Refle­xión y lucha- Izquier­da Castellana

El pro­ce­so de deba­te para una posi­ble, pero cada vez menos pro­ba­ble, arti­cu­la­ción de una “can­di­da­tu­ra rup­tu­ris­ta” a las pró­xi­mas elec­cio­nes euro­peas cuyo eje bási­co fue­ran las izquier­das sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas de los Pue­blos bajo juris­dic­ción del Esta­do espa­ñol, ha pues­to de mani­fies­to algu­nas con­cep­cio­nes de carác­ter tác­ti­co y/​o estra­té­gi­co que supo­nen un impor­tan­te han­di­cap no sólo para la arti­cu­la­ción de una can­di­da­tu­ra a las euro­peas, cues­tión rela­ti­va­men­te menor, sino para la cons­truc­ción de una alian­za polí­ti­ca y social que ten­ga autén­ti­ca capa­ci­dad, poten­cial real, de cons­ti­tuir­se en un ins­tru­men­to para el cam­bio de Régi­men. Es decir, de lle­var ade­lan­te un autén­ti­co pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio demo­crá­ti­co que incor­po­re el “Dere­cho a Deci­dir” y la “Jus­ti­cia Social”.

Estas con­cep­cio­nes erró­neas ‑y por tan­to per­ju­di­cia­les- no son nue­vas, pero su per­sis­ten­cia en coyun­tu­ras socia­les y polí­ti­cas de extre­ma gra­ve­dad como en las que vivi­mos gene­ran gra­ves per­jui­cios para el avan­ce del movi­mien­to popu­lar, difi­cul­tan sus expec­ta­ti­vas de éxi­to y por tan­to favo­re­cen la per­pe­tua­ción del actual Sis­te­ma de poder eco­nó­mi­co y político.

Una estra­te­gia trans­for­ma­do­ra en el ámbi­to de la polí­ti­ca, como en cual­quier otro ámbi­to, tie­ne que ajus­tar­se a las con­di­cio­nes reales y a sus poten­cia­li­da­des de cambio.

Hay que cono­cer en pro­fun­di­dad aque­llo que que­re­mos cam­biar, así como cons­truir las fuer­zas que nos per­mi­tan lle­var ade­lan­te, poten­cial­men­te, ese cambio.

Uno de los terre­nos en los que per­sis­ten impor­tan­tes pro­ble­mas con­cep­tua­les es en el de la cues­tión nacio­nal en el Esta­do español.

Algu­nas fuer­zas de las izquier­das sobe­ra­nis­tas o inde­pen­den­tis­tas defien­den que el Esta­do espa­ñol está com­pues­to por cua­tro nacio­nes: Eus­kal Herria, Cata­lu­ña – Paí­ses Cata­la­nes, Gali­cia y España.

En esta últi­ma “nación”, Espa­ña, esta­rían inclui­das Anda­lu­cía, Cana­rias, Ara­gón, Cas­ti­lla, Asturias…

No lle­ga­mos a com­pren­der cual es el sus­tra­to teó­ri­co-polí­tic, que con un míni­mo rigor cien­tí­fi­co da cober­tu­ra a tal cues­tión. La his­to­ria de los Pue­blos que tie­nen su ancla­je total o de una for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va en la penín­su­la Ibé­ri­ca no ofre­cen duda algu­na sobre su exis­ten­cia obje­ti­va y sub­je­ti­va, tal como es el caso de Cata­lu­ña, de Gali­cia o de Eus­kal Herria. Pero la his­to­ria tam­po­co ofre­ce duda algu­na sobre la exis­ten­cia de Cas­ti­lla, Ara­gón o Anda­lu­cía, por poner algu­nos ejemplos.

Lo que tam­po­co deja lugar a muchas dudas en la his­to­ria de la penín­su­la Ibé­ri­ca es de la inexis­ten­cia, polí­ti­ca­men­te hablan­do, de una nación espa­ño­la, has­ta que el blo­que domi­nan­te, deci­de impul­sar tal pro­yec­to nacio­nal-impe­rial, que tie­ne un hito deter­mi­nan­te con la lle­ga­da de los Bor­bo­nes a prin­ci­pios del Siglo XVIII y se refuer­za en el siglo XIX y XX a tra­vés de diver­sos con­flic­tos polí­ti­co- militares.

Cuan­do el blo­que domi­nan­te, ya espa­ñol, impul­sa su pro­yec­to nacio­nal de cla­se, Espa­ña, no lo está limi­tan­do des­de lue­go a los terri­to­rios mayo­ri­ta­ria­men­te cas­te­lla­no­ha­blan­tes, sino que por supues­to inclu­ye a los Paí­ses Cata­la­nes, Eus­kal Herria y Galicia.

Negar la iden­ti­dad nacio­nal a Cas­ti­lla o a cual­quier otro Pue­blo, des­de cual­quier movi­mien­to sobe­ra­nis­ta-pro­gre­sis­ta, no sólo es un error polí­ti­co de pri­mer orden, es tam­bién un pro­ble­ma ideo­ló­gi­co, por­que de algu­na mane­ra se está negan­do a otros Pue­blos los dere­chos que se exi­gen para el propio.

El mode­lo de cons­truc­ción del pro­yec­to –Esta­do nacio­nal espa­ñol- , es muy dife­ren­te al de la arti­cu­la­ción del Rei­no Uni­do de la Gran Bre­ta­ña, en el que si exis­te una nación cla­ra­men­te hege­mó­ni­ca en lo polí­ti­co y en lo eco­nó­mi­co, que es Ingla­te­rra. Cues­tión que por cier­to con­di­cio­na des­de el pun­to de vis­ta mate­rial la acti­tud del Rei­no Uni­do ante el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta en Esco­cia y la del Esta­do espa­ñol y el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta en Cata­lu­ña; tema que abor­da­re­mos en un pró­xi­mo artículo.

Sólo median­te la con­fluen­cia de las fuer­zas pro­gre­sis­tas de los diver­sos Pue­blos del Esta­do alre­de­dor de un pro­yec­to rup­tu­ris­ta, sobe­ra­nis­ta y por la jus­ti­cia social, abier­to ade­más a quien asu­ma ese pro­gra­ma, se podrá ven­cer al actual Régi­men; y por tan­to con­se­guir obje­ti­vos polí­ti­cos rele­van­tes para los diver­sos Pue­blos bajo juris­dic­ción del Esta­do, tal como es el Dere­cho a Decidir.


Izquier­da Castellana

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *