Vene­zue­la Vs Chi­le-Colom­bia: La lucha de cla­ses en la Inte­gra­ción Regio­nal- Ani­bal Garzón

El pasa­do 28 y 29 de Enero se cele­bró en La Haba­na la II Cum­bre de la CELAC.

La pre­sen­cia de la mayo­ría de los 33 man­da­ta­rios de Esta­dos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, con la fir­ma con­sen­sua­da de un Docu­men­to Final con 83 pro­pues­tas[1], gene­ró el ima­gi­na­rio inter­na­cio­nal de “Inte­gra­ción y Uni­dad Lati­no­ame­ri­ca­na”. Jus­ta­men­te la pri­me­ra pro­pues­ta anun­cia que: “Reite­ra­mos que la uni­dad y la inte­gra­ción de nues­tra región debe cons­truir­se gra­dual­men­te, con fle­xi­bi­li­dad, con res­pe­to al plu­ra­lis­mo, a la diver­si­dad y al dere­cho sobe­rano de cada uno de nues­tros pue­blos para esco­ger su for­ma de orga­ni­za­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Reite­ra­mos que nues­tra Comu­ni­dad se asien­ta en el res­pe­to irres­tric­to a los Pro­pó­si­tos y Prin­ci­pios de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das y el Dere­cho Inter­na­cio­nal, la solu­ción pací­fi­ca de con­tro­ver­sias, la prohi­bi­ción del uso y de la ame­na­za del uso de la fuer­za, el res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción, a la sobe­ra­nía, la inte­gri­dad terri­to­rial, la no inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de cada país,…”

La fir­ma del Docu­men­to Final estu­vo com­pues­ta por 4 sub­gru­pos, abs­trac­ta­men­te. Los paí­ses de la Alian­za del Pací­fi­co (Chi­le, Méxi­co, Perú y Colom­bia, con futu­ras adhe­sio­nes de Pana­má y Cos­ta Rica), los paí­ses del ALBA-TCP (Cuba, Nica­ra­gua, Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via, ade­más de las islas- Esta­do de Anti­gua y Bar­bu­da, Domi­ni­ca, San­ta Lucia, y San Vicen­te y Las Gra­na­di­nas), los Esta­dos del MERCOSUR (Bra­sil, Argen­ti­na, Uru­guay y Para­guay, sien­do miem­bro tam­bién Vene­zue­la por intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos), y el CARICOM (15 Esta­dos cari­be­ños anglófonos).

Entre estos cua­tro blo­ques la prin­ci­pal dia­léc­ti­ca es entre el ALBA-TCP y la Alian­za del Pací­fi­co, bus­can­do el pri­me­ro una sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca Lati­na para dejar de ser el Patio Tra­se­ro his­tó­ri­co de los Esta­dos Uni­dos, for­ta­le­cien­do el desa­rro­llo endó­geno con amplia inver­sión públi­ca en empre­sas mix­tas Gran­na­cio­na­les y el comer­cio com­ple­men­ta­rio para rom­per con la sumi­sión al dólar apo­yan­do fuer­tes medi­das pro­tec­cio­nis­tas pos­neo­li­be­ra­les. Mien­tras, con­tra­ria­men­te, la Alian­za del Pací­fi­co bus­ca reac­ti­var entre varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na el pro­yec­to neo­li­be­ral de los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio y la inver­sión pri­va­da. Hay que aña­dir que el caso del MERCOSUR es una línea inter­me­dia que inten­ta pro­te­ger­se según sus intere­ses mer­can­ti­lis­tas y su desa­rro­llo capi­tal, lide­ra­do por la poten­cia regio­nal de Bra­sil, pero sin per­der las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos y con la glo­ba­li­za­ción neoliberal.

