[Video y Fotos] Encuen­tro por el dere­cho al abor­to en Bilbo

Con la pro­pues­ta de ley del abor­to del PP, los dere­chos de las muje­res vol­ve­rán 30 años atrás.

Con la ley vigen­te, el emba­ra­zo se pue­de inte­rrum­pir has­ta la sema­na 14, y a par­tir de la sema­na 22 las posi­bi­li­da­des lega­les de inte­rrup­ción se redu­cen a pro­ble­mas de salud de la mujer o de la posi­ble cria­tu­ra. Sin embar­go, con la pro­pues­ta del PP los dere­chos de las muje­res son res­trin­gi­dos, que­dan­do su opi­nión en un segun­do plano; ya que, se posi­bi­li­ta el abor­to sola­men­te por pro­ble­mas de salud. Ade­más, esta pro­pues­ta com­pli­ca todo el pro­ce­so de irrup­ción del embarazo.

Esta refor­ma no va lograr aca­bar con el abor­to, pues las muje­res van a seguir prac­ti­cán­do­los. Con estas res­tric­cio­nes no se con­si­gue más que aumen­tar las dife­ren­cias de cla­se. Como ocu­rría en la déca­da de los 70, las muje­res más aco­mo­da­das se podrán per­mi­tir el ir a abor­tar al extran­je­ro; mien­tras que las que tie­nen menos recur­sos eco­nó­mi­cos se verán obli­ga­das a prac­ti­car abor­tos ile­ga­les, arries­gan­do así su salud.

Es evi­den­te que el gobierno de Rajoy está guia­do por patro­nes con­ser­va­do­res de la igle­sia cató­li­ca; basán­do­se en los dog­mas cris­tia­nos, impo­ne una lec­tu­ra retro­gra­da de la vida y de la moral. Pero, ¿no es el esta­do espa­ñol un esta­do laico?

Esta ley per­ju­di­ca gra­ve­men­te los dere­chos de las muje­res. El esta­do orde­na y man­da por enci­ma de las deci­sio­nes de las muje­res infan­ti­li­zán­do­las, como si ellas mis­mas no tuvie­ran capa­ci­dad deci­so­ria. Se prio­ri­zan los dere­chos de un feto por enci­ma de los dere­chos de las muje­res que los por­tan. De esta mane­ra, la mater­ni­dad se con­vier­te en una obli­ga­ción legislada.

Ante esto, no les vamos a dejar que nos qui­ten los dere­chos con­se­gui­dos con los años de lucha femi­nis­ta. Las ins­ti­tu­cio­nes no tie­nen legi­ti­mi­dad para legis­lar nues­tros cuer­pos. Noso­tras mis­mas somos due­ñas de nues­tros cuer­pos. Aun­que Gallar­dón y los suyos pon­gan en mar­cha la ley, no nos vamos a some­ter. Las muje­res vamos a seguir deci­dien­do sobre nues­tros cuer­pos. La igle­sia y el esta­do lo tie­nen cla­ro si pien­sa que nos van a qui­tar nues­tra agen­cia de decisión.
¿De quién es tu cuerpo?

Por­que nues­tros cuer­pos son nues­tros, ¡NO a la ley del aborto!
¡Sí a MI vida!manda por enci­ma de las deci­sio­nes de las muje­res infan­ti­li­zán­do­las, como si ellas mis­mas no tuvie­ran capa­ci­dad deci­so­ria. Se prio­ri­zan los dere­chos de un feto por enci­ma de los dere­chos de las muje­res que los por­tan. De esta mane­ra, la mater­ni­dad se con­vier­te en una obli­ga­ción legislada.

Ante esto, no les vamos a dejar que nos qui­ten los dere­chos con­se­gui­dos con los años de lucha femi­nis­ta. Las ins­ti­tu­cio­nes no tie­nen legi­ti­mi­dad para legis­lar nues­tros cuer­pos. Noso­tras mis­mas somos due­ñas de nues­tros cuer­pos. Aun­que Gallar­dón y los suyos pon­gan en mar­cha la ley, no nos vamos a some­ter. Las muje­res vamos a seguir deci­dien­do sobre nues­tros cuer­pos. La igle­sia y el esta­do lo tie­nen cla­ro si pien­sa que nos van a qui­tar nues­tra agen­cia de decisión.

¿De quién es tu cuerpo?
Por­que nues­tros cuer­pos son nues­tros, ¡NO a la ley del aborto!
¡Sí a MI vida!




Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *