Washing­ton se que­da solo en la cues­tión venezolana

JPEG - 45.4 KB

Des­de el ini­cio del mes de febre­ro de 2014, los sec­to­res de la extre­ma dere­cha mul­ti­pli­can los actos cri­mi­na­les en Vene­zue­la con el obje­ti­vo de que­brar el orden cons­ti­tu­cio­nal y derro­car al pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te elec­to Nico­lás Maduro.

Los actos de vio­len­cia cau­sa­ron la muer­te de al menos 28 per­so­nas, entre ellas varios miem­bros de las fuer­zas del orden. Tres líde­res de la opo­si­ción ela­bo­ra­ron el plan de acción en enero de 2014: Leo­pol­do López, pre­si­den­te del par­ti­do de extre­ma dere­cha Volun­tad Popu­lar; María Cori­na Macha­do, dipu­tada de la Asam­blea Nacio­nal, y Anto­nio Ledez­ma, alcal­de de Cara­cas. Los tres lla­ma­ron públi­ca­men­te a recu­rrir a la fuer­za con­tra el gobierno legí­ti­mo de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la [1].

Esta­dos Uni­dos se opu­so des­de el ini­cio a Hugo Chá­vez y a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, a pesar de su carác­ter demo­crá­ti­co y pací­fi­co. Des­de 1999, Washing­ton apor­ta su res­pal­do polí­ti­co, diplo­má­ti­co, finan­cie­ro y mediá­ti­co a la opo­si­ción vene­zo­la­na. En 2002, Geor­ge W. Bush orques­tó un gol­pe de Esta­do con­tra el pre­si­den­te Chá­vez con la com­pli­ci­dad de la oli­gar­quía vene­zo­la­na, de una par­te del ejér­ci­to y de los medios infor­ma­ti­vos pri­va­dos del país. Hoy, la admi­nis­tra­ción Oba­ma apo­ya abier­ta­men­te los inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra la demo­cra­cia vene­zo­la­na res­pal­dan­do las acti­vi­da­des de la extre­ma derecha.

El Depar­ta­men­to de Esta­do defen­dió las mani­fes­ta­cio­nes vio­len­tas invo­can­do «la liber­tad de expre­sión». Exi­gió a las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas la libe­ra­ción de los res­pon­sa­bles de esos actos, «injus­ta­men­te dete­ni­dos«», a pesar de que varios por­ta­ban armas en el momen­to del arres­to. El secre­ta­rio de Esta­do, John Kerry, inclu­so ame­na­zó a Vene­zue­la con la adop­ción de san­cio­nes [2].

No obs­tan­te, Washing­ton se que­dó solo ante el con­ti­nen­te americano.

La inmen­sa mayo­ría de los paí­ses de la región con­de­na­ron los actos de vio­len­cia orques­ta­dos por la opo­si­ción y brin­da­ron su apo­yo al gobierno legí­ti­mo de Nico­lás Madu­ro. El 7 de mar­zo de 2014, la OEA (Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos), tra­di­cio­nal­men­te con­ser­va­do­ra y ali­nea­da con Washing­ton, que agru­pa todas las nacio­nes del con­ti­nen­te menos Cuba, infli­gió una derro­ta a la admi­nis­tra­ción Oba­ma. Una reso­lu­ción, que adop­ta­ron todos los paí­ses con excep­ción de Esta­dos Uni­dos, Cana­dá y Pana­má, expre­só la «soli­da­ri­dad» y el «apo­yo [de la OEA] a las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas, al diá­lo­go y a la paz en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la».

En una alu­sión a la posi­ción de Washing­ton, la OEA lla­mó al «res­pe­to al prin­ci­pio de no inter­ven­ción en los asun­tos inter­nos de los Esta­dos» y expre­só su «com­pro­mi­so con la defen­sa de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca y del Esta­do de Dere­cho». Tam­bién con­de­nó la acti­tud de la opo­si­ción expre­san­do su «más enér­gi­co recha­zo a toda for­ma de vio­len­cia e into­le­ran­cia». Final­men­te los miem­bros de la OEA decla­ra­ron su «pleno res­pal­do y alien­to a las ini­cia­ti­vas y los esfuer­zos del Gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to de Vene­zue­la y de todos los sec­to­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les para que con­ti­núen avan­zan­do en el pro­ce­so de diá­lo­go nacio­nal» [3].

Por su par­te, la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), que agru­pa los 12 paí­ses de la región, con­de­nó «los recien­tes actos de vio­len­cia». «Cual­quier deman­da debe ser cana­li­za­da de for­ma pací­fi­ca, por la vía demo­crá­ti­ca, y res­pe­tan­do el Esta­do de Dere­cho y sus ins­ti­tu­cio­nes», enfa­ti­zó.

Tam­bién expre­só UNASUR su «soli­da­ri­dad» con «el pue­blo y el Gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to de esa nación» y deci­dió «res­pal­dar los esfuer­zos del Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la para pro­pi­ciar un diá­lo­go» con todos los sec­to­res de la socie­dad. En una cla­ra alu­sión a Esta­dos Uni­dos, la UNASUR expre­só ade­más su «preo­cu­pa­ción ante cual­quier ame­na­za a la inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la» [4].

Miche­lle Bache­let, pre­si­den­ta de Chi­le, quien aco­gió en San­tia­go la reu­nión de la UNASUR, brin­dó su apo­yo total a Nico­lás Madu­ro y con­de­nó los inten­tos de la opo­si­ción de rom­per el orden cons­ti­tu­cio­nal. «No acep­ta­re­mos jamás que nadie, ni per­so­na ni país, inci­te a tra­vés de meca­nis­mos vio­len­tos, a derro­car a un pre­si­den­te legí­ti­ma­men­te elec­to» afir­mó, en una nue­va alu­sión a Esta­dos Uni­dos. Según la seño­ra Bache­let, los con­flic­tos deben resol­ver­se median­te «una vía de diá­lo­go y de paz”», recha­zan­do así las mani­fes­ta­cio­nes vio­len­tas de la opo­si­ción [5].

Cris­ti­na Fer­nán­dez, la pre­si­den­ta de Argen­ti­na, tam­bién expre­só su recha­zo a los inten­tos gol­pis­tas y ofre­ció su apo­yo a «la demo­cra­cia vene­zo­la­na», recor­dan­do que la legi­ti­mi­dad del actual poder vene­zo­lano pro­vie­ne de los 18 pro­ce­sos elec­to­ra­les sobre 19 que ganó duran­te los últi­mos 15 años.

La pre­si­den­te de Argen­ti­na lla­mó a la opo­si­ción vene­zo­la­na a no aban­do­nar la vía demo­crá­ti­ca enfa­ti­zan­do la posi­bi­li­dad de orga­ni­zar en 2016 un refe­rén­dum revo­ca­to­rio, de medio-man­da­to, que per­mi­ti­ría con­vo­car elec­cio­nes pre­si­den­cia­les anti­ci­pa­das en caso de triun­fo. «Vene­zue­la es el úni­co país del mun­do que tie­ne revo­ca­to­rio, o por lo menos de la región, don­de al pre­si­den­te le ponen el dere­cho de revo­ca­to­rio», sub­ra­yó Cris­ti­na Fer­nán­dez. Del mis­mo modo, no dejó de denun­ciar los inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción que orques­ta Esta­dos Uni­dos y advir­tió con­tra las «inter­ven­cio­nes forá­neas y extran­je­ras, por lo que sería lamen­ta­ble per­mi­tir que vien­tos aje­nos derrum­ben a un país her­mano como Vene­zue­la» [6]. Cris­ti­na Fer­nán­dez tam­bién denun­ció el «inten­to de gol­pe sua­ve que se quie­re dar con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la» [7].

Al igual que duran­te la pre­si­den­cia de Hugo Chá­vez, entre 1999 y 2013, Esta­dos Uni­dos no renun­cia a aca­bar con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na demo­crá­ti­ca, pací­fi­ca y social. Se opo­ne al pre­si­den­te Madu­ro y apo­ya a la opo­si­ción golpista.

Por su par­te, los medios infor­ma­ti­vos occi­den­ta­les, prin­ci­pa­les apo­yos de este inten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción, han toma­do posi­ción a favor de los par­ti­dos de la rup­tu­ra del orden cons­ti­tu­cio­nal y con­tra la demo­cra­cia venezolana.

Fuen­te: Ope­ra Mundi

[1] Salim Lam­ra­ni, «25 ver­da­des sobre las mani­fes­ta­cio­nes en Vene­zue­la», Ope­ra Mun­di, 23 de febre­ro de 2014.

[2] EFE, «EEUU no res­pon­de a ofer­ta de diá­lo­go de Madu­ro e insis­te en pedir media­ción», 17 de mar­zo de 2014.

[3] Decla­ra­ción del Con­se­jo Per­ma­nen­te de la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos sobre Vene­zue­la, Red Vol­tai­re, 7 de mar­zo de 2014.

[4] Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas, «Reso­lu­ción», 12 de mar­zo de 2014.

[5] The Asso­cia­ted Press, «Bache­let reite­ra apo­yo a Madu­ro», 16 de mar­zo de 2014.

[6] Agen­cia Vene­zo­la­na de Noti­cias, «Pre­si­den­ta Fer­nán­dez: Defen­de­mos la demo­cra­cia de Vene­zue­la», 1º de mar­zo de 2014.

[7] Tele­sur, «Fer­nán­dez: Derro­ca­mien­to del Gobierno de Vene­zue­la sería fatal para Lati­noa­mé­ri­ca», 1º de mar­zo de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.