Las bisa­gras del fas­cis­mo- Roland Denis

1. Cin­co bisa­gras amarradas

El “fas­chio” no es como obser­va­mos en otro artícu­lo ni un movi­mien­to aris­to­crá­ti­co lle­va­do por el coman­do inme­dia­to de las cla­ses domi­nan­tes, ni es un fenó­meno que se des­ata en for­ma evi­den­te des­de un pri­mer momen­to. Se tra­ta de una reali­dad polí­ti­ca extre­ma que se cons­tru­ye en la mis­ma medi­da en que deter­mi­na­dos hechos bien mane­ja­dos en el incons­cien­te colec­ti­vo van gene­ran­do los odios socia­les nece­sa­rios como para que un gru­po muy redu­ci­do polí­ti­ca­men­te pue­da, pri­me­ro absor­ber a un lide­raz­go socio-polí­ti­co más vas­to liga­do a las ten­den­cias demo­crá­ti­cas de la dere­cha polí­ti­ca, y lue­go exten­der­se hacia zonas socia­les mucho más com­ple­jas, ape­ga­das al indi­vi­dua­lis­mo y el con­su­mo en nues­tro caso, pero con deman­das legí­ti­mas no cum­pli­das, has­ta lle­gar a las pro­pias cla­ses trabajadoras.

Efec­ti­va­men­te des­de el 12 de febre­ro una frac­ción fas­cis­ta den­tro del movi­mien­to estu­dian­til liga­do a la opo­si­ción y en par­ti­cu­lar al par­ti­do Volun­tad Popu­lar, logra tomar el lide­raz­go con las accio­nes pre­vias des­ata­das en Táchi­ra y Méri­da, has­ta reven­tar en Cara­cas con los hechos de san­gre suce­di­dos ese día. Los dis­pa­ros pro­vie­nen de agen­tes del Sebin has­ta don­de se sabe, oscu­re­cien­do aún más la situa­ción dejan­do en el lim­bo quien fue el que armó direc­ta­men­te esa matan­za. Lo cier­to es que se des­ata una vio­len­cia gene­ra­li­za­da que es recha­za­da en un pri­mer momen­to por la mayo­ría de la opo­si­ción, pero como típi­co movi­mien­to fas­cis­ta insis­te en ella has­ta lograr el sal­do de sufi­cien­te de ten­sión y con­fron­ta­ción como para ama­rrar su pri­me­ra bisa­gra: la mayo­ría del con­jun­to de la opo­si­ción.

Este paso dado fun­da­men­tal­men­te por Capri­les y M.C Macha­do en esta sema­na, pare­cie­ra recom­po­ner una uni­dad que pudo haber­se res­que­bra­ja­do des­de el momen­to en que por lo vis­to Leo­pol­do López se “tra­gó el semá­fo­ro” y tiró un plan cons­pi­ra­ti­vo ade­lan­te tra­tan­do de robar­se el lide­raz­go al res­to opo­si­tor, algo que esta­ría pen­sa­do para momen­tos más crí­ti­cos eco­nó­mi­ca­men­te pre­vi­si­bles entre Mayo y Junio. El extre­mis­mo reac­cio­na­rio y anti­co­mu­nis­ta de gru­pos incu­ba­dos en las cla­ses medias altas, su vio­len­cia gua­rim­be­ra, sus ase­si­na­tos pro­pios, y la efec­ti­va pro­vo­ca­ción a una Guar­dia Nacio­nal acos­tum­bra­da a ser el órgano repre­si­vo de Esta­do por exce­len­cia, crea un sal­do sufi­cien­te en san­gre como para que ella empie­ce a exten­der­se social­men­te y obli­gue a la opo­si­ción a ade­lan­tar su plan con­jun­to. Solo Henry Fal­cón con aspi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les pos­te­rio­res titu­bea jugan­do al cen­tris­mo y acep­tan­do el plan de paz de Madu­ro de mane­ra condicionada.

Con ello logran ama­rrar la segun­da bisa­gra: la iden­ti­fi­ca­ción de vas­tos sec­to­res de cla­ses medias con las accio­nes que empie­zan a ser inter­pre­ta­das como de “pro­tes­ta nacio­nal” con­tra este “régi­men” cul­pa­ble de mucho de sus males: inse­gu­ri­dad, des­abas­te­ci­mien­to, infla­ción, etc.

