Nece­sa­ria y urgen­te lucha con­tra el poder adul­to- Iña­ki Gil de San Vicente



«Se sobre­en­tien­de que aún no hay cla­ri­dad teó­ri­ca ni fir­me­za en el órgano juve­nil y qui­zá nun­ca la haya, pre­ci­sa­men­te por­que es un órgano de la juven­tud impe­tuo­sa, bur­bu­jean­te, inda­ga­do­ra. (…) Una cosa son los adul­tos que con­fun­den al pro­le­ta­ria­do, que pre­ten­den guiar y ense­ñar a los demás; con­tra ellos hay que luchar des­pia­da­da­men­te. Otra cosa son las orga­ni­za­cio­nes de la juven­tud, que decla­ran de for­ma abier­ta que aún están apren­dien­do, que su tarea fun­da­men­tal es pre­pa­rar cua­dros de los par­ti­dos socia­lis­tas. A esta gen­te hay que ayu­dar­la por todos los medios, enca­ran­do con la mayor pacien­cia sus erro­res, tra­tan­do de corre­gir­los poco a poco, sobre todo con la per­sua­sión y no con la lucha. No pocas veces suce­de que los repre­sen­tan­tes de las gene­ra­cio­nes madu­ras y vie­jas no saben acer­car­se como corres­pon­de a la juven­tud que, nece­sa­ria­men­te, está obli­ga­da a apro­xi­mar­se al socia­lis­mo de una mane­ra dis­tin­ta, no por el mis­mo camino, ni en la mis­ma for­ma, ni en las mis­mas cir­cuns­tan­cias en que lo han hecho sus padres. Por lo tan­to, entre otras cosas, debe­mos estar incon­di­cio­nal­men­te a favor de la inde­pen­den­cia orgá­ni­ca de la unión juve­nil, y no sólo por­que esta inde­pen­den­cia sea temi­da por los opor­tu­nis­tas, sino por la esen­cia mis­ma del asun­to. Por­que sin una total inde­pen­den­cia, la juven­tud no podrá for­mar de sí mis­ma bue­nos socia­lis­tas ni pre­pa­rar­se para lle­var el socia­lis­mo hacia delante»
Lenin: La Inter­na­cio­nal de la juven­tud, diciem­bre 1916
1. Presentación
2. Bre­ve his­to­ria del poder adulto
3. Sur­gi­mien­to del con­cep­to de poder adulto
4. Qué es el poder adulto
5. Cómo fun­cio­na el poder adulto
6. Juven­tud revo­lu­cio­na­ria e izquier­da adulta
1. Pre­sen­ta­ción
Asis­ti­mos a una nue­va olea­da de luchas y movi­li­za­cio­nes de la juven­tud. Pero tam­bién asis­ti­mos a un endu­re­ci­mien­to del poder adul­to, y lo que es un mal pre­sa­gio, vemos cómo la izquier­da revo­lu­cio­na­ria ape­nas dedi­ca esfuer­zo alguno a su crí­ti­ca radi­cal, a su terri­ble efi­ca­cia en el con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión de las ansias de liber­tad de la juven­tud en gene­ral y muy espe­cial­men­te de la tra­ba­ja­do­ra. Movi­dos por esta situa­ción recien­te­men­te se han cele­bra­do deba­tes en varios luga­res, como en la Uni­ver­si­dad de Filo­so­fía de Valen­cia y en la Uni­ver­si­dad Públi­ca de Nafa­rroa, ambos orga­ni­za­dos por la juven­tud inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, así como tam­bién se ha recu­pe­ra­do esta refle­xión en otros colec­ti­vos de deba­te teó­ri­co y polí­ti­co de Eus­kal Herria.
Hay que decir bien cla­ro que si com­pa­ra­mos el esfuer­zo teó­ri­co y polí­ti­co de la izquier­da euro­pea actual en rela­ción a la explo­ta­ción juve­nil con el rea­li­za­do por esta izquier­da entre fina­les de la déca­da de 1960 – 1970, si hace­mos esta com­pa­ra­ción, la actual que­da ridi­cu­li­za­da en extre­mo, sobre todo con­si­de­ran­do que la juven­tud tra­ba­ja­do­ra actual se enfren­ta a un ata­que capi­ta­lis­ta más devas­ta­dor que el de hace medio siglo.
Y la izquier­da actual sale toda­vía peor para­da si la com­pa­ra­mos con la de fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX, sobre todo duran­te la explo­sión de crea­ti­vi­dad crí­ti­ca en lo rela­cio­na­do con la lla­ma­da vida pri­va­da, fami­liar y matri­mo­nial, con la eman­ci­pa­ción sexual de la mujer y de la juven­tud, con la crí­ti­ca inmi­se­ri­cor­de de la fami­lia auto­ri­ta­ria, con el desa­rro­llo de una peda­go­gía revo­lu­cio­na­ria, etc., entre 1917 y 1933. Recor­de­mos que fue este año en el que el nazis­mo tomó el poder y endu­re­ció al máxi­mo la repre­sión des­en­ca­de­na­da una déca­da antes por el fas­cis­mo, y ase­gu­ró defi­ni­ti­va­men­te el pos­te­rior exter­mi­nio fran­quis­ta de todas las con­quis­tas socia­les en estas cues­tio­nes. De hecho, la izquier­da de 1960 – 1970 se basó en los logros de este perío­do ante­rior para sus­ten­tar los suyos.
Pero pase­mos de la crí­ti­ca a la izquier­da en gene­ral en este aspec­to tan deci­si­vo, a la crí­ti­ca de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca. En efec­to, si la izquier­da en gene­ral ha sufri­do un retro­ce­so alar­man­te en la lucha con­tra el poder adul­to, mayor ha sido el retro­ce­so de la izquier­da aber­tza­le en esta cues­tión. Aun­que la juven­tud vas­ca está recu­pe­rán­do­se rápi­da­men­te de los duros maza­zos repre­si­vos sufri­dos duran­te los últi­mos años, demos­tran­do una muy enco­mia­ble capa­ci­dad de reac­ción, debe­mos reco­no­cer que glo­bal­men­te se encuen­tra toda­vía lejos de desa­rro­llar una impla­ca­ble lucha de libe­ra­ción con­tra el poder adulto.
2. His­to­ria del poder adulto
El poder adul­to es tan vie­jo como el poder en sí en toda socie­dad basa­da en la explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción nece­sa­rias para man­te­ner la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Dado que la pri­me­ra y prin­ci­pal fuer­za pro­duc­ti­va es el ser humano, la for­ma­ción de un ser humano dócil y obe­dien­te, que se deje explo­tar y que, a poder ser, faci­li­te la explo­ta­ción de otros seres huma­nos, crear seme­jan­te cho­llo para la mino­ría pro­pie­ta­ria, es una nece­si­dad impe­rio­sa. Dos son las ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les pre­ca­pi­ta­lis­tas que han car­ga­do sobre sí la mayor par­te de la tarea de pro­du­cir doci­li­dad: el poder patriar­cal y el poder adulto.
Aun­que el grue­so de la inves­ti­ga­ción del libro coor­di­na­do por Ll. deMau­se (His­to­ria de la infan­cia, Alian­za Uni­ver­sal, Madrid 1991), tra­ta sobre el duro, ava­sa­lla­dor y vio­len­to tra­to dado a la infan­cia en la civi­li­za­ción occi­den­tal has­ta el siglo XIX, tam­bién es cier­to que los diez auto­res que expo­nen sus inves­ti­ga­cio­nes ofre­cen sufi­cien­tes datos o indi­cios sóli­dos que mues­tran fre­cuen­te­men­te el insu­fri­ble tra­to adul­to pade­ci­do por la juven­tud des­de que exis­ten fuen­tes his­tó­ri­cas fia­bles. Las inves­ti­ga­cio­nes mues­tran que, en con­tra de quie­nes sos­tie­nen la tesis del buen com­por­ta­mien­to de los adul­tos hacia la infan­cia, en reali­dad fue un com­por­ta­mien­to muy estric­to, cruel y has­ta ase­sino con fre­cuen­tes casos de infan­ti­ci­dio. Todo indi­ca, ade­más, que ape­nas había mejo­ra sus­tan­cial en el tra­to cuan­do se pasa­ba de la infan­cia a la ado­les­cen­cia y de aquí a la juventud.
Tam­bién que­da esta­ble­ci­do de mane­ra irre­fu­ta­ble que «en todas par­tes, en todo tiem­po» han sido las niñas, las ado­les­cen­tes y las jóve­nes las que peo­res tra­tos han sufri­do en com­pa­ra­ción con los niños, los ado­les­cen­tes y los jóve­nes. Ello es debi­do a la fusión entre el poder patriar­cal y el poder adul­to, fusión de pode­res que debe­mos des­com­po­ner ana­lí­ti­ca­men­te en cada situa­ción con­cre­ta para pro­ce­der lue­go a su sín­te­sis. De entre los miles de ejem­plos que con­fir­man lo reve­la­do por este libro, pode­mos citar el de la radi­cal denun­cia que en 1879 hizo A. Bebel (La mujer y el socia­lis­mo, Akal, Madrid 1977) con­tra el sis­te­ma edu­ca­ti­vo bur­gués no sólo por­que su obje­ti­vo es pro­du­cir «tra­ba­ja­do­res ton­tos» a par­tir de una juven­tud some­ti­da a la igno­ran­cia, sino tam­bién por los con­ti­nuos abu­sos físi­cos en escue­las y cole­gios. Abu­sos físi­cos que no han des­apa­re­ci­do en modo alguno.
J. L. Mur­ga (Rebel­des a la repú­bli­ca, Ariel, Bar­ce­lo­na 1979) ha estu­dia­do «las pos­tu­ras rebel­des pací­fi­cas y vio­len­tas» de la juven­tud en la Anti­güe­dad gre­co-roma­na, rebel­días que se daban inclu­so en los perío­dos de flo­re­ci­mien­to eco­nó­mi­co por­que: «bajo el bar­niz bri­llan­te de la rique­za y del poder, el espí­ri­tu joven intu­ye el dolor y la injus­ti­cia». A pesar de las repre­sio­nes que sufren los jóve­nes tem­prano o tar­de rena­ce­rá la semi­lla rebel­de: «Mori­rán los jóve­nes con­tes­ta­ta­rios, se aplas­ta­rá qui­zá el des­ca­be­lla­do movi­mien­to rebel­de, pero la semi­lla vol­ve­rá a apa­re­cer repen­ti­na­men­te – tras­va­sa­da en otra reli­gión, en una escue­la filo­só­fi­ca o, inclu­so, en una mera pos­tu­ra repu­bli­ca­na arcai­zan­te- como una espe­ran­za que rebro­ta cuan­do menos se espe­ra­ba: en los poe­tas, en los sabios, en los espí­ri­tus elevados».
Uno de los epi­so­dios de rebe­lión juve­nil más impla­ca­ble­men­te repri­mi­do fue el movi­mien­to báqui­co en la Roma repu­bli­ca­na el siglo –II, minu­cio­sa­men­te inves­ti­ga­do por J. L. Mur­ga. M. I. Fin­ley (El naci­mien­to de la polí­ti­ca, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1986), tam­bién ha estu­dia­do este movi­mien­to juve­nil, que en sí es un impre­sio­nan­te y terro­rí­fi­co ejem­plo de lo que es el poder adul­to en fun­cio­na­mien­to: la eje­cu­ción de varios miles de jóve­nes del movi­mien­to báqui­co en la Roma del ‑186, la mayor par­te de ellos per­te­ne­cien­tes a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras; las muje­res fue­ron ase­si­na­das en el escon­di­do secre­tis­mo de sus fami­lias. M. L. Fin­ley mues­tra cómo actuó al uní­sono el con­jun­to de pode­res par­cia­les roma­nos has­ta des­cu­brir y matar a miles de per­so­nas en defen­sa del orden esta­ble­ci­do. Roma no dis­po­nía de un apa­ra­to poli­cial en el sen­ti­do bur­gués, pero su sis­te­ma repre­si­vo era muy efi­cien­te, sobre todo con­tra la mujer joven vigi­la­da en todo momento.
Comen­zan­do sus inves­ti­ga­cio­nes des­de la Edad Media, R. Muchem­bled (Una his­to­ria de la vio­len­cia, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2010) des­me­nu­za el con­jun­to de méto­dos, sis­te­mas, ame­na­zas, cas­ti­gos y recom­pen­sas median­te los cua­les los pode­res bur­gue­ses en ascen­so fue­ron apla­can­do, des­vian­do, repri­mien­do e inte­gran­do las múl­ti­ples for­mas de vio­len­cia juve­nil, de resis­ten­cia pasi­va o acti­va, mate­rial o sim­bó­li­ca de la juven­tud has­ta comien­zos del siglo XXI en las barria­das empo­bre­ci­das. Sin recu­rrir al con­cep­to de poder adul­to, el autor mues­tra cómo en cada épo­ca el poder pre­sio­na­ba a las fami­lias cam­pe­si­nas, arte­sa­nas, tra­ba­ja­do­ras y obre­ras para que inter­vi­nie­ran acti­va­men­te en la repre­sión de las com­ple­jas resis­ten­cias juve­ni­les y de sus for­mas vio­len­tas. El autor expli­ca la des­apa­ri­ción casi total de los ase­si­na­tos come­ti­dos por jóve­nes des­de 1945, pero sos­tie­ne que cre­cen las for­mas de resis­ten­cia median­te ban­das juve­ni­les: «cons­ti­tu­yen la for­ma moder­na de expre­sión de un pode­ro­so des­con­ten­to juve­nil fren­te al mun­do de los adul­tos y de la socie­dad establecida».
Fue en este lar­go perío­do cuan­do se gene­ra­li­zó el mito del «ins­tin­to mater­nal», mito bási­co de la fami­lia auto­ri­ta­ria. Entre otras muchas inves­ti­ga­do­ras, Eli­za­beth. Badin­ter (¿Exis­te el amor mater­nal?, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1981) ha demos­tra­do que el tal «ins­tin­to» es una cons­truc­ción ideo­ló­gi­ca de la fami­lia bur­gue­sa en ascen­so y Nor­ma Ferro (El ins­tin­to mater­nal o la nece­si­dad de un mito, Siglo XXI, Madrid 1991) ha demos­tra­do cómo fue crea­do duran­te la géne­sis de la domi­na­ción social y psi­co­ló­gi­ca de la mujer por el hom­bre. El supues­to «ins­tin­to mater­nal» es incul­ca­do en las muje­res des­de su naci­mien­to y refor­za­do siem­pre median­te toda cla­se de tri­qui­ñue­las, arti­ma­ñas y enga­ños. Que no exis­ta ese «ins­tin­to» en cuan­to tal no sig­ni­fi­ca que no exis­ta amor materno-filial, sino que este debe ser eva­lua­do des­de cri­te­rios no patriar­co-bur­gue­ses sino socia­lis­tas. El poder adul­to uti­li­za el «ins­tin­to mater­nal» para fusio­nar la domi­na­ción sexo-afec­ti­va de las jóve­nes con la repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo. Del mis­mo modo que el len­gua­je machis­ta abu­sa de la pala­bra «Amor» que «encu­bre un con­glo­me­ra­do hete­ró­cli­to» según Rosa María Rodrí­guez Mag­da (Feme­nino fin de siglo, Anth­ro­pos, Bar­ce­lo­na 1994), para mani­pu­lar y con­fun­dir los sen­ti­mien­tos sexo-afectivos.
En el con­tex­to de resis­ten­cia juve­nil recien­te, lo máxi­mo a que lle­ga la peda­go­gía «pro­gre­sis­ta» en lo que con­cier­ne al papel de la ins­ti­tu­ción fami­liar «no auto­ri­ta­ria» en la edu­ca­ción de la juven­tud es a los con­se­jos que ofre­cía a fina­les de la déca­da de 1960 A. S. Neill (Hijos en liber­tad, Alta­ya, Madrid 1999) a los atri­bu­la­dos padres y madres sobre los actos de «rebel­día de la ado­les­cen­cia», con­se­jos des­ti­na­dos a evi­tar que sus hijas e hijos no caye­ran en la delin­cuen­cia y en las dro­gas, pero en abso­lu­to para ayu­dar­les a que desa­rro­lla­ran una con­cien­cia crí­ti­ca y soli­da­ria, libre, sufi­cien­te­men­te for­ma­da para que tuvie­sen una visión polí­ti­co-juve­nil de sus pro­ble­mas y pers­pec­ti­vas de vida futu­ra. La peda­go­gía mos­tra­da en este tex­to pue­de ins­cri­bir­se ple­na­men­te en la muy valio­sa apor­ta­ción rea­li­za en aque­llos mis­mos años por P. Brück­ner («Sobre la pato­lo­gía de la des­obe­dien­cia», Psi­co­lo­gía polí­ti­ca, Barral Edi­to­res, Bar­ce­lo­na 1971) cuan­do se pre­gun­tó: «¿Qué es lo que real­men­te pre­ten­den nues­tros esfuer­zos peda­gó­gi­cos y polí­ti­cos: tran­qui­li­dad o libertad?».
Cons­ta­ta­mos con alar­ma­da tris­te­za la capa­ci­dad de recu­pe­ra­ción del poder adul­to para con­tra­ata­car y ven­cer a la eman­ci­pa­ción revo­lu­cio­na­ria de la juven­tud rele­yen­do aho­ra a R. Vanei­gem en su clá­si­co tex­to edi­ta­do en 1967, jus­to antes de las barri­ca­das del mayo fran­cés (Tra­ta­do del saber vivir para uso de las jóve­nes gene­ra­cio­nes, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na 1977), cuan­do al final del libro repro­du­ce un tro­ci­to de la car­ta de los Sans-Coulot­tes a la Con­ven­ción, del 9 de diciem­bre de 1892: «¿Os reís de noso­tros? No os reiréis por mucho tiem­po». Pues bien, el poder adul­to pudo recu­pe­rar­se de los ata­ques de la juven­tud revo­lu­cio­na­ria de 1960 – 1970 y ter­mi­nar rién­do­se de ella.
Recor­de­mos que estos tres últi­mos tex­tos fue­ron escri­tos a fina­les de los años 60 cuan­do aún no se había ini­cia­do el sis­te­má­ti­co ata­que mone­ta­ris­ta y neo­li­be­ral con­tra la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y popu­lar, ata­que que se ini­cia­ría en su glo­ba­li­dad en 1973, aun­que con sig­ni­fi­ca­ti­vos ade­lan­tos par­cia­les en algu­nos paí­ses. La recu­pe­ra­ción del poder adul­to, la derro­ta de la olea­da de luchas juve­ni­les a las que se refe­ría R. Vanei­gem fue faci­li­ta­da por la nue­va estra­te­gia repre­so­ra del neo­li­be­ra­lis­mo, uno de cuyos obje­ti­vos cen­tra­les era y sigue sien­do el de gene­ra­li­zar la pasi­vi­dad, la indi­fe­ren­cia y el desin­te­rés polí­ti­co de las masas explo­tas y de su juven­tud. Fue en este mis­mo 1973 cuan­do D. Sibony («De la indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca», Locu­ra y socie­dad segre­ga­ti­va, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na 1976) recu­rrió a la expre­sión «figu­ra del Amo» para mos­trar cómo la nega­ción de la dia­léc­ti­ca entre deseo y polí­ti­ca sólo aca­rrea el desin­te­rés pasi­vo de las masas. Dos déca­das des­pués la figu­ra del Amo toma­ba for­ma en Ber­lus­co­ni, pre­si­den­te elec­to de Ita­lia gra­cias al apo­yo adul­to y en medio de una con­tes­ta­ción juve­nil muy fuerte.
La figu­ra del Amo, la depen­den­cia incons­cien­te hacia la auto­ri­dad pro­tec­to­ra, es tan­to más fuer­te y está más arrai­ga­da en lo pro­fun­do de la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas, en la medi­da en que estas sufren una pre­ca­ri­za­ción cre­cien­te de su exis­ten­cia. Pre­ca­rie­dad y fra­gi­li­dad emo­cio­nal van uni­das. Por esto, el neo­li­be­ra­lis­mo se lan­zó a fra­gi­li­zar los suje­tos socia­les para que no pudie­ran opo­ner resis­ten­cias cohe­ren­tes y estra­té­gi­cas, como demos­tra­ron Julia Vare­la y F. Álva­rez-Uría (Suje­tos frá­gi­les, FCE, Méxi­co 1989). El dile­ma entre tran­qui­li­dad o liber­tad se ha agu­di­za­do con la fra­gi­li­dad cre­cien­te de la vida social. Un ser social frá­gil opta­rá por la tran­qui­li­dad en detri­men­to de la liber­tad. La fra­gi­li­dad es inse­pa­ra­ble de la inse­gu­ri­dad exis­ten­cial, del mie­do, de la ansie­dad y de la angus­tia coti­dia­na, y es por esto que amplias fran­jas socia­les sacri­fi­can sus liber­ta­des para dis­po­ner de mayor segu­ri­dad poli­cial y judi­cial que tran­qui­li­ce su vida y expul­se de ella la inse­gu­ri­dad y todas las for­mas de temor.
G. Kess­ler (El sen­ti­mien­to de inse­gu­ri­dad, Siglo XXI, Argen­ti­na 2009) ha estu­dia­do el pro­ce­so de cons­truc­ción des­de el poder de la inse­gu­ri­dad colec­ti­va en Argen­ti­na, aun­que sus tesis son de apli­ca­ción gene­ral en lo bási­co, des­cu­brien­do que «los jóve­nes apa­re­cen en gene­ral como el gru­po más vic­ti­mi­za­do y el que menos temor expre­sa, mien­tras que con los adul­tos mayo­res suce­de lo con­tra­rio». El autor sos­tie­ne que el con­cep­to de vul­ne­ra­bi­li­dad es deci­si­vo para com­pren­der la inse­gu­ri­dad adul­ta, y en espe­cial la de las muje­res jóve­nes ante el ries­go de vio­len­cia sexual en cual­quie­ra de sus for­mas y ante el tra­to que reci­bi­rán si la denun­cian. Fra­gi­li­dad, inse­gu­ri­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad pre­sio­nan fuer­te­men­te para sacri­fi­car la liber­tad a favor de la dura ley tran­qui­li­za­do­ra. En la medi­da en que la juven­tud opta por la liber­tad es mar­gi­na­li­za­da, per­se­gui­da y criminalizada.
La fra­gi­li­dad del suje­to juve­nil obre­ro y popu­lar es una nece­si­dad impe­rio­sa de todo capi­ta­lis­mo y en espe­cial del con­tem­po­rá­neo. O. Jones (CHAVS. La demo­ni­za­ción de la cla­se obre­ra, Capi­tán Swing, Madrid 2012) ha estu­dia­do cómo la demo­ni­za­ción del pro­le­ta­ria­do pasa inevi­ta­ble­men­te por el ata­que a su juven­tud, cri­mi­na­li­zán­do­la y mar­gi­na­li­zán­do­la lo más posi­ble, con­de­nán­do­la al paro y al sub­em­pleo estruc­tu­ral en barria­das des­in­dus­tria­li­za­das podri­das por el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo sos­pe­cho­sa­men­te intro­du­ci­do en masa y ape­nas per­se­gui­do por la poli­cía. Y en medio de este con­tex­to, echán­do­la de sus zonas de vida coti­dia­na, de don­de ha cre­ci­do y en don­de se ha for­ma­do colec­ti­va­men­te: es decir, des­arrai­gán­do­la inter­na y exter­na­men­te, con­de­nán­do­la al noma­dis­mo urbano a la bús­que­da de un empre­sa­rio que les explo­te en un trabajo-basura.
El tér­mino de noma­dis­mo urbano juve­nil tam­bién es emplea­do por G. Stan­ding (El pre­ca­ria­do, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013), cuan­do ana­li­za quie­nes son los colec­ti­vos con­cre­tos que sufren con mayor daño la pre­ca­ri­za­ción cre­cien­te. Sos­tie­ne con razón que en pri­mer lugar son las muje­res y en gene­ral todas las per­so­nas que de un modo u otro ven pro­fun­da­men­te cam­bia­das sus con­di­cio­nes de exis­ten­cia coti­dia­na, inclui­das las sexua­les y afec­ti­vas, la mas­cu­li­ni­dad en el caso de los hom­bres. Sobre la juven­tud dice que si bien siem­pre se ha incor­po­ra­do al tra­ba­jo en una situa­ción pre­ca­ria, en la actual fase capi­ta­lis­ta la pre­ca­ri­za­ción y la fle­xi­bi­li­za­ción son mucho más lar­gas que lo reque­ri­do para for­mar­se en el tra­ba­jo, yen­do uni­das a peo­res con­di­cio­nes sala­ria­les y socia­les: «los jóve­nes se resien­ten de la inse­gu­ri­dad», de la fra­gi­li­dad de sus con­di­cio­nes de malvivencia.
3. Sur­gi­mien­to del con­cep­to de poder adulto
Una de las pri­me­ras veces en las que se uti­li­zó de mane­ra no sis­te­má­ti­ca el tér­mino de «poder adul­to», que noso­tros sepa­mos, fue jus­to a fina­les de los años 90 y comien­zos del siglo XXI duran­te unas refle­xio­nes en sec­to­res de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca, sien­do a fina­les de febre­ro de 2001 cuan­do este con­cep­to apa­re­ce ya explí­ci­ta­men­te teo­ri­za­do en un lar­go tex­to sobre Poder adul­to, pren­sa de ocu­pa­ción e inde­pen­den­cia juve­nil a libre dis­po­si­ción en inter­net. En esta épo­ca se deba­tía sobre un con­jun­to de pro­ble­mas que afec­ta­ban cada vez más a la juven­tud vas­ca, como fue el ata­que a la juven­tud gas­teiz­ta­rra ana­li­za­do en el tex­to Gaz­tetxe de Gas­teiz y poder adul­to, de agos­to de 2001, tam­bién dis­po­ni­ble en internet.
Al final de los años 90 se endu­re­ció aún más la repre­sión, el Esta­do adap­tó su doc­tri­na repre­si­va para «movi­li­zar a la socie­dad civil», a la «ciu­da­da­nía demo­crá­ti­ca» con­tra la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, reac­ti­van­do gru­pos fas­cis­tas; eran tiem­pos en los que nue­vas for­mas de dro­ga­dic­ción gol­pea­ban a la juven­tud a la vez que la recien­te implo­sión de la URSS y el auge eco­nó­mi­co espu­rio del ladri­lla­zo, el dine­ro bara­to y la espe­cu­la­ción finan­cie­ra pare­cían haber aca­ba­do defi­ni­ti­va­men­te con lo «peor» del capi­ta­lis­mo para que­dar defi­ni­ti­va­men­te sólo lo supues­ta­men­te «bueno» de este sis­te­ma explo­ta­dor. Todo ello en un con­tex­to ideo­ló­gi­co de fla­tui­dad inte­lec­tual, de bana­li­dad y sno­bis­mo super­fi­cia­les aupa­dos sobre las modas post, sobre la fácil pala­bre­ría post-moder­nis­ta, post-mar­xis­ta, post-estructuralista.
Den­tro de esta coyun­tu­ra que muchos creían que era el defi­ni­ti­vo con­tex­to de lo que se empe­za­ba a deno­mi­nar «post-capi­ta­lis­mo» basa­do en la «eco­no­mía cog­ni­ti­va» e «inma­te­rial», pare­cía de locu­ra alu­ci­na­da empe­zar a estu­diar qué era el poder adul­to y qué fun­ción cla­ve juga­ba en la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Con­vie­ne recor­dar lo que suce­dió des­pués, a comien­zos del siglo XXI, con la arre­me­ti­da impe­ria­lis­ta tras el 11‑S de 2001 – dise­ña­da con ante­rio­ri­dad a esta fecha, no hay que olvidarlo‑, con las ile­ga­li­za­cio­nes de los movi­mien­tos y par­ti­dos aber­tza­les, con la pro­lon­ga­da eufo­ria bur­gue­sa por las sobre­ga­nan­cias finan­cie­ras, con la vic­to­ria de Zapa­te­ro en 2004, con la heca­tom­be defi­ni­ti­va­men­te des­en­ca­de­na­da en 2007, etcétera.
Mien­tras que en sec­to­res del inde­pen­den­tis­mo vas­co se debi­li­ta­ba la lar­ga y fruc­tí­fe­ra tra­di­ción del deba­te orga­ni­za­do, fuer­zas revo­lu­cio­na­rias inter­na­cio­na­les, algu­nas de ellas inte­gra­das en el Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano bajo la influen­cia de pen­sa­do­res como Nar­ci­so Isa Con­de y otros, recu­pe­ra­ron este impres­cin­di­ble con­cep­to. Tam­bién fue deba­ti­do en pue­blos opri­mi­dos por el Esta­do espa­ñol como Gali­za y Paï­sos Cata­lans, lo que hizo que en 2010 se redac­ta­se un resu­men de lo refle­xio­na­do has­ta enton­ces, Poder adul­to y eman­ci­pa­ción juve­nil dis­po­ni­ble en inter­net, tex­to que fue la base para otro encuen­tro en 2014. Por fin, des­pués de tre­ce años ha vuel­to a deba­tir­se en Iru­ñea, la capi­tal de Eus­kal Herria, en mar­zo pasa­do, y sólo muy recien­te­men­te un pres­ti­gio­so colec­ti­vo dedi­ca­do a la inves­ti­ga­ción y deba­te teó­ri­co-polí­ti­co, y a la divul­ga­ción peda­gó­gi­ca de sus con­clu­sio­nes, ha deci­di­do vol­ver sobre la actua­li­dad del poder adul­to. Algo es algo.
Era nece­sa­rio este rápi­do repa­so por­que no es lo mis­mo hablar del poder adul­to en la Eus­kal Herria de 1998 – 2001 que en la actual, y menos aún es lo mis­mo hacer­lo en las nacio­nes y cla­ses explo­ta­das aho­ra por la bur­gue­sía espa­ño­la. Los tres lus­tros trans­cu­rri­dos se carac­te­ri­zan por un empeo­ra­mien­to bru­tal, inmi­se­ri­cor­de, de las con­di­cio­nes de vida de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y popu­lar. Sien­do el mis­mo poder adul­to en su natu­ra­le­za, algu­nas de sus carac­te­rís­ti­cas inter­nas y muchas de sus for­mas exter­nas se están trans­for­man­do rápi­da­men­te para rea­li­zar mejor su función.
Sin embar­go, como hemos dicho arri­ba, la mayor par­te de la izquier­da aber­tza­le, su gran mayo­ría, no es cons­cien­te del poder real con­tro­la­dor y repre­sor del poder adul­to-bur­gués. Hoy por hoy, la izquier­da aber­tza­le ape­nas lucha con­tra este ins­tru­men­to de opre­sión por­que des­co­no­ce no solo lo que es el poder adul­to en sí mis­mo a lo lar­go de la his­to­ria, sino que ni siquie­ra tie­ne con­cien­cia de que exis­te como tal. Sola­men­te colec­ti­vos y movi­mien­tos muy loca­li­za­dos y rela­ti­va­men­te peque­ños man­tie­nen la lucha teó­ri­ca y prác­ti­ca con­tra par­tes pre­ci­sas del poder adul­to, como la sexua­li­dad patriar­co-bur­gue­sa y su vio­len­cia terro­ris­ta, pero ape­nas con­tra la fami­lia auto­ri­ta­ria, pie­za cla­ve del poder adul­to; tam­po­co se man­tie­ne una lucha radi­cal con­tra el sis­te­ma edu­ca­ti­vo adul­to, y menos aún con­tra la ideo­lo­gía patro­nal que, según vere­mos, en el com­po­nen­te deci­si­vo del cemen­to ideo­ló­gi­co del poder adulto.
Hemos de insis­tir en que a pesar de haber trans­cu­rri­do muchos siglos des­de las luchas juve­ni­les en la Anti­güe­dad, y de que aho­ra esta­mos en otro modo de pro­duc­ción muy dife­ren­te al escla­vis­ta, sien­do esto cier­to no lo es menos que exis­ten tres gran­des cons­tan­tes bási­cas que se man­tie­nen a pesar de los cam­bios: una, la efi­caz per­vi­ven­cia adap­ta­ti­va del poder adul­to; dos, sus cone­xio­nes con el poder patriar­cal, dota­do de la mis­ma capa­ci­dad adap­ta­ti­va; y tres, la efi­ca­cia de ambos para movi­li­zar gran­des fuer­zas reac­cio­na­rias y repre­si­vas vol­ca­das en pri­me­ra ins­tan­cia con­tra la juven­tud y con­tra la mujer, pero tam­bién con­tra el con­jun­to de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. A lo lar­go de los suce­si­vos modos de pro­duc­ción, tan­to el patriar­ca­do como el poder adul­to han sabi­do recu­pe­rar­se de sus derro­tas par­cia­les, inclu­so han sabi­do adap­tar­se a y sub­su­mir­se en los nue­vos modos de pro­duc­ción. De hecho dos de los más fia­bles indi­ca­do­res de que un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio empie­za a pudrir­se en sus pro­pias entra­ñas es la recu­pe­ra­ción del poder patriar­cal y adulto.
4. Qué es el poder adulto
En el tex­to cita­do arri­ba ‑Poder adul­to, pren­sa de ocu­pa­ción e inde­pen­den­cia juve­nil- se ofre­ce una defi­ni­ción que sigue sien­do váli­da y que vamos a inten­tar com­ple­tar con este aña­di­do: el poder adul­to es el con­jun­to vas­to, ten­ta­cu­lar y gene­ral­men­te invi­si­ble de rela­cio­nes de poder median­te el cual la cla­se domi­nan­te, geron­to­crá­ti­ca por lo común, cas­tra el poten­cial eman­ci­pa­dor y crea­ti­vo que late en la juven­tud, con­vir­tién­do­la en una masa amor­fa, mani­pu­la­da y pasi­va en su gran mayo­ría, mar­gi­nan­do y cri­mi­na­li­zan­do a la mino­ría no manipulable.
La mar­gi­na­ción de esta mino­ría se logra median­te deter­mi­na­das tác­ti­cas como el empo­bre­ci­mien­to y la pre­ca­ri­za­ción, con el paro juve­nil per­ma­nen­te; con la dro­go­de­pen­den­cia como arma de exter­mi­nio bio­ló­gi­co y enclaus­tra­mien­to car­ce­la­rio, lo que ofi­cial­men­te se deno­mi­na «delin­cuen­cia social»; con la poten­cia­ción de modas, cos­tum­bres y «tri­bus» que bus­can que­dar­se fue­ra de la vida social bur­gue­sa, modas a las que se les tole­ran sus gue­tos por­que en reali­dad son fun­cio­na­les a la repro­duc­ción del sis­te­ma adul­to capitalista.
La cri­mi­na­li­za­ción tam­bién afec­ta a áreas de la mar­gi­na­li­dad juve­nil, y cada vez más, pero ope­ra sobre todo con­tra los colec­ti­vos juve­ni­les que avan­zan en su con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria y en su auto­or­ga­ni­za­ción al mar­gen de la «izquier­da» refor­mis­ta que ha inte­rio­ri­za­do bue­na par­te de los fun­da­men­tos adul­tos. El poder adul­to va amplian­do el pro­ce­so que va des­de el con­trol social a la repre­sión pasan­do por la vigi­lan­cia en la medi­da en que más y más sec­to­res juve­ni­les se eman­ci­pan de la alie­na­ción que sufren, se orga­ni­zan y se suman a las luchas exis­ten­tes, y muy espe­cial­men­te abren fren­tes de lucha espe­cí­fi­ca­men­te juve­ni­les. Como vere­mos, el poder adul­to dis­po­ne de sofis­ti­ca­dos medios de con­trol social para detec­tar lo antes posi­ble los pri­me­ros sig­nos de males­tar y rebel­día juvenil.
La mar­gi­na­ción y cri­mi­na­li­za­ción de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y popu­lar van en aumen­to por­que es el úni­co recur­so que tie­ne el capi­ta­lis­mo para impe­dir que el males­tar juve­nil obje­ti­vo que nace del impre­sio­nan­te des­em­pleo, sub­em­pleo, empo­bre­ci­mien­to, pre­ca­ri­za­ción, fal­ta de pers­pec­ti­vas de futu­ro, pro­lon­ga­ción de la vida en el domi­ci­lio pater­nal en estas con­di­cio­nes con los efec­tos que ello aca­rrea, incre­men­to de la repre­sión sexual, etcé­te­ra, avan­ce has­ta plas­mar­se en con­cien­cia sub­je­ti­va, revo­lu­cio­na­ria. En estas con­di­cio­nes, el poder adul­to acti­va todos sus ins­tru­men­tos de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión, de alie­na­ción e inclu­so de ofer­ta de fal­sas alter­na­ti­vas que úni­ca­men­te favo­re­cen al sistema.
Come­te­mos un serio error con gra­ves con­se­cuen­cias polí­ti­cas si menos­pre­cia­mos la capa­ci­dad de con­trol y alie­na­ción del poder adul­to sobre todo en situa­cio­nes de cri­sis, su capa­ci­dad de adap­tar­se en algu­nas cues­tio­nes mien­tras que en otras prac­ti­ca una repre­sión selec­ti­va con­tra los sec­to­res más con­cien­cia­dos o inclu­so más amplia como en las repre­sio­nes de mani­fes­ta­cio­nes y actos y las deten­cio­nes inten­cio­na­das o alea­to­rias de par­ti­ci­pan­tes, o en la dis­ci­pli­na labo­ral con el des­pi­do ful­mi­nan­te en el tra­ba­jo sub­mer­gi­do, o en el tra­ba­jo legal con sus con­tra­tos-basu­ra que el explo­ta­dor pue­de res­cin­dir con cual­quie­ra de las miles de excu­sas que le per­mi­te la ley.
El poder adul­to ha crea­do una espe­cie de bur­bu­ja fle­xi­ble en gra­do sumo que impi­de a la mayo­ría de la juven­tud crear por ella mis­ma una visión de futu­ro que no sea la bur­gue­sa, de for­ma que muchos jóve­nes enve­je­cen socio­po­lí­ti­ca y éti­ca­men­te antes de ser adul­tos por­que ha sido cas­tra­do su poten­cial para auto­or­ga­ni­zar­se y crear una visión no adul­ta. El adul­to, dicho a gran­des ras­gos, no se carac­te­ri­za por su edad sino por su apa­tía e indi­fe­ren­cia inte­lec­tual y crea­ti­va, por su inca­pa­ci­dad siquie­ra de ima­gi­nar el poten­cial de la heu­rís­ti­ca, cua­li­dad impres­cin­di­ble para la eman­ci­pa­ción huma­na. El adul­to no pien­sa en base a la rela­ción pre­sen­te-futu­ro sino sólo en la de pasa­do-pre­sen­te, a lo sumo lle­ga a ima­gi­nar el futu­ro como el pre­sen­te con­ti­nuo mejo­ra­do en sus for­mas pero into­ca­ble en su iden­ti­dad eter­na. Lo nue­vo des­qui­cia y ate­mo­ri­za al adul­to por­que lo vie­jo es la esen­cia de su presente.
La malea­ble fle­xi­bi­li­dad de la bur­bu­ja que enve­je­ce en vida a la juven­tud adquie­re tan­tas for­mas como nece­si­da­des ten­ga el poder adul­to para repro­du­cir­se. Des­de las amplias liber­ta­des con­su­mis­tas de la juven­tud bur­gue­sa has­ta las modas inte­lec­tua­les que dis­traen a la juven­tud «inquie­ta», pasan­do por la gris y ano­di­na vida dia­ria de la masa juve­nil tra­ba­ja­do­ra que deam­bu­la como un zom­bi en un mun­do que no entien­de pero que lo ve como el úni­co posi­ble pese a sufrir­lo. Atra­pa­da en este uni­ver­so cerra­do, asfi­xian­te e incom­pren­si­ble el grue­so de la juven­tud cree que las alter­na­ti­vas posi­bles son las que el sis­te­ma adul­to le ofre­ce, sean lega­les, ale­ga­les o ile­ga­les. Por si fue­ra poco, en muchos casos el sis­te­ma sue­le mos­trar com­pren­sión y tole­ran­cia con los «des­li­ces juve­ni­les» pro­du­ci­dos de esa «enfer­me­dad que se cura con el tiem­po» que se iden­ti­fi­ca con «el acné juve­nil» de la juven­tud «fogo­sa e inex­per­ta», que «sen­ta­rá cabe­za» con los años, pues todos los adul­tos la hemos sufri­do inclu­so con algu­na «año­ran­za»: «¡si tuvie­ra trein­ta años menos!».
Aho­ra bien, en la medi­da en que las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo des­tro­zan la nor­ma­li­dad idí­li­ca y fic­ti­cia, mul­ti­pli­can­do las ten­sio­nes e injus­ti­cias, en esta medi­da tien­den a aumen­tar los gru­pos juve­ni­les crí­ti­cos. Sola­men­te cuan­do se lle­ga a este pun­to de ebu­lli­ción social pode­mos estu­diar seria­men­te cómo fun­cio­na el poder adul­to por­que del mis­mo modo en que solo la cri­sis sis­té­mi­ca des­cu­bre qué es el capi­ta­lis­mo, tam­bién solo la crí­ti­ca prác­ti­ca juve­nil des­cu­bre qué es el poder adul­to. En reali­dad, el nivel de mal­vi­ven­cia de la juven­tud obre­ra y popu­lar empe­zó a dete­rio­rar­se bas­tan­te antes de la cri­sis de 2007, pero era un empeo­ra­mien­to ape­nas visi­ble aun­que real, por lo que muy pocos colec­ti­vos juve­ni­les y toda­vía menos de los adul­tos de izquier­da, levan­ta­ron la voz con­tra el ata­que capitalista.
5. Cómo fun­cio­na el poder adulto
El poder adul­to capi­ta­lis­ta fun­cio­na en estre­cha cone­xión con otros pode­res bur­gue­ses, y man­tie­ne rela­cio­nes de auto­no­mía rela­ti­va con res­pec­to al Esta­do. Sin­te­ti­zán­do­lo mucho, los otros pode­res que refuer­zan al adul­to son: el patriar­cal, el edu­ca­ti­vo e ideo­ló­gi­co, el reli­gio­so, el labo­ral-empre­sa­rial y el esta­tal, que es en reali­dad el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de todos ellos. El Esta­do es a la vez el pun­to de bóve­da y la pie­dra basal del sis­te­ma en su conjunto.
Hay que decir que estos pode­res o sub-pode­res con­cre­tos están inte­gra­dos en el sis­te­ma total de domi­na­ción, opre­sión y explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, un sis­te­ma cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior que englo­ba y dota de sen­ti­do a los sub-pode­res cita­dos, inte­gra­dos en el poder de cla­se del capi­tal. No son, ni pue­den ser­lo, sis­te­mas de explo­ta­ción inde­pen­dien­tes y aje­nos a la lógi­ca de la acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal: es esta la que le deter­mi­na estruc­tu­ral­men­te en las gran­des líneas de evo­lu­ción, y nun­ca a la inversa.
En sen­ti­do gene­ral, la inter­ac­ción per­ma­nen­te entre poder adul­to capi­ta­lis­ta y sis­te­ma patriar­co-bur­gués es deci­si­va para garan­ti­zar la pro­duc­ción de fuer­za de tra­ba­jo ade­cua­da a las nece­si­da­des pro­duc­ti­vas. Inclu­so cuan­do se rom­pen las uni­da­des fami­lia­res por divor­cio de los padres, o por cual­quier otra razón, que­dán­do­se hijas e hijos bajo la auto­ri­dad de las madres, inclu­so en estos casos no des­apa­re­ce del todo el poder patriar­cal den­tro del poder adul­to al ser sus­ti­tui­do por el poder mater­nal libre ya de la inso­por­ta­ble pre­sen­cia del padre. Y no des­apa­re­ce del todo por­que el sis­te­ma patriar­co-bur­gués es una fuer­za social obje­ti­va pro­fun­da­men­te ancla­da en la estruc­tu­ra psí­qui­ca domi­nan­te, en la ideo­lo­gía y en la cul­tu­ra domi­nan­tes, y por des­gra­cia tam­bién en muchas muje­res. Tam­po­co debe­mos olvi­dar que alre­de­dor de esas «nue­vas fami­lias» uni­pa­ren­ta­les feme­ni­nas, en su círcu­lo envol­ven­te, domi­na abru­ma­do­ra­men­te el sis­te­ma patriarcal.
La ins­ti­tu­ción fami­liar no pue­de ser defi­ni­da al mar­gen del modo de pro­duc­ción exis­ten­te en ese momen­to, y al mar­gen de las ideas polí­ti­cas, socia­les, reli­gio­sas, eco­nó­mi­cas de los padres y madres que diri­gen esa fami­lia en la medi­da de sus posi­bi­li­da­des. La fami­lia del comu­nis­mo pri­mi­ti­vo era total­men­te dife­ren­te a la fami­lia capi­ta­lis­ta, lo mis­mo que lo han sido las de los modos tri­bu­ta­rios, escla­vis­ta y feu­dal. En las socie­da­des basa­das en la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, la fami­lia es uno de los ele­men­tos cla­ves en la repro­duc­ción de esa for­ma injus­ta de pro­pie­dad, injus­ta y opro­bio­sa; pero en estos modos de pro­duc­ción explo­ta­do­res tam­bién exis­ten algu­nas fami­lias no auto­ri­ta­rias, fami­lias que se enfren­tan a la opre­sión, que inten­tar edu­car una juven­tud pro­gre­sis­ta y revolucionaria.
Aun­que el poder edu­ca­ti­vo e ideo­ló­gi­co está dado en la esen­cia mis­ma del poder adul­to y patriar­cal en todas las épo­cas, aho­ra nos refe­ri­mos tan­to a los apa­ra­tos esta­ta­les y para­es­ta­ta­les, con todas sus gamas inter­me­dias, de edu­ca­ción e ideo­lo­gía, como a las empre­sas peque­ñas o gran­des de la indus­tria cul­tu­ral con sus intere­ses empre­sa­ria­les pro­pios, inclui­dos los nego­cios reli­gio­sos de dro­ga­dic­ción espi­ri­tual. En este mar­co de aná­li­sis, por edu­ca­ción enten­de­mos el pro­ce­so inaca­ba­ble de adoc­tri­na­mien­to en los valo­res de la civi­li­za­ción del capi­tal, que es más que en los valo­res del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Dado que la civi­li­za­ción es la sín­te­sis social de un modo de pro­duc­ción, los valo­res de los sub-pode­res que faci­li­tan su repro­duc­ción amplia­da ‑adul­to, patriar­cal, edu­ca­ti­vo, reli­gio­so, etcé­te­ra,- son tam­bién com­po­nen­tes de esa sín­te­sis, de esa civi­li­za­ción. Aho­ra bien, lo fun­da­men­tal des­de la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca no es la civi­li­za­ción en sí sino la matriz social que ase­gu­ra inter­na­men­te la repro­duc­ción del modo de pro­duc­ción, en nues­tro caso el capi­ta­lis­ta. Pues bien, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo-ideo­ló­gi­co bur­gués se entron­ca en la matriz social capi­ta­lis­ta median­te la dia­ria e invi­si­ble efec­ti­vi­dad del poder adul­to refor­za­do por el poder patriarcal.
Patriar­ca­do, edu­ca­ción e ideo­lo­gía faci­li­tan sobre­ma­ne­ra el ágil desa­rro­llo de la explo­ta­ción empre­sa­rial. El poder adul­to no solo garan­ti­za que la impron­ta de la sumi­sión incons­cien­te al capi­tal arrai­gue férrea­men­te en la estruc­tu­ra psí­qui­ca de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das en los deci­si­vos tiem­pos de la socia­li­za­ción pri­ma­ria, sino que ade­más garan­ti­za lue­go que el orden adul­to tal como lo hemos defi­ni­do arri­ba sea acep­ta­do acrí­ti­ca­men­te como el úni­co posi­ble y razo­na­ble, no como el menos malo de entre varios, sino como el úni­co posi­ble y por tan­to nece­sa­rio e incues­tio­na­ble. La ideo­lo­gía que miti­fi­ca al empre­sa­ria­do y deni­gra al pue­blo tra­ba­ja­dor es uti­li­za­da duran­te la edu­ca­ción infan­til, ado­les­cen­te, juve­nil y adul­ta como la vir­tud en sí mis­ma den­tro de la sín­te­sis social capi­ta­lis­ta, acom­pa­ña­da en esca­lo­nes más bajos por valo­res pre­ca­pi­ta­lis­tas como el sacer­do­cio, la carre­ra mili­tar, la noble­za, hono­res y car­gos de toda índo­le dados con litur­gias feu­da­les y tri­bu­ta­rias, etcétera.
El poder adul­to, ade­más de edu­car a la juven­tud en la supre­ma vir­tud bur­gue­sa, el empre­sa­rio triun­fa­dor, tam­bién se sos­tie­ne en este man­da­to éti­co y axio­ló­gi­co en cuan­to que su exis­ten­cia mis­ma depen­de de la acep­ta­ción de la dic­ta­du­ra del sala­rio, es decir, el poder adul­to sabe que su super­vi­ven­cia depen­de de la explo­ta­ción asa­la­ria­da pre­sen­te y futu­ra, cuan­do la juven­tud deba dejar­se explo­tar o deba bus­car un empre­sa­rio que lo explo­te, acep­tan­do sus leo­ni­nas con­di­cio­nes. Para ase­gu­rar su super­vi­ven­cia, el poder adul­to ha de com­por­tar­se con sus hijos e hijas como un empre­sa­rio espe­cial: exi­gien­do la máxi­ma pro­duc­ti­vi­dad cul­tu­ral y sim­bó­li­ca en los estu­dios y en la vida coti­dia­na para obte­ner más ade­lan­te el máxi­mo sala­rio posible.
Aun­que las hijas e hijos se «inde­pen­di­cen» for­mal­men­te de la uni­dad fami­liar, en la mayo­ría inmen­sa de los casos los lazos de obe­dien­cia paterno-filial per­vi­ven dis­fra­za­dos de «amor filial» capi­ta­lis­ta a los padres. Estos lazos de depen­den­cia afec­ti­va pre­sio­nan para que la hija y el hijo ansíen «triun­far en la vida» y padez­can una sen­sa­ción de «fra­ca­so vital» si no lo logra­ron. La sen­sa­ción de fra­ca­so les lle­va a estos a mul­ti­pli­car las pre­sio­nes sobre sus corres­pon­dien­tes hijos e hijas para que al menos «triun­fen» ellos. Se esta­ble­ce así una cade­na inter­ge­ne­ra­cio­nal de domi­na­ción ideo­ló­gi­ca bur­gue­sa basa­da en la exi­gen­cia de «triun­far en la vida» según el mode­lo empre­sa­rial, o al menos de no «fra­ca­sar».
Mien­tras que los ser­vi­cios públi­cos, los sala­rios dife­ri­dos, la asis­ten­cia social para redu­cir la pobre­za o man­te­ner­la con­ge­la­da, y los sala­rios menos injus­tos, es decir, el key­ne­sia­nis­mo y el mal lla­ma­do Esta­do del bien­es­tar (¿?) han esta­do vigen­tes, en estos dece­nios el poder adul­to ha redu­ci­do el con­te­ni­do eco­nó­mi­co de la fami­lia tra­ba­ja­do­ra, que es una de las tres for­mas de la fami­lia patriar­co-bur­gue­sa como ins­ti­tu­ción cen­tral en la repro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Pero con los ata­ques a las con­quis­tas socia­les des­cri­tas, con la pri­va­ti­za­ción gene­ra­li­za­da, la fami­lia tra­ba­ja­do­ra ha de vol­ver a car­gar sobre sí fun­cio­nes eco­nó­mi­cas direc­tas e indi­rec­tas. Lo mis­mo suce­de con la fami­lia peque­ño­bur­gue­sa y de «cla­se media» que deben suplir con su tra­ba­jo domés­ti­co los recor­tes eco­nó­mi­cos y socia­les. Sola­men­te la fami­lia bur­gue­sa pue­de man­te­ner­se libre de estas cargas.
Del mis­mo modo, las nue­vas tareas cul­tu­ra­les, for­ma­ti­vas, de reci­cla­je téc­ni­co y cien­tí­fi­co, de sumi­de­ro y col­chón de las cre­cien­tes frus­tra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, afec­ti­vas y sexua­les cau­sa­das por las for­mas de vida inhe­ren­tes a la finan­cia­ri­za­ción de la socie­dad, estas y otras fun­cio­nes no solo no han des­apa­re­ci­do ni debi­li­ta­do por la cri­sis, sino que se han incre­men­ta­do y en las peo­res con­di­cio­nes ima­gi­na­bles al no dis­po­ner de los recur­sos socia­les públi­cos del key­ne­sia­nis­mo, al aumen­tar la pre­ca­ri­za­ción de la vida, el empo­bre­ci­mien­to, etcé­te­ra. Las fami­lias tra­ba­ja­do­ras son las más gol­pea­das por estos cam­bios que mul­ti­pli­can las ten­sio­nes intra­fa­mi­lia­res tra­di­cio­na­les de una ins­ti­tu­ción como la fami­lia patriar­co-bur­gue­sa, y a la vez aña­den ten­sio­nes nue­vas que sur­gen de las nue­vas for­mas de explo­ta­ción fle­xi­ble gene­ra­li­za­da y muy en espe­cial de la pre­ca­ri­za­ción defi­ni­ti­va de la existencia.
El cris­tia­nis­mo, en su ver­sión cató­li­ca, es un sóli­do ancla­je sim­bó­li­co del poder adul­to. Deci­mos sim­bó­li­co más que mate­rial por­que la len­ta lai­ci­za­ción de la socie­dad va pene­tran­do con ener­van­te len­ti­tud en la vida coti­dia­na de la fami­lia auto­ri­ta­ria, en la que el poder mate­rial de la dro­ga­dic­ción reli­gio­sa va cedien­do. Sin embar­go no des­apa­re­ce su poder sim­bó­li­co que es per­ma­nen­te­men­te refor­za­do por la alian­za Igle­sia-Esta­do. La reli­gión cris­tia­na tie­ne uno de sus mitos más irra­cio­na­les en la Sagra­da Fami­lia patriar­cal, auto­ri­ta­ria, racis­ta y ase­xua­da. Este mito está pro­fun­da­men­te enrai­za­do inclu­so en per­so­nas lai­cas y has­ta agnós­ti­cas con cier­ta cul­tu­ra euro­cén­tri­ca por­que expo­ne uno de los prin­ci­pios fun­da­do­res que la civi­li­za­ción del capi­tal adap­tó y sub­su­mió pro­ce­den­tes de civi­li­za­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, lo que demues­tra su efec­ti­vi­dad en el man­te­ni­mien­to del orden sim­bó­li­co de la fami­lia patriar­cal en la his­to­ria. Sin embar­go en la matriz social capi­ta­lis­ta este mito, como el irra­cio­nal dog­ma de la Vir­gen María, sólo coad­yu­va muy super­fi­cial­men­te a la repro­duc­ción ampliada.
Un ejem­plo de la efec­ti­vi­dad sim­bó­li­ca­men­te cas­tra­do­ra de la irra­cio­na­li­dad de la Sagra­da Fami­lia y de la Vir­gen María lo tene­mos en las resis­ten­cias tena­ces y has­ta faná­ti­cas del poder adul­to y del sis­te­ma patriar­cal a per­mi­tir la libre prác­ti­ca de la sexua­li­dad eman­ci­pa­da de las jóve­nes, infi­ni­ta­men­te más con­tro­la­da que la de los jóve­nes. Las reac­cio­na­rias «aso­cia­cio­nes de padres de fami­lia», apo­ya­das por la alian­za Igle­sia-Esta­do, son sub-pode­res obse­sio­na­dos por mul­ti­pli­car la infe­li­ci­dad y la mise­ria sexo-afec­ti­va de la juven­tud median­te el terror éti­co-moral inhe­ren­te a la liber­ti­ci­da polí­ti­ca anti­se­xual del cris­tia­nis­mo. Y eso que solo nos hemos limi­ta­do a la par­te del con­sen­ti­mien­to por el poder adul­to del ejer­ci­cio segu­ro y libre, cons­cien­te, de la sexua­li­dad juve­nil. La siem­pre tris­te y fre­cuen­te­men­te trá­gi­ca mise­ria sexual y afec­ti­va de la juven­tud ‑abor­tos ile­ga­les, naci­mien­tos no desea­dos, enfer­me­da­des vené­reas, igno­ran­cia del poder libe­ra­dor de la sexua­li­dad, mie­dos pro­fun­dos, cre­cien­te machis­mo juve­nil con tópi­cos falo­cén­tri­cos vio­len­tos y racis­tas, etcé­te­ra- exi­ge de una inten­sa peda­go­gía sexo-afec­ti­va que tam­bién debe rea­li­zar­se en el inte­rior de las fami­lias: ¿cómo reac­cio­na­rá el poder adul­to cuan­do se empie­ce a exi­gir la prác­ti­ca que esta impres­cin­di­ble pedagogía?
6. Juven­tud revo­lu­cio­na­ria e izquier­da adulta
Como adver­tía Lenin, la juven­tud ha de apren­der por sí mis­ma, ha de des­cu­brir ella mis­ma su camino al socia­lis­mo. Los adul­tos sólo pode­mos acon­se­jar­les para que no come­tan los erro­res que noso­tros come­ti­mos, para que los evi­ten y no los repi­tan. Siguien­do este pre­mo­ni­tor y sabio con­se­jo leni­nis­ta, cuyo des­pre­cio ha aca­rrea­do funes­tas con­se­cuen­cias a las izquier­das en sus rela­cio­nes con la juven­tud revo­lu­cio­na­ria, aquí solo ade­lan­ta­mos algu­nas refle­xio­nes crí­ti­cas sobre las rela­cio­nes entre la izquier­da adul­ta y la juven­tud revolucionaria.
Pri­me­ra: la juven­tud ha de pedir cuen­tas al poder adul­to por sus erro­res, cobar­días y pasi­vi­dad, por sus trai­cio­nes en los momen­tos deci­si­vos de lucha en los que los adul­tos aban­do­na­ron, se rin­die­ron o inclu­so cola­bo­ra­ron con el sis­te­ma explo­ta­dor. La juven­tud obre­ra y popu­lar mal­vi­ve hoy debi­do en gran medi­da a la cobar­día, egoís­mo y pasi­vi­dad de sus padres, que no se enfren­ta­ron al sis­te­ma cuan­do este les ata­có, que no lucha­ron por ellos ni por sus hijas e hijos has­ta ven­cer. En los casos en los que sí hubo resis­ten­cia, y fue­ron muchos aun­que des­co­no­ci­dos, la juven­tud ha de saber por qué ape­nas les han con­ta­do aque­llas luchas, sus lec­cio­nes nega­ti­vas y posi­ti­vas, por qué no les han trans­mi­ti­do la memo­ria de lucha y de heroís­mo, y la con­cien­cia que a ella va uni­da. La juven­tud ha de saber que sus madres y padres sufrie­ron derro­tas hon­ro­sas, las que a pesar de todo gene­ran ilu­sión y áni­mo de seguir luchan­do, de trans­mi­tir dig­ni­dad y orgu­llo; mien­tras que las derro­tas des­hon­ro­sas son aque­llas que se pro­du­cen por cobar­día, por egoísmo.
Segun­da: la juven­tud debe gene­rar una con­cien­cia polí­ti­ca y debe luchar con­tra todo apo­li­ti­cis­mo. La polí­ti­ca, en su sen­ti­do revo­lu­cio­na­rio, es la sín­te­sis de la con­cien­cia de liber­tad y de los medios nece­sa­rios para lograr­la. Hay que saber que son las per­so­nas lla­ma­das apo­lí­ti­cas las que deci­den el resul­ta­do últi­mo de todo con­flic­to social, des­de los más peque­ños a los más gran­des, por­que el apo­li­ti­cis­mo es la expre­sión más sibi­li­na e invi­si­ble del poder alie­nan­te de la polí­ti­ca con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Pero poli­ti­zar la vida juve­nil es abrir un per­ma­nen­te cam­po de bata­lla en el inte­rior de la coti­dia­nei­dad fami­liar, labo­ral, estu­dian­til, social en su con­jun­to, ya que es cho­car fron­tal­men­te con la polí­ti­ca adul­ta y con su care­ta apo­li­ti­cis­ta. Más tem­prano que tar­de la poli­ti­za­ción juve­nil se enfren­ta­rá a las reac­cio­nes de las fuer­zas «pro­gre­sis­tas» y «sobe­ra­nis­tas» alia­das con la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, con la excu­sa de que el radi­ca­lis­mo juve­nil «espan­ta votos», «ale­ja a sec­to­res menos con­cien­cia­dos», divi­de con rei­vin­di­ca­cio­nes «no urgen­tes», etcétera.
Ter­ce­ra: la poli­ti­za­ción de la vida juve­nil ha de girar alre­de­dor de tres ejes bási­cos, como míni­mo: la pro­pie­dad, el poder y el deseo. Los tres con­flu­yen en el cri­te­rio deci­si­vo de inde­pen­den­cia juve­nil del poder adul­to. En la medi­da en que la juven­tud no asu­ma la nece­si­dad de esta inde­pen­den­cia, en esta medi­da nun­ca podrá eman­ci­par­se. Pero lle­va­das a su radi­cal cohe­ren­cia, las tres cues­tio­nan lo esen­cial del poder adul­to: la pro­pie­dad colec­ti­va de la juven­tud sobre sí mis­ma nie­ga la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, adul­ta y patriar­cal; el poder juve­nil revo­lu­cio­na­rio nie­ga el poder esta­tal reac­cio­na­rio que es la for­ma más con­cen­tra­da y deci­si­va del poder adul­to-bur­gués; y el deseo, es decir, la con­cien­cia de liber­tad como nece­si­dad desea­da vital­men­te en pleno sen­ti­do, como deseo de feli­ci­dad y auto­rrea­li­za­ción ple­na, nie­ga el deseo bur­gués basa­do en la renun­cia abier­ta o encu­bier­ta de la feli­ci­dad como ideal de lucha. La polí­ti­ca del deseo juve­nil es el deseo juve­nil de la polí­ti­ca, algo inacep­ta­ble por cual­quier poder adul­to, tam­bién de la izquier­da bio­ló­gi­ca y men­tal­men­te envejecida.
Cuar­ta: la inde­pen­den­cia juve­nil sólo pue­de pen­sar­se, sen­tir­se y desear­se en la lucha mis­ma por con­se­guir­la, pero ello obli­ga a la izquier­da adul­ta a reabrir anti­guos cam­pos de lucha aban­do­na­dos hace tiem­po por­que sólo así pue­de ayu­dar a la juven­tud median­te dos avan­ces: uno, al reabrir aque­llas luchas aban­do­na­das recu­pe­ra una memo­ria teó­ri­ca impres­cin­di­ble que la juven­tud ha de actua­li­zar y enri­que­cer; y otro, hace un nece­sa­rio ejer­ci­cio de auto­crí­ti­ca fren­te a la juven­tud revo­lu­cio­na­ria al reco­no­cer que ella, la izquier­da adul­ta, los ha deja­do de lado por diver­sas razo­nes que debe expli­car. La inago­ta­ble capa­ci­dad juve­nil no pue­de desa­rro­llar­se si des­co­no­ce el pasa­do de lucha de otras orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les ante­rio­res, de sus logros, con­quis­tas y derro­tas hon­ro­sas. Los silen­cios y olvi­dos de la izquier­da adul­ta con res­pec­to a lo que hizo cuan­do fue joven for­ta­le­cen al sis­te­ma opre­sor. El silen­cio es reac­cio­na­rio, la ver­dad es revolucionaria.
Quin­ta: la izquier­da adul­ta tie­ne mie­do a la ver­dad en todo lo rela­cio­na­do con la lucha juve­nil aun­que diga apo­yar­la. Lo hace en la medi­da en que esa juven­tud renun­cia a su inde­pen­den­cia y acep­ta una sim­ple auto­no­mía tole­ra­da por la izquier­da adul­ta, cuyo afán ocul­to o abier­to es atar­la a su «apa­ra­to juve­nil» interno, supe­di­ta­do no solo a su buro­cra­cia sino sobre todo a la men­ta­li­dad adul­ta de esa izquier­da. Un pun­to deci­si­va­men­te crí­ti­co en el afán buro­crá­ti­co de suje­ción de la juven­tud es el de la peda­go­gía del dere­cho humano ele­men­tal a la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia. Una cons­tan­te de la izquier­da adul­ta es la rela­ti­vi­za­ción de ese dere­cho, o su nega­ción prác­ti­ca con la excu­sa de que ya no es nece­sa­rio el ejer­ci­cio de la rebe­lión, de que la «des­obe­dien­cia civil pací­fi­ca» y las «vías demo­crá­ti­cas» no son las mejo­res vías sino las úni­cas acep­ta­bles. El poder adul­to siem­pre ha nega­do el derecho/​necesidad juve­nil a la rebe­lión, y la izquier­da paci­fis­ta no hace sino refor­zar los efec­tos demo­le­do­res que la renun­cia al dere­cho ele­men­tal a la rebe­lión cau­sa en la con­cien­cia juvenil.
Sex­ta: la izquier­da en pro­ce­so de enve­je­ci­mien­to men­tal y polí­ti­co ha de acep­tar que la insur­gen­cia juve­nil es un nece­sa­rio pro­ce­so com­ple­jo, múl­ti­ple e inter­ac­ti­vo en sus tác­ti­cas varia­das, prác­ti­ca nece­sa­ria para la for­ma­ción de cua­dros revo­lu­cio­na­rios de edad adul­ta pero de men­ta­li­dad joven. Sin insur­gen­cia juve­nil nun­ca se reju­ve­ne­ce­rá la izquier­da que se dice revo­lu­cio­na­ria. Una juven­tud obe­dien­te y men­tal­men­te enve­je­ci­da repro­du­ci­rá los valo­res adul­tos aun­que en su for­ma «demo­cra­ti­cis­ta» pero nun­ca revo­lu­cio­na­ria. La izquier­da debe ayu­dar a la rebel­de eman­ci­pa­ción juve­nil impul­san­do todas aque­llas con­quis­tas socia­les que ace­le­ren su inde­pen­di­za­ción: domi­ci­lios o casas sub­ven­cio­na­das para que las y los jóve­nes rom­pan con la cár­cel de la fami­lia auto­ri­ta­ria y vivan colec­ti­va­men­te, en comu­nas o de cual­quier otra mane­ra. El espa­cio con­vi­ven­cial libre de inge­ren­cias con­tro­la­do­ras siem­pre ha sido una nece­si­dad radi­cal de todas las juven­tu­des ya que es en ese espa­cio libre en el que ella apren­de de sus erro­res y de sus aciertos.
Sép­ti­ma: nun­ca la izquier­da adul­ta ha com­pren­di­do la impor­tan­cia cen­tral de los espa­cios juve­ni­les libres. Una señal alar­man­te de estan­ca­mien­to y retro­ce­so de las revo­lu­cio­nes es la del aumen­to de las res­tric­cio­nes lega­les para crear comu­nas juve­ni­les, o peor la de su clau­su­ra. Estas res­tric­cio­nes van uni­das al len­to o rápi­do res­ta­ble­ci­mien­to del poder patriar­cal y de su fami­lia tra­di­cio­nal, al estan­ca­mien­to o retro­ce­so de las liber­ta­des sexo-afec­ti­vas, artís­ti­cas, cul­tu­ra­les, peda­gó­gi­cas, etc., polí­ti­cas en suma. En la socie­dad capi­ta­lis­ta, la pasi­vi­dad de la izquier­da adul­ta en la con­quis­ta de espa­cios con­vi­ven­cia­les libres se mues­tra en la muy tími­da polí­ti­ca urba­nís­ti­ca, sobre la vivien­da, sobre la pro­pie­dad del sue­lo, sobre la ayu­da a la ini­cia­ti­va juve­nil, etc. La izquier­da ape­nas se atre­ve a inter­ve­nir sobre las vivien­das des­ocu­pa­das con cri­te­rios demo­crá­ti­co-radi­ca­les en bene­fi­cio de la juven­tud y de cual­quier fami­lia o per­so­na nece­si­ta­da. La izquier­da sien­te páni­co cuan­do se le plan­tea racio­na­li­zar con vare­mos demo­crá­ti­co-radi­ca­les el irra­cio­nal mer­ca­do de la vivien­da y el poder de las cons­truc­to­ras y de la banca.

Octa­va:
pero la con­quis­ta de espa­cios con­vi­ven­cia­les libres del poder adul­to direc­to, ade­más de una nece­si­dad impe­rio­sa en sí mis­ma, debe ir acom­pa­ña­da de otra serie de con­quis­tas socio­eco­nó­mi­cas que garan­ti­cen mate­rial­men­te la inde­pen­den­cia juve­nil para poder embar­car­se en expe­rien­cias comu­na­les o de vida en pare­ja, o indi­vi­dual. La dis­po­ni­bi­li­dad de un sala­rio lo menos injus­to posi­ble, segu­ro, etcé­te­ra, es un requi­si­to pre­vio o para­le­lo a la vida colec­ti­va. Del mis­mo modo, la demo­cra­ti­za­ción edu­ca­ti­va y cul­tu­ral, la for­ma­ción sexo-afec­ti­va libre y res­pon­sa­ble, el res­ta­ble­ci­mien­to de las liber­ta­des aho­ra repri­mi­das, los medios de pren­sa juve­nil inter­ac­ti­va y crí­ti­ca, estas y otras nece­si­da­des juve­ni­les urgen­tes deben ser impul­sa­das por la izquier­da. Debe hacer­lo res­pe­tan­do la inde­pen­den­cia juve­nil, pro­po­nien­do y argu­men­tan­do pacien­te­men­te y sobre todo median­te la peda­go­gía del ejem­plo, nun­ca bus­can­do impo­ner y menos aún uti­li­zan­do esas pro­pues­tas como anzue­los para atra­par a jóve­nes intro­du­cién­do­los en el ces­to del «apa­ra­to juve­nil del partido».
Nove­na: la izquier­da debe asu­mir que seme­jan­te cam­bio radi­cal en la inter­ven­ción estra­té­gi­ca le gene­ra­rá ten­sio­nes con fuer­zas «pro­gre­sis­tas» alia­das con las que tie­ne pac­tos elec­to-ins­ti­tu­cio­na­les que, según se dice, exi­gen cier­ta «mode­ra­ción en el dis­cur­so». Lle­ga­dos a un nivel pre­ci­so de acción polí­ti­ca sis­te­má­ti­ca en ayu­da a la lucha juve­nil, la izquier­da debe ser cons­cien­te del dile­ma al que se enfren­ta: o eman­ci­pa­ción juve­nil o votos adul­tos. Del mis­mo modo toda opción incon­di­cio­nal por el gra­dua­lis­mo elec­to-ins­ti­tu­cio­nal y pací­fi­co siem­pre ter­mi­na ante el dile­ma entre lucha de cla­ses o voto refor­mis­ta, lucha inde­pen­den­tis­ta o voto auto­no­mis­ta, lucha anti­pa­triar­cal o voto patriar­cal, lucha de masas en la calle o voto ins­ti­tu­cio­na­lis­ta, etcé­te­ra, del mis­mo modo en que este dile­ma ter­mi­na sur­gien­do, otro tan­to ocu­rre en el apo­yo a la eman­ci­pa­ción juve­nil. La izquier­da pue­de inten­tar torear, sor­tear el dile­ma con opor­tu­nas manio­bras tác­ti­cas pero al final le será impo­si­ble man­te­ner esa cal­cu­la­da ambigüedad.
Y déci­ma, la juven­tud revo­lu­cio­na­ria tie­ne la vir­tud de la cohe­ren­cia, de la sin­ce­ri­dad y de la ver­dad. Cual­quier izquier­da que mani­pu­le, ter­gi­ver­se, pos­pon­ga u ocul­te el ejer­ci­cio prác­ti­co de la ver­dad abri­rá un abis­mo inson­da­ble entre ella y la juven­tud mili­tan­te. Algu­nas lo hicie­ron hace tiem­po y por eso han des­apa­re­ci­do o están en pro­ce­so de des­gua­ce. Otras lo aca­ban de abrir y no pare­cen dis­pues­tas a corre­gir ese error suicida.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 31 de mar­zo de 2014 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *