­na­cio­nal para los paí­ses del Ter­cer Mun­do, había per­di­do poder, tan­to es así que se empe­zó a hablar de recor­tes de per­so­nal y fon­dos. Esto se debe a que Argen­ti­na, Vene­zue­la, Bra­sil ‑que si se mue­ve afec­ta a toda Amé­ri­ca Latina‑, Uru­guay y Ecua­dor, había redu­ci­do su papel y lo habían pues­to en crisis.

Vene­zue­la ha con­se­gui­do escapar.

Sí, han omi­ti­do todas las polí­ti­cas del FMI, inclu­so Mala­sia en el 98 había deci­di­do no seguir la doc­tri­na del FMI.

Aho­ra, sin embar­go, el fon­do ha recu­pe­ra­do poder gra­cias a la cri­sis euro­pea, gra­cias a Gre­cia. Aquí, en Euro­pa, no veo mucho mar­gen de rup­tu­ra. Para que algo suce­da es nece­sa­rio que sal­ten los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de la izquier­da europea.

Joseph Hale­vi es pro­fe­sor de eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Syd­ney. Su libro más recien­te es Modern Poli­ti­cal Eco­no­mics. Making Sen­se of the Post-2008 World (con Y. Varou­fa­kis y N. Theocarakis).

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Gus­ta­vo Buster

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *