Ucra­nia: impe­ria­lis­mo, fas­cis­mo y sobe­ra­nía nacio­nal- Anto­nio Torres

Las impac­tan­tes imá­ge­nes de mani­fes­tan­tes en Kiev enfren­tán­do­se con la poli­cía han reco­rri­do el mun­do ente­ro. Como siem­pre, los gran­des medios de comu­ni­ca­ción han juga­do un papel fun­da­men­tal en la narra­ción de los acon­te­ci­mien­tos que están tenien­do lugar des­de diciem­bre en Ucra­nia, pero, como siem­pre, esa narra­ción está lejos de ser obje­ti­va y pre­ci­sa y res­pon­de a los intere­ses glo­ba­les tan­to del blo­que impe­ria­lis­ta repre­sen­ta­do por la Unión Euro­pea como del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Esas narra­cio­nes coin­ci­den en des­cri­bir un esce­na­rio con un gobierno auto­ri­ta­rio y corrup­to, mane­ja­do por la no menos auto­ri­ta­ria Rusia de Putin, que se está enfren­tan­do a una pobla­ción que anhe­la “abrir­se al mun­do”, sobre todo, a la Unión Euro­pea. Buen ejem­plo de ello es la car­ta escri­ta por inte­lec­tua­les como Zyg­munt Bau­man, André Gluks­man o Ber­nard Kouch­ner, entre otros, publi­ca­da en el dia­rio espa­ñol El País. En esa car­ta vemos repe­tir­se los luga­res comu­nes pro­pa­ga­dos por los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les sobre el con­flic­to en Ucra­nia: “No pode­mos dar la espal­da a Ucra­nia. Los nue­vos auto­ri­ta­rios de Kiev tie­nen que saber que paga­rán caro la repre­sión y el aban­dono de las aspi­ra­cio­nes euro­peas del pue­blo. No es dema­sia­do tar­de para impe­dir que Ucra­nia se des­li­ce hacia la dic­ta­du­ra. La pasi­vi­dad ante el inten­to de implan­tar un gobierno auto­ri­ta­rio y el regre­so a la órbi­ta impe­ria­lis­ta de Rusia en un peli­gro para la UE, para su inte­gri­dad moral y, qui­zá, ins­ti­tu­cio­nal. Ade­más de las medi­das diplo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas de varios paí­ses euro­peos, hace fal­ta que haya ini­cia­ti­vas para defen­der a las víc­ti­mas de la repre­sión, res­pal­dar a socie­dad civil y refor­zar a los medios inde­pen­dien­tes. (…)Hay que apo­yar a la socie­dad, inclui­das las nue­vas ini­cia­ti­vas sur­gi­das en Mai­dán. Digan lo que digan las auto­ri­da­des, los que luchan para que su país ten­ga un futu­ro no son agen­tes de poten­cias extran­je­ras. Los úni­cos que mere­cen esa deno­mi­na­ción son los res­pon­sa­bles de una repre­sión que quie­re aplas­tar las espe­ran­zas de Ucra­nia de con­ver­tir­se en una demo­cra­cia euro­pea”. (“No pode­mos dar la espal­da a Ucra­nia” http://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​4​/​0​1​/​2​4​/​o​p​i​n​i​o​n​/​1​3​9​0​5​9​3​3​1​2​_​5​7​4​3​0​9​.​h​tml). Aun­que en esta car­ta no se refle­ja, tam­bién está sien­do un lugar común para esos medios, espe­cial­men­te para el cita­do dia­rio espa­ñol El País, recu­rrir a los vie­jos tópi­cos de la Gue­rra Fría, al anti­so­vie­tis­mo y el anti­co­mu­nis­mo, a las vie­jas imá­ge­nes del “auto­ri­ta­ris­mo sovié­ti­co” con que se nutría la pren­sa, la radio y la tele­vi­sión de Occi­den­te; pero lo curio­so es que, como en aque­lla épo­ca, los impe­ria­lis­tas ten­gan que recu­rrir a inte­lec­tua­les “pro­gre­sis­tas” para legi­ti­mar sus aspi­ra­cio­nes. Sin duda, el libro de Fran­ces Sto­nor Saun­ders sobre el papel de deter­mi­na­dos inte­lec­tua­les occi­den­ta­les “pro­gre­sis­tas” en la lucha con­tra el “impe­rio del mal sovié­ti­co” está de más actua­li­dad que nun­ca (“La CIA y la gue­rra fría cul­tu­ral”, Fran­ces Sto­nor Saunders).

Pero ni lo que la BBC, El País o toda esta legión de inte­lec­tua­les “pro­gre­sis­tas” al ser­vi­cio de los impe­ria­lis­tas nos cuen­tan nada es sobre los tér­mi­nos del acuer­do entre la Unión Euro­pea y Ucra­nia. Por más que bus­que­mos refe­ren­cias al res­pec­to, solo encon­tra­mos ren­glo­nes vacíos en sus perió­di­cos de papel o digi­ta­les, o silen­cios en sus infor­ma­ti­vos de la radio o la tele­vi­sión. En el con­flic­to ucra­niano nadie se pre­gun­ta sobre si real­men­te ese acuer­do tan pre­go­na­do, pero que nadie deta­lla, con la Unión Euro­pea va a ser real­men­te bene­fi­cio­so para el con­jun­to del pue­blo ucra­niano, nadie se pre­gun­ta por qué es tan malo para ese pue­blo el acuer­do con Rusia. Todo fun­cio­na en base a este­reo­ti­pos, tópi­cos, que no pocas veces caen en una xeno­fo­bia más o menos dis­fra­za­da o en el euro­cen­tris­mo cul­tu­ral que como anta­ño iden­ti­fi­ca a los esla­vos y, con­cre­ta­men­te a Rusia, con la bar­ba­rie y el autoritarismo.

La con­fron­ta­ción inter­im­pe­ria­lis­ta y las oli­gar­quías ucranianas
Antes de empe­zar con la mate­ria en cues­tión hay que hacer notar algo muy impor­tan­te sobre el len­gua­je uti­li­za­do por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les. Pare­ce que esos medios solo exis­ten oli­gar­cas en el lla­ma­do “espa­cio post­so­vié­ti­co”. Como seña­la el ana­lis­ta vas­co Txen­te Rekon­do en un recien­te artícu­lo: “El fenó­meno de los oli­gar­cas no es algo exclu­si­vo del anti­guo espa­cio sovié­ti­co, a pesar de que nume­ro­sos auto­res pare­cen que­rer cir­cuns­cri­bir­lo al mis­mo. Un ejem­plo lo encon­tra­mos en el libro “Pre­si­den­tes, oli­gar­cas y buró­cra­tas. For­mas de gobierno en el espa­cio post­so­vié­ti­co”, don­de se cen­tra en ese fenó­meno en paí­ses como Rusia, Ucra­nia, Geor­gia y las repú­bli­cas de Asia Cen­tral. Esos inten­tos por cir­cuns­cri­bir esa reali­dad al cita­do espa­cio se sir­ven de nume­ro­sos sopor­tes y teo­rías aca­dé­mi­cas. Ade­más, como seña­lan algu­nos ucra­nia­nos estos días, “mien­tras que el tér­mino oli­gar­ca apa­re­ce una y otra vez en artícu­los sobre nues­tro país, en situa­cio­nes simi­la­res en otros luga­res, inclu­so en Occi­den­te, esos mis­mos arti­cu­lis­tas pre­fie­ren el uso de “mag­na­tes o millo­na­rios” para refe­rir­se a los mis­mos pro­ta­go­nis­tas” (“Un pul­so entre oli­gar­cas domi­na la nue­va cri­sis ucra­nia­na”, Txen­te Rekon­do http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​7​4​836).

En la cri­sis ucra­nia­na debe­mos dis­tin­guir dos gran­des acto­res inter­nos: por un lado, los gru­pos oli­gár­qui­cos loca­les, que común­men­te se sue­len divi­dir entre “azu­les” (pro­ru­sos) y “naran­jas” (prooc­ci­den­ta­les), a su vez esos dos gran­des gru­pos se pue­den sub­di­vi­dir en más gru­pos, por ejem­plo, por su pro­ce­den­cia, acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, etc., por otro, la esce­na inter­na­cio­nal y la geo­po­lí­ti­ca impe­ria­lis­ta, con el blo­que impe­ria­lis­ta euro­peo y los Esta­dos Uni­dos fren­te a Rusia. Sin embar­go, el esce­na­rio nacio­nal, es decir, el plano del enfren­ta­mien­to entre los dife­ren­tes gru­pos oli­gár­qui­cos tien­de a sim­pli­fi­car­se en, como hemos hecho antes, entre pro­ru­sos y prooci­den­ta­les. En reali­dad, todos los gru­pos oli­gár­qui­cos han coin­ci­di­do y siguen coin­ci­dien­do en el saqueo al pue­blo tra­ba­ja­dor, en la pri­va­ti­za­ción del sec­tor públi­co de la eco­no­mía, en ser fer­vien­tes par­ti­da­rios de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, en reali­dad, aun­que aho­ra estén enfren­ta­dos, son muchas más las cosas que les unen que las que les sepa­ran. Yanu­ko­vich, Timoshen­ko, o el ante­rior Pre­si­den­te Yushen­ko, se han dedi­ca­do a esquil­mar al país.

Ahon­dan­do más en el pre­sen­te con­flic­to abier­to, nos encon­tra­mos con que Yanu­ko­vich, supues­ta­men­te pro­ru­so, esta­ba dis­pues­to a fir­mar un acuer­do con la Unión Euro­pea, dicho acuer­do pre­ten­día eli­mi­nar los aran­ce­les que pro­te­gen a la pro­duc­ción ucra­nia­na y favo­re­cer la entra­da de gran­des mul­ti­na­cio­na­les en Ucra­nia. A su vez, ese acuer­do pre­ten­día fre­nar la influen­cia rusa en el espa­cio post­so­vié­ti­co. Rusia, de algu­na mane­ra, está recons­tru­yen­do poco a poco a tra­vés de la lla­ma­da Unión Adua­ne­ra el espa­cio post­so­vié­ti­co; Mos­cú ya ha inte­gra­do a Bie­lo­rru­sia y Kaza­jis­tán en ese pro­yec­to. Rusia se cier­ne, por tan­to, como un impor­tan­te com­pe­ti­dor en una zona de vital impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca: nudo de comu­ni­ca­cio­nes, recur­sos ener­gé­ti­cos, etc.

La retó­ri­ca de la defen­sa de los dere­chos huma­nos uti­li­za­da por Occi­den­te con­tra Rusia (y Chi­na) no deja de ser un arma arro­ja­di­za que se usa según con­ven­ga. Lo que no se le per­do­na a Rusia, o más con­cre­ta­men­te a Vla­di­mir Putin, es que se embar­ca­ra en un pro­yec­to polí­ti­co capi­ta­lis­ta inde­pen­dien­te no some­ti­do a Occi­den­te y ale­ja­do de la OTAN. Tras la caí­da de la URSS, Occi­den­te se esfor­zó en que Rusia cami­na­se a un capi­ta­lis­mo subor­di­na­do y depen­dien­te, a una espe­cie de neo­co­lo­nia, como ya había suce­di­do con Che­quia, Hun­gría o Polo­nia, pero ese plan se frus­tró con la lle­ga­da de Putin al poder.

Ucra­nia esce­ni­fi­ca ese cho­que de intere­ses entre la Unión y los Esta­dos Uni­dos con Rusia. Yanu­ko­vich está dis­pues­to a irse con el mejor pos­tor, le da igual uno que otro, pero el hecho es que no ha fir­ma­do el acuer­do con la Unión Euro­pea, ¿por qué? En pri­mer lugar por­que impor­tan­tes sec­to­res indus­tria­les sal­drían tre­men­da­men­te per­ju­di­ca­dos con ese acuer­do, sec­to­res vin­cu­la­dos a los gru­pos oli­gár­qui­cos que él defien­de y pro­te­ge, que serían víc­ti­mas de una terri­ble recon­ver­sión indus­trial; pero igual­men­te, la fir­ma de ese acuer­do habría pro­vo­ca­do toda una serie de medi­das anti­so­cia­les y el con­si­guien­te aumen­to del paro debi­do a la recon­ver­sión indus­trial con las con­si­guien­tes pro­tes­tas popu­la­res. Por otro lado, Yanu­ko­vich es ple­na­men­te cons­cien­te de que ese acuer­do habría enfa­da­do a la veci­na Rusia, un actor fun­da­men­tal en la eco­no­mía ucra­nia­na. Aun­que Rusia bus­ca satis­fa­cer sus nece­si­da­des geo­es­tra­té­gi­cas, es decir, pro­te­ger el con­trol de su pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de gas y man­te­ner su base mili­tar en Cri­mea, si es cier­to que en prin­ci­pio, la opción de la Unión Adua­ne­ra no ten­dría las mis­mas con­se­cuen­cias que el acuer­do con la Unión Euro­pea, sobre todo en cos­tes eco­nó­mi­cos y socia­les. Un buen ejem­plo de ello es Bie­lo­rru­sia: aun­que Occi­den­te inten­te dar la sen­sa­ción de que Bie­lo­rru­sia ha sido engu­lli­da por Rusia, lo cier­to es que esta ex repú­bli­ca sovié­ti­ca ha vis­to refor­za­da su sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia y man­tie­ne unos esque­mas de desa­rro­llo polí­ti­co, social y eco­nó­mi­co, cen­tra­dos en una eco­no­mía en su mayor par­te nacio­na­li­za­da, dife­ren­tes a Rusia.

De acuer­do al guión esta­ble­ci­do, la Unión Euro­pea y los Esta­dos Uni­dos han pues­to en mar­cha los dife­ren­tes meca­nis­mos de “per­sua­sión” en dos líneas: una, diri­gi­da a la pobla­ción ucra­nia; y otra, diri­gi­da al Gobierno ucra­niano. Líde­res de “revo­lu­cio­nes naran­jas” como el geor­giano Mikhail Saa­kash­vi­li (el hom­bre de Washing­ton en el Cáu­ca­so que pro­vo­có la gue­rra en Ose­tia del Sur) o el ser­bio Mar­ko Ivko­vich (crea­dor del movi­mien­to Otpor y nacio­na­li­za­do nor­te­ame­ri­cano) han visi­ta­do a los mani­fes­tan­tes de la Pla­za Mai­dán de Kiev y ha alen­ta­do las pro­tes­tas, al igual que el sena­dor repu­bli­cano John McCain o Vic­to­ria Nuland, Vice­se­cre­ta­ria de Esta­do nor­te­ame­ri­ca­na. Por otro lado, se pro­cu­ra des­de Occi­den­te la ayu­da eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca a los opo­si­to­res, inclu­so a los fas­cis­tas, Cathe­ri­ne Ash­ton, jefa de la diplo­ma­cia euro­pea, se ha reu­ni­do fre­cuen­te­men­te con los líde­res opo­si­to­res: des­de el movi­mien­to UDAR del ex boxea­dor Klich­ko has­ta Oleg Tiag­ni­bok, líder del par­ti­do fas­cis­ta Svo­bo­da. El movi­mien­to UDAR reci­be apo­yo polí­ti­co y finan­cie­ro de la CDU ale­ma­na de Mer­kel y en gene­ral de los par­ti­dos con­ser­va­do­res y demo­cris­tia­nos euro­peos, inclui­do el PP español.

Se podría argu­men­tar que jus­ta­men­te lo que ha pro­vo­ca­do las pro­tes­tas ha sido la nega­ti­va a la fir­ma del acuer­do, que es vis­to en gene­ral como un pre­lu­dio a una futu­ra inte­gra­ción en la UE. Esta cues­tión mere­ce una expli­ca­ción más dete­ni­da, para ello, resul­tan escla­re­ce­do­ras las pala­bras del miem­bro del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ucra­nia (PCU) Geor­gi Kriuch­kov: “No pue­de sor­pren­der­nos que el ras­go que mejor carac­te­ri­za la actual situa­ción en el país, sea la pér­di­da de con­fian­za hacia todos los órga­nos de gobierno y de la socie­dad. Es algo que refle­ja con­vin­cen­te­men­te la inves­ti­ga­ción socio­ló­gi­ca que anual­men­te rea­li­za el Ins­ti­tu­to de socio­lo­gía de la Aca­de­mia Nacio­nal de Cien­cias. La encues­ta se cele­bró en julio de 2013, antes de los masi­vos actos de pro­tes­ta (…) El empeo­ra­mien­to de la situa­ción en la eco­no­mía y en la esfe­ra finan­cie­ra, el cre­ci­mien­to del des­em­pleo, la pobre­za gene­ra­li­za­da, una estra­ti­fi­ca­ción social cada vez más pro­fun­da, la impo­si­bi­li­dad de miles de per­so­nas de satis­fa­cer sus nece­si­da­des vita­les más acu­cian­tes, la prác­ti­ca liqui­da­ción de la sani­dad y edu­ca­ción gra­tui­tas, la impo­si­bi­li­dad en muchos casos de obte­ner en los orga­nis­mos de gobierno la defen­sa de los dere­chos lega­les, unos nive­les de corrup­ción sin pre­ce­den­tes que inexo­ra­ble­men­te pro­vo­can un abso­lu­to des­con­ten­to de la mayor par­te de la ciu­da­da­nía con el esta­do de las cosas, con su vida mis­ma. Todo esto uni­do se ha con­ver­ti­do en pre­mi­sa obje­ti­va para la par­ti­ci­pa­ción masi­va de ciu­da­da­nos en los recien­tes actos de pro­tes­ta. Pero quien se ha apro­ve­cha­do de ello, ha sido la opo­si­ción nacio­na­lis­ta de dere­chas, prooc­ci­den­tal y agre­si­va” (“Para enten­der la situa­ción de Ucra­nia”, Geor­gi Kriuch­kov http://​civi​li​za​cion​so​cia​lis​ta​.blogs​pot​.com​.es/​2​0​1​4​/​0​1​/​p​a​r​a​-​e​n​t​e​n​d​e​r​-​l​a​-​s​i​t​u​a​c​i​o​n​-​d​e​-​u​c​r​a​n​i​a​.​h​tml ).

La opo­si­ción “naran­ja” ha juga­do la baza de crear la ilu­sión euro­pea, hacien­do creer que todos los pro­ble­mas que afec­tan al pue­blo ucra­niano se verían resuel­tos con la fir­ma del acuer­do y el pos­te­rior ingre­so en la Unión Euro­pea, ese “abrir­se al mun­do” del que hablan los medios occi­den­ta­les. Nada más lejos de la reali­dad, si tene­mos en cuen­ta los casos de Repú­bli­ca Che­ca, Polo­nia, Ruma­nia, Bul­ga­ria o los paí­ses del Bál­ti­co, o inclu­so la pro­pia expe­rien­cia del Esta­do espa­ñol, sien­do ya más con­cre­ta­men­te Anda­lu­cía un buen ban­co de prue­bas de lo que sig­ni­fi­ca polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social­men­te la Unión Euro­pea. Pero no solo eso, la opo­si­ción “naran­ja” se ha alia­do a sec­to­res fas­cis­tas, rusó­fo­bos y anti­se­mi­tas, pro­vo­can­do una vio­len­cia que pue­de dar lugar al des­mem­bra­mien­to de Ucrania.

El fas­cis­mo con­tra Ucrania

Si algo hay que des­ta­car del actual con­flic­to en Ucra­nia es el pro­ta­go­nis­mo de gru­pos abier­ta­men­te fas­cis­tas en las pro­tes­tas, con­cre­ta­men­te, el par­ti­do fas­cis­ta Svo­bo­da (Liber­tad) diri­gi­do por Oleg Tiag­ni­bok. Mili­tan­tes de Svo­bo­da fue­ron los que pro­ta­go­ni­za­ron la des­truc­ción de la esta­tua de Lenin en Kiev, pro­mue­ven la per­se­cu­ción de los comu­nis­tas y de los ruso­par­lan­tes, son xenó­fo­bos, anti­se­mi­tas y exal­tan la figu­ra de Ste­pan Ban­de­ra, líder nacio­na­lis­ta ucra­niano que man­tu­vo una rela­ción osci­lan­te con los ocu­pan­tes nazis ale­ma­nes duran­te la II Gue­rra Mun­dial: cola­bo­ró con los nazis en la per­se­cu­ción de judíos, pola­cos y par­ti­sa­nos comu­nis­tas, pero a la vez se enfren­tó a los nazis cuan­do Hitler se negó a apo­yar la inde­pen­den­cia de Ucra­nia. Svo­bo­da, tie­ne sus bases en deter­mi­na­das regio­nes occi­den­ta­les de Ucra­nia, con­cre­ta­men­te en Galitzia, no por nada Svo­bo­da hace osten­ta­ción y defen­sa his­tó­ri­ca de las Waf­fen SS de Galitzia, que se des­ta­ca­ron por su cruel­dad y su “buen ser­vi­cio” pres­ta­do a los ocu­pan­tes alemanes.

El par­ti­do Svo­bo­da lucha por una Ucra­nia “pura”, “lim­pia” de influen­cias rusas, ya que aso­cian a Rusia con lo orien­tal, con tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les aje­nas a esa Ucra­nia “euro­pea” por la que luchan. Acu­san igual­men­te al Esta­do ruso y a los comu­nis­tas en gene­ral de estar al ser­vi­cio del “judaís­mo inter­na­cio­nal”, tales acu­sa­cio­nes nos recuer­dan a las mis­mas que lan­za­ron los nazis con­tra la URSS en los años 30 y duran­te la II Gue­rra Mun­dial. Des­pués de todo, estos pla­nes de “expan­sión al Este” recuer­dan mucho, o bas­tan­te, a esos pla­nes de colo­ni­za­ción del Este euro­peo por los nazis alemanes.

Lo que sor­pren­de en esta oca­sión es que Occi­den­te ni siquie­ra ha teni­do el ges­to apa­ren­te de que­rer dis­tan­ciar­se de par­ti­dos como Svo­bo­da, tan­to Cathe­ri­ne Ash­ton, jefa de la diplo­ma­cia euro­pea, como Vic­to­ria Nuland se han encon­tra­do en varias oca­sio­nes con Oleg Tiagnibok.

Sin embar­go, por más que les pese a los fas­cis­tas ucra­nia­nos el desa­rro­llo his­tó­ri­co como nación de lo que hoy es Ucra­nia no corro­bo­ran sus argu­men­tos, más bien todo lo con­tra­rio. Si exa­mi­na­mos la his­to­ria, nos dare­mos cuen­ta de que lo que hoy es Ucra­nia, Bie­lo­rru­sia y Rusia tie­nen un ori­gen común: el lla­ma­do Rus de Kiev, un anti­guo esta­do medie­val que tuvo su capi­tal en Kiev y que reu­nió en una mis­ma enti­dad polí­ti­ca a dife­ren­tes tri­bus esla­vas fede­ra­das des­de el Bál­ti­co al Mar Negro. Alre­de­dor del siglo XIII, el Rus de Kiev se divi­di­ría en varios rei­nos, sien­do uno de los más pode­ro­sos el de Mos­cú, dan­do lugar a la Rusia actual. Gran par­te de la Ucra­nia actual cae­ría más tar­de bajo influen­cia pola­ca-litua­na. A los habi­tan­tes del Rus de Kiev se les lla­ma­ba gene­ral­men­te “rusos”. Es nor­mal que los idio­mas ruso, bie­lo­rru­so y ucra­niano se parez­can tan­to, como tam­bién es nor­mal y com­pren­si­ble que muchos ciu­da­da­nos de Rusia, Bie­lo­rru­sia y Ucra­nia se sien­tan par­te de la mis­ma cul­tu­ra y con­si­de­ren que hay fuer­tes nexos de her­man­dad entre ellos. Pero no solo eso, el terri­to­rio nacio­nal ucra­niano tal y como hoy lo cono­ce­mos se uni­fi­có en la enti­dad cono­ci­da como Repú­bli­ca Socia­lis­ta Sovié­ti­ca de Ucra­nia, fun­da­da en 1922 y que fir­ma­ría el tra­ta­do de cons­ti­tu­ción de la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (URSS). Más tar­de, en 1939, los terri­to­rios ucra­nia­nos occi­den­ta­les en manos pola­cas pasa­rían a for­mar par­te de la RSS de Ucra­nia, con­si­guién­do­se la defi­ni­ti­va uni­dad terri­to­rial nacio­nal ucra­nia. El fas­cis­mo ucra­niano sue­le olvi­dar estos y otros aspec­tos his­tó­ri­cos fun­da­men­ta­les para enten­der la Ucra­nia actual.

Pero no se tra­ta sola­men­te de dar cober­tu­ra al fas­cis­mo, hay más Occi­den­te tam­bién está apo­yan­do a fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos tár­ta­ros en Cri­mea. Se tra­ta del movi­mien­to Azatlyk (Liber­tad). Este movi­mien­to reci­be el apo­yo explí­ci­to y evi­den­te del Gobierno tur­co de Erdo­gan y muchos de sus miem­bros están par­ti­ci­pan­do en la “yihad” en Siria al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo. Mili­tan­tes de este movi­mien­to se han tras­la­do a Kiev don­de han cola­bo­ra­do con los fas­cis­tas y demás opo­si­to­res ucra­nia­nos (“Yiha­dis­tas dan ser­vi­cio de segu­ri­dad a los mani­fes­tan­tes en Kiev” http://​www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​8​1​3​7​5​.​h​tml ).

Aun­que el fas­cis­mo se carac­te­ri­ce por la exal­ta­ción de la nación, en reali­dad, no hay una ideo­lo­gía más anti­na­cio­nal que el fas­cis­mo. El fas­cis­mo es una regre­sión en los valo­res pro­gre­sis­tas que la nación como enti­dad his­tó­ri­ca encie­rra aún, negan­do el desa­rro­llo de los valo­res pro­gre­sis­tas que toda nación tie­ne den­tro de sí. La nación como hecho pro­gre­sis­ta en el desa­rro­llo de la his­to­ria huma­na ha teni­do la capa­ci­dad de inte­grar a los seres huma­nos, pero el fas­cis­mo los dis­gre­ga, crea entorno a la nación una serie de esque­mas puros a cum­plir for­zo­sa­men­te. Si la Ale­ma­nia nazi creó uno están­da­res de lo que era ser un buen ale­mán, negan­do a quie­nes no cum­plie­ran con esos están­da­res ser par­te de la nación ale­ma­na, los fas­cis­tas ucra­nia­nos hacen lo pro­pio con quie­nes no cum­plan con sus están­da­res de “buen ucraniano”.

El fas­cis­mo pone a la mayo­ría de la pobla­ción de la nación bajo una cla­se, la bur­gue­sía, inca­paz de satis­fa­cer las nece­si­da­des de esa mayo­ría social, reafir­man­do así su carác­ter anti­na­cio­nal. Solo la cla­se obre­ra y el con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor es capaz de pro­cu­rar a la nación un desa­rro­llo progresista.

Los ver­da­de­ros defen­so­res de la sobe­ra­nía nacio­nal de Ucra­nia: ¡los comunistas!
Recien­te­men­te, el soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano afir­ma­ba lo siguien­te en refe­ren­cia al con­flic­to ucra­niano: “Nin­gún gobierno occi­den­tal, mucho menos Esta­dos Uni­dos, tole­ra un solo cóc­tel molo­tov; si uno toca a un poli­cía va a la cár­cel cin­co años y si tira un cóc­tel molo­tov y cau­sa algu­na que­ma­du­ra, va a la cár­cel al menos vein­ti­cin­co años. Pero allá Kerry, apo­yan­do la opo­si­ción, está apo­yan­do a cien­tos de cóc­te­les molo­tov y ata­ques a la poli­cía. Si estos mani­fes­tan­tes estu­vie­ran hacién­do­lo aquí en Esta­dos Uni­dos, inclu­so en Cali­for­nia, te garan­ti­zo que no que­dan en la calle más de cin­co minu­tos. La poli­cía entra, repri­me y los dis­per­sa con balas de plo­mo, no con balas de plás­ti­co. Es una cues­tión de su doble cri­te­rio. En el mun­do occi­den­tal apo­yan la ley y el orden den­tro del mar­co polí­ti­co. Allá apo­yan a cual­quier vio­len­to y a cual­quier extre­mis­ta” (“Para la bur­gue­sía la demo­cra­cia es rela­ti­va: si ganan son elec­to­ra­lis­tas, si pier­den son gol­pis­tas”, entre­vis­ta a James Petras http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​7​5​111 ). Es curio­so, como en el Esta­do espa­ñol, el PP repri­me con dure­za las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res mien­tras aplau­de las vio­len­tas mani­fes­ta­cio­nes de la opo­si­ción en Ucrania.

Ucra­nia está vivien­do una intro­mi­sión into­le­ra­ble en sus asun­tos inter­nos, nin­gún país inde­pen­dien­te y sobe­rano debe­ría tole­rar tal intro­mi­sión en sus asun­tos. Apo­yo polí­ti­co y eco­nó­mi­co a la opo­si­ción, san­cio­nes, entre­na­mien­to a mani­fes­tan­tes, ope­ra­cio­nes de “ban­de­ra fal­sa”, etc., todo vale. El guión inter­ven­cio­nis­ta del impe­ria­lis­mo occi­den­tal se vuel­ve a repetir.

Sin embar­go, en todo este con­flic­to, inten­cio­na­da­men­te se está silen­cia­do la voz de un par­ti­do que real­men­te está ofre­cien­do una alter­na­ti­va sobe­ra­na e inde­pen­dien­te para Ucra­nia, se tra­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ucra­nia (PCU), cuya repre­sen­ta­ción osci­la alre­de­dor del 10 – 15%. En el artícu­lo del mili­tan­te comu­nis­ta G. Kruich­kov antes indi­ca­do, se seña­la­ba que Ucra­nia está vien­do una de las eta­pas más con­vul­sas tras su inde­pen­den­cia, y con­ti­nua expli­can­do que exis­te una frac­tu­ra no supe­ra­da des­de enton­ces en la socie­dad ucra­nia­na que tie­ne que ver con la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo, la per­te­nen­cia de Ucra­nia a la des­apa­re­ci­da Unión Sovié­ti­ca, la polí­ti­ca exte­rior, el cho­que entre las civi­li­za­cio­nes occi­den­tal y esla­va, o el uso de la len­gua. Occi­den­te está hacien­do aún mayor esa frac­tu­ra social o nacio­nal, según se mire, con el fin de esta­ble­cer defi­ni­ti­va­men­te un gobierno títe­re al ser­vi­cio de sus intereses.

Kruich­kov dice en su artícu­lo: “Los estu­dios socio­ló­gi­cos demues­tran, que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la pobla­ción de Ucra­nia se encuen­tra en la opo­si­ción con res­pe­to al actual orden socio­eco­nó­mi­co, es decir al capi­ta­lis­mo. La gen­te comien­za a plan­tear­se todo aque­llo que se ha per­di­do con la liqui­da­ción del socia­lis­mo, y que es lo que les ha traí­do ese capi­ta­lis­mo tan ala­ba­do. La mayo­ría de nues­tros con­ciu­da­da­nos no ter­mi­nan de acep­tar un mode­lo eco­nó­mi­co en el que domi­ne la pro­pie­dad pri­va­da. Los ciu­da­da­nos de Ucra­nia se mues­tran reti­cen­tes a pri­va­ti­zar la tie­rra, apues­tan por el refor­za­mien­to del papel del Esta­do en la regu­la­ción de las rela­cio­nes socio-eco­nó­mi­cas. Un 41,3% de los encues­ta­dos se mos­tró par­ti­da­rio de com­ple­men­tar el sec­tor esta­tal con el pri­va­do, y un 27,2% apues­ta por la vuel­ta a la pla­ni­fi­ca­ción de la eco­no­mía sobre la base del con­trol esta­tal abso­lu­to”. La arti­cu­la­ción de Ucra­nia como nación pasa inevi­ta­ble­men­te por el esta­ble­ci­mien­to de un régi­men social y eco­nó­mi­co jus­to, superan­do la frac­tu­ra que la rein­tro­duc­ción del capi­ta­lis­mo y la des­apa­ri­ción de la URSS provocaron.

El pue­blo de Ucra­nia nece­si­ta estar libre de inje­ren­cias exter­nas y deci­dir todos y cada uno de los asun­tos que les afec­tan. Por eso, el Par­ti­do Comu­nis­ta está pro­po­nien­do la cele­bra­ción de un refe­rén­dum nacio­nal sobre qué polí­ti­ca exte­rior seguir y qué alian­zas inter­na­cio­na­les esta­ble­cer, entre otras pro­pues­tas que inci­den en una mayor trans­pa­ren­cia y demo­cra­cia popu­lar acti­va. Como ha seña­la­do el líder del Par­ti­do Comu­nis­ta, Piotr Simo­nen­ko: “Noso­tros insis­ti­mos en que esa elec­ción cons­cien­te de con quién ir al futu­ro, con la Unión adua­ne­ra de Rusia, Bie­lo­rru­sia y Kaza­jis­tán o con la Unión Euro­pea, la tie­ne que hacer el pue­blo de Ucra­nia”. En esa elec­ción que el pue­blo ucra­niano ha de hacer el Par­ti­do Comu­nis­ta se posi­cio­na cla­ra­men­te en con­tra de la Unión Euro­pea: “Hay que des­pe­jar esos espe­jis­mos entre la gen­te que cree que es sufi­cien­te con fir­mar el acuer­do de aso­cia­ción con la Unión Euro­pea, para que auto­má­ti­ca­men­te la socie­dad ucra­nia­na obten­ga esos valo­res, de los que tan­to se habla aho­ra. La gen­te tie­ne que enten­der, que el poder en Ucra­nia segui­rá en manos de esos mis­mos oli­gar­cas, que segui­rán ponien­do en prác­ti­ca las mis­mas polí­ti­cas para enri­que­cer­se a cos­ta de la bru­tal explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res”. (Entre­vis­ta con Piotr Simo­nen­ko, http://​www​.ter​ce​rain​for​ma​cion​.es/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​6​1​205 ).

Cuan­do cayó el Muro de Ber­lín y la Unión Sovié­ti­ca se des­plo­mó, el impe­ria­lis­mo dic­tó el fin de la Gue­rra Fría, pero más de 20 años des­pués, vemos de nue­vo como esa Gue­rra Fría que había que­da­do ente­rra­da vuel­ve a resu­ci­tar. Occi­den­te quie­re aca­bar con las aspi­ra­cio­nes de la bur­gue­sía rusa y con su pro­yec­to pro­pio de recom­po­ner el lla­ma­do espa­cio postsoviético.

Pron­to la ciu­da­da­nía anda­lu­za se verá de nue­vo con­vo­ca­da a unas elec­cio­nes al Par­la­men­to euro­peo, el pue­blo anda­luz, como el ucra­niano, com­par­te impor­tan­tes lazos his­tó­ri­cos con pue­blos que des­bor­dan los lími­tes esta­ble­ci­dos por la Unión Euro­pea. Debe­mos tener en cuen­ta que cual­quier opción ver­da­de­ra­men­te sobe­ra­na anda­lu­za ten­drá como mar­co inter­na­cio­nal el Medi­te­rrá­neo, todas sus ori­llas, sea Euro­pa, Asia o Áfri­ca. El impe­ria­lis­mo no pue­de negar­le el dere­cho a nin­gún pue­blo a esta­ble­cer las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les que crea más con­ve­nien­te. Las elec­cio­nes euro­peas pue­den ser un buen momen­to para denun­ciar la fal­ta de sobe­ra­nía de los pue­blos para deci­dir su futu­ro en paz y libertad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.