OTAN ensa­ya en Espa­ña inter­ven­ción en el nor­te de Europa

Imagen activaMien­tras los acon­te­ci­mien­tos de Ucra­nia recuer­dan los ini­cios de las gue­rras mun­dia­les, la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) rea­li­za hoy en Espa­ña manio­bras que podrían adap­tar­se a un esce­na­rio deri­va­do de ese con­flic­to. Unos mil 400 mili­ta­res de 20 paí­ses ini­cia­ron en Menor­ca, Islas Balea­res, los ejer­ci­cios Tri­dent Jaguar 14, cuyo obje­ti­vo es cer­ti­fi­car el cuar­tel de Béte­ra, Valencia,como el pri­me­ro de la OTAN con capa­ci­dad de coman­dar misio­nes con­jun­tas terres­tres, aéreas y navales.

En la base de San Isi­dro, Menor­ca, se plan­tea el com­ba­te con­tra Both­nia, un país fic­ti­cio, que ata­ca a un país miem­bro de la OTAN del mar Bál­ti­co, tras lo cual la alian­za inter­vie­ne en vir­tud del artícu­lo 5 de sus esta­tu­tos, que per­mi­te apo­yar a un socio atacado.

En el ejer­ci­cio, la fuer­za des­ple­ga­ble con cen­tro en Béte­ra con ele­men­tos aéreos, terres­tres y nava­les (según la nue­va estra­te­gia de la OTAN) es la encar­ga­da por el man­do mili­tar de rea­li­zar la operación.

La amnio­bra pro­gra­ma­da del 2 al 16 de mayo, comen­zó real­men­te el mes pasa­do con la lle­ga­da de los buques El Camino espa­ñol y Mar­tín Posa­di­llo al puer­to de Mahón con la mayor par­te del mate­rial para levan­tar las ins­ta­la­cio­nes del pues­to de mando.

El Cuar­tel Gene­ral de Alta Dis­po­ni­bi­li­dad de Béte­ra puso en mar­cha así su cer­ti­fi­ca­ción como coman­do gene­ral de una nue­va for­ma de pla­near ope­ra­cio­nes mili­ta­res con un enfo­que inte­gral apro­ba­do en la cum­bre de la OTAN en Lis­boa (2010).

Según el Minis­te­rio de Defen­sa espa­ñol, la deci­sión se tomó al ana­li­zar las expe­rien­cias de las últi­mas ope­ra­cio­nes de la Alian­za, e inclu­ye mejo­rar la inter­ac­ción con civi­les y favo­re­cer la ges­tión de cri­sis y pos­te­rior fase de reconstrucción.

Béte­ra es uno de los ocho cuar­te­les gene­ra­les de alta dis­po­ni­bi­li­dad pues­tos a dis­po­si­ción de la OTAN y debe ser el pri­me­ro en alcan­zar la con­di­ción para diri­gir una Fuer­za Con­jun­ta Desplegable.

Tras la cer­ti­fi­ca­ción, el Cuar­tel Gene­ral de Béte­ra entra­rá en un perio­do de aler­ta del 1 de julio de este año al 30 de junio del 2015.

El Minis­te­rio de Defen­sa indi­có que ese pro­ce­so es sím­bo­lo del com­pro­mi­so de Espa­ña con la OTAN para pro­por­cio­nar un entorno glo­bal más segu­ro, pese a las crí­ti­cas de sec­to­res opues­tos a ver el país invo­lu­cra­da en un con­flic­to multilateral.

Ade­más de las Islas Balea­res, la OTAN cuen­ta en Espa­ña con las bases aero­na­va­les de Rota, en Cádiz y Morón, en Sevi­lla, don­de recien­te­men­te se ini­ció el esta­cio­na­mien­to de buques con sis­te­mas de com­ba­te Aegis, par­te del lla­ma­do escu­do antimisil.

Varios medios de pren­sa aler­ta­ron recien­te­men­te de visi­tas de ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses a la base El Fuer­te, en Islas Cana­rias, que hacen sos­pe­char del inte­rés por abrir allí otra ins­ta­la­ción, dada su cer­ca­nía de ape­nas 90 kiló­me­tros de dis­tan­cia con África.

De acuer­do con ver­sio­nes de medios de difu­sión regio­na­les, el país supues­ta­men­te ata­ca­do en el ejer­ci­cio por una nación inexis­ten­te es Esto­nia, ubi­ca­do pre­ci­sa­men­te en el área fron­te­ri­za con Rusia, don­de la OTAN incre­men­ta su pre­sen­cia a raíz de la situa­ción en Ucrania.

No esca­pa a la aten­ción que, en ese caso, la nada desea­ble inter­ven­ción de la OTAN se rea­li­za­ría, para­dó­ji­ca­men­te, para defen­der un régi­men de tin­tes fas­cis­tas, según denun­ció recien­te­men­te el Par­ti­do de la Izquier­da Europea.

Esa agru­pa­ción, que aglu­ti­na par­ti­dos de izquier­da del con­ti­nen­te, advir­tió sobre el sur­gi­mien­to de un esta­do nazi en Ucra­nia, pro­mo­vi­do por Esta­dos Uni­dos y la Unión Europea.

De cum­plir­se los obje­ti­vos del ejer­ci­cio, la base espa­ño­la de Béte­ra que­da­rá pre­pa­ra­da ‑y en pri­me­ra línea- para invo­lu­crar­se en un con­flic­to de con­se­cuen­cias insos­pe­cha­das en el que muchos obser­va­do­res advier­ten podría deri­var la situa­ción ucraniana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.