Entre­vis­ta a Nico­lás Madu­ro, pre­si­den­te de Vene­zue­la. «Las pro­tes­tas en Vene­zue­la son una señal de que los Esta­dos Uni­dos quie­ren nues­tro petróleo»

En una entre­vis­ta en exclu­si­va para the Guar­dian, el pre­si­den­te de Vene­zue­la mani­fies­ta que la admi­nis­tra­ción de Oba­ma está fomen­tan­do la con­fron­ta­ción civil con el obje­ti­vo de pro­vo­car un gol­pe de esta­do a “cáma­ra len­ta” al esti­lo de Ucra­nia.

Vídeo http://​www​.the​guar​dian​.com/​w​o​r​l​d​/​v​i​d​e​o​/​2​0​1​4​/​a​p​r​/​0​8​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​n​-​p​r​e​s​i​d​e​n​t​-​n​i​c​o​l​a​s​-​m​a​d​u​r​o​-​v​i​d​e​o​-​i​n​t​e​r​v​iew

El pre­si­den­te de Vene­zue­la ha acu­sa­do a los Esta­dos Uni­dos de usar una suce­sión de pro­tes­tas calle­je­ras para orques­tar un gol­pe «a cáma­ra len­ta» al esti­lo de Ucra­nia con­tra su gobierno y «poner­le la mano al petró­leo venezolano».

En una entre­vis­ta exclu­si­va para the Guar­dian, Nico­lás Madu­ro, que fue ele­gi­do el año pasa­do tras la muer­te de Hugo Chá­vez, mani­fes­tó que lo que él deno­mi­na una «revuel­ta de los ricos» fra­ca­sa­rá debi­do a que la «revo­lu­ción boli­va­ria­na» de Vene­zue­la está más pro­fun­da­men­te asen­ta­da aho­ra que cuan­do recha­zó el gol­pe de esta­do res­pal­da­do por los EEUU con­tra Chá­vez en el año 2002.

Vene­zue­la, don­de hoy en día se esti­ma que se encuen­tran las reser­vas de petró­leo más gran­des del mun­do, ha teni­do que hacer fren­te a con­ti­nuas pro­tes­tas vio­len­tas des­de prin­ci­pios del mes de Febre­ro que se han cen­tra­do en la infla­ción, la esca­sez de pro­duc­tos bási­cos y el cri­men y que comen­za­ron cuan­do los líde­res de la opo­si­ción lan­za­ron una cam­pa­ña para derro­car a Madu­ro y a su régi­men socia­lis­ta bajo el slo­gan de «La salida».

«Tra­tan de ven­der al mun­do la idea de que en Vene­zue­la hay pro­tes­tas, una espe­cie de pri­ma­ve­ra ára­be» decla­ró. «Pero en Vene­zue­la ya tuvi­mos nues­tra pri­ma­ve­ra: nues­tra revo­lu­ción que le abrió el camino a la Vene­zue­la del siglo XXI».

El con­flic­to se ha cobra­do la vida de 39 per­so­nas y ha sido un reto impor­tan­te para el gobierno de Madu­ro. El Lunes el pre­si­den­te vene­zo­lano dio su acuer­do a una pro­pues­ta de nego­cia­cio­nes de paz con los líde­res de la opo­si­ción que has­ta aho­ra habían rehu­sa­do for­mar par­te de un diá­lo­go lide­ra­do por el gobierno y que ha sido ela­bo­ra­da por la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas, Unasur.

Los EEUU nie­gan estar invo­lu­cra­dos y decla­ran que Vene­zue­la está usan­do la excu­sa de una ame­na­za de gol­pe de esta­do para actuar con con­tun­den­cia con­tra la opo­si­ción Human Rights Watch y des­ta­ca­dos repre­sen­tan­tes de la Igle­sia Cató­li­ca de Vene­zue­la han con­de­na­do la ges­tión de las pro­tes­tas por par­te del gobierno mien­tras que Amnis­tía Inter­na­cio­nal ha denun­cia­do vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos por ambas par­tes.

Madu­ro mani­fes­tó que Vene­zue­la se está enfren­tan­do a un tipo «de gue­rra no con­ven­cio­nal que los Esta­dos Uni­dos ha per­fec­cio­na­do a lo lar­go de déca­das», y men­cio­nó una serie de gol­pes de esta­do o inten­tos de gol­pe de esta­do res­pal­da­dos por los EEUU des­de 1960 en Bra­sil has­ta Hon­du­ras en 2009.

El anti­guo con­duc­tor de auto­bús y líder sin­di­cal, en decla­ra­cio­nes des­de el pala­cio pre­si­den­cial de Mira­flo­res, dijo que la opo­si­ción en Vene­zue­la ha «teni­do el obje­ti­vo de tran­car todas las ciu­da­des prin­ci­pa­les del país, un poco copian­do, de mane­ra muy mala lo que suce­dió en Kiev, don­de fue­ron tran­can­do las ave­ni­das prin­ci­pa­les de la ciu­da­des has­ta que hicie­ron ingo­ber­na­ble Kiev, Ucra­nia y derro­ca­ron al gobierno demo­crá­ti­co». La opo­si­ción vene­zo­la­na tenía, según Madu­ro, un «plan parecido».

«Tra­tan de acre­cen­tar pro­ble­mas eco­nó­mi­cos a tra­vés de una gue­rra eco­nó­mi­ca para des­abas­te­cer el mer­ca­do de pro­duc­tos y dis­pa­rar una infla­ción fic­ti­cia», decla­ró madu­ro, «crean pro­ble­mas de carác­ter social, moles­tia, insa­tis­fac­ción polí­ti­ca y vio­len­cia y bus­can la ima­gen de incen­dios para jus­ti­fi­car un pro­ce­so de ais­la­mien­to inter­na­cio­nal e inclu­so de intervención»

Hablan­do sobre las mejo­ras sus­tan­cia­les de pro­tec­ción social y la reduc­ción de la des­igual­dad duran­te la últi­ma déca­da y media, Madu­ro mani­fes­tó que «en la épo­ca en la que yo era sin­di­ca­lis­ta no había ni un solo pro­gra­ma para pro­te­ger la edu­ca­ción, la salud, la vivien­da y los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res. Era el rei­no del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral. Hoy en Vene­zue­la, es la cla­se obre­ra la que sos­tie­ne la esta­bi­li­dad polí­ti­ca de la revo­lu­ción: es el país don­de los ricos pro­tes­tan y los pobres cele­bran su feli­ci­dad social».

Las pro­tes­tas en Vene­zue­la han sido ori­gi­na­das por la alta infla­ción, que alcan­zó un máxi­mo de 57% pero ha des­cen­di­do aho­ra a una tasa men­sual de 2,4% así como la esca­sez de bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad sub­ven­cio­na­dos y que en algu­nos casos son intro­du­ci­dos de con­tra­ban­do en Colom­bia y ven­di­dos a pre­cios mucho mayo­res. Los líde­res de la opo­si­ción acu­san al gobierno de mala gestión.

La recien­te rela­ja­ción de los con­tro­les sobre la mone­da pare­ce haber teni­do un efec­to posi­ti­vo y la eco­no­mía con­ti­nua cre­cien­do y la tasa de pobre­za con­ti­nua dis­mi­nu­yen­do. Sin embar­go, los índi­ces de ase­si­na­tos, que han sido uno de los obje­ti­vos de las pro­tes­tas, con­ti­núan entre los más altos del mundo.

Alre­de­dor de dos mil dos­cien­tas per­so­nas han sido dete­ni­das (cien­to noven­ta con­ti­núan arres­ta­das) duran­te los dos meses de revuel­tas en los que los líde­res de la opo­si­ción lla­ma­ron a «encen­der las calles con la lucha» y en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les del pasa­do Diciem­bre los segui­do­res de Madu­ro incre­men­ta­ron su dis­tan­cia sobre la opo­si­ción en un 10%.

Hay un fuer­te deba­te en torno a la res­pon­sa­bi­li­dad de las muer­tes. Se ha con­fir­ma­do que la poli­cía o las fuer­zas de segu­ri­dad han sufri­do ocho bajas; cua­tro acti­vis­tas de la opo­si­ción (y un mani­fes­tan­te pro-guber­na­men­tal) per­die­ron la vida debi­do accio­nes de la poli­cía. Varios poli­cías han sido arres­ta­dos por este moti­vo. Otras sie­te per­so­nas han muer­to a manos de acti­vis­tas pro-guber­na­men­ta­les de los «colec­ti­vos» y otras tre­ce per­so­nas per­die­ron la vida debi­do a las accio­nes de sim­pa­ti­zan­tes de la opo­si­ción en barri­ca­das callejeras.

A la pre­gun­ta de cuán­ta res­pon­sa­bi­li­dad por los ase­si­na­tos corres­pon­de al gobierno, Madu­ro res­pon­dió que el 95% de las muer­tes fue­ron debi­das a «gru­pos de extre­ma dere­cha» en las barri­ca­das y puso como ejem­plo a tres moto­ris­tas que murie­ron debi­do a un cable ten­di­do de lado a lado de una calle por los mani­fes­tan­tes. Madu­ro decla­ro que ha esta­ble­ci­do una comi­sión para escla­re­cer cada uno de los casos.

El pre­si­den­te vene­zo­lano mani­fes­tó que los medios de comu­ni­ca­ción glo­ba­les se han acos­tum­bra­do a pro­mo­ver una «reali­dad vir­tual» de un «movi­mien­to de estu­dian­tes que es repri­mi­do por un gobierno auto­ri­ta­rio», «¿Qué gobierno no ha come­ti­do erro­res polí­ti­cos o eco­nó­mi­cos? Pero, ¿jus­ti­fi­ca esto que­mar uni­ver­si­da­des o derro­car a un gobierno ele­gi­do democráticamente?»

Las pro­tes­tas que han sido lide­ra­das con fre­cuen­cia por estu­dian­tes y se han pro­du­ci­do mayo­ri­ta­ria­men­te en zonas aco­mo­da­das, han inclui­do incen­dios pro­vo­ca­dos en edi­fi­cios del gobierno, uni­ver­si­da­des y esta­cio­nes de auto­bús. El núme­ro de par­ti­ci­pan­tes en las mani­fes­ta­cio­nes más recien­tes ha dis­mi­nui­do des­de que en Febre­ro se pro­du­je­ran mani­fes­ta­cio­nes de varios cien­tos de miles de per­so­nas y se han res­trin­gi­do últi­ma­men­te a reduc­tos de la opo­si­ción como el esta­do de Tachi­ra en la fron­te­ra con Colombia.

Uno de los más sig­ni­fi­ca­dos líde­res de la opo­si­ción, Leo­pol­do López, que par­ti­ci­pó en el gol­pe del 2002 y dos alcal­des de la opo­si­ción han sido arres­ta­dos y acu­sa­dos de inci­ta­ción a la vio­len­cia. Otra par­ti­da­ria de las pro­tes­tas, María Cori­na Macha­do ha sido rele­va­da de su pues­to en el parlamento.

Madu­ro ha insis­ti­do en que esto no es «cri­mi­na­li­zar la disen­sión». «La opo­si­ción tie­ne garan­tías tota­les y dere­chos. Tene­mos una demo­cra­cia abier­ta. Pero si un polí­ti­co come­te un cri­men, lla­ma al derro­ca­mien­to de un gobierno legí­ti­mo y usa su posi­ción para blo­quear calles, que­mar uni­ver­si­da­des y trans­por­tes públi­cos, los tri­bu­na­les actúan». Los crí­ti­cos, sin embar­go, con­si­de­ran que los tri­bu­na­les están politizados.

El mes pasa­do, el secre­ta­rio de esta­do de los EEUU, John Kerry, decla­ró que Vene­zue­la está libran­do una «cam­pa­ña de terror» con­tra sus pro­pios ciu­da­da­nos. Sin embar­go, la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, Una­sur en Suda­mé­ri­ca y los esta­dos per­te­ne­cien­tes a Mer­co­sur apo­ya­ron al gobierno de Vene­zue­la y ape­la­ron al diá­lo­go político.

Cuan­do se le pre­gun­tó al pre­si­den­te de Vene­zue­la sobre la evi­den­cia de la impli­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na en las pro­tes­tas, Madu­ro res­pon­dió: «¿no son cien años de inter­ven­ción en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be sufi­cien­tes: con­tra Hai­tí, Nica­ra­gua, Gua­te­ma­la, Chi­le, Gra­na­da, Bra­sil? ¿No es sufi­cien­te el inten­to de gol­pe de esta­do de la admi­nis­tra­ción Bush con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez? ¿Por qué tie­nen los Esta­dos Uni­dos 2.000 bases mili­ta­res en el mun­do? Para domi­nar­lo. Le he dicho al Pre­si­den­te Oba­ma: noso­tros ya no somos su patio trasero».

Madu­ro seña­ló que la evi­den­cia de la impli­ca­ción pasa­da y pre­sen­te de los EEUU en Vene­zue­la se encuen­tra en las comu­ni­ca­cio­nes reco­gi­das por Wiki­leaks, las reve­la­cio­nes de Edward Snow­den y en docu­men­tos del Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU. Estos docu­men­tos inclu­yen comu­ni­ca­cio­nes del emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano en las que se esbo­zan los pla­nes ame­ri­ca­nos para «divi­dir», «ais­lar» y «pene­trar» el gobierno de Chá­vez así como los impor­tan­tes fon­dos que el gobierno de los EEUU trans­fi­rió a la opo­si­ción vene­zo­la­na duran­te la pasa­da déca­da (algu­nos a tra­vés de agen­cias como USAID y la Offi­ce for Transitio­nal Initia­ti­ves), que inclu­yen 5M$ de apo­yo direc­to en el pre­sen­te año fiscal.

Las ale­ga­cio­nes del pre­si­den­te Madu­ro se pro­du­cen una sema­na des­pués de que se reve­la­ra que USAID finan­ció en secre­to un sitio web dedi­ca­do a redes socia­les des­de el que se alen­tó la pro­tes­ta polí­ti­ca y se apo­ya­ron tumul­tos en Cuba, país alia­do de Vene­zue­la, bajo el títu­lo «asis­ten­cia para el desa­rro­llo». Repre­sen­tan­tes de la Casa Blan­ca reco­no­cie­ron que esos pro­gra­mas no son «úni­ca­men­te para Cuba».

Madu­ro ha con­vo­ca­do una con­fe­ren­cia nacio­nal de paz aun­que los par­ti­dos de la opo­si­ción han recha­za­do par­ti­ci­par por temor a que sea mani­pu­la­da y resul­te en un apo­yo al gobierno. El pre­si­den­te ha mani­fes­ta­do que acep­ta­ría una media­ción del Vati­cano si la opo­si­ción con­de­na la vio­len­cia. Sin embar­go, recha­za las acu­sa­cio­nes de que tan­to él como el movi­mien­to cha­vis­ta han sido dema­sia­do polarizadores.

«Yo no creo que en una demo­cra­cia la pola­ri­za­ción sea mala. Pare­ce que es una moda de un tiem­po para acá, tra­tar de con­ver­tir la pola­ri­za­ción en una enfer­me­dad. Oja­lá se pola­ri­za­ran todas las socie­da­des demo­crá­ti­cas del mun­do. Una demo­cra­cia sólo pue­de fun­cio­nar si su socie­dad está politizada.»

«La polí­ti­ca no es para cua­tro éli­tes, de un par­ti­do de cen­tro izquier­da y un par­ti­do de cen­tro dere­cha y las éli­tes que se dis­tri­bu­yen la rique­za», dice Madu­ro. «En Vene­zue­la hay una pola­ri­za­ción posi­ti­va por­que hay una poli­ti­za­ción gene­ral y las gran­des mayo­rías toman par­ti­do por las polí­ti­cas públi­cas. Hay que acep­tar que hay una pola­ri­za­ción nega­ti­va que pre­ten­de des­co­no­cer la exis­ten­cia del otro, que pre­ten­de aca­bar con el otro. Noso­tros cree­mos que esta pola­ri­za­ción nega­ti­va hay que supe­rar­la con el diá­lo­go nacional».

Vene­zue­la ha teni­do un papel pro­ta­go­nis­ta en la trans­for­ma­ción polí­ti­ca radi­cal que ha expe­ri­men­ta­do Lati­noa­mé­ri­ca en la pasa­da déca­da y Madu­ro insis­te en que el pro­ce­so regio­nal con­ti­nua­rá. Cuan­do Chá­vez dijo en 1992 «el siglo XXI es nues­tro», argu­men­ta Madu­ro, «era una idea román­ti­ca. Hoy es una reali­dad y nadie nos la va a arrebatar».

Cuan­do se le pre­gun­tó sobre el refe­rén­dum cele­bra­do en Vene­zue­la en el año 2009 sobre si la dero­ga­ción del núme­ro de veces máxi­mo en el que el pre­si­den­te pue­de pre­sen­tar­se a la reelec­ción podría sig­ni­fi­car que él con­ti­nua­ra inde­fi­ni­da­men­te, Madu­ro con­tes­tó que Vene­zue­la tie­ne el dere­cho a reele­gir can­di­da­tos pre­via­men­te elec­tos a dife­ren­cia de Euro­pa. «En el Rei­no Uni­do, el pri­mer minis­tro pue­de pre­sen­tar­se todas las veces que quie­ra hacer­lo pero no los reyes. La rei­na es eter­na, ¿quién la eligió?».

«El pue­blo deci­di­rá has­ta cuan­do esta­ré de pre­si­den­te aquí. Pero ten­gan la segu­ri­dad de que si no soy yo, será otro revo­lu­cio­na­rio. Lo que si va a ser inde­fi­ni­do aquí es el poder popular».

Fuen­te: http://​www​.the​guar​dian​.com/​w​o​r​l​d​/​2​0​1​4​/​a​p​r​/​0​8​/​l​a​s​-​p​r​o​t​e​s​t​a​s​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​l​o​s​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​p​e​t​r​o​l​e​o​?​C​M​P​=​t​w​t​_gu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.