Detie­nen a otras 11 per­so­nas (nin­gu­na es poli­cía) por los dis­tur­bios del 22‑M

Once per­so­nas han sido dete­ni­das y otras nue­ve impu­tadas en una ope­ra­ción poli­cial abier­ta con­tra los que par­ti­ci­pa­ron en la enor­me mani­fes­ta­ción de las Mar­chas de la Dig­ni­dad el pasa­do 22 de mar­zo, pos­te­rior­men­te repri­mi­da sin moti­vos y sin con­tem­pla­cio­nes por la Poli­cía. Ese día hubo 21 dete­ni­dos, uno de los cua­les, Miguel, injus­ta­men­te sigue en pri­sión preventiva.
Según fuen­tes cer­ca­nas a varios dete­ni­dos, así como las redes socia­les, estas per­so­nas se encon­tra­ban en ese momen­to en su casa o en su pues­to de tra­ba­jo. La Poli­cía, deci­di­da a sen­tar un pre­ce­den­te repre­si­vo para aque­llos que en un futu­ro (más cer­cano que lejano) deci­dan par­ti­ci­par en nue­vas mar­chas millo­na­rias, infor­ma que la ope­ra­ción se encuen­tra toda­vía en una pri­me­ra fase y con­ti­nua abier­ta por lo que se espe­ran más detenciones.
Todas las actua­cio­nes repre­si­vas se han lle­va­do a cabo en Madrid y se tra­ta en todos los casos de per­so­nas mayo­res de edad, a los que se les acu­sa de deli­tos de des­or­de­nes públi­cos, aten­ta­do a la auto­ri­dad y lesiones.
La ope­ra­ción ha reci­bi­do el nom­bre de Puma 70, en alu­sión al gru­po de anti­dis­tur­bios que pro­vo­có los mayo­res des­ma­nes entre el más de un millón de par­ti­ci­pan­tes en la mar­cha. Lue­go, el exce­so de anfe­ta­mi­na les lle­vó a que­dar rodea­dos en el Paseo de Reco­le­tos y reci­bir de los mani­fes­tan­tes la res­pues­ta a sus ataques.
Varios de los dete­ni­dos habían sido ya lla­ma­dos a decla­rar ante el juez el pró­xi­mo 10 de abril, según infor­man fuen­tes cer­ca­nas, por lo que sus abo­ga­dos no entien­den el por­qué de los arres­tos, a menos que se deba a la difu­sión de fotos y vídeos don­de se ve cla­ra­men­te que los poli­cías no con­tro­la­ban sus pro­pios actos y toma­ban deci­sio­nes sui­ci­das. Ellos o sus man­dos políticos.
Las auto­ri­da­des, pres­tas como siem­pre a enca­si­llar a todo el que se sale del guión, para tran­qui­li­zar a los que miran des­de su cam­pa­na de cris­tal, ase­gu­ra que los dete­ni­dos en esta ope­ra­ción son «anar­quis­tas, anti­fas­cis­tas y bukaneros».
Ade­más, sin son­ro­jar­se, insis­ten en que para la iden­ti­fi­ca­ción de los dete­ni­dos e impu­tados ha sido deter­mi­nan­te la «cola­bo­ra­ción ciu­da­da­na». Si eso fue­ra ver­dad, sería el argu­men­to defi­ni­ti­vo para demos­trar que no son ni anar­quis­tas, ni anti­fas­cis­tas, ni bukaneros. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.