Washing­ton se que­da solo en la cues­tión venezolana

JPEG - 45.4 KB

Des­de el ini­cio del mes de febre­ro de 2014, los sec­to­res de la extre­ma dere­cha mul­ti­pli­can los actos cri­mi­na­les en Vene­zue­la con el obje­ti­vo de que­brar el orden cons­ti­tu­cio­nal y derro­car al pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te elec­to Nico­lás Maduro.

Los actos de vio­len­cia cau­sa­ron la muer­te de al menos 28 per­so­nas, entre ellas varios miem­bros de las fuer­zas del orden. Tres líde­res de la opo­si­ción ela­bo­ra­ron el plan de acción en enero de 2014: Leo­pol­do López, pre­si­den­te del par­ti­do de extre­ma dere­cha Volun­tad Popu­lar; María Cori­na Macha­do, dipu­tada de la Asam­blea Nacio­nal, y Anto­nio Ledez­ma, alcal­de de Cara­cas. Los tres lla­ma­ron públi­ca­men­te a recu­rrir a la fuer­za con­tra el gobierno legí­ti­mo de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la [1].

Esta­dos Uni­dos se opu­so des­de el ini­cio a Hugo Chá­vez y a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, a pesar de su carác­ter demo­crá­ti­co y pací­fi­co. Des­de 1999, Washing­ton apor­ta su res­pal­do polí­ti­co, diplo­má­ti­co, finan­cie­ro y mediá­ti­co a la opo­si­ción vene­zo­la­na. En 2002, Geor­ge W. Bush orques­tó un gol­pe de Esta­do con­tra el pre­si­den­te Chá­vez con la com­pli­ci­dad de la oli­gar­quía vene­zo­la­na, de una par­te del ejér­ci­to y de los medios infor­ma­ti­vos pri­va­dos del país. Hoy, la admi­nis­tra­ción Oba­ma apo­ya abier­ta­men­te los inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra la demo­cra­cia vene­zo­la­na res­pal­dan­do las acti­vi­da­des de la extre­ma derecha.

El Depar­ta­men­to de Esta­do defen­dió las mani­fes­ta­cio­nes vio­len­tas invo­can­do «la liber­tad de expre­sión». Exi­gió a las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas la libe­ra­ción de los res­pon­sa­bles de esos actos, «injus­ta­men­te dete­ni­dos«», a pesar de que varios por­ta­ban armas en el momen­to del arres­to. El secre­ta­rio de Esta­do, John Kerry, inclu­so ame­na­zó a Vene­zue­la con la adop­ción de san­cio­nes [2].

No obs­tan­te, Washing­ton se que­dó solo ante el con­ti­nen­te americano.

La inmen­sa mayo­ría de los paí­ses de la región con­de­na­ron los actos de vio­len­cia orques­ta­dos por la opo­si­ción y brin­da­ron su apo­yo al gobierno legí­ti­mo de Nico­lás Madu­ro. El 7 de mar­zo de 2014, la OEA (Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos), tra­di­cio­nal­men­te con­ser­va­do­ra y ali­nea­da con Washing­ton, que agru­pa todas las nacio­nes del con­ti­nen­te menos Cuba, infli­gió una derro­ta a la admi­nis­tra­ción Oba­ma. Una reso­lu­ción, que adop­ta­ron todos los paí­ses con excep­ción de Esta­dos Uni­dos, Cana­dá y Pana­má, expre­só la «soli­da­ri­dad» y el «apo­yo [de la OEA] a las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas, al diá­lo­go y a la paz en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la».

En una alu­sión a la posi­ción de Washing­ton, la OEA lla­mó al «res­pe­to al prin­ci­pio de no inter­ven­ción en los asun­tos inter­nos de los Esta­dos» y expre­só su «com­pro­mi­so con la defen­sa de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca y del Esta­do de Dere­cho». Tam­bién con­de­nó la acti­tud de la opo­si­ción expre­san­do su «más enér­gi­co recha­zo a toda for­ma de vio­len­cia e into­le­ran­cia». Final­men­te los miem­bros de la OEA decla­ra­ron su «pleno res­pal­do y alien­to a las ini­cia­ti­vas y los esfuer­zos del Gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to de Vene­zue­la y de todos los sec­to­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les para que con­ti­núen avan­zan­do en el pro­ce­so de diá­lo­go nacio­nal» [3].

Por su par­te, la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), que agru­pa los 12 paí­ses de la región, con­de­nó «los recien­tes actos de vio­len­cia». «Cual­quier deman­da debe ser cana­li­za­da de for­ma pací­fi­ca, por la vía demo­crá­ti­ca, y res­pe­tan­do el Esta­do de Dere­cho y sus ins­ti­tu­cio­nes», enfa­ti­zó.

Tam­bién expre­só UNASUR su «soli­da­ri­dad» con «el pue­blo y el Gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to de esa nación» y deci­dió «res­pal­dar los esfuer­zos del Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la para pro­pi­ciar un diá­lo­go» con todos los sec­to­res de la socie­dad. En una cla­ra alu­sión a Esta­dos Uni­dos, la UNASUR expre­só ade­más su «preo­cu­pa­ción ante cual­quier ame­na­za a la inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la» [4].

Miche­lle Bache­let, pre­si­den­ta de Chi­le, quien aco­gió en San­tia­go la reu­nión de la UNASUR, brin­dó su apo­yo total a Nico­lás Madu­ro y con­de­nó los inten­tos de la opo­si­ción de rom­per el orden cons­ti­tu­cio­nal. «No acep­ta­re­mos jamás que nadie, ni per­so­na ni país, inci­te a tra­vés de meca­nis­mos vio­len­tos, a derro­car a un pre­si­den­te legí­ti­ma­men­te elec­to» afir­mó, en una nue­va alu­sión a Esta­dos Uni­dos. Según la seño­ra Bache­let, los con­flic­tos deben resol­ver­se median­te «una vía de diá­lo­go y de paz”», recha­zan­do así las mani­fes­ta­cio­nes vio­len­tas de la opo­si­ción [5].

Cris­ti­na Fer­nán­dez, la pre­si­den­ta de Argen­ti­na, tam­bién expre­só su recha­zo a los inten­tos gol­pis­tas y ofre­ció su apo­yo a «la demo­cra­cia vene­zo­la­na», recor­dan­do que la legi­ti­mi­dad del actual poder vene­zo­lano pro­vie­ne de los 18 pro­ce­sos elec­to­ra­les sobre 19 que ganó duran­te los últi­mos 15 años.

La pre­si­den­te de Argen­ti­na lla­mó a la opo­si­ción vene­zo­la­na a no aban­do­nar la vía demo­crá­ti­ca enfa­ti­zan­do la posi­bi­li­dad de orga­ni­zar en 2016 un refe­rén­dum revo­ca­to­rio, de medio-man­da­to, que per­mi­ti­ría con­vo­car elec­cio­nes pre­si­den­cia­les anti­ci­pa­das en caso de triun­fo. «Vene­zue­la es el úni­co país del mun­do que tie­ne revo­ca­to­rio, o por lo menos de la región, don­de al pre­si­den­te le ponen el dere­cho de revo­ca­to­rio», sub­ra­yó Cris­ti­na Fer­nán­dez. Del mis­mo modo, no dejó de denun­ciar los inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción que orques­ta Esta­dos Uni­dos y advir­tió con­tra las «inter­ven­cio­nes forá­neas y extran­je­ras, por lo que sería lamen­ta­ble per­mi­tir que vien­tos aje­nos derrum­ben a un país her­mano como Vene­zue­la» [6]. Cris­ti­na Fer­nán­dez tam­bién denun­ció el «inten­to de gol­pe sua­ve que se quie­re dar con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la» [7].

Al igual que duran­te la pre­si­den­cia de Hugo Chá­vez, entre 1999 y 2013, Esta­dos Uni­dos no renun­cia a aca­bar con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na demo­crá­ti­ca, pací­fi­ca y social. Se opo­ne al pre­si­den­te Madu­ro y apo­ya a la opo­si­ción golpista.

Por su par­te, los medios infor­ma­ti­vos occi­den­ta­les, prin­ci­pa­les apo­yos de este inten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción, han toma­do posi­ción a favor de los par­ti­dos de la rup­tu­ra del orden cons­ti­tu­cio­nal y con­tra la demo­cra­cia venezolana.

Fuen­te: Ope­ra Mundi

[1] Salim Lam­ra­ni, «25 ver­da­des sobre las mani­fes­ta­cio­nes en Vene­zue­la», Ope­ra Mun­di, 23 de febre­ro de 2014.

[2] EFE, «EEUU no res­pon­de a ofer­ta de diá­lo­go de Madu­ro e insis­te en pedir media­ción», 17 de mar­zo de 2014.

[3] Decla­ra­ción del Con­se­jo Per­ma­nen­te de la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos sobre Vene­zue­la, Red Vol­tai­re, 7 de mar­zo de 2014.

[4] Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas, «Reso­lu­ción», 12 de mar­zo de 2014.

[5] The Asso­cia­ted Press, «Bache­let reite­ra apo­yo a Madu­ro», 16 de mar­zo de 2014.

[6] Agen­cia Vene­zo­la­na de Noti­cias, «Pre­si­den­ta Fer­nán­dez: Defen­de­mos la demo­cra­cia de Vene­zue­la», 1º de mar­zo de 2014.

[7] Tele­sur, «Fer­nán­dez: Derro­ca­mien­to del Gobierno de Vene­zue­la sería fatal para Lati­noa­mé­ri­ca», 1º de mar­zo de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *