Ucra­nia y Vene­zue­la: El fra­ca­so de los gol­pes sua­ves- Ste­lla Calloni

El gol­pe de Esta­do en Ucra­nia den­tro del esque­ma de los lla­ma­dos “gol­pes sua­ves” uti­li­zan­do el movi­mien­to de pro­tes­ta (Euromaidán)ante la nega­ti­va del pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te elec­to Vik­tor Yanu­ko­vich (prorruso),de unir­se a la Unión Euro­pea, mos­tró no sólo el apo­yo sino direc­ta­men­te la direc­ción exter­na en el más cru­do mode­lo de intervencionismo.

Pero tam­bién obli­gó a los res­pon­sa­bles a dejar en evi­den­cia que la “gue­rra fría” nun­ca se fue del entra­ma­do inter­ven­cio­nis­ta y que los lla­ma­dos “gol­pes sua­ves” con­tra gobier­nos demo­crá­ti­cos nece­si­tan como suce­dió en Ucra­nia el ingre­so de cen­te­na­res de mer­ce­na­rios de la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), así como la par­ti­ci­pa­ción de los movi­mien­tos nazis, y curio­sa­men­te de fuer­zas mili­ta­res israe­líes en la Pla­za Mai­dan de Kiev que con­for­ma­ron un extra­ño con­jun­to no pre­ci­sa­men­te civil.

El lla­ma­do a las armas de los diri­gen­tes de los “indig­na­dos” ucra­nia­nos, los incen­dios pro­vo­ca­dos por estos, el inten­to de la toma del Pala­cio del Con­gre­so y otros edi­fi­cios y el esca­la­mien­to de las lla­ma­das “bom­bas molo­tov” de fabri­ca­ción case­ra hacia armas de gue­rra, lle­va­ron al gobierno en esos días de febre­ro a uti­li­zar sus defen­sas, como hubie­ra suce­di­do en cual­quier país euro­peo ante una situa­ción similar.

Pero nada de esta fal­sa “pri­ma­ve­ra ucra­nia­na” hubie­ra sido posi­ble sin el con­trol glo­bal de los medios de comu­ni­ca­ción que con­for­man en estos tiem­pos la impres­cin­di­ble acción con­tra­in­sur­gen­te de una gue­rra sico­ló­gi­ca, que ya no tie­ne límites.

Euro­pa hoy en cri­sis y deca­den­cia ha logra­do some­ter a sus pue­blos median­te la más cru­da des­in­for­ma­ción que se recuer­de en la his­to­ria de esos paí­ses, con pobla­cio­nes cega­das inca­pa­ces de tener opi­nión pro­pia ante el mani­queís­mo de los medios masi­vos, que trans­for­man el bien en mal y la ver­dad en mentira.

En 2004 la lla­ma­da “revo­lu­ción naran­ja” dio la pau­ta de que un sec­tor de la pobla­ción ucra­nia­na, como antes se pro­bó en diver­sos paí­ses de Euro­pa del Este, podía ser sufi­cien­te­men­te mane­ja­ble, como lo fue.

Lo cier­to es que Yanu­ko­vic tenía toda la razón en no unir­se a la UE,si se tie­ne en cuen­ta lo suce­di­do en Gre­cia, Espa­ña y otros paí­ses peri­fé­ri­cos. «La UE no pro­me­te la luna a los mani­fes­tan­tes… solo Gre­cia» era el titu­lar iró­ni­co del perió­di­co L’Humanité de Fran­cia. Las últi­mas medi­das dura­men­te neo­li­be­ra­les toma­das por el gobierno sur­gi­do del gol­pe de Esta­do dan cuen­ta de la tra­ge­dia que comen­za­rán a vivir los ucranianos.

La «Revo­lu­ción» naran­ja como la actual se da entre las lla­ma­das “revo­lu­cio­nes de colo­res» desa­rro­lla­das en la déca­da de 2000 en los paí­ses del Este y sobre todo en las anti­guas repú­bli­cas soviéticas.

G. Suss­man y S. Kra­der de la Portland Sta­te (Esta­dos Uni­dos) sos­tie­nen en un tra­ba­jo sobre esta temá­ti­ca que “Entre 2000 y 2005 los gobier­nos alia­dos de Rusia en Ser­bia, en Geor­gia, en Ucra­nia y en Kir­gi­zis­tán fue­ron derro­ca­dos por unas revuel­tas sin efu­sión de san­gre. Aun­que los medios occi­den­ta­les en gene­ral pre­ten­den que estos levan­ta­mien­tos son espon­tá­neos, indí­ge­nas y popu­la­res (poder del pue­blo), las “revo­lu­cio­nes de colo­res» son de hecho el resul­ta­do de una vas­ta pla­ni­fi­ca­ción. Esta­dos Uni­dos, en par­ti­cu­lar, y sus alia­dos ejer­cie­ron sobre los paí­ses post­co­mu­nis­tas un extra­or­di­na­rio con­jun­to de pre­sio­nes y uti­li­za­ron unas finan­cia­cio­nes y unas tec­no­lo­gías al ser­vi­cio de la ayu­da a la democracia»

En esto cola­bo­ra­ron las orga­ni­za­cio­nes esta­dou­ni­den­ses que se supo­nen están tra­ba­jan­do para lle­var la “demo­cra­cia·” fal­ta­ría decir “Occi­den­tal y cris­tia­na” a todo el mundo.

Los obser­va­do­res polí­ti­cos han coin­ci­di­do en que los ocu­pan­tes de la Pla­za Mai­dan de Kiev, per­te­ne­cían a por lo menos a cua­tro gru­pos dife­ren­tes de dere­cha y la extre­ma dere­cha y que fue un gol­pe con violencia.

Al hablar de los muer­tos de Kiev, Vla­dí­mir Makéyenko,quien aban­do­nó el gober­nan­te Par­ti­do de las Regio­nes en repu­dio por el esta­lli­do de un nue­vo bro­te de vio­len­cia, escri­bió en la pági­na web del ayun­ta­mien­to “MI prio­ri­dad era sal­var la vida de los ucra​nia​nos​.Ni un solo oli­gar­ca, ni un solo polí­ti­co ha muer­to . Yo como jefe de la Admi­nis­tra­ción de Kiev, me dedi­co a sepul­tar a dece­nas de gen­te de a pie”.

Su men­sa­je era más que esclarecedor.

La recrea­ción del gol­pe “sua­ve” idea­do por Gene Sharp en 1983 en el Cen­tro de Asun­tos Inter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y con­cre­ta­do con la crea­ción en Bos­ton de la Fun­da­ción Alber­to Eins­tein Ins­ti­tu­tion, como una ins­tan­cia de des­obe­dien­cia civil , es con­si­de­ra­da en reali­dad como téc­ni­ca de acción polí­ti­ca, inclu­so mili­tar. Pen­sa­da para una reac­ción de la pobla­ción de Euro­pa occi­den­tal ante una hipo­té­ti­ca inva­sión de las tro­pas del Pac­to de Var­so­via, comen­zó a tener otras apli­ca­cio­nes, siem­pre en el terreno de la domi­na­ción y el inter­ven­cio­nis­mo como méto­do para inte­rrum­pir pro­ce­sos de amplia par­ti­ci­pa­ción popular.

El “gol­pe sua­ve” supo­ne varias fases inclu­so desa­rro­lla­das simul­tá­nea­men­te, que van des­de el ablan­da­mien­to al gobierno, des­le­gi­ti­ma­ción, des­acre­di­ta­ción y esca­la­mien­to de los con­flic­tos has­ta la frac­tu­ra institucional.

Esta estra­te­gia gol­pis­ta tuvo éxi­to por ejem­plo en el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te geor­giano Eduard Che­var­nad­ze, en noviem­bre de 2003, y la ascen­sión al poder de Vik­tor Yus­chen­ko en Ucra­nia, en diciem­bre de 2004, pero fra­ca­só en Vene­zue­la en abril de 2002.

¿Se habrá pen­sa­do en recrear la Pla­za Mai­dan de Kiev en la Pla­za Alta­mi­ra de Cara­cas, Vene­zue­la en estos tiempos ?.

La apli­ca­ción en Vene­zue­la de este esque­ma con­tra­in­sur­gen­te del “gol­pe sua­ve” (soft) en refe­ren­cia a una de las tác­ti­cas moder­nas de la con­tra­in­sur­gen­cia de la Gue­rra de Baja Inten­sis­dad (GBI), da cuen­ta, de las dife­ren­cias que pare­cen no ver los res­pon­sa­bles de estos jue­gos de gue­rra tan mor­ta­les para los pueblos. .

Los “gol­pes sua­ves” fue­ron muy fruc­tí­fe­ros en Euro­pa del Este, y se actuó uti­li­zan­do la des­in­for­ma­ción y ofre­cien­do las “ofer­tas” de un capi­ta­lis­mo deca­den­te como una “nove­dad” sobre las pobla­cio­nes iner­mes a estos juegos.

Pero en abril de 2002 en Vene­zue­la se esce­ni­fi­có un gran labo­ra­to­rio del “gol­pe sua­ve”: paros patro­na­les, cace­ro­la­zos como los que pro­ta­go­ni­za­ron las muje­res de la oli­gar­quía chi­le­na antes del gol­pe mili­tar de 1973 en ese país, aten­ta­dos, des­abas­te­ci­mien­to, mar­chas y mani­fes­ta­cio­nes pro­vo­ca­ti­vas, que inten­ta­ban for­zar la vio­len­cia. Des­pués de fra­ca­sar en todos los pro­ce­sos elec­to­ra­les que el pre­si­den­te Hugo Chá­vez ganó des­de los años 99, se deci­die­ron final­men­te por el gol­pe cívi­co mili­tar, que el pue­blo vene­zo­lano derro­tó en 48 horas.

Tam­bién fue derro­ta­do el paro petro­le­ro, de con­se­cuen­cias muy gra­ves y lue­go las “gua­rim­bas” (cor­tes de calle con incen­dios de llan­tas y basu­ras” entre otras).

Esto demos­tró que Amé­ri­ca Lati­na en el siglo XXI no es Euro­pa del Este des­pués del derrum­be del socia­lis­mo. Es exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Y los “gol­pes sua­ves” comen­za­ron a ser reco­no­ci­dos e iden­ti­fi­ca­dos más fácilmente.

Aho­ra en Vene­zue­la, no se pudo repro­du­cir como en un espe­jo lo suce­di­do en Ucrania.

El “gol­pe sua­ve” se inten­tó des­de 2011 cuan­do se cono­ció la enfer­me­dad del ya falle­ci­do pre­si­den­te Hugo Chá­vez y lle­ga­ron varios fun­cio­na­rios a la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Cara­cas , que con­for­ma­ron unas 49 nue­vas Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les (ONGs) para tra­tar de evi­tar el triun­fo de Chá­vez en las elec­cio­nes de 2012, lo que no se logró-. Esto a pesar de los 20 millo­nes de dóla­res que se agre­ga­ron a los 200 millo­nes que venían gas­tan­do des­de 2006 con la mis­ma finalidad.

Pero ese accio­nar de sabo­ta­jes, des­abas­te­ci­mien­to, sali­da de divi­sas, para gol­pear fuer­te­men­te la eco­no­mía vene­zo­la­na así como el incre­men­to de la inse­gu­ri­dad –que tam­bién for­ma par­te del esque­ma gol­pis­ta– se desa­rro­lló nota­ble­men­te a par­tir del triun­fo de Nico­lás Madu­ro en abril de 2013.

En la mis­ma noche de su triun­fo elec­to­ral, el 14 de abril, bajo el pre­tex­to de un supues­to “frau­de” el can­di­da­to opo­si­tor de las dere­chas proes­ta­du­ni­den­ses Hen­ri­que Capri­les Radonsky lla­mó a la vio­len­cia en las calles​.Se lan­zó enton­ces un ensa­yo gol­pis­ta con gru­pos de cho­que y moto­ri­za­dos que , con evi­den­tes estra­te­gias de inte­li­gen­cia pre­via ase­si­na­ron a por los menos 13 per­so­nas, la mayo­ría pro­gu­ber­na­men­ta­les, inten­tan­do que­mar cen­tros de salud, edi­fi­cios guber­na­men­ta­les, resi­den­cias de fun­cio­na­rios. Duran­te el acto elec­to­ral median­te una ver­da­de­ra gue­rra ciber­né­ti­ca se inter­fi­rie­ron las comu­ni­ca­cio­nes, se ingre­só al Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral, a las más impor­tan­tes empre­sas vene­zo­la­nas, a los domi­ci­lios de los fun­cio­na­rios, inclu­so se hac­keó la cuen­ta del pre­si­den­te Maduro.

Hubo una fuer­te con­ten­ción guber­na­men­tal enton­ces como aho­ra con la ofen­si­va que comen­zó el 6 de febre­ro en Táchi­ra-depar­ta­men­to fron­te­ri­zo- con el inten­to de incen­diar la resi­den­cia del gober­na­dor y otros edificios.

El 12 de febre­ro apro­ve­chan­do el Día de la Juven­tud, un gru­po de estudiantes,(una mino­ría) mar­chó supues­ta­men­te en for­ma pací­fi­ca aun­que de esa mar­cha sur­gie­ron enca­pu­cha­dos con evi­den­te ins­truc­ción para- mili­tar que inten­ta­ron incen­diar edi­fi­cios, en la pro­pia capi­tal. Inclu­so el gobierno tuvo acce­so a pla­nes de ata­car la resi­den­cia pre­si­den­cial de Miraflores.

Hubo en los “pri­me­ros momen­tos un enfren­ta­mien­to, pero el gobierno de Madu­ro, deci­dió fre­ne­ra todo tipo de acción represiva.

No eran ni son pre­ci­sa­men­te estu­dian­tes, los que han que­ma­do en el inte­rior del país una Uni­ver­si­dad (en Táchi­ra) y daña­do gra­ve­men­te otras 15, ni los que asal­ta­ron un edi­fi­cio en la pro­pia Pla­za Alta­mi­ra e incen­dia­ron nue­va­men­te loca­les de salud, ni los que incen­dia­ron cen­tra­les eléc­tri­cas en los últi­mos días, dejan­do sin luz a varias zonas de la capi­tal y el interior.

Tam­po­co pue­de hablar­se de estu­dian­tes en refe­ren­cia a los fran­co­ti­ra­do­res, que como en el 2002 dis­pa­ra­ron des­de dis­tin­tos edi­fi­cios y que han dejan­do más de 35 muer­tos y nume­ro­sos heri­dos entre ellos más de seis guar­dias nacio­na­les muer­tos, casi cien heri­dos. La mayo­ría de los muer­tos son defen­so­res del gobierno y gen­te de a pie, varios de ellos al inten­tar cru­zar las calles cor­ta­das por los gru­pos violentos.

El gobierno de Madu­ro, ins­ta­ló una Con­fe­ren­cia de paz y demos­tró ante la OEA y ante nume­ro­sos orga­nis­mos con prue­bas feha­cien­tes que está some­ti­do a un ata­que en for­ma per­ma­nen­te, y con par­ti­ci­pa­ción de para­mi­li­ta­res colom­bia­nos y de gru­pos de cho­que de fuer­zas espe­cia­les. “Inten­tan que saque tan­ques a las calles. Eso no se hará,” advier­te Maduro.

Pero a fal­ta de de un caos que inten­tan crear y no pue­den, ya que el gol­pis­mo se con­cen­tra en unos cin­co de 335 en toda Vene­zue­la los medios se han con­ver­ti­do en la cabe­za del gol­pis­mo, bajo el con­trol de Esta­dos Uni­dos y sus aso­cia­dos, que inten­tan doblar al gobierno vene­zo­lano. Mien­tras en Vene­zue­la los medios masi­vos pri­va­dos lle­van ade­lan­te la cam­pa­ña, afue­ra con evi­den­tes mues­tras de “terro­ris­mo mediá­ti­co” se uti­li­zan acto­tres, actri­ces, lo que sea y “ven­da más” entre una pobla­ción des­in­for­ma­da y con­fu­sa, “para men­tir sobre los suce­sos de Vene­zue­la. Esto y todo lo actua­do indi­can que los “gol­pes sua­ves” ya no son en tiem­pos de gue­rras colo­nia­les, un fac­tor des­en­ca­de­nan­te y menos en un con­ti­nen­te don­de exis­te un pro­ce­so de inte­gra­ción emancipatoria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.