El fina­do (los malos tam­bién mue­ren)- Mai­té Campillo

Y, una ráfa­ga, lamió el lagri­món del fina­do, que como no era bobo morir no que­ría y en un agu­do impul­so gri­tó, sor­pren­dien­do a los san­tos que con­sa­grar­lo querían…

Toc-toc…

(Se oye el tañi­do de la lla­ma­da jun­to a una voz apa­ga­da que lle­ga del mar pro­fun­do, a la que res­pon­de madre tierra

¿Quien es?

¡Azku­na!

¿El de “con esos” ni para heredar?

¡Mis­mo!

Pues acá, somos todos de Bata­su­na, la cal­de­ra está a la dies­tra del todo poderoso!

¡Y yo tan sólo!, dijo Suárez.

Y Yo tan lejos!, repli­có el alcal­de de Bil­bao de cuer­po presente.

La mar se encaprichó

La ten­den­cia en altu­ra de las mareas entre Gol­fo de Biz­kaia y bahía Donos­tia lle­gó a las máxi­mas. Se corre el ries­go de aho­gar­se, dijo gen­te, ante el atra­cón del seño­río que inva­dió las calles de la capi­tal de los fue­ros. Era el día en cues­tión de cele­bra­ción del fune­ral del alcal­de de la villa, con todos los espon­sa­les al alcan­ce de dios. La audien­cia de a pié no está pre­pa­ra­da, dijo gen­te nue­va­men­te. Apée­se del caba­llo. Podre­dum­bre, cum­ple con tu ofi­cio. Aquí no hay soles ni cie­los ni lunas para los vivos, se oyó decir a las mis­mas voces repre­sen­ta­ti­vas, ante reli­ca­rias len­guas tan­to o más pom­po­sas, que la pro­pia pom­po­si­dad de la que pre­su­mió el caba­llo vie­jo del Tío Sam, ante la far­sa fren­te a las torres geme­las don­de las hubo. Ni res­pi­ro siquie­ra per­mi­tie­ron al paso de la comi­ti­va, ni una sim­ple pan­car­ti­ca sim­bó­li­ca, en memo­ria de las penu­rias que el fina­do hizo pasar en vida. Ante dicho fenó­meno para­nor­mal don­de los haya, que enca­ra­mar­se pre­ten­de sobre la cima de las bal­do­sas de sus calles, y pre­su­mir como el fina­do a lo “popu­lar”, sobre Bil­bo, los bor­bo­nes bajo la gabar­di­na de camu­fla­je don­de arro­pan gene­ra­les a for­ma de comi­ti­va. Simi­la­res len­guas y hechos acau­di­lla­ron al cau­di­llo y escu­pie­ron a Platón.

Como la niña que ama­ba las ceri­llas, vime refle­ja­da a tra­vés de rabo de nube, en el fes­tín lite­ra­rio impar­ti­do por Gáe­tan Soucy… Y, todo esto me traía al espí­ri­tu toda suer­te de pre­gun­tas que me plan­tea­ba antes de leer la incom­pren-sibi­lí­si­ma éti­ca de Spi­no­za, don­de apren­dí, entre otras cosas, que la ver­da­de­ra reli­gión no debe ser una medi­ta­ción de la muer­te sino una medi­ta­ción de la vida, tra­tar de com­pren­der es nues­tro tra­ba­jo. Y, ya pasa­da la edad de los lim­bos ‑dón­de ire­mos a parar?, dón­de a redi­mir por nues­tras men­ti­ras, paraí­so qui­zá, pur­ga­to­rio o infierno? Pero ya, yo se que la men­ti­ra en tie­rra hace al rico, al impres­cin­di­ble, al impor­tan­te en el país de los necios y don­de cie­gos, el tuer­to se pro­cla­ma rey.

Enton­ces me sal­pi­có la luz del sol para que pudie­ra enten­der mejor el jue­go trai­cio­ne­ro del cán­ta­ro en la fuen­te, ya ape­ni­tas que­dan, fuen­tes quie­ro decir, espe­ran­za per­di­da sin nin­gu­na razón de cómo el pue­blo ple­be­yo sin casa real, de la noche a la maña­na abrió los ojos para ver y mirar que la luna está sola en la mar. Le obli­ga­ron a tra­gar la pro­ce­sión impues­ta en azul real y no marino como carac­te­ri­za los puer­tos de mar. Las audien­cias car­na­va­les­cas en ebu­lli­ción brin­da­ron por el fina­do “el popu­lar”, abra­zan­do a un tiem­po en pul­so, rit­mo y acen­to, al Suá­rez“ el pudo pro­me­ter… y pro­me­tie­ron, con­si­guien­do, ente­rrar­lo en vida: A la mar fui por naran­jas… cosas de la cla­se media! Alter­na­ron com­pa­ses de nos­tal­gia demo­crá­ti­ca a los alias, “el popu­lar y el faraón”. Ante los hechos con­su­ma­dos, y des­de el foro de Madrid al cie­lo sal­ta­ron sobre­vo­lan­do el Gua­da­rra­ma, simi­lar comi­ti­va en comu­nión atra­pa Gol­fo de Biz­kaia. Entre semi­llas de flor sur­gie­ron coro­nas de espi­na. Y, una ráfa­ga, lamió el lagri­món del fina­do, que como no era bobo morir no que­ría y en un agu­do impul­so gri­tó, sor­pren­dien­do a los san­tos que con­sa­grar­lo querían…

¡El agui­jón del mos­car­dón te come­rá “eres de esos”!, murien­do en paz con dios y los sacra­men­tos de la divi­na pas­to­ra en ple­na alu­ci­na­ción. Sona­ron los cue­ros del pue­blo que a for­ma de péta­los llo­vie­ron por un abril para soñar y sen­tir pri­ma­ve­ras, derro­che de amor en R de revo­lu­ción, sol­tan­do a favor de los vien­tos péta­los en flor con un eslo­gan suje­to entre los puños cardinales:

¡Que sigan las mar­chas por la dig­ni­dad en R!

Des­de los cua­tro pun­tos es que se pudo ver la avan­za­da como un bai­le entre ambos, su rece­ta demo­crá­ti­ca en mano es la biblia que hace al corrup­to y a los cau­di­llos con sus ejér­ci­tos, inclu­yo los civi­les, que vio los ojos de la luna de La Haba­na. Entre el medio del fes­tín es que apa­re­ció el men­ta­do fue­go del cora­zón ves­ti­do de son:

¡Ráfa­ga rafa­gue­ra que rafa­guean­do rafa­gas­te res­tre­gan­do his­to­rias de a mentira!

Nau­fra­gó el sufra­gis­ta de su pro­pia men­ti­ra pia­do­sa… Que dia­blo rojo lo pille con­fe­sa­do el día en que la men­ti­ra des­pier­te a refre­gar al rafa­ga­dor. Una estre­lla des­de los mon­tes de Artxan­da obser­va sobre lupa de llu­via, qué es, fru­ta a capri­cho o fuer­za en derro­che, la red de vie­jas inte­rro­gan­tes? Medi­ta­do impul­so a lo gallo en des­fi­le de galli­nas des­lum­bra­das en afluen­te recin­to, amor por compasión?

Des­de los polos cues­tio­na­dos ambas des­pe­di­das de tama­ño de a boca­do demo­crá­ti­co no tie­nen paran­gón. Por eso es que pido, Chan­gó, no per­do­nes a tu pue­blo, si gus­to­so sabo­rea sobre el mar de naran­jas de las pepi­tas de oro, el triun­fo de la mar­gi­na­ción. Y, Chan­gó, mos­tró la encar­na­ción como una estam­pa del cie­lo en la tie­rra inal­can­za­ble, tras los remo­li­nos a for­ma d“terremotos huma­nos, ante el lodo pre­sen­te. Lodo, más que res­qui­cios del pasa­do, sobran­te de la pos-gue­rra más cruel que la pro­pia gue­rra, empe­ño de Hitler y Mus­so­li­ni, con­tra la autén­ti­ca demo­cra­cia por­ta­do­ra de un soplo de Repú­bli­ca antimperialista.

Y, las luces de la ciu­dad toma­ron nom­bre, cuer­po y voz. Sur­gie­ron luces nue­vas a la vis­ta, don­de con­flu­ye­ron las colum­nas del 22M, con sus ocu­pa­cio­nes en pla­zas tras las deten­cio­nes. Se alza­ron las uni­ver­si­da­des y expan­den las con­cen­tra­cio­nes de pro­tes­ta, entre ellas una bella joven, ensal­za amor en R. Ele­vó a La Vio­le­ta, agi­tó su gui­ta­rra y la ago­ta­da voz, sur­gió como gotas de rocío bajo el sol. Como si de un come­ta mul­ti­co­lor se tra­ta­ra, bro­tó el sen­ti­mien­to apun­ta­lan­do su belle­za, y mos­tró su inter­na­cio­na­lis­mo mili­tan­te: NO PASARÁN! Entre rimas y poe­sía, bri­llan­do inten­sa­men­te en lar­go reco­rri­do hacia Chi­le, don­de Vio­le­ta Parra, la anti­fas­cis­ta por anti­fran­quis­ta chi­le­na, pres­tó su voz con­tra los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra encar­na­da en la actual demo­cra­cia, mis­mo gene­ra­les, mis­mos minis­tros, jun­to a tur­bas demo­crá­ti­cas que apun­ta­lar quie­ren la des­com­po­si­ción del capitalismo.

Nos encon­tra­mos en Bilbo

De súbi­to el cie­lo enro­je­ció de ver­güen­za ajena

Aspec­to entre fue­go y rabia, de con­ten­ción en san­gre her­vien­te sobre el día llu­vio­so y gris, que enmar­car qui­so el momen­to his­tó­ri­co, entre gigan­tes para­guas negros, tam­po­co qui­so fal­tar a dicha memo­ria la txa­pe­la. Menos cla­ros que nuba­rro­nes pre­sen­cia­ron lan­zas de lon­ga­ni­za roji­zas ensal­zar­se ante el rojo fue­go. Reu­ni­dos todos para lagri­mear y pos­tu­lar al alcal­de que dios espe­ra con los bra­zos abier­tos, aun­que el men­ta­do se resis­tie­ra a ello, adu­cien­do no ser el momen­to por estar toman­do txi­ki­tos, y que le qui­ten lo bailau-rauriau!

¡Ñoooo Maritxu, cole­ga, cuan­to plu­ra­lis­mo tras mi sombra!

¡Gen­te impor­tan­te, eh, mira, mira por allá y por acá, jooo, has­ta prín­ci­pes, tu, y gene­ra­les con fagi­nes y meda­llas, toma ya!

¡Si Maritxu, gra­cias a todos ellos, vivi­ré siem­pre, o no ves al pre­si­den­te del atle­ti, de la patro­nal, ban­que­ros, el de Iber­dro­la, el del BBVA, los del PP, los man­dos de la poli­cía, todos mis ami­gos, que emoción!

¿Y, ese baji­to ves­ti­do de capi­tán gene­ral, que se pare­ce al caudillo?

¡Qué me dices, ene bada!, si Fran­co murió en el 75, mujer!

¡Pare­cer se parece!

¡Son tus ojos mujer!

No se yo, no se yo…

NOTA

Por el con­tra­rio, hay quien opi­na que Azku­na, fue uno de los mejo­res alcal­des fas­cis­tas del mun­do. Si por él fue­ra, Bil­bao hubie­ra sido una gran pla­za de toros enga­la­na­da de ban­de­ras monár­qui­cas, y la legión des­fi­lan­do por la Gran Vía con cabra inclui­da. Decía que no le gus­ta­ban las ban­de­ras, pero la fas­cis­ta, esa si que le gus­ta­ba, colo­cán­do­la visi­ble en el ayun­ta­mien­to del palo más alto. Era tan “popu­lar” que no se per­día una corri­da de toros, ni comi­lo­nas en los mejo­res res­tau­ran­tes de la villa. Le ala­ga­ba sen­tir­se piro­pea­do por [email protected] [email protected] del Botxo. Com­pa­drear con los mili­ta­res de Gare­llano, eso bien que le gus­ta­ba ¡Tan cam­pe­chano como el Bor­bón! Con el que se sen­tía feliz de orgu­llo. Aho­ra, eso si, con la Izquier­da, con mayús­cu­la, inclui­da la Aber­tza­le, ni para here­dar, como argu­men­tó, has­ta lle­gar hacer una gue­rra tipo pasa­je del terror sobre las fies­tas de Bil­bo, que le gene­ra­ron sue­ños esper­pén­ti­cos. Entre ala­ri­dos noc­tur­nos de pavor gritaba:

¡Que las com­par­sas de Bil­bo eran casi todos de la ETA!

Qui­zá por eso las odia­ba y putea­ba a la bin bon ban cada vez que podía. Eso sí, con los fas­cis­tas del PP, a cucha­ra gus­to­sa, a la sopa boba que son dos dias lo que me que­dan, como aquél que dice, como si no dije­ra nada! Del PNV, el fina­do, ya sabe­mos la tra­ga­de­ra! Si de nacio­na­lis­ta, pri­me­ro espa­ñol, y pa“lante hacia la caja fuer­te, sus diri­gen­tes así lo demues­tran entre hechos y pala­bras. 15 años die­ron mucha tela, difí­cil de digerir.

Y es que cuan­do todos los medios se vuel­can en ala­ban­zas, algo hue­le a podri­do, cuan­do des­de la extre­ma dere­cha has­ta la “izquier­da” pasan­do por la Casa Real, que como se sabe es neu­tral! Ala­ban las gran­des vir­tu­des del auto­pro­cla­ma­do mejor alcal­de del mun­do “mun­dial”…

¡Con que gra­tui­dad vier­ten mier­da demo­crá­ti­ca para atas­car pri­ma­ve­ras de futu­ro! Con el que ganó la par­ti­da a Car­los III, el mejor alcal­de de Madrid, decir, decían!, y es que la cosa pare­ce que va de ladri­llos “tan­to mon­ta mon­ta tan­to”, uno como el otro las pare­des del ban­co ¡Les dió por la cons­truc­ción! Que eso da pres­ti­gio y pese­ti­llas ni se sabe, los bol­si­llos a reven­tar y las arcas ni te cuen­to. Eso, des­ca­ro, genio y figu­ra, has­ta la sepultura!

(Dicen los golpistas)

¡El mejor alcal­de del mundo!

(Res­pon­de la “izquier­da civilizada”)

¡Un huma­nis­ta que tras­for­mó Bilbao!

(Man­gas anchas y enchufados)

¡Ala­ba­do tu que nos ele­gis­te y ele­vas­te entre las torres de Iberdrola!

Pero entre todas las ala­ban­zas, inclui­do piro­pos, la que más me ha lle­ga­do al cora­zón de fre­sa es la decla­ra­ción y con­do­len­cia (según El Correo) que la reno­va­da Izquier­da Aber­tza­le, ha diri­gi­do al finado:

<

>

Quien lle­gó a cono­cer de cer­ca a Azku­na fue el dipu­tado por Amaiur y diri­gen­te de Eus­ko Alkar­ta­su­na, Rafa Larrei­na. Coin­ci­die­ron cuan­do el alcal­de ejer­ció como con­se­je­ro de Sani­dad del Gobierno vas­co, en un eje­cu­ti­vo de coa­li­ción con EA, cuan­do Rafa Larrei­na era par­la­men­ta­rio auto­nó­mi­co. El repre­sen­tan­te social­de­mó­cra­ta des­ta­ca la “iden­ti­fi­ca­ción con Bil­bo” que logró el Azkuna:

<>

Y, de cómo en las urnas…

<>

De su per­fil per­so­nal pone en relie­ve de valo­res, su huma­ni­dad, y el gran sen­ti­do del humor…

<>

Azku­na al pare­cer era chis­to­so, a la bil­bai­na, por tan­to muy cer­cano al pue­blo, cam­pe­chano que era pues el chi­co! Conec­ta­ba cla­ro, y cómo conec­ta­ba, vie­ron! Sobre todo con los fas­cis­tas de acá y mas allá, con los empre­sa­rios más corrup­tos del BBVA, Iber­dro­la, Obis­pos, con el cuar­tel de La Sal­ve y con el de Gare­llano, cómo conec­ta­baaaaaa! Con los ter­tu­lia­nos tau­ri­nos, con los perio­dis­tas d“ El Correo Espa­ñol, con la Casa Real, que bien se lle­va­baaaaa! Con Aznar, Feli­pe Gon­za­lez el de los GAL, Zapa­te­ro, Rajoy, y la gran madre, tre­men­da fer­ti­li­dad! Aten­dió a todos, inclui­dos los gaba­chos más fachas, no paró has­ta reci­bir por éstos, la meda­lla de la Legión de Honor.

De esqui­zo­fre­nia total la puña­la­da tra­pe­ra, al que man­da a los zipa­yos zurrar a los «vio­len­tos», y se le brin­da home­na­je y recuer­do pós­tu­mo ¿Su últi­mo triun­fo en la tie­rra o habrá más sorpresas?

No se si conec­ta­ba o no con Rafa Larrei­na, pero de segu­ro que con quién no conec­tó, fue con los veci­nos y jóve­nes de Kukutxa, a los que man­dó des­alo­jar y apa­lear, para lue­go derri­bar el cen­tro cul­tu­ral, ya que para cul­tu­ra, la que él enten­dió siem­pre, nada mejor que matar toros!, y, se le lan­zan piro­pos y flo­res, for­ta­le­cien­do un des­fi­le de ocu­pa­ción entre gene­ra­les, reyes, empre­sa­rios y ban­ca finan­cie­ra, ramos y coro­nas… Tam­po­co creo que conec­ta­ra muy bien con las com­par­sas, a las que dis­cri­mi­na­ba y puteó todo lo que pudo, aun­que las fies­tas de Bil­bo fue­ran con­si­de­ra­das de las mejo­res a nivel inter­na­cio­nal. Pero cla­ro, tam­bién tie­ne lo más mejor, como no!, Atle­ti y el baca­lao riau-riau!!! Por lo que en más de una oca­sión, se ha pedi­do la dimi­sión de polí­ti­cos y polí­ti­cas corrup­tas por su des­com­po­si­ción social, su mani­fes­ta­ción sádi­ca, y, hace­mos his­to­ria con borrón y cuen­ta a favor… pese a que en los 15 años de regi­dor de la Villa, nun­ca conec­ta­se con nin­gún tipo de Izquier­da y menos Aber­tza­le con­se­cuen­te!, a no ser que que­da­ran a escon­di­das para tomar unos potes en algún batxo­ki de barrio per­di­do o cenar en algún res­tau­ran­te en mon­te per­di­do, claro.

De él dijo el pro­pio Kar­me­lo Landa: <>

El miem­bro de la mesa nacio­nal de HB, habla­ba así sobre el alcal­de, tras el acto de home­na­je a la iku­rri­ña, la vís­pe­ra del día gran­de de las fies­tas de Bil­bo (2000), al per­mi­tir que se iza­ra, en ese con­tes­to, la ban­de­ra gol­pis­ta, en repre­sen­ta­ción de la monar­quía impe­rial. El tras­la­do de ubi­ca­ción para el Kon­par­tse­ro Egu­na, en el 2012, tam­po­co estu­vo asen­té de acu­sa­cio­nes. Aña­dien­do moti­va­ción polí­ti­ca a la polé­mi­ca, decla­ra Azkuna:

<>

La dis­cu­sión públi­ca no lle­gó a mayo­res, en con­tra­po­si­ción al deba­te que se pro­du­jo tras el des­alo­jo del gaz­tetxe, Kukutxa de Rekal­de, el que aca­bó con varios heri­dos y dete­ni­dos, el pro­pio Azku­na fue el res­pon­sa­ble que más leña echó al fue­go. Nun­ca mos­tró el míni­mo atis­bo de pro­xi­mi­dad hacia los con­ce­ja­les que le til­da­ron de ser un alcal­de del PP. A los que respondió…

«¿Estos me van a ense­ñar demo­cra­cia? No, yo no per­mi­to que “esa gen­te” que ha esta­do apo­yan­do a ETA duran­te 40 años, me dé cla­ses de democracia»

Refi­rién­do­se a los con­ce­ja­les de Bil­du, en sus últi­mos días de vida…

Esta res­pues­ta lle­gó des­pués de que la por­ta­voz de la for­ma­ción, Aitzi­ber Ibai­ba­rria­ga, pidie­ra la reti­ra­da de los cua­dros de los regi­do­res fran­quis­tas y la revo­ca­ción de las 502 meda­llas otor­ga­das duran­te la dic­ta­du­ra. Fue cuan­do los con­ce­ja­les de Bil­du le tacha­ron de ser el alcal­de del PP:

<>

Era tan popu­lar, “el popu­lar”, que declara…

<>

Así que cuan­do digan ‑te estás mos­quean­do!, no van del todo des­en­ca­mi­na­dos, así fue, de este modo, obser­van­do mos­cas, como Mor­gan se lle­vó el Nobel del año 1933. Y, Azku­na, recha­zó públi­ca­men­te la con­sul­ta sobre auto­de­ter­mi­na­ción, que recla­ma­ra su pro­pio par­ti­do. Y, cen­su­ró que el pro­pio PNV, rubri­ca­ra en 1999, jun­to a otros par­ti­dos y sin­di­ca­tos inde­pen­den­tis­tas, la decla­ra­ción de Liza­rra. “Como es natu­ral”, Iña­ki Azku­na, salió en defen­sa de ban­que­ros y polí­ti­cos, del pres­ti­gio más alto en corrup­ción a lo des­co­mu­nal, ase­gu­ran­do de viva voz:

<>

“El popu­lar”… Des­cen­dió de su tri­bu­na y pulu­ló entre Bár­ce­nas feliz en su con­tra­co­rrien­te, impul­san­do más a fon­do su tabla de sal­va­ción, cerró filas a favor de lo más degra­da­do del impe­rio espa­ñol capi­ta­lis­ta, ya habien­do sali­do a la luz“ todo pape­leo sobre Bár­ce­nas, e irre­gu­la­ri­da­des, por decir de algu­na mane­ra, en la ges­tión de las cajas de aho­rro y bancos.

Denun­ció, que las reite­ra­das huel­gas con­vo­ca­das des­de las dife­ren­tes ramas sin­di­ca­les, no derri­ban gobier­nos, pero sí sir­ven para des­tro­zar ele­men­tos públi­cos y sacar de qui­cio a la gente…

<>

¿Qué ban­de­ra era la suya?


Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.