Escla­re­cer la ver­dad his­tó­ri­ca del con­flic­to colom­biano- FARC-EP

Des­de hace ocho meses, la Dele­ga­ción de Paz de las FARC-EP, está advir­tien­do sobre un obs­tácu­lo que pue­de lle­gar a fre­nar la diná­mi­ca del pro­ce­so u obli­gar­lo a mar­char al ralentí.
Por todos los medios hemos insis­ti­do en la urgen­cia de con­for­mar una Comi­sión de escla­re­ci­mien­to de las cau­sas y res­pon­sa­bi­li­da­des del con­flic­to, como una con­di­ción sin la cual, no podría abor­dar­se el deci­si­vo asun­to de Víc­ti­mas y máxi­mos responsables.
Esta comi­sión, no es la de la ver­dad que pro­po­ne el Gobierno para des­pués de la fir­ma de un even­tual acuer­do de paz, con la cual esta­mos de acuer­do, y com­par­ti­mos que debe­rá tener su pro­pio perío­do y duración.
Habla­mos de la Comi­sión de escla­re­ci­mien­to, y nos pre­gun­ta­mos nue­va­men­te: ¿Cómo pue­den esta­ble­cer­se las res­pon­sa­bi­li­da­des, o cómo pue­de abor­dar la mesa el tema de víc­ti­mas, de su repa­ra­ción, del per­dón y el com­pro­mi­so de un “nun­ca más”, si no se esta­ble­ce cómo se die­ron los hechos de vio­len­cia que deri­va­ron en seis déca­das o más de con­flic­to armado?
Sin este insu­mo, la dis­cu­sión del Pun­to 5 refe­ri­do a víc­ti­mas, será una dis­cu­sión en el aire, un ejer­ci­cio esté­ril que no con­du­ci­rá a nin­gu­na par­te. Hoy que­re­mos dejar cons­tan­cia en el ini­cio del ciclo 23 de las con­ver­sa­cio­nes de paz en La Haba­na, de esta des­aten­di­da aler­ta temprana.
Es obvio que si no se esta­ble­ce el ori­gen del con­flic­to y su ver­dad his­tó­ri­ca, no pue­de haber paz, ni reco­no­ci­mien­to de sus víc­ti­mas, ni jus­ti­cia ni reparación.
Pro­po­ne­mos que el perío­do de estu­dio his­tó­ri­co abar­que des­de la expe­di­ción de la Ley 200 de 1936, fren­te a la cual sur­gió una reac­ción que des­ató la vio­len­cia terra­te­nien­te y par­ti­dis­ta, has­ta nues­tros días, sig­na­dos estos, por el dra­ma huma­ni­ta­rio del des­pla­za­mien­to for­zo­so de 6 millo­nes de cam­pe­si­nos, del des­po­jo vio­len­to de tie­rras cuan­ti­fi­ca­do en 8 millo­nes de hec­tá­reas, el impac­to del neo­li­be­ra­lis­mo gene­ra­dor de mise­ria, las masa­cres para­mi­li­ta­res y los fal­sos positivos.
No se tra­ta de colo­car con­tra la pared al Esta­do, ni de des­atar inso­lu­bles con­se­cuen­cias judi­cia­les, ni cace­rías de bru­jas, sino de esta­ble­cer el cua­dro com­ple­to de los horro­res de la vio­len­cia y las con­se­cuen­cias de la res­pues­ta popu­lar, para, una vez esta­ble­ci­da la ver­da­de­ra his­to­ria de lo ocu­rri­do en seis déca­das de con­fron­ta­ción fra­tri­ci­da, pue­dan las par­tes, las víc­ti­mas y la opi­nión, encon­trar una sali­da, nece­sa­ria­men­te polí­ti­ca, a la vorá­gi­ne vio­len­ta que per­si­gue a Colom­bia, que no per­mi­te labrar nues­tro des­tino de jus­ti­cia, en demo­cra­cia, sobe­ra­nía y paz.
A nadie debe preo­cu­par que pro­pon­ga­mos, que el que esté sin peca­do que tire la pri­me­ra pie­dra, por­que ese es un pre­su­pues­to nece­sa­rio para sanar defi­ni­ti­va­men­te las heridas.
Nin­gún pro­ta­go­nis­ta de los horro­res de la con­tien­da pue­de pre­ten­der pasar de aga­che. Se tra­ta de que el Esta­do y las ramas del poder públi­co, los pre­si­den­tes, los par­ti­dos hege­mó­ni­cos, los terra­te­nien­tes, los empre­sa­rios, los bana­ne­ros, los gana­de­ros, los ban­que­ros, la igle­sia, los gran­des medios con­ver­ti­dos en ins­tru­men­tos de la gue­rra, los mili­ta­res, los para­mi­li­ta­res, la poli­cía, los gue­rri­lle­rosy ex gue­rri­lle­ros, los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia, los Esta­dos Uni­dos, y has­ta la hipo­cre­sía y la indi­fe­ren­cia, hagan un aná­li­sis de con­cien­cia para com­pren­der, que debe­mos hacer has­ta la impo­si­ble por lograr defi­ni­ti­va­men­te la recon­ci­lia­ción de la fami­lia colom­bia­na. Colom­bia mere­ce la paz, y no sola­men­te, sino que debe­mos­con­ver­tir­la en fac­tor diná­mi­co de exten­sión de la paz en Lati­noa­mé­ri­ca y el Caribe.
Es un hecho incon­tro­ver­ti­ble, que si no se cono­ce la ver­dad del pasa­do, no se pue­de cons­truir una paz esta­ble y dura­de­ra. Debe­mos mirar enton­ces a los ojos de nues­tra pro­pia his­to­ria si que­re­mos solu­cio­nar el con­flic­to y garan­ti­zar la no repe­ti­ción del mismo.
No hemos veni­do a la mesa de La Haba­na a nego­ciar impu­ni­da­des y en con­se­cuen­cia con ello, ya hemos colo­ca­do en manos del gobierno un paque­te de pro­pues­tas, para que, fren­te a este tema, las víc­ti­mas, las par­tes con­ten­dien­tes y la opi­nión, que­den ple­na­men­te satis­fe­chas con un acuer­do que por fin nos saque del infierno de la guerra.
Lla­ma­mos a todos los movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les del país, a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, a la nación en masa, a res­pal­dar sin reser­vas este pro­ce­so de paz, a movi­li­zar­se por los cam­bios y un nue­vo país, y a no dejar que se apa­gue esta espe­ran­za colectiva.
www​.paz​farc​-ep​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.