Manuel Maru­lan­da Vélez, una obra viva

Este 26 de mar­zo se cum­ple el sex­to ani­ver­sa­rio de la muer­te del Coman­dan­te y Cama­ra­da Manuel Maru­lan­da Vélez. Por cau­sas natu­ra­les, pró­xi­mo a cum­plir 78 años de vida, tras 60 años de rebe­lión ince­san­te, el invic­to jefe gue­rri­lle­ro cru­zó la puer­ta a la inmor­ta­li­dad, dejan­do para la his­to­ria la hue­lla inde­le­ble de su obra. Seis años des­pués, las FARC-EP ren­di­mos home­na­je peren­ne a su memo­ria y reite­ra­mos en su nom­bre nues­tro jura­men­to de vencer.

En 1964, al calor de la ope­ra­ción mili­tar con­tra la colo­nia agrí­co­la de Mar­que­ta­lia, en el sur del Toli­ma, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos apre­su­ra­ba el esca­la­mien­to de su pre­sen­cia mili­tar en Viet­nam, mien­tras inci­día en la masa­cre de más de medio millón de indo­ne­sios acu­sa­dos de comu­nis­tas, aten­ta­ba de mil for­mas con­tra la revo­lu­ción cuba­na y hacía de las suyas en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. Hoy ese mis­mo poder mue­ve sus hilos con miras a derro­car al Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro en Vene­zue­la, tras haber par­ti­ci­pa­do en los gol­pes de Esta­do con­tra los gobier­nos legí­ti­mos de Hon­du­ras y Para­guay, haber des­tro­za­do a Libia, some­ti­do a Siria a la más des­pia­da­da des­es­ta­bi­li­za­ción y con­tri­bui­do recién a defe­nes­trar el gobierno de Ucrania.

Ese impe­ria­lis­mo, al que muchos de sus pen­sa­do­res a su suel­do con­si­de­ran no exis­ten­te, con­ti­núa inter­vi­nien­do y hun­dien­do sus garras en nues­tro país, esta­ble­cien­do innu­me­ra­bles bases mili­ta­res, defi­nien­do las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les a apli­car por los gobier­nos de turno, impo­nien­do las indis­cri­mi­na­das fumi­ga­cio­nes aéreas con­tra los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, y toman­do par­te acti­va en el con­flic­to interno, dise­ñan­do estra­te­gias y pla­nes de gue­rra, diri­gien­do su eje­cu­ción, hacien­do par­te de ope­ra­cio­nes mili­ta­res y poli­cia­les, incor­po­ran­do prác­ti­cas ile­ga­les de inte­li­gen­cia y segui­mien­to, y has­ta fijan­do pará­me­tros ame­na­zan­tes para los diá­lo­gos por la solu­ción polí­ti­ca entre gobierno e insur­gen­cia. Siem­pre con el aplau­so de la oli­gar­quía gobernante.

Esa oli­gar­quía, atra­pa­da entre la sumi­sa obli­ga­ción de garan­ti­zar el flu­jo de recur­sos y ganan­cias al capi­tal trans­na­cio­nal, y su afán por incre­men­tar la rique­za de los gran­des mono­po­lios finan­cie­ros e indus­tria­les del país, al tiem­po que ace­le­rar la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad rural y gene­rar bene­fi­cios cada vez mayo­res a los empre­sa­rios, no esca­pa a con­tra­dic­cio­nes inter­nas que pare­cie­ran a veces divi­dir­la. Pero esta impre­sión se des­va­ne­ce en cuan­to aflo­ran su iden­ti­fi­ca­ción ple­na con las solu­cio­nes vio­len­tas y de gue­rra con­tra el pue­blo, y su inve­te­ra­da sumi­sión a la volun­tad de Nor­te­amé­ri­ca. La mejor prue­ba de ello se halla en la agria dispu­ta entre los tres últi­mos Pre­si­den­tes colom­bia­nos, ins­pi­ra­da en cuál de ellos ha hecho más por la inver­sión extran­je­ra, a la vez que orde­na­do la muer­te de más com­pa­trio­tas duran­te su gobierno.

En 1948, cuan­do des­pués del 9 de abril, el por enton­ces mucha­cho Pedro Anto­nio Marín se vio for­za­do a sumar­se a las gue­rri­llas libe­ra­les del Quin­dío, se des­en­ca­de­na­ba en Colom­bia una agre­sión ofi­cial masi­va con­tra las cla­ses y sec­to­res polí­ti­cos que se iden­ti­fi­ca­ban de algún modo con los idea­les de cam­bio y res­tau­ra­ción defen­di­dos por el ase­si­na­do diri­gen­te libe­ral Jor­ge Elié­cer Gai­tán. Chu­la­vi­tas y pája­ros se ensa­ña­ban con­tra la humil­de pobla­ción que se había atre­vi­do a levan­tar­se tras el cri­men de su cau­di­llo, deján­do­les tan solo la alter­na­ti­va de alzar­se en armas o pere­cer. La heca­tom­be no resul­ta­ba aje­na a la polí­ti­ca de segu­ri­dad de los Esta­dos Uni­dos, que había pro­pues­to en Bogo­tá la crea­ción de la OEA, con el úni­co pro­pó­si­to de que todos los gobier­nos del con­ti­nen­te se unie­ran para impe­dir la pene­tra­ción comunista.

En la fana­ti­za­da men­te de los estra­te­gas nor­te­ame­ri­ca­nos, comu­nis­tas sig­ni­fi­ca­ba los enemi­gos de la demo­cra­cia y la liber­tad, y esta­ban encar­na­dos por todas aque­llas fuer­zas que cla­ma­ban por refor­ma agra­ria, sobe­ra­nía nacio­nal, par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y jus­ti­cia social. Se tra­ta­ba de enemi­gos inter­nos, supues­tos infil­tra­dos de la órbi­ta sovié­ti­ca a los que había que exter­mi­nar cuan­to antes. Nues­tra patria, por enton­ces en manos de devo­tos del fran­quis­mo, se con­vir­tió en cam­po de expe­ri­men­ta­ción de esa enfer­mi­za doc­tri­na, lo cual habría de sig­ni­fi­car la ola de san­gre, muer­te y horror cono­ci­da sim­ple­men­te como La Vio­len­cia, que la mis­ma oli­gar­quía colom­bia­na qui­so des­pués sepul­tar en el olvi­do con suce­si­vas amnis­tías y perdones.

Fue­ron las cir­cuns­tan­cias y por­me­no­res de seme­jan­te atro­ci­dad las que con­du­je­ron a la crea­ción de las regio­nes de colo­ni­za­ción agra­ria, que los sena­do­res Víc­tor Mos­que­ra Chaux y Álva­ro Gómez Hur­ta­do acu­sa­rían rabio­sa­men­te de repú­bli­cas inde­pen­dien­tes en los años sesen­ta, pres­tan­do un incon­di­cio­nal ser­vi­cio a las teo­rías y prác­ti­cas con­tra­in­sur­gen­tes en boga en el Pen­tá­gono. Los cam­pos de Colom­bia ter­mi­na­ron ase­dia­dos por un Ejér­ci­to Nacio­nal ver­gon­zo­sa­men­te orgu­llo­so de haber toma­do par­te en la gue­rra con­tra Corea, y con­ven­ci­do de que per­se­guía y exter­mi­na­ba los mis­mos enemi­gos que por órde­nes de los Esta­dos Uni­dos com­ba­tió en Asia.

De nue­vo Manuel Maru­lan­da se vio obli­ga­do a empu­ñar las armas. Esta vez en com­pa­ñía de un puña­do de cam­pe­si­nos que se le unie­ron en el pro­pó­si­to de alcan­zar el poder para el pue­blo, con el fin de ter­mi­nar para siem­pre con la vio­len­cia, en un nue­vo país en el que el bien­es­tar de la pobla­ción estu­vie­ra por enci­ma de cual­quier otra aspi­ra­ción. Has­ta su muer­te, 44 años des­pués, tra­ba­jó por con­for­mar un peque­ño núcleo de ejér­ci­to de la más pura esen­cia popu­lar, cons­cien­te, dis­ci­pli­na­do y com­ba­ti­vo, que a la par con el incre­men­to de la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción polí­ti­cas de la mayo­ría incon­for­me del pue­blo colom­biano, ter­mi­na­ra por arre­ba­tar el poder a la oli­gar­quía, bien fue­ra por obra de una insu­rrec­ción arma­da triun­fan­te o la vic­to­ria demo­crá­ti­ca de ese mis­mo pue­blo, tras lograr por vía del diá­lo­go la paz y las refor­mas demo­crá­ti­cas que garan­ti­za­ran su ejer­ci­cio polí­ti­co con ple­nas garantías.

Fie­les a su pen­sa­mien­to, las FARC-EP tra­ba­ja­mos hoy con todo empe­ño en la con­cre­ción de la sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do, con el pre­su­pues­to de que los Acuer­dos fina­les del pro­ce­so de diá­lo­gos de La Haba­na expre­sen las garan­tías ple­nas para el ejer­ci­cio polí­ti­co, tan­to de nues­tra orga­ni­za­ción, como del movi­mien­to social y polí­ti­co de opo­si­ción. Ello impo­ne nece­sa­ria­men­te trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das en cam­pos que la oli­gar­quía domi­nan­te con­si­de­ra into­ca­bles, lo cual indi­ca la nece­si­dad de que las gran­des mayo­rías nacio­na­les se pro­nun­cien deci­di­da­men­te por ellos. Que los enor­mes apa­ra­tos repre­si­vos al ser­vi­cio de la doc­tri­na de terror nor­te­ame­ri­ca­na, afec­ta­dos ade­más por la vena­li­dad y la garan­tía de su impu­ni­dad, repre­sen­tan obs­tácu­los insal­va­bles para la paz, está cla­ro sólo con ver su radi­cal opo­si­ción a las zonas de reser­va cam­pe­si­na a las que des­de ya con­si­de­ran como nue­vas repú­bli­cas independientes.

Igual podría pen­sar­se de las polí­ti­cas sobre cul­ti­vos ilí­ci­tos, enmar­ca­das de modo ina­mo­vi­ble, por enci­ma de las mani­fes­ta­cio­nes públi­cas del pro­pio Pre­si­den­te, den­tro de los pará­me­tros de la gue­rra con­tra las dro­gas decre­ta­da por Washing­ton. Nues­tro opti­mis­mo sin embar­go no decae, pese a las reite­ra­das decla­ra­cio­nes ofi­cia­les que anun­cian lími­tes abso­lu­tos a los temas en dis­cu­sión expre­sa­dos en los Acuer­dos de La Haba­na. Con­si­de­ra­mos natu­ral que la oli­gar­quía se mues­tre dura a la hora de con­si­de­rar las refor­mas que requie­re la patria. Las con­clu­sio­nes defi­ni­ti­vas sur­gi­rán de los deba­tes, la movi­li­za­ción y la lucha de nues­tro pue­blo en las calles y demás esce­na­rios de expre­sión. Cree­mos inclu­so que los resul­ta­dos elec­to­ra­les del pasa­do 9 de mar­zo son refle­jo de la real con­di­ción de la demo­cra­cia colom­bia­na, un régi­men abier­ta­men­te exclu­yen­te, gan­gre­na­do por la corrup­ción y el clien­te­lis­mo, dise­ña­do para eter­ni­zar los par­ti­dos polí­ti­cos en el poder, mien­tras tri­tu­ra las fuer­zas demo­crá­ti­cas de oposición.

Como intér­pre­tes del mis­mo sen­ti­mien­to nacio­nal de incon­for­mi­dad que enca­be­za­ra Manuel Maru­lan­da Vélez, las FARC-EP reco­no­ce­mos la nece­si­dad de replan­tear en pro­fun­di­dad el régi­men cons­ti­tu­cio­nal vigen­te. En nues­tra opi­nión un ver­da­de­ro tra­ta­do de paz sola­men­te pue­de tomar cuer­po en un entra­ma­do cons­ti­tu­cio­nal nue­vo, naci­do de la más amplia par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca, inclui­das las fuer­zas alza­das hoy en armas, lo cual debie­ra que­dar con­sa­gra­do en el Acuer­do Final de la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes. Que las fuer­zas extre­mis­tas de la dere­cha, res­pon­sa­bles de los peo­res crí­me­nes de la his­to­ria nacio­nal, gozan­do de todos los dere­chos que les con­fie­re la impu­ni­dad penal vigen­te, se unan y orga­ni­cen alre­de­dor de la solu­ción mili­tar y la gue­rra infi­ni­ta, no sig­ni­fi­ca que la paz y los anhe­los popu­la­res sean impo­si­bles. El pue­blo colom­biano, que cono­ce su his­to­ria de des­afue­ros y horror, ter­mi­na­rá por cerrar­les el paso.

Las FARC-EP man­ten­dre­mos siem­pre vivo el recuer­do de Manuel Maru­lan­da Vélez, tra­ba­jan­do por mate­ria­li­zar esa línea de pen­sa­mien­to que expre­só sabia y sen­ci­lla­men­te en las pala­bras fina­les de su últi­mo docu­men­to cono­ci­do, fecha­do el 21 de mar­zo de 2008: “No sien­do otro el moti­vo de la pre­sen­te, me des­pi­do de Uste­des con un fuer­te abra­zo revo­lu­cio­na­rio y boli­va­riano, a la espe­ra de que poda­mos res­pon­der con éxi­to al cla­mor nacio­nal en cam­pos y cen­tros urba­nos en la lucha por la paz con jus­ti­cia social y sobe­ra­nía, uti­li­zan­do la acción de masas en sus diver­sas modalidades”.

¡HEMOS JURADO VENCER!… ¡Y VENCEREMOS!

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

Mon­ta­ñas de Colom­bia, 26 de mar­zo de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.