El alcal­de Azku­na pre­mio Nerón- Iña­ki Uriarte

Es cono­ci­do el epi­so­dio del incen­dio de Roma en el año 64 d.C. atri­bui­do al empe­ra­dor Nerón quien satis­fe­cho del embria­ga­dor espec­tácu­lo de la des­truc­ción pudo así dis­po­ner de terreno libre para cons­truir su gran pala­cio, la Domus Aurea. Con el paso del tiem­po este per­so­na­je evo­ca la capa­ci­dad del polí­ti­co auto­ri­ta­rio para demo­ler la ciu­dad y con su nom­bre, en nume­ro­sas luga­res del mun­do, se dis­tin­gue acu­sa­to­ria­men­te a quie­nes poseen este ins­tin­to bási­co destructor.

Este urbi­ci­dio tie­ne su tra­duc­ción tam­bién en Eus­kal Herria, con­cre­ta­men­te en Bil­bao con Iña­ki Azku­na (Duran­go 1943) que como opor­tu­na­men­te dicen algu­nas enci­clo­pe­dias, “es un polí­ti­co espa­ñol del PNV y actual alcal­de de Bil­bao”. Sin duda el diri­gen­te más espa­ño­lis­ta, adu­la­dor y ser­vil monár­qui­co des­de la dic­ta­du­ra y de talan­te, con las opor­tu­nas ade­cua­cio­nes al tiem­po pre­sen­te, seme­jan­te a las alcal­días fas­cis­tas fran­quis­tas de Jose Mª Areil­za (1937−38) y Pilar Carea­ga (1969−1975).

En las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de 1999 fue ele­gi­do alcal­de por la coa­li­ción entre el PNV y EA gra­cias a los votos de los con­ce­ja­les de Eus­kal Herri­ta­rrok. Reele­gi­do tras las de 2003 de nue­vo en coa­li­ción con EA, y 2007 ya en soli­ta­rio, Reci­bió el apo­yo de Ezker Batua (2003) que se incor­po­ró al equi­po de gobierno, y en 2007 de la coa­li­ción EB-Ara­lar. Final­men­te, en las de 2011, alcan­za la pri­me­ra mayo­ría abso­lu­ta (15 con­ce­ja­les sobre 29) de la his­to­ria del PNV en la villa gober­nan­do esta legis­la­tu­ra en soli­ta­rio, es decir con prepotencia.

Dis­tin­cio­nes adquiridas 

El 28 de enero de 2011 reci­bió la con­de­co­ra­ción de Offi­cier de la gion d’hon­neur de la publi­que fra­nçai­se por haber rega­la­do pre­via­men­te al Ins­ti­tut Fra­nçai­se unos mag­ní­fi­cos loca­les en el Cam­po del Volan­tín, 23 con facha­da a Epal­za de unos 500 m² de enor­me valor inmo­bi­lia­rio. Es decir el patri­mo­nio muni­ci­pal a cam­bio de una meda­lla para satis­fac­ción personal.

Auto­pro­cla­ma­do, pre­via com­pra indi­rec­ta, nada menos que como World Mayor 2012, Alcal­de del mun­do, nada de el mejor que es un aña­dió loca­lis­ta. Una dis­tin­ción que otor­ga, bajo acuer­do de pre­ben­das, una extra­ña lucra­ti­va empre­sa City Mayors Foun­da­tion, radi­ca­da en Lon­dres dedi­ca­da a estos mani­pu­la­dos frí­vo­los fes­te­jos diri­gi­da por un sagaz empre­sa­rio vin­cu­la­do a asun­tos eco­nó­mi­cos Tann vom Hove.

Recor­de­mos la bio­gra­fía arqui­tec­tó­ni­ca del alcal­de en su lar­go man­da­to. Hay rea­li­za­cio­nes que ini­cia­das por sus ante­ce­so­res se le atri­bu­yen y otros pro­yec­tos que se adju­di­ca como reso­lu­cio­nes meri­to­rias cuan­do en reali­dad son catás­tro­fes cul­tu­ra­les. Este reper­to­rio de bru­ta­li­da­des se ampa­ra en la magis­tral decla­ra­ción urba­nís­ti­ca de asom­bro uni­ver­sal (1999) rela­ti­va al Depó­si­to Fran­co de Uri­bi­tar­te del enton­ces con­ce­jal de Urba­nis­mo Ibon Are­so: “Vamos a hacer una orde­nan­za que cum­pla con el edi­fi­cio, en lugar de un edi­fi­cio que cum­pla la orde­nan­za.” Con este sal­vo­con­duc­to a la pre­va­ri­ca­ción y la corrup­ción se ini­cia la impre­sen­ta­ble cesión a la gigan­tes­ca espe­cu­la­ción sobre el mag­ní­fi­co edi­fi­cio Depó­si­to Fran­co (1931) y la des­fi­gu­ra­ción de las bellas Ram­pas y Esca­le­ras de Uri­bi­tar­te (1892) des­trui­dos en 2002, para gene­rar una ano­di­na y tor­pe urba­ni­za­ción, una barria­da ver­ti­cal, un “no lugar”. Se per­mi­tió el total des­man­te­la­mien­to de las cin­co mag­ní­fi­cas naves de San­ta Ana de Bolue­ta, excep­to la dema­gó­gi­ca chi­me­nea (2005). La ile­gal y denun­cia­da ante la Jus­ti­cia obra de derri­bo y repro­duc­ción del cata­lo­ga­do Mer­ca­do de la Ribe­ra (2008) un hibri­do y fal­so edi­fi­cio. La mis­ma irre­gu­la­ri­dad en la gra­ví­si­ma defor­ma­ción de la Alhón­di­ga (2010) cedien­do a todos los capri­chos y bana­li­da­des de un afa­ma­do dise­ña­dor deco­ra­dor Phi­lip­pe Starck y sus com­pla­cien­tes cola­bo­ra­do­res loca­les, pero igno­ran­te en el con­cep­to del espa­cio, la com­po­si­ción arqui­tec­tó­ni­ca y urba­na, tan­to en el tene­bro­so inte­rior del edi­fi­cio y la agre­si­va irrup­ción volu­mé­tri­ca des­tro­zan­do el ele­gan­te per­fil de sus facha­das como la abe­rran­te des­fi­gu­ra­ción de la Pla­za Arri­qui­bar. Con­sis­tien­do ade­más un sos­pe­cho­so des­pil­fa­rro des­de los 45 millo­nes de euro del pre­su­pues­to a los 72 de la obra que plá­ci­da­men­te se admitió.

La deni­gran­te des­ca­li­fi­ca­ción del cata­lo­go monu­men­tal de la tri­bu­na y arco de San Mamés (2006) por la des­acre­di­ta­da Comi­sión del Patri­mo­nio de Bil­bao, un ver­gon­zo­so comi­té muni­ci­pal de la cala­mi­dad inte­gra­do cíni­ca­men­te por los mis­mos fun­cio­na­rios que impul­san las demo­li­cio­nes, para des­truir uno de los más entra­ña­bles hitos tan­to patri­mo­nial como tec­no­ló­gi­co y pai­sa­jís­ti­co de Bil­bao, en com­bi­na­ción cul­tu­ral­men­te frau­du­len­ta con el Ath­le­tic Club. La inca­pa­ci­dad al des­con­si­de­rar las múl­ti­ples posi­bi­li­da­des de reuti­li­za­ción en el demo­li­do (2012) recin­to del Cuar­tel de Gare­llano. Azku­na­tu­vo el cinis­mo de decir que “El regi­mien­to es par­te de la his­to­ria de Bil­bao” (2012.11.30). Ensal­za lo mili­tar espa­ñol, la edi­fi­ca­ción nada le impor­ta­ba. La pobre­za inte­lec­tual de no enten­der la belle­za y ver­sa­ti­li­dad de una extra­or­di­na­ria arqui­tec­tu­ra indus­trial racio­na­lis­ta del edi­fi­cio RAG (1933) demo­li­do en 2012, lo mis­mo que en el edi­fi­cio Bes­ga Asto­re­ka para Archi­vo Nacio­nal, ambos desaparecidos.

Su con­for­mi­dad con el des­pro­pó­si­to del minis­te­rio de Fomen­to de Espa­ña y ADIF para el pre­vis­to derri­bo de la Esta­ción de Aban­do. El vacia­do total en 2008, pres­cin­dien­do de sus evi­den­tes valo­res inter­nos prin­ci­pal­men­te la espa­cia­li­dad de la impre­sio­nan­te sala del Coli­seo Albia (1916). La esca­sa sen­si­bi­li­dad en la amplia­ción del Tea­tro Cam­pos Eli­seos (1902) bajo las órde­nes de los extor­sio­na­do­res espa­ño­les de la SGAE (2010). La pér­di­da de sin­gu­la­ri­dad urba­na en la refor­ma de la Pla­za Zabal­bu­ru y su des­apa­re­ci­da fuen­te (2008). La vul­gar inter­ven­ción y fal­si­fi­ca­ción en la casa-torre de Uri­zar en Ira­la para cen­tro cívi­co. El pre­ci­pi­ta­do y corrup­to derri­bo (2011) del intere­san­te edi­fi­cio indus­trial Cere­zo (1950) que alber­ga­ba el irrem­pla­za­ble pro­yec­to socio cul­tu­ral Kukutza III, en Erre­kal­de ani­man­do a la bes­tia­li­dad repre­si­va de una enlo­que­ci­da Ertzain­tza bajo las órde­nes del con­se­je­ro de inte­rior Rodol­fo Ares un reite­ra­do y des­di­cha­do repre­sor, Azku­na defen­dió la acción policial.

Per­mi­tir el vacia­do (2009) y la pos­te­rior mayor edi­fi­ca­bi­li­dad de la anti­gua sede del Cen­tro Far­ma­céu­ti­co Viz­caino (1926) en Gene­ral Con­cha des­pre­cian­do su intere­san­te espa­cia­li­dad inter­na. Admi­tir la inmi­nen­te rotun­da des­fi­gu­ra­ción del ras­ca­cie­los de la calle Bai­len, denun­cia­da per­so­nal­men­te ante el Juz­ga­do y otro vacia­do des­truc­ti­vo, la sede actual de BBK en Gran Vía 23 ani­ma­do por las pala­bras del con­ce­jal Are­so de des­tro­zar su valio­sí­si­mo inte­rior y las incom­pren­si­bles facul­ta­des que se han con­ce­di­do a un peli­gro­so, patri­mo­nial e iden­ta­ria­men­te, per­so­na­je que sin titu­la­ción ni repre­sen­ta­ti­vi­dad algu­na se ha infil­tra­do en el Ayun­ta­mien­to: el geren­te Ando­ni Alde­koa. Un Bil­bao cada vez más fal­so reple­to de fachadismo.

Esta mez­quin­dad está con­vir­tien­do la Gran Vía en un tris­tí­si­mo pai­sa­je urbano comer­cial como una suce­sión de ruti­na­rios y repe­ti­ti­vos esca­pa­ra­tes de ropa, asen­ta­mien­to de fran­qui­cias lo que deno­ta una gran vul­ga­ri­dad e imper­so­na­li­dad. Una ciu­dad que ha per­di­do veloz y recien­te­men­te empre­sas loca­les y algu­na forá­nea, en loca­les que apor­ta­ban ade­más de cali­dad y cier­ta ori­gi­na­li­dad de sus pro­duc­tos, una arqui­tec­tu­ra nota­ble. La últi­ma bar­ba­ri­dad esa cha­ba­ca­na tien­da de la Pla­za Elíptica.

En todas estas accio­nes exis­te una com­pli­ci­dad com­par­ti­da con el con­ce­jal de Obras y Ser­vi­cios José Luis Sabas un arqui­tec­to de ínfi­ma sen­si­bi­li­dad y reite­ra­da­men­te denun­cia­do por gra­ves daños al patri­mo­nio arquitectónico.

Su tra­yec­to­ria como alcal­de, vis­ta la ideo­lo­gía mani­fies­ta, está basa­da en el ines­ti­ma­ble apo­yo, a cam­bio de exclu­si­vas, de El Correo (del) Espa­ñol y Tele­Bil­bao crean­do un per­so­na­je popu­lis­ta, un super­hé­roe de taber­na. Lo mis­mo que el cen­su­ra­dor men­sual muni­ci­pal “Bil­bao” con­ver­ti­do en un mono­grá­fi­co de sus ges­tas. Todo ello se ajus­ta al his­tó­ri­co “Dis­cur­so de la ser­vi­dum­bre volun­ta­ria” de escri­tor y polí­ti­co fran­cés Étien­ne de La Boe­tie (1530−1563) “Los tira­nos con­ci­ben téc­ni­cas que acos­tum­bran al pue­blo no solo a la obe­dien­cia y a la ser­vi­dum­bre sino que tam­bién a gene­rar cier­ta devo­ción hacia ellos”

Con­vie­ne no olvi­dar la famo­sa fra­se lati­na alu­si­va a la des­truc­ción de Roma, Quod non fece­runt bar­ba­ri fece­runt Bar­be­ri­ni” que se refe­ría a lo que no des­tro­za­ron los bár­ba­ros lo des­tru­ye­ron los Bar­be­ri­ni, pres­ti­gio­sa fami­lia papal. En Eus­kal Herria pue­de tra­du­cir­se en un sen­ti­do rea­lis­ta por: lo que no des­tru­ye­ron los fas­cis­tas (1936−1975) lo demo­lie­ron los diri­gen­tes, estos pre­sun­tos, nacio­na­lis­tas del PNV espe­cial­men­te en su feu­do de Biza­kia. Des­gra­cia­dos aque­llos pue­blos que des­pre­cian su bio­gra­fía monu­men­tal. No serán nun­ca nada.

Un alcal­de ven­ga­ti­vo y vul­gar con quie­nes se opo­nen o res­pon­den a sus deci­sio­nes. Ade­más, es pre­ci­so recor­dar su furi­bun­do recha­zo y dis­cri­mi­na­ción de toda expre­sión social y opi­nión de auto­de­ter­mi­na­ción polí­ti­ca iden­ti­ta­ria y su des­pre­cia­ble inhi­bi­ción ante deten­cio­nes tan absur­das como esté­ri­les de ciu­da­da­nos aber­tza­les, memo­ra­ble su cobar­de silen­cio fren­te a las agre­sio­nes poli­cia­les espe­cial­men­te el ase­si­na­to de Iñi­go Caba­cas. Su des­en­ten­di­mien­to, se escon­de cada año, ante la pre­sen­cia de unos 50.000 patrio­tas veni­dos a la villa des­de otros muchos pue­blos para mani­fes­tar­se a favor de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos. Acti­tud mise­ra­ble fren­te al entu­sias­mo con que reci­be a ase­si­nos tore­ros y cual­quier neo­fas­cis­ta espa­ñol a los que invi­ta a la Villa y a los toros para obte­ner una foto y que­dar gra­cio­so en Madrid que es su ver­da­de­ra patria.

Es por tan­to aho­ra en este mes de enero de balan­ces, que por des­gra­cia en nues­tro país se dedi­ca mayo­ri­ta­ria y repe­ti­da­men­te a hon­rar los depor­tis­tas del año y a ensal­zar has­ta la sacie­dad a deter­mi­na­dos coci­ne­ros, cuan­do hay que valo­rar al, sin duda, más nefas­to alcal­de con la arqui­tec­tu­ra que ha sopor­ta­do la villa des­de el final del fran­quis­mo. Por ello tra­ta de neu­tra­li­zar, con aga­sa­jos, su indo­ma­ble ímpe­tu des­truc­ti­vo de la hipo­té­ti­ca crí­ti­ca de un auto silen­cia­do Cole­gio de Arqui­tec­tos que ha olvi­da­do su fun­ción social que anta­ño le pres­ti­gió como una ins­ti­tu­ción arrai­ga­da popularmente.

Sin duda algu­na, la dic­ta­du­ra de la legis­la­tu­ra en la arqui­tec­tu­ra tie­ne un Nerón: el alcal­de Iña­ki Azkuna

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.