Anda­lu­cia Comu­nis­ta ante las pró­xi­mas elec­cio­nes europeas

“Pero jamás hemos deja­do de ser lo que somos de ver­dad: esto es, anda­lu­ces, euro-afri­ca­nos, euro-orien­ta­les, hom­bres uni­ver­sa­lis­tas, sín­te­sis de armó­ni­cas de hom­bres”, Blas Infante

“Las cla­ses posee­do­ras, la aris­to­cra­cia terra­te­nien­te y la bur­gue­sía, tie­nen en la ser­vi­dum­bre al pue­blo tra­ba­ja­dor no sólo con el pode­río de sus rique­zas y con la sim­ple explo­ta­ción del tra­ba­jo por el capi­tal, sino tam­bién con la fuer­za del Esta­do, con el ejér­ci­to, la buro­cra­cia y los tri­bu­na­les. Renun­ciar a com­ba­tir a nues­tros adver­sa­rios en el terreno polí­ti­co, sería aban­do­nar uno de los medios más pode­ro­sos de acción y, sobre todo, de orga­ni­za­ción y pro­pa­gan­da”, F. Engels

Reu­ni­do el Comi­té Nacio­nal de ANDALUCÍA COMUNISTA en Pal­ma del Río, en la comar­ca del Valle Medio del Gua­dal­qui­vir, el pasa­do 15 de febre­ro del 2014, acuer­da hacer públi­ca la pre­sen­te Declaración:

Prác­ti­ca­men­te, des­de nues­tro naci­mien­to como Par­ti­do Comu­nis­ta hemos hecho mucho hin­ca­pié en hacer­nos con un pro­gra­ma polí­ti­co que mar­ca­rá nues­tra anda­du­ra orga­ni­za­ti­va. Esa línea polí­ti­ca debía tener la vir­tud de conec­tar nues­tra visión del mun­do guia­da por el mar­xis­mo-leni­nis­mo con la reali­dad del mun­do que nos rodea, espe­cial­men­te con la reali­dad nacio­nal de Anda­lu­cía, de la cla­se obre­ra y del con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz. En ANDALUCÍA COMUNISTA siem­pre hemos tra­ta­do de poner en prác­ti­ca con nues­tras vir­tu­des y con nues­tros defec­tos aque­lla fra­se de Lenin que decía que el mar­xis­mo debía ser una guía para la acción.

Aten­dien­do a la nece­si­dad de dotar­nos de una línea polí­ti­ca, lan­za­mos pri­me­ra­men­te un borra­dor de Pro­gra­ma, más tar­de, tras la cele­bra­ción de nues­tro I Con­gre­so Nacio­nal dimos a cono­cer nues­tro Pro­gra­ma para la Libe­ra­ción de Anda­lu­cía, fru­to no sólo de un inten­so deba­te interno, sino tam­bién de una inter­ac­ción con nues­tra realidad.

Hoy más que nun­ca se hace nece­sa­rio para la cla­se obre­ra y el con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz hacer­se con una alter­na­ti­va polí­ti­ca capaz de supe­rar los gra­ves pro­ble­mas que vie­ne pade­cien­do. La cri­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se está ceban­do espe­cial­men­te con aque­llos paí­ses mar­gi­na­dos y depen­dien­tes como lo es Anda­lu­cía. La impo­si­ción de toda una serie de roles his­tó­ri­ca­men­te por par­te del gran capi­tal espa­ñol y más recien­te­men­te por par­te del blo­que impe­ria­lis­ta euro­peo repre­sen­ta­do por la Unión Euro­pea hacen que el lla­ma­do “desa­rro­llo del sub­de­sa­rro­llo” en Anda­lu­cía haya aumen­ta­do. Nues­tro Par­ti­do ha veni­do seña­lan­do con­ti­nua­men­te que nues­tros males no se deben ni a nin­gu­na fata­li­dad ni a nin­gu­na “for­ma de ser”, tal y como siem­pre ha expli­ca­do el espa­ño­lis­mo más reac­cio­na­rio. Anda­lu­cía se ha con­fi­gu­ra­do his­tó­ri­ca­men­te como una nación opri­mi­da, de ahí que siem­pre haya­mos sos­te­ni­do que en este con­tex­to de cri­sis Anda­lu­cía no solo se encue­tre ante una emer­gen­cia social, sino que esa emer­gen­cia sea tam­bién nacional.

En estos años hemos vis­to que la excu­sa de la cri­sis ha sido la cober­tu­ra per­fec­ta para que el capi­tal lan­za­ra uno de los más bru­ta­les ata­ques con­tra el mun­do del tra­ba­jo: des­pi­dos, baja­das sala­ria­les, pér­di­da de dere­chos labo­ra­les y socia­les, recor­tes, etc. Las cri­sis en el capi­ta­lis­mo sir­ven para eso: para pur­gar el sis­te­ma y com­ba­tir la ten­den­cia a la caí­da de bene­fi­cios. Por tan­to la cri­sis no es una esta­fa, como algu­nos sos­tie­nen, sino que for­ma par­te del fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo como modo de producción.

Den­tro de esa ofen­si­va del capi­tal con­tra el tra­ba­jo, hemos de hacer refe­ren­cia a la cues­tión de la deu­da y la lucha por la aus­te­ri­dad y con­tra el défi­cit, ya que ese bru­tal ata­que con­tra la cla­se obre­ra y los pue­blos al que hemos hecho refe­ren­cia no se pue­de enten­der en lo con­cre­to sin ese dis­cur­so polí­ti­co. Lejos de esa pro­pa­gan­da lan­za­da por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, el euro, como expre­sión de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del blo­que impe­ria­lis­ta euro­peo hege­mo­ni­za­do por Ale­ma­nia, ha sido el ins­tru­men­to uti­li­za­do por el gran capi­tal para impo­ner su pro­gra­ma de sal­va­jes ajus­tes. La deu­da y el défi­cit públi­co que ha ori­gi­na­do no ha sido pro­vo­ca­do por el mal lla­ma­do “Esta­do del Bien­es­tar”, es decir, por la sobre­di­men­sión de los ser­vi­cios públi­cos y la aten­ción social, sino por las ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro trans­fe­ri­das des­de las arcas públi­cas al sec­tor pri­va­do, espe­cial­men­te a los bancos.

La care­ta demo­crá­ti­ca del capi­ta­lis­mo en su fase impe­ria­lis­ta, espe­cial­men­te en el Esta­do espa­ñol, se ha caí­do y la repre­sión más bru­tal y des­car­na­da se ha gene­ra­li­za­do. Si antes esa repre­sión solo afec­ta­ba a deter­mi­na­dos gru­pos de acti­vis­tas, qui­tan­do siem­pre la situa­ción de excep­ción en Eus­kal Herria, hoy es el pan de cada día.

Toda esta situa­ción de cri­sis ha avo­ca­do al régi­men espa­ñol a una cri­sis polí­ti­ca en la que los pac­tos que se alcan­za­ron duran­te el paso del fran­quis­mo al post­fran­quis­mo entre los dife­ren­te sec­to­res de la gran oli­gar­quía espa­ño­la, las bur­gue­sías nacio­na­lis­tas vas­ca y cata­la­na, y la izquier­da refor­mis­ta (PSOE y PCE), se han res­que­bra­ja­do. Des­de una Monar­quía que se tam­ba­lea has­ta la con­sul­ta cata­la­na, pasan­do por las evi­den­tes diver­gen­cias entre los gru­pos domi­nan­tes sobre cómo afron­tar el cese de la acti­vi­dad arma­da de ETA, la pro­pia cri­sis o la corrup­ción, el Esta­do espa­ñol post­fran­quis­ta hace aguas por todas par­tes. Por tan­to, exis­te la posi­bi­li­dad real de que el mis­mo régi­men ope­re toda una serie de cam­bios que pue­den ir des­de el cam­bio a un mode­lo fede­ral has­ta la abdi­ca­ción de Juan Car­los I o inclu­so la pro­cla­ma­ción de una repú­bli­ca. Por supues­to, serían cam­bios que, en todo caso, pre­ser­va­rían el poder de la gran oli­gar­quía espa­ño­la bajo un nue­vo pac­to, como ya pasó tras la muer­te de Franco.

Estos años de cri­sis sis­té­mi­ca ha evi­den­cia­do la ban­ca­rro­ta de la social­de­mo­cra­cia, tan­to la clá­si­ca, repre­sen­ta­da por por los vie­jos par­ti­dos socia­lis­tas y social­deó­cra­tas, como la de raíz euro­co­mu­nis­ta. La posi­bi­li­dad de un capi­ta­lis­mo de “ros­tro humano” o de un nue­vo “con­tra­to social” con el gran capi­tal que res­pe­te míni­ma­men­te los dere­chos de la cla­se obre­ra y los pue­blos se des­va­ne­ció hace ya mucho tiem­po, mucho antes del esta­lli­do de la pre­sen­te cri­sis, pero se pue­de decir que esta cri­sis en con­cre­to ha supues­to el tiro de gra­cia para la social­de­mo­cra­cia. Mien­tras el euro­co­mu­nis­mo no deja de ser un bas­tón de apo­yo polí­ti­co e ideo­ló­gi­co para la vie­ja social­de­mo­cra­cia. Nues­tro país, Anda­lu­cía, es un buen ejem­plo de todo esto que esta­mos dicien­do, el gobierno auto­nó­mi­co anda­luz del PSOE e Izquier­da Uni­da se ha dedi­ca­do a apli­car pun­to por pun­to los dica­ta­dos del gran capi­tal: recor­tes labo­ra­les, socia­les, etc.

En toda esta con­fluen­cia de reper­cu­sio­nes que nacen de la cri­sis sis­té­mi­ca, sur­gen fenó­me­nos polí­ti­cos que inten­tan capi­ta­li­zar el des­con­ten­to social, pero para su cana­li­za­ción den­tro de los esque­mas sis­té­mi­cos, nos esta­mos refi­rien­do al caso recien­te de PODEMOS en el Esta­do espa­ñol. Estos fenó­me­nos no son nue­vos, sus pro­pues­tas no son nue­vas, ya fue­ron inven­ta­das por la social­de­mo­cra­cia y el euro­co­mu­nis­mo, la nove­dad en esta oca­sión resi­de en la pues­ta en esce­na, sien­do nece­sa­ria la par­ti­ci­pa­ción acti­va de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción. Estos fenó­me­nos son nece­sa­rios para el gran capi­tal para con­tro­lar y encau­zar el des­con­ten­to social, por eso crean con­fu­sión, fal­sas expec­ta­ti­vas y des­or­ga­ni­za­ción. La con­fluen­cia entre PODEMOS e Izquier­da Uni­da es más nece­sa­ria que nun­ca ante un PSOE des­acre­di­ta­do y des­gas­ta­do que no levan­ta cabe­za. El ejem­plo de esa nece­si­dad sis­té­mi­ca lo hemos vis­to ya en Gre­cia con Syri­za o en Gali­za con Alter­na­ti­va Gale­ga de Esquer­da (AGE).

Tenien­do pre­sen­te este esce­na­rio, des­de ANDALUCÍA COMUNISTA con­si­de­ra­mos más nece­sa­rio que nun­ca ofre­cer una alter­na­ti­va polí­ti­ca que real­men­te nos per­mi­ta avan­zar hacia una sali­da de la cri­sis den­tro de una pers­pec­ti­va demo­crá­ti­ca, popu­lar y socia­lis­ta, enten­dien­do que ni el Esta­do de la gran oli­gar­quía espa­ño­la ni la Unión Euro­pea de los impe­rais­lis­tas euro­peos son refor­ma­bles y que por tan­to debe­mos ir hacia una rup­tu­ra polí­ti­ca en favor de la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res. Por eso con­si­de­ra­mos bási­cos los siguien­tes puntos:

Dere­cho a la libre auto­de­ter­mi­na­ción y sobe­ra­nía nacio­nal para Anda­lu­cía y para los pue­blos oprimidos.

Sali­da de la Unión Euro­pea, del euro y de la OTAN.

Des­mi­li­ta­ri­za­ción del terri­to­rio andaluz.

No al pago de la deuda.

Nacio­na­li­za­ción de la ban­ca y de los sec­to­res estra­té­gi­cos de la economía.

Por otro lado, debe­mos aten­der la “medi­te­rra­nei­dad” de Anda­lu­cía y no solo por his­to­ria y cul­tu­ra, es decir, actual­men­te debe­mos tener pre­sen­te las posi­bi­li­da­des de alian­za entre los dife­ren­tes pue­blos del Medi­te­rrá­neo, sean del con­ti­nen­te euro­peo, afri­cano o asiá­ti­co. Espe­cial­men­te, los pue­blos del Medi­te­rrá­neo que, tenien­do o no Esta­do pro­pio, per­te­ne­cen a la Unión Euro­pea, jun­to con Irlan­da, se han vis­to some­ti­dos a un pro­ce­so de reco­lo­noi­za­ción eco­nó­mi­ca dica­ta­do por el impe­ria­lis­mo ale­mán. La cri­sis ha abier­to las posi­bi­li­da­des de un gran fren­te de los pue­blos del Medi­te­rrá­neo por la demo­cra­cia, la sobe­ra­nía, el tra­ba­jo y la jus­ti­cia social. Deci­mos esto en un momen­to en el que la Unión Euro­pea ha for­za­do vio­len­ta­men­te a Ucra­nia a un acuer­do que supo­ne la impo­si­ción de una agen­da eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca acor­de a los intere­ses impe­ria­lis­tas, minan­do las rela­cio­nes de Ucra­nia con paí­ses de su entorno cul­tu­ral e his­tó­ri­co como Rusia y Bie­lo­rru­sia. El fas­cis­mo rei­na en Ucra­nia gra­cias a la Unión Europea.

Por tan­to, des­de ANDALUCÍA COMUNISTA que­re­mos hacer públi­ca nues­tra dis­po­si­ción a apo­yar e inclu­so a for­mar par­te de una can­di­da­tu­ra elec­to­ral jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes de izquier­das y sobe­ra­nis­tas del Esta­do espa­ñol que ten­gan pre­sen­tes esos pun­tos pro­gra­má­ti­cos bási­cos que hemos seña­la­do. Para los comu­nis­tas, la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral no pue­de ser un medio en si mis­mo, sino un ins­tru­men­to más de orga­ni­za­ción y lucha popu­lar; la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral sir­ve si con­si­gue hacer avan­zar la lucha, en caso con­tra­rio es elec­to­ria­lis­mo puro y duro. Por otro lado, vemos nece­sa­rio con­fron­tar elec­to­ral­men­te opcio­nes como las de PODEMOS e IU en su mis­mo terreno, hacien­do ver a nues­tro pue­blo que exis­te una alter­na­ti­va polí­ti­ca acor­de a sus intere­ses. No pode­mos con­sen­tir que en Anda­lu­cía el opor­tu­nis­mo dis­fra­za­do de izquier­da, de esa fal­sa izquier­da que recor­ta como la dere­cha, lle­ne su saca con votos de per­so­nas hones­tas de izquier­das y de anda­lu­ces y anda­lu­zas de conciencia.

Tras­la­da­mos igual­men­te nues­tra refle­xión al res­to de orga­ni­za­cio­nes de la izquieir­da sobe­ra­nis­ta anda­lu­za, tenien­do pre­sen­te en qué coyun­tu­ra nos encon­tra­mos y la nece­si­dad de dar una res­pues­ta política.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *