La repre­sión, su úni­co dis­cur­so y su últi­mo recur­so- Izquier­da Castellana

Una vez más la his­to­ria dis­cu­rre en espi­ral. El régi­men par­la­men­ta­rio-fran­quis­ta que Suá­rez con­tri­bu­yó de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a dise­ñar y poner en mar­cha, aun­que cier­ta­men­te su dise­ño ori­gi­nal sufrió diver­sos e impor­tan­tes recor­tes entre otros los impues­tos por el pro­nun­cia­mien­to mili­tar del 23F de 1981, ini­ció su anda­du­ra con una bru­tal ofen­si­va repre­si­va con­tra el movi­mien­to popu­lar en gene­ral y con­tra los movi­mien­tos polí­ti­cos en par­ti­cu­lar, que a pesar de las trai­cio­nes y/​o clau­di­ca­cio­nes de una par­te impor­tan­te de la lla­ma­da opo­si­ción al fran­quis­mo, seguían defen­dien­do la nece­si­dad de una rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el Régi­men, corrup­to y cri­mi­nal, que era la Dic­ta­du­ra Franquista.

A esas fuer­zas polí­ti­cas, que no eran ni pocas ni irre­le­van­tes, como se nos qui­so hacer creer a lo lar­go de este tiem­po, se les man­tu­vo en la ile­ga­li­dad duran­te años y bajo una pre­sión repre­si­va per­ma­nen­te sin excluir nin­gún medio: Deten­cio­nes; pro­ce­sa­mien­tos y cár­cel; tor­tu­ras y cuan­do era nece­sa­rio, ase­si­na­tos ejemplares.

Adol­fo Suá­rez, que no era el peor de todos aque­llos que impul­sa­ron la “lla­ma­da tran­si­ción”, ha falle­ci­do des­pués de una lar­ga enfer­me­dad que le fue dete­rio­ran­do físi­ca e intelectualmente.

Se pue­de hacer un cla­ro para­le­lis­mo entre la evo­lu­ción vital de Suá­rez y la del Régi­men que con­tri­bu­yó a poner en marcha.

El Régi­men monár­qui­co del 78 nun­ca fue bueno, lle­va­ba en su gené­ti­ca todas las taras, que tal como era pre­vi­si­ble, se han desa­rro­lla­do como autén­ti­cos tumo­res y metás­ta­sis en los últi­mos años: Corrup­ción, espe­cial­men­te vin­cu­la­da al Sis­te­ma polí­ti­co; auto­ri­ta­ris­mo y repre­sión; nega­ción de los dere­chos de las muje­res y los trabajadores/​as; nega­ción de los dere­chos de los Pue­blos; Jefa­tu­ra del Esta­do impues­ta por Fran­co en la figu­ra del gol­fo de Juan Car­los… Actual­men­te éste, el Régi­men, tam­bién está en perio­do ter­mi­nal. No pode­mos pre­de­cir una fecha exac­ta para su caí­da, pero obser­van­do los indi­ca­do­res de su evo­lu­ción inter­na y exter­na, se pue­de con­cluir que le que­dan muy pocos años de existencia.

De la mis­ma for­ma que para impo­ner­se en sus ini­cios, el Régi­men, recu­rrió a la repre­sión pura y dura sobre aque­llos impor­tan­tes sec­to­res que tras la muer­te de Fran­co seguían defen­dien­do la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca. En las ulti­mas fases de su exis­ten­cia- super­vi­ven­cia, el Régi­men, tam­bién recu­rre a la repre­sión pura y dura como su úni­co discurso.

Hay sin embar­go una dife­ren­cia esen­cial entre aquel ini­cio de ciclo, en cuya inau­gu­ra­ción par­ti­ci­pó Adol­fo Suá­rez y este final de ciclo . En aquel momen­to tenían algo que “ven­der”, la “demo­cra­cia”, a la “espa­ño­la”, por supues­to con todas las limi­ta­cio­nes que ya eran evi­den­tes en aquel momen­to, como el olvi­do de las víc­ti­mas del fas­cis­mo espa­ñol de la gue­rra y de la post­gue­rra o la impo­si­ción del Bor­bón. Pero decían y algu­na gen­te, con más o menos resig­na­ción se lo creía, que las cosas irían mejorando.

Hoy ya no les que­da nin­gu­na “ilu­sión por ven­der”. Sólo una mino­ría social que no lle­ga al 25% del con­jun­to de la pobla­ción del Esta­do, con­fía en el futu­ro que este Régi­men les pue­de dar.

Sin legi­ti­mi­dad social un Régi­men, antes o des­pués, si el movi­mien­to popu­lar lo deman­da, se cae. La repre­sión pue­de cir­cuns­tan­cial­men­te, como el oxi­geno a un enfer­mo ter­mi­nal alar­gar su ago­nía, pero simul­tá­nea­men­te le crea nue­vas con­tra­dic­cio­nes y des­afec­cio­nes tal como esta­mos vien­do estos días.

La repre­sión polí­ti­co-poli­cial pues­ta en mar­cha como úni­co dis­cur­so fren­te a la mul­ti­tu­di­na­ria movi­li­za­ción del 22 M en Madrid, en la que por pri­me­ra vez en las últi­mas déca­das cen­te­na­res de miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras se mani­fes­ta­ron en Madrid repre­sen­tan­do a los diver­sos Pue­blos del Esta­do, entre ellos Cas­ti­lla, no es más que la expre­sión de que el actual Régi­men sali­do de la tran­si­ción está en un fran­co pro­ce­so de dete­rio­ro irre­ver­si­ble que le con­du­ci­rá a la muerte.

Del movi­mien­to popu­lar depen­de que ese final sea lo antes posible.

De algu­nas ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, espe­cial­men­te de las Fuer­zas de Orden Públi­co, depen­de de que ese final sea lo menos trau­má­ti­co posi­ble. En este sen­ti­do hace­mos un lla­ma­mien­to a las fuer­zas de orden públi­co para que no sigan las ins­truc­cio­nes cri­mi­na­les de su direc­ción polí­ti­ca, en manos de corrup­tos, espe­cu­la­do­res y vendepatrias.

Hace­mos un lla­ma­mien­to a todos los miem­bros de las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do para que se pon­gan del lado del Pue­blo tra­ba­ja­dor y a favor de la pues­ta en mar­cha de autén­ti­cos pro­ce­sos demo­crá­ti­cos cons­ti­tu­yen­tes, que pon­gan las bases de un futu­ro de PROSPERIDAD, DIGNIDAD y SOBERANÍA para nues­tro Pueblo.

Izquier­da Castellana

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *