El patio tra­se­ro del impe­rio nor­te­ame­ri­cano- Rafael Narbona

No es nin­gún secre­to que Esta­dos Uni­dos siem­pre ha con­si­de­ra­do a Amé­ri­ca Lati­na su patio tra­se­ro. De hecho, ha inter­ve­ni­do mili­tar­men­te o ha pro­mo­vi­do gol­pes de esta­do en casi todos los paí­ses del sub­con­ti­nen­te, alián­do­se con las oli­gar­quías loca­les para defen­der sus intere­ses. En nom­bre de la liber­tad y la demo­cra­cia, ha piso­tea­do y expo­lia­do a los pue­blos, entre­gan­do el poder a dés­po­tas tan abyec­tos como Pino­chet, Vide­la, Hugo Ban­zer, Batis­ta, Tru­ji­llo o Anas­ta­sio Somo­za, cuyas atro­ci­da­des aún per­du­ran en la memo­ria colec­ti­va como un ejem­plo de terror, corrup­ción y per­ver­si­dad. El triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na encen­dió un faro de espe­ran­za y ani­mó a otros pue­blos a luchar por la liber­tad, pero la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal se movi­li­zó de inme­dia­to, cali­fi­can­do a los insur­gen­tes de terro­ris­tas y des­atan­do una polí­ti­ca de exter­mi­nio con­tra la pobla­ción civil de las zonas rura­les. En Gua­te­ma­la, al menos 200.000 per­so­nas des­apa­re­cie­ron entre 1960 y 1996. El pue­blo maya sufrió un ver­da­de­ro geno­ci­dio, que se ensa­ñó espe­cial­men­te con los niños. El obje­ti­vo era ais­lar a los gue­rri­lle­ros de los cam­pe­si­nos, “qui­tar­le al pez el agua”, según la jer­ga de los para­mi­li­ta­res. Actual­men­te, Esta­dos Uni­dos ha cam­bia­do de tác­ti­ca. En Méxi­co, se pre­ten­de apli­car la mis­ma estra­te­gia que en Libia, Siria o Ucra­nia. Des­truir el país des­de den­tro, avi­van­do los con­flic­tos inter­nos has­ta desem­bo­car en un Esta­do falli­do, lo cual jus­ti­fi­ca­ría una “inje­ren­cia huma­ni­ta­ria” y el esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res per­ma­nen­tes. Es la situa­ción en la que se hallan Irak, Afga­nis­tán o Colombia.

LA ESCUELA DE LAS AMÉRICAS

La Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal es un eufe­mis­mo para desig­nar una polí­ti­ca exte­rior basa­da en el terro­ris­mo de Esta­do. Has­ta 1984, Esta­dos Uni­dos uti­li­zó la Escue­la de las Amé­ri­cas ubi­ca­da en Pana­má para ins­truir en téc­ni­cas de con­tra­in­sur­gen­cia a mili­ta­res que más tar­de se harían famo­sos por sus crí­me­nes: el sal­va­do­re­ño Rober­to D’Aubuisson (res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de Óscar Rome­ro y de los escua­dro­nes de la muer­te que mata­ron a 75.000 civi­les entre 1980 y 1992); los argen­ti­nos Rober­to Eduar­do Vio­la y Leo­pol­do For­tu­na­to Gal­tie­ri (ambos res­pon­sa­bles de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad duran­te el infa­me Pro­ce­so de Reor­ga­ni­za­ción Nacio­nal, que cos­tó la vida a 30.000 per­so­nas); el chi­leno Manuel Con­tre­ras (jefe de la sinies­tra DINA duran­te la dic­ta­du­ra de Pino­chet, que hizo des­apa­re­cer a más de 12.000 opo­si­to­res); el dic­ta­dor pana­me­ño Manuel Anto­nio Norie­ga (agen­te de la CIA y cono­ci­do nar­co­tra­fi­can­te que –por razo­nes des­co­no­ci­das- recha­zó la peti­ción de Colin Powell de uti­li­zar su país para lan­zar una inva­sión mili­tar con­tra la triun­fan­te Revo­lu­ción San­di­nis­ta ); Ollan­ta Huma­la (actual Pre­si­den­te de Perú, pese a su impli­ca­ción en crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad); Heri­ber­to Laz­cano Laz­cano, alias el Ver­du­go y jefe del vio­len­to car­tel mexi­cano de Los Zetas (supues­ta­men­te, murió en 2012 en un tiro­teo). Se dice que Klaus Bar­bie, el famo­so cri­mi­nal de gue­rra nazi, impar­tió cla­ses en la Escue­la de las Amé­ri­cas. La Escue­la de las Amé­ri­cas ela­bo­ró sie­te manua­les de tor­tu­ra espe­cial­men­te enfo­ca­dos a mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nos, que expli­ca­ban cómo des­truir psí­qui­ca y físi­ca­men­te a los secues­tra­dos. El pri­mer manual se lla­ma­ba KUBARK y, al igual que los otros seis, se dis­tri­bu­yó entre los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia mili­tar de casi todos los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. En sus pági­nas, se reco­mien­da rea­li­zar los arres­tos (o secues­tros) a horas intem­pes­ti­vas, des­nu­dar la víc­ti­ma, tapar­le los ojos, inco­mu­ni­car­la en cala­bo­zos oscu­ros e inso­no­ri­za­dos, pri­var­la de sue­ño, ali­men­to y estí­mu­los sen­so­ria­les, expo­ner­la al frío y al calor, jugar con su mie­do e impo­ten­cia. Si estos méto­dos no pro­du­cen el efec­to desea­do, se deta­llan dife­ren­tes gra­dos de pre­sión físi­ca: elec­tro­cu­ción, gol­pes, asfi­xia, sus­pen­sión, veja­cio­nes sexua­les. Por últi­mo, se acon­se­ja eje­cu­tar a la víc­ti­ma y hacer­la des­apa­re­cer, lo cual agra­va el sufri­mien­to de las fami­lias y de las per­so­nas de su entorno, impli­ca­das o no en sus acti­vi­da­des polí­ti­cas, pro­pa­gan­do de este modo una sen­sa­ción gene­ral del mie­do y la inse­gu­ri­dad. Algu­nas de las téc­ni­cas des­cri­tas han sido emplea­das por el Esta­do espa­ñol duran­te el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción con­tem­pla­do por la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta. Varias sen­ten­cias del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go así lo avalan.

MÉXICO Y COLOMBIA

El fin de las aso­na­das mili­ta­res de las pasa­das déca­das no sig­ni­fi­ca que ya no se tor­tu­re o se mate en pro­por­cio­nes terro­rí­fi­cas. Duran­te los seis años de gobierno de Feli­pe Cal­de­rón (2006−2012), 132.000 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das, según el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INEGI). Supues­ta­men­te, la vio­len­cia que aún sacu­de a Méxi­co, obe­de­ció al pro­pó­si­to de aca­bar con los car­te­les de la dro­ga. Algu­nos perio­dis­tas afir­man que en reali­dad Feli­pe Cal­de­rón se alió con el car­tel de Sina­loa, rom­pien­do el equi­li­brio de legis­la­tu­ras ante­rio­res, don­de el nego­cio de los estu­pe­fa­cien­tes se divi­día equi­ta­ti­va­men­te entre las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les exis­ten­tes. El escri­tor y perio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano James D. Cock­croft sos­tie­ne que Esta­dos Uni­dos y el gobierno de Cal­de­rón orga­ni­za­ron con­jun­ta­men­te la bata­lla con­tra el nar­co­trá­fi­co para fre­nar el avan­ce de la izquier­da en Méxi­co. Des­pués del levan­ta­mien­to zapa­tis­ta en Chia­pas en 1994 y los frau­des elec­to­ra­les de 1998 y 2006, que impi­die­ron lle­gar a la Pre­si­den­cia a Cuauh­té­moc Cár­de­nas y Andrés Manuel López Obra­dor, Esta­dos Uni­dos sin­tió que el pue­blo mexi­cano cada vez recha­za­ba con más fir­me­za su pre­ten­sión de con­tro­lar su des­tino. El 18 de mar­zo de 1938, el Pre­si­den­te Láza­ro Cár­de­nas decre­tó la expro­pia­ción de las com­pa­ñías petro­le­ras nor­te­ame­ri­ca­nas, con­si­guien­do la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y la aper­tu­ra a los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. Cua­ren­ta años des­pués, el Pre­si­den­te Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri (1988−1994) comen­zó a des­man­te­lar esa con­quis­ta, pri­va­ti­zan­do la ban­ca, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, la elec­tri­ci­dad, el agua, las rique­zas mine­ra­les, las zonas marí­ti­mas, los puer­tos y los aero­puer­tos. Todos estos sec­to­res pasa­ron a manos de empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas. El gol­pe maes­tro de este saqueo se con­su­mó con la fir­ma del Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), un ver­da­de­ro ins­tru­men­to de domi­na­ción que –según Noam Chomsky- “ha resul­ta­do más dañino para Méxi­co que el colo­nia­lis­mo espa­ñol”. De hecho, era evi­den­te que la agri­cul­tu­ra y la indus­tria mexi­ca­nas no podrían com­pe­tir en pie de igual­dad con las expor­ta­cio­nes agro­in­dus­tria­les alta­men­te sub­si­dia­das de Esta­dos Uni­dos ni con sus enor­mes cor­po­ra­cio­nes. Sin nin­gu­na cla­se de medi­da aran­ce­la­ria, los agri­cul­to­res mexi­ca­nos no tuvie­ron otra alter­na­ti­va que emi­grar o cul­ti­var marihua­na y ador­mi­de­ra o “plan­ta del opio”.

Des­de enton­ces, la inmi­gra­ción ile­gal ha abas­te­ci­do a las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas de mano de obra bara­ta, sin nin­gu­na cla­se de dere­cho labo­ral o sani­ta­rio. Cuan­do el flu­jo se ha incre­men­ta­do más allá de lo nece­sa­rio, se ha mili­ta­ri­za­do la fron­te­ra para abrir o cerrar la esclu­sa. El TLCAN ha mejo­ra­do el comer­cio y la inver­sión extran­je­ra, pero no ha inci­di­do en la crea­ción de empleos ni en la mejo­ra de los sala­rios. Por el con­tra­rio, ha aumen­ta­do la con­cen­tra­ción de rique­za en unas pocas manos. A fina­les de 2013, el gobierno de Enri­que Peña Nie­to apro­bó una refor­ma ener­gé­ti­ca que ponía fin al mono­po­lio del Esta­do sobre los hidro­car­bu­ros y garan­ti­za­ba el ingre­so de capi­ta­les pri­va­dos y extran­je­ros. Con esta medi­da, Esta­dos Uni­dos ven­cía el últi­mo obs­tácu­lo para con­ver­tir el TLCAN, que inclu­ye tam­bién a Cana­dá, en un blo­que regio­nal con­tro­la­do por las gran­des com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas. La crea­ción en 2010 de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC), que exclu­ye a Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, encar­na la posi­bi­li­dad de un nue­vo espa­cio de inde­pen­den­cia y dig­ni­dad, pero las gran­des com­pa­ñías petro­lí­fe­ras nor­te­ame­ri­ca­nas ya se están pre­pa­ran­do para des­em­bar­car en Méxi­co y, si es posi­ble, en Cara­cas, liqui­dan­do el sue­ño del socia­lis­mo del siglo XXI, que ha con­se­gui­do aglu­ti­nar a Ecua­dor, Boli­via y Vene­zue­la. ¿Quié­nes son esas com­pa­ñías? Entre otras, Exxon, Che­vron, Schlum­ber­ger o Halli­bur­ton. La fami­lia Bush, Dick Che­ney y Donald Rums­feld son sus prin­ci­pa­les accio­nis­tas y los crea­do­res de la “gue­rra pre­ven­ti­va”, que ha per­mi­ti­do a Esta­dos Uni­dos pene­trar en Orien­te Medio y apro­piar­se de sus rique­zas, ins­ta­lan­do bases mili­ta­res per­ma­nen­tes y des­es­ta­bi­li­zan­do a los paí­ses de la región, con manio­bras terro­ris­tas dis­fra­za­das de que­re­llas internas.

James D. Cock­croft sos­tie­ne que Esta­dos Uni­dos nun­ca ha pre­ten­di­do ganar la gue­rra con­tra las dro­gas: “Des­de los años sesen­ta comen­zó la glo­ba­li­za­ción del nar­co­trá­fi­co. […] Si un país no cola­bo­ra con el cuar­tel gene­ral del nar­co­trá­fi­co, que está en Washing­ton, otro pue­de sus­ti­tuir­lo, por­que todo el mun­do está invo­lu­cra­do. La Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to (ONUDD) seña­ló que en 2008 se inyec­ta­ron 3.000 millo­nes de dóla­res del nar­co­trá­fi­co a los mayo­res ban­cos esta­dou­ni­den­ses, lo cual les sal­vó del colap­so. Si pen­sa­mos en la can­ti­dad de dine­ro que se lava cada año des­de por lo menos hace tres déca­das, que­da cla­ro que el epi­cen­tro de esa eco­no­mía de casino, espe­cu­la­ti­va, se halla en Washing­ton. […] Esta­dos Uni­dos se que­da con el ochen­ta y cin­co por cien­to de las ganan­cias del trá­fi­co de cocaí­na gene­ra­do en Suda­mé­ri­ca. Por eso, los capi­ta­lis­tas no tie­nen nin­gún inte­rés en resol­ver el pro­ble­ma de la dro­ga, pues cons­ti­tu­ye una fuen­te inago­ta­ble de lucro. […] Los bene­fi­cios obte­ni­dos con el nar­co­trá­fi­co se reci­clan y rein­vier­ten en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les de armas. Esta­dos Uni­dos ven­de más armas que la suma de todos los paí­ses del pla­ne­ta impli­ca­dos en la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de arma­men­to. Es el arse­nal de la muer­te del mun­do”. Cock­croft afir­ma que Esta­dos Uni­dos está tejien­do una alian­za con los gobier­nos neo­li­be­ra­les de la cos­ta del Pací­fi­co: Chi­le, Perú, Colom­bia, Cen­troa­mé­ri­ca –con la excep­ción de Nica­ra­gua, “don­de Washing­ton está fomen­tan­do un Esta­do falli­do”- y, por supues­to, Méxi­co. Es su apues­ta para fre­nar a la CELAC y afian­zar su domi­nio en la región. Den­tro de este plan, Colom­bia desem­pe­ña un papel esencial.

Las pro­tes­tas en Vene­zue­la no cesan de ocu­par por­ta­das, pero Colom­bia rara­men­te apa­re­ce en las noti­cias, pese a que sufre los estra­gos de una inter­mi­na­ble gue­rra civil, cuyo ini­cio se remon­ta a 1964. Según el Infor­me ¡Bas­ta ya! Colom­bia: memo­rias de gue­rra y dig­ni­dad, del Gru­po Nacio­nal de Memo­ria His­tó­ri­ca, han muer­to al menos 220.000 per­so­nas y se han pro­du­ci­do casi 2.000 masa­cres. El 67% de esas matan­zas han sido per­pe­tra­das por el ejér­ci­to y por los gru­pos para­mi­li­ta­res. Los gru­pos para­mi­li­ta­res no son uni­da­des autó­no­mas, sino escua­dro­nes de la muer­te ins­trui­dos por el gobierno bajo el ase­so­ra­mien­to de Esta­dos Uni­dos. Se esti­ma que hay dos mil fosas clan­des­ti­nas en Colom­bia. Perio­dis­mo Humano ha reco­gi­do el tes­ti­mo­nio de un para­mi­li­tar, rela­tan­do cómo a veces se opta­ba por des­cuar­ti­zar los cadá­ve­res e inci­ne­rar los res­tos en hor­nos cre­ma­to­rios ocul­tos en la sel­va. En 2009, en el peque­ño pue­blo de La Maca­re­na, región del Meta, 200 kiló­me­tros al sur de Bogo­tá, se des­cu­brió una fosa con 2.000 cadá­ve­res. Al pare­cer, “fal­sos posi­ti­vos” del Ejér­ci­to Nacio­nal, civi­les ase­si­na­dos y con­ta­bi­li­za­dos como gue­rri­lle­ros caí­dos en com­ba­te. De este modo, las uni­da­des impli­ca­das con­se­guían bue­nos por­cen­ta­jes en sus pre­sun­tas ope­ra­cio­nes con­tra la insur­gen­cia y cobra­ban un com­ple­men­to sala­rial por cada baja. En 2005, el ejér­ci­to y los para­mi­li­ta­res come­tie­ron una masa­cre en San José de Apar­ta­dó, vere­da del muni­ci­pio de Apar­ta­dó (Antio­quía) como repre­sa­lia por la muer­te de un ofi­cial y die­cio­cho sol­da­dos en una embos­ca­da de las FARC. Tres niños fue­ron dego­lla­dos y des­cuar­ti­za­dos. La matan­za fue diri­gi­da por el capi­tán Arman­do Gor­di­llo. Aun­que se le juz­gó y se le impu­so una pena de diez años de pri­sión, la ONU denun­ció que exis­tía “un patrón de eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les” y que la impu­ni­dad abar­ca­ba al 98’5% de los casos.

EL CASO MITRIONE

¿Qué suce­de­ría si en Vene­zue­la o Cuba se pro­du­je­ran hechos seme­jan­tes, que solo encuen­tran un pre­ce­den­te en la Shoah o en matan­zas simi­la­res en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Argen­ti­na, Uru­guay, Méxi­co o Chi­le? Detrás de estos crí­me­nes, siem­pre se halla Esta­dos Uni­dos, impul­san­do gol­pes de esta­do, orga­ni­zan­do eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les y envian­do a agen­tes de la CIA o el FBI para ins­truir en téc­ni­cas de tor­tu­ra. El Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal-Tupa­ma­ros ha pasa­do a la his­to­ria como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta, pero lo cier­to es que luchó con­tra cri­mi­na­les como Daniel Anthony Mitrio­ne, des­ti­na­do a Bra­sil, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Uru­guay por la Casa Blan­ca como alto fun­cio­na­rio del Uni­ted Sta­tes Agency for Inter­na­tio­nal Deve­lop­ment. En 1969, Mitrio­ne lle­gó a Uru­guay para trans­for­mar la tor­tu­ra en un pro­ce­di­mien­to ruti­na­rio de la poli­cía. Su lema era: “El dolor exac­to en el lugar exac­to en la can­ti­dad exac­ta para lograr el efec­to desea­do”. Mitrio­ne uti­li­zó el sótano de su pro­pia casa en Mon­te­vi­deo para adies­trar sobre el uso de la elec­tri­ci­dad en los inte­rro­ga­to­rios. Can­trell, agen­te de la CIA, ha rela­ta­do que Mitrio­ne orde­nó secues­trar a cua­tro indi­gen­tes (tres hom­bres y una mujer) y los tor­tu­ró per­so­nal­men­te, apli­can­do diver­sos vol­ta­jes en las zonas más sen­si­bles del cuer­po (ojos, encías, geni­ta­les). Los cua­tro murie­ron. Mitrio­ne apun­tó que el ase­si­na­to y la des­apa­ri­ción del tor­tu­ra­do era la fase final del pro­ce­so, pero mien­tras se uti­li­za­ba el inte­rro­ga­to­rio, con­ve­nía man­te­ner la expec­ta­ti­va de sobre­vi­vir: “Siem­pre hay que dejar­les una espe­ran­za, una remo­ta luz”. De lo con­tra­rio, el inte­rro­ga­do podría morir sin pro­por­cio­nar nin­gu­na infor­ma­ción. Mitrio­ne nun­ca expe­ri­men­tó pro­ble­mas de con­cien­cia: “Esta es una gue­rra a muer­te. Esa gen­te es mi enemi­ga. Este es un tra­ba­jo duro, alguien tie­ne que hacer­lo, es nece­sa­rio. Ya que me tocó a mí, voy a hacer­lo a la per­fec­ción. Si fue­ra boxea­dor, tra­ta­ría de ser cam­peón del mun­do, pero no lo soy. No obs­tan­te en esta pro­fe­sión, mi pro­fe­sión, soy el mejor”. El 31 de julio de 1970 los Tupa­ma­ros secues­tra­ron a Mitrio­ne, pidien­do la libe­ra­ción de 150 pre­sos polí­ti­cos. El gobierno uru­gua­yo se negó, des­pués de con­sul­tar con Esta­dos Uni­dos. El 9 de agos­to Mitrio­ne fue eje­cu­ta­do y su cadá­ver aban­do­na­do en un Buick esta­cio­na­do el barrio de la Unión de Mon­te­vi­deo. El gobierno uru­gua­yo con­de­nó los hechos, afir­man­do que Mitrio­ne era “un héroe silen­cio­so que había actua­do con la mayor dig­ni­dad en come­ti­dos en pro de la pací­fi­ca con­vi­ven­cia de hom­bres y nacio­nes”. Ronald Zie­gler, secre­ta­rio de Pren­sa de la Casa Blan­ca, afir­mó que el pue­blo ame­ri­cano “se unía al Pre­si­den­te Nixon para con­de­nar este cri­men a san­gre fría con­tra un ser humano inde­fen­so. La dedi­ca­ción de Mitrio­ne a la cau­sa del pro­gre­so pací­fi­co en un mun­do orde­na­do, per­ma­ne­ce como ejem­plo para los hom­bres libres”. Fank Sina­tra y Jerry Lewis orga­ni­za­ron un con­cier­to de home­na­je en Rich­mond, recau­dan­do fon­dos para la fami­lia. El direc­tor de cine Cos­ta Gavras recreó el secues­tro y la eje­cu­ción en Esta­do de sitio (1972), logran­do un bri­llan­te aná­li­sis de la inje­ren­cia esta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca Latina.

¿ES POSIBLE UN MUNDO DIFERENTE?

