Urge más soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal para fre­nar al fas­cis­mo en Vene­zue­la- Car­los Aznares

Todo se ha pre­ci­pi­ta­do en el con­ti­nen­te. Recién va a ser un año de la muer­te (¿el ase­si­na­to?) del Coman­dan­te Hugo Chá­vez, y la ima­gen con­ge­la­da de aque­llos días de dolor, de rabia y por qué no, de impo­ten­cia, se ha trans­for­ma­do rápi­da­men­te en otras esce­nas muy dis­tin­tas. El impe­rio no per­dió tiem­po, y ace­le­ró la ofen­si­va que len­ta­men­te se venía ges­tan­do y a la que algu­nos opti­mis­tas en exce­so, no pres­ta­ban mayor atención.
Ya el pro­pio Coman­dan­te lo había avi­zo­ra­do cuan­do en una de las tan­tas con­fron­ta­cio­nes con Alva­ro Uri­be Vélez, defi­nía a las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­se en Colom­bia como la pun­ta de lan­za de una futu­ra des­es­ta­bi­li­za­ción, no sólo hacia Vene­zue­la sino a nivel continental.
Ceba­dos por un resul­ta­do elec­to­ral dema­sia­do ajus­ta­do, pro­du­ci­do cuan­do aún la pobla­ción vene­zo­la­na no salía del due­lo, los man­da­ma­ses de Washing­ton die­ron luz ver­de a una opo­si­ción que por pri­me­ra vez creía hacer pie para inten­tar ven­cer por la vía de los votos. Como ayu­da extra, apar­te de los millo­nes de dóla­res que reci­ben des­de Mia­mi y otras capi­ta­les “ami­gas”, la dere­cha local con­tó con algo que ya se había pro­ba­do con éxi­to en el Chi­le de Sal­va­dor Allen­de, y que tie­ne con ver con ope­ra­cio­nes de ablan­da­mien­to y des­gas­te sobre la pobla­ción, gol­pean­do don­de más due­le, en su eco­no­mía coti­dia­na. Así se puso en mar­cha más des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y medi­ci­nas, fuga de divi­sas y espe­cu­la­ción con el pre­cio del dólar fren­te al gol­pea­do bolí­var, sabo­ta­je ener­gé­ti­co, cam­pa­ña de rumo­res, y todo el fue­go gra­nea­do de las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas. Sin embar­go, la reac­ción del gobierno de Nico­lás Madu­ro fue seve­ra y a pun­ta de leyes correc­ti­vas y san­cio­nes a los espe­cu­la­do­res se pudo lle­gar a una nue­va con­fron­ta­ción elec­to­ral en la que la opo­si­ción reci­bió otra cache­ta­zo en sus ambi­cio­nes de poder. Esto ocu­rrió tam­bién por­que el pue­blo vene­zo­lano, ese por­cen­ta­je impor­tan­te de per­so­nas agra­de­ci­das por todo lo que ha reci­bi­do de la Revo­lu­ción, a pesar del des­gas­te noto­rio que le pro­du­ce la gue­rra eco­nó­mi­ca no dudó en unir filas y “res­tear­se” con los suyos.
A par­tir de ese momen­to, el impe­rio puso en mar­cha una nue­va eta­pa de su ofen­si­va, eli­gien­do para ello la tan temi­da vía de la vio­len­cia fascista.
Todos recuer­dan cómo comen­zó la cam­pa­ña de apo­de­rar­se de Libia. Y lo que vino des­pués en Siria, y lo que está ocu­rrien­do aho­ra mis­mo en Ucra­nia. Paí­ses don­de se pasó, en un cor­to perío­do de tiem­po, de la esta­bi­li­dad y una regu­lar con­vi­ven­cia a la des­truc­ción de la mayor par­te de sus infra­es­truc­tu­ras, y al ase­si­na­to de la pobla­ción cuan­ti­fi­ca­da en dece­na de miles.
Como si fue­ran fichas de domi­nó, el efec­to fue dan­do sus fru­tos para la polí­ti­ca de inje­ren­cia e inter­ven­ción impe­ria­lis­ta. Esto no quie­re decir que no se resis­ta (Siria y Ucra­nia lo siguen hacien­do) pero quien con­sue­la a miles de per­so­nas que vivían más o menos en paz y hoy miran a su alre­de­dor y sólo ven escom­bros, muer­te y miles de des­pla­za­dos y refugiados.
El manual de ope­ra­cio­nes fija­do por el Pen­tá­gono es sen­ci­llo: tor­pe­dear las eco­no­mías de aque­llos a quie­nes se inten­ta con­quis­tar, y lue­go acu­dir a los “civi­les” del lugar (o de otras lati­tu­des como es el caso de los mer­ce­na­rios de Al Qae­da o Al Nus­ra, en Medio Orien­te) para que empren­dan la gue­rra devas­ta­do­ra que ani­qui­le cual­quier resistencia.
Vene­zue­la y su petró­leo, tan ambi­cio­na­do por Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, no podían esca­par­se de estas maniobras.
La cri­mi­nal esca­la­da fas­cis­ta que se ha pues­to en mar­cha en Cara­cas y en algu­nos Esta­dos cla­ves, uti­li­zan­do a algu­nos jóve­nes de cla­se media alta y con­tan­do con el sos­tén de la bur­gue­sía empre­sa­rial (los mis­mos que die­ron el gol­pe en 2002 y que lamen­ta­ble­men­te no fue­ron des­ar­ma­dos y cas­ti­ga­dos con­tun­den­te­men­te) no es algo que se pue­da minimizar.
Por otro lado, los hechos que se des­en­ca­de­na­ron en la “Media luna” vene­zo­la­na, inte­gra­da por Táchi­ra, Zulia y Méri­da, apro­ve­chan­do la pre­sen­cia no sólo de impor­tan­tes sec­to­res de la opo­si­ción más extre­mis­ta y el con­cur­so de los para­mi­li­ta­res colom­bia­nos que entran y salen sin dema­sia­dos pro­ble­mas, obli­gan a recor­dar otra vez a Libia y Siria. O mejor dicho a Bengha­si, Homs o Alep­po, ciu­da­des don­de los mer­ce­na­rios pro-yan­quis se atrin­che­ra­ron para embes­tir con­tra Gadaf­fi y Bachar Al Assad.
Tam­po­co hay que sub­es­ti­mar el rol que pue­de jugar de aquí en más, ese cacho­rro de la CIA lla­ma­do Leo­pol­do López, quien pocos minu­tos antes de ser dete­ni­do dejó como “heren­cia” un video en el que con­vo­ca a sus hues­tes a la “resis­ten­cia” para derro­car al Gobierno de Madu­ro. Su mejor par­te­nai­re, él lo sabe, se lla­ma Barack Obama.
Fren­te a este esta­do de cosas, el pue­blo vene­zo­lano está ponien­do, como siem­pre, lo mejor de su com­pro­mi­so. Se ha movi­li­za­do masi­va­men­te acom­pa­ñan­do las con­vo­ca­to­rias ofi­cia­les, ha recha­za­do los lla­ma­dos a la huel­ga y al sabo­ta­je, y pone el cuer­po fren­te a los vio­len­tos, que impul­san a sus sica­rios a matar fría­men­te, tan­to a cha­vis­tas como a mani­fes­tan­tes de la opo­si­ción, pen­san­do en sacar ganan­cias de futu­ras res­pues­tas entre unos y otros.
No poca impor­tan­cia tie­ne tam­bién el papel que están jugan­do las Fuer­zas Arma­das Boli­va­ria­nas, recha­zan­do una y otra vez los can­tos de sire­na de la dere­cha, y rati­fi­can­do la leal­tad a la Revo­lu­ción y el Socia­lis­mo a cons­truir. Todos sabe­mos que sin este blo­que uni­for­ma­do hubie­ra sido muy difí­cil sos­te­ner el actual anda­mia­je de poder. Algo en lo que han juga­do un papel fun­da­men­tal el Coman­dan­te Chá­vez y Dios­da­do Cabello.
Lo que está faltando
En medio de esce­nas de incen­dios, barri­ca­das, bom­bas y una espec­ta­cu­lar y masi­va cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción pro­ta­go­ni­za­da por el terro­ris­mo mediá­ti­co, hay un ingre­dien­te que se echa en fal­ta. Pare­cie­ra que en esta oca­sión al con­ti­nen­te y a sus orga­ni­za­cio­nes de inte­gra­ción (Una­sur, CELAC) les vie­nen fallan­do los refle­jos. No es malo que se hagan mani­fies­tos y decla­ra­cio­nes de bue­nas inten­cio­nes a nivel soli­da­rio, pero con eso solo no alcan­za. Sir­ven para que la gen­te de a pie expre­se sus adhe­sio­nes y repu­dios, pero la bata­lla que se está libran­do exi­ge mucho más que eso. Casi por meca­nis­mos de auto­de­fen­sa, las ins­ti­tu­cio­nes y los pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos debe­rían con­vo­car­se en Cara­cas, o don­de les ven­ga más a mano, y devol­ver­le a Vene­zue­la Boli­va­ria­na, lo mis­mo que ese país tan­to ha dado: soli­da­ri­dad con­cre­ta, sin ata­jos ni mezquindades.
Recor­de­mos lo útil que fue­ron estas inter­ven­cio­nes en el caso de Boli­via y Ecua­dor, ayu­dan­do a des­ac­ti­var con sus pre­sen­cias gol­pes de Esta­do en desarrollo.
“Si nos tocan a uno, nos tocan a todos”, sue­len decir los lucha­do­res socia­les, y tie­nen toda la razón del mun­do. El tema es que los de arri­ba entien­dan ese sig­ni­fi­ca­do antes que sea dema­sia­do tarde.
Al fas­cis­mo no hay que con­ce­der­le ni tiem­po ni ven­ta­jas adi­cio­na­les. Si eso ocu­rre, nos pue­den ani­qui­lar, ya lo hemos vis­to en infi­ni­dad de opor­tu­ni­da­des. Una refle­xión que vale tan­to para quie­nes hoy gobier­nan en el Pala­cio Mira­flo­res, a los efec­tos de que sigan radi­ca­li­zan­do la Revo­lu­ción a la vez que com­ba­ten los focos vio­len­tis­tas de la dere­cha, y tam­bién para cada uno de noso­tros que esta­mos dis­pues­tos a que ese pro­ce­so que tan­to esfuer­zo le cos­tó cons­truir al Coman­dan­te Supre­mo Hugo Chá­vez y a su bra­vo pue­blo, no se pier­da ni retro­ce­da. Es evi­den­te que nos esta­mos jugan­do, entre todos, la posi­bi­li­dad de con­cre­tar o no la tan ansia­da Segun­da Inde­pen­den­cia. No es poca cosa.
* Direc­tor de Resu­men Latinoamericano 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *