Ucra­nia: cen­tro de la lucha por el poder glo­bal- Ley­de E. Rodrí­guez Hernández

Ucrania

La coyun­tu­ra polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal no pue­de ser más com­ple­ja para la com­pren­sión de los fenó­me­nos y los pro­ce­sos de las rela­cio­nes internacionales.

A la opi­nión públi­ca mun­dial, con­mo­cio­na­da por los recien­tes suce­sos inter­nos en Siria, Vene­zue­la y Ucra­nia, le resul­ta difí­cil cla­si­fi­car y con­cep­tua­li­zar la ola de mani­fes­ta­cio­nes extre­mis­tas y neo­fas­cis­tas que des­es­ta­bi­li­zan nacio­nes y regio­nes ente­ras, ten­san­do el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma inter­na­cio­nal en su conjunto.

Para muchos se tra­ta de una nue­va “gue­rra fría”, que nun­ca con­clu­yó entre el Este y el Oes­te, aun­que la diplo­ma­cia rusa se empe­ñe en con­si­de­rar –des­de hace más de dos déca­das– como socios a los repre­sen­tan­tes de los Esta­dos Uni­dos y de la Unión Euro­pea, quie­nes enfras­ca­dos en una des­car­na­da lucha geo­po­lí­ti­ca glo­bal, ver­da­de­ro cul­to al poli­tó­lo­go ger­mano-esta­dou­ni­den­se Hans J. Mor­genthau, fun­da­dor del moderno “rea­lis­mo polí­ti­co”, basa­da en la con­cep­ción de que la polí­ti­ca inter­na­cio­nal es una per­ma­nen­te lucha por el poder, sin limi­ta­cio­nes de carác­ter moral en el accio­nar de una poten­cia en el esce­na­rio internacional.

En el pen­sa­mien­to de Mor­genthau, si una nación bus­ca incre­men­tar el poder, por medio de un cam­bio de la dis­tri­bu­ción de fuer­zas inter­na­cio­na­les, enton­ces prac­ti­ca una polí­ti­ca impe­ria­lis­ta. En esta filo­so­fía se cir­cuns­cri­be la natu­ra­le­za agre­si­va y mili­ta­ris­ta de la coa­li­ción nor­te-oes­te lide­ra­da por los Esta­dos Uni­dos, en una épo­ca mar­ca­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta, que se hace sis­té­mi­ca, y de una rever­de­ci­da “gue­rra fría” que, teñi­da de poder inte­li­gen­te, gene­ra sub­ver­sión, pro­pa­gan­da y des­in­for­ma­ción, lo que acen­túa el des­or­den y la incer­ti­dum­bre sobre las rela­cio­nes internacionales.

En el caso de Ucra­nia, exis­ten evi­den­tes ejem­plos que se corres­pon­den con la argu­men­ta­ción ante­rior: la par­ti­ci­pa­ción acti­va del gobierno de los Esta­dos Uni­dos y de sus alia­dos de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) en el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Vik­tor Yanu­kó­vich, por fuer­zas extre­mis­tas y neo­fas­cis­tas al ser­vi­cio de los cen­tros de poder nor­te-oes­te. En este sen­ti­do, el secre­ta­rio de Esta­do, John Kerry, reco­no­ció la par­ti­ci­pa­ción esta­dou­ni­den­se en las accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras e ile­ga­les al afir­mar que su polí­ti­ca está diri­gi­da a obte­ner que las exre­pú­bli­cas sovié­ti­cas se inte­gren al blo­que euro-esta­dou­ni­den­se aban­de­ra­do, según él, de las “aspi­ra­cio­nes de libertad”.

La inje­ren­cia nor­te-oes­te en la cri­sis polí­ti­ca inter­na ucra­nia­na adqui­rió mayor peli­gro­si­dad para la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal tras las ame­na­zas esta­dou­ni­den­ses de que incre­men­ta­rá la pre­sen­cia mili­tar en Euro­pa Orien­tal, con el for­ta­le­ci­mien­to de su avia­ción en Litua­nia y Polo­nia, mien­tras el des­truc­tor cohe­te­ril USS Trux­tun (DDG-103) fue avis­ta­do en un des­pla­za­mien­to de inti­mi­da­ción del mar Medi­te­rrá­neo al Negro, coin­ci­dien­do con el por­ta­avio­nes Geor­ge H.W. Bush que, des­de los pri­me­ros días de mar­zo, está ubi­ca­do en el puer­to tur­co de Ana­to­lia, con más de 80 avio­nes de com­ba­te a bordo.

Todo este des­pla­za­mien­to mili­ta­ris­ta, hacia el Este y has­ta las fron­te­ras mis­mas de Rusia, for­ma par­te del males­tar euro-esta­dou­ni­den­se con la nue­va Rusia que emer­ge de la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta tras la implo­sión de la Unión Sovié­ti­ca y la desin­te­gra­ción de su blo­que alia­do, sin olvi­dar que estos hechos cons­ti­tu­ye­ron la más gra­ve catás­tro­fe geo­po­lí­ti­ca del siglo XX, man­te­nien­do a Rusia debi­li­ta­da y ais­la­da del con­cier­to inter­na­cio­nal. Por con­si­guien­te, es inso­por­ta­ble para el eje nor­te-oes­te el regre­so de Rusia al cen­tro de la polí­ti­ca mun­dial con el logro de haber evi­ta­do –con el apo­yo de Chi­na– los inten­tos de una agre­sión mili­tar de los Esta­dos Uni­dos y la OTAN a Siria, y el desa­rro­llo de un pro­yec­to petro­le­ro en ese país que no casual­men­te inclu­ye a Irán.

Estas pre­ten­sio­nes de gran poten­cia por par­te de Rusia, ya anti­ci­pa­das en 2008 cuan­do recu­pe­ró las pro­vin­cias de Ose­tia del sur y Abja­sia que se habían decla­ra­do inde­pen­dien­tes, vuel­ven a mani­fes­tar­se aho­ra cuan­do su plan de incor­po­rar a Ucra­nia en una Unión Adua­ne­ra, bajo su lide­raz­go, cho­có con la inten­ción de los sec­to­res ucra­nia­nos favo­ra­bles a la subor­di­na­ción euro-esta­dou­ni­den­se y pro­mo­to­res del tra­ta­do de libre comer­cio con la Unión Euro­pea. Ya, en noviem­bre de 2013, el gobierno de Ucra­nia había deci­di­do no adhe­rir­se al tra­ta­do con la Unión Euro­pea, pues afec­ta­ría a la mayo­ría de la pobla­ción ucra­nia­na como mis­mo ha suce­di­do en Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal e Ita­lia, víc­ti­mas de los ajus­tes estruc­tu­ra­les del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y la Comi­sión Euro­pea. Todo esto des­ató una cri­sis polí­ti­ca y fuer­tes movi­li­za­cio­nes de masas que con­clu­yó con el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Yanu­kó­vich. El nue­vo gobierno gol­pis­ta de dere­cha y neo­fas­cis­ta orien­ta­do por los Esta­dos Uni­dos y las poten­cias euro­peas, abo­ga por la inte­gri­dad terri­to­rial y la fir­ma de un acuer­do con la Unión Euro­pea, mien­tras que el par­la­men­to de Cri­mea, la mayo­ría de su pobla­ción ruso-hablan­te, y las regio­nes orien­ta­les pro­mue­ven fusio­nar­se con Rusia.

Esta con­fron­ta­ción, entre los cen­tros de poder Nor­te-Oes­te y Rusia, está incen­ti­va­da por masi­vas mani­fes­ta­cio­nes de neo­fas­cis­tas y pro-rusos, res­pal­da­dos por los Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, por un lado, y Rusia, por el otro, exa­cer­ba las riva­li­da­des entre las poten­cias capi­ta­lis­tas y las posi­bi­li­da­des de una nue­va gue­rra en el vie­jo Con­ti­nen­te, que solo pare­ce disua­dir los enor­mes arse­na­les de armas nuclea­res en pose­sión de los prin­ci­pa­les acto­res invo­lu­cra­dos en el con­flic­to. Como posi­ción de fuer­za, el pre­si­den­te Putin, a tra­vés de Gaz­prom pudie­ra cor­tar el sumi­nis­tro de gas a los euro­peos occi­den­ta­les, pues Rusia pro­vee alre­de­dor del 30% del gas que Euro­pa con­su­me. Ade­más, Ucra­nia es el eje dis­tri­bui­dor para los dis­tin­tos gaso­duc­tos que trans­por­tan casi el 100% del gas que con­su­men Esto­nia, Litua­nia, Leto­nia, Bul­ga­ria, Sue­cia y Fin­lan­dia, algo más del 60% de la repú­bli­ca Che­ca, mien­tras que Bél­gi­ca, Ale­ma­nia, Polo­nia, Eslo­va­quia, Aus­tria, Hun­gría, Croa­cia, Eslo­ve­nia, Gre­cia y Ruma­nia reci­ben entre el 45% y el 60% de su con­su­mo y Holan­da, Fran­cia e Ita­lia entre 15% y 25%.

Por su par­te, el pre­si­den­te Oba­ma ha decla­ra­do que entre­ga­rá gas para suplir el fal­tan­te, aun­que no se sabe cómo se finan­cia­ría la ayu­da. Todo esto suce­de en un con­tex­to de pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y social en Euro­pa, y de deu­da bajo la pre­sión del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal. Dada la inse­gu­ri­dad en Ucra­nia, para los ciu­da­da­nos e intere­ses de Rusia, las tro­pas rusas ingre­sa­ron en Cri­mea, mien­tras que el gobierno pro­vi­sio­nal des­ple­ga­ba una fuer­za arma­da de 50000 sol­da­dos. El refe­rén­dum en Cri­mea, el domin­go 16 de mar­zo, deter­mi­nó por un 95% su incor­po­ra­ción, como una repú­bli­ca más, a la Fede­ra­ción de Rusia. Para la coa­li­ción euro-esta­dou­ni­den­se este refe­ren­do es un acto “ile­gal” e inacep­ta­ble que lle­vó, en ese sen­ti­do, a los Esta­dos Uni­dos a la pro­mo­ción de una ini­cia­ti­va en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU veta­da por Rusia, por­que esti­ma que los dere­chos de la igual­dad sobe­ra­na y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos no pue­den ser ignorados.

Está cla­ro que los intere­ses en jue­go no son úni­ca­men­te de polí­ti­ca inter­na en Ucra­nia, entre neo­fas­cis­tas y pro-rusos, sino que poseen un cala­do y una reper­cu­sión geo­es­tra­té­gi­ca mayor, pues cons­ti­tu­ye un con­flic­to polí­ti­co-diplo­má­ti­co direc­to entre los Esta­dos Uni­dos y Rusia, que deter­mi­na­rá la natu­ra­le­za de la rela­ción futu­ra entre Rusia y el con­jun­to de los alia­dos nor­te-oes­te. Los Esta­dos Uni­dos al ati­zar el con­flic­to y legi­ti­mar a las fuer­zas neo­fas­cis­tas con­tra Rusia, inten­ta com­pen­sar la nece­si­dad rusa de pro­te­ger y dar segu­ri­dad a sus intere­ses en terri­to­rio ucra­niano, para impul­sar así el cer­co de la otro­ra super­po­ten­cia ‑aho­ra en recuperación‑, median­te la expan­sión de la OTAN, ya lo ha hecho con la estra­te­gia de “defen­sa” anti­mi­sil euro­pea, que tan­to inco­mo­da a Rusia. Pero, al mis­mo tiem­po, el alcan­ce real de esta manio­bra nor­te-oes­te pare­ce­ría estar limi­ta­da por una serie de fac­to­res que hacen errá­ti­ca la gran estra­te­gia esta­dou­ni­den­se: la per­sis­ten­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca y social en la Unión Euro­pea, que no la con­vier­te en un para­dig­ma a seguir por las nacio­nes y pue­blos toda­vía fue­ra de la zona Euro y de la pro­pia inte­gra­ción, la acti­tud de Ale­ma­nia y otros paí­ses fuer­te­men­te depen­dien­tes del gas, el petró­leo y otros recur­sos natu­ra­les en manos de Rusia y Crimea.

Así las cosas, cuan­do Ucra­nia es visua­li­za­da como la pri­me­ra víc­ti­ma de una redi­vi­va “gue­rra fría”, val­dría la pena pre­gun­tar­nos: ¿Cuál será su evo­lu­ción futu­ra? ¿Ins­ta­la­rá los Esta­dos Uni­dos bases mili­ta­res con­tra Rusia en la región occi­den­tal de Ucra­nia? Sin áni­mos de dar res­pues­tas acer­ta­das: la divi­sión del terri­to­rio ucra­niano entre poten­cias, la inte­gra­ción inevi­ta­ble de la zona occi­den­tal al eje nor­te-oes­te o el incre­men­to de sus rela­cio­nes con la Unión Euro­pea, al tiem­po que man­tie­ne sus víncu­los con Rusia, en un difí­cil ejer­ci­cio de equi­li­bris­mo polí­ti­co, pudie­ran ser algu­nos de los esce­na­rios en rela­ción con esas inte­rro­gan­tes; pero, como en casi todos los pro­ce­sos de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal en el que par­ti­ci­pan múl­ti­ples acto­res de sig­ni­fi­ca­ti­vo peso e influen­cia polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y mili­tar, este con­flic­to, en torno a Cri­mea, pudie­ra ser de lar­ga dura­ción, como lo fue, para la Ale­ma­nia divi­di­da, la his­tó­ri­ca con­fron­ta­ción sim­bo­li­za­da en el “Muro de Ber­lín”, aquel icono de la “gue­rra fría” clá­si­ca entre los Esta­dos Uni­dos y la Unión Soviética.

Solo que aho­ra las ansias de poder y expan­sión glo­bal de los Esta­dos Uni­dos cho­can con la pro­ble­má­ti­ca de la rela­ti­va deca­den­cia de sus capa­ci­da­des tra­di­cio­na­les de domi­na­ción mun­dial, lo que con­vier­te más impre­vi­si­ble y peli­gro­sa su actua­ción inter­na­cio­nal fren­te al obje­ti­vo ine­quí­vo­co de Rusia y Chi­na de equi­pa­rar­se a los Esta­dos Uni­dos como super­po­ten­cias mun­dia­les en el hori­zon­te de la mul­ti­po­la­ri­dad del sis­te­ma inter­na­cio­nal del siglo XXI.

* Pro­fe­sor en el Ins­ti­tu­to Supe­rior de Rela­cio­nes inter­na­cio­na­les “Raúl Roa Garcia”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.