Des­pués de Yugos­la­via, ¿le ha lle­ga­do el turno a Ucrania?

Thierry Meys­san
En Euro­pa Occi­den­tal, la opi­nión públi­ca obser­va erró­nea­men­te la cri­sis ucra­nia­na como una sim­ple riva­li­dad entre occi­den­ta­les y rusos. Pero lo que le intere­sa a Washing­ton no es que Ucra­nia se incor­po­re a la Unión Euro­pea sino pri­var a Rusia de uno de sus socios his­tó­ri­cos. Y para lograr su obje­ti­vo, Esta­dos Uni­dos está dis­pues­to a pro­vo­car una nue­va gue­rra civil en Europa.

JPEG - 17.7 KB
El 15 de diciem­bre de 2013, el sena­dor esta­dou­ni­den­se John McCain –quien ya se encar­gó de super­vi­sar la «revo­lu­ción naran­ja» en 2004– aren­ga a los mani­fes­tan­tes de la pla­za Mai­dan. A la dere­cha, jun­to a McCain, el líder nazi Oleg Tiagnibok.

Des­pués de des­mem­brar Yugos­la­via con una gue­rra civil de 10 años (de 1990 a 1999), ¿ha deci­di­do Esta­dos Uni­dos des­truir Ucra­nia de la mis­ma mane­ra? Eso hacen pen­sar las manio­bras que está pre­pa­ran­do la opo­si­ción para su rea­li­za­ción duran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Invierno de Sochi.

Ucra­nia ha esta­do divi­di­da his­tó­ri­ca­men­te entre el oes­te, con una pobla­ción favo­ra­ble a la Unión Euro­pea, y el este, cuya pobla­ción es favo­ra­ble al acer­ca­mien­to con Rusia. A esos dos gru­pos se agre­ga una peque­ña mino­ría musul­ma­na en Cri­mea. Des­pués de la inde­pen­den­cia, el Esta­do ucra­niano fue debi­li­tán­do­se. Apro­ve­chan­do la con­fu­sión, Esta­dos Uni­dos orga­ni­zó en 2004 la lla­ma­da «revo­lu­ción naran­ja» [1], que puso en el poder un clan mafio­so proatlan­tis­ta. Cuan­do Mos­cú res­pon­dió anu­lan­do sus sub­ven­cio­nes al pre­cio de gas, los occi­den­ta­les die­ron la espal­da al gobierno naran­ja a la hora de pagar sus com­pras de gas a pre­cio de mer­ca­do. El gobierno naran­ja per­dió la elec­ción pre­si­den­cial de 2010 y la pre­si­den­cia pasó a manos de Vik­tor Yanu­ko­vich, polí­ti­co corrup­to y a veces pro-ruso.

El 21 de noviem­bre de 2013, el gobierno ucra­niano renun­cia al acuer­do de aso­cia­ción nego­cia­do con la Unión Euro­pea. La opo­si­ción res­pon­de a esa deci­sión con una serie de mani­fes­ta­cio­nes en Kiev y en la par­te occi­den­tal del país, mani­fes­ta­cio­nes que rápi­da­men­te toman un cariz insu­rrec­cio­nal. La opo­si­ción exi­ge elec­cio­nes legis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les anti­ci­pa­das, pero se nie­ga a for­mar un gobierno cuan­do el pre­si­den­te Yanu­ko­vich le pro­po­ne hacer­lo, lue­go de la renun­cia del pri­mer minis­tro. Ya para enton­ces, Radio Free Euro­pe –radio del Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se– había bau­ti­za­do las mani­fes­ta­cio­nes como Euro­mai­dan y, pos­te­rior­men­te, como Eurorrevolución.

Por otro lado, el ser­vi­cio de segu­ri­dad de la opo­si­ción lo garan­ti­za Azatlyk, un gru­po de jóve­nes tár­ta­ros de Cri­mea que regre­só para eso de la yihad en Siria, en la que par­ti­ci­pa­ron con el res­pal­do del sena­dor esta­dou­ni­den­se John McCain [2].

La pren­sa atlan­tis­ta tam­bién res­pal­da a la «opo­si­ción demo­crá­ti­ca» ucra­nia­na y denun­cia la influen­cia rusa. Altas per­so­na­li­da­des de los paí­ses miem­bros de la alian­za atlán­ti­ca inclu­so se han toma­do el tra­ba­jo de pre­sen­tar­se per­so­nal­men­te ante los mani­fes­tan­tes, como la secre­ta­ria de Esta­do adjun­ta y ex emba­ja­do­ra de Esta­dos Uni­dos ante la OTAN Vic­to­ria Nuland y el ya men­cio­na­do sena­dor esta­dou­ni­den­se John McCain, tam­bién pre­si­den­te de la rama repu­bli­ca­na de la NED. La pren­sa rusa denun­cia, por el con­tra­rio, que los mani­fes­tan­tes pre­ten­den derro­car des­de la calle las ins­ti­tu­cio­nes ucra­nia­nas demo­crá­ti­ca­men­te electas.

Al prin­ci­pio, el movi­mien­to pare­ce ser un inten­to de reedi­tar la «revo­lu­ción naran­ja». Pero el 1º de enero de 2014, el con­trol de la revuel­ta cam­bia de manos. El par­ti­do nazi Svo­bo­da [Liber­tad] orga­ni­za una mar­cha con antor­chas que reúne 15 000 per­so­nas, en memo­ria de Ste­pan Ban­de­ra (1909−1959), el líder nacio­na­lis­ta que luchó con­tra los sovié­ti­cos alián­do­se con los nazis. A par­tir de ese momen­to, las pare­des de la capi­tal ucra­nia­na se cubren de con­sig­nas anti­se­mi­tas y se regis­tran ata­ques calle­je­ros con­tra per­so­nas de ori­gen judío.

La opo­si­ción proeuro­pea se com­po­ne de 3 par­ti­dos políticos:

-La Unión Panu­cra­nia­na «Patria» (Bakit­chi­na), de la oli­gar­ca y ex pri­me­ra minis­tro Yulia Timo­chen­ko (quien actual­men­te se halla en la cár­cel cum­plien­do varias con­de­nas por mal­ver­sa­ción de fon­dos públi­cos), par­ti­do enca­be­za­do aho­ra por el abo­ga­do y ex pre­si­den­te del par­la­men­to Arse­ni Yatseniuk.
Defien­de la pro­pie­dad pri­va­da y el mode­lo libe­ral vigen­te en Occi­den­te. Obtu­vo un 25,57% de los sufra­gios en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 2012.

-La Alian­za Demo­crá­ti­ca Ucra­nia­na por la Refor­ma (UDAR) del ex cam­peón de boxeo Vita­li Klichko.
Dice ser demó­cra­ta-cris­tia­na y obtu­vo un 13,98% de los votos en las elec­cio­nes de 2012.

-La Unión Panu­cra­nia­na Liber­tad (Svo­bo­da), del ciru­jano Oleg Tiagnibok.
Esta for­ma­ción pro­vie­ne del Par­ti­do Nacio­nal-Socia­lis­ta de Ucra­nia. Se pro­nun­cia por reti­rar la nacio­na­li­dad ucra­nia­na a los judíos. Obtu­vo un 10,45% de los votos en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 2012.

Estos par­ti­dos, repre­sen­ta­dos en el par­la­men­to ucra­niano, cuen­tan con el res­pal­do de:

-El Con­gre­so de los Nacio­na­lis­tas Ucra­nia­nos, gru­púscu­lo nazi naci­do de las anti­guas redes stay-behind de la OTAN en el anti­guo Blo­que del Este [3].
Es sio­nis­ta y se pro­nun­cia por la anu­la­ción de la nacio­na­li­dad de los judíos ucra­nia­nos y su expul­sión hacia Israel. Obtu­vo un 0,08% de los votos en las legis­la­ti­vas de 2012.

-La Auto­de­fen­sa Ucra­nia­na, gru­púscu­lo nacio­na­lis­ta que ha envia­do sus miem­bros a luchar con­tra los rusos en Che­che­nia. Tam­bién los envió a Ose­tia duran­te el con­flic­to georgiano.

La opo­si­ción ha reci­bi­do tam­bién el apo­yo de la igle­sia orto­do­xa ucra­nia­na, en rebe­lión con­tra el Patriar­ca­do de Moscú.

Des­de que el par­ti­do nazi salió a la calle, los mani­fes­tan­tes –a menu­do pro­te­gi­dos con cas­cos y uni­for­mes para­mi­li­ta­res– levan­tan barri­ca­das y asal­tan los edi­fi­cios ofi­cia­les. Algu­nos ele­men­tos de las fuer­zas poli­cia­les tam­bién han pro­ce­di­do bru­tal­men­te, lle­gan­do inclu­so a tor­tu­rar dete­ni­dos. Se afir­ma que han muer­to varios mani­fes­tan­tes y que se cuen­tan cer­ca de 2 000 heri­dos. Los des­ór­de­nes siguen pro­pa­gán­do­se en las pro­vin­cias de la par­te occi­den­tal del país.

Según nues­tras pro­pias infor­ma­cio­nes, la opo­si­ción ucra­nia­na está tra­tan­do de intro­du­cir mate­rial de gue­rra com­pra­do en mer­ca­dos para­le­los. Por supues­to, la com­pra y tras­la­do de armas en Euro­pa Occi­den­tal es impo­si­ble… a no ser que se haga con el con­sen­ti­mien­to de la OTAN.

La estra­te­gia de Washing­ton en Ucra­nia pare­ce ser una mez­cla de las rece­tas que ya han fun­cio­na­do ante­rior­men­te, duran­te las «revo­lu­cio­nes de colo­res», con las fór­mu­las recien­te­men­te apli­ca­das en las «pri­ma­ve­ras ára­bes» [4]. Esta­dos Uni­dos ni siquie­ra tra­ta de ocul­tar­lo, al extre­mo de haber envia­do a Ucra­nia una alta fun­cio­na­ria, Vic­to­ria Nuland –adjun­ta de John Kerry en el Depar­ta­men­to de Esta­do– y el sena­dor John McCain –quien es tam­bién pre­si­den­te del IRI, la rama repu­bli­ca­na de la NED [5] – , para expre­sar su apo­yo a los manifestantes.

Al con­tra­rio de los casos de Libia y Siria, Washing­ton no tie­ne en Ucra­nia yiha­dis­tas que se encar­guen de sem­brar el caos –apar­te de los extre­mis­tas tár­ta­ros, pero estos están en Cri­mea. Así que deci­dió uti­li­zar a los nazis, con los que el Depar­ta­men­to de Esta­do ya había tra­ba­ja­do ante­rior­men­te en con­tra de los sovié­ti­cos y a los que orga­ni­zó en par­ti­dos polí­ti­cos des­pués de la independencia.

El lec­tor neó­fi­to pue­de encon­trar cho­can­te esta alian­za entre la admi­nis­tra­ción Oba­ma y los nazis. Pero hay que recor­dar que el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Ronald Reagan rin­dió públi­ca­men­te home­na­je a varios nazis ucra­nia­nos, entre los que se encon­tra­ba Yaros­lav Stets­ko, pri­mer minis­tro ucra­niano bajo el III Reich y pos­te­rior­men­te con­ver­ti­do en jefe del Blo­que de Nacio­nes Anti­bol­che­vi­ques y miem­bro des­ta­ca­do de la Liga Anti­co­mu­nis­ta Mun­dial [6]. Uno de sus lugar­te­nien­tes, Lev Dobriansky, fue emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Baha­mas. Y la hija del pro­pio Dobriansky, Pau­la Dobriansky, fue sub­se­cre­ta­ria de Esta­do para la demo­cra­cia (sic) en la admi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush. Fue pre­ci­sa­men­te la seño­ra Dobriansky quien finan­ció duran­te 10 años una serie de estu­dios his­tó­ri­cos des­ti­na­dos a hacer olvi­dar que el Holo­do­mor, la gran ham­bru­na que aso­ló Ucra­nia en 1932 – 1933, tam­bién devas­tó Rusia y Kazajs­tán y hacer creer que fue una deci­sión deli­be­ra­da de Sta­lin toma­da para aca­bar con el pue­blo ucra­niano [7].

La reali­dad es que Washing­ton, que res­pal­dó el par­ti­do nazi ale­mán has­ta 1939 y siguió hacien­do nego­cios con la Ale­ma­nia nazi has­ta fina­les de 1941, nun­ca tuvo se plan­teó pro­ble­mas mora­les hacia el nazis­mo, como tam­po­co se los plan­tea en este momen­to cuan­do res­pal­da mili­tar­men­te el yiha­dis­mo en Siria.

Las éli­tes de Euro­pa Occi­den­tal, que tan­to uti­li­zan el nazis­mo como pre­tex­to para per­se­guir a los agua­fies­tas –como pue­de com­pro­bar­se en Fran­cia con la polé­mi­ca sobre la «que­ne­lle» de Dieu­don­né M’Bala M’Bala [8]– han olvi­da­do el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de la pala­bra «nazi». En 2005, cuan­do la enton­ces pre­si­den­ta de Leto­nia, Vai­ra Vike-Frei­ber­ga, reha­bi­li­tó el nazis­mo, pre­fi­rie­ron mirar para otro lado como si fue­ra algo sin impor­tan­cia [9]. Aho­ra, apo­yán­do­se en meras decla­ra­cio­nes a favor de la Unión Euro­pea, su can­do­ro­so atlan­tis­mo los lle­va a res­pal­dar al peor enemi­go de los euro­peos. La gue­rra civil podría comen­zar en Ucra­nia, duran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Sochi.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.