El 25 de abril y el Dere­cho a la Rebe­lión- Miguel Urbano

Trans­cu­rrie­ron 40 años des­de el 25 de Abril de 1974. El pue­blo por­tu­gués fes­te­ja­rá hoy el ani­ver­sa­rio del derrum­be del fas­cis­mo en el país.

El gol­pe mili­tar de aque­lla madru­ga­da fue con­ce­bi­do para poner fin a la gue­rra colo­nial. Pero la par­ti­ci­pa­ción torren­cial del pue­blo alte­ró en pocas horas el rum­bo y el obje­ti­vo del movi­mien­to. Las masas, toman­do las calles, empu­ja­ron a los capi­ta­nes de Abril a una revo­lu­ción en la cual la alian­za Pue­blo-MFA desem­pe­ñó el papel decisivo.

Fue una revo­lu­ción dife­ren­te a todo lo que se cono­cía. En 18 meses, en el con­tex­to de una lucha de cla­ses exa­cer­ba­da, per­ma­nen­te, Por­tu­gal avan­zó más en la His­to­ria que en los tres siglos ante­rio­res. No hay pre­ce­den­te en la Euro­pa occi­den­tal des­de la Comu­na de París de con­quis­tas socia­les tan impor­tan­tes como las de la bre­ve Revo­lu­ción de Abril. Refor­ma Agra­ria tan ambi­cio­sa no ocu­rrió antes.

¿Has­ta dón­de iría esa revolución?

La pre­gun­ta pier­de sen­ti­do por­que la rup­tu­ra de la alian­za Pue­blo-MFA, idea­da y pro­vo­ca­da por el Par­ti­do Socia­lis­ta y apo­ya­da por el PSD (y el CDS, su apén­di­ce), abrió la puer­ta a la con­tra­rre­vo­lu­ción vic­to­rio­sa en Noviem­bre de 1975. No era, ade­más, pre­vi­si­ble que la des­truc­ción de la heren­cia revo­lu­cio­na­ria fue­se tan rápi­da y profunda.

Cua­tro déca­das des­pués, la cla­se domi­nan­te, que fue­ra barri­da del poder, está otra vez en él encas­ti­lla­da. El gobierno que la repre­sen­ta, jefa­tu­ra­do por un polí­ti­co de voca­ción neo­fas­cis­ta, impo­ne al país medi­das que en algu­nos casos son tan reac­cio­na­rias que ni Sala­zar las aplicó.

¿Cómo fue posi­ble el cam­bio de la corre­la­ción de fuer­zas que invir­tió el rum­bo de la His­to­ria, empo­bre­ció dra­má­ti­ca­men­te al país y lo hizo retro­ce­der por déca­das? Muchos años pasa­ran has­ta que la pre­gun­ta ten­ga una res­pues­ta rigurosa.

Pero es la amar­gu­ra naci­da del recha­zo del pre­sen­te y del sen­ti­mien­to de repu­dio a la polí­ti­ca del actual gobierno fas­cis­ti­zan­te la que impri­mi­rá hoy a las gigan­tes­cas mani­fes­ta­cio­nes de Lis­boa y de Por­to un carác­ter de pro­tes­ta masi­vo del pue­blo portugués.

Muchos de los mili­ta­res y civi­les que tuvie­ron par­ti­ci­pa­ción rele­van­te en las inol­vi­da­bles jor­na­das de Abril del 74 ya falle­cie­ron. No podían ima­gi­nar que Por­tu­gal pro­yec­ta­ría hoy en el mun­do la ima­gen de un país surreal, una dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía de facha­da demo­crá­ti­ca en el cual la polí­ti­ca es un lodazal.

El ban­do que opri­me el país creo un len­gua­je ade­cua­do a su estra­te­gia devas­ta­do­ra. Es un extra­ño léxi­co que bus­ca anes­te­siar la con­cien­cia de las víc­ti­mas. Al robo de los sala­rios le lla­man “sacri­fi­cios”, “con­tri­bu­ción de soli­da­ri­dad” a un bru­tal impues­to, y la indig­na­ción del pue­blo es fari­sai­ca­men­te trans­for­ma­da en “com­pren­sión de los portugueses”.

En una comu­ni­ca­ción social sumi­sa, los comen­ta­ris­tas reto­man y vul­ga­ri­zan ese len­gua­je. La mayo­ría crí­ti­ca lo acce­so­rio para hacer apo­lo­gía de la “aus­te­ri­dad” como mal nece­sa­rio. Algu­nos cum­plen con devo­ción y habi­li­dad la tarea de con­fun­dir al pueblo .

En el hete­ro­gé­neo gobierno Pas­sos & Por­tas las con­tra­dic­cio­nes son per­ma­nen­tes, refle­jan­do la inca­pa­ci­dad del timo­nel, que se com­por­ta como un paje de la can­ci­ller Ange­la Merkel.

Una corrup­ción desen­fre­na­da se ins­ta­ló en los Minis­te­rios, en la cúpu­la de la alta Admi­nis­tra­ción y en la ban­ca. Favo­res y pre­mios escan­da­lo­sos a los epí­go­nos del poder son la con­tra­par­ti­da de los robos de que son vic­ti­mas los tra­ba­ja­do­res, los jubi­la­dos y los pen­sio­na­dos. No sor­pren­dió la noti­cia de que Gas­par va a tener en el FMI un suel­do men­sual de 23.000 euros. Es una recom­pen­sa por los ser­vi­cios pres­ta­dos al gran capi­tal por el ex-minis­tro de las Finan­zas. Ampliar la des­igual­dad ha sido ade­más casi una obse­sión para Pas­sos & Por­tas. Hoy, las for­tu­nas de los 46 por­tu­gue­ses más ricos repre­sen­ta el 10% del PIB nacio­nal (en el “Correio da Manhã”, 4/​04/​14).

Al eva­luar el gabi­ne­te, admi­to que algu­nos minis­tros y secre­ta­rios de Esta­do habrán sido ciu­da­da­nos comu­nes, más allá de cual­quier sos­pe­cha, antes de ingre­sar en el Gobierno. Pero hoy, por su par­ti­ci­pa­ción y com­pli­ci­dad en la obra cri­mi­nal en cur­so, no hay uno solo que pue­da ser mere­ce­dor de res­pe­to. Pala­bras como hipo­cre­sía, ambi­ción, incul­tu­ra, igno­ran­cia, egoís­mo, cruel­dad, cobar­día, son insu­fi­cien­tes para cali­fi­car los actos y carác­ter de esa gente.

En las vís­pe­ras del cum­plea­ños de la Revo­lu­ción de Abril, los par­ti­dos que con­tro­lan el Par­la­men­to han demos­tra­do con arro­gan­cia su ideo­lo­gía reac­cio­na­ria opo­nién­do­se a que un repre­sen­tan­te de los capi­ta­nes de Abril habla­se en la sesión con­me­mo­ra­ti­va de la efe­mé­ri­de. Un día, espe­ro que no muy dis­tan­te, será evi­den­te que ellos se com­por­tan colec­ti­va­men­te como enemi­gos del pue­blo portugués.

¿Y qué hacer?

La vie­ja y per­ti­nen­te pre­gun­ta leni­nis­ta es actua­lí­si­ma en este Por­tu­gal saquea­do y humi­lla­do, en el cual has­ta las Fuer­zas Arma­das, las Poli­cías y la Guar­dia Nacio­nal Repu­bli­ca­na expre­san ya su des­con­ten­to en las esca­li­na­tas de la Asam­blea de la República.

Creo que las semi­llas de Abril ger­mi­na­ran des­pués de su lar­ga hiber­na­ción. Los tra­ba­ja­do­res no olvi­da­ran las pro­di­gio­sas con­quis­tas de la gene­ra­ción revo­lu­cio­na­ria, en los días en que Álva­ro CunhalVas­co Gonçal­ves –dos gran­des por­tu­gue­ses del siglo XX- die­ron una con­tri­bu­ción fun­da­men­tal para el avan­ce de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y nacional.

La marea de la resis­ten­cia cre­ce cada sema­na, a pesar de la alie­na­ción gene­ral de gran par­te de la pobla­ción. Esas luchas aho­ra per­ma­nen­tes, dia­rias, se amplían con la des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción de la CGTP y de los comu­nis­tas. Pero es aún insu­fi­cien­te la pro­tes­ta popu­lar. La res­pues­ta a la into­le­ra­ble opre­sión social y eco­nó­mi­ca habrá de asu­mir una ampli­tud mucho mayor.

Ya Loc­ke, en el siglo XVII, en su teo­ría del Esta­do Libe­ral, defen­día el dere­cho a la rebe­lión cuan­do la tira­nía ofen­de a la con­di­ción humana.

La Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos del Hom­bre, apro­ba­da por la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das en 1948, abre tam­bién la puer­ta a la rebe­lión de los pue­blos cuan­do los dere­chos por ella enun­cia­dos y garan­ti­za­dos son vio­la­dos. Vio­lar­los es lo que el gobierno de Pas­sos & Por­tas hace, impu­ne, con arro­gan­cia desa­fian­te. Has­ta cuándo?

Vila Nova de Gaia,25 de Abril de 2014
www​.odia​rio​.info – Tra­duc­ción: Jaz­min Padi­lla. Revi­sa­da por La Haine.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.