[Fotos] Al menos seis dete­ni­dos en Madrid al fina­li­zar una mani­fes­ta­ción antirrepresión

Diso­press

La mani­fes­ta­ción anti­rre­pre­si­va, con­vo­ca­da para hoy a las 19 horas por una trein­te­na de colec­ti­vos y que ha con­ta­do con un espec­ta­cu­lar dis­po­si­ti­vo poli­cial for­ma­do por cien­tos de agen­tes de la Uni­dad de Inter­ven­ción Poli­cial (UIP), ha fina­li­za­do con al menos seis deten­cio­nes en el barrio de Mala­sa­ña. La
cita, que ha trans­cu­rri­do sin inci­den­tes duran­te el reco­rri­do comu­ni­ca­do a Dele­ga­ción de Gobierno, ha par­ti­do a las 19 horas de la pla­za de Cibe­les para lle­gar en torno a las 21,30 horas a la pla­za de Espa­ña, don­de ha sido des­con­vo­ca­da tras la lec­tu­ra de un mani­fies­to titu­la­do «Madrid uni­do con­tra la repre­sión. Sin mie­do, la lucha con­ti­núa has­ta la vic­to­ria». En el mis­mo, se cri­ti­ca­ba la «esca­la­da repre­si­va» con­tra los movi­mien­tos socia­les vivi­da en los últi­mos meses en la capital.

Sin embar­go, a las 22 horas varios gru­pos de UIP han per­se­gui­do a algu­nos mani­fes­tan­tes que han deja­do barri­ca­das con cubos y bol­sas de basu­ra para entor­pe­cer el paso de los agen­tes. Aun­que no ha habi­do enfren­ta­mien­tos, seis jóve­nes han sido dete­ni­dos sobre las 22,15 horas en la pla­za del 2 de mayo debi­do a la inter­ven­ción de una vein­te­na de agen­tes ves­ti­dos de paisano.

MANIFIESTO Madrid uni­do con­tra la repre­sión. Sin mie­do, la lucha con­ti­nua has­ta la victoria.

Duran­te los últi­mos meses, la ciu­dad de Madrid ha vivi­do múl­ti­ples gol­pes repre­si­vos. Todo el mun­do ha podi­do ver como la poli­cía nacio­nal, con Cris­ti­na Cifuen­tes a la cabe­za, han orques­ta­do lo que popu­lar­men­te se ha difun­di­do como “caza de bru­jas”, un ope­ra­ti­vo poli­cial basa­do en la deten­ción polí­ti­ca indis­cri­mi­na­da de dece­nas de jóve­nes anti­fas­cis­tas, femi­nis­tas, revo­lu­cio­na­rios y revolucionarias.

Por des­gra­cia, las capas popu­la­res del Madrid com­ba­ti­vo asis­ti­mos cada vez con más fre­cuen­cia a las mani­fes­ta­cio­nes que aca­ban con las manos de la poli­cía man­cha­das de san­gre, imá­ge­nes de dolor y repre­sión cri­mi­nal que hemos vis­to en las calles y en los tele­dia­rios. En los últi­mos años he vis­to vio­la­dos los dere­chos más ele­men­ta­les como el de aso­cia­ción, reu­nión y mani­fes­ta­ción, mien­tras los y las ver­da­de­ras cri­mi­na­les se lle­nan los bol­si­llos a cos­ta de nues­tro sufrimiento.

No es casual esta esca­la­da de vio­len­cia por par­te del esta­do a quie­nes lucha­ban, luchan y lucha­rán. La cri­sis capi­ta­lis­ta ya ha ele­gi­do a sus víc­ti­mas y quie­nes nos resis­ti­mos a ello esta­mos en el pun­to de mira. Las iden­ti­fi­ca­cio­nes, las porras, las mul­tas las deten­cio­nes son el futu­ro que quie­ren depa­rar­nos. Ante eso gri­ta­mos ¡No tene­mos mie­do! Ya que la repre­sión es su herra­mien­ta para seguir sal­va­guar­dan­do los intere­ses de la cla­se en el poder, para seguir domi­nán­do­nos a tra­vés del mie­do, para seguir ocu­pan­do nues­tro lugar en su engra­na­je de explo­ta­ción y seguir pagan­do su cri­sis con nues­tro sudor y sufrimiento.

Tam­po­co es casual que aho­ra mis­mo se deba­ta la lla­ma­da “ley mor­da­za” cuya úni­ca fina­li­dad es la de refor­zar a los esta­men­tos de repre­sión para seguir amor­da­zan­do y gol­pean­do los intere­ses popu­la­res. Median­te la refor­ma del códi­go penal, el gobierno pena­li­za con con­de­nas todo tipo de acti­vi­da­des que vayan enca­mi­na­das a la agi­ta­ción polí­ti­ca y la movi­li­za­ción, que se suman a la ya de por si des­pro­por­cio­na­da repre­sión que sufri­mos por cues­tio­nes tan bási­cas como tra­tar de evi­tar un desahu­cio o ejer­cien­do nues­tro dere­cho a la huel­ga, un dere­cho cada vez más cer­ce­na­do y que tam­bién el gobierno quie­re ile­ga­li­zar de fac­to con su ley de ser­vi­cios mínimos.

Este es el lega­do del régi­men fran­quis­ta, una cla­se domi­nan­te que impo­ne a san­gre y fue­go su volun­tad ante los intere­ses de la mayo­ría, un régi­men que no ha para­do de repri­mir a quie­nes luchan, mos­tran­do su ver­da­de­ro ros­tro a medi­da que cada vez más sec­to­res del pue­blo mues­tran su des­con­ten­to ante la situa­ción que vivi­mos, ya que por des­gra­cia la repre­sión, los palos, las mul­tas y las cár­ce­les siem­pre han esta­do ahí para quie­nes nun­ca deja­ron de luchar. En ese sen­ti­do, que­re­mos hacer una espe­cial men­ción a quie­nes han pasa­do y pasan sus días y noches en las cár­ce­les del régi­men debi­do a su lucha.

Pero somos noso­tros y noso­tras, tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes, des­em­plea­das, desahu­cia­dos, explo­ta­das, ile­ga­les y disi­den­tes de un sis­te­ma en des­com­po­si­ción quie­nes cree­mos en un mun­do mejor y vamos a cambiarlo.

Madrid uni­do con­tra la repre­sión. Fren­te a su repre­sión, noso­tros y noso­tras lla­ma­mos a la uni­dad, la uni­dad del Madrid com­ba­ti­vo, del Madrid obre­ro y popu­lar, el Madrid rebel­de, anti­fas­cis­ta y femi­nis­ta. El Madrid del ¡No pasarán!

Por­que cree­mos que la lucha es el úni­co camino, y no ceja­re­mos has­ta derri­bar este orden injus­to don­de las y las ver­da­de­ras cri­mi­na­les, quie­nes roban, explo­tan y repri­men al pue­blo, sean juz­ga­dos por sus crí­me­nes. Hoy lla­ma­mos a salir a la calle y exi­gir la inme­dia­ta para­li­za­ción de la ley mor­da­za, así como la dero­ga­ción de toda nor­ma­ti­va que limi­te los dere­chos fun­da­men­ta­les. Exi­gi­mos que quien ejer­ce la vio­len­cia del sis­te­ma, la poli­cía, des­alo­je las calles y deje de repri­mir al pue­blo. Y por últi­mo no nos olvi­da­mos de todos y todas aque­llas com­pa­ñe­ras que cum­plen con­de­nas o están pen­dien­te de sen­ten­cia a quie­nes es impe­ra­ti­vo una amnis­tía general.

Sabe­mos que nos espe­ra un lar­go camino, por eso tam­bién lla­ma­mos a orga­ni­zar­nos en torno a un pro­gra­ma de resis­ten­cia con­tra los intere­ses de un esta­do que su úni­ca fun­ción es ase­gu­rar los bene­fi­cios del capi­tal, trans­for­man­do la socie­dad en un mun­do más jus­to, libre e igualitario.

Madrid uni­do con­tra la represión

Sin mie­do, la lucha con­ti­nua has­ta la victoria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.