Noam Chomsky ha cita­do muchas veces la famo­sa máxi­ma de Tucí­di­des: “Los fuer­tes hacen lo que desean y los débi­les sufren sus abu­sos”. El cru­do rea­lis­mo de esta fra­se está lejos de las gran­des espe­cu­la­cio­nes filo­só­fi­cas, que expli­can la his­to­ria huma­na como el des­plie­gue de la Razón, el Espí­ri­tu o las leyes de la Dia­léc­ti­ca. Esta­dos Uni­dos no actúa con más cruel­dad que Roma, Espa­ña, Ingla­te­rra o Fran­cia, cuan­do eran impe­rios y piso­tea­ban a otros pue­blos. El nazis­mo ale­mán cons­ti­tu­yó una abe­rra­ción moral, pero no repre­sen­tó una ano­ma­lía, sal­vo en su efi­ca­cia letal. La matan­za de los hugo­no­tes en la Fran­cia de 1572 cos­tó la vida a 5.000 pro­tes­tan­tes. Se mató indis­cri­mi­na­da­men­te a hom­bres, muje­res y niños duran­te la famo­sa Noche de San Bar­to­lo­mé y los meses siguien­tes. La Gue­rra de los Trein­ta Años (1618−1648) cos­tó cin­co millo­nes de vidas, de las cua­les solo 300.000 se corres­pon­dían a sol­da­dos. Entre 1915 y 1923, el Impe­rio tur­co exter­mi­nó a casi dos millo­nes de arme­nios. La Ale­ma­nia nazi uti­li­zó los avan­ces indus­tria­les para per­pe­trar un pogro­mo gigan­tes­co. Has­ta que el Esta­do de Israel no se con­vir­tió en un alia­do incon­di­cio­nal de Esta­dos Uni­dos, ape­nas se habló de la Shoah. Sería una fri­vo­li­dad inex­cu­sa­ble afir­mar que se ha exa­ge­ra­do el sufri­mien­to del pue­blo judío, pero es indis­cu­ti­ble que Esta­dos Uni­dos ha ren­ta­bi­li­za­do su papel como libe­ra­dor de los cam­pos de exter­mi­nio, mini­mi­zan­do el sacri­fi­co del Ejér­ci­to Rojo, que hizo un esfuer­zo infi­ni­ta­men­te mayor. De hecho, Esta­dos Uni­dos pro­te­gió a ofi­cia­les, médi­cos y cien­tí­fi­cos nazis para explo­tar su expe­rien­cia. La Ges­ta­po desem­pe­ñó un papel pio­ne­ro en el uso de la elec­tri­ci­dad como ins­tru­men­to de tor­tu­ra y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses asi­mi­la­ron la lec­ción, no sin la ayu­da de los mili­ta­res fran­ce­ses que habían emplea­do el mis­mo méto­do para diez­mar a los inde­pen­den­tis­tas arge­li­nos. La pre­sen­cia de Klaus Bar­bie en la Escue­la de las Amé­ri­cas reve­la que el “ami­go ale­mán” man­tie­ne una estre­cha rela­ción con “la bes­tia rubia ger­má­ni­ca”. Los hor­nos usa­dos en Colom­bia para des­ha­cer­se de los res­tos de sin­di­ca­lis­tas, líde­res cam­pe­si­nos o acti­vis­tas socia­les refle­jan la mis­ma inhu­ma­ni­dad que los cre­ma­to­rios de Ausch­witz. ¿Se pue­de afir­mar cate­gó­ri­ca­men­te que la fosa de La Mag­da­le­na es moral­men­te dis­tin­ta de las fosas exca­va­das por los Ein­satz­grüp­pen en el Este de Euro­pa? En ambos casos, hay que hablar de polí­ti­cas de exter­mi­nio. Espa­ña no se que­dó atrás en Amé­ri­ca Lati­na con su agre­si­va colo­ni­za­ción y Fran­cia mató a un millón de arge­li­nos para inten­tar con­ser­var su anti­gua colo­nia. En cual­quier caso, está cla­ro que el pro­ble­ma son los impe­rios y la solu­ción la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Dicho de otra mane­ra, hay que inver­tir la máxi­ma de Tucí­di­des. Como dijo Paki­to Arria­ran, inter­na­cio­na­lis­ta vas­co que murió en El Sal­va­dor, luchan­do en las filas del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí para la Libe­ra­ción Nacio­nal: “Que man­den los obre­ros, los cam­pe­si­nos, todos a los que han que­ri­do piso­tear, humi­llar”. No hay muchos moti­vos para con­tem­plar el futu­ro con opti­mis­mo, pero el ejem­plo de Paki­to Arria­ran o el Che nos per­mi­ten con­ser­var la espe­ran­za. Los pue­blos deben tener la últi­ma pala­bra. Amé­ri­ca Lati­na algún día deja­rá de ser el patio tra­se­ro del impe­rio norteamericano.

RAFAEL NARBONA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *