16 tesis sobre evo­lu­ción y cri­sis de la Union Euro­pea- Iña­ki Gil de San Vicente

Nota: tesis a expo­ner en el deba­te del 27 de mar­zo orga­ni­za­do por IPES en Ziri­ka de Bilbo.

Las tesis son un resu­men de tres tex­tos ante­rio­res: Evo­lu­ción y cri­sis de la Unión Euro­pea, ¿Pode­mos aca­bar con la OTAN median­te elec­cio­nes euro­peas?, y Euro­pa y Zeus, a libre dis­po­si­ción en internet.

1. Hoy exis­ten cua­tro gran­des inter­pre­ta­cio­nes de lo que es la Unión Euro­pea, de cómo y por qué se ha for­ma­do y de hacia dón­de pue­de diri­gir­se. Vamos a sin­te­ti­zar­las a gran­des rasgos:

1.1. La pri­me­ra es la que sos­tie­ne que la Unión Euro­pea es el resul­ta­do del desa­rro­llo de «la idea euro­pea» que ten­dría su pri­me­ra plas­ma­ción his­tó­ri­ca en el Impe­rio Romano y en espe­cial a par­tir de la ley de ciu­da­da­nía roma­na del empe­ra­dor Cara­ca­lla en el año 212 con­ce­di­da a todas las per­so­nas del impe­rio excep­to a quie­nes habían resis­ti­do tenaz­men­te en sus fron­te­ras para no ser inte­gra­dos en el impe­rio. Esta tesis sos­tie­ne que, tras la caí­da del Impe­rio Romano de Occi­den­te, fue Car­lo­magno el que recu­pe­ró la «idea de Euro­pa», sien­do lue­go Car­los V, Napo­león, etc., sus suce­so­res, has­ta lle­gar al pre­sen­te. Esta corrien­te es esen­cial­men­te idea­lis­ta y reaccionaria.

1.2.
La segun­da es la que sos­tie­ne que la Unión Euro­pea es el resul­ta­do del ideal huma­nis­ta y anti­be­li­cis­ta que emer­gió tras la masa­cre de la Segun­da Gue­rra Mun­dial ante la posi­bi­li­dad que se repi­tie­se pero a una esca­la cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior por la exis­ten­cia de las armas nuclea­res. Para cons­truir esa Euro­pa neu­tral, equi­li­bra­da y pací­fi­ca era nece­sa­ria una «ciu­da­da­nía euro­pea» asen­ta­da en una pros­pe­ri­dad socio­eco­nó­mi­ca que debía empe­zar por una polí­ti­ca común del car­bón y del ace­ro, y por una incen­ti­va­ción agra­ria que faci­li­ta­se la ali­men­ta­ción abun­dan­te y bara­ta. Esta corrien­te es idea­lis­ta en lo ideo­ló­gi­co, con­ser­va­do­ra en lo polí­ti­co y capi­ta­lis­ta en lo económico.

1.3.
La ter­ce­ra es la ver­sión social­de­mó­cra­ta de la ante­rior, que se dife­ren­cia en el acen­to demo­cra­ti­cis­ta y key­ne­sia­nis­ta ‑en la pro­pa­gan­da- de la Unión Euro­pea, insis­tien­do sobre todo en los pode­res del Par­la­men­to Euro­peo como núcleo de la demo­cra­cia euro­pea. En la prác­ti­ca, esta corrien­te apli­ca el social-libe­ra­lis­mo a lo sumo con un débil «aro­ma» neo­key­ne­siano siem­pre den­tro de una polí­ti­ca euro­im­pe­ria­lis­ta que actua­li­za las tesis colo­nia­lis­tas de un sec­tor cre­cien­te de la II Inter­na­cio­nal antes de 1914. Esta corrien­te sos­tie­ne que hay que movi­li­zar a la «ciu­da­da­nía demo­crá­ti­ca» para impe­dir que el con­ser­va­du­ris­mo y la reac­ción diri­jan la Unión Euro­pea hacia el expan­sio­nis­mo auto­ri­ta­rio. Hay tan­tas ver­sio­nes de estos refor­mis­mos como colec­ti­vos y par­ti­dos, y exis­ten ade­más ver­sio­nes euro­co­mu­nis­tas y refor­mis­tas tan duras como se quiera.

1.4.
La cuar­ta y últi­ma, la mino­ri­ta­ria, es la que sos­tie­ne que la his­to­ria de la Unión Euro­pea es el pro­duc­to de las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas a tres nive­les: sus con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas endó­ge­nas, sus con­tra­dic­cio­nes polí­ti­co-esta­ta­les exóge­nas pero den­tro de Euro­pa, y sus con­tra­dic­cio­nes a esca­la mun­dial. La lucha de cla­ses y de los pue­blos opri­mi­dos sin­te­ti­za estas tres. En el pri­mer nivel cho­can la ley de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción, la ley de la pere­cua­ción, etc. En el segun­do cho­can la ley de la com­pe­ten­cia inter­bur­gue­sa e inter­es­ta­tal, etc. En el ter­ce­ro cho­can los dos ante­rio­res pero a esca­la mun­dial. Por últi­mo, como sín­te­sis, esta com­ple­ji­dad se plas­ma con­cre­ta­men­te en las luchas de cla­ses y de pue­blos opre­so­res y opri­mi­dos, de mane­ra que la Unión Euro­pea actual es el resul­ta­do de esas fero­ces con­tra­dic­cio­nes, y su futu­ro esta­rá deter­mi­na­do por los resul­ta­dos de las luchas pre­sen­tes y futuras.

2. Esta cuar­ta pos­tu­ra sos­tie­ne que en toda socie­dad basa­da en la pro­pie­dad pri­va­da y en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo social por una mino­ría, por la cla­se pro­pie­ta­ria, es la con­tra­dic­ción entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción la que, a la lar­ga, deter­mi­na los már­ge­nes obje­ti­vos insal­va­bles den­tro de los cua­les esa socie­dad pue­de evo­lu­cio­nar has­ta que, si quie­re sal­tar a otros már­ge­nes mejo­res, debe revo­lu­cio­nar más o menos vio­len­ta­men­te el anti­guo mar­co de rela­cio­nes socia­les para poner­se a la altu­ra de las nece­si­da­des expan­si­vas de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Pero este sal­to no siem­pre tie­ne por qué pro­du­cir­se, ya que la socie­dad pue­de estan­car­se, caer en un letar­go que la fago­ci­te a sí mis­ma. Peor aún, si ese sal­to ter­mi­na en derro­ta para las cla­ses revo­lu­cio­na­rias que quie­ren des­atas­car la his­to­ria y libe­rar las tre­men­das poten­cia­li­da­des eman­ci­pa­do­ras que tie­nen las fuer­zas pro­duc­ti­vas, enton­ces esa derro­ta pue­de abrir un lar­go perío­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio que ter­mi­ne empeo­ran­do sobre­ma­ne­ra el pre­sen­te y el futu­ro, o inclu­so que lle­ve al exter­mi­nio mutuo de las cla­ses en conflicto.

3. Las fuer­zas pro­duc­ti­vas son las deter­mi­nan­tes en últi­ma ins­tan­cia, a lar­go pla­zo, pero siem­pre median­te una dia­léc­ti­ca de inter­ac­cio­nes per­ma­nen­te con las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción. En esta dia­léc­ti­ca des­ta­ca la acción del Esta­do con sus múl­ti­ples recur­sos polí­ti­co-mili­ta­res, cul­tu­ra­les, etc., y tam­bién eco­nó­mi­cos. Con­for­me los modos de pro­duc­ción evo­lu­cio­nan hacia el capi­ta­lis­mo, el Esta­do va adqui­rien­do más y más impor­tan­cia, has­ta lle­gar en este últi­mo modo, el actual, a jugar un papel cla­ve por mucho que el neo­li­be­ra­lis­mo lo nie­gue en su pro­pa­gan­da, pero lo refuer­ce en la prác­ti­ca. La his­to­ria de la Unión Euro­pea es incom­pren­si­ble sin esta cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de los Esta­dos en las luchas de todo tipo, inclu­so ade­lan­tán­do­se a ellas, pro­vo­cán­do­las con suti­le­zas maquia­vé­li­cas o con bur­da ferocidad.

4.
Pero de entre todas las for­mas de par­ti­ci­pa­ción, de los Esta­dos, y de otros pode­res para­es­ta­ta­les y extra­es­ta­ta­les, las más deci­si­vas son aque­llas que se desa­rro­llan en los perío­dos de cri­sis lar­gas, cri­sis glo­ba­les que sin­te­ti­zan y uni­fi­can a todas las cri­sis par­cia­les que se han ido ges­tan­do con el tiem­po, con­flu­yen­do al final en una gran cri­sis defi­ni­ti­va. No pode­mos exten­der­nos aho­ra en más deta­lles, pero pode­mos decir que son las con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas las que minan a las socie­da­des, las que fuer­zan que se agu­di­cen otras cri­sis dis­tin­tas ‑medioam­bien­ta­les, ali­men­ta­rias, ener­gé­ti­cas, cul­tu­ra­les, reli­gio­sas, nacio­na­les, etcétera‑, de modo que todas ellas van acer­cán­do­se pro­gre­si­va­men­te has­ta fusio­nar­se en una sola gran cri­sis. Con­for­me se acer­ca este momen­to, la polí­ti­ca va adqui­rien­do cada vez más impor­tan­cia y con ella tam­bién el papel de la vio­len­cia orga­ni­za­da mili­tar­men­te. Es decir, se incre­men­ta el papel del Esta­do. Si bien las cri­sis apa­re­cen por razo­nes eco­nó­mi­cas en el fon­do, su sali­da, su reso­lu­ción en uno o en otro sen­ti­do sólo es posi­ble des­de la polí­ti­ca; y si la cri­sis es glo­bal, estruc­tu­ral, su solu­ción sólo pue­de ser político-militar.

5. Hay que decir que, en la socie­dad bur­gue­sa, el Esta­do es la for­ma polí­ti­ca del capi­tal, y que el ejér­ci­to bur­gués, com­po­nen­te deci­si­vo del Esta­do, es su for­ma polí­ti­co-mili­tar. Inde­pen­dien­te­men­te de los cam­bios y adap­ta­cio­nes que sufra el Esta­do en las fases capi­ta­lis­tas, su for­ma polí­ti­co-mili­tar tien­de a refor­zar­se en la medi­da en que se incre­men­tan las difi­cul­ta­des de rea­li­za­ción del bene­fi­cio, en la medi­da en que es nece­sa­rio inter­ve­nir más y más para ace­le­rar el cir­cui­to com­ple­to de la obten­ción de la ganan­cia, y en la medi­da en que el mer­ca­do ya mun­dia­li­za­do exi­ge más y más aten­ción por par­te de las buro­cra­cias esta­ta­les para ayu­dar a sus res­pec­ti­vas bur­gue­sías. La his­to­ria de la Unión Euro­pea así lo demues­tra. Pues bien, las reor­de­na­cio­nes son los momen­tos cor­tos e inten­sos en los que la polí­ti­ca san­cio­na los resul­ta­dos mili­ta­res ‑derro­ta o vic­to­ria- de la gue­rra sos­te­ni­da por los ban­dos esta­ta­les y cla­sis­tas enfren­ta­dos en el perío­do anterior.

6. La polí­ti­ca se sien­ta sobre cen­te­na­res de miles de cadá­ve­res y legi­ti­ma ofi­cial­men­te al ven­ce­dor. Este impo­ne ofi­cial­men­te y en bre­ve tiem­po nue­vas con­di­cio­nes o abre un perío­do en el que sus exi­gen­cias y nece­si­da­des expan­si­vas van des­pla­zan­do a las del ban­do ven­ci­do, o ambas cosas. La evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo euro­peo ha sido faci­li­ta­da sobre­ma­ne­ra por el Tra­ta­do de Wets­fa­lia, por el Con­gre­so de Vie­na y por los tra­ta­dos de Tehe­rán, Yal­ta y Pots­dam. Las poten­cias vic­to­rio­sas en las gue­rras pre­ce­den­tes han impues­to sus con­di­cio­nes en estos tra­ta­dos, lo que les ha per­mi­ti­do san­cio­nar la supe­rio­ri­dad de su eco­no­mía, de sus mone­das y sis­te­mas de cam­bio, de su pro­tec­cio­nis­mo interno y de las aper­tu­ras de otras eco­no­mías ven­ci­das, de su poder en el mer­ca­do mun­dial, etcétera.

7. Por poner una fecha, des­de 1992 con el Tra­ta­do de Maa­tricht las poten­cias coali­ga­das alre­de­dor de la bur­gue­sía ale­ma­na están des­ple­gan­do una serie de exi­gen­cias para aumen­tar su poder y dis­mi­nuir el de otras bur­gue­sías, pero sobre todo rom­per defi­ni­ti­va­men­te las con­quis­tas obre­ras y popu­la­res euro­peas. Con alti­ba­jos en los rit­mos y has­ta con des­via­cio­nes pun­tua­les en los obje­ti­vos y las tác­ti­cas, pese a todo, el blo­que bur­gués lide­ra­do por la Gran Ale­ma­nia reuni­fi­ca­da está logran­do sus obje­ti­vos. Las suce­si­vas fases de expan­sión y de cri­sis eco­nó­mi­cas, has­ta lle­gar a la situa­ción de cri­sis gene­ral abier­ta en 2007 y endu­re­ci­da des­de 2009, tales alte­ra­cio­nes han debi­li­ta­do más a las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, a las bur­gue­sías débi­les y a sus Esta­dos endeu­da­dos, que al blo­que diri­gen­te euro­ale­mán, tam­bién afec­ta­do por la cri­sis pero que se bene­fi­cia de su poder dirigente.

8. Sin embar­go, a dife­ren­cia del pasa­do, aho­ra este blo­que euro­ale­mán no dis­po­ne de un recur­so con­tun­den­te para impo­ner su volun­tad de una mane­ra rápi­da e incues­tio­na­ble, como fue­ron los ejér­ci­tos en otras reor­de­na­cio­nes. Aho­ra, este blo­que debe pre­sio­nar eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca­men­te en vez de ame­na­zar con la fuer­za arma­da por­que, a dife­ren­cia del pasa­do, aho­ra hay tres obs­tácu­los nue­vos que lo deter­mi­nan todo: uno, la supre­ma­cía mili­tar yan­qui expre­sa­da median­te la OTAN; dos, la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor-tra­ba­jo y del mer­ca­do, y tres, la emer­gen­cia de nue­vas áreas expan­si­vas del capi­ta­lis­mo mun­dial, espe­cial­men­te la asiá­ti­ca. Las tres nove­da­des, ade­más, están pre­sio­na­das inter­na­men­te por la agu­di­za­ción de la doble con­tra­dic­ción esen­cial del capi­ta­lis­mo: por un lado, su ten­sión «inter­na» entre el aumen­to de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va y la inca­pa­ci­dad de con­su­mir todo lo que se pro­du­ce, o sea, la con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble entre la pro­duc­ción social y la apro­pia­ción pri­va­da; y por otro lado, su ten­sión «exter­na» entre las nece­si­da­des cie­gas e irra­cio­na­les del sis­te­ma y el dete­rio­ro ace­le­ra­do socio­eco­ló­gi­co, ener­gé­ti­co y alimentario.

9. Habla­mos de «doble con­tra­dic­ción esen­cial» para decir­lo rápi­da­men­te sin mayo­res expli­ca­cio­nes por­que en reali­dad es una úni­ca con­tra­dic­ción total que enfren­ta a este modo de pro­duc­ción con la huma­ni­dad y la natu­ra­le­za en su con­jun­to. Y esta aquí, en esta úni­ca con­tra­dic­ción esen­cial que mar­ca el con­te­ni­do del sis­te­ma y que a su vez se expre­sa en dife­ren­tes for­mas reales, en don­de debe­mos inves­ti­gar has­ta des­cu­brir el papel deci­si­vo del mili­ta­ris­mo, y de la OTAN, en la fase impe­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo. La teo­ría de la mili­ta­ri­za­ción sur­ge de antes del impe­ria­lis­mo, pero se con­fir­ma y se pre­ci­sa con el desa­rro­llo impe­ria­lis­ta. En Euro­pa, como en todo el mun­do, el mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta es la for­ma real más ple­na del poder polí­ti­co como con­cen­tra­do económico.

10. El Tra­ta­do de Maas­tricht y los suce­si­vos tra­ta­dos de la Unión Euro­pea, has­ta lle­gar al impor­tan­te de Lis­boa de 2010, se sos­tie­nen en lo polí­ti­co-mili­tar median­te las tres suce­si­vas ade­cua­cio­nes de la OTAN des­de su fun­da­ción de 1949. La pri­me­ra fue su pro­pia fun­da­ción y el papel que juga­ba en la estra­te­gia glo­bal yan­qui jun­to al Plan Marshall de 1947 para evi­tar esta­lli­dos socia­les en la Euro­pa capi­ta­lis­ta, recom­po­ner a la bur­gue­sía euro­pea y al refor­mis­mo, y comen­zar a agre­dir a la URSS y al socia­lis­mo en gene­ral, y jun­to a las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas crea­das alre­de­dor de Bret­ton Wood. Pero esta pri­me­ra fase nece­si­tó de ade­cua­cio­nes tras la olea­da de luchas de todas cla­ses de fina­les de los años 60 has­ta media­dos de los 80: son los años en los que se crea el Gru­po de Tre­vi, el acuer­do de Schen­gen y la Euro­pol, por citar algu­nos pasos en la mili­ta­ri­za­ción poli­cial y en la poli­cia­li­za­ción mili­tar, medi­das repre­so­ras pre­ven­ti­vas y acti­vas impues­tas, simul­tá­neas a las polí­ti­cas mone­ta­ris­tas y neo­li­be­ra­les que tam­bién enton­ces se apli­can con­tra las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos. La OTAN, con sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res, cul­tu­ra­les y mediá­ti­cas secre­tas, de las cua­les la Red Gla­dio es sólo una mues­tra, es inse­pa­ra­ble de este retro­ce­so gene­ral de las liber­ta­des y derechos.

11.
La segun­da fase de la OTAN se ini­cia en secre­to a fina­les de los años 80 cuan­do los ana­lis­tas del impe­ria­lis­mo apre­cian las cla­ras seña­les de debi­li­ta­mien­to interno de la URSS. A par­tir de 1989 – 1991 la OTAN empie­za a ade­cuar­se a las nue­vas reali­da­des impe­ria­lis­tas pero nun­ca pien­sa en auto­di­sol­ver­se una vez des­apa­re­ci­do el Pac­to de Var­so­via, crea­do en 1955. Todo lo con­tra­rio: se plan­tea como nue­vo obje­ti­vo ser la fuer­za cen­tral de la defen­sa de los «intere­ses de Occi­den­te» en un mun­do cada vez más com­ple­jo y enfren­ta­do. Recor­de­mos que des­de media­dos de los años 80 Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, en repre­sen­ta­ción del capi­tal finan­cie­ro mun­dia­li­za­do, abrie­ron la espi­ta de la des­re­gu­la­ción, de la libe­ra­li­za­ción de capi­ta­les, en fin, de la estra­te­gia impe­ria­lis­ta, sis­te­ma­ti­za­da poco des­pués en el terri­ble Con­sen­so de Washing­ton. Pero las resis­ten­cias de los pue­blos, tras el ini­cial triun­fa­lis­mo bur­gués del supues­to «final de la his­to­ria», resur­gen des­de 1992 y sobre todo des­de media­dos de esa déca­da, años duran­te los cua­les Esta­dos Uni­dos ela­bo­ra pla­nes polí­ti­co-mili­ta­res y eco­nó­mi­cos que serán inme­dia­ta­men­te acti­va­dos tras el 11‑S de 2001. Muy pocos meses des­pués, la OTAN asu­me ofi­cial­men­te que uno de sus fun­da­men­ta­les obje­ti­vos será des­de ese momen­to: la «defen­sa de Occi­den­te» con­tra el «terro­ris­mo mundial».

12. La ter­ce­ra y actual fase se ini­cia con­for­me avan­za la cri­sis de 2007, que exi­ge al impe­ria­lis­mo pre­pa­rar­se para la más que pro­ba­ble agu­di­za­ción de las resis­ten­cias mun­dia­les y de los con­flic­tos múl­ti­ples. Es alre­de­dor de 2010 cuan­do la OTAN asu­me ofi­cial­men­te un con­te­ni­do más pre­ci­so que el de la sim­ple «lucha con­tra el terro­ris­mo» pues a par­tir de esa fecha tam­bién se inclu­ye en sus obje­ti­vos bási­cos la «lucha con­tra la insur­gen­cia». En reali­dad, la lucha con­tra la insur­gen­cia se venía prac­ti­can­do des­de 1943 – 1944, antes de la crea­ción ofi­cial de la OTAN. Lo que hace el impe­ria­lis­mo en 1949 es uni­fi­car den­tro de la OTAN las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes secre­tas, tal como lo había hecho antes Esta­dos Uni­dos al crear la CIA y la NSA. Pero en 2010 la OTAN reco­no­ce ofi­cial­men­te que la lucha con­tra la insur­gen­cia es un obje­ti­vo cen­tral. A par­tir de aquí no hay pro­ble­ma alguno para com­pren­der quién esta­ba detrás de los rumo­res de gol­pe mili­tar en Gre­cia en noviem­bre de 2011; quién pre­sio­nó en 2012 para que Ale­ma­nia acep­ta­se que su ejér­ci­to podía inter­ve­nir en la polí­ti­ca inter­na del país y cómo ha pro­ce­di­do a repri­mir la revuel­ta social de Ham­bur­go de invierno de 201314; quién está orga­ni­zan­do las manio­bras pró­xi­mas en Polo­nia en este año, y las de 2015 en Euro­pa, etc.

13.
De la mis­ma for­ma en que los apa­ra­tos polí­ti­co-mili­ta­res fue­ron deci­si­vos para des­atas­car las cri­sis median­te gue­rras y reor­de­na­cio­nes lega­li­za­das en tra­ta­dos y con­gre­sos, aho­ra la OTAN y otras fuer­zas mili­ta­res impe­ria­lis­tas lo son para inten­tar salir de la situa­ción actual refor­zan­do el poder del impe­ria­lis­mo occi­den­tal, debi­li­tan­do lo más posi­ble a las lla­ma­das «poten­cias emer­gen­tes», y sobre todo derro­tan­do de mane­ra aplas­tan­te a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra. Hay que par­tir de esta pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca para com­pren­der el mun­do en el que nos move­mos y las gran­des diná­mi­cas ten­den­cia­les de su evo­lu­ción. Por ejem­plo, lo suce­di­do en Ucra­nia sólo es com­pren­si­ble des­de este méto­do de estu­dio de la evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo euro­peo y de sus nece­si­da­des irra­cio­na­les. Por ejem­plo, las pro­me­sas refor­mis­tas sobre que van a cam­biar la Unión Euro­pea des­de el Par­la­men­to de Bru­se­las si obtie­nen los sufi­cien­tes votos se des­cu­bren como sim­ple brin­dis al vien­to cono­cien­do las entra­ñas de la Unión Europea.

14.
Para las nacio­nes opri­mi­das, para Eus­kal Herria en con­cre­to, es impres­cin­di­ble pen­sar des­de este méto­do todo lo rela­cio­na­do con los pro­ce­sos esco­ce­ses, cata­la­nes y de otros pue­blos hacia la con­quis­ta de su sobe­ra­nía, para poder cali­brar con cier­ta obje­ti­vi­dad los lími­tes y las posi­bi­li­da­des reales que la Unión Euro­pea per­mi­te; es decir, los lími­tes infran­quea­bles que el capi­tal finan­cie­ro-indus­trial de alta tec­no­lo­gía y la OTAN esta­ble­cen en el con­tex­to mun­dial de lar­ga dura­ción en el que mal­vi­vi­mos. Cual­quier pro­yec­to de acción polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal en el Par­la­men­to de Bru­se­las y en la Unión Euro­pea que no se base siem­pre en el méto­do aquí expues­to ‑habla­mos del méto­do, no de todas sus conclusiones‑, sino que de una for­ma u otra esté las­tra­do por algu­na o varias de las varian­tes de la ver­sión del pun­to 1.3. arri­ba des­cri­ta, esta­rá expues­to de raíz a las incon­gruen­cias y debi­li­da­des que siem­pre ter­mi­nan sur­gien­do cuan­do se des­co­no­ce lo esen­cial del enemi­go al que uno se enfren­ta en el cam­po de bata­lla impues­to por ese enemi­go, y no en el pro­pio y con las pro­pias armas.

15. La expe­rien­cia sobre el poder de coop­ta­ción, asi­mi­la­ción y deglu­ción del par­la­men­ta­ris­mo en gene­ral, es abru­ma­do­ra. En el caso euro­peo hemos vis­to como eran inte­gra­das en la lógi­ca del euro­im­pe­ria­lis­mo fuer­zas que lo pro­me­tían todo: los «ver­des» ale­ma­nes, o las crí­ti­cas des­de la izquier­da a Die Lin­ke por su preo­cu­pan­te diná­mi­ca hacia el «rea­lis­mo polí­ti­co» euro­peo refor­za­da a media­dos de febre­ro de 2014, por citar sólo dos casos entre los muchos dis­po­ni­bles. Cues­tio­nes sobre qué hacer fren­te a la deu­da ile­gí­ti­ma son las más fáci­les de resol­ver, aun­que no lo parez­ca; pero exis­ten otras real­men­te deci­si­vas e impres­cin­di­bles de res­pon­der des­de aho­ra para ir gene­ran­do deba­te popu­lar y con­cien­cia crí­ti­ca, como, por ejem­plo, ¿hay que acep­tar o no el euro?, ¿hay que per­ma­ne­cer o no den­tro de la Unión Euro­pea cuan­do dis­pon­ga­mos de mayo­res cotas de sobe­ra­nía?, ¿exi­gi­mos des­de ya el des­man­te­la­mien­to de la OTAN?

16. Des­de la pers­pec­ti­va de un pue­blo no opri­mi­do nacio­nal­men­te, estas y otras pre­gun­tas son secun­da­rias por­que lo urgen­te para él es deci­dir, si le dejan, qué rela­cio­nes nue­vas esta­ble­ce con la Unión Euro­pea o si sale de ella, cómo y cuán­do, etc. Pero para una nación a la que se le nie­ga el ele­men­tal dere­cho a dis­po­ner de un Esta­do pro­pio y se le obli­ga a per­ma­ne­cer den­tro de la OTAN con­tra su mayo­ri­ta­ria volun­tad expre­sa­da en refe­rén­dum, como es el caso cana­rio, cata­lán y vas­co, en estos casos de total prohi­bi­ción de dere­chos ele­men­ta­les, lo deci­si­vo es avan­zar en un pro­gra­ma máxi­mo que fije la estra­te­gia a lar­go pla­zo de con­quis­ta de los obje­ti­vos his­tó­ri­cos irre­nun­cia­bles, pro­gra­ma máxi­mo que debe orien­tar el pro­gra­ma míni­mo de apli­ca­ción inme­dia­ta. Cada inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta toma­rá las deci­sio­nes que esti­me ade­cua­das a su pro­yec­to, pero una lec­ción his­tó­ri­ca inne­ga­ble es que la siem­pre exis­ten­te lucha entre ten­den­cias refor­mis­tas y revo­lu­cio­na­rias se va des­pla­zan­do hacia la pri­me­ra en la medi­da en que se pos­po­nen o se rela­ti­vi­zan los pro­gra­mas máxi­mos para prio­ri­zar la urgen­cia tác­ti­ca de los pro­gra­mas mínimos.

Iña­ki Gil de San Vicente
Eus­kal Herria, 25 de mar­zo de 2014 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *