La ame­na­za fas­cis­ta en Vene­zue­la- Ati­lio Borón

Protestas-Venezuela-12-febrero-2014-3
La esca­la­da des­es­ta­bi­li­za­do­ra que actual­men­te sufre la Vene­zue­la boli­va­ria­na tie­ne un obje­ti­vo no nego­cia­ble: el derro­ca­mien­to del gobierno de Nico­lás Madu­ro.
No hay un ápi­ce de inter­pre­ta­ción de quien esto escri­be en esta afir­ma­ción. Fue expre­sa­da en reite­ra­das oca­sio­nes no sólo por los mani­fes­tan­tes de la dere­cha en las calles sino por sus prin­ci­pa­les líde­res e ins­ti­ga­do­res loca­les: Leo­pol­do López (ex alcal­de del muni­ci­pio de Cha­cao, en Cara­cas, y jefe del par­ti­do Volun­tad Popu­lar) y María Cori­na Macha­do, dipu­tada por Súma­te a la Asam­blea Nacio­nal de Venezuela.
En más de una oca­sión se refi­rie­ron a lasin­ten­cio­nes que per­se­guían con sus pro­tes­tas uti­li­zan­do una expre­sión a la que regu­lar­men­te ape­la el Depar­ta­men­to de Esta­do: “cam­bio de régi­men”, for­ma ama­ble y eufe­mís­ti­ca que reem­pla­zaa la des­pres­ti­gia­da “gol­pe de esta­do”. Lo que se bus­ca es pre­ci­sa­men­te eso: un “gol­pe de esta­do” que pon­ga pun­to final a la expe­rien­cia cha­vis­ta. La inva­sión a Libia, y el derro­ca­mien­to y lin­cha­mien­to de Muam­mar El Gada­fi son un ejem­plo de “cam­bio de régi­men”; hace medio siglo que Esta­dos Uni­dos está pro­po­nien­do sin éxi­to algo simi­lar para Cuba. Aho­ra lo están inten­tan­do, con todas sus fuer­zas, en Venezuela.
Esta feroz cam­pa­ña en con­tra del gobierno boli­va­riano –en reali­dad, un pro­ce­so de fas­cis­ti­za­ción de lar­ga data- tie­ne raí­ces inter­nas y exter­nas, ínti­ma­men­te imbri­ca­das y soli­da­rias en un obje­ti­vo común: aca­bar con la pesa­di­lla ins­tau­ra­da por el Coman­dan­te Hugo Chá­vez des­de que asu­mie­ra la pre­si­den­cia en 1999. Para Esta­dos Uni­dos la auto­de­ter­mi­na­ción vene­zo­la­naa­fir­ma­da sobre las mayo­res reser­vas com­pro­ba­das de petró­leo del mun­do, la derro­ta del ALCAy losa­van­ces de los pro­ce­sos de inte­gra­ción y uni­dad en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be –la UNASUR, el Mer­co­sur amplia­do, la CELAC, Petro­ca­ri­be, entre otros- impul­sa­dos como nun­ca antes jamás porel líder boli­va­riano son desa­fíos into­le­ra­bles e inadmisibles,merecedores de un ejem­plar escarmiento.
Para la opo­si­ción inter­na el cha­vis­mo sig­ni­fi­có el fin de las pre­ben­das y nego­cia­dos que obte­nía por su cola­bo­ra­ción con el gobierno de Esta­dos Uni­dos y las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas en el saqueo y el pilla­je de la ren­ta petro­le­ra, y que encon­tró en los líde­res y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la Cuar­ta Repú­bli­ca sus socios meno­res e impres­cin­di­bles ope­ra­do­res locales.
Tan­to Washing­ton como sus peo­nes esta­ban segu­ros de que el cha­vis­mo no sobre­vi­vi­ría a la des­apa­ri­ción físi­ca de su fun­da­dor. Pero con las pre­si­den­cia­les del 14 de Abril del 2013 sus espe­ran­zas se esfu­ma­ron: Nico­lás Madu­ro pre­va­le­ció sobre Hen­ri­que Capri­les por un por­cen­ta­je muy peque­ño, pero sufi­cien­te e indis­cu­ti­ble, de votos.
La res­pues­ta de estos oli­gar­cas tra­ves­ti­dos en señe­ras figu­ras de la repú­bli­ca fue pri­me­ro des­co­no­cer el vere­dic­to de las urnas y lue­go des­atar vio­len­tas pro­tes­tas que cobra­ron la vida de más de una dece­na de jóve­nes boli­va­ria­nos, dejan­do heri­dos a unos cien, amén de la des­truc­ción de nume­ro­sos edi­fi­cios y pro­pie­da­des públi­cas. Cabe con­sig­nar que al día de hoy, diez meses des­pués de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Washing­ton no ha reco­no­ci­do for­mal­men­te el triun­fo de Nico­lás Maduro.
En cam­bio, el inve­ro­sí­mil Pre­mio Nobel de la Paz demo­ró horas en reco­no­cer como triun­fa­dor de los comi­cios pre­si­den­cia­les hon­du­re­ños del 24 de Noviem­bre pasa­do ‑vicia­dos has­ta lo inde­ci­ble y frau­du­len­tos como muy pocos- al can­di­da­to de “la emba­ja­da”, Juan O. Hernández.
El impe­ria­lis­mo no se equi­vo­ca al ele­gir a sus enemi­gos: los Cas­tro, Chá­vez, aho­ra Madu­ro, Correa, Mora­les; y con­tra­ria­men­te a lo que algu­nos inge­nua­men­te pos­tu­lan, no exis­te una dere­cha que sea “opo­si­ción leal” a un gobierno genui­na­men­te de izquier­da. Menos aun cuan­do se tra­ta de una dere­cha mane­ja­da por tele­co­man­do des­de la Casa Blan­ca. Si se com­por­ta con leal­tad es por­que ese gobierno ya fue colo­ni­za­do por el capital.Pese a la vio­len­cia de los mili­tan­tes de la Mesa de Uni­dad Demo­crá­ti­ca que sos­te­nía la can­di­da­tu­ra de Capri­les el gobierno logró res­ta­ble­cer el orden en las calles.
Con­tri­bu­ye­ron a ello la cla­ra y enér­gi­ca res­pues­ta guber­na­men­tal y, ade­más, la cer­te­za que tenía la diri­gen­cia del MUD­que las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les del 8 de Diciem­bre ‑que la dere­cha carac­te­ri­zó como un ple­bis­ci­to- les per­mi­ti­rían derro­tar al cha­vis­mo para lue­go exi­gir la inme­dia­ta renun­cia de Madu­ro o, en el peor de los casos,convocar a un refe­ren­do revo­ca­to­rio anti­ci­pa­do sin tener que espe­rar has­ta media­dos del 2016 tal como lo esta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción. Pero la juga­rre­ta les salió mal, por­que fue­ron amplia­men­te derro­ta­dos por casi un millón de votos y nue­ve pun­tos por­cen­tua­les de diferencia.
Ató­ni­tos ante lo ines­pe­ra­do del resul­ta­do, que por pri­me­ra vez le ofre­cía al gobierno boli­va­riano la posi­bi­li­dad de ges­tio­nar duran­te dos años los asun­tos públi­cosy admi­nis­trar la eco­no­mía sin tener que invo­lu­crar­se en viru­len­tas y dis­trac­to­ras cam­pa­ñas elec­to­ra­les, los anti­cha­vis­tas pere­gri­na­ron a Washing­ton para rede­fi­nir su estra­te­gia en fun­ción de las nece­si­da­des geo­po­lí­ti­cas del impe­rio y reci­bir órde­nes, dine­ros y ayu­das de todo tipo para sos­te­ner­su pro­yec­to desestabilizador.
Derro­ta­dos en las urnas aho­ra la prio­ri­dad inme­dia­ta era, como lo exi­gie­ra Richard Nixon para el Chi­le de Sal­va­dor Allen­de en 1970, “hacer chi­rriar la eco­no­mía”. De ahí los sabo­ta­jes, las cam­pa­ñas dede­sa­bas­te­ci­mien­tos pro­gra­ma­dos y el desen­freno de la espe­cu­la­ción cam­bia­ria (según reco­mien­da en su manual de ope­ra­cio­nes el exper­to de la CIA Euge­ne Sharp); los ata­ques en la pren­sa en don­de las men­ti­ras y el terro­ris­mo mediá­ti­co no cono­cen lími­te o escrú­pu­lo moral alguno y, lue­go, como rema­te, “calen­tar la calle” bus­can­do crear una situa­ción simi­lar a la de la ciu­dad deBen­ga­si en Libia, capaz de des­ba­ra­tar por com­ple­to la eco­no­mía y des­atar una gra­ví­si­ma cri­sis de gober­na­bi­li­dad que tor­na­se inevi­ta­ble la inter­ven­ción de algu­na poten­cia ami­ga, que ya sabe­mos quién es, para que acu­die­se en auxi­lio de los vene­zo­la­nos para res­tau­rar el orden quebrantado.
Una tras otra todas estas ini­cia­ti­vas ter­mi­na­ron en el fra­ca­so, pero no por ello la dere­cha aban­do­na­rá sus­pro­pó­si­tos sedi­cio­sos. Leo­pol­do López se aca­ba de entre­gar a la jus­ti­cia y es de espe­rar que esta le haga caer, a él y a su com­pin­che, María Cori­na Macha­do, todo el peso de la ley.Llevan varias muer­tes sobre sus mochi­las y lo peor que le podría pasar a Vene­zue­la sería que el gobierno o la jus­ti­cia no advir­tie­ran lo que se ocul­ta den­tro del hue­vo de la serpiente.
En situa­cio­nes como éstas, y ante enemi­gos como éstos, cual­quier inten­to de “recon­ci­lia­ción nacio­nal” o de “línea blan­da” es la segu­ra ruta hacia la pro­pia des­truc­ción. Los fas­cis­tas y el impe­ria­lis­mo sólo entien­den el len­gua­je de la fuer­za. López y Macha­do debe­rán reci­bir un cas­ti­go ejem­plar, siem­pre den­tro del mar­co de la lega­li­dad vigen­te, y no debe­rían des­car­tar­se vio­len­tas mani­fes­ta­cio­nes para exi­gir su inme­dia­ta liberación.

Tam­po­co habría que dese­char la hipó­te­sis de que, en su deses­pe­ra­ción, la dere­cha pudie­se ape­lar a cual­quier recur­so, por abe­rran­te que sea. Pero el pro­ce­sa­mien­to y cas­ti­go de los ins­ti­ga­do­res de tan­to derra­ma­mien­to de san­gre no será sufi­cien­te para aven­tar el ries­go de un bru­tal derro­ca­mien­to del gobierno boli­va­riano; la úni­ca garan­tía estri­ba en la acti­va movi­li­za­ción y orga­ni­za­ción de las masas cha­vis­tas para sos­te­ner a “su revo­lu­ción”, con sus muchos acier­tos y tam­bién sus errores.

Eso es lo úni­co que per­mi­ti­rá aven­tar el peli­gro de un asal­to fas­cis­ta al poder que pon­dría san­grien­to fin a la ges­ta boli­va­ria­na, des­en­ca­de­nan­do una olea­da reac­cio­na­ria que rever­be­ra­ría por todo el con­ti­nen­te. De ahí que lom­que esté en jue­go en estas horas no es sólo el futu­ro de Vene­zue­la sino­mel de toda Nues­tra América.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.