Madu­ro reto­ma la ini­cia­ti­va- Juan Manuel Karg

El gobierno vene­zo­lano pare­ce haber reto­ma­do fuer­te­men­te la ini­cia­ti­va a raíz de la ola de pro­tes­tas de la opo­si­ción con­ser­va­do­ra en los últi­mos quin­ce días: con­vo­có a todos los sec­to­res socia­les una con­fe­ren­cia nacio­nal por la paz ‑a la que sólo fal­tó la opo­si­ción con­ser­va­do­ra- y reco­rrió los paí­ses del Mer­co­sur reco­gien­do el apo­yo los mis­mos a la demo­cra­cia en el país. A su vez, tam­bién anun­ció una pró­xi­ma reu­nión de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur) para lograr un posi­cio­na­mien­to común con­tra los inten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res. ¿Cuál es la estra­te­gia de la opo­si­ción con­ser­va­do­ra fren­te a este nue­vo esce­na­rio? Las encues­tas mues­tran el recha­zo de la mayo­ría de los vene­zo­la­nos a las vio­len­tas pro­tes­tas, que en estos días van per­dien­do peso.

La reu­nión con­vo­ca­da por Nico­lás Madu­ro en Mira­flo­res el últi­mo miér­co­les, con el nom­bre de Con­fe­ren­cia Nacio­nal por la Paz, fue una nove­dad polí­ti­ca con­tun­den­te en la ver­ti­gi­no­sa coti­dia­nei­dad de Vene­zue­la en este con­vul­sio­na­do febre­ro: repre­sen­tan­tes de movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos, reli­gio­sos, empre­sa­rios e inte­lec­tua­les par­ti­ci­pa­ron de la mis­ma, don­de sólo estu­vo ausen­te la Mesa de Uni­dad Demo­crá­ti­ca. El amplio con­sen­so logra­do en la reu­nión sobre la nece­si­dad de “paci­fi­car” la coyun­tu­ra polí­ti­ca del país mues­tra un anta­go­nis­mo cla­ro con el ciclo de pro­tes­tas calle­je­ras que se han veni­do desa­rro­llan­do con­tra el gobierno en las últi­mas dos sema­nas. La opo­si­ción polí­ti­ca, por evi­tar la foto con Madu­ro, ter­mi­nó optan­do por no par­ti­ci­par de una ins­tan­cia ver­da­de­ra­men­te amplia, mos­tran­do mez­quin­dad y sec­ta­ris­mo, y no dejan­do ver su voz ante el país ‑cosa que si hizo, por ejem­plo, Fede­ca­ma­ras, quien inclu­so así tuvo que reco­no­cer ante el país que habían come­ti­do nume­ro­sos “erro­res” en el pasado-.

Al tiem­po que esto suce­día en Cara­cas, el can­ci­ller Elías Jaua comen­za­ba, por defi­ni­ción polí­ti­ca del gobierno de Madu­ro, una ambi­cio­sa gira por los paí­ses del Mer­co­sur: en sólo 24 hs, visi­tó Boli­via, Para­guay, Argen­ti­na, Uru­guay y Bra­sil. Jaua se pro­pu­so ofre­cer “infor­ma­ción de pri­me­ra mano” sobre los últi­mos acon­te­ci­mien­tos. En la con­fe­ren­cia de pren­sa brin­da­da en Bue­nos Aires, deta­lló el carac­ter pací­fi­co de su país, al decir que “Vene­zue­la nun­ca hizo una gue­rra con otro país. Somos un país de gen­te de paz” .

La inten­ción de Jaua, ade­más, fue deta­llar lo suce­di­do en con­tra­po­si­ción a la infor­ma­ción brin­da­da por gran­des medios inter­na­cio­na­les, que, según su posi­ción, bus­can “sata­ni­zar” al gobierno vene­zo­lano. Así infor­mó que de las 14 muer­tes ocu­rri­das direc­ta­men­te por los lamen­ta­bles suce­sos, en sólo 3 se pre­su­me que pue­dan estar invo­lu­cra­dos fun­cio­na­rios poli­cia­les ‑que actua­ron, según dijo, por fue­ra de las órde­nes impar­ti­das, han sido remo­vi­dos de sus car­gos y están dete­ni­dos, sien­do inves­ti­ga­dos por la Fis­ca­lía-. Lue­go de la acla­ra­ción, se per­mi­tió decir que “nues­tra Revo­lu­ción tie­ne un carác­ter demo­crá­ti­co y pací­fi­co” , tras lo cual agra­de­ció al gobierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez su apo­yo. En Uru­guay, ade­más, Jaua carac­te­ri­zó a Una­sur como “más efi­caz” y con un fun­cio­na­mien­to más demo­crá­ti­co que la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos. Los hechos le dan la razón: en 2008 y 2010, sen­dos inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción en Boli­via y Ecua­dor, res­pec­ti­va­men­te, fue­ron con­te­ni­dos por la Una­sur. Por ello Vene­zue­la ha anun­cia­do una nue­va reu­nión de Una­sur para tra­tar sobre el tema.

A su vez, la opo­si­ción con­ser­va­do­ra vene­zo­la­na pare­ce incre­men­tar su divi­sión inter­na. Es que, lue­go de que Leo­pol­do López haya sido dete­ni­do en tan­to se inves­ti­gan sus res­pon­sa­bi­li­da­des en los hechos del pasa­do 12 de febre­ro, Hen­ri­que Capri­les inten­tó recu­pe­rar espa­cio, sobre todo a tra­vés de apa­ri­cio­nes mediá­ti­cas. Sin embar­go, tal como decía­mos, Capri­les rehu­yó a par­ti­ci­par de dos con­vo­ca­to­rias anun­cia­das por Madu­ro don­de se tra­ba­ja­ría sobre el eje de la paz: su ausen­cia se expre­só tan­to en el Con­se­jo Fede­ral de Gobierno ‑don­de si asis­tie­ron los res­tan­tes 22 gober­na­do­res vene­zo­la­nos, inclu­yen­do a Hen­ri Fal­cón, otro líder de la opo­si­ción y gober­na­dor del Esta­do Lara-; como en la Con­fe­ren­cia Nacio­nal por la paz.

Final­men­te, se han cono­ci­do en los últi­mos días algu­nas encues­tas rea­li­za­das sobre las pro­tes­tas: indu­da­ble­men­te se advier­te cier­to des­gas­te de las “gua­rim­bas” ‑vio­len­tos cor­tes de calle- como meto­do­lo­gía de acción de sec­to­res de la opo­si­ción con­ser­va­do­ra. La encues­ta­do­ra pri­va­da Inter­na­tio­nal Con­sul­ting Ser­vi­ces (ICS) cuan­ti­fi­có en 83% el recha­zo a que se con­ti­núe con este tipo de pro­tes­tas. Sin dudas, la exten­sión que han teni­do estas accio­nes han des­gas­ta­do el méto­do de pro­tes­ta, que fue a su vez recha­za­do por una par­te de la opo­si­ción con­ser­va­do­ra como un “ata­jo”. Al pare­cer, la deci­sión de reto­mar fuer­te­men­te la ini­cia­ti­va ‑tan­to nacio­nal como inter­na­cio­nal- por par­te del gobierno vene­zo­lano ha deja­do des­co­lo­ca­dos a gran par­te de la “cla­se polí­ti­ca” vene­zo­la­na, que ade­más ve un reflu­jo en las pro­tes­tas. La con­ti­nui­dad de las con­ver­sa­cio­nes en el mar­co de la Con­fe­ren­cia Nacio­nal por la paz, y una rápi­da reu­nión de Una­sur, serán cla­ves para opa­car el áni­mo de los vio­len­tos y dar por tie­rra, final­men­te, un inten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción más en la his­to­ria de la Revo­lu­ción Bolivariana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.