El patio tra­se­ro del impe­rio nor­te­ame­ri­cano- Rafael Narbona

No es nin­gún secre­to que Esta­dos Uni­dos siem­pre ha con­si­de­ra­do a Amé­ri­ca Lati­na su patio tra­se­ro. De hecho, ha inter­ve­ni­do mili­tar­men­te o ha pro­mo­vi­do gol­pes de esta­do en casi todos los paí­ses del sub­con­ti­nen­te, alián­do­se con las oli­gar­quías loca­les para defen­der sus intere­ses. En nom­bre de la liber­tad y la demo­cra­cia, ha piso­tea­do y expo­lia­do a los pue­blos, entre­gan­do el poder a dés­po­tas tan abyec­tos como Pino­chet, Vide­la, Hugo Ban­zer, Batis­ta, Tru­ji­llo o Anas­ta­sio Somo­za, cuyas atro­ci­da­des aún per­du­ran en la memo­ria colec­ti­va como un ejem­plo de terror, corrup­ción y per­ver­si­dad. El triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na encen­dió un faro de espe­ran­za y ani­mó a otros pue­blos a luchar por la liber­tad, pero la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal se movi­li­zó de inme­dia­to, cali­fi­can­do a los insur­gen­tes de terro­ris­tas y des­atan­do una polí­ti­ca de exter­mi­nio con­tra la pobla­ción civil de las zonas rura­les. En Gua­te­ma­la, al menos 200.000 per­so­nas des­apa­re­cie­ron entre 1960 y 1996. El pue­blo maya sufrió un ver­da­de­ro geno­ci­dio, que se ensa­ñó espe­cial­men­te con los niños. El obje­ti­vo era ais­lar a los gue­rri­lle­ros de los cam­pe­si­nos, “qui­tar­le al pez el agua”, según la jer­ga de los para­mi­li­ta­res. Actual­men­te, Esta­dos Uni­dos ha cam­bia­do de tác­ti­ca. En Méxi­co, se pre­ten­de apli­car la mis­ma estra­te­gia que en Libia, Siria o Ucra­nia. Des­truir el país des­de den­tro, avi­van­do los con­flic­tos inter­nos has­ta desem­bo­car en un Esta­do falli­do, lo cual jus­ti­fi­ca­ría una “inje­ren­cia huma­ni­ta­ria” y el esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res per­ma­nen­tes. Es la situa­ción en la que se hallan Irak, Afga­nis­tán o Colombia.

LA ESCUELA DE LAS AMÉRICAS

La Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal es un eufe­mis­mo para desig­nar una polí­ti­ca exte­rior basa­da en el terro­ris­mo de Esta­do. Has­ta 1984, Esta­dos Uni­dos uti­li­zó la Escue­la de las Amé­ri­cas ubi­ca­da en Pana­má para ins­truir en téc­ni­cas de con­tra­in­sur­gen­cia a mili­ta­res que más tar­de se harían famo­sos por sus crí­me­nes: el sal­va­do­re­ño Rober­to D’Aubuisson (res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de Óscar Rome­ro y de los escua­dro­nes de la muer­te que mata­ron a 75.000 civi­les entre 1980 y 1992); los argen­ti­nos Rober­to Eduar­do Vio­la y Leo­pol­do For­tu­na­to Gal­tie­ri (ambos res­pon­sa­bles de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad duran­te el infa­me Pro­ce­so de Reor­ga­ni­za­ción Nacio­nal, que cos­tó la vida a 30.000 per­so­nas); el chi­leno Manuel Con­tre­ras (jefe de la sinies­tra DINA duran­te la dic­ta­du­ra de Pino­chet, que hizo des­apa­re­cer a más de 12.000 opo­si­to­res); el dic­ta­dor pana­me­ño Manuel Anto­nio Norie­ga (agen­te de la CIA y cono­ci­do nar­co­tra­fi­can­te que –por razo­nes des­co­no­ci­das- recha­zó la peti­ción de Colin Powell de uti­li­zar su país para lan­zar una inva­sión mili­tar con­tra la triun­fan­te Revo­lu­ción San­di­nis­ta ); Ollan­ta Huma­la (actual Pre­si­den­te de Perú, pese a su impli­ca­ción en crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad); Heri­ber­to Laz­cano Laz­cano, alias el Ver­du­go y jefe del vio­len­to car­tel mexi­cano de Los Zetas (supues­ta­men­te, murió en 2012 en un tiro­teo). Se dice que Klaus Bar­bie, el famo­so cri­mi­nal de gue­rra nazi, impar­tió cla­ses en la Escue­la de las Amé­ri­cas. La Escue­la de las Amé­ri­cas ela­bo­ró sie­te manua­les de tor­tu­ra espe­cial­men­te enfo­ca­dos a mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nos, que expli­ca­ban cómo des­truir psí­qui­ca y físi­ca­men­te a los secues­tra­dos. El pri­mer manual se lla­ma­ba KUBARK y, al igual que los otros seis, se dis­tri­bu­yó entre los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia mili­tar de casi todos los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. En sus pági­nas, se reco­mien­da rea­li­zar los arres­tos (o secues­tros) a horas intem­pes­ti­vas, des­nu­dar la víc­ti­ma, tapar­le los ojos, inco­mu­ni­car­la en cala­bo­zos oscu­ros e inso­no­ri­za­dos, pri­var­la de sue­ño, ali­men­to y estí­mu­los sen­so­ria­les, expo­ner­la al frío y al calor, jugar con su mie­do e impo­ten­cia. Si estos méto­dos no pro­du­cen el efec­to desea­do, se deta­llan dife­ren­tes gra­dos de pre­sión físi­ca: elec­tro­cu­ción, gol­pes, asfi­xia, sus­pen­sión, veja­cio­nes sexua­les. Por últi­mo, se acon­se­ja eje­cu­tar a la víc­ti­ma y hacer­la des­apa­re­cer, lo cual agra­va el sufri­mien­to de las fami­lias y de las per­so­nas de su entorno, impli­ca­das o no en sus acti­vi­da­des polí­ti­cas, pro­pa­gan­do de este modo una sen­sa­ción gene­ral del mie­do y la inse­gu­ri­dad. Algu­nas de las téc­ni­cas des­cri­tas han sido emplea­das por el Esta­do espa­ñol duran­te el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción con­tem­pla­do por la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta. Varias sen­ten­cias del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go así lo avalan.

MÉXICO Y COLOMBIA

El fin de las aso­na­das mili­ta­res de las pasa­das déca­das no sig­ni­fi­ca que ya no se tor­tu­re o se mate en pro­por­cio­nes terro­rí­fi­cas. Duran­te los seis años de gobierno de Feli­pe Cal­de­rón (2006−2012), 132.000 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das, según el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INEGI). Supues­ta­men­te, la vio­len­cia que aún sacu­de a Méxi­co, obe­de­ció al pro­pó­si­to de aca­bar con los car­te­les de la dro­ga. Algu­nos perio­dis­tas afir­man que en reali­dad Feli­pe Cal­de­rón se alió con el car­tel de Sina­loa, rom­pien­do el equi­li­brio de legis­la­tu­ras ante­rio­res, don­de el nego­cio de los estu­pe­fa­cien­tes se divi­día equi­ta­ti­va­men­te entre las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les exis­ten­tes. El escri­tor y perio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano James D. Cock­croft sos­tie­ne que Esta­dos Uni­dos y el gobierno de Cal­de­rón orga­ni­za­ron con­jun­ta­men­te la bata­lla con­tra el nar­co­trá­fi­co para fre­nar el avan­ce de la izquier­da en Méxi­co. Des­pués del levan­ta­mien­to zapa­tis­ta en Chia­pas en 1994 y los frau­des elec­to­ra­les de 1998 y 2006, que impi­die­ron lle­gar a la Pre­si­den­cia a Cuauh­té­moc Cár­de­nas y Andrés Manuel López Obra­dor, Esta­dos Uni­dos sin­tió que el pue­blo mexi­cano cada vez recha­za­ba con más fir­me­za su pre­ten­sión de con­tro­lar su des­tino. El 18 de mar­zo de 1938, el Pre­si­den­te Láza­ro Cár­de­nas decre­tó la expro­pia­ción de las com­pa­ñías petro­le­ras nor­te­ame­ri­ca­nas, con­si­guien­do la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y la aper­tu­ra a los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. Cua­ren­ta años des­pués, el Pre­si­den­te Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri (1988−1994) comen­zó a des­man­te­lar esa con­quis­ta, pri­va­ti­zan­do la ban­ca, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, la elec­tri­ci­dad, el agua, las rique­zas mine­ra­les, las zonas marí­ti­mas, los puer­tos y los aero­puer­tos. Todos estos sec­to­res pasa­ron a manos de empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas. El gol­pe maes­tro de este saqueo se con­su­mó con la fir­ma del Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), un ver­da­de­ro ins­tru­men­to de domi­na­ción que –según Noam Chomsky- “ha resul­ta­do más dañino para Méxi­co que el colo­nia­lis­mo espa­ñol”. De hecho, era evi­den­te que la agri­cul­tu­ra y la indus­tria mexi­ca­nas no podrían com­pe­tir en pie de igual­dad con las expor­ta­cio­nes agro­in­dus­tria­les alta­men­te sub­si­dia­das de Esta­dos Uni­dos ni con sus enor­mes cor­po­ra­cio­nes. Sin nin­gu­na cla­se de medi­da aran­ce­la­ria, los agri­cul­to­res mexi­ca­nos no tuvie­ron otra alter­na­ti­va que emi­grar o cul­ti­var marihua­na y ador­mi­de­ra o “plan­ta del opio”.

Des­de enton­ces, la inmi­gra­ción ile­gal ha abas­te­ci­do a las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas de mano de obra bara­ta, sin nin­gu­na cla­se de dere­cho labo­ral o sani­ta­rio. Cuan­do el flu­jo se ha incre­men­ta­do más allá de lo nece­sa­rio, se ha mili­ta­ri­za­do la fron­te­ra para abrir o cerrar la esclu­sa. El TLCAN ha mejo­ra­do el comer­cio y la inver­sión extran­je­ra, pero no ha inci­di­do en la crea­ción de empleos ni en la mejo­ra de los sala­rios. Por el con­tra­rio, ha aumen­ta­do la con­cen­tra­ción de rique­za en unas pocas manos. A fina­les de 2013, el gobierno de Enri­que Peña Nie­to apro­bó una refor­ma ener­gé­ti­ca que ponía fin al mono­po­lio del Esta­do sobre los hidro­car­bu­ros y garan­ti­za­ba el ingre­so de capi­ta­les pri­va­dos y extran­je­ros. Con esta medi­da, Esta­dos Uni­dos ven­cía el últi­mo obs­tácu­lo para con­ver­tir el TLCAN, que inclu­ye tam­bién a Cana­dá, en un blo­que regio­nal con­tro­la­do por las gran­des com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas. La crea­ción en 2010 de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC), que exclu­ye a Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, encar­na la posi­bi­li­dad de un nue­vo espa­cio de inde­pen­den­cia y dig­ni­dad, pero las gran­des com­pa­ñías petro­lí­fe­ras nor­te­ame­ri­ca­nas ya se están pre­pa­ran­do para des­em­bar­car en Méxi­co y, si es posi­ble, en Cara­cas, liqui­dan­do el sue­ño del socia­lis­mo del siglo XXI, que ha con­se­gui­do aglu­ti­nar a Ecua­dor, Boli­via y Vene­zue­la. ¿Quié­nes son esas com­pa­ñías? Entre otras, Exxon, Che­vron, Schlum­ber­ger o Halli­bur­ton. La fami­lia Bush, Dick Che­ney y Donald Rums­feld son sus prin­ci­pa­les accio­nis­tas y los crea­do­res de la “gue­rra pre­ven­ti­va”, que ha per­mi­ti­do a Esta­dos Uni­dos pene­trar en Orien­te Medio y apro­piar­se de sus rique­zas, ins­ta­lan­do bases mili­ta­res per­ma­nen­tes y des­es­ta­bi­li­zan­do a los paí­ses de la región, con manio­bras terro­ris­tas dis­fra­za­das de que­re­llas internas.

James D. Cock­croft sos­tie­ne que Esta­dos Uni­dos nun­ca ha pre­ten­di­do ganar la gue­rra con­tra las dro­gas: “Des­de los años sesen­ta comen­zó la glo­ba­li­za­ción del nar­co­trá­fi­co. […] Si un país no cola­bo­ra con el cuar­tel gene­ral del nar­co­trá­fi­co, que está en Washing­ton, otro pue­de sus­ti­tuir­lo, por­que todo el mun­do está invo­lu­cra­do. La Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to (ONUDD) seña­ló que en 2008 se inyec­ta­ron 3.000 millo­nes de dóla­res del nar­co­trá­fi­co a los mayo­res ban­cos esta­dou­ni­den­ses, lo cual les sal­vó del colap­so. Si pen­sa­mos en la can­ti­dad de dine­ro que se lava cada año des­de por lo menos hace tres déca­das, que­da cla­ro que el epi­cen­tro de esa eco­no­mía de casino, espe­cu­la­ti­va, se halla en Washing­ton. […] Esta­dos Uni­dos se que­da con el ochen­ta y cin­co por cien­to de las ganan­cias del trá­fi­co de cocaí­na gene­ra­do en Suda­mé­ri­ca. Por eso, los capi­ta­lis­tas no tie­nen nin­gún inte­rés en resol­ver el pro­ble­ma de la dro­ga, pues cons­ti­tu­ye una fuen­te inago­ta­ble de lucro. […] Los bene­fi­cios obte­ni­dos con el nar­co­trá­fi­co se reci­clan y rein­vier­ten en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les de armas. Esta­dos Uni­dos ven­de más armas que la suma de todos los paí­ses del pla­ne­ta impli­ca­dos en la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de arma­men­to. Es el arse­nal de la muer­te del mun­do”. Cock­croft afir­ma que Esta­dos Uni­dos está tejien­do una alian­za con los gobier­nos neo­li­be­ra­les de la cos­ta del Pací­fi­co: Chi­le, Perú, Colom­bia, Cen­troa­mé­ri­ca –con la excep­ción de Nica­ra­gua, “don­de Washing­ton está fomen­tan­do un Esta­do falli­do”- y, por supues­to, Méxi­co. Es su apues­ta para fre­nar a la CELAC y afian­zar su domi­nio en la región. Den­tro de este plan, Colom­bia desem­pe­ña un papel esencial.

Las pro­tes­tas en Vene­zue­la no cesan de ocu­par por­ta­das, pero Colom­bia rara­men­te apa­re­ce en las noti­cias, pese a que sufre los estra­gos de una inter­mi­na­ble gue­rra civil, cuyo ini­cio se remon­ta a 1964. Según el Infor­me ¡Bas­ta ya! Colom­bia: memo­rias de gue­rra y dig­ni­dad, del Gru­po Nacio­nal de Memo­ria His­tó­ri­ca, han muer­to al menos 220.000 per­so­nas y se han pro­du­ci­do casi 2.000 masa­cres. El 67% de esas matan­zas han sido per­pe­tra­das por el ejér­ci­to y por los gru­pos para­mi­li­ta­res. Los gru­pos para­mi­li­ta­res no son uni­da­des autó­no­mas, sino escua­dro­nes de la muer­te ins­trui­dos por el gobierno bajo el ase­so­ra­mien­to de Esta­dos Uni­dos. Se esti­ma que hay dos mil fosas clan­des­ti­nas en Colom­bia. Perio­dis­mo Humano ha reco­gi­do el tes­ti­mo­nio de un para­mi­li­tar, rela­tan­do cómo a veces se opta­ba por des­cuar­ti­zar los cadá­ve­res e inci­ne­rar los res­tos en hor­nos cre­ma­to­rios ocul­tos en la sel­va. En 2009, en el peque­ño pue­blo de La Maca­re­na, región del Meta, 200 kiló­me­tros al sur de Bogo­tá, se des­cu­brió una fosa con 2.000 cadá­ve­res. Al pare­cer, “fal­sos posi­ti­vos” del Ejér­ci­to Nacio­nal, civi­les ase­si­na­dos y con­ta­bi­li­za­dos como gue­rri­lle­ros caí­dos en com­ba­te. De este modo, las uni­da­des impli­ca­das con­se­guían bue­nos por­cen­ta­jes en sus pre­sun­tas ope­ra­cio­nes con­tra la insur­gen­cia y cobra­ban un com­ple­men­to sala­rial por cada baja. En 2005, el ejér­ci­to y los para­mi­li­ta­res come­tie­ron una masa­cre en San José de Apar­ta­dó, vere­da del muni­ci­pio de Apar­ta­dó (Antio­quía) como repre­sa­lia por la muer­te de un ofi­cial y die­cio­cho sol­da­dos en una embos­ca­da de las FARC. Tres niños fue­ron dego­lla­dos y des­cuar­ti­za­dos. La matan­za fue diri­gi­da por el capi­tán Arman­do Gor­di­llo. Aun­que se le juz­gó y se le impu­so una pena de diez años de pri­sión, la ONU denun­ció que exis­tía “un patrón de eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les” y que la impu­ni­dad abar­ca­ba al 98’5% de los casos.

EL CASO MITRIONE

¿Qué suce­de­ría si en Vene­zue­la o Cuba se pro­du­je­ran hechos seme­jan­tes, que solo encuen­tran un pre­ce­den­te en la Shoah o en matan­zas simi­la­res en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Argen­ti­na, Uru­guay, Méxi­co o Chi­le? Detrás de estos crí­me­nes, siem­pre se halla Esta­dos Uni­dos, impul­san­do gol­pes de esta­do, orga­ni­zan­do eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les y envian­do a agen­tes de la CIA o el FBI para ins­truir en téc­ni­cas de tor­tu­ra. El Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal-Tupa­ma­ros ha pasa­do a la his­to­ria como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta, pero lo cier­to es que luchó con­tra cri­mi­na­les como Daniel Anthony Mitrio­ne, des­ti­na­do a Bra­sil, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Uru­guay por la Casa Blan­ca como alto fun­cio­na­rio del Uni­ted Sta­tes Agency for Inter­na­tio­nal Deve­lop­ment. En 1969, Mitrio­ne lle­gó a Uru­guay para trans­for­mar la tor­tu­ra en un pro­ce­di­mien­to ruti­na­rio de la poli­cía. Su lema era: “El dolor exac­to en el lugar exac­to en la can­ti­dad exac­ta para lograr el efec­to desea­do”. Mitrio­ne uti­li­zó el sótano de su pro­pia casa en Mon­te­vi­deo para adies­trar sobre el uso de la elec­tri­ci­dad en los inte­rro­ga­to­rios. Can­trell, agen­te de la CIA, ha rela­ta­do que Mitrio­ne orde­nó secues­trar a cua­tro indi­gen­tes (tres hom­bres y una mujer) y los tor­tu­ró per­so­nal­men­te, apli­can­do diver­sos vol­ta­jes en las zonas más sen­si­bles del cuer­po (ojos, encías, geni­ta­les). Los cua­tro murie­ron. Mitrio­ne apun­tó que el ase­si­na­to y la des­apa­ri­ción del tor­tu­ra­do era la fase final del pro­ce­so, pero mien­tras se uti­li­za­ba el inte­rro­ga­to­rio, con­ve­nía man­te­ner la expec­ta­ti­va de sobre­vi­vir: “Siem­pre hay que dejar­les una espe­ran­za, una remo­ta luz”. De lo con­tra­rio, el inte­rro­ga­do podría morir sin pro­por­cio­nar nin­gu­na infor­ma­ción. Mitrio­ne nun­ca expe­ri­men­tó pro­ble­mas de con­cien­cia: “Esta es una gue­rra a muer­te. Esa gen­te es mi enemi­ga. Este es un tra­ba­jo duro, alguien tie­ne que hacer­lo, es nece­sa­rio. Ya que me tocó a mí, voy a hacer­lo a la per­fec­ción. Si fue­ra boxea­dor, tra­ta­ría de ser cam­peón del mun­do, pero no lo soy. No obs­tan­te en esta pro­fe­sión, mi pro­fe­sión, soy el mejor”. El 31 de julio de 1970 los Tupa­ma­ros secues­tra­ron a Mitrio­ne, pidien­do la libe­ra­ción de 150 pre­sos polí­ti­cos. El gobierno uru­gua­yo se negó, des­pués de con­sul­tar con Esta­dos Uni­dos. El 9 de agos­to Mitrio­ne fue eje­cu­ta­do y su cadá­ver aban­do­na­do en un Buick esta­cio­na­do el barrio de la Unión de Mon­te­vi­deo. El gobierno uru­gua­yo con­de­nó los hechos, afir­man­do que Mitrio­ne era “un héroe silen­cio­so que había actua­do con la mayor dig­ni­dad en come­ti­dos en pro de la pací­fi­ca con­vi­ven­cia de hom­bres y nacio­nes”. Ronald Zie­gler, secre­ta­rio de Pren­sa de la Casa Blan­ca, afir­mó que el pue­blo ame­ri­cano “se unía al Pre­si­den­te Nixon para con­de­nar este cri­men a san­gre fría con­tra un ser humano inde­fen­so. La dedi­ca­ción de Mitrio­ne a la cau­sa del pro­gre­so pací­fi­co en un mun­do orde­na­do, per­ma­ne­ce como ejem­plo para los hom­bres libres”. Fank Sina­tra y Jerry Lewis orga­ni­za­ron un con­cier­to de home­na­je en Rich­mond, recau­dan­do fon­dos para la fami­lia. El direc­tor de cine Cos­ta Gavras recreó el secues­tro y la eje­cu­ción en Esta­do de sitio (1972), logran­do un bri­llan­te aná­li­sis de la inje­ren­cia esta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca Latina.

¿ES POSIBLE UN MUNDO DIFERENTE?

Noam Chomsky ha cita­do muchas veces la famo­sa máxi­ma de Tucí­di­des: “Los fuer­tes hacen lo que desean y los débi­les sufren sus abu­sos”. El cru­do rea­lis­mo de esta fra­se está lejos de las gran­des espe­cu­la­cio­nes filo­só­fi­cas, que expli­can la his­to­ria huma­na como el des­plie­gue de la Razón, el Espí­ri­tu o las leyes de la Dia­léc­ti­ca. Esta­dos Uni­dos no actúa con más cruel­dad que Roma, Espa­ña, Ingla­te­rra o Fran­cia, cuan­do eran impe­rios y piso­tea­ban a otros pue­blos. El nazis­mo ale­mán cons­ti­tu­yó una abe­rra­ción moral, pero no repre­sen­tó una ano­ma­lía, sal­vo en su efi­ca­cia letal. La matan­za de los hugo­no­tes en la Fran­cia de 1572 cos­tó la vida a 5.000 pro­tes­tan­tes. Se mató indis­cri­mi­na­da­men­te a hom­bres, muje­res y niños duran­te la famo­sa Noche de San Bar­to­lo­mé y los meses siguien­tes. La Gue­rra de los Trein­ta Años (1618−1648) cos­tó cin­co millo­nes de vidas, de las cua­les solo 300.000 se corres­pon­dían a sol­da­dos. Entre 1915 y 1923, el Impe­rio tur­co exter­mi­nó a casi dos millo­nes de arme­nios. La Ale­ma­nia nazi uti­li­zó los avan­ces indus­tria­les para per­pe­trar un pogro­mo gigan­tes­co. Has­ta que el Esta­do de Israel no se con­vir­tió en un alia­do incon­di­cio­nal de Esta­dos Uni­dos, ape­nas se habló de la Shoah. Sería una fri­vo­li­dad inex­cu­sa­ble afir­mar que se ha exa­ge­ra­do el sufri­mien­to del pue­blo judío, pero es indis­cu­ti­ble que Esta­dos Uni­dos ha ren­ta­bi­li­za­do su papel como libe­ra­dor de los cam­pos de exter­mi­nio, mini­mi­zan­do el sacri­fi­co del Ejér­ci­to Rojo, que hizo un esfuer­zo infi­ni­ta­men­te mayor. De hecho, Esta­dos Uni­dos pro­te­gió a ofi­cia­les, médi­cos y cien­tí­fi­cos nazis para explo­tar su expe­rien­cia. La Ges­ta­po desem­pe­ñó un papel pio­ne­ro en el uso de la elec­tri­ci­dad como ins­tru­men­to de tor­tu­ra y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses asi­mi­la­ron la lec­ción, no sin la ayu­da de los mili­ta­res fran­ce­ses que habían emplea­do el mis­mo méto­do para diez­mar a los inde­pen­den­tis­tas arge­li­nos. La pre­sen­cia de Klaus Bar­bie en la Escue­la de las Amé­ri­cas reve­la que el “ami­go ale­mán” man­tie­ne una estre­cha rela­ción con “la bes­tia rubia ger­má­ni­ca”. Los hor­nos usa­dos en Colom­bia para des­ha­cer­se de los res­tos de sin­di­ca­lis­tas, líde­res cam­pe­si­nos o acti­vis­tas socia­les refle­jan la mis­ma inhu­ma­ni­dad que los cre­ma­to­rios de Ausch­witz. ¿Se pue­de afir­mar cate­gó­ri­ca­men­te que la fosa de La Mag­da­le­na es moral­men­te dis­tin­ta de las fosas exca­va­das por los Ein­satz­grüp­pen en el Este de Euro­pa? En ambos casos, hay que hablar de polí­ti­cas de exter­mi­nio. Espa­ña no se que­dó atrás en Amé­ri­ca Lati­na con su agre­si­va colo­ni­za­ción y Fran­cia mató a un millón de arge­li­nos para inten­tar con­ser­var su anti­gua colo­nia. En cual­quier caso, está cla­ro que el pro­ble­ma son los impe­rios y la solu­ción la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Dicho de otra mane­ra, hay que inver­tir la máxi­ma de Tucí­di­des. Como dijo Paki­to Arria­ran, inter­na­cio­na­lis­ta vas­co que murió en El Sal­va­dor, luchan­do en las filas del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí para la Libe­ra­ción Nacio­nal: “Que man­den los obre­ros, los cam­pe­si­nos, todos a los que han que­ri­do piso­tear, humi­llar”. No hay muchos moti­vos para con­tem­plar el futu­ro con opti­mis­mo, pero el ejem­plo de Paki­to Arria­ran o el Che nos per­mi­ten con­ser­var la espe­ran­za. Los pue­blos deben tener la últi­ma pala­bra. Amé­ri­ca Lati­na algún día deja­rá de ser el patio tra­se­ro del impe­rio norteamericano.

RAFAEL NARBONA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.