Estos días, median­te un suce­so, se ha vis­to en la balan­za que la ima­gen de uni­dad y cohe­sión lati­no­ame­ri­ca­na crea­da en la CELAC ha per­di­do peso fren­te a la pug­na entre el ALBA-TCP, con apo­yo del MERCOSUR y el CARICOM, y la Alian­za del Pací­fi­co con apo­yo de los Esta­dos Uni­dos. Ese suce­so son los dis­tur­bios en Vene­zue­la que deja, tras vio­len­tas pro­tes­tas de la opo­si­ción polí­ti­ca de extre­ma dere­cha que inten­ta des­le­gi­ti­mar el gobierno demo­crá­ti­co de Nico­lás Madu­ro, un sal­do de 10 muer­tos[2], y dece­nas de heri­dos, des­de el 12 de febre­ro has­ta el día 22. Una estra­te­gia de “Gol­pe Sua­ve” que según el poli­tó­lo­go Gene Sharp se con­for­ma de 5 fases:

1- Gene­rar cli­ma de males­tar eco­nó­mi­co con boi­cots empre­sa­ria­les (eco­no­mía)

2- Denun­cia de un supues­to tota­li­ta­ris­mo del poder por par­te de los medios de comu­ni­ca­ción (comu­ni­ca­ción)

3- Pro­tes­tas vio­len­tas calle­je­ras lide­ra­das por la opo­si­ción (social)

4- Crear un cli­ma social de ingo­ber­na­bi­li­dad y con­fu­sión con la suma­to­ria de las 3 fases don­de inclu­so la mis­ma opo­si­ción pue­de ata­car clan­des­ti­na­men­te a sus miem­bros en momen­tos de dis­tur­bios para gene­rar impac­to de repre­sión guber­na­men­tal[3] y aumen­tar más el des­or­den (polí­ti­ca nacional)

5- For­zar la renun­cia del Pre­si­den­te mien­tras se alza una gue­rra inter­na con ayu­da de ser­vi­cios secre­tos de intere­ses impe­ria­les como Esta­dos Uni­dos y se pre­pa­ra una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra (polí­ti­ca inter­na­cio­nal)[4] como “fuer­zas de paz y orden”, con posi­bi­li­da­des de ser la OTAN.

Jus­ta­men­te las mis­mas fases que se han lle­va­do a cabo en Libia para derro­car a Gada­fi o se eje­cu­tan actual­men­te en Siria. Las denun­cias del Gol­pe Sua­ve no se han hecho espe­rar, y tan­to el CARICOM, como UNASUR, el MERCOSUR, el ALBA y la CELAC, se han pro­nun­cia­do al res­pec­to en dife­ren­tes comu­ni­ca­dos[5], coin­ci­dien­do sobre la legi­ti­mi­dad del gobierno demo­crá­ti­co de Vene­zue­la y mani­fes­tan­do, algu­nos de ellos, la cul­pa­bi­li­dad de la vio­len­cia a los gru­pos de dere­cha u opo­si­ción. ¿Y la Alian­za del Pacífico?

La Alian­za del Pací­fi­co ha sido el úni­co orga­nis­mo regio­nal que no ha publi­ca­do ofi­cial­men­te nin­gún comu­ni­ca­do sobre la situa­ción de Vene­zue­la. Su silen­cio pue­de inter­pre­tar­se como un “arma de doble filo”. Mien­tras los paí­ses inte­gran­tes ofi­cia­les del subre­gio­na­lis­mo de la Alian­za del Pací­fi­co, Perú, Méxi­co, Colom­bia y Chi­le, fir­ma­ron el comu­ni­ca­do de la CELAC como miem­bros que son, apo­yan­do implí­ci­ta­men­te el acuer­do de la Haba­na sobre el dere­cho sobe­rano, la solu­ción pací­fi­ca y la no inje­ren­cia, con­tra­dic­to­ria­men­te algu­nos de estos paí­ses se pro­nun­cia­ron a títu­lo indi­vi­dual con­tra el gobierno de Nico­lás Maduro.

Jus­ta­men­te los casos más extre­mis­tas de opo­si­ción a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na son Colom­bia y Chi­le. Paí­ses don­de sus man­da­ta­rios, San­tos[6] y Piñe­ra[7], fue­ron los úni­cos en aco­ger cada uno en una reu­nión ofi­cial la visi­ta del prin­ci­pal opo­si­tor de Madu­ro, Hen­ri­que Capri­les, a sus res­pec­ti­vos países.

Estra­te­gia del Pre­si­den­te colom­biano, Juan Manuel Santos 

En el caso de Colom­bia, la can­ci­lle­ría del gobierno de Juan Manuel San­tos hizo un comu­ni­ca­do de pren­sa don­de en nin­gún momen­to denun­cia el caos vio­len­to resal­tan­do como cau­san­te a la opo­si­ción de la dere­cha vene­zo­la­na, sino que, y escri­bien­do entre líneas, cul­pa­bi­li­za en cier­ta medi­da al gobierno de no acep­tar pro­tes­tas cuan­do la opo­si­ción dis­po­ne actual­men­te de la posi­bi­li­dad de usar todo tipo de espa­cios demo­crá­ti­cos: Ins­ta­mos al Gobierno y a la opo­si­ción a que dia­lo­guen, a que se sien­ten a dia­lo­gar, sin mirar para atrás, y para que pue­da haber un míni­mo de recon­ci­lia­ción polí­ti­ca. Son estos los momen­tos de man­te­ner mesu­ra tan­to, en el dis­cur­so como en las accio­nes polí­ti­cas, y que las dife­ren­cias y las pro­tes­tas, a las que todo el mun­do tie­ne dere­cho, se expre­sen, pero sin recu­rrir a la vio­len­cia[8]”.

Otro pun­to del comu­ni­ca­do es la afir­ma­ción que hace sobre que “Des­de aquí, des­de la Cos­ta Cari­be colom­bia­na, que­re­mos hacer un lla­ma­do a la cal­ma, un lla­ma­do a esta­ble­cer cana­les de comu­ni­ca­ción entre las dife­ren­tes fuer­zas polí­ti­cas en Vene­zue­la para garan­ti­zar la esta­bi­li­dad del país y el res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes y a las liber­ta­des fun­da­men­ta­les”. Este men­sa­je aca­ba per­si­guien­do el fin de tener un impac­to comu­ni­ca­ti­vo para refle­jar una fal­ta de esta­bi­li­dad polí­ti­ca y gober­na­bi­li­dad con sus res­pec­ti­vas liber­ta­des, ade­más una estra­te­gia ayu­da­da por el “lla­ma­do para que se res­pe­ten los dere­chos huma­nos de los colom­bia­nos resi­den­tes en Vene­zue­la al denun­ciar en el comu­ni­ca­do supues­tas “recien­tes depor­ta­cio­nes de colom­bia­nos, com­pa­trio­tas que han denun­cia­do que han sido depor­ta­dos sin jus­ta cau­sa”, para así Madu­ro per­der soli­da­ri­dad por par­te del pue­blo colom­biano. Hay que eva­luar que San­tos es la per­so­na menos indi­ca­da para refe­rir­se a asun­tos sobre la vio­len­cia inter­na o el res­pe­to de los Dere­chos Huma­nos en Vene­zue­la, tal y como seña­ló Madu­ro al refle­jar que el Pre­si­den­te de Colom­bia “pre­ten­de venir a dar lec­cio­nes de demo­cra­cia, cuan­do no ha hecho nada para defen­der los intere­ses del pue­blo colom­biano». Tres son los pun­tos a analizar:

En pri­mer lugar, San­tos a ini­cios de 2012 recha­zó toda medi­ción de UNASUR en el con­flic­to arma­do de Colom­bia, que dura más de 50 años y que según el Gru­po Memo­ria His­tó­ri­ca ha deja­do más de 220.000 muer­tos, afir­man­do que eso es un con­flic­to interno y lo debe resol­ver Colom­bia sin recu­rrir a la inter­ven­ción inter­na­cio­nal[9]. A pesar, inclu­so, de vio­la­cio­nes de Dere­chos Huma­nos reco­no­ci­das por el mis­mo Pre­si­den­te San­tos[10], UNASUR res­pe­tó el dere­cho soberano.

En segun­do lugar, el Paro Nacio­nal Agra­rio en Colom­bia, rea­li­za­do entre agos­to y sep­tiem­bre de 2013 por pro­tes­tas de cam­pe­si­nos con­tra el Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos que con­tem­pla la prohi­bi­ción del uso de semi­llas nacio­na­les a cam­bio de semi­llas nor­te­ame­ri­ca­nas, tuvo el resul­ta­do de 12 muer­tos, más de 400 heri­dos y 262 dete­ni­dos, come­tién­do­se gran­des vio­la­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos[11]. Un con­flic­to que en todo momen­to Vene­zue­la res­pe­tó la sobe­ra­nía nacio­nal de Colom­bia y no se pro­nun­ció con un comunicado.

En ter­cer lugar, a nivel de rela­cio­nes inter­ame­ri­ca­nas, el gobierno de San­tos no acep­tó demo­crá­ti­ca­men­te el Fallo de la Cor­te de la Haya sobre el con­flic­to terri­to­rial y la deli­mi­ta­ción marí­ti­ma entre Colom­bia y Nica­ra­gua[12], reti­rán­do­se pos­te­rior­men­te del Pac­to de Bogo­tá que se fir­mó en 1948 para resol­ver con­flic­tos con­ti­nen­ta­les de mane­ra pací­fi­ca median­te la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia[13].

En defi­ni­ti­va, qué hubie­se res­pon­di­do San­tos si la can­ci­lle­ría vene­zo­la­na hubie­se hecho un comu­ni­ca­do ofi­cial sobre las vio­la­cio­nes de Dere­chos Huma­nos del gobierno colom­biano, tan­to en el con­flic­to arma­do como en el con­flic­to del Paro Nacio­nal Agra­rio, o sobre la sali­da del Pac­to de Bogo­tá. Una res­pues­ta hipo­té­ti­ca que no lle­ga­rá a dato empí­ri­co dado que Vene­zue­la res­pe­ta la sobe­ra­nía de Colom­bia tal y como fir­mó como repre­sen­tan­te de la CELAC.

Estra­te­gia del Pre­si­den­te chi­leno, Sebas­tián Piñera 

Otro miem­bro de la Alian­za del Pací­fi­co que ha segui­do la mis­ma estra­te­gia que Colom­bia sobre el con­tex­to vene­zo­lano es Chi­le. Aun­que hay que apun­tar que la coyun­tu­ra polí­ti­ca chi­lena difie­re de la colom­bia­na por­que en el país aus­tral las decla­ra­cio­nes han sido de un Pre­si­den­te salien­te, Sebas­tián Piñe­ra, y no de la nue­va Pre­si­den­ta Miche­lle Bache­let que obten­drá sus fun­cio­nes el pró­xi­mo 11 de mar­zo. Por eso, a dife­ren­cia del cho­que mani­fies­to de Madu­ro con San­tos, y como bien refle­ja la entre­vis­ta al emba­ja­dor vene­zo­lano en Chi­le, Aré­va­lo Mén­dez, quien afir­mó que “El Pre­si­den­te Madu­ro emi­tió un pro­nun­cia­mien­to sobre lo dicho por Piñe­ra y para noso­tros ya eso cerró, más sobre­sal­tos nos cau­sa­ron las decla­ra­cio­nes del Pre­si­den­te San­tos”, se ha pre­ten­di­do dis­mi­nuir el encon­tro­na­zo con Chi­le para no gene­rar un con­flic­to Esta­do con Estado.

Vene­zue­la espe­ra dis­po­ner y soli­di­fi­car una bue­na rela­ción diplo­má­ti­ca con el nue­vo gobierno de Bache­let, aun­que tam­bién no hay que olvi­dar­se del dato que en el nue­vo gobierno de la Nue­va Mayo­ría en Chi­le tie­ne un papel muy des­ta­ca­do den­tro de la coa­li­ción el Par­ti­do de la Demo­cra­cia Cris­ti­na (DC), el mis­mo que se ha posi­cio­na­do a favor de los actos vio­len­tos de la opo­si­ción vene­zo­la­na con pala­bras direc­tas de uno de los líde­res de la DC, Fuad Cha­chin[14]. Otro pun­to a refle­jar es un encuen­tro polí­ti­co que tuvo Bache­let con el líder opo­si­tor de los actos vio­len­tos en Vene­zue­la, Leo­pol­do López (quien fue final­men­te auto­en­tre­ga­do y dete­ni­do[15] posi­ble­men­te como una estra­te­gia de már­tir mediá­ti­co), el pasa­do mes de julio[16] en una reu­nión del Comi­té de Gobier­nos Loca­les de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta. Aún así fue un even­to de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta y no una reu­nión bila­te­ral como la de Piñe­ra con Capriles.

Piñe­ra, a dife­ren­cia de San­tos, no emi­tió un comu­ni­ca­do ofi­cial sino que hizo decla­ra­cio­nes direc­tas a los medios de comu­ni­ca­ción sobre Vene­zue­la, inclu­so más agre­si­vas que San­tos afir­man­do que la for­ma de actuar en demo­cra­cia es res­pe­tar las liber­ta­des, la liber­tad de expre­sión y los dere­chos huma­nos de todos los ciu­da­da­nos por par­te del Gobierno, y res­pe­tar el Esta­do de Dere­cho y mani­fes­tán­do­se en paz por par­te de los ciu­da­da­nos»[17]. En defi­ni­ti­va acu­só al gobierno de Madu­ro de vio­lar los Dere­chos Huma­nos como acción de doble estra­te­gia; una para poner a Vene­zue­la en el pun­to de mira de dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, orga­nis­mos y ONGs, que pue­dan entro­me­ter­se en asun­tos inter­nos y otra para hacer pro­pa­gan­da fal­sa en el pue­blo chi­leno sobre la fal­ta de liber­ta­des en Vene­zue­la.

Tras resal­tar Madu­ro a Piñe­ra de no meter­se en asun­tos inter­nos de Vene­zue­la al igual que él no lo hace con Chi­le, con la inten­ción de cerrar con esta afir­ma­ción la pug­na entre los man­da­ta­rios, Piñe­ra reto­mó el ata­que para tener mayor impac­to mediá­ti­co y apro­ve­char el momen­to coyun­tu­ral – sobre el con­tex­to vene­zo­lano y su sali­da de man­da­ta­rio – para difa­mar con el gobierno vene­zo­lano y acu­sar­lo de vio­lar la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos o Car­ta de San José[18]. Este ata­que lle­gó a nive­les de incohe­ren­cia y dema­go­gia al acu­sar el mis­mo Piñe­ra a Madu­ro de encar­ce­lar a estu­dian­tes y lide­res de la opo­si­ción. Dema­go­gia por ser Piñe­ra uno de los Pre­si­den­tes de Amé­ri­ca Lati­na que mayor repre­sión ha ejer­ci­do con­tra estu­dian­tes, entre otras vio­la­cio­nes de Dere­chos Huma­nos, acción de las fuer­zas repre­si­vas chi­lenas que lle­vó inclu­so al naci­mien­to en 2011 de la ima­gen inter­na­cio­nal de la líder estu­dian­til Cami­la Vallejo

En el caso de los estu­dian­tes y sus mar­chas por la edu­ca­ción públi­ca, ponien­do en tela solo algu­nos de los ejem­plos, en agos­to de 2011 el gobierno de Piñe­ra detu­vo a 527 estu­dian­tes[19] o el 7 de octu­bre del mis­mo año fue­ron dete­ni­dos 130 estu­dian­tes y dece­nas heri­dos[20]. Mani­fes­ta­cio­nes que muchas de ellas no fue­ron inclu­so auto­ri­za­das por el gobierno, vio­lan­do así el dere­cho a la pro­tes­ta[21]. Tal y como ha seña­la­do la Pre­si­den­ta de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Chi­le (FECH), Melis­sa Sepúl­ve­da, pidió a Piñe­ra resol­ver las vio­la­cio­nes de Dere­chos Huma­nos y repre­sión a estu­dian­tes que su gobierno ha come­ti­do en Chi­le antes de pro­nun­ciar­se sobre las mani­fes­ta­cio­nes en Vene­zue­la[22]. Una afir­ma­ción que tie­ne detrás datos empí­ri­cos ya que el Infor­me Anual de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les de San­tia­go de Chi­le en 2012[23] denun­ció las repre­sio­nes, y con ello la vio­la­ción del Esta­do de Dere­cho, a movi­li­za­cio­nes socia­les como las estu­dian­ti­les, agre­gan­do dis­cri­mi­na­ción con­tra los indí­ge­nas mapu­ches, y mino­rías sexua­les. Jus­ta­men­te con­tra los Mapu­ches el mis­mo gobierno de Piñe­ra ha lle­ga­do a nive­les de eva­lua­ción de Esta­do de Excep­ción en la región de la Arau­ca­nía[24], apli­can­do la Ley Anti­te­rro­ris­ta con­tra las comu­ni­da­des y vio­lan­do el Con­ve­nio 169 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT)

¿En qué momen­to las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas hicie­ron intro­mi­sión o inje­ren­cia denun­cia­do ofi­cial­men­te los altos nive­les de repre­sión en Chi­le por par­te del gobierno de Piñe­ra? Al igual que con Colom­bia, Vene­zue­la tal y como se fir­mó en la II Cum­bre de la CEPAL, ha res­pe­ta­do en todo momen­to el dere­cho sobe­rano y la no injerencia.

Con­clu­sión

En defi­ni­ti­va, los ata­ques de Colom­bia y Chi­le con­tra Vene­zue­la refle­jan la lucha de cla­ses que se vive den­tro de la inte­gra­ción regio­nal lati­no­ame­ri­ca­na. Se habla his­tó­ri­ca­men­te a nivel de cla­ses socia­les en rela­ción a los medios de pro­duc­ción de una nación o Esta­do, dia­léc­ti­ca­men­te cla­ses tra­ba­ja­do­ras y cla­ses medias y altas empre­sa­ria­les (opri­mi­dos y opre­so­res), pero no hay que olvi­dar­se, como refle­ja la mis­ma Teo­ría mar­xis­ta de la Depen­den­cia, las rela­cio­nes entre los lla­ma­dos Esta­dos desa­rro­lla­dos y sub­de­sa­rro­lla­dos, una dico­to­mía que por un lado pre­sen­ta a los impe­rios como Esta­dos Uni­dos, y en el caso de Amé­ri­ca Lati­na, sus laca­yos neo­li­be­ra­les como los paí­ses de la Alian­za del Pací­fi­co. Y por otro, los paí­ses que bus­can nive­les de desa­rro­llo nacio­nal con ges­tión endó­geno y autó­no­ma y ele­va­da inter­ven­ción públi­ca dan­do pasos en la nue­va fase his­tó­ri­ca del pos­neo­li­be­ra­lis­mo. Una lucha de cla­ses que se refle­ja a nivel macro en la dispu­ta entre los pro­yec­tos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de izquier­da y de dere­cha, usan­do el eti­que­ta­je histórico.

La diplo­ma­cia inter­na­cio­nal, y en este caso Inter­ame­ri­ca­na, está lle­na de com­ple­ji­da­des y con­tra­dic­cio­nes en sus estruc­tu­ras de poder dado el amplio aba­ni­co de acto­res esta­ta­les, pero Vene­zue­la más allá de su pro­yec­to nacio­na­lis­ta, lati­no­ame­ri­ca­nis­ta regio­nal y boli­va­riano, no debe bajar la guar­dia de los enemi­gos que tam­bién exis­ten en el con­ti­nen­te más allá del Impe­rio de los Esta­dos Uni­dos. La CELAC es un nue­vo espa­cio de deba­te, apo­yo y coor­di­na­ción en varias polí­ti­cas par­ti­cu­la­res, que hace con­tra­pe­so a la OEA lide­ra­da por Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, pero mien­tras exis­tan los paí­ses con pro­yec­tos neo­li­be­ra­les en Amé­ri­ca Lati­na no se con­so­li­da­rá un pro­yec­to común en lo gene­ral. La Alian­za de Cla­ses a nivel de rela­cio­nes entre Esta­dos debe estar pre­sen­te como momen­to his­tó­ri­co que se está superan­do en un pla­zo de tiem­po cor­to-medio por si solo con la ace­le­ra­ción de las con­tra­dic­cio­nes regio­na­les, median­te la cri­sis cre­cien­te finan­cie­ra del capi­ta­lis­mo, la cri­sis ali­men­ta­ria, y el ago­ta­mien­to de los recur­sos natu­ra­les como el petró­leo. La Vene­zue­la boli­va­ria­na debe estar pre­pa­ra­da y apren­der de esta experiencia.


[2] Sal­do has­ta el sába­do 22 de febre­ro, dado que la situa­ción con­flic­ti­va continúa.

[3] Según La Minis­tra de Comu­ni­ca­ción la mis­ma opo­si­ción pla­neó ase­si­nar al opo­si­tor y líder de las movi­li­za­cio­nes vio­len­tas, Leo­pol­do López, para tener el impac­to mediá­ti­co de cul­pa­bi­li­zar al gobierno de Madu­ro y gene­rar un mayor con­flic­to polí­ti­co nacio­nal que suma­se una impli­ca­ción extran­je­ra de denun­cia con­tra Madu­ro http://​www​.elmun​do​.com​.ve/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​d​e​l​c​y​-​r​o​d​r​i​g​uez – alto-dirigente-opositor-planeaba-.aspx

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.