Los twitts de Clin­ton- Borro­ka garaia

Eus­kal Herria y con­cre­ta­men­te la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social si bien ha con­ta­do con amplias dosis de cri­mi­na­li­za­ción, cen­su­ra, ocul­ta­mien­to y per­se­cu­ción en el ámbi­to inter­na­cio­nal tam­bién ha con­ta­do con un cré­di­to impor­tan­te. Un res­pe­to labra­do en déca­das de lucha que ha des­per­ta­do soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y anti-repre­si­va en muchos luga­res del mun­do por par­te de los y las de abajo.

El con­flic­to en Eus­kal Herria, por mucho que nos lo repi­tie­ran, no es el últi­mo con­flic­to arma­do en Euro­pa (Euro­pa mis­ma expor­ta con­flic­tos arma­dos sin parar a tra­vés de la OTAN y todos sus esta­dos están per­fec­ta­men­te arma­dos) sino que el movi­mien­to de libe­ra­ción vas­co era el últi­mo movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio euro­peo con influen­cia sufi­cien­te como para lla­mar la aten­ción inter­na­cio­nal. No sin cier­to temor en las éli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas más que sim­pa­tía debi­do a los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo en pleno cen­tro de Europa.

Eus­kal Herria como pro­yec­to nacio­nal inde­pen­dien­te debi­do a la exis­ten­cia de un pro­yec­to rup­tu­ris­ta de izquier­da de un poten­cial y fuer­za iné­di­to en Euro­pa ade­más de una socie­dad con­tra­ria a la OTAN no reci­be el apo­yo direc­to ni indi­rec­to de nin­gu­na fuer­za de peso occi­den­tal. Un esta­do vas­co cons­trui­do por la izquier­da entre otras cosas podría ser un ele­men­to de “con­ta­gio” no deseado.

De esta mane­ra, para los cen­tros de con­tra-insur­gen­cia inter­na­cio­nal cen­tra­li­za­dos en el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y todos sus ten­tácu­los, el pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal y social vas­co era y es enemi­go. No es dife­ren­te para la UE, al ser un órgano depen­dien­te de ese imperialismo.

Digo que era el últi­mo movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio euro­peo con influen­cia sufi­cien­te como para lla­mar la aten­ción inter­na­cio­nal. Por­que ante la inope­ran­cia y fra­ca­so de la social­de­mo­cra­cia euro­pea uni­da a las con­se­cuen­cias durí­si­mas de la cri­sis implan­ta­das por el capi­tal, a lo lar­go y ancho de Euro­pa (y en otras par­tes del mun­do) ha eclo­sio­na­do un movi­mien­to en ascen­so de lucha de cla­ses coman­da­do prin­ci­pal­men­te por el movi­mien­to popular.

Eus­kal Herria pese a que con­ta­ba (y sigue con­tan­do en gran medi­da) con ele­men­tos sufi­cien­tes para seguir sien­do pun­ta de lan­za en Euro­pa del movi­mien­to anti-sis­té­mi­co y por una alter­na­ti­va anti-capi­ta­lis­ta pudien­do apro­ve­char de esta mane­ra los vien­tos favo­ra­bles que corren de con­fron­ta­ción con­tra el capi­tal se ha caí­do en cier­ta mane­ra de la agen­da de los y las de aba­jo que están sien­do pro­ta­go­nis­tas en sus mar­cos de lucha. Dán­do­se por tan­to una des­co­ne­xión con las nue­vas siner­gias que se están pro­du­cien­do y que podrían ser de gran uti­li­dad de cara al pro­ce­so de libe­ra­ción. El movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta y el juve­nil han con­tra­res­ta­do a duras penas esta ten­den­cia que cada vez se hace más evidente.

El ori­gen de esta des­co­ne­xión vie­ne dado por el cam­bio de para­dig­ma en rela­ción a las prio­ri­da­des con las que se enca­ra el mar­co inter­na­cio­nal, don­de se ha pasa­do del inter­na­cio­na­lis­mo a la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” ins­ti­tu­cio­na­li­za­da y ofi­cial. De esta for­ma, per­fi­les con­tra-insur­gen­tes prag­má­ti­cos, figu­ras polí­ti­cas de cier­ta rele­van­cia pero ale­ja­das del movi­mien­to popu­lar, per­so­na­li­da­des de la indus­tria de la paz, y ele­men­tos pro-sis­te­ma están cogien­do rele­van­cia y pro­mo­ción en rela­ción a Eus­kal Herria. Aumen­tán­do­se por tan­to las dis­tan­cias y el enten­di­mien­to con los y las de aba­jo a esca­la internacional.

En vez de subir­se a la ola de la disi­den­cia mun­dial, pare­ce ser que los bare­mos se mue­ven en rela­ción a la bús­que­da de per­fi­les que pidan al esta­do espa­ñol que acep­te un desar­me de ETA. Lo cual a par­te de no dar resul­ta­do, no tie­ne abso­lu­ta­men­te nin­gu­na rele­van­cia e inci­den­cia de cara al pro­ce­so de libe­ra­ción si no es más que inci­dir en el bucle de las exi­gen­cias del esta­do, ganar “cre­di­bi­li­dad” en los órga­nos de poder mun­dial y per­der­la en los que a nivel inter­na­cio­nal más cer­ca han esta­do. El esta­do no tie­ne mas que entron­car­se en la inmo­vi­li­dad, y así con­se­guir indi­rec­ta­men­te uno de sus obje­ti­vos, la diso­lu­ción, a la que ya ha pues­to supues­to pre­mio, el fin de la dis­per­sión car­ce­la­ria. Diso­lu­ción que será pedi­da por el opri­mi­do para supues­ta­men­te “des­blo­quear”.

Uni­do a ello el carác­ter extre­ma­da­men­te ins­ti­tu­cio­nal que está toman­do el pro­ce­so, la incom­pren­sión y recha­zo ofi­cial a diná­mi­cas que se van exten­dien­do por el mun­do a manos de los y las de aba­jo, un aná­li­sis como míni­mo bue­nis­ta de los esta­men­tos de poder del capi­tal y no en cla­ve de rup­tu­ra gene­ra una depen­den­cia hacia ele­men­tos con­tra-insur­gen­tes prag­má­ti­cos y esta­men­tos capi­ta­lis­tas como la UE en vez de colo­car­nos en un inter­na­cio­na­lis­mo en cla­ve ofen­si­va don­de poder influir a esos y otros ele­men­tos pero des­de la inde­pen­den­cia de cla­se y pos­tu­ra revolucionaria.

La pér­di­da de refe­ren­cia a esca­la inter­na­cio­nal avan­za y un ejem­plo de ello ha sido la impo­si­bi­li­dad de poder gene­rar una can­di­da­tu­ra ópti­ma de cara a las euro­peas. Nos esta­mos que­dan­do atrás.

Por todo ello, inver­tir el nivel de prio­ri­da­des, colo­can­do el inter­na­cio­na­lis­mo en pri­me­ra pla­na para crear siner­gias que sean efi­ca­ces de cara al enfren­ta­mien­to y pre­sión con­tra el capi­tal y los esta­dos, que ver­da­de­ra­men­te hagan fuer­za para lle­gar a hacer inasu­mi­ble la ocu­pa­ción espa­ño­la y fran­ce­sa en el camino de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Des­in­ver­sio­nes, boi­cot, pre­sión polí­ti­ca en ayu­da de un pue­blo opri­mi­do debe­rían ser tér­mi­nos no aje­nos en un futu­ro en el mar­co inter­na­cio­nal si ver­da­de­ra­men­te vamos hacia la rup­tu­ra cami­nan­do de la mano de los y las de aba­jo del mun­do ente­ro y no de las indus­trias de la paz. Eso, o con­fiar que Clin­ton median­te el twit­ter y la UE van a pro­cu­rar demo­cra­cia y sobe­ra­nía económica.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.