La memo­ria de las ser­pien­tes: ¿Revi­sio­nis­mo o lucha de cla­ses?- fran­cis­co Gon­za­lez Tejera

En cada pro­ce­so his­tó­ri­co don­de se ase­si­na masi­va­men­te a un pue­blo sur­gen arri­bis­tas y trai­do­res, que con inte­lec­tual, car­na­va­le­ro dis­fraz y halo apes­to­so de supues­ta izquier­da espe­cu­lan, ter­gi­ver­san y mani­pu­lan unos suce­sos terri­bles que muchas fami­lias repre­sa­lia­das hemos sufri­do en nues­tras carnes.

La lucha por la recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca es un cla­ro ejem­plo de mono­po­li­za­ción par­ti­dis­ta de orga­ni­za­cio­nes fie­les al corrup­to régi­men, refun­da­do con la lla­ma­da “tran­si­ción demo­crá­ti­ca”, que no fue más que un espal­da­ra­zo y un reco­no­ci­mien­to ver­gon­zo­so a la san­gui­na­ria dic­ta­du­ra fran­quis­ta, con la fir­ma de unos Pac­tos de la Mon­cloa, don­de has­ta el trai­dor Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña (PCE), enca­be­za­do por el sinies­tro agen­te del impe­rio, San­tia­go Carri­llo, con­sen­sua­ron un acuer­do sus­ten­ta­do en el robo y la corrup­ción gene­ra­li­za­da, ins­ta­la­do sobre la san­gre, los crí­me­nes, las tor­tu­ras, los tris­tes hue­sos ente­rra­dos en cune­tas, fosas comu­nes, simas y pozos, don­de mal repo­san cien­tos de miles de republicanos/​as asesinados/​as por el fas­cis­mo español.

El revi­sio­nis­mo y el nega­cio­nis­mo se plas­ma en una Cons­ti­tu­ción de 1978, dise­ña­da a la medi­da de la cas­ta fran­quis­ta y sus here­de­ros, aho­ra encha­que­ta­dos “demó­cra­tas” de coche ofi­cial, suel­da­zos millo­na­rios, pelo­ta­zos, tra­mas mafio­sas y una for­ma de hacer polí­ti­ca que ha con­de­na­do a todo un pue­blo a la mise­ria y el hambre.

Este tris­te docu­men­to man­cha­do con la san­gre de más de medio millón de defen­so­res de la ver­da­de­ra demo­cra­cia, no es más que un apes­to­so papel moja­do que jus­ti­fi­ca el terror del capi­ta­lis­mo como úni­ca alter­na­ti­va a la dig­ni­dad y la liber­tad ciu­da­da­na, enmar­ca­do con res­tos huma­nos ente­rra­dos, ame­tra­lla­dos, des­tro­za­dos por los gol­pes y tor­tu­ras terri­bles, vili­pen­dia­dos, piso­tea­dos, humi­lla­dos. Una Cons­ti­tu­ción que per­mi­te que la mis­ma jus­ti­cia nie­gue a sus fami­lia­res recu­pe­rar­los para dar­les una dig­na sepul­tu­ra, para tener un humil­de lugar don­de lle­var­les flores.

La recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca no es solo qui­tar un monu­men­to de Fran­co o cam­biar nom­bres de calles, abrir fosas comu­nes, pozos o cune­tas, va mucho más allá. Esos muer­tos y muer­tas eran per­so­nas con ideas revo­lu­cio­na­rias, comu­nis­tas, anar­quis­tas, socia­lis­tas de ver­dad, luchadores/​as, mili­tan­tes de base, sin­di­ca­lis­tas insur­gen­tes, diri­gen­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que entre­ga­ron sus vidas por unas ideas que aho­ra debe­mos reco­ger, hacer eter­nas para lograr una socie­dad más igua­li­ta­ria y justa.

Res­ca­tar sus ideas y su ejem­plo para seguir luchan­do con­tra esta ralea que nos gobier­na, con­tra esta ban­da orga­ni­za­da de ban­di­dos y sin­ver­güen­zas, que some­ten a nues­tro pue­blo a la más cruel de las veja­cio­nes pre­me­di­ta­das, orga­ni­za­das para seguir lle­nán­do­se los bolsillos.

Lla­ma la aten­ción el gran núme­ro de arri­bis­tas que pre­su­men de memo­ris­tas y no son más que estó­ma­gos agra­de­ci­dos del régi­men, cons­cien­tes de que sus inves­ti­ga­cio­nes o publi­ca­cio­nes no afec­ta­rán para nada al esta­tus quo espa­ñol, que el corrup­to poder esta­ble­ci­do jamás sufri­rá por­que se reco­noz­ca par­cial­men­te a las víc­ti­mas del fran­quis­mo, los avan­ces de la Repú­bli­ca Espa­ño­la, la exal­ta­ción de los valo­res de un pasa­do de lucha y dolor. Jamás se cues­tio­na­rán que la tran­si­ción fue una trai­ción a las víc­ti­mas del fran­quis­mo, a millo­nes de fami­lia­res que per­di­mos a nues­tros seres que­ri­dos sal­va­je­men­te, a las miles de per­so­nas que fue­ron tor­tu­ra­das, veja­das, vio­la­das por falan­gis­tas, soma­te­nes, mili­ta­res, guar­dias civi­les y poli­cías nacio­na­les, que actual­men­te cobran pen­sio­nes del esta­do, pro­te­gi­dos de las peti­cio­nes de extra­di­ción de la jus­ti­cia inter­na­cio­nal por crí­me­nes de lesa humanidad.

La pro­pia Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca equi­pa­ra a la demo­crá­ti­ca Repú­bli­ca con los fas­cis­tas, siem­pre en el afán que defien­de la dere­cha gober­nan­te y mediá­ti­ca de no “abrir heri­das”, que res­que­bra­jen este inven­to para enri­que­cer a unos pocos al que lla­man “Espa­ña”. Se tra­ta de ente­rrar la memo­ria insur­gen­te, para que no que­de nada de la legí­ti­ma lucha de todo un pue­blo que se unió en un Fren­te Popu­lar para aca­bar con la cater­va caci­quil, la mis­ma que aho­ra ejer­ce el poder entre desahu­cios, ham­bre infan­til, des­em­pleo masi­vo, corrup­ción gene­ra­li­za­da, saqueos, robos, pri­va­ti­za­cio­nes y muerte.

La lucha de ver­dad por la memo­ria his­tó­ri­ca es lucha de cla­ses, la que ejer­ce­mos cuan­do nos quie­ren inun­dar con la mier­da del petró­leo de Soria y sus maria­chis de Rep­sol en Cana­rias, lucha de cla­ses con­tra los desahu­cios de sus vivien­das de miles de fami­lias cada mes en todo el esta­do espa­ñol, lucha de cla­ses cuan­do lucha­mos con­tra la pri­va­ti­za­ción de la sani­dad públi­ca, de nues­tra edu­ca­ción del pue­blo, cuan­do denun­cia­mos a la mafia sin­di­cal que come en la mesa de los corrup­tos reyes y minis­tros, lucha de cla­ses cuan­do sali­mos a las calles en unas “Mar­chas por la Dig­ni­dad”, para aca­bar de una puta vez con la putre­fac­ta ban­da que nos con­du­ce al abis­mo de la bar­ba­rie, la escla­vi­tud y el terror fas­cis­ta del capital.

La recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca no pue­de que­dar­se en una cul­ta expo­si­ción visi­ta­da por dere­chis­tas car­gos públi­cos, que fin­gen cara de inte­rés, cuan­do en reali­dad tie­nen las tri­pas revueltas.

Aho­ra lucha­mos, segui­mos alza­dos, com­ba­ti­mos como nues­tros muer­tos, esta­mos dis­pues­tos tam­bién a entre­gar nues­tras vidas por nues­tras ideas has­ta el final. Luchar por cons­truir el futu­ro y no solo por remo­ver tie­rras inun­da­das de san­gre. For­ta­le­cer la revo­lu­ción, el movi­mien­to insur­gen­te que des­en­mas­ca­re a esta gen­tu­za que piso­tea los dere­chos de millo­nes de trabajadores/​as.

Avan­zar hacia el inmi­nen­te día de la vic­to­ria, don­de revi­va el vien­to liber­ta­rio que sopló impo­nen­te en cada bru­tal fusi­la­mien­to, en cada revolucionario/​a arrojado/​a a los pozos y simas del terror hace más de 70 años.

¿Recu­pe­rar memo­ria? Sí, por supues­to, pero acu­san­do, des­en­mas­ca­ran­do, expul­san­do del poder a los here­de­ros de los ase­si­nos fran­quis­tas, los mis­mos que se inter­cam­bian el poder cada 4 años en la Espa­ña de las mara­vi­llas para ban­que­ros, ladro­nes, cobra­do­res de sobres marro­nes y otras mafias impunes.

Esa memo­ria colec­ti­va, revo­lu­cio­na­ria, demo­crá­ti­ca, que plan­ta­ron nuestros/​as abuelos/​as con su humil­de san­gre obre­ra, entre­gan­do sus vidas por nosotros/​as, en un ges­to de amor que no cabrá jamás en nin­gún libro de historia.

Su ejem­plo nos mar­ca el camino de lucha, el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio de un futu­ro de igual­dad y fra­ter­ni­dad entre los pue­blos de la tierra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.