El escua­drón de la muer­te (vida y muer­te de un actor)- Mai­té Campillo

¿Has­ta cuán­do pos­trar­se de rodi­llas?, joooo, que mie­do me da la foto­ooo. Qui­ta, qui­ta, que yo me voy P´La Haba­na, y no vuel­vo más! Uf, que hedor

Intro­duc­ción

Cosas que pasan

Por ello, por las cosas que pasan, pidie­ron el acuer­do «inme­dia­ta­men­te y como medi­da cau­te­lar», la prohi­bi­ción de la expan­sión atea sobre calles que se pre­veían tipo Lava­piés (para nada Pon­cio y menos Pila­tos), pue­da que tam­bién la zona radio­ac­ti­va pila­tes para vol­car­la sobre el lla­ma­do jue­ves san­to, «ya que hay indi­cios sufi­cien­tes que per­mi­ten pen­sar que se pudie­ran come­ter hechos ilí­ci­tos, e impe­dir o per­tur­bar los actos reli­gio­sos pre­vis­tos para ese mis­mo día»

Al pare­cer, algu­nos lla­ma­dos Libre­pen­sa­do­res pre­ten­die­ron pro­ce­sio­nar sobre pro­ce­sio­nes varias, ateos slo­gans a lo “here­je”, pro­fa­nan­do a viva voz en con­tra del rei­no de Pon­cio Pila­tos. Ante la aplas­tan­te con­fu­sión guber­na­men­tal con Pla­ya Girón, por si algu­na duda hubie­ra, dura o madu­ra, pre­fi­rie­ron evi­tar­lo a lo Cesar, ya que una revo­lu­ción de tal dimen­sión no con­vie­ne ni a Madrid ni a Dios. Revol­vie­ron los após­to­les del rei­no por toda la cola del metro dis­po­ni­ble a lo espía, que por tener cuer­da tie­nen has­ta el Pen­tá­gono pese­bre y Belén de Casa Blan­ca. Por lo que vime sobre­vo­lan­do los oli­vos a ejem­plo de pája­ro, ya que según Gallar­dón hay que dis­pa­rar “al here­je” a la dis­tan­cia que exi­ja la situa­ción “por el espí­ri­tu de tole­ran­cia de Madrid”. Siguie­ron mis­mas coor­de­na­das otros afa­na­dos após­to­les, Manuel Cobo, insis­tió que para bar­bu­dos y pelu­dos tenían sufi­cien­tes con exhi­bir una vez al año a la san­tí­si­ma tri­ni­dad y divi­na pas­to­ra, para per­mi­tir que ate­rri­cen por las calles de Fra­ga Iri­bar­ne, aban­de­ra­dos en Sie­rra Maes­tra por héroes del Mon­ca­da. Así es que fue­ron ful­mi­nan­do por dichas per­te­nen­cias, pies, ojos y manos ateas pro­ce­sio­na­les en rebel­día que pre­ten­der que­rían fomen­tar con­tra pro­ce­sión, por hono­res más glo­rio­sos en humano a, Astur­leo­ne­ses de mon­ta­ña, Gena­rín, para más señas. Y, prohi­bir prohi­bie­ron el “paso de los derechos”.

Nuba­rro­nes con sus negras tor­men­tas, se lan­zó a la orden guber­na­ti­va con­tra Libre­pen­sa­mien­to, cho­can­do con la puer­ta de ésta par­te del mun­do bajo las estre­llas, no más que para evi­tar, «pro­vo­ca­ción», dije­ron a lo romano bajo los sín­to­mas del degüe­llo de la blan­ca palo­ma, vaya a ser que se apo­de­ren de los estan­dar­tes a favor del Movi­mien­to 26J, y en vez de san­tos des­fi­les por metro Pla­ya (ya sin nece­si­dad de Lava­piés), las alas de la ira de los pue­blos humi­lla­dos des­en­fun­den sus armas a lo rural como medi­da pre­ven­ti­va, alzan­do hoces entre mar­ti­llos, mache­tes, hor­cas, gua­da­ñas, ras­tri­llos, palas, tri­llos, muchas tri­llas, ade­más de cuer­nos de avi­so con sus noven­ta y nue­ve soni­dos jun­to a adies­tra­dos palos de lucha cana­ria, ban­de­ras y pan­car­tas de carác­ter pro­pio, por­ta­das por isle­ños guan­ches de la reser­va abo­ri­gen del Men­cey Loco, que ajus­tar cuen­tas quie­ren al impe­rio del turis­mo euro­peo, que está arra­san­do con el país y lo poco que de cul­tu­ra que­da. Após­tol Agui­rre lo con­si­de­ró a lo muy macho:

“Como ofen­sa a los cató­li­cos» A erra­di­car des­de la raíz lo que des­de tie­rra de fue­go aso­ma. Por ello que toda yo tiem­blo ante la cor­te de los mila­gros, mam­ma mía! Que des­pó­ti­cos lan­zan gene­ro­sos a las manos del “orden”, leche áci­da como bom­bas, sobre la cabe­za del que pen­sar quie­re! Enca­be­za­da por el pro­pio Tir­so de Moli­na, salió en mani­fes­ta­ción una comi­ti­va anti­co­rrup­ción, a for­ma de, “paso”, con el obje­ti­vo de «sen­si­bi­li­zar”, aglu­ti­nan­do más here­jes entre cau­sas, ¿será ilu­sión mía?, diosssss, un levan­ta­mien­to con­tra las arcas del clero!!!

¡Aya­man, Ayamannnnnn!

Mi espí­ri­tu se repar­te con­tra dies­tros y sinies­tro que avan­zar no quie­re, pues lo cor­tés no qui­ta lo valien­te; incli­na­da me veo a favor de éste lado de las cosas, que unir pre­ten­de a la pobla­ción des­he­re­da­da de dere­chos constitucionales.

¡Aya­man, coge el palo de lucha!

Avi­sa a Beni­to Pérez Gal­dós, que el vas­co-isle­ño, siga escri­bien­do epi­so­dios “nacio­na­les”, has­ta derri­bar la usu­ra de Esta­dos delin­cuen­tes, dije y digo bien, demo­crá­ti­cos, es que qui­se que enten­die­ras her­mano. Liber­tad y Expre­sión, como uña y car­ne pre­ten­de airear su pasión, pero las emble­má­ti­cas calles están prohi­bi­das, hay leyes que dicen per­te­ne­cer a Fra­ga y la Pila­ri­ca Aguirre.

Al pro­pio Tir­so de Moli­na una marea huma­na lo pro­cla­mó por­ta­voz del metro, pro­po­nien­do el men­ta­do en dicha asam­blea que fue­ra el Poder Popu­lar en mar­cha el que con­tro­la­se la Mez­qui­ta de Cór­do­ba, por su cau­dal en oro de las “pro­pi­nas” que tra­ga la gar­gan­tua mezquita…

¡¡¡Ay, ay, ay, uf, las cosas se disparan!!!

Y mi espí­ri­tu con­tes­ta­ta­rio me dejó apar­ca­da a ori­llas del Puen­te de los Fran­ce­ses, por no creer yo en mez­qui­tas ni ter­mi­tas, vaya sema­ni­ta, las calles se pla­ga­ron de san­tos y yo sin flo­res a María. Y, mi som­bra se fue… Acom­pa­ña el paso de la insu­mi­sión láti­go en mano por cami­nos empe­dra­dos con­tra la usu­ra san­ta, de la corrup­ción del acau­da­la­do Obis­pa­do; su car­de­nal, el apun­ti­lla­do pun­ti­lli­ta y su roca palo­ma a blan­quear a Roma, des­me­su­ra­dos gas­tos a favor del pas­to can­ce­rí­geno para que sobre­vi­va “cri­sis”.

¿Por gra­cia divina?

Ahí es que anda disuel­ta la constitución

Entre bal­nea­rios, pro­ce­sio­nes epis­co­pa­les y fies­tas de guar­dar. Es por ello que la Susa­na cayó en gra­cia. No se si del espí­ri­tu san­to, pero reci­bir reci­bió como recuer­do un cua­dro tan divino como las manos que lo entre­ga­ron. De la pre­si­den­ta de la Jun­ta de Anda­lu­cía es que hablo, Susa­na Díaz. Pues si, visi­tó Mála­ga y la cofra­día del San­tí­si­mo Cris­to de la Bue­na Muer­te ‑tétri­co gus­to- cus­to­dia­do día y noche por sol­da­dos de la Legión. Para que uste­des vean como el Esta­do de los peque­ños Esta­dos capi­ta­lis­tas de Ibe­ria, mues­tra su pasión acon­fe­sio­nal, otro “paso” más de su san­ta sema­na, muy ale­ja­do de aquel 14 de abril de 1931 en que, “Espa­ña”, pue­blos antim­pe­ria­lis­tas uni­dos, pro­cla­ma­ron la República.

¡Ay Susa­ni­ta, mira que pro­cla­mar­se fami­lia de la dies­tra! Vues­tra majes­tad, Susa­ni­lla de la izquier­da hun­di­da de los socia­lis­tos­del­reino, no debe agi­tar­se tan­to por unos miles de fami­lias desahu­cia­das ni por toda una Anda­lu­cía igual­men­te desahu­cia­da de tra­ba­jo “pan” y liber­tad, ilu­mi­na­da como lo está por la cus­to­dia de tan gran san­ti­dad! Cuer­po del mis­mo cuer­po popu­lar ante la tro­pa. Has­ta el mis­mí­si­mo minis­te­rio del rei­no que a la som­bra se encon­tra­ba de una pal­ma pasan­do las vaca­cio­nes san­tas, por impul­so cura­ti­vo, hay que ver!, va y la entre­gan a la vir­gen que tenían en cua­ren­te­na! Si, para que la Susa­ni­ta siga sana y sal­va alum­bran­do, pasean­do y soñan­do a sus anchas pajean­do con “cri­sis”. Qué fácil es ganar­se la vida diossss, a que esta­ré yo espe­ran­do? Ay, ay, ay, todas las cosas que pasan, com­pa­ñe­ros poe­tas toman­do en cuen­ta los últi­mos suce­sos en la poe­sía… ¿Has­ta cuán­do pos­trar­se de rodi­llas?, joooo, que mie­do me da la foto­ooo. Qui­ta, qui­ta, que yo me voy P´La Haba­na, y no vuel­vo más! Uf, que hedor.

LA SEMANA SANTA DEL “ORDEN”

“Según las escrituras”

Lote tur­bio anti­dis­tur­bios… Que para­li­zar pre­ten­des órga­nos geni­ta­les, aumen­tar tuer­tos, lan­zar como mani­fes­tan­tes entre flo­res, camu­fla­dos tus perros, a agu­je­rear cabe­zas y pal­mar cora­zo­nes, entre otros “pla­ce­res” a seguir dis­fru­tan­do por real gana; expan­dien­do 7.000 botes de humo entre gra­mí­neas lacri­mó­ge­nas enve­ne­na­das. Más que un lote, un super lote obse­quio de la casa real de la bara­ja cuño y letra, mar­ca, Cosa Nos­tra. Par­ti­da des­ti­na­da ínte­gra por divino señor, de tu poder me espan­to! Ínte­gra al Cuer­po Serrano Nacio­nal“ [email protected] leña y palo, en un repar­to pro­por­cio­nal de 196. 080 euri­tos dilui­dos en IVA y jabón, ah, al lle­gar ensa­li­var como perro, pre­mio, sobres sor­pre­sa!!!, de los impues­tos, por el cán­ta­ro en la fuen­te que apli­ca­rán por adju­di­ca­ción deci­di­da para fina­les de mayo, cho­rro del mes de las flores.

Sí, el minis­tro de los inte­rio­res, mea­pi­las, Opus“ no me dejes!, ha admi­ti­do en el Con­gre­so de los Dipu­tados que su depar­ta­men­to ha recor­ta­do sub­ven­cio­nes a un total de 43 víc­ti­mas de los GAL, reco­no­ci­das en la Ley de Víc­ti­mas del Terro­ris­mo, “por­que se ha acre­di­ta­do su per­te­nen­cia al mun­do de ETA». Fin de las cosas que pasan por­que si, y por­que no tam­bién, ya que las cosas pasan no más, por­que tie­nen que pasar, eta kito.

Bajo el ojo del hura­cán se encuen­tran [email protected]

(Obra en un acto)

¿Oigo? Favor de poner­me con el comi­sa­rio Rubiales.

¿Quién coño me llama?

Que mal gus­to, por dios, el comi­sa­rio Rubiales?

Que siiiiiiiii… que soy yo, el mismo!

Soy, Rami­ro Ramos y Valien­te, minis­tro de la Cosa Nos­tra, ya sabe, nues­tra cosa, nues­tro esti­lo, nues­tro hacer, nues­tra manera…

¡Que me dice! Per­dón Sr. minis­tro, es que lle­vo una mañanitaaaa…

Vamos a ver Rubia­les, me falla el ins­tin­to y la zozo­bra me sacu­de por dies­tra, aclá­re­me por favor, ¿que téc­ni­cas uti­li­zan uste­des para dete­ner a la gente?

(tras un des­con­fia­do silen­cio, responde)

Pues… las de siem­pre Sr. minis­tro, las de siem­pre! Unas dos­cien­tas pelo­ti­llas de goma por minu­to, algún que otro bote­ci­to de ahu­mar higa­di­llos, en fin, las de toda la vida des­de que Fran­co se pro­cla­mó gene­ral! Las que carac­te­ri­zan lo que somos, el esti­lo incul­ca­do que lle­va­mos den­tro! Pues eso, palo y más palo, sen­ci­llo; palo duro, palo hie­rro, palo lagri­mo­so, palo ten­te­tie­so, palo, más palo, y garro­ta­zos por supues­to señor, en espal­das, cabe­zas, sexo, y lo mis­mo da que da lo mis­mo sobre bola gran­de que peque­ña minis­tro, ova­rios o hue­vos igual da que da lo mis­mo, eso ya sabe, ah, y a las pier­nas tam­bién, vaya usted a pen­sar que… Ahí bien, has­ta dejar­las gan­gre­na­das de por vida para que no nos hagan correr más; no tene­mos tiem­po para jugar con ellos al escon­di­te inglés, sabe? De entra­da ahí les deja­mos, sin mover las manos ni los pies, je,je,je, lo dice el can­tar! Y los pelo­ta­zos de goma, como man­da la tra­di­ción de las nor­mas, duros, con­tun­den­tes, efi­ca­ces, que para­li­cen cabe­zas y tes­tícu­los, para que se los extir­pen como al valien­te ese del 22M, el tal Gabriel R. S. Ya ve, señor minis­tro, cum­plien­do órde­nes supe­rio­res! No más, para eso esta­mos, señor! Que es eso de defen­der­se, con que dere­cho se atre­ven, eh! Es lo que hay minis­tro, ni más ni menos, lo de siem­pre des­de que gana­mos la gue­rra, esa que lla­man revo­lu­cio­na­ria, repu­bli­ca­nos, sepa­ra­tis­tas, gen­tu­za, cuan­do cojo uno de esos entre manos!

Pero Uds. no han hecho unos cur­si­llos con el Mos­sad y la CIA, con pre­su­pues­to de éste minis­te­rio, sobre nue­vas téc­ni­cas sibi­li­nas, que es de lo que va aho­ra la cosa, Cosa Nos­tra, de con­tra­in­sur­gen­cia y deten­ción de albo­ro­ta­do­res, Rubia­les, que bue­na pas­ta nos ha cos­ta­do de los fon­dos del fan­go de los contribuyentes!

(Nue­vo silen­cio tras los por­to­nes de la mugre)

Puessss… siiiiii… Pero es que los mucha­chos son muy orto­do­xos sabe?, su fide­li­dad es abso­lu­ta, y a veces se calien­tan Sr. minis­tro, y no hay dios que los pare, ya usted sabe bien! Eso de inmo­vi­li­zar al dete­ni­do, lo de los pun­tos de pre­sión quie­ro decir, aun­que son unos artis­tas a la hora de lin­char, eso segu­ro. . pero toda­vía no han apren­di­do bien la téc­ni­ca de retor­cer­los y escu­rrir­los como ropa para el ten­de­de­ro, ahí a secar col­ga­di­tos, y cla­ro, alguno se nos va para mejor vida, que quie­re que le diga…

(Tras otro silen­cio sin deco­ro, el minis­tro que­dó pati­tie­so, reacciona)

¡Pero coñoooo, alguno, alguno… que ya son muchos Rubia­les, y aho­ra para rema­te, lo del actor, tu te crees que se pue­de ir matan­do acto­res por ahí, sólo fal­ta que nos mon­ten una obra de tea­tro a lo Dario Fo, en ple­na calle, y nos apun­ten con el dedo al pasar!

Si quie­re que hable con sin­ce­ri­dad le diré que, Mos­sos y Mos­sas, estar, están muy sen­si­bles. Hay que ampliar la plan­ti­lla, señor minis­tro, son miles los incon­tro­la­dos que toman la calle, cada vez hay más! Cómo no se nos va a ir la mano, nor­mal, muy a menu­do eso es bien cier­to, ade­más entre noso­tros, minis­tro, dejé­mo­nos de boba­das, los acto­res son tan hijoepu­tas como los demás, o no!

Del otro lado del minis­tro se oye la voz ner­vio­si­lla de un sagutxu, leyen­do en voz alta unos apun­tes sobre un manual calle­je­ro “los pun­tos de pre­sión son áreas ana­tó­mi­cas espe­cí­fi­cas que cuan­do son gol­pea­dos o mani­pu­la­das, cau­sa inmo­vi­li­za­ción ade­más de dolor, inva­li­dez, o la muer­te” Tras un bre­ve silen­cio, diri­gién­do­se de nue­vo al minis­tro que seguía a pie de telé­fono, lee tex­tual­men­te algo sub­ra­ya­do en rojo ‑escu­che lo que decla­ró un enemi­go del Esta­do, per­dón, Sr. minis­tro, un exper­to en yudo que­ría decir:

<

Como toda téc­ni­ca requie­re de mucha y bue­na prác­ti­ca. Es posi­ble que la per­so­na entre en paro car­día­co, hay que saber ade­más, que no se tras­la­da a una per­so­na con dicha téc­ni­ca, y que una vez hecha, no se hace nue­va­men­te en la mis­ma per­so­na, al menos no inme­dia­ta­men­te. La pre­sión del bra­zo y del ante­bra­zo en esta téc­ni­ca tra­ba­ja sobre las arte­rias caró­ti­das. Coin­ci­do con los que mani­fies­tan que es muy peligroso.

Reco­mien­do que no se haga, ya que pue­de pro­vo­car has­ta la muer­te, o paro car­día­co de la per­so­na… pien­sa muy bien antes de hacer esto»

(Se reanu­da la con­ver­sa­ción entre minis­tro y comisario)

¡Me impor­ta un cara­jo la muer­te de un actor!, como si os car­gáis a Paco Mar­ti­nez Soria!

¡Sr. minis­tro, ese ya está fina­do, ade­más, era de los nuestros!

Lo se mame­lu­co, es una for­ma de hablar, ¿aca­so me tomas por gilipuertas?

¡No, Sr. minis­tro, fal­ta­ría más!, se que dice lo que pien­sa, pero que no pien­sa en lo que dice, y por eso…

¡Rubia­les, que le envío a Afganistán!

¡Vál­ga­me dios, Sr. minis­tro, tran­qui­lí­ce­se se lo ruego!

Téc­ni­cas, téc­ni­cas sin hue­lla, Rubia­les, y, bas­ta ya! Has­ta para dar leña y caña al mono, si hace fal­ta. Atén­gan­se a las con­se­cuen­cias, está avi­sa­do, hay que estar al día, oído, que más que Mos­sos y Mos­sas, pare­cen cabes­tros de las caver­nas de la pos-gue­rra… poli­cía sin freno, pero inte­gral, Rubia­les, inte­gral! Cer­ca­na al pue­blo, a las cepas de vino del cam­po y de bares de la ciu­dad, cer­ca­na lo jus­to cla­ro, pero pelín cer­ca­na para disi­mu­lar, se enga­ña mucho mejor, que Fran­co murió hace más de trein­ta años, Rubia­les, que nos vamos a car­gar la demo­cra­cia y se nos va el cho­llo, coñoooo! Cla­ro hom­bre!, hay que tener todo bajo man­ga, con­tro­la­do, vigi­la­do y que nadie se des­ma­dre ni des­pier­ten sus héroes, entien­de Rubia­les, pare­ce men­ti­ra hom­bre!, con la de años que tene­mos jun­tos de ofi­cio en la Cosa Nos­tra. Lo dicho, las hos­tias en comi­sa­ria sin cáma­ras, si es que todo hay que decir­lo, no apren­den! Que no sois made­ras ni made­ros, pico­los ni pico­las, sois una poli­cía moder­na, autó­no­ma, oís­te: MODERNA. Eso, de gua­pos y gua­pas, con son­ri­sa por fue­ra y la pro­ce­sión de hos­tias por den­tro, Mos­sos y Mos­sas, pero con téc­ni­ca Rubia­les, sin cáma­ras, con T É C N I C A.

No, si ya lo digo yo… apun­tar apun­ta­lan­do, pero eso, CON TÉCNICA.

(Por otra de las líneas de comisaría)

¿Comi­sa­rio Rubiales?

Siiiiiiiiiiiiiii…

¡Soy el sar­gen­to Morales!

¿…Y?

¡Se mea pare­ci­do la vir­gen, señor!

¿Que se te qué.… .… ?

¡Sen­ci­llo mi comi­sa­rio, que el dios que cono­ce­mos no existe!

Mora­les, deja de joder anda, en serio, no te fíes de la virgen!

¡Hay más, señor!

No ten­go mucho tiem­po, dime que más hay Mora­les, y cor­ta el rollo.

¡Que los malos somos nosotros!

Vaya con la virgencita.

¡Toda­vía hay más!

Aca­ba de una vez antes de que pier­da la paciencia.

Que en el 2015 habrá una revo­lu­ción mi comi­sa­rio, masónica-

comu­nis­ta – anar­quis­ta- sepa­ra­tis­ta, y que nos cor­ta­ran el pes­cue­zo a todos, inclui­do Ud. y al rey de bas­tos, señor!

Mora­les… Mora­les… tu has sopla­do más de la cuen­ta, ¿has vuel­to al mora­pio, no?

¡Nooooo, Sr. comi­sa­rio! Se extin­guie­ron las bra­sas de mi cora­zón por el alcohol des­de que me aban­do­nó la estu­pi­dez de que­rer ser tore­ro, lo que pasa es que, pues eso señor, esta­ba yo con las ove­jas de mi her­mano allá por los mon­tes de la Alca­rria, cuan­do una luce­ci­ta luce­ra entre mato­rra­les, me dijo…

Mora­les… deja las cepas tran­qui­las que lo que estás es cie­go, que una cosa es arri­mar­se a la tie­rra y otra sepul­tar­se en vivo en ella; ala, péga­te una ducha de agua fría que tene­mos que nave­gar las calles, Mora­les. Hare­mos una remon­ta­da espec­ta­cu­lar esta vez, pa“que se ente­ren en Madrid quie­nes son los que man­dan aquí a la hora de inmo­vi­li­zar a los here­jes, y tu tran­qui­li­to no te des­ma­dres, que te meto un puro!

¡Tran­qui­lo mi comi­sa­rio!, no me cuel­gue, oigo?, ¡ah!, no, que decía yo, pues eso, que pien­se en lo del 2015…

¡Mora­lesssssssss!

Rinnnnnnnn, rinnnnnnnnnnnn, rinnnnnnnnnn

(Aque­lla mal­di­ta maña­na, el des­per­ta­dor de la casa del comi­sa­rio Rubia­les, no dejó de sonar duran­te buen rato; la pesa­di­lla noc­tur­na seguía de for­ma pro­fun­da patean­do al ofi­cial que abrir los ojos no podía, mez­clan­do cau­sas y azaha­res. La voz le vol­vió por fin al comi­sa­rio que gri­tó des­de su habitación:

¡Maca­re­na, pre­pa­ra un desa­yuno fuer­te, hoy ten­go fae­na!, aca­ba de lla­mar el due­ño de una terra­za, me están espe­ran­do, sal­go inmediatamente.

Uno de los dos, asesinados?

(vida y muer­te de un actor)

Bajo mis­mos méto­dos en esca­sas horas en Bar­ce­lo­na, tras ser redu­ci­dos por los Mos­sos d“Esquadra, uno de ellos fue el actor y dobla­dor cata­lán, Alfon­so Bayard. Muer­te que se pro­du­jo des­pués de que dichos agen­tes, fue­ran reque­ri­dos por los due­ños de un esta­ble­ci­mien­to comer­cial… “por­que el falle­ci­do se encon­tra­ba exaltado”

(al pare­cer moles­ta­ba a los clien­tes de la terra­za del local)

Quie­ro recor­dar algu­nas de mis cla­ses, algu­na de ellas en cen­tros de cul­tu­ra, esos que en éstos momen­tos sólo con­tra­tan en ellas a “empre­sas” ama­ña­das por la mis­ma cofra­día. En las que expo­nía que el actor-actriz, debe pre­pa­rar­se de for­ma con­se­cuen­te “sin sepa­rar­se en exce­so del reba­ño”, y enfren­tar la vida de esce­na al lími­te. El actor es un “pro­vo­ca­dor” nato. Lo he dicho en muchas oca­sio­nes, no es algo abs­trac­to, está entre noso­tros, ha de res­pi­rar con noso­tros aun­que ten­ga otro rit­mo y se eva­da en per­so­na­jes de la his­to­ria de otros siglos, vuel­ve a noso­tros. Es un pro­vo­ca­dor de la risa y el llan­to, del pen­sa­mien­to, de la muer­te y del naci­mien­to de lo más humano, de la mise­ria, de las con­tra­dic­cio­nes de la per­so­na y de la sociedad.

Muchas veces yo mis­ma he pro­vo­ca­do, que lle­ga­ran al lími­te en el esce­na­rio de la vida real, la calle, nues­tras calles y pla­zas lle­nas de gen­te, mer­ca­dos, ofi­ci­nas ban­ca­rias, agen­cias de via­jes, casas con­sis­to­ria­les… Peque­ños “labo­ra­to­rios”, por decir­lo de algu­na mane­ra, que les reafir­ma en el esce­na­rio, fren­te al públi­co y así mismos.

Por suer­te para mi y mis alum­nos, hemos sali­do gene­ral­men­te bien para­dos, ya que la “intro­mi­sión” tenía un lími­te, y nin­gún “públi­co” se ha atre­vi­do has­ta aho­ra, a lla­mar a nin­gún fun­cio­na­rio del “orden” para res­ta­ble­cer dicho orden ciu­da­dano que como todos Uds. saben, no se debe que­bran­tar bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia y menos por cómi­cos d´ la lagu­na negra, ges­to y len­gua kilo­mé­tri­ca acu­sa­da de la farán­du­la allá don­de estés, ade­más… los fines jus­ti­fi­can los medios, y si no pre­gún­ten­le al minis­tro del inte­rior, a sus sotas de bas­tos, su rey de espa­das y ejér­ci­tos entre nubes, aguas por don­de quie­ran y tie­rras don­de les sale por la entrepierna.

El tea­tro como toda expre­sión ciu­da­da­na “con­tro­la­do y vigilado”

(como dijo el minis­tro al comi­sa­rio Rubiales)

Coin­ci­dien­do en días de car­na­val, ani­mé a uno de los cur­sos a dis­fra­zar­se, de tal for­ma que no los reco­no­ció ni la calle don­de nacie­ron, había que entrar en una sucur­sal ban­ca­ria!!! Ni qué decir tie­ne, que yo cono­cía a una tra­ba­ja­do­ra de la ofi­ci­na, pero que de entra­da nada sabía… arma­ron tal follón, que cre­ye­ron que era un atra­co de ver­dad. Los emplea­dos carras­pea­ban aco­jo­na­di­llos, el direc­tor se arras­ca­ba los bol­si­llos, a pun­to estu­vo de lla­mar a las fuer­zas de “orden”, si al oído no lle­go ante mi musa tras el mos­tra­dor de la caja. “Todo que­dó en un sus­to”, para emplea­dos y clien­tes que no enten­dían que era una fun­ción gra­tui­ta de tea­tro en car­na­val, y que qui­zá, no se repe­ti­ría más en sus vidas; por supues­to que no la iban a olvi­dar nun­ca, eso seguro.

En un mer­ca­do muni­ci­pal fue todo lo con­tra­rio; char­cu­te­ros, car­ni­ce­ros, pes­ca­de­ras, fru­te­ras y más, mon­ta­ron tal bai­le de car­na­val con los aspi­ran­tes al mun­do de la farán­du­la que ni en Rio de Janei­ro, y a media hora del “asal­to” al ban­co!, peces en mano, man­za­nas y jamo­nes a rit­mo de sam­ba. Risas muchas, más risas y ale­gría. Tam­po­co los aspi­ran­tes a acto­res y actri­ces, iban a olvi­dar jamás, pues esta­lla­ron aplau­sos en com­pli­ci­dad como si de un gran tea­tro medie­val se tra­ta­ra, buen escenario.

El colo­fón de ese día carnavalesco

Fue la “toma” de una Casa Consistorial

Alguien “mal inten­cio­na­do”, nos había infor­ma­do, que cier­tos seño­res con­ce­ja­les y algu­nos téc­ni­cos guar­da­ban en las “lace­nas de los des­pa­chos man­ja­res”, qui­zá de algún que otro favor­ci­to? Y, como “acto­res y actri­ces” habían tra­ba­ja­do mucho y bien, pues eso, sed ade­más de ham­bre empe­zó a mani­fes­tar­se salien­do a flo­te, y ahí no más nos plan­ta­mos a la caza del botín; algo tími­dos ellos, pero dis­pues­tos a des­cu­brir­lo y asal­tar­lo. Uf!, que man­ja­res, era cier­ta la infor­ma­ción, y sólo lle­ga­mos a dos de los téc­ni­cos, como sería el jau­lón de los con­ce­ja­les? Los tenían guar­da­di­tos con sie­te lla­ves a por­fía, no espe­ci­fi­co, se pue­den supo­ner que la bebi­da no fal­ta­ba ade­más de las “deli­ca­tes­sen” entre toma y saca de la saca de la lace­na apun­ta­la­da. Sali­mos sin palos, sin téc­ni­cas Mata León ni nin­gún tipo de repre­sión. Fue vis­to­so, y los pasi­llos de la, casa del pue­blo?, sus depen­den­cias se lle­na­ron; dis­fru­tó su gen­te, en cuan­to se die­ron cuen­ta que la cosa iba de humor y, pre­mio, sali­mos con un “paque­te navi­de­ño en mano”, ja, ja, jaaaa!!! Por supues­to se hacían los zorri­llos negan­do en un prin­ci­pio tales exis­ten­cias; pero entre, “bro­ma”, y bue­na infor­ma­ción… Y es que no hay nada como des­en­mas­ca­rar a los ladro­nes allá dón­de guar­dan el botín!!!

Lo que pasó a un gru­po de la farándula

En la épo­ca del fina­do Súarez

Lle­ga­ron una maña­na, supon­go que con­tra­ta­do su espec­tácu­lo, a una pla­za de uno de los pue­blos-dor­mi­to­rios entorno a Madrid. Ni tiem­po les dió a esce­ni­fi­car su idea­rio tra­gi­có­mi­co. Empe­za­ron a salir de una fur­go­ne­ta, ves­ti­dos de algo pare­ci­do a “la ima­gen ofi­cial” de los por­ta­vo­ces de ETA, osea con capu­cha, fusi­les y pis­to­las de jugue­te. El inten­to era lle­gar hacer una paro­dia acer­ca de la repre­sión, y del fas­cis­mo que impe­ra des­de, “ese final de gue­rra”, que no lle­ga nun­ca. Ape­nas pasa­ron cin­co minu­tos, que­da­ron ade­más de rodea­dos por guar­dias civi­les, apun­ta­dos con impre­sio­nan­te desa­fío entre pis­to­las y fusi­les de los que si matan:

¡¡¡No dis­pa­ren somos acto­res es-es-esta­mos tra-trabajando!!!

Dis­pa­rar no dis­pa­ra­ron pero tre­men­da pali­za, cuan­do me ente­ré empe­za­ron a des­fi­lar figu­ras con­va­le­cien­tes en el espe­jo de mis ojos, jo!, como para no vol­ver a hacer más tea­tro de calle, y menos, paro­dias “peli­gro­sas”, que invo­lu­cren al “orden” coñooooo ‑qué digo?, si te matan por menos, como al actor Cata­lá, por ir ves­ti­do así des­pués de, “matau”, te que­man col­ga­do de una faro­la en la Pla­za Espa­ña de Madrid.

Roban el tiem­po de vivir y soñar con los paraí­sos inalienables

El dique se va a romper…

Les acu­sa­ron de inte­gra­ción en ban­da arma­da, toma ya! Unos des­apa­re­cie­ron de dicho mun­do men­ta­do, otros se recon­vir­tie­ron en tea­tro para niños, otros a “la polí­ti­ca”, que da menos sus­tos, se sufre menos, se vive mucho mejor, menos fati­gas, los dis­cur­sos te los escri­ben y no tie­nes que apren­der­los de memo­ria, inter­pre­tar bien es lo de menos, solo el per­so­na­je de malan­dro es impor­tan­te, cuan­to más robes más autoridad.

Supon­ga­mos que en su fue­ro interno, el actor cata­lán esta­ba ese día hacien­do una tera­pia, en esa terra­za ya mal­di­ta de due­ños, de cuyo nom­bre no me quie­ro acor­dar. Cla­ro que es más fácil dar órde­nes, o en su caso lla­mar a las fuer­zas del “orden”, que tra­tar a los seres como huma­nos, que va, no es fácil!, comu­ni­car?, ufffff, puagggg, cla­ro que cada uno tie­ne sus recur­sos. Pero yo se que para comu­ni­car pri­me­ro hay que saber hablar, a par­te de que­rer y com­pren­der antes de man­dar al mata­de­ro. Sí, hay que estar capa­ci­ta­do para tra­tar al públi­co, sobre todo cuan­do vives de él. Tam­bién se que hay seres que se lla­man huma­nos, eso es bien cier­to, y saber no saben esti­mar más que al cajón del dine­ro, ni res­pe­tar ni siquie­ra ser­vir café que ya es decir, y menos comu­ni­car, obser­var para com­pren­der antes de matar, ayu­dar a las per­so­nas como gen­te, escu­char a los jil­gue­ri­llos deso­la­dos. Hay muchos que se están forran­do de gui­ta a rau­da­les gra­cias a la ven­ta de alcohol y otras hier­bas, por ejem­plo, sin saber tra­tar siquie­ra al lesio­na­do por el “arma”, que a él, le ase­gu­ra dere­cho a la pro­pie­dad pri­va­da y a la lujuria.

Sigo pen­san­do que un actor

Tie­ne que estar abier­to a la “pro­vo­ca­ción”

A éste no le deja­ron inten­tar­lo, lo ase­si­na­ron dos veces: la pri­me­ra, por­que no inten­ta­ron su amis­tad con la fuer­za del amor que brin­da el res­pe­to, ese cari­ño que no debe jamás des­apa­re­cer en nues­tras vidas; no escu­cha­ron su fon­do humano, su nos­tal­gia, qui­zá su pena ante una vida perra por dolo­ro­sa, már­tir al final qui­zá de su pro­pia espe­ran­za. Cla­ro, no era de esas empre­sas que lue­go hacen publi­ci­dad de tu nego­cio con su “cáma­ra ocul­ta”, que la mayo­ría de veces de for­ma pato­so­na has­ta, “auto­ri­ta­ria en muchos casos”, te tocan las bolas del pla­ne­ta entre­pier­na de for­ma áspe­ra­men­te can­si­na. La segun­da, no le dis­pa­ra­ron pero le ase­si­na­ron, “con méto­dos de con­ven­ci­mien­to”, ful­mi­nán­do­lo sin mar­cas de bala. Qui­zá, Alfon­so Bayard, esta­ba atra­ve­san­do una cri­sis emo­cio­nal o cri­sis de sub­sis­ten­cia, qui­zá, es tal el ais­la­mien­to humano en el que vivi­mos en las ciu­da­des satu­ra­das de per­so­nal, “a su aire”, dón­de el capi­ta­lis­mo más cruel nos des­po­ja has­ta del últi­mo alien­to; lími­te que nos impo­nen entre vida y muer­te, lími­te que apli­ca­ron con saña refre­ga­da sobre un actor inde­fen­so *Por eso yo jamás, lo dicho, per­te­ne­ce­ré al rei­no de “Palen­cia”, jamás de los jama­ses, y gri­to en apo­yo de Alfon­so Bayard, uni­da al gri­to de Lola Gaos, maes­tra y nin­fa de talento:

Jamás!

Has­ta siem­pre compañero.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *