Anda­lu­cia Comu­nis­ta ante las pró­xi­mas elec­cio­nes europeas

“Pero jamás hemos deja­do de ser lo que somos de ver­dad: esto es, anda­lu­ces, euro-afri­ca­nos, euro-orien­ta­les, hom­bres uni­ver­sa­lis­tas, sín­te­sis de armó­ni­cas de hom­bres”, Blas Infante

“Las cla­ses posee­do­ras, la aris­to­cra­cia terra­te­nien­te y la bur­gue­sía, tie­nen en la ser­vi­dum­bre al pue­blo tra­ba­ja­dor no sólo con el pode­río de sus rique­zas y con la sim­ple explo­ta­ción del tra­ba­jo por el capi­tal, sino tam­bién con la fuer­za del Esta­do, con el ejér­ci­to, la buro­cra­cia y los tri­bu­na­les. Renun­ciar a com­ba­tir a nues­tros adver­sa­rios en el terreno polí­ti­co, sería aban­do­nar uno de los medios más pode­ro­sos de acción y, sobre todo, de orga­ni­za­ción y pro­pa­gan­da”, F. Engels

Reu­ni­do el Comi­té Nacio­nal de ANDALUCÍA COMUNISTA en Pal­ma del Río, en la comar­ca del Valle Medio del Gua­dal­qui­vir, el pasa­do 15 de febre­ro del 2014, acuer­da hacer públi­ca la pre­sen­te Declaración:

Prác­ti­ca­men­te, des­de nues­tro naci­mien­to como Par­ti­do Comu­nis­ta hemos hecho mucho hin­ca­pié en hacer­nos con un pro­gra­ma polí­ti­co que mar­ca­rá nues­tra anda­du­ra orga­ni­za­ti­va. Esa línea polí­ti­ca debía tener la vir­tud de conec­tar nues­tra visión del mun­do guia­da por el mar­xis­mo-leni­nis­mo con la reali­dad del mun­do que nos rodea, espe­cial­men­te con la reali­dad nacio­nal de Anda­lu­cía, de la cla­se obre­ra y del con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz. En ANDALUCÍA COMUNISTA siem­pre hemos tra­ta­do de poner en prác­ti­ca con nues­tras vir­tu­des y con nues­tros defec­tos aque­lla fra­se de Lenin que decía que el mar­xis­mo debía ser una guía para la acción.

Aten­dien­do a la nece­si­dad de dotar­nos de una línea polí­ti­ca, lan­za­mos pri­me­ra­men­te un borra­dor de Pro­gra­ma, más tar­de, tras la cele­bra­ción de nues­tro I Con­gre­so Nacio­nal dimos a cono­cer nues­tro Pro­gra­ma para la Libe­ra­ción de Anda­lu­cía, fru­to no sólo de un inten­so deba­te interno, sino tam­bién de una inter­ac­ción con nues­tra realidad.

Hoy más que nun­ca se hace nece­sa­rio para la cla­se obre­ra y el con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz hacer­se con una alter­na­ti­va polí­ti­ca capaz de supe­rar los gra­ves pro­ble­mas que vie­ne pade­cien­do. La cri­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se está ceban­do espe­cial­men­te con aque­llos paí­ses mar­gi­na­dos y depen­dien­tes como lo es Anda­lu­cía. La impo­si­ción de toda una serie de roles his­tó­ri­ca­men­te por par­te del gran capi­tal espa­ñol y más recien­te­men­te por par­te del blo­que impe­ria­lis­ta euro­peo repre­sen­ta­do por la Unión Euro­pea hacen que el lla­ma­do “desa­rro­llo del sub­de­sa­rro­llo” en Anda­lu­cía haya aumen­ta­do. Nues­tro Par­ti­do ha veni­do seña­lan­do con­ti­nua­men­te que nues­tros males no se deben ni a nin­gu­na fata­li­dad ni a nin­gu­na “for­ma de ser”, tal y como siem­pre ha expli­ca­do el espa­ño­lis­mo más reac­cio­na­rio. Anda­lu­cía se ha con­fi­gu­ra­do his­tó­ri­ca­men­te como una nación opri­mi­da, de ahí que siem­pre haya­mos sos­te­ni­do que en este con­tex­to de cri­sis Anda­lu­cía no solo se encue­tre ante una emer­gen­cia social, sino que esa emer­gen­cia sea tam­bién nacional.

En estos años hemos vis­to que la excu­sa de la cri­sis ha sido la cober­tu­ra per­fec­ta para que el capi­tal lan­za­ra uno de los más bru­ta­les ata­ques con­tra el mun­do del tra­ba­jo: des­pi­dos, baja­das sala­ria­les, pér­di­da de dere­chos labo­ra­les y socia­les, recor­tes, etc. Las cri­sis en el capi­ta­lis­mo sir­ven para eso: para pur­gar el sis­te­ma y com­ba­tir la ten­den­cia a la caí­da de bene­fi­cios. Por tan­to la cri­sis no es una esta­fa, como algu­nos sos­tie­nen, sino que for­ma par­te del fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo como modo de producción.

Den­tro de esa ofen­si­va del capi­tal con­tra el tra­ba­jo, hemos de hacer refe­ren­cia a la cues­tión de la deu­da y la lucha por la aus­te­ri­dad y con­tra el défi­cit, ya que ese bru­tal ata­que con­tra la cla­se obre­ra y los pue­blos al que hemos hecho refe­ren­cia no se pue­de enten­der en lo con­cre­to sin ese dis­cur­so polí­ti­co. Lejos de esa pro­pa­gan­da lan­za­da por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, el euro, como expre­sión de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del blo­que impe­ria­lis­ta euro­peo hege­mo­ni­za­do por Ale­ma­nia, ha sido el ins­tru­men­to uti­li­za­do por el gran capi­tal para impo­ner su pro­gra­ma de sal­va­jes ajus­tes. La deu­da y el défi­cit públi­co que ha ori­gi­na­do no ha sido pro­vo­ca­do por el mal lla­ma­do “Esta­do del Bien­es­tar”, es decir, por la sobre­di­men­sión de los ser­vi­cios públi­cos y la aten­ción social, sino por las ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro trans­fe­ri­das des­de las arcas públi­cas al sec­tor pri­va­do, espe­cial­men­te a los bancos.

La care­ta demo­crá­ti­ca del capi­ta­lis­mo en su fase impe­ria­lis­ta, espe­cial­men­te en el Esta­do espa­ñol, se ha caí­do y la repre­sión más bru­tal y des­car­na­da se ha gene­ra­li­za­do. Si antes esa repre­sión solo afec­ta­ba a deter­mi­na­dos gru­pos de acti­vis­tas, qui­tan­do siem­pre la situa­ción de excep­ción en Eus­kal Herria, hoy es el pan de cada día.

Toda esta situa­ción de cri­sis ha avo­ca­do al régi­men espa­ñol a una cri­sis polí­ti­ca en la que los pac­tos que se alcan­za­ron duran­te el paso del fran­quis­mo al post­fran­quis­mo entre los dife­ren­te sec­to­res de la gran oli­gar­quía espa­ño­la, las bur­gue­sías nacio­na­lis­tas vas­ca y cata­la­na, y la izquier­da refor­mis­ta (PSOE y PCE), se han res­que­bra­ja­do. Des­de una Monar­quía que se tam­ba­lea has­ta la con­sul­ta cata­la­na, pasan­do por las evi­den­tes diver­gen­cias entre los gru­pos domi­nan­tes sobre cómo afron­tar el cese de la acti­vi­dad arma­da de ETA, la pro­pia cri­sis o la corrup­ción, el Esta­do espa­ñol post­fran­quis­ta hace aguas por todas par­tes. Por tan­to, exis­te la posi­bi­li­dad real de que el mis­mo régi­men ope­re toda una serie de cam­bios que pue­den ir des­de el cam­bio a un mode­lo fede­ral has­ta la abdi­ca­ción de Juan Car­los I o inclu­so la pro­cla­ma­ción de una repú­bli­ca. Por supues­to, serían cam­bios que, en todo caso, pre­ser­va­rían el poder de la gran oli­gar­quía espa­ño­la bajo un nue­vo pac­to, como ya pasó tras la muer­te de Franco.

Estos años de cri­sis sis­té­mi­ca ha evi­den­cia­do la ban­ca­rro­ta de la social­de­mo­cra­cia, tan­to la clá­si­ca, repre­sen­ta­da por por los vie­jos par­ti­dos socia­lis­tas y social­deó­cra­tas, como la de raíz euro­co­mu­nis­ta. La posi­bi­li­dad de un capi­ta­lis­mo de “ros­tro humano” o de un nue­vo “con­tra­to social” con el gran capi­tal que res­pe­te míni­ma­men­te los dere­chos de la cla­se obre­ra y los pue­blos se des­va­ne­ció hace ya mucho tiem­po, mucho antes del esta­lli­do de la pre­sen­te cri­sis, pero se pue­de decir que esta cri­sis en con­cre­to ha supues­to el tiro de gra­cia para la social­de­mo­cra­cia. Mien­tras el euro­co­mu­nis­mo no deja de ser un bas­tón de apo­yo polí­ti­co e ideo­ló­gi­co para la vie­ja social­de­mo­cra­cia. Nues­tro país, Anda­lu­cía, es un buen ejem­plo de todo esto que esta­mos dicien­do, el gobierno auto­nó­mi­co anda­luz del PSOE e Izquier­da Uni­da se ha dedi­ca­do a apli­car pun­to por pun­to los dica­ta­dos del gran capi­tal: recor­tes labo­ra­les, socia­les, etc.

En toda esta con­fluen­cia de reper­cu­sio­nes que nacen de la cri­sis sis­té­mi­ca, sur­gen fenó­me­nos polí­ti­cos que inten­tan capi­ta­li­zar el des­con­ten­to social, pero para su cana­li­za­ción den­tro de los esque­mas sis­té­mi­cos, nos esta­mos refi­rien­do al caso recien­te de PODEMOS en el Esta­do espa­ñol. Estos fenó­me­nos no son nue­vos, sus pro­pues­tas no son nue­vas, ya fue­ron inven­ta­das por la social­de­mo­cra­cia y el euro­co­mu­nis­mo, la nove­dad en esta oca­sión resi­de en la pues­ta en esce­na, sien­do nece­sa­ria la par­ti­ci­pa­ción acti­va de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción. Estos fenó­me­nos son nece­sa­rios para el gran capi­tal para con­tro­lar y encau­zar el des­con­ten­to social, por eso crean con­fu­sión, fal­sas expec­ta­ti­vas y des­or­ga­ni­za­ción. La con­fluen­cia entre PODEMOS e Izquier­da Uni­da es más nece­sa­ria que nun­ca ante un PSOE des­acre­di­ta­do y des­gas­ta­do que no levan­ta cabe­za. El ejem­plo de esa nece­si­dad sis­té­mi­ca lo hemos vis­to ya en Gre­cia con Syri­za o en Gali­za con Alter­na­ti­va Gale­ga de Esquer­da (AGE).

Tenien­do pre­sen­te este esce­na­rio, des­de ANDALUCÍA COMUNISTA con­si­de­ra­mos más nece­sa­rio que nun­ca ofre­cer una alter­na­ti­va polí­ti­ca que real­men­te nos per­mi­ta avan­zar hacia una sali­da de la cri­sis den­tro de una pers­pec­ti­va demo­crá­ti­ca, popu­lar y socia­lis­ta, enten­dien­do que ni el Esta­do de la gran oli­gar­quía espa­ño­la ni la Unión Euro­pea de los impe­rais­lis­tas euro­peos son refor­ma­bles y que por tan­to debe­mos ir hacia una rup­tu­ra polí­ti­ca en favor de la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res. Por eso con­si­de­ra­mos bási­cos los siguien­tes puntos:

Dere­cho a la libre auto­de­ter­mi­na­ción y sobe­ra­nía nacio­nal para Anda­lu­cía y para los pue­blos oprimidos.

Sali­da de la Unión Euro­pea, del euro y de la OTAN.

Des­mi­li­ta­ri­za­ción del terri­to­rio andaluz.

No al pago de la deuda.

Nacio­na­li­za­ción de la ban­ca y de los sec­to­res estra­té­gi­cos de la economía.

Por otro lado, debe­mos aten­der la “medi­te­rra­nei­dad” de Anda­lu­cía y no solo por his­to­ria y cul­tu­ra, es decir, actual­men­te debe­mos tener pre­sen­te las posi­bi­li­da­des de alian­za entre los dife­ren­tes pue­blos del Medi­te­rrá­neo, sean del con­ti­nen­te euro­peo, afri­cano o asiá­ti­co. Espe­cial­men­te, los pue­blos del Medi­te­rrá­neo que, tenien­do o no Esta­do pro­pio, per­te­ne­cen a la Unión Euro­pea, jun­to con Irlan­da, se han vis­to some­ti­dos a un pro­ce­so de reco­lo­noi­za­ción eco­nó­mi­ca dica­ta­do por el impe­ria­lis­mo ale­mán. La cri­sis ha abier­to las posi­bi­li­da­des de un gran fren­te de los pue­blos del Medi­te­rrá­neo por la demo­cra­cia, la sobe­ra­nía, el tra­ba­jo y la jus­ti­cia social. Deci­mos esto en un momen­to en el que la Unión Euro­pea ha for­za­do vio­len­ta­men­te a Ucra­nia a un acuer­do que supo­ne la impo­si­ción de una agen­da eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca acor­de a los intere­ses impe­ria­lis­tas, minan­do las rela­cio­nes de Ucra­nia con paí­ses de su entorno cul­tu­ral e his­tó­ri­co como Rusia y Bie­lo­rru­sia. El fas­cis­mo rei­na en Ucra­nia gra­cias a la Unión Europea.

Por tan­to, des­de ANDALUCÍA COMUNISTA que­re­mos hacer públi­ca nues­tra dis­po­si­ción a apo­yar e inclu­so a for­mar par­te de una can­di­da­tu­ra elec­to­ral jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes de izquier­das y sobe­ra­nis­tas del Esta­do espa­ñol que ten­gan pre­sen­tes esos pun­tos pro­gra­má­ti­cos bási­cos que hemos seña­la­do. Para los comu­nis­tas, la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral no pue­de ser un medio en si mis­mo, sino un ins­tru­men­to más de orga­ni­za­ción y lucha popu­lar; la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral sir­ve si con­si­gue hacer avan­zar la lucha, en caso con­tra­rio es elec­to­ria­lis­mo puro y duro. Por otro lado, vemos nece­sa­rio con­fron­tar elec­to­ral­men­te opcio­nes como las de PODEMOS e IU en su mis­mo terreno, hacien­do ver a nues­tro pue­blo que exis­te una alter­na­ti­va polí­ti­ca acor­de a sus intere­ses. No pode­mos con­sen­tir que en Anda­lu­cía el opor­tu­nis­mo dis­fra­za­do de izquier­da, de esa fal­sa izquier­da que recor­ta como la dere­cha, lle­ne su saca con votos de per­so­nas hones­tas de izquier­das y de anda­lu­ces y anda­lu­zas de conciencia.

Tras­la­da­mos igual­men­te nues­tra refle­xión al res­to de orga­ni­za­cio­nes de la izquieir­da sobe­ra­nis­ta anda­lu­za, tenien­do pre­sen­te en qué coyun­tu­ra nos encon­tra­mos y la nece­si­dad de dar una res­pues­ta política.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.