Cien­cias socia­les cuba­nas: ¿el rei­no de toda­vía?- Fer­nan­do Mar­tí­nez Heredia

ejercicioprTítu­lé así mis pala­bras no solo para ren­dir home­na­je a Sil­vio Rodrí­guez, que es uno de los prin­ci­pa­les pen­sa­do­res socia­les de Cuba y un genial popu­la­ri­za­dor de las ideas más avan­za­das y los mejo­res sen­ti­mien­tos; tam­bién lo hice por­que la can­ción suya con ese títu­lo con­tie­ne un buen acer­ca­mien­to a una de nues­tras insu­fi­cien­cias prin­ci­pa­les, la que sin­te­ti­za la pala­bra “toda­vía”. Pero ante la reali­dad del poco tiem­po dis­po­ni­ble me atre­vo a rogar­le, a quien quie­ra tener más idea de mis cri­te­rios sobre este tema, que lea “Cien­cias socia­les y cons­truc­ción de alter­na­ti­vas”, mis pala­bras al ini­cio de un Taller Inter­na­cio­nal del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Psi­co­ló­gi­cas y Socio­ló­gi­cas cele­bra­do en 2006, que reco­gí en el libro El ejer­ci­cio de pensar.

No repe­ti­ré aquí lo que he escri­to y dicho acer­ca del sub­de­sa­rro­llo indu­ci­do que sufrie­ron el pen­sa­mien­to y las cien­cias socia­les cuba­nas a ini­cios de los años seten­ta, ni acer­ca de los ras­gos de aque­lla des­gra­cia. Pero en los aná­li­sis que haga­mos hoy es impres­cin­di­ble tener en cuen­ta que se vol­vie­ron cró­ni­cos, y que en cier­ta medi­da se man­tie­nen toda­vía. Y se le han suma­do otros males, como cuan­do a ini­cios de los años noven­ta no solo nau­fra­gó en Cuba el mal lla­ma­do mar­xis­mo-leni­nis­mo, sino que se pro­du­jo un ale­ja­mien­to bas­tan­te gene­ra­li­za­do de todo el mar­xis­mo. A menu­do los cam­bios impul­sa­dos se han redu­ci­do a pues­tas al día que no brin­dan mucho más que bue­na ima­gen, pero sue­len refor­zar el colo­nia­lis­mo men­tal, y tam­bién a per­mi­si­vi­da­des con­quis­ta­das. Pero hoy tene­mos avan­ces muy gran­des. Con­ta­mos con mayor can­ti­dad que nun­ca de espe­cia­lis­tas cali­fi­ca­dos, cien­tos de mono­gra­fías muy valio­sas, cen­tros de inves­ti­ga­ción y docen­tes muy expe­ri­men­ta­dos, y un gran núme­ro de pro­fe­sio­na­les con volun­tad de actuar como cien­tí­fi­cos socia­les cons­cien­tes y enfren­tar los desa­fíos tre­men­dos que están ante nosotros.

Pre­fie­ro, al menos, citar pro­ble­mas y dar algu­nas opi­nio­nes. Las mino­rías suma­men­te valio­sas y esfor­za­das, que fren­te a difi­cul­ta­des y obs­tácu­los a veces muy gran­des han estu­dia­do, inves­ti­ga­do, hecho docen­cia, expues­to, uti­li­za­do el mar­xis­mo y los cono­ci­mien­tos socia­les, y publi­ca­do, están lejos de ser emu­la­das por la mayor par­te del sis­te­ma de ense­ñan­za, ni por la divul­ga­ción que hacen nume­ro­sos medios. En con­tra de todo avan­ce están el con­ser­va­tis­mo, la ruti­na y la iner­cia; esta últi­ma se ha con­ver­ti­do en un mal nacio­nal que ya es com­pa­ra­ble al buro­cra­tis­mo por su alcan­ce nefas­to. Ade­más, a pesar de tener entre sí dife­ren­cias nota­bles, fac­to­res con poder han coin­ci­di­do en no fomen­tar el hábi­to de pen­sar ni el deba­te a esca­la del pue­blo. En el capi­ta­lis­mo es nor­mal la divi­sión entre éli­tes y masas en este como en mul­ti­tud de terre­nos cul­tu­ra­les y de la vida, pero en nues­tra socie­dad eso debe ser inadmisible.

La coyun­tu­ra polí­ti­ca nos es favo­ra­ble. El com­pa­ñe­ro Raúl lan­zó una ofen­si­va polí­ti­ca el 1º de enerosecun­da­do por el Vice­pre­si­den­te Díaz Canel—para la cual con­vo­có tam­bién a las cien­cias socia­les expre­sa­men­te, y recla­mó que se les atien­da como tales, por la impor­tan­cia de sus tra­ba­jos. Sería muy dolo­ro­so dejar pasar esta opor­tu­ni­dad, a pesar de las difi­cul­ta­des tan serias que tene­mos para cum­plir con el reclamo.

La tarea es gran­de. Por ejem­plo, des­de hace mucho tiem­po no exis­te un pen­sa­mien­to estruc­tu­ra­do que ope­re como fun­da­men­ta­ción del socia­lis­mo en Cuba. El pre­do­mi­nio del eco­no­mi­cis­mo ha asu­mi­do el com­ple­jo de cam­bios socia­les, eco­nó­mi­cos y del mun­do ideal que están en cur­so con un prag­ma­tis­mo muy des­car­na­do. No se deba­te sobre eco­no­mía polí­ti­ca, por­que no se invo­ca nin­gu­na. Mien­tras, lo que se jue­ga es cómo será en el futu­ro el socia­lis­mo en Cuba, o inclu­so si con­ti­nua­rá o no, pero esa acti­tud es una inci­ta­ción a no pen­sar ni inves­ti­gar, a espe­rar resul­ta­dos posi­ti­vos des­de la ideo­lo­gía de que la eco­no­mía es la loco­mo­to­ra y la guía, o a con­su­mir los pares bur­gue­ses de ricos y pobres y de éxi­to o fra­ca­so indi­vi­dua­les y familiares.

Se tra­ta de una ausen­cia muy gra­ve en sí mis­ma, por­que el socia­lis­mo solo pue­de vivir a par­tir de una inten­cio­na­li­dad que vio­len­te la repro­duc­ción espe­ra­ble de la vida social, que en las socie­da­des que lla­ma­mos moder­nas siem­pre ter­mi­na por ser la repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo. El socia­lis­mo solo pue­de vivir a par­tir del pen­sa­mien­to que se ejer­ce como acti­tud y actua­ción supe­rio­res, del ser humano que se está desa­rro­llan­do y cre­cien­do de un modo nue­vo y de una socie­dad que tie­ne que ser crea­do­ra en innu­me­ra­bles aspec­tos. El pen­sa­mien­to y el deba­te son para la socie­dad en tran­si­ción socia­lis­ta como el aire que res­pi­ra para el individuo.

Es nece­sa­rio y urgen­te un pen­sa­mien­to social que sea idó­neo para ana­li­zar en toda su com­ple­ji­dad la situa­ción actual y las ten­den­cias que pug­nan en ella, los ins­tru­men­tos, las estra­te­gias y tác­ti­cas, el rum­bo a seguir y el pro­yec­to. Y que con­tri­bu­ya al úni­co modo en que en últi­ma ins­tan­cia es posi­ble el socia­lis­mo: el des­plie­gue de sus fuer­zas pro­pias y sus poten­cia­li­da­des, y la capa­ci­dad dia­léc­ti­ca de revo­lu­cio­nar­se a sí mis­mo una y otra vez. Sería sui­ci­da supo­ner que un prag­ma­tis­mo afor­tu­na­do nos sal­va­rá: la socie­dad socia­lis­ta está obli­ga­da a ser a par­tir de su pra­xis, su opción y su con­cien­cia, a ser orga­ni­za­da y, si es posi­ble, pla­nea­da. Es nece­sa­rio ela­bo­rar una eco­no­mía polí­ti­ca al ser­vi­cio del socia­lis­mo para la Cuba actual y la pre­vi­si­ble, y desa­rro­llar en todos sus aspec­tos un pen­sa­mien­to social crí­ti­co y apor­ta­dor, capaz de par­ti­ci­par con efi­ca­cia en la deci­si­va bata­lla cul­tu­ral que están libran­do abier­ta­men­te el socia­lis­mo y el capitalismo.

El socia­lis­mo de tipo sovié­ti­co for­zó pri­me­ro y legi­ti­mó des­pués una posi­ción vicia­da de fal­se­dad acer­ca de las rela­cio­nes entre el deber ser que se pro­cla­ma­ba sin des­can­so y el com­por­ta­mien­to some­ti­do a todo tran­ce, la simu­la­ción, la indi­fe­ren­cia, el opor­tu­nis­mo y los intere­ses de gru­po. Su rei­no ha sido siem­pre el de toda­vía, y su hori­zon­te la supues­ta corres­pon­den­cia de la actua­ción con lo que se supo­ne que es posi­ble hacer. Hace cin­cuen­ta años, el Che denun­ció esa fal­se­dad con una pre­gun­ta: “¿Por qué pen­sar que lo que ‘es’ en el perío­do de tran­si­ción nece­sa­ria­men­te ‘debe ser’?”. Y nos dejó un con­se­jo que es fun­da­men­tal: “no des­con­fiar dema­sia­do de nues­tras fuer­zas y capacidades”.

El mar­xis­mo ha reci­bi­do muy esca­sa aten­ción, y hemos lle­ga­do a que le parez­ca de mal gus­to men­cio­nar­lo a los que no se arries­gan a nada que no haya sido orien­ta­do o apro­ba­do pre­via­men­te, y a las víc­ti­mas o los segui­do­res de la ava­lan­cha de pro­duc­tos cul­tu­ra­les nor­te­ame­ri­ca­nos que pade­ce­mos, pro­pa­ga­do­res del modo de vida, los sen­ti­mien­tos, los valo­res y los pen­sa­mien­tos, de la cul­tu­ra, en suma, del capi­ta­lis­mo. Aho­ra que cada vez lo nece­si­ta­re­mos más, no pode­mos come­ter el error de asu­mir cual­quier cosa que se pre­sen­te como mar­xis­mo. Ten­drá que ser un mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio, que res­ca­te las ideas de Marx y Lenin y la his­to­ria toda de esa teo­ría, pero den­tro de un desa­rro­llo crí­ti­co regi­do por las reali­da­des y las cien­cias de hoy, por la pri­ma­cía de la ela­bo­ra­ción teó­ri­ca, y por la asun­ción expre­sa de su fun­ción social.

Hoy se vuel­ve nece­sa­rio repe­tir los logros del pen­sa­mien­to y las cien­cias socia­les cuba­nos de los años sesen­ta, y nada menos que eso nos ser­vi­rá. Como suce­de siem­pre, habrá que ser muy crea­ti­vos y muy abier­tos y recep­ti­vos a las opi­nio­nes diver­sas, pero será de otro modo, enfren­ta­rá otros pro­ble­mas, uti­li­za­rá otros ins­tru­men­tos, ela­bo­ra­rá nue­vas tesis y desem­pe­ña­rá pape­les mayo­res que los que tuvo enton­ces, en la ela­bo­ra­ción cul­tu­ral de un socia­lis­mo com­ple­jo, que debe enfren­tar un enor­me núme­ro de aspec­tos dife­ren­tes y desa­rro­llar de mane­ras nue­vas a las per­so­nas y la socie­dad, y que tie­ne un enemi­go que sigue sien­do per­ver­so, pero mues­tra mucho más desa­rro­llo en su gue­rra cultural.

A lo lar­go de todo el país hay bue­nos estu­dio­sos de las mate­rias socia­les. En junio pasa­do lo com­pro­ba­mos una vez más, en el Ins­ti­tu­to Juan Mari­ne­llo, en el I Sim­po­sio Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Cul­tu­ra­les, con más de ochen­ta ponen­tes de toda Cuba. He com­par­ti­do con jóve­nes pro­fe­so­res en San­tia­go de Cuba, San­ta Cla­ra, en la mayo­ría de las pro­vin­cias del país, y admi­ro sus ideas, su ansia de cono­ci­mien­tos, su espí­ri­tu crí­ti­co y su con­cien­cia polí­ti­ca, que me lle­nan de espe­ran­za. Hace tres sema­nas tuve una her­mo­sa sesión con el Con­se­jo Nacio­nal de la FEU, de dis­cu­sión pro­fun­da y muy hones­ta sobre los pro­ble­mas nacio­na­les, de la edu­ca­ción supe­rior y de la orga­ni­za­ción estudiantil.

Cuba se pone una vez más en movi­mien­to, y los cien­tí­fi­cos socia­les tene­mos debe­res gran­des ante noso­tros. Es hora de com­par­tir nues­tra for­ma­ción con los más jóve­nes, de ense­ñar a pen­sar y a ser cul­tu­ral­men­te adul­tos, de con­du­cir­los en cuan­to sea nece­sa­rio y ale­grar­nos de que apren­dan a con­du­cir­se ellos mis­mos, por­que ten­drán que lle­gar a con­du­cir el país. Hay que lograr que el pen­sa­mien­to y las cien­cias socia­les se pon­gan a la altu­ra de lo que la socie­dad espe­ra de ellos.

(Toma­do de Dia­lo­gar dialogar)

[i] Inter­ven­ción en el Panel “Cien­cias socia­les, aca­de­mia y trans­for­ma­cio­nes socia­les”, del Colo­quio de Cien­cias Socia­les de la 23º Feria Inter­na­cio­nal del Libro, Tea­tro Manuel San­guily, Uni­ver­si­dad de La Haba­na, 15 de febre­ro de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.