La Mayo­ría sin­di­cal vas­ca recha­za los jui­cios políticos

Duran­te más de seis meses ha teni­do lugar en Madrid un jui­cio con­tra cua­ren­ta per­so­nas, bue­na par­te de las cua­les fue­ron par­te de la Mesa Nacio­nal de Herri Bata­su­na, Bata­su­na y diri­gen­tes de Eus­kal Herritarrok.

Duran­te este tiem­po se han mani­fes­ta­do en con­tra de este pro­ce­so nume­ro­sas per­so­nas, agen­tes y orga­ni­za­cio­nes. Tam­bién nume­ro­sos comi­tés de empre­sa. Como era de pre­ver, sobre las per­so­nas enjui­cia­das no se ha podi­do esta­ble­cer nin­gún hecho con­cre­to que esta­blez­ca su vin­cu­la­ción o cola­bo­ra­ción con ETA. Como han seña­la­do des­ta­ca­dos y des­ta­ca­das juris­tas de muy dife­ren­te ads­crip­ción ideo­ló­gi­ca, se ha hecho un uso ajeno al dere­cho de la lla­ma­da «teo­ría del entorno» para aca­bar incul­pan­do y pro­ce­san­do a un espa­cio ideo­ló­gi­co o cul­tu­ral, algo abso­lu­ta­men­te ines­pe­cí­fi­co y arbitrario.

Jun­to a todas las irre­gu­la­ri­da­des pre­vias al pro­ce­so (deten­cio­nes inne­ce­sa­rias, inco­mu­ni­ca­cio­nes, pri­va­cio­nes de liber­tad, fian­zas millo­na­rias, blo­queo de cuen­tas corrien­tes, limi­ta­ción de sali­da del terri­to­rio del Esta­do, obli­ga­ción de fir­mar perió­di­ca­men­te, infor­mes ten­den­cio­sos…) hay que aña­dir que en el trans­cur­so del jui­cio las prue­bas que se han prac­ti­ca­do se han basa­do exclu­si­va­men­te en tes­ti­mo­nios poli­cia­les, lo cual cons­ti­tu­ye una prác­ti­ca que no tie­ne paran­gón en toda Europa.

En defi­ni­ti­va, se han pre­sen­ta­do como prue­ba de car­go actos que no son delic­ti­vos, y así se ha reco­no­ci­do; se juz­gan los fines polí­ti­cos de las per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes, no los medios; se juz­ga la acti­vi­dad polí­ti­ca y no hechos punibles.

Este jui­cio no cons­ti­tu­ye un ata­que sola­men­te con­tra las per­so­nas arbi­tra­ria­men­te pro­ce­sa­das, sino que es un ata­que con­tra toda la socie­dad vas­ca que pre­ten­de, y así lo ha mani­fes­ta­do, alcan­zar una situa­ción real­men­te demo­crá­ti­ca y libre de per­se­cu­cio­nes y jui­cios políticos.

Por todo ello, las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les CGT, CNT, EHNE, ELA, ESK, HIRU, LAB y STEE EILAS recla­man la nuli­dad del pro­ce­di­mien­to, la abso­lu­ción o el sobre­sei­mien­to de tal mane­ra que que­den en liber­tad todas las per­so­nas juzgadas.

Exi­gi­mos asimismo:

• Que no se cele­bren más jui­cios políticos;

• Que des­apa­rez­ca de los pro­ce­sos judi­cia­les la apli­ca­ción del dere­cho penal del enemigo

• Que se res­pe­ten de mane­ra incon­di­cio­nal el plu­ra­lis­mo polí­ti­co y los dere­chos fun­da­men­ta­les de aso­cia­ción, liber­tad ideo­ló­gi­ca y de expresión

• Que se sien­ten unas bases sóli­das de con­vi­ven­cia democrática.

Para que todo esto sea posi­ble segui­rá sien­do nece­sa­ria la deter­mi­na­ción de una socie­dad movi­li­za­da para mos­trar su recha­zo a todas las prác­ti­cas anti­de­mo­crá­ti­cas, has­ta con­se­guir un esce­na­rio de paz y resolución.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.