El «escu­do» de la nue­va gue­rra fría

JPEG - 31 KB

Visi­ta relám­pa­go del vice­pre­si­den­te Joe Biden en Esto­nia para garan­ti­zar que, ante la «des­ca­ra­da incur­sión mili­tar rusa» en Ucra­nia –país deci­di­do a ins­tau­rar «un gobierno al ser­vi­cio del pue­blo», lo cual garan­ti­zan los neo­na­zis [1] que lle­ga­ron al poder gra­cias al gol­pe de Esta­do del nue­vo Gla­dio [2]– Esta­dos Uni­dos reafir­ma su inque­bran­ta­ble com­pro­mi­so de some­ter­se al artícu­lo 5 del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te en mate­ria de «defen­sa colec­ti­va».

Como Ucra­nia es actual­men­te miem­bro de fac­to –pero no de jure– de la OTAN, exis­te al menos el «¬no artícu­lo 5» que com­pro­me­te a los paí­ses miem­bros de la alian­za atlán­ti­ca a la «rea­li­za­ción ope­ra­cio­nes de res­pues­ta a las cri­sis no pre­vis­tas en el artícu­lo 5». Eso fue lo que se hizo, con la coope­ra­ción del gobierno [ita­liano] de Ale­ma duran­te la gue­rra de la OTAN con­tra Yugos­la­via –en 1999 – , al igual que con las gue­rras des­ata­das con­tra Afga­nis­tán, Libia y Siria.

Para que «la OTAN sal­ga de la cri­sis más fuer­te que nun­ca», Esta­dos Uni­dos reafir­ma su com­pro­mi­so con la «defen­sa misi­lís­ti­ca» de Europa.

Sin embar­go, al vin­cu­lar la cri­sis ucra­nia­na con la «defen­sa misi­lís­ti­ca», Joe Biden mues­tra invo­lun­ta­ria­men­te en qué con­sis­te su ver­da­de­ro juego.

Washing­ton siem­pre afir­mó que el «escu­do» esta­dou­ni­den­se en Euro­pa no esta­ba diri­gi­do con­tra Rusia sino con­tra la ame­na­za de los misi­les ira­níes. Pero Mos­cú siem­pre con­si­de­ró, al con­tra­rio, el escu­do anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­se como un inten­to de obte­ner una ven­ta­ja estra­té­gi­ca deci­si­va ante Rusia: o sea, al con­tar con la capa­ci­dad del «escu­do» para neu­tra­li­zar los efec­tos de una res­pues­ta rusa, Esta­dos Uni­dos podría así poner a Rusia bajo la ame­na­za de un pri­mer gol­pe nuclear [3].

El nue­vo plan que pro­mue­ve el pre­si­den­te Oba­ma pre­vé un núme­ro, aún más gran­de que el ante­rior, de cohe­tes ins­ta­la­dos en la fron­te­ra con Rusia. Y como esos cohe­tes están bajo con­trol de Esta­dos Uni­dos, los euro­peos ni siquie­ra saben si se tra­ta real­men­te de cohe­tes inter­cep­to­res o de misi­les nucleares.

Al recha­zar la pro­po­si­ción [rusa] de con­trol com­par­ti­do con Rusia sobre el radar de Qaba­la, en Azer­bai­yán, Esta­dos Uni­dos comen­zó a cons­truir en Polo­nia la ins­ta­la­ción don­de han de des­ple­gar­se 24 misi­les SM‑3 del sis­te­ma Aegis. Ade­más, el gobierno pola­co se ha com­pro­me­ti­do a gas­tar más de 30 000 millo­nes de euros en la crea­ción de su pro­pio «escu­do» –con tec­no­lo­gía esta­dou­ni­den­se– para inte­grar­lo al de Esta­dos Uni­dos y la OTAN. Y Joe Biden can­ta loas a Polo­nia por haber­se hecho car­go de «par­te de la car­ga finan­cie­ra, lo cual debe­rían hacer todos los alia­dos» –adver­ten­cia para Italia.

Otra ins­ta­la­ción, de 24 misi­les SM‑3, actual­men­te en cons­truc­ción en la base aérea de Deve­se­lu, en Ruma­nia, debe entrar en ser­vi­cio en 2015, bajo el con­trol de 500 mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses. Esas ins­ta­la­cio­nes misi­lís­ti­cas inclu­yen un radar súper poten­te ins­ta­la­do en Tur­quía, así como rada­res móvi­les que pue­den des­ple­gar­se rápi­da­men­te en «posi­cio­nes avan­za­das».

El «escu­do» inclu­ye tam­bién el des­plie­gue en el Medi­te­rrá­neo de navíos de gue­rra dota­dos de rada­res Aegis y de más misi­les SM‑3. El pri­me­ro de esos navíos, el tor­pe­de­ro lan­za­mi­si­les USS Donald Cook, lle­gó a prin­ci­pios febre­ro a la base naval de Rota, en Espa­ña, a don­de serán tras­la­da­dos 1 200 mari­nos y 1 600 fami­lia­res de ese per­so­nal. Ven­drán des­pués otras 3 uni­da­des nava­les (el USS Ross, el USS Por­ter y el USS Car­ney), cuyo núme­ro aumen­ta­rá pro­ba­ble­men­te dado el hecho que la US Navy ya dis­po­ne de unos 30 navíos de ese tipo que patru­llan cons­tan­te­men­te en el Medi­te­rrá­neo lis­tos para entrar en acción en cual­quier momen­to a la vez que rea­li­zan –según la OTAN– «toda la gama de ope­ra­cio­nes de segu­ri­dad marí­ti­ma y de manio­bras bila­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les con las mari­nas alia­das».

La mari­na de gue­rra espa­ño­la ya dis­po­ne, de hecho, de 4 fra­ga­tas equi­pa­das del sis­te­ma inte­gra­do de com­ba­te Aegis, lo cual las hace inter­ope­ra­cio­na­les con los navíos esta­dou­ni­den­ses. Lo mis­mo se hará con las fra­ga­tas cla­se Fremm de la mari­na de gue­rra italiana.

Un papel impor­tan­te en el cre­ci­mien­to del «escu­do» está reser­va­do a los man­dos y bases que ya tie­ne Esta­dos Uni­dos en terri­to­rio ita­liano: en Nápo­les, don­de se hallan los cuar­te­les gene­ra­les de las fuer­zas nava­les esta­dou­ni­den­ses y alia­das; en Sici­lia, don­de se hallan la base aero­na­val de Sigo­ne­lla (que pres­ta­rá asis­ten­cia a las uni­da­des Aegis en el Medi­te­rrá­neo) y el Muos de Nis­ce­mi [4], que debe garan­ti­zar las comu­ni­ca­cio­nes sate­li­ta­les de alta frecuencia.

Todas las uni­da­des nava­les Aegis des­ple­ga­das en el Medi­te­rrá­neo, anun­cia ade­más la OTAN, esta­rán «bajo el man­do y con­trol de Esta­dos Uni­dos». Lo cual sig­ni­fi­ca que la deci­sión de lan­zar los misi­les –supues­ta­men­te inter­cep­to­res– esta­rá úni­ca y exclu­si­va­men­te en manos del Pentágono.

Y mien­tras pre­pa­ra el «escu­do», Esta­dos Uni­dos sigue afi­lan­do su espa­da. A raíz de la cri­sis en Ucra­nia, Washing­ton des­ple­gó 12 caza­bom­bar­de­ros F‑16 suple­men­ta­rios en Polo­nia y 10 F‑15 en Esto­nia, Leto­nia y Litua­nia. Estos avio­nes de gue­rra podrán ser equi­pa­dos pró­xi­ma­men­te con las nue­vas bom­bas nuclea­res B61-12 alma­ce­na­das en Euro­pa –por ejem­plo, en Ita­lia – , arte­fac­tos que pue­den ser uti­li­za­dos como bom­bas antibúnker.

Mos­cú está toman­do sus pro­pias con­tra­me­di­das. Pero Washing­ton ya está obte­nien­do un pri­mer resul­ta­do: el aumen­to de la ten­sión en Euro­pa per­mi­te a Esta­dos Uni­dos refor­zar su influen­cia sobre los alia­dos euro­peos. ¿Cómo? Gra­cias al artícu­lo 5 y al no-artícu­lo 5.

Fuen­te
Il Mani­fes­to (Ita­lia)

Tra­du­ci­do al espa­ñol por la Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de Marie-Ange Patrizio

[1] «¿Quié­nes son los nazis en el gobierno ucra­niano?», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 3 de mar­zo de 2014.

[2] «Nue­vo Gla­dio en Ucra­nia», por Man­lio Dinuc­ci, Il Mani­fes­to (Ita­lia), Red Vol­tai­re, 20 de mar­zo de 2014.

[3] «Escu­do anti­mi­si­les y pri­mer gol­pe ató­mi­co», por Man­lio Dinuc­ci y Tom­ma­so di Fran­ces­co; «Misi­les y “escu­do” en Euro­pa», por Man­lio Dinuc­ci, Il Mani­fes­to (Ita­lia), Red Vol­tai­re, 16 de mar­zo de 2010 y 18 de diciem­bre de 2013.

[4] «Muos: Nis­ce­mi resis­te al Impe­rio», por Man­lio Dinuc­ci, Il Mani­fes­to (Ita­lia), Red Vol­tai­re, 21 de mayo de 2013.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.