Con los enemi­gos Si… ¿con los alia­dos no?- Par­ti­do Comu­nis­ta de Venezuela

BP_02172014_002Fra­ses, ideas y refe­ren­cias sobre la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca han esta­do muy pre­sen­tes en dis­cur­sos de diri­gen­tes del pro­ce­so duran­te los últi­mos años.

A par­tir de ahí, las pala­bras crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca las han incor­po­ra­do altos fun­cio­na­rios públi­cos a su voca­bu­la­rio, como si se tra­ta­se de un recien­te des­cu­bri­mien­to o crea­ción inno­va­do­ra del “socia­lis­mo del siglo XXI”.

Es fun­da­men­tal rei­vin­di­car –espe­cial­men­te en estos momen­tos en que se pre­ten­de invi­si­bi­li­zar expe­rien­cias y apor­tes del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano e inter­na­cio­nal des­de mucho antes de 1999 – , que la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca es un con­cep­to indi­so­lu­ble, como lo plan­teó V.I. Lenin en los prin­ci­pios del Par­ti­do de Nue­vo Tipo, don­de no pue­de ir la una sin la otra, y que cons­ti­tu­ye un pro­ce­so dia­léc­ti­co de retroalimentación.

Ade­más, las y los comu­nis­tas enten­de­mos que la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca no se cum­ple inte­gral­men­te por el solo hecho de seña­lar un pro­ble­ma, error o defi­cien­cia, o de dar­se gol­pes de pecho lamen­tan­do algo que se hizo o se dejó de hacer.

La crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca tie­ne una diná­mi­ca estre­cha­men­te vin­cu­la­da a lo que se cono­ce como vigi­lan­cia revo­lu­cio­na­ria, median­te la que todos los com­po­nen­tes –per­so­nas, miem­bros, orga­ni­za­cio­nes, ins­tan­cias u orga­nis­mos– vin­cu­la­dos o intere­sa­dos en un obje­ti­vo común se revi­san, con­tro­lan y eva­lúan mutuamente.

La crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca no pue­de sepa­rar­se, por­que eso común­men­te lle­va a que la crí­ti­ca sea apli­ca­da de mane­ra uni­di­rec­cio­nal des­de una posi­ción de “admi­nis­tra­dor de la ver­dad supre­ma”, sin acep­tar nin­gún tipo de seña­la­mien­to, lo que lle­va a que, las más de las veces, la auto­crí­ti­ca se pro­duz­ca cuan­do la reali­dad –cono­ci­da por ya por muchos– es tan ava­sa­llan­te que no pue­de dejar de verse.

Enton­ces, la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca es una herra­mien­ta esen­cial­men­te revo­lu­cio­na­ria, por cuan­to debe cum­plir un ciclo que lle­ve a sol­ven­tar lo cri­ti­ca­do, sir­va de apren­di­za­je colec­ti­vo y uni­fi­que voluntades.

El pro­ce­so de la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca –en y entre orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les – , ideal­men­te, debe desa­rro­llar­se a tra­vés de espa­cios de deba­te, arti­cu­la­ción y cons­truc­ción colec­ti­va y uni­ta­ria de la polí­ti­ca a desarrollar.

Es así que la ausen­cia de estos espa­cios orgá­ni­cos sigue sien­do una de las mayo­res debi­li­da­des del pro­ce­so de cam­bios que se vive en Venezuela.

Y no pue­de pre­ten­der­se que la solu­ción a esta caren­cia sean las deno­mi­na­das “Con­fe­ren­cias de Paz”, que son, sin embar­go, una impor­tan­te ini­cia­ti­va del gobierno nacio­nal ante la acti­va­ción por par­te de la ultra­de­re­cha de sus núcleos fas­cis­tas. Pero, no son los espa­cios natu­ra­les en los que nos debe­mos encon­trar las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les que impul­sa­mos el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio para ana­li­zar y defi­nir –basa­dos en la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca– los linea­mien­tos, accio­nes y correc­ti­vos nece­sa­rios en la actual coyun­tu­ra y con miras a obje­ti­vos estratégicos.

Ade­más, quie­nes somos lla­ma­dos “los alia­dos”, ya tene­mos una déca­da y media de ante­ce­den­tes en los que han pre­do­mi­na­do la pre­po­ten­cia, el hege­mo­nis­mo, el uti­li­ta­ris­mo efec­tis­ta, las impo­si­cio­nes uni­la­te­ra­les y las arti­fi­cia­les una­ni­mi­da­des, sin valo­rar en su jus­ta medi­da los más varia­dos apor­tes que hemos hecho y que tene­mos para dar.

Mien­tras que –como ocu­rre hoy con las “Con­fe­ren­cias de Paz”– se pri­vi­le­gia la aten­ción, la coor­di­na­ción y la res­pues­ta con sec­to­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les que no com­par­ten los fun­da­men­ta­les enun­cia­dos del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, algu­nos de ellos, inclu­so, férreos enemi­gos de los prin­ci­pios anti­im­pe­ria­lis­tas y más del plan­tea­mien­to socialista.

Tene­mos el reto de gene­rar ins­tan­cias con obje­ti­vos y alcan­ces dife­ren­cia­dos, pudien­do ten­der puen­tes con sec­to­res de opo­si­ción no vin­cu­la­dos al gol­pis­mo, pero debien­do avan­zar en espa­cios orgá­ni­cos de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias para la cons­truc­ción colec­ti­va y uni­ta­ria de la política.

Fuen­te: Tri­bu­na Popu­lar Nº 234

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.