La espi­ral que avan­za des­de el 12 logra dos come­ti­dos fun­da­men­ta­les que son acom­pa­ña­dos por otras tres de fun­da­men­tal impor­tan­cia. Pri­me­ro logran en el caso del Táchi­ra una ver­da­de­ra rebe­lión de masas bajo un lide­raz­go total­men­te fas­cis­ta o uri­bis­ta que es lo mis­mo, como es el caso de Daniel Ceba­llos alcal­de de San Cris­tó­bal. Esta rebe­lión les per­mi­te ir ama­rran­do una ter­ce­ra bisa­gra impres­cin­di­ble: pre­sen­tar­se como una pro­tes­ta con capa­ci­dad de con­trol territorial.

Pun­to bási­co para garan­ti­zar a los agen­tes encu­bier­tos fue­ra y den­tro del Esta­do, mili­ta­res y civi­les, que pue­dan estar pre­via­men­te com­pro­me­ti­dos con la cons­pi­ra­ción o atraí­dos por ella en la medi­da en que se van dan­do los hechos, empie­cen a sen­tir que ha lle­ga­do el momen­to y pue­dan ir arman­do las con­di­cio­nes nece­sa­rias para acer­car­se a una de las metas pri­mor­dia­les exi­gi­das por los grin­gos: median­te un gol­pe acom­pa­ña­do por la acción para­mi­li­tar, dasa­tar la gue­rra civil o una con­fron­ta­ción mucho mas amplia y vio­len­ta que per­mi­ta crear las con­di­cio­nes para una nego­cia­ción de derro­ta al gobierno de Madu­ro. Los tiem­pos y con­di­cio­nes de esta cuar­ta bisa­gra no deben estar toda­vía defi­ni­dos por el “for­ze” de los acon­te­ci­mien­tos, pero las pala­bras de Capri­les al defi­nir este gobierno como “mori­bun­do” trans­pa­ren­tan per­fec­ta­men­te que el pro­pó­si­to va en vías de acuer­do y de sumar actores.

Este pro­ce­so en avan­ce en los últi­mos días logra hacer de Vene­zue­la un pun­to de atrac­ción mun­dial con lo cual como ha que­da­do en evi­den­cia, agen­cias de noti­cias inter­na­cio­na­les de gran poder como CNN o Fran­ce Press, empie­zan a jugar su par­te cen­tral den­tro de los hechos, mani­pu­lan­do, ter­gi­ver­zan­do, uti­li­zan­do la bue­na o la mala fe de acto­res den­tro del con­flic­to. Su poder no solo vale para el radio de influen­cia que mane­jan sino que se ali­men­ta y a su vez nutre todo un uni­ver­so mediá­ti­co que tien­de hacia la mul­ti­pli­ca­ción inde­te­ni­ble de ver­da­des, men­ti­ras y mani­pu­la­cio­nes, pero siem­pre en la línea de la “pro­tes­ta nacio­nal” pro­ta­go­ni­za­da por las redes socia­les mediá­ti­cas. Momen­to en que entran en jue­go los agen­tes ven­di­dos del espec­tácu­lo lide­ri­za­dos por Ruben Bla­des y todo un uni­ver­so de “artis­tas” que expre­san su soli­da­ri­dad por el “pue­blo vene­zo­lano”. Es la quin­ta bisa­gra mediá­ti­ca y espec­ta­cu­lar que has­ta los momen­tos si no ha con­ven­ci­do del todo ha alar­ma­do al mun­do ente­ro, empe­zan­do a ubi­car a Vene­zue­la al lado de Ucra­nia, cuyos des­en­la­ces de caí­da de gobierno y lla­ma­do a elec­cio­nes en un cli­ma total­men­te favo­ra­ble a los intere­ses impe­ria­les grin­gos y euro­peos, sería uno de los esce­na­rios pre­fe­ri­bles a repe­tir en Venezuela.

Arman­do las pie­zas nece­sa­rias como para cerrar este con­jun­to de bisa­gras el fas­cis­mo, es decir, el odio acti­vo y poli­ti­za­do hacia todo lo que inten­te cam­biar el orden estruc­tu­ral y de valo­res en que se sopor­ta una socie­dad, pode­mos decir que el “fas­cio” comien­za a abo­nar el terreno para ir cerran­do al menos tres de las últi­mas juga­das que les fal­ta en este momen­to: el pro­nun­cia­mien­to a favor de la alta bur­gue­sía inde­ci­sa en estos momen­tos por las fabu­lo­sas ganan­cias que ha teni­do en los últi­mos años a nivel ban­ca­rio y los mono­po­lios de impor­ta­ción. El apo­yo mun­dial explí­ci­to de los cen­tros impe­ria­les que acom­pa­ñan a los EEUU, par­ti­cu­lar­men­te de a Comu­ni­dad Euro­pea. Y final­men­te, el más impor­tan­te de todos, el acom­pa­ña­mien­to de sec­to­res mas pobres de las cla­ses subal­ter­nas cas­ti­ga­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca, hecho que ya se ha pre­sen­tan­do en algu­nas ciu­da­des como San Cris­tó­bal y Mara­cai­bo, en com­bi­na­ción con ban­das de delin­cuen­cia, nar­co­trá­fi­co y contrabando.

Mien­tras tan­to toda esta situa­ción cons­ti­tu­ye una bur­bu­ja en aumen­to que en cual­quier momen­to pue­de des­atar situa­cio­nes no pre­vis­tas en las agen­das de nadie y ace­le­rar los acon­te­ci­mien­tos. Lo cier­to es que esto ocu­rre entre tan­to con el con­cur­so de una cla­se media mie­do­sa como siem­pre pero que se sien­te cada vez mas iden­ti­fi­ca­da con la “pro­tes­ta”, “fas­chio” pro­pia­men­te, las agru­pa­cio­nes de la ultra­de­re­cha fas­cis­ta, apro­ve­chan para tomar terreno en su vio­len­cia local y terri­ble­men­te agre­si­va con­tra todo lo que sim­bo­li­za una comu­ni­dad que se libe­ra y auto­or­ga­ni­za y que en nues­tro caso siem­pre o casi se hace lla­mar “cha­vis­ta”. Las agre­sio­nes en el cen­tro y occi­den­te de Vene­zue­la con­tra las empre­sas socia­les comu­ne­ras, los cen­tros de aco­pio, de salud, las casas popu­la­res de cul­tu­ra, la uni­da­des de trans­por­te del Esta­do, que ni siquie­ra los medios de Esta­do repor­tan por la línea de tra­ba­jo mera­men­te pro­pa­gan­dís­ti­ca en que se estruc­tu­ra­ron al son del poder buro­crá­ti­co en aumen­to, son hechos que pue­den des­atar nive­les de con­fron­ta­ción supe­rio­res en una gue­rra de “pobres con­tra ricos” y de “pue­blo en lucha con­tra van­guar­dias fascistas”.

La situa­ción pue­de for­zar una con­fron­ta­ción entre el “noso­tros” y los “hijos de puta” en pala­bras de Pan­cho Villa. No se ha lle­ga­do aún a este pun­to, al menos esta lejos de gene­ra­li­zar­se, pero estos en la medi­da en que cie­rran sus bisa­gran crean las con­di­cio­nes para hacerlo.

2. El gobierno, el pueblo

El gobierno ha lla­ma­do al diá­lo­go y la paz, tie­ne razón en prin­ci­pio. Pero sus refle­jos como estruc­tu­ra de gobierno que en su inmen­sa mayo­ría ya per­dió el sen­ti­do de pue­blo para mas bien uti­li­zar­lo, movi­li­zar­lo a su favor, clien­ti­li­zar­lo, hace lec­tu­ra del diá­lo­go hacia arri­ba. Con una opo­si­ción y una bur­gue­sía cada vez mas cer­ca de deci­dir­se por ente­ro en favor de la cons­pi­ra­ción total. El gobierno lo inter­pre­ta como una vuel­ta al 2002 y va sumer­gién­do­se en la mis­ma tram­pa en que cayó Chá­vez a lo lar­go del 2002. Tuvo que venir un 13 de Abril y salir vic­to­rio­sa la resis­ten­cia al sabo­teo petro­le­ro, para que los hechos y las pala­bras de gobierno cam­bien hacia una pues­ta en cla­ro de la dia­tri­ba polí­ti­ca y civi­li­za­to­ria en que nos encon­tra­mos en este país. No se da cuen­ta ence­rra­do en su vida mediá­ti­ca y buro­crá­ti­ca, dejan­do en la impu­ni­dad total tan­ta corrup­ción y deli­to de cual­quier orden, empe­zan­do por la can­ti­dad ‑cen­te­na­res- de diri­gen­tes popu­la­res ase­si­na­dos, que esta­mos en una situa­ción muy dis­tin­ta al 2002 a nivel social.

Si bien reapa­re­cen los agen­tes polí­ti­cos de la dere­cha, esta vez el “escua­li­dis­mo” social no es solo una masa ate­rro­ri­za­da por la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca de que un loco comu­nis­ta que lle­gó al poder te qui­ta­rá el apar­ta­men­to, el carro y los hijos. Esta vez tam­bién hay una masa har­ta de sec­to­res medios y tra­ba­ja­do­res que en cual­quier momen­to hace puen­te con sec­to­res mas bajos, har­ta en gene­ral del atro­pe­llo del mode­lo cor­po­ra­ti­vo-buro­crá­ti­co que reven­tó can­ti­dad de alter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas en favor de los mono­po­lios pri­va­dos y de Esta­do y nos hun­de en un ren­tis­mo mono­pó­li­co que ya no tie­ne con que finan­ciar una socie­dad que deman­da dere­chos al con­su­mo y ser­vi­cios públi­cos como nun­ca. Es con esa base poten­cial y cada vez más real y no psi­có­ti­ca de la “pro­tes­ta” que tie­ne sen­ti­do “el diá­lo­go”. Lo otro es sen­ci­lla­men­te una nego­cia­ción polí­ti­ca de paz don­de obvia­men­te si hay nego­cia­ción que no sea una paya­sa­da para la pro­pa­gan­da de ambos lados, es para que la dere­cha empie­ce a reto­mar el poder de mane­ra cabal, con pode­res de Esta­do en sus manos que exi­gi­rán has­ta ter­mi­nar de aca­bar con todo sen­ti­do pro­gre­sis­ta de gobierno.

El diá­lo­go con la cla­se obre­ra, cam­pe­si­nos, comu­ne­ros, el tras­pa­so inme­dia­to de poder pro­duc­ti­vo y dis­tri­bu­ti­vo al teji­do orga­ni­za­do del pue­blo en lucha, el plan de emer­gen­cia pro­duc­ti­va que incor­po­re a sec­to­res pri­va­dos peque­ños y medios, el for­ta­le­ci­mien­to de su capa­ci­dad de la auto­de­fen­sa, no es el plan en este momen­to de gobierno cuyo dis­cur­so se cen­tra en la vic­ti­mi­za­ción de sí mis­mo y el desar­me del movi­mien­to popu­lar. Y mien­tras tan­to sigue debi­li­tán­do­se y las deman­das racio­na­les medias tien­den a uni­fi­car­se con el movi­mien­to con­jun­to hege­mo­ni­za­do por los sec­to­res fas­cis­tas. En tal sen­ti­do, con­si­de­ro que esta muy cla­ro el plano que se vie­ne dibu­jan­do: una situa­ción don­de la úni­ca y ver­da­de­ra sali­da es que lo ele­men­tos de con­te­ni­do, pro­gre­si­vos, inclu­so revo­lu­cio­na­rios que están rega­dos entre los labe­rin­tos de esta “pro­tes­ta” y mucho mas allá de ella, sean absor­bi­dos lo más pron­to por una una van­guar­dia colec­ti­va y revo­lu­cio­na­ria que defien­da la demo­cra­cia, la par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca, la revo­lu­ción social, como úni­ca sali­da a la vio­len­cia fas­cis­ta ya hege­mó­ni­ca. No hay dema­sia­do tiem­po y así baje la inten­si­dad del alza­mien­to fas­cis­ta, este reto­ma­rá su cur­so con vio­len­cias supe­rio­res y el for­ta­le­ci­mien­to de sus bisa­gras al menos que el gobierno le nego­cie el alma, cosa que mucho vaga­bun­do meti­do entre sus ofi­ci­nas y direc­cio­nes esta­ría fas­ci­na­do; vic­to­ria para la “paz” de sus bol­si­llos. Es allí don­de la defen­sa y la pro­tes­ta del pue­blo en lucha tie­ne que mani­fes­tar­se con toda su fuer­za, las razo­nes sobran.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.