Des­mon­tan­do el rela­to neo­li­be­ral des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta- Olga Abásolo

El impac­to que tie­ne hoy “la Gran Invo­lu­ción” –la con­tra­rre­for­ma social pues­ta en mar­cha des­de las éli­tes eco­nó­mi­cas a esca­la glo­bal, a raíz de la pre­sen­te cri­sis– está supo­nien­do una rees­truc­tu­ra­ción del orden polí­ti­co y eco­nó­mi­co que reco­rre nues­tra socie­dad; afec­ta a las con­di­cio­nes mate­ria­les y a los dere­chos de las per­so­nas. Pro­ba­ble­men­te, aún no acer­te­mos a ver en toda su mag­ni­tud el alcan­ce del pro­ce­so hege­mó­ni­co del neo­li­be­ra­lis­mo, ini­cia­do en los años seten­ta del siglo XX en Occi­den­te. Su desa­rro­llo e impac­to tie­nen una raíz indu­da­ble­men­te eco­nó­mi­ca, pero no es la dimen­sión eco­nó­mi­ca su úni­ca mani­fes­ta­ción. Dicho pro­ce­so ha ido acom­pa­ña­do de un “sen­ti­do común” pro­pio de nues­tro tiem­po, que ha reco­rri­do nues­tras socie­da­des e impreg­na­do nues­tra con­cep­ción del mun­do, ha mar­gi­na­do y sus­ti­tui­do otras inter­pre­ta­cio­nes y ha legi­ti­ma­do, en cier­to sen­ti­do, dicha rees­truc­tu­ra­ción, inter­pe­lan­do y cons­tru­yen­do la iden­ti­dad indi­vi­dual y abo­nan­do el terreno para la emer­gen­cia de nue­vas sub­je­ti­vi­da­des socia­les e iden­ti­da­des colectivas.

Ambi­va­len­cias y con­tra­dic­cio­nes para el femi­nis­mo hoy, que vie­nen de atrás
Inmer­so en este océano polí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral o ideo­ló­gi­co, el femi­nis­mo ha lidia­do con las diná­mi­cas gene­ra­das a lo lar­go de las últi­mas déca­das des­de una espe­ci­fi­ci­dad con­flic­ti­va que no se pue­de o no se debe­ría obviar. En pala­bras de Nancy Fra­ser: “Es un cruel giro del des­tino que el movi­mien­to para la libe­ra­ción de las muje­res se haya ter­mi­na­do enre­dan­do en una ‘amis­tad peli­gro­sa’ con los esfuer­zos neo­li­be­ra­les para cons­truir una socie­dad de libre mer­ca­do”. En pleno auge del pen­sa­mien­to post­mo­derno, las deman­das polí­ti­cas radi­ca­les no pros­pe­ra­ron mayo­ri­ta­ria­men­te. Así, con el neo­li­be­ra­lis­mo vino la mar­gi­na­ción de una crí­ti­ca amplia de las dife­ren­cias de cla­se y de raza, de la eco­no­mía polí­ti­ca y del Esta­do que que­da­ron eclip­sa­das por la pro­me­sa del empo­de­ra­mien­to indi­vi­dual y de la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, como vere­mos. La denun­cia del sexis­mo y de la dis­cri­mi­na­ción se escin­dió de una crí­ti­ca estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo en el momen­to pre­ci­so. Deba­jo de mucho de lo cul­tu­ral sub­ya­ce una base mate­rial que ali­men­ta intere­ses con­cre­tos y rela­cio­nes de poder, polí­ti­cas y económicas.

El femi­nis­mo ha logra­do algu­nas con­quis­tas y el dis­cur­so de la igual­dad ha sido incor­po­ra­do de mane­ra cre­cien­te (otra cosa son las prác­ti­cas socia­les). La sub­je­ti­vi­dad feme­ni­na ha incor­po­ra­do la con­cien­cia sobre las des­igual­da­des entre hom­bres y muje­res, pero a la vez, inmer­sa en el sen­ti­do común neo­li­be­ral, por un lado, nie­ga la exis­ten­cia de fuer­zas socia­les, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas que sus­ten­tan la des­igual­dad y, por otro, imbui­da de indi­vi­dua­lis­mo, acep­ta la ple­na res­pon­sa­bi­li­dad de su pro­pio bien­es­tar y cui­da­do, cada vez más supe­di­ta­da a los mala­ba­ris­mos pro­pios de la difí­cil armo­nía entre las dimen­sio­nes fami­liar-labo­ral, enfren­ta­das des­de un cálcu­lo más pró­xi­mo al cos­te-bene­fi­cio. Con ello la des­igual­dad de géne­ro pasa a ser inter­pre­ta­da como un asun­to del ámbi­to pri­va­do, y no como un pro­ble­ma estruc­tu­ral. Se obvian las solu­cio­nes colec­ti­vas a las injus­ti­cias sociales.

Algu­nos mitos del neo­li­be­ra­lis­mo, des­de una mira­da feminista

El feti­chis­mo de la libre elec­ción: El ideal de libre elec­ción (que inclu­so lle­ga a apa­ren­tar estar “libre” de las res­tric­cio­nes patriar­ca­les) se basa en la auto­su­fi­cien­cia del indi­vi­duo, mien­tras se soca­van las luchas colec­ti­vas e ins­ti­tu­cio­nes que per­mi­ten esa auto­su­fi­cien­cia. Por otra par­te, hay que dis­tin­guir bien los lími­tes entre el indi­vi­dua­lis­mo y la rei­vin­di­ca­ción his­tó­ri­ca de auto­no­mía por par­te de las muje­res (eco­nó­mi­ca, liber­tad de movi­mien­to y de acción, liber­tad sexual, dere­cho al pro­pio cuer­po). La auto­no­mía es una deman­da legí­ti­ma que ape­la a un dere­cho indi­vi­dual, pero que pue­de y debe ins­cri­bir­se en un recla­mo colec­ti­vo alter­na­ti­vo. Una supra­va­lo­ra­ción de la auto­no­mía indi­vi­dual sin la dimen­sión colec­ti­va ten­de­rá a borrar y deva­luar la inter­de­pen­den­cia social y el cui­da­do, por ejemplo.

Ideal hege­mó­ni­co de fle­xi­bi­li­dad, inno­va­ción y crea­ti­vi­dad o de empren­de­do­ras indi­vi­dua­li­za­das en todas las dimen­sio­nes de nues­tras vidas. Como afir­ma Nancy Fra­ser: “El neo­li­be­ra­lis­mo nos vis­te a la mona de seda a tra­vés de una narra­ti­va sobre el empo­de­ra­mien­to de las muje­res. Al invo­car la crí­ti­ca femi­nis­ta del sala­rio fami­liar para jus­ti­fi­car la explo­ta­ción, uti­li­za el sue­ño de la eman­ci­pa­ción de las muje­res para engra­sar el motor de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta”. Lo cier­to es que hemos asis­ti­do a lo que se deno­mi­na la doble pre­sen­cia: las muje­res com­pa­ti­bi­li­zan como pue­den sus acce­so al tra­ba­jo asa­la­ria­do y su desa­rro­llo per­so­nal en el ámbi­to pro­fe­sio­nal con las res­pon­sa­bi­li­da­des en el núcleo fami­liar, que per­ma­ne­cen intactas.

Narra­ti­va del pro­gre­so y de la igual­dad de géne­ro alcan­za­do: ha ocul­ta­do las dife­ren­cias entre las muje­res (los cam­bios socio­eco­nó­mi­cos y el dife­ren­te impac­to según los gru­pos socia­les). La actual cre­cien­te pre­ca­ri­za­ción gene­ra­li­za­da tie­ne como con­se­cuen­cia que se pro­duz­can aún mayo­res des­igual­da­des den­tro de los gru­pos de sexo que entre hom­bres y mujeres.

Por otra par­te, el dis­cur­so del femi­nis­mo libe­ral ha impreg­na­do el teji­do social y acce­di­do al plano ins­ti­tu­cio­nal, supo­nien­do un debi­li­ta­mien­to del men­sa­je polí­ti­co colec­ti­vo para trans­for­mar la vida fami­liar y económica.

Mer­can­ti­li­za­ción: Una carac­te­rís­ti­ca cen­tral del neo­li­be­ra­lis­mo es la mer­can­ti­li­za­ción de todas las esfe­ras de la vida social. La racio­na­li­dad del mer­ca­do –el cálcu­lo cos­te-bene­fi­cio– se extien­de por el teji­do social, las prác­ti­cas socia­les y las ins­ti­tu­cio­nes. Ha impli­ca­do una mayor infra­va­lo­ra­ción del ámbi­to doméstico/​no eco­nó­mi­co. La mer­can­ti­li­za­ción del ámbi­to pri­va­do, tra­ba­jo domés­ti­co y de cui­da­dos, por ejem­plo, ha supues­to que el inte­rés pro­pio de algu­nas muje­res pue­da obte­ner­se a cam­bio de la subor­di­na­ción y explo­ta­ción de otras.

Con­di­cio­nan­tes para un pro­yec­to de futuro

Con la cri­sis, las impo­si­bi­li­da­des mate­ria­les han mar­ca­do las tra­yec­to­rias vita­les de muchas muje­res y cons­trui­do un ima­gi­na­rio dife­ren­te con res­pec­to al empleo y a la mater­ni­dad. Unas ven trun­ca­das sus carre­ras pro­fe­sio­na­les, otras ni siquie­ra lo con­tem­plan como un esce­na­rio posi­ble. Un mayor núme­ro de muje­res bus­can empleo (con sala­rios infe­rio­res y mayor pre­ca­rie­dad) y ven cons­tre­ñi­do el tiem­po para el cui­da­do de hijos, que pro­gre­si­va­men­te exclui­do del ámbi­to de lo públi­co, se ve repri­va­ti­za­do y arro­ja­do al ámbi­to domés­ti­co. Cada vez es más difí­cil alcan­zar la cohe­sión entre tra­ba­jo, hogar, cui­da­do y comunidad.

Tene­mos ante noso­tras el reto re-engar­zar el femi­nis­mo en una crí­ti­ca de la natu­ra­le­za del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co. Nin­gún movi­mien­to social, y menos aún el femi­nis­mo, pue­de pasar por alto el asal­to des­pia­da­do que ejer­ce el capi­tal finan­cie­ro sobre la demo­cra­cia y sobre la repro­duc­ción social. Del mis­mo modo que toda alter­na­ti­va que enfren­te bajos sala­rios y jor­na­das exte­nuan­tes, debe­rá incluir la igual­dad en el cui­da­do entre hom­bre y muje­res, tam­bién debe­rá incor­po­rar el ele­men­to cen­tral: las des­igual­da­des entre las pro­pias mujeres.

Sólo alcan­za­re­mos una inter­pre­ta­ción amplia de la com­ple­ja reali­dad social si acer­ta­mos a des­ple­gar el mapa de la des­igual­dad en toda su exten­sión: el géne­ro, la “raza”, la etnia, la opción sexual siguen estruc­tu­ran­do las rela­cio­nes socia­les de for­mas muy diver­sas. Todas ellas se arti­cu­lan con la cla­se pero tie­nen impli­ca­cio­nes dis­tin­tas con res­pec­to a la dis­tri­bu­ción de bie­nes socia­les y simbólicos.

Tam­bién debe­re­mos estar aten­tas al efec­to regre­si­vo de la apro­pia­ción del dis­cur­so por par­te de los sec­to­res más con­ser­va­do­res, que con­lle­va la exal­ta­ción de la fami­lia y los valo­res tra­di­cio­na­les. Tras­cen­der los pará­me­tros de lo posi­ble que deli­mi­ta el rela­to neo­li­be­ral se plan­tea como gran reto ante nosotras.

Las ideas neo­li­be­ra­les han ido calan­do en nues­tro entra­ma­do social mien­tras se afian­za­ban los pode­res del capi­tal y se crea­ban nue­vos cir­cui­tos del capi­tal glo­bal bajo su con­trol. Lo cier­to es que el neo­li­be­ra­lis­mo ha situa­do a las muje­res y al pen­sa­mien­to femi­nis­ta en una situa­ción polí­ti­ca dis­tin­ta a la del pasa­do recien­te. No bas­ta con visi­bi­li­zar las ten­den­cias ocul­tas, tam­po­co con defen­der las con­quis­tas del pasa­do. El femi­nis­mo, las muje­res y los hom­bres debe­mos recu­pe­rar el aná­li­sis y la crí­ti­ca de la ver­da­de­ra natu­ra­le­za del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co y plan­tear una agen­da polí­ti­ca radi­cal que se fun­da­men­te en la vida real de las personas.

Todo pare­ce indi­car que se cie­rra un ciclo y empie­za a abrir­se otro, fren­te al que tene­mos más incóg­ni­tas que cer­te­zas. ¿Con­tri­bui­rá la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal al res­que­bra­ja­mien­to de ese “sen­ti­do común”? Segu­ra­men­te sí, pero no sabe­mos si lo hará en un sen­ti­do pro­gre­si­vo o regre­si­vo. Sin embar­go, sí pode­mos mirar a nues­tro pasa­do recien­te, para inten­tar com­pren­der nues­tro pre­sen­te un poco mejor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.