Ante los suce­sos ocu­rri­dos en Ceu­ta- Anda­lu­cia Comunista

El pasa­do jue­ves 6 de febre­ro un gru­po de inmi­gran­tes sub­saha­ria­nos inten­ta­ron sal­tar la valla que sepa­ra Ceu­ta de Marrue­cos por el Paso de Buitz, sal­dán­do­se el inten­to con la muer­te de al menos 10 inmi­gran­tes, ya que la cifra pue­de ascen­der a 15 al haber­se encon­tra­do 5 cadá­ve­res ade­más de los 10 “ofi­cia­les”. Ante la gra­ve­dad de lo suce­di­do, des­de ANDALUCÍA COMUNISTA que­re­mos mani­fes­tar lo siguiente:

Nues­tra más enér­gi­ca con­de­na por la actua­ción de la Guar­dia Civil espa­ño­la y la poli­cía marro­quí. Dicha actua­ción de ambas fuer­zas de segu­ri­dad ha sido lo que ha pro­vo­ca­do esta autén­ti­ca masa­cre. El uso de mate­rial anti­dis­tur­bio ha sido más que abu­si­vo y des­pro­por­cio­na­do: ha sido cruel, bru­tal e inhu­mano. Hay tes­ti­mo­nios de inmi­gran­tes que ase­gu­ran que una embar­ca­ción de la Guar­dia Civil les dis­pa­ra­ba mien­tras esta­ban en el agua y que inclu­so los pro­pios guar­dias civi­les les pin­cha­ban los flotadores.

La reac­ción de las auto­ri­da­des espa­ño­las ha sido ver­gon­zo­sa y casi deli­ran­te, rebo­san­do fas­cis­mo, como las decla­ra­cio­nes de Arse­nio Fer­nán­dez de Mesa, Direc­tor Gene­ral de la Guar­dia Civil, incre­pan­do a las ONGs por no inte­re­sar­se por los tres guar­dias civi­les heri­dos. Tan­to las auto­ri­da­des espa­ño­las como las marro­quíes inten­tan excu­sar­se en la supues­ta vio­len­cia del gru­po inmi­gran­tes, pero en el pro­pio video difun­di­do por la Guar­dia Civil no se apre­cia esa vio­len­cia de la que tan­to se habla. Sin embar­go, a pesar de que la pro­pia Guar­dia Civil espa­ño­la ha reco­no­ci­do el uso de mate­rial anti­dis­tur­bio, extra­ña y sos­pe­cho­sa­men­te, en el video no hay imá­ge­nes de su uso.

Lo suce­di­do en Ceu­ta no es más que un nue­vo epi­so­dio de la vio­len­cia que el Esta­do espa­ñol ejer­ce en sus fron­te­ras exte­rio­res, vio­len­cia de la que Anda­lu­cía ha sido muchas veces tes­ti­go, ya que tan­to el Esta­do espa­ñol como la Unión Euro­pea asig­nan a nues­tro país la fun­ción de “gen­dar­me” fren­te a la lla­ma­da inmi­gra­ción ile­gal. Toda­vía tene­mos en nues­tra memo­ria la ins­ta­la­ción de las lla­ma­das con­cer­ti­nas en la fron­te­ra de Meli­lla, ins­ta­la­das por el Gobierno del PSOE de Zapa­te­ro, un méto­do de “con­trol” que ralla el sadismo.

Des­de nues­tra pun­to de vis­ta, y tenien­do en cuen­ta nues­tro pro­yec­to polí­ti­co de una Anda­lu­cía libre, sobe­ra­na y socia­lis­ta, con­si­de­ra­mos que todos los seres huma­nos han de dis­fru­tar de los mis­mos dere­chos estén don­de estén y vivan don­de vivan. Lucha­mos por una Anda­lu­cía de hom­bres y muje­res libres, inde­pen­dien­te­men­te de su ori­gen o pro­ce­den­cia. Como comu­nis­tas, con­si­de­ra­mos que la mejor polí­ti­ca de inmi­gra­ción que des­de un pun­to de vis­ta pro­gre­sis­ta se tie­ne que lle­var a cabo es el res­pe­to escru­pu­lo­so a los dere­chos huma­nos y la soli­da­ri­dad de cla­se. Anda­lu­cía no debe ser la fron­te­ra del racis­mo espa­ñol y euro­peo, por eso la lucha por nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal ha de impli­car nece­sa­ria­men­te el librar­nos de ese nefas­to papel que se nos impo­ne des­de el Esta­do espa­ñol y la Unión Europea.

Des­de ANDALUCÍA COMUNISTA con­de­na­mos al Esta­do espa­ñol y a la Unión Euro­pea por su hipo­cre­sía. Como siem­pre, se des­ha­cen en su retó­ri­ca a favor de los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia en abs­trac­to, pero la ver­dad es que los hechos aca­ban des­min­tien­do a las pala­bras. Espe­cial­men­te con­de­na­ble nos pare­ce esa lucha con­tra la lla­ma­da inmi­gra­ción ile­gal, cuan­do la reali­dad es que la pri­me­ra intere­sa­da en que haya per­so­nas ile­ga­les es la bur­gue­sía por­que así pue­de dis­po­ner de mano de obra bara­ta y sumi­sa a la que explo­tar, chan­ta­jear y a la que cul­par de todos los males. Por eso lo deci­mos bien cla­ro: ¡nin­gu­na per­so­na es ilegal!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.