La polé­mi­ca sobre la Gue­rra Anti­fas­cis­ta Revo­lu­cio­na­ria de 1936−1939− Manuel Navarrete

Sólo reco­no­cien­do los méri­tos de quie­nes se han enfren­ta­do al capi­ta­lis­mo en nues­tro pasa­do podre­mos qui­tar­nos los com­ple­jos de enci­ma y sen­tar las bases para aca­bar con­quis­tan­do nues­tro futuro…

Intro­duc­ción

Al aco­me­ter los deba­tes his­tó­ri­cos, la pri­me­ra mar­ca dis­tin­ti­va de Red Roja debe ser el huir de las argu­men­ta­cio­nes sim­plis­tas que tien­den úni­ca­men­te a jus­ti­fi­car una tra­di­ción polí­ti­ca “de capi­lla” sobre las demás. Por ejem­plo, si se ponen a con­si­de­ra­ción las dia­tri­bas inter­nas de nues­tro ban­do en la Gue­rra Anti­fas­cis­ta Revo­lu­cio­na­ria, debe­mos huir de las admo­ni­cio­nes ten­den­cio­sas del esti­lo de “el POUM cons­pi­ró con el nazis­mo”, “el esta­li­nis­mo que­ría aplas­tar la revo­lu­ción”, etc. Afir­ma­cio­nes así no sola­men­te son fal­sas, care­cien­do de la más míni­ma base argu­men­tal, sino que impi­den que una orga­ni­za­ción pue­da ser cata­lo­ga­da de seria y que el deba­te se ele­ve has­ta un nivel aceptable.

Sin embar­go, par­tien­do de esta base, debe­mos decir igual­men­te que en nues­tra gue­rra popu­lar exis­tie­ron diver­gen­cias tác­ti­cas den­tro del pro­pio cam­po revo­lu­cio­na­rio ante las que tam­po­co pode­mos ser neu­tra­les; y de ellas se deri­van deba­tes que, como orga­ni­za­ción, no pode­mos rehuir, pues sería una con­ce­sión al opor­tu­nis­mo que, final­men­te, per­ju­di­ca­ría la cla­ri­fi­ca­ción polí­ti­ca nece­sa­ria aquí y ahora.

Un ejem­plo: como expon­dre­mos más ade­lan­te, es natu­ral que quien no es capaz de dis­tin­guir los acto­res en una gue­rra entre el fas­cis­mo inter­na­cio­nal y el Fren­te Popu­lar, inven­tán­do­se un supues­to “ter­cer ban­do revo­lu­cio­na­rio”, tam­po­co sepa dis­tin­guir los acto­res en una gue­rra entre el impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal y la Libia de Gada­fi, sacán­do­se de la man­ga asi­mis­mo un “ter­cer ban­do”, no por revo­lu­cio­na­rio menos insig­ni­fi­can­te ante los desa­rro­llos y cau­ces reales del con­flic­to. La correc­ta jerar­qui­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes en base a las ense­ñan­zas del mar­xis­mo, aho­ra como en 1936, es un aspec­to fun­da­men­tal de la línea polí­ti­ca de cual­quier orga­ni­za­ción que aspi­re a ser revo­lu­cio­na­ria. Apren­der del pasa­do es, pues, fun­da­men­tal para no equi­vo­car­se en la actua­li­dad; y no exis­te casua­li­dad algu­na en el hecho de que quie­nes carac­te­ri­za­ron mal el pasa­do tam­bién carac­te­ri­cen mal el presente.

Así pues, al no ser los deba­tes his­tó­ri­cos algo bala­dí, ni la memo­ria his­tó­ri­ca algo que pue­da “olvi­dar­se” o apar­car­se sin más, en Red Roja debe­mos con­ju­gar la nece­sa­ria uni­dad inter­na en torno a nues­tro tri­ple cri­te­rio polí­ti­co (váli­do para desa­rro­llar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que nos ha toca­do vivir), con la cana­li­za­ción de los igual­men­te nece­sa­rios deba­tes his­tó­ri­cos e ideo­ló­gi­cos que tam­bién vier­ten impor­tan­tes ense­ñan­zas úti­les para la actua­li­dad. Ense­ñan­zas que, más tem­prano que tar­de, las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas nos exi­gi­rán haber asi­mi­la­do; pero cuyo pla­zo de reso­lu­ción pue­de gozar en cam­bio de una ampli­tud rela­ti­va­men­te mayor.

La carac­te­ri­za­ción de la contienda

El deba­te sobre la Gue­rra Anti­fas­cis­ta Revo­lu­cio­na­ria de 1936 – 1939 se ha enma­ra­ña­do habi­tual­men­te en la fal­sa dia­tri­ba entre “ganar la gue­rra” o “hacer la revo­lu­ción”. Pero, evi­den­te­men­te, un deba­te así plan­tea­do es fal­so. La gue­rra era en sí mis­ma revo­lu­cio­na­ria y, ade­más, era nece­sa­rio ganar­la para poder edi­fi­car una socie­dad revolucionaria.

Pero, es más, tras la vic­to­ria elec­to­ral del Fren­te Popu­lar y el gol­pe de Esta­do fas­cis­ta, la repú­bli­ca se esta­ba trans­for­man­do a pasos agi­gan­ta­dos en una Repú­bli­ca Popu­lar: en la zona repu­bli­ca­na, la tie­rra esta­ba en manos de los cam­pe­si­nos y los terra­te­nien­tes habían hui­do; la indus­tria había sido casi com­ple­ta­men­te nacio­na­li­za­da y pues­ta al ser­vi­cio del esfuer­zo de gue­rra; la ban­ca había sido expro­pia­da y nacio­na­li­za­da; el ejér­ci­to de cas­ta había sido sus­ti­tui­do por el pue­blo en armas; las orga­ni­za­cio­nes de la oli­gar­quía habían sido ile­ga­li­za­das y expro­pia­das, inclu­yen­do a la todo­po­de­ro­sa Igle­sia Católica…

Así pues, la Repú­bli­ca del Fren­te Popu­lar, y par­ti­cu­lar­men­te la repú­bli­ca que se recons­tru­ye tras el gol­pe de Esta­do del 18 de julio, a dife­ren­cia de la Repú­bli­ca de 1931, no era ya una repú­bli­ca capi­ta­lis­ta, aun­que tam­po­co fue­ra una repú­bli­ca socia­lis­ta. Era, des­de lue­go, una repú­bli­ca popu­lar, anti­oli­gár­qui­ca, anti­mo­no­po­lis­ta, que había cum­pli­do las tareas de la pri­me­ra fase de la revo­lu­ción, el “pro­gra­ma de míni­mos” teo­ri­za­do en 1935 por el PCE; y era una repú­bli­ca que aho­ra se apres­ta­ba a pre­sen­tar una heroi­ca bata­lla con­tra el pode­ro­so y toda­vía invic­to fas­cis­mo euro­peo, como con­di­ción inelu­di­ble para ini­ciar la edi­fi­ca­ción socia­lis­ta y hacer reali­dad el pro­gra­ma de máximos.

Tras el asal­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra al Cuar­tel de la Mon­ta­ña, con el pue­blo arma­do has­ta los dien­tes y expro­pia­das las gran­des empre­sas, ¿cómo seguir con­si­de­rán­do­la sim­ple­men­te como una repú­bli­ca bur­gue­sa más? Era algo más, y así lo expre­só abier­ta­men­te Mun­do Obre­ro, que en el edi­to­rial del 26 de enero del 37 expli­ca­ba cla­ra­men­te que “nues­tra Repú­bli­ca no es la de 1931. Más deci­mos: no es tam­po­co la Repú­bli­ca inme­dia­ta­men­te ante­rior al 18 de julio de 1936”, pues la repú­bli­ca que ellos esta­ban defen­dien­do “no tie­ne nada que ver con la mal lla­ma­da demo­cra­cia de los paí­ses capi­ta­lis­tas”. Inclu­so el 23 de mar­zo de 1938, el PCE seguía pro­cla­man­do en el edi­to­rial de Mun­do Obre­ro: “el pue­blo espa­ñol no hace su revo­lu­ción al gus­to del capi­ta­lis­mo”, para aca­bar pro­cla­man­do que la revo­lu­ción “ven­ce­rá con la opo­si­ción al capi­ta­lis­mo, sin pac­tos ni mediadores”.

Más allá de las afir­ma­cio­nes apa­ci­gua­do­ras que, con inten­cio­nes polí­ti­cas, se hicie­ran en deter­mi­na­dos momen­tos de la gue­rra para pro­te­ger la plu­ra­li­dad del fren­te anti­fas­cis­ta que se había crea­do, ésta era la línea polí­ti­ca y la estra­te­gia del Par­ti­do Comu­nis­ta. Pero, como dijo José Díaz, “el Fren­te Popu­lar es la for­ma­ción polí­ti­ca que corres­pon­de a esta eta­pa de la revolución”.

Así lo com­pren­dió igual­men­te la tan denos­ta­da Unión Sovié­ti­ca de Sta­lin, que, a dife­ren­cia de las lla­ma­das “demo­cra­cias occi­den­ta­les”, cóm­pli­ces ver­gon­zan­tes del fas­cis­mo, fue el úni­co país que apo­yó leal­men­te a nues­tra repú­bli­ca revo­lu­cio­na­ria. Y así lo com­pren­die­ron tam­bién las masas tra­ba­ja­do­ras del Esta­do espa­ñol, que engro­sa­ron fer­vo­ro­sa­men­te las filas del PCE, UGT, CNT y otras orga­ni­za­cio­nes inte­gran­tes del Fren­te Popular.

Fue una mino­ría, bási­ca­men­te el peque­ño POUM y los auto­de­no­mi­na­dos “Ami­gos de Durru­ti” (un gru­púscu­lo bar­ce­lo­nés expul­sa­do de la CNT), la que no qui­so com­pren­der que una vic­to­ria del ban­do popu­lar ponía a la repú­bli­ca espa­ño­la en inme­jo­ra­bles con­di­cio­nes para ini­ciar la cons­truc­ción socialista.

El mito del “ter­cer campo”

Así se cons­tru­yó la idea de que “no había dos, sino tres ban­dos”: el fas­cis­mo, la repú­bli­ca “bur­gue­sa” y… el ban­do revo­lu­cio­na­rio. Evi­den­te­men­te, esto impli­ca­ba dos erro­res. Por un lado, se cali­fi­ca­ba de bur­gue­sa a una repú­bli­ca que ya no era tal cosa, pues como hemos dicho el pue­blo esta­ba en armas y la pro­pie­dad esta­ba fun­da­men­tal­men­te colec­ti­vi­za­da, por lo que podía hablar­se de una repú­bli­ca popu­lar y en trans­for­ma­ción (de igual modo que la Vene­zue­la actual, con su explo­sión de Poder Popu­lar, no pue­de ser cali­fi­ca­da sin más y de mane­ra sim­plis­ta como una “repú­bli­ca bur­gue­sa”). Por otro lado, tam­po­co se com­pren­día que, nor­mal­men­te (y ésta no era la excep­ción), en una gue­rra civil exis­ten dos ban­dos fun­da­men­ta­les, pues las fuer­zas his­tó­ri­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas y con posi­bi­li­da­des de vic­to­ria sólo pue­den estar aglutinadas.

Algo muy simi­lar –lo hemos ade­lan­ta­do- a cuan­do la LIT-Cuar­ta Inter­na­cio­nal se nega­ba a apo­yar a Hugo Chá­vez, o se nie­ga a apo­yar a su suce­sor Madu­ro, argu­men­tan­do que la V repú­bli­ca “no es más que una repú­bli­ca bur­gue­sa” y bus­can­do un inexis­ten­te “ter­cer ban­do” entre Chá­vez y la oli­gar­quía. O a cuan­do des­de dicho sec­tor, y otros aná­lo­gos, se bus­ca­ba un inexis­ten­te “ter­cer ban­do revo­lu­cio­na­rio” entre el impe­ria­lis­mo y Gada­fi, o entre el impe­ria­lis­mo y el gobierno sirio.

Si ese “ter­cer ban­do” no exis­te (o si, como suce­de más fre­cuen­te­men­te, exis­te pero sus fuer­zas son insig­ni­fi­can­tes en una situa­ción de gue­rra abier­ta), se corre el ries­go de carac­te­ri­zar mal a los con­ten­dien­tes y per­ju­di­car a la cau­sa popu­lar. Y lo que es apli­ca­ble para Libia, Siria o Vene­zue­la lo es tam­bién para nues­tra Gue­rra Anti­fas­cis­ta Revolucionaria.

El desa­rro­llo de las con­tra­dic­cio­nes históricas

Por ello, y tra­tan­do de com­pren­der ade­cua­da­men­te la cues­tión de las alian­zas duran­te las dis­tin­tas fases del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, en nues­tro docu­men­to “El espa­cio polí­ti­co e ideo­ló­gi­co de Red Roja”, apro­ba­do el el I Con­gre­so de Red Roja, decía­mos lo siguien­te: “Apos­ta­mos por un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te hacia una III Repú­bli­ca (o Repú­bli­cas) en línea his­tó­ri­ca con el Fren­te Popu­lar que dio la vic­to­ria elec­to­ral a las fuer­zas tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res el 16 de febre­ro de 1936”. En efec­to, Red Roja ha dado en la tecla pues es nece­sa­rio rei­vin­di­car el lega­do his­tó­ri­co del Fren­te Popu­lar y sus ense­ñan­zas históricas.

Hoy día tam­bién es nece­sa­ria una alian­za de las cla­ses popu­la­res para la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca-popu­lar (nece­sa­ria para sen­tar las bases de la revo­lu­ción socia­lis­ta); un refe­ren­te que, aco­me­tien­do la con­tra­dic­ción prin­ci­pal del momen­to (la que enfren­ta a las capas popu­la­res con el pago de la deu­da a la oli­gar­quía finan­cie­ra), supere la clá­si­ca doc­tri­na de “cla­se con­tra cla­se” pro­pia del “ter­cer perio­do” de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta. Curio­sa­men­te, los mis­mos que denos­tan la lógi­ca de este “ter­cer perio­do”, argu­men­tan­do que gra­cias a la des­unión con los socia­lis­tas fue posi­ble la vic­to­ria de Hitler en Ale­ma­nia, no extien­den esa ense­ñan­za al Esta­do espa­ñol de la épo­ca. Y cuan­do la IC rec­ti­fi­có su error e imple­men­tó la tác­ti­ca de Fren­te Popu­lar, com­pren­dien­do la nece­si­dad de uni­dad anti­fas­cis­ta para fre­nar al fas­cis­mo y, en nues­tro caso con­cre­to, a Fran­co, esos sec­to­res comen­za­ron a usar los mis­mos razo­na­mien­tos del odia­do “ter­cer perio­do”; razo­na­mien­tos que, de hecho, eran una cons­tan­te en el POUM.

La reali­dad es que, en nues­tra gue­rra (como en todas), sólo la vic­to­ria sobre el fas­cis­mo o sobre el inva­sor (bata­lla que, a des­pe­cho de las idea­li­za­cio­nes de Geor­ge Orwell, exi­gía dis­ci­pli­na, regu­la­ri­za­ción mili­tar y man­do úni­co) podía abrir la puer­ta a la trans­for­ma­ción socia­lis­ta de la socie­dad y las colec­ti­vi­za­cio­nes sub­si­guien­tes. Y para ello, por supues­to, todas las armas debían con­cen­trar­se en el fren­te, no en las “aven­tu­ras revo­lu­cio­na­rias” de la reta­guar­dia. Sólo el PCE com­pren­dió esto. Como sólo el PCE com­pren­dió que, tras la inva­sión de las tro­pas ita­lia­nas y ale­ma­nas, nues­tra gue­rra revo­lu­cio­na­ria adqui­ría reso­nan­cia inter­na­cio­nal y sólo una vic­to­ria popu­lar podía libe­rar al Esta­do espa­ñol de con­ver­tir­se en un Esta­do títe­re al ser­vi­cio del Eje fascista.

Pero abor­de­mos otro aspec­to cla­ve que, por puro inte­rés par­ti­dis­ta, sue­le pasar­se por alto. Se con­fun­de habi­tual­men­te nacio­na­li­za­ción con socia­li­za­ción, pero no son lo mis­mo. Una eco­no­mía de gue­rra sólo pue­de estar nacio­na­li­za­da (es decir, pues­ta en manos del Esta­do) y al ser­vi­cio del esfuer­zo de gue­rra. Así, duran­te la Gue­rra Civil Rusa (1918−1921), el lla­ma­do “comu­nis­mo de gue­rra” bol­che­vi­que nacio­na­li­zó la pro­duc­ción, ponién­do­la en manos del Esta­do (y no de los soviets bajo “con­trol obre­ro”, como había esta­do has­ta el 18); prohi­bió, ade­más, ter­mi­nan­te­men­te el comer­cio. Sólo años más tar­de, a par­tir de 1928, la tie­rra pudo ser, enton­ces sí, colec­ti­vi­za­da y comen­zó la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca. Pero es más: Ingla­te­rra, EE UU, Ita­lia, Japón y todas las poten­cias capi­ta­lis­tas nacio­na­li­za­ron tam­bién bue­na par­te de su eco­no­mía, y en con­cre­to la indus­tria, para hacer fren­te a la II Gue­rra Mun­dial. Lógi­ca­men­te, una gue­rra a vida o muer­te no es el momen­to ade­cua­do para bucó­li­cos expe­ri­men­tos de “socia­li­za­ción auto­ges­tio­na­ria” auto­su­fi­cien­te en la reta­guar­dia; expe­ri­men­tos, por lo demás, fáci­les cuan­do los “seño­ri­tos” habían hui­do a la otra zona.

Mao lo com­pren­dió igual­men­te a la per­fec­ción cuan­do teo­ri­zó la nece­si­dad de dife­ren­ciar en cada perio­do la con­tra­dic­ción prin­ci­pal de las secun­da­rias, es decir, de las que pue­den “apla­zar­se”. Cuan­do el impe­ria­lis­mo japo­nés inva­dió Chi­na, la con­tra­dic­ción prin­ci­pal, que impe­día el desa­rro­llo com­ple­to de cual­quier otra lucha (inclui­da la de cla­ses), era la bru­tal ocu­pa­ción mili­tar japo­ne­sa. En con­se­cuen­cia, los comu­nis­tas se unie­ron al Kuo­min­tang bur­gués para expul­sar al inva­sor. Aun­que el Kuo­min­tang los trai­cio­nó en diver­sas oca­sio­nes, sin su con­cur­so no habría sido posi­ble expul­sar a las tro­pas nipo­nas. Más tar­de, una vez expul­sa­dos los inva­so­res, la con­tra­dic­ción prin­ci­pal vol­vió a ser la que enfren­ta­ba a los comu­nis­tas con el Kuo­min­tang. Se batie­ron, pues, en una gue­rra civil y, en 1949, los comu­nis­tas toma­ron el poder, ini­cián­do­se en Chi­na la edi­fi­ca­ción socialista.

Fidel Cas­tro, en Cuba, no hizo su revo­lu­ción en nom­bre del socia­lis­mo, sino que pro­cla­mó el carác­ter socia­lis­ta de dicha revo­lu­ción… en 1961. Es decir, más de dos años des­pués de fina­li­za­da la gue­rra popu­lar y revo­lu­cio­na­ria. Igual­men­te, no nacio­na­li­zó la Uni­ted Fruit Com­pany en 1956, tras des­en­ca­de­nar la gue­rra de gue­rri­llas, sino en 1960, más de un año des­pués de la derro­ta del ejér­ci­to oponente.

Todos estos ejem­plos sólo sir­ven para ilus­trar una tesis, por lo demás, obvia: el “canon Ken Loach”, según el cual la revo­lu­ción, la cons­truc­ción socia­lis­ta, la pues­ta de los medios de pro­duc­ción en manos de los mis­mos pro­duc­to­res (en una pala­bra: la socia­li­za­ción), debe hacer­se des­de el pri­mer día o duran­te la pro­pia gue­rra popu­lar revo­lu­cio­na­ria, es his­tó­ri­ca­men­te falaz. La gue­rra revo­lu­cio­na­ria se deci­de ante todo en los fren­tes, en sacri­fi­cios enor­mes, ganan­do bata­llas con­tra la oli­gar­quía arma­da, no en una aldea feliz de Ara­gón como la retra­ta­da en Tie­rra y Liber­tad. Afor­tu­na­da­men­te, en la her­mo­sa pelí­cu­la La can­ción de Car­la, Loach fue incohe­ren­te y no denun­ció a los san­di­nis­tas por el mis­mo motivo.

¿Revo­lu­ción en la reta­guar­dia de la revolución?

Insis­ta­mos, pues, en una idea cla­ve: es absur­do pen­sar que una revo­lu­ción aco­sa­da por una tro­pa fas­cis­ta inter­na­cio­nal pue­de com­ple­tar­se “en la reta­guar­dia”, espo­lea­da por la colec­ti­vi­za­ción de algu­nos terre­nos (colec­ti­vi­za­ción, como ya seña­la­mos, bas­tan­te fácil cuan­do los pro­pie­ta­rios han hui­do a la zona fas­cis­ta, o están solos o en minoría).

¿Qué sig­ni­fi­ca­ba en aque­llas cir­cuns­tan­cias hacer la revo­lu­ción en la reta­guar­dia? ¿Que el gobierno del Fren­te Popu­lar, que toda­vía se batía a vida o muer­te, debía caer? Seme­jan­te idea sólo pue­de ser con­se­cuen­cia de una erró­nea carac­te­ri­za­ción de la con­tien­da, pues sólo sería com­pren­si­ble si la gue­rra se carac­te­ri­za­ra como una “gue­rra inter­im­pe­ria­lis­ta” en la que debías desear la derro­ta de “tu” bando.

Hay que recor­dar que el POUM lle­gó a des­mo­vi­li­zar a tro­pas del fren­te de Ara­gón (el bata­llón 29) para lle­var­las a la reta­guar­dia a “hacer su revo­lu­ción” duran­te los Hechos de Mayo de 1937 en Bar­ce­lo­na. Inclu­so (recor­de­mos: en mitad de una gue­rra) decre­ta­ron… la Huel­ga Gene­ral (que, por supues­to, fue un fra­ca­so). Todo esto debe ser recha­za­do y cri­ti­ca­do como un gra­ví­si­mo error tác­ti­co, lleno de aven­tu­re­ris­mo, de sec­ta­ris­mo y de incom­pren­sión de las prio­ri­da­des, pues no está­ba­mos ante una gue­rra inter­im­pe­ria­lis­ta, entre dos ban­dos igual­men­te abyec­tos, sino ante una gue­rra popu­lar y revo­lu­cio­na­ria. Así lo han com­pren­di­do los más impor­tan­tes his­to­ria­do­res mar­xis­tas sobre el perio­do, como Manuel Tuñón de Lara, Pie­rre Vilar, Ferrán Galle­go; e inclu­so auto­res no mar­xis­tas pero sim­pa­ti­zan­tes de la cau­sa repu­bli­ca­na y popu­lar, como Her­bert R. South­worth, Ángel Viñas, Fer­nan­do Her­nán­dez Sán­chez… Aun­que natu­ral­men­te no lo haya enten­di­do así el his­to­ria­dor y mili­tan­te trots­kis­ta Pie­rre Broué.

Hay más: los pro­pios diri­gen­tes prin­ci­pa­les de la CNT de la épo­ca (Fede­ri­ca Mon­tseny, Gar­cía Oli­ver, Joan Pei­ró) fue­ron los pri­me­ros en con­de­nar esta insu­rrec­ción en la reta­guar­dia y en pedir que se reti­ra­ran las barri­ca­das para no rom­per la uni­dad anti­fas­cis­ta. En reali­dad, la acti­tud de los suble­va­dos en mayo del 37 no era muy dife­ren­te a la de los mari­nos de Krons­tadt que, en 1921, se rebe­la­ron con­tra los bol­che­vi­ques y su “capi­ta­lis­mo de Esta­do”, sien­do aplas­ta­dos por… Trotsky. Ese mis­mo año Lenin, sin el menor com­ple­jo, defen­día la reti­ra­da tác­ti­ca tem­po­ral que supu­so la NEP.

Tras tan­ta tin­ta derra­ma­da sobre los Hechos de Mayo, se inten­tan con­fun­dir los hechos con dema­sia­da fre­cuen­cia. Se ocul­tan reali­da­des como que la CNT sólo apo­yó par­cial­men­te los hechos en las pri­me­ras horas, y que su apo­yo tenía razo­nes com­ple­ta­men­te dife­ren­tes a las del POUM. La CNT for­ma­ba par­te des­ta­ca­da del gobierno de la Gene­ra­li­tat y era explí­ci­ta­men­te par­ti­da­ria de un gobierno de fren­te popu­lar con el PSUC y ERC. Sin embar­go, tenía una visión “frag­men­ta­ria” del poder, y en mayo aspi­ra­ba sim­ple­men­te a ense­ñar múscu­lo para que el sin­di­ca­to man­tu­vie­ra las cuo­tas de poder y las posi­cio­nes adqui­ri­das en las calles de Bar­ce­lo­na tras el alza­mien­to fas­cis­ta. Este sin­di­ca­to jamás tuvo una alian­za con el POUM y, de hecho, con­tes­tó con una nega­ti­va fron­tal ante la idea pou­mis­ta de con­for­mar un blo­que “revo­lu­cio­na­rio” al mar­gen y con­tra el Fren­te Popu­lar. En suma, la CNT com­pren­día a la per­fec­ción lo que en Espa­ña com­pren­die­ron todos excep­to los pou­mis­tas: que la con­tra­rre­vo­lu­ción espa­ño­la (y tam­bién cata­la­na) de la gue­rra civil era… el fascismo.

Has­ta Joa­quín Mau­rín, el pri­mer secre­ta­rio gene­ral del POUM, aca­bó refle­xio­nan­do en los siguien­tes tér­mi­nos: “El eje­cu­ti­vo del POUM no com­pren­dió nun­ca que lo pri­me­ro era ganar la gue­rra. Ante­pu­so la revo­lu­ción a la gue­rra, y per­dió la gue­rra, la revo­lu­ción y se per­dió a sí mis­mo. Lo que Engels dijo de los anar­quis­tas espa­ño­les en 1873, es decir, que actua­ron como no debían haber actua­do, pue­de decir­se apro­xi­ma­da­men­te del POUM en 1936−1937”.

El home­na­je ins­ti­tu­cio­nal a Nin

Así pues, líneas de aná­li­sis polí­ti­cos tan ale­ja­das de la reali­dad debe­rían haber que­da­do supe­ra­das hace muchí­si­mos años. Y, a nivel gene­ral, así es. Sin embar­go, en cier­tos ámbi­tos este enfo­que sigue sien­do un dog­ma incuestionable.

Los mis­mos ámbi­tos don­de ‑y todos lo hemos vis­to- se con­ti­núan ala­ban­do y reco­men­dan­do libros como El Gran camu­fla­je de Bur­nett Bollo­ten, a pesar de la deri­va polí­ti­ca del autor, de sus pro­gre­si­vas sim­pa­tías fran­quis­tas y de ser un libro admi­ra­do por Fra­ga, que lo pro­lo­gó y publi­có en 1961 (cuan­do en Espa­ña no podía publi­car­se nada excep­to ala­ban­zas a la “cru­za­da”), aun­que pos­te­rior­men­te, ya tras los Pac­tos de la Mon­cloa y la recon­ver­sión del régi­men abier­ta­men­te fas­cis­ta en régi­men de con­tra­rre­vo­lu­ción pre­ven­ti­va, el volu­men fue­ra edi­ta­do con un títu­lo menos pro­pio de la Gue­rra Fría (menos insis­ten­te en eso de los “rojos camu­fla­dos”) y más del gus­to de algu­nos sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía nos­tál­gi­ca: La gue­rra civil espa­ño­la: revo­lu­ción y contrarrevolución.

Habla­mos de los mis­mos ámbi­tos don­de se glo­sa este libro por el mero hecho de que some­te a los comu­nis­tas a durí­si­mas, casi obse­si­vas crí­ti­cas, fru­to de la rela­ción de Bollo­ten con Gor­kin, anti­guo diri­gen­te del POUM que aca­bó mili­tan­do en el PSOE y tra­ba­jan­do para el “Con­gre­so por la Liber­tad de la Cul­tu­ra”, orga­ni­za­ción pro­mo­vi­da y finan­cia­da por la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se. En algu­nos de sus últi­mos tra­ba­jos, James Petras nos ha pre­ve­ni­do con­tra lo que se ocul­ta tras estos “pro­fe­sio­na­les del anti­es­ta­li­nis­mo” (tras esta “OTAN cul­tu­ral”, como la deno­mi­na Petras).

Es en los mis­mos ámbi­tos en los que se defien­de a Gor­kin y a Bollo­ten don­de se defien­de tam­bién el home­na­je ins­ti­tu­cio­nal a Andreu Nin cele­bra­do en el Par­la­ment de Cata­lun­ya en junio de 2013, con la cola­bo­ra­ción de orga­ni­za­cio­nes nece­sa­rias para el capi­ta­lis­mo como CiU, ERC, PSC, CC OO, UGT… Pero en ese bochor­no­so home­na­je tam­bién tuvie­ron voz varias orga­ni­za­cio­nes trots­kis­tas como En Lucha o Izquier­da Anticapitalista.

Vien­do el desa­rro­llo del acto del Par­la­ment, las inter­ven­cio­nes cen­tra­das en ata­car a los comu­nis­tas, a la Unión Sovié­ti­ca, a Sta­lin, vale pre­gun­tar­se por qué se home­na­jea a Nin. Efec­ti­va­men­te, el ase­si­na­to de Nin (dete­ni­do el 16 de junio del 37) por par­te de los comu­nis­tas fue un acto inex­cu­sa­ble, pero no más que el ase­si­na­to pre­vio (el 5 de mayo) de Anto­nio Sesé, diri­gen­te del PSUC y secre­ta­rio gene­ral de la UGT cata­la­na, por par­te de los anar­quis­tas duran­te los Hechos de Mayo del 37. O no más que el ase­si­na­to del mili­tan­te del PSUC Rol­dán Vidie­lla, secre­ta­rio del Minis­te­rio de Tra­ba­jo de la Gene­ra­li­tat, el 25 de abril. Por no hablar del pos­te­rior plan frus­tra­do de mili­tan­tes pou­mis­tas para ase­si­nar a Negrín y Álva­rez del Vayo. Con todo, son sólo ejem­plos de entre los muchos que podrían ponerse.

La mani­pu­la­ción sobre los Hechos de Mayo, las inju­rias con­tra el POUM (apro­ve­chan­do el famo­so tele­gra­ma del emba­ja­dor Fau­pel al gobierno ale­mán) fue­ron lamen­ta­bles. Pero igual­men­te lo fue­ron las calum­nias con­tra el PCE y el PSUC. Algu­nos ejem­plos: un pleno de la AIT cele­bra­do en París el 11 de junio de 1937 habló del “plan con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio” del PCE y la URSS para “ser­vir a los intere­ses capi­ta­lis­tas anglo-fran­co-nor­te­ame­ri­ca­nos”. Abad de San­ti­llán y Gar­cía Oli­ver tam­bién se suma­ron a la idea de una “cons­pi­ra­ción sovié­ti­ca” para des­atar los Hechos de Mayo. Pelai Pagés apo­yó la idea, pero aña­dió entre los cons­pi­ra­do­res a “ele­men­tos dudo­sos de la extre­ma dere­cha cata­la­na”. El diri­gen­te del POUM Wil­de­bal­do Solano habló de una “cons­pi­ra­ción esta­li­nis­ta” para “cons­truir una demo­cra­cia popu­lar” en Espa­ña y “abrir las puer­tas a Fran­co”, lo que apar­te de una calum­nia es… una con­tra­dic­ción. ¿Por qué siem­pre se habla de las calum­nias con­tra el POUM y nun­ca de las calum­nias del POUM y los anar­quis­tas con­tra el PCE y el PSUC (e inclu­so de algu­nos anar­quis­ta con­tra… la pro­pia CNT “con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria”)?

Y es que, muy a dis­gus­to del vic­ti­mis­mo habi­tual, como hemos vis­to no todas las balas ni todas las acu­sa­cio­nes dis­pa­ra­ron hacia el POUM. Aho­ra bien, ¿quién, y con qué fin, esco­ge los temas sobre los que debe hablar­se, los hechos que deben “home­na­jear­se” y los crí­me­nes sobre los que debe “pedir­se perdón”?

Una últi­ma refle­xión: noso­tros admi­ra­mos a José Díaz, pero recha­za­ría­mos como una per­ver­sión un home­na­je a José Díaz en el Par­la­men­to de Anda­lu­cía que vinie­ra ava­la­do y pre­si­di­do por el PSOE, el PP y los sin­di­ca­tos del régi­men y que fue­ra apro­ve­cha­do para ata­car la obra de la cons­truc­ción socia­lis­ta. De hecho, las orga­ni­za­cio­nes sim­pa­ti­zan­tes de Nin que se pres­ta­ron a par­ti­ci­par en esto tenían otra opción: recha­zar, des­de una posi­ción revo­lu­cio­na­ria, el acto, argu­yen­do por ejem­plo que “no hacía jus­ti­cia a la figu­ra his­tó­ri­ca” del diri­gen­te del POUM. Por des­gra­cia su posi­ción fue bien diferente.

Memo­ria his­tó­ri­ca para con­quis­tar el futuro

Des­de Red Roja, en cam­bio, nos nega­mos a caer en las tram­pas del régi­men. Como decía­mos en “El espa­cio polí­ti­co e ideo­ló­gi­co de Red Roja”, “en tiem­pos de pro­fun­da cri­sis sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo y gra­ví­si­mas agre­sio­nes a los pue­blos, más que nun­ca debe­mos rei­vin­di­car con orgu­llo la his­to­ria revo­lu­cio­na­ria, así como debe­mos reco­no­cer, cri­ti­car y supe­rar los erro­res, de nues­tro movi­mien­to comu­nis­ta. Y ello a dis­tin­tos nive­les: pri­me­ra­men­te, por los inne­ga­bles logros socia­les alcan­za­dos por aque­llos paí­ses que a lo lar­go del siglo XX opta­ron por la edi­fi­ca­ción de una socie­dad socia­lis­ta. Pero tam­bién por nues­tros ejem­plos de orga­ni­za­ción y de crea­ción de Poder Popu­lar, sin com­pa­ra­ción posi­ble con otras corrien­tes ideo­ló­gi­cas que se han dado en el movi­mien­to obrero”.

Sólo reco­no­cien­do los méri­tos de quie­nes se han enfren­ta­do al capi­ta­lis­mo en nues­tro pasa­do podre­mos qui­tar­nos los com­ple­jos de enci­ma y sen­tar las bases para aca­bar con­quis­tan­do nues­tro futu­ro. En este sen­ti­do, y por una cues­tión de memo­ria his­tó­ri­ca revo­lu­cio­na­ria, debe­mos rei­vin­di­car la actua­ción de los comu­nis­tas (nati­vos y extran­je­ros) duran­te la Gue­rra Anti­fas­cis­ta Revo­lu­cio­na­ria de 1936 – 1939, las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les, el Quin­to Regi­mien­to, la defen­sa de Madrid… Pues no sólo su acti­tud fue heroi­ca, sino que su línea polí­ti­ca fue correc­ta en lo fun­da­men­tal, aun­que se come­tie­ran algu­nos errores.

Nues­tra gue­rra popu­lar fue nues­tra revo­lu­ción, pues en aquel enton­ces la lucha con­tra el fas­cis­mo era tam­bién la cons­truc­ción de un mun­do nue­vo. Así lo han expre­sa­do inclu­so auto­res aje­nos al mar­xis­mo, como Paul Pres­ton, que com­pa­ró este pro­ce­so de libe­ra­ción e ins­truc­ción popu­lar, esta épo­ca de mejo­ra­mien­to de la vida de los des­he­re­da­dos que des­ató la ira arma­da de los pode­ro­sos, con otros pro­ce­sos vivi­dos pos­te­rior­men­te en Chi­le, Cuba o Nica­ra­gua. Aun con todos los erro­res que pue­dan bus­car­se en todos estos pro­ce­sos revolucionarios…

Noso­tros no rei­vin­di­ca­re­mos en otros pue­blos deter­mi­na­dos pro­ce­sos, para lue­go mirar­los con des­dén en el espe­jo de nues­tra pro­pia his­to­ria. Y esta rei­vin­di­ca­ción es inex­cu­sa­ble, pues, por más que lo ocul­ten los pan­fle­tos de los medios de comu­ni­ca­ción, los comu­nis­tas fue­ron pro­ta­go­nis­tas des­ta­ca­dos de una de las resis­ten­cias anti­fas­cis­tas más heroi­cas de todos los tiempos.

No pedi­re­mos per­dón por ello.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *