Pablo Hasél y Leo­pol­do María Pane­ro- Rafael Narbona

Siem­pre he pen­sa­do que el Valle de los Caí­dos es la for­ma más obs­ce­na de apo­lo­gía del terro­ris­mo, pues jus­ti­fi­ca y exal­ta un geno­ci­dio, humi­llan­do a sus incon­ta­bles víc­ti­mas. Sin embar­go, la putre­fac­ta Audien­cia Nacio­nal nun­ca se ha pro­nun­cia­do al res­pec­to. Indu­da­ble­men­te por­que es la pro­lon­ga­ción del Tri­bu­nal de Orden Públi­co y por­que man­tie­ne una estre­cha com­pli­ci­dad con las tor­tu­ras infli­gi­das por la Guar­dia Civil duran­te el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, una pirue­ta legal con­ce­bi­da para ampa­rar el secues­tro y for­mas de vio­len­cia tan abyec­tas como la bol­sa, las veja­cio­nes sexua­les, los simu­la­cros de eje­cu­ción, los gol­pes o la pri­va­ción de sue­ño. Afor­tu­na­da­men­te, el Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go ha con­de­na­do varias veces al Esta­do espa­ñol por no inves­ti­gar sufi­cien­te­men­te las denun­cias de tor­tu­ras y malos tra­tos. El caso más cono­ci­do es el de Martxe­lo Ota­men­di, direc­tor de Egun­ka­ria. Los agen­tes que le inte­rro­ga­ron se lo deja­ron muy cla­ro des­de el prin­ci­pio: “Esto es la Guar­dia Civil. Olví­da­te de tus dere­chos”. Era el año 2003.

Casi una déca­da des­pués no habían cam­bia­do mucho las cosas. Nacio­nes Uni­das con­si­de­ró “creí­ble y con­sis­ten­te” el tes­ti­mo­nio de Bea­triz Exte­ba­rria, vio­la­da anal y vagi­nal­men­te en la Direc­ción Gene­ral de la Guar­dia Civil en 2011. Tam­bién dic­ta­mi­nó que en 1996 María Atxa­bal y su hija habían sido tor­tu­ra­das en cala­bo­zos con­ti­guos para que ambas escu­cha­ran los gri­tos. Las tor­tu­ras no son inci­den­ta­les, sino sis­te­má­ti­cas. La Audien­cia Nacio­nal no mira hacia otro lado, sino que tole­ra y pro­mue­ve estos hechos. El pres­ti­gio­so foren­se Fran­cis­co Etxe­be­rria no ha duda­do en cali­fi­car a los jue­ces de “cóm­pli­ces y encubridores”.

El pasa­do 5 de mar­zo murió Leo­pol­do María Pane­ro, poe­ta mal­di­to e intem­pes­ti­vo. Recuer­do algu­nas de sus decla­ra­cio­nes: “ETA es la úni­ca y ver­da­de­ra opo­si­ción que hay con­tra el gobierno” […] “Yo soy un gran defen­sor de la lucha de ETA. Los de ETA son los hom­bres más valien­tes y hono­ra­bles de toda Espa­ña. Los de ETA no son ase­si­nos. […] Los ase­si­nos son los otros. Los de ETA son ateos y por eso están más cer­ca de la ver­dad”. ¿Por qué no se pro­ce­só a Leo­pol­do María Pane­ro? ¿Tal vez por­que se le con­si­de­ró inimpu­table a cau­sa de sus bro­tes psi­có­ti­cos? ¿O por­que se sobre­en­tien­de que los poe­tas no son dig­nos de ser toma­dos en serio? A pesar de sus deli­rios, Leo­pol­do María Pane­ro era una men­te pre­cla­ra, inci­si­va, hones­ta y demo­le­do­ra. ¿Por qué se juz­ga aho­ra a Pablo Hasél por mani­fes­tar opi­nio­nes pare­ci­das? Yo no soy uno de sus admi­ra­do­res. No sien­to nin­gún apre­cio por Sta­lin ni pien­so que haya que tala­drar el crá­neo de los trots­kis­tas con un pio­let. Sin embar­go, no creo que sus can­cio­nes cons­ti­tu­yan enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo, sino una legí­ti­ma expre­sión de rabia ‑tal vez algo infan­til- en una épo­ca don­de la pobre­za, el des­em­pleo, la malnu­tri­ción, los desahu­cios, la vio­len­cia poli­cial y la corrup­ción polí­ti­ca y empre­sa­rial se han con­ver­ti­do en algo ruti­na­rio y sis­te­má­ti­co. Des­de 2008, los más débi­les y vul­ne­ra­bles sufren los estra­gos de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad impues­tas por la Troi­ka. Los ban­cos han pro­vo­ca­do una pavo­ro­sa cri­sis con sus manio­bras espe­cu­la­ti­vas y han socia­li­za­do sus pér­di­das, dis­pa­ran­do la deu­da públi­ca y com­pro­me­tien­do el por­ve­nir de una socie­dad que ya no pue­de pro­tes­tar, sin ser apa­lea­da, mul­ta­da o encau­sa­da. Las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do apro­ve­chan la pre­sun­ción de vera­ci­dad para acu­sar fal­sa­men­te a los acti­vis­tas socia­les de aten­ta­do y resis­ten­cia con­tra la auto­ri­dad. Las imá­ge­nes que mues­tran su bru­ta­li­dad inun­dan las redes socia­les y los sitios web, cues­tio­nan­do el carác­ter demo­crá­ti­co del Esta­do espa­ñol y la ver­sión de los agentes.

El Par­ti­do Popu­lar ha empren­di­do la refor­ma del Códi­go Penal y ha ela­bo­ra­do una nue­va Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na para cri­mi­na­li­zar las pro­tes­tas socia­les y amor­da­zar a los des­con­ten­tos. No me pare­ce una exa­ge­ra­ción hablar de un macar­tis­mo a la espa­ño­la, don­de la “caza de bru­jas” se orien­ta fun­da­men­tal­men­te a los acti­vis­tas socia­les, pues la mayo­ría de los inte­lec­tua­les y artis­tas han pre­fe­ri­do ali­near­se con el poder, ham­brien­tos de pre­mios y hono­res ofi­cia­les. Sería una inge­nui­dad creer que un triun­fo elec­to­ral del PSOE, pio­ne­ro de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, cam­bia­ría esa ten­den­cia. Des­gra­cia­da­men­te, lzquier­da Uni­da y los gran­des sin­di­ca­tos (CCOO y UGT) han cha­po­tea­do en la mis­ma cié­na­ga, pri­va­ti­zan­do ser­vi­cios o enre­dán­do­se en tra­mas de corrup­ción, sin excluir una acti­tud de boi­cot con­tra los movi­mien­tos socia­les. Ante un pai­sa­je tan deso­la­dor, resul­ta com­pren­si­ble que Pablo Hasél o Alba Gon­zá­lez Cama­cho, una ado­les­cen­te de 21 años, con 5.000 segui­do­res en Twit­ter, for­mu­len fra­ses lapi­da­rias exi­gien­do la gui­llo­ti­na para los Bor­bo­nes o Mariano Rajoy. Con­tem­plar a los ilus­trí­si­mos magis­tra­dos de la Audien­cia Nacio­nal juz­gan­do a Pablo Hasél o Alba Gon­zá­lez pro­du­ce una repug­nan­cia infi­ni­ta. Me pre­gun­to si han leí­do Luces de bohe­mia, la genial obra de Ramón María del Valle-Inclán, que pide la ins­ta­la­ción de una gui­llo­ti­na eléc­tri­ca en la Puer­ta del Sol. En esa cum­bre del tea­tro espa­ñol, que duran­te mucho tiem­po fue lec­tu­ra obli­ga­to­ria en el anti­guo COU, los moder­nis­tas con cha­li­na y una pali­dez byro­nia­na gri­ta­ban una y otra vez “¡Mue­ra Mau­ra!” y Max Estre­lla, indis­cu­ti­ble auto­rre­tra­to de Valle-Inclán, cele­bra­ba el ase­si­na­to de los patro­nos en la Cata­lu­ña del inmun­do Mar­tí­nez Ani­do. De hecho, un pre­so anar­quis­ta que sue­ña con incen­diar Bar­ce­lo­na adquie­re el per­fil de un héroe trá­gi­co, un moderno Pro­me­teo que inten­ta libe­rar­se de sus cade­nas con ira y dina­mi­ta. La ley de fugas frus­tra­rá su anhe­lo de liber­tad, con­vir­tién­do­le en una víc­ti­ma más del terro­ris­mo de Esta­do. Pablo Hasél y Alba Gon­zá­lez son acu­sa­dos de enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo, pero Rodol­fo Mar­tín Villa, José Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co, alias Billy el Niño, o el ex capi­tán de la Guar­dia Civil y gol­pis­ta Jesús Muñe­cas son pro­te­gi­dos por la ley, pese a ser res­pon­sa­bles de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad y, en algu­nos casos, estar recla­ma­dos por la jus­ti­cia argen­ti­na, de acuer­do con el prin­ci­pio de juris­dic­ción universal.»

El Par­ti­do Popu­lar ha refor­ma­do la Ley Orgá­ni­ca del Poder Judi­cial (LOPJ) para fre­nar los pro­ce­sos con­tra ase­si­nos y geno­ci­das, ente­rran­do casos como el de José Couso, Car­me­lo Soria o Igna­cio Ella­cu­ría, tres ciu­da­da­nos espa­ño­les ase­si­na­dos –direc­ta o indi­rec­ta­men­te- por Esta­dos Uni­dos, una poten­cia que explo­ta su fuer­za mili­tar y eco­nó­mi­ca para orga­ni­zar gol­pes de esta­do (Gua­te­ma­la, Chi­le, Argen­ti­na, Repú­bli­ca de Con­go), diez­mar a la pobla­ción civil (Corea, Viet­nam, Irak, Afga­nis­tán) o des­es­ta­bi­li­zar nacio­nes (Siria, Libia, Vene­zue­la, Ucra­nia). Al mis­mo tiem­po, Eduar­do Torres Dul­ce, Fis­cal Gene­ral del Esta­do, ha orde­na­do reti­rar un recur­so en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal para impe­dir la inves­ti­ga­ción de los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. No son hechos ais­la­dos, sino pie­zas de una ambi­cio­sa estra­te­gia para con­tro­lar la jus­ti­cia y boi­co­tear cual­quier cau­sa a favor de los dere­chos huma­nos. En la mis­ma línea, Alber­to Ruiz-Gallar­dón, Minis­tro de Jus­ti­cia, ha con­cen­tra­do en un solo juez un poder des­co­mu­nal. Car­los Lemes se ha con­ver­ti­do simul­tá­nea­men­te en Pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo y del Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial. Sus pro­pios com­pa­ñe­ros le han acu­sa­do de “auto­ri­ta­rio, ale­vo­so e ilu­mi­na­do”. En cam­bio, los jue­ces que inten­tan pre­ser­var su inde­pen­den­cia sufren mez­qui­nas repre­sa­lias. Es el caso del magis­tra­do Elpi­dio José Sil­va, san­cio­na­do por ins­truir el caso Ble­sa e inves­ti­gar su rela­ción con la tra­ma Gür­tel. El bri­llan­te magis­tra­do se atre­vió a enviar a pri­sión a Miguel Ble­sa, ex pre­si­den­te de Caja Madrid. Ble­sa inter­cam­bió correos elec­tró­ni­cos con José María Aznar y Espe­ran­za Agui­rre, ejer­cien­do de inter­me­dia­rio del ex pre­si­den­te para nego­ciar con una empre­sa arma­men­tís­ti­ca la ven­ta de con­tra­tos en Libia, Arge­lia y Rusia. Bal­ta­sar Gar­zón, que no es san­to de mi devo­ción, pre­ten­dió juz­gar por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad a los gene­ra­les del fran­quis­mo, pero su ini­cia­ti­va le cos­tó el pues­to en la Audien­cia Nacio­nal, don­de se había mos­tra­do tan impla­ca­ble como Mar­las­ka, pro­lon­gan­do los perío­dos de inco­mu­ni­ca­ción para que la Guar­dia Civil pudie­ra tor­tu­rar con impu­ni­dad a los acu­sa­dos de terrorismo.

Pablo Hasél y Alba Gon­zá­lez han aca­ba­do en el ban­qui­llo, pero no creo que le suce­da lo mis­mo a José Utre­ra Moli­na, ex minis­tro del fran­quis­mo, sue­gro de Alber­to Ruiz-Gallar­dón y uno de los fir­man­tes de la sen­ten­cia de muer­te con­tra el joven anar­quis­ta Sal­va­dor Puig Antich. Utre­ra Moli­na nun­ca ha ocul­ta­do su pasión fas­cis­ta. “El Alza­mien­to –escri­bió recien­te­men­te- no fue un inten­to de liqui­dar al opo­nen­te sino una nece­si­dad de defen­der a la patria y a la fe. […] El pro­pó­si­to del Movi­mien­to Nacio­nal no fue otro que res­ca­tar a Espa­ña del ries­go cier­to de caer en manos del comu­nis­mo liber­ta­rio que ame­na­za­ba con ani­qui­lar el alma mile­na­ria y cris­tia­na de Espa­ña”. La defen­sa de la patria y de su alma cris­tia­na y mile­na­ria inclu­yó un geno­ci­dio que al menos cau­só 200.000 víc­ti­mas. Gabriel Jack­son dupli­ca la cifra, pero cier­to revi­sio­nis­mo his­tó­ri­co inten­ta redu­cir el núme­ro de ase­si­na­dos, si bien nadie pue­de negar que la exis­ten­cia de 2.000 fosas clan­des­ti­nas con los res­tos de 114.000 hom­bres y muje­res. Solo Cam­bo­ya nos supera en núme­ro de desaparecidos.

Ima­gino que con­de­na­rán a Pablo Hasél, pues la Audien­cia Nacio­nal quie­re dar un escar­mien­to e inti­mi­dar a los inter­nau­tas. Ante tama­ña injus­ti­cia acu­den a mi men­te las pala­bras de Leo­pol­do María Pane­ro: “Me cago en Dios y en la Vir­gen”. Algu­nos dirán que no vie­nen al caso, pero yo creo que sí, pues en la Audien­cia Nacio­nal aún se res­pi­ra el hedor del nacio­nal­ca­to­li­cis­mo y la cruz del Valle de los Caí­dos sigue pro­yec­tan­do su som­bra espec­tral sobre un país con unos jue­ces ser­vi­les y desalmados.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.