La riva­li­dad euro-dólar- Ariel Noyo­la Rodrí­guez y Uli­ses Noyo­la Rodríguez

La cri­sis de deu­da sobe­ra­na euro­pea ini­cia­da en 2010, que siguió a la cri­sis de las hipo­te­cas sub­pri­me esta­dou­ni­den­se de 2007 – 2008, reve­ló la fra­gi­li­dad de los cimien­tos de la Unión Eco­nó­mi­ca y Mone­ta­ria (UEM) de la Comu­ni­dad Euro­pea, en mar­cha des­de 2002, a tra­vés del euro como mone­da úni­ca de cur­so legal. Asi­mis­mo, el des­en­vol­vi­mien­to des­igual de la cri­sis en ambas regio­nes pone de mani­fies­to el carác­ter jerár­qui­co de la eco­no­mía mun­dial y, con ello, las asi­me­trías de poder entre los Esta­dos capi­ta­lis­tas domi­nan­tes: Ale­ma­nia y Esta­dos Unidos.

Esta­dos Uni­dos goza de un sis­te­ma finan­cie­ro de mayor resi­lien­cia fren­te a las tur­bu­len­cias de la eco­no­mía mun­dial. La ban­ca esta­dou­ni­den­se repro­du­ce su posi­ción en la cima de la pirá­mi­de de los sis­te­mas finan­cie­ros nacio­na­les con­cen­tran­do y cen­tra­li­zan­do capi­tal a tra­vés del bino­mio dólar-Wall Street como meca­nis­mo de domi­na­ción finan­cie­ra. En tan­to, la Reser­va Fede­ral (Fed) esta­dou­ni­den­se expan­dió su base mone­ta­ria (dine­ro depo­si­ta­do en los ban­cos y en cir­cu­la­ción en una eco­no­mía) en 400 por cien­to; el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) ape­nas lo hizo en 150 por cien­to. El BCE inten­ta no per­ju­di­car la posi­ción del euro como mone­da de reser­va. Los pro­gra­mas que ha lan­za­do inclu­yen este­ri­li­za­ción de liqui­dez que la Fed no ha incor­po­ra­do, es decir, el dine­ro que ocu­pa el BCE para com­prar títu­los finan­cie­ros lo recu­pe­ra reti­rán­do­lo de su base monetaria.

Esto per­mi­tió a la ban­ca esta­dou­ni­den­se recu­pe­rar­se más rápi­do que el sis­te­ma finan­cie­ro euro­peo. Entre 2007 y 2013, el valor de los acti­vos de los 10 ban­cos esta­dou­ni­den­ses más gran­des aumen­tó en 2 billo­nes 859 mil 623 dóla­res, de acuer­do con la Cor­po­ra­ción Fede­ral de Segu­ro de Depó­si­tos; en con­tras­te, los ban­cos de mayor tama­ño de la Unión Euro­pea, has­ta junio de 2013, poseían 660 millo­nes de euros menos en acti­vos en com­pa­ra­ción con 2009, según el BCE. El sis­te­ma finan­cie­ro euro­peo, al ser de natu­ra­le­za bífi­da –de un lado con ban­cos muy fuer­tes como Deu­ts­che Bank, Com­merz­bank, BNP Pari­bas; y del otro, con ban­cos muy débi­les en la peri­fe­ria – , aumen­ta el ries­go regio­nal fren­te a shocks finan­cie­ros. Por ejem­plo, el ban­co ita­liano Unit­cre­dit, duran­te el cuar­to tri­mes­tre de 2013, sufrió pér­di­das por 14 mil millo­nes de euros.

Para man­te­ner la “con­fian­za” en la mone­da, la troi­ka euro­pea (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, BCE y Comi­sión Euro­pea) hace cum­plir el Pac­to de Esta­bi­li­dad y de Cre­ci­mien­to, que con­sis­te en que los Esta­dos miem­bros de la UEM no superen el lími­te de 3 por cien­to de défi­cit fis­cal y de 60 por cien­to de deu­da públi­ca como por­cen­ta­je del pro­duc­to interno bru­to (PIB). Sin embar­go, la apli­ca­ción de polí­ti­cas de aus­te­ri­dad deri­vó en que actual­men­te haya 11 paí­ses incum­plien­do dicho Pac­to (Aus­tria, Bél­gi­ca, Chi­pre, Eslo­ve­nia, Espa­ña, Fran­cia, Fin­lan­dia, Gre­cia, Irlan­da, Ita­lia y Holan­da). En cam­bio, la deu­da públi­ca de Washing­ton (16.7 billo­nes de dóla­res, más del 100 por cien­to del PIB) se sos­tie­ne a tra­vés del dólar, que ope­ra como refu­gio pri­vi­le­gia­do de los capi­ta­les de cor­to pla­zo del res­to del mun­do. De fac­to, el ries­go del default esta­dou­ni­den­se desaparece.

Por otro lado, la UEM se sumer­ge en un con­tex­to eco­nó­mi­co sig­na­do por la defla­ción. La infla­ción, a par­tir de octu­bre de 2013, está deba­jo del 1 por cien­to: menos de la mitad del obje­ti­vo fija­do por el BCE, que es de 2 por cien­to. En enero de 2014 fue de 0.80 por cien­to y ha baja­do a 0.70 por cien­to en febre­ro. Esto ha pues­to en sobre aler­ta a Mario Draghi, pre­si­den­te del BCE, quien decla­ró que es posi­ble que la polí­ti­ca mone­ta­ria sea más expan­si­va e inclu­ya medi­das no con­ven­cio­na­les (Finan­cial Times, 2 de mar­zo de 2014), posi­ble­men­te al esti­lo de la Fed, aun­que apli­ca­das de mane­ra selec­ti­va a nivel de país. De mane­ra com­ple­men­ta­ria, lue­go de redu­cir la tasa de inte­rés de refe­ren­cia de 0.50 a 0.25 por cien­to en noviem­bre de 2013, miem­bros del Con­se­jo de Gobierno del BCE no des­car­tan esta­ble­cer tasas nega­ti­vas en los depó­si­tos ban­ca­rios para rever­tir la ten­den­cia depre­si­va de la eco­no­mía (The Wall Street Jour­nal, 25 de mar­zo de 2014). El recien­te espal­da­ra­zo a una even­tual expan­sión mone­ta­ria (Quan­ti­ta­ti­ve Easing) euro­pea de par­te de Jens Weid­mann, pre­si­den­te del Bun­des­bank, una vez rea­li­za­dos los cam­bios lega­les al artícu­lo 123 del BCE, que prohí­be finan­ciar direc­ta­men­te a los Esta­dos de la UEM, evi­den­cia la angus­tia de Ber­lín de cara a la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis (Reuters, 25 de mar­zo de 2014). No es para menos. El agre­ga­do mone­ta­rio M3 del BCE por deba­jo de cero; la con­trac­ción del cré­di­to pri­va­do en 2.3 por cien­to en tér­mi­nos anua­les a diciem­bre de 2013, la mayor caí­da en 2 déca­das; el récord de des­em­pleo de 12 por cien­to; y el tipo de cam­bio de 1.4 euros por dólar, ame­na­zan el dina­mis­mo expor­ta­dor ale­mán, depen­dien­te en su mayor par­te del mer­ca­do interno euro­peo. El Índi­ce de Cli­ma Empre­sa­rial (IFO, por su sigla en ale­mán) que mide el nivel de con­fian­za de las empre­sas ale­ma­nas, cayó a 110.7 pun­tos en mar­zo, la pri­mer caí­da des­pués de un alza con­se­cu­ti­va de 5 meses (Daily Forex, 25 de mar­zo de 2014).

Final­men­te, la cues­tión de fon­do radi­ca en que la cri­sis de la peri­fe­ria euro­pea ha resul­ta­do en un efec­to bume­rán para el euro y Ber­lín: entre 2011 y 2013 la pro­por­ción del euro en las reser­vas tota­les de los ban­cos cen­tra­les cayó de 25.1 a 24.2 por cien­to. En 2007 Ale­ma­nia cayó de ter­ce­ra a cuar­ta eco­no­mía en el ran­king mun­dial. En con­tras­te, la hege­mo­nía del dólar per­ma­ne­ció intac­ta, con­ser­van­do 64 por cien­to del total. Así, Esta­dos Uni­dos man­tie­ne la supre­ma­cía eco­nó­mi­ca glo­bal.


[1] Tex­to pre­pa­ra­do para la Revis­ta Con­tra­lí­nea. Dis­po­ni­ble en Web: http://​bit​.ly/​1​s​n​U​up2

[2] Miem­bro del Obser­va­to­rio Eco­nó­mi­co de Amé­ri­ca Lati­na del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de México.

[3] Miem­bro del pro­yec­to Mer­ca­do Mun­dial de Dine­ro y Ren­ta Petro­le­ra del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de México